¿Cómo vivir más intensamente?

CÓMO VIVIR MÁS INTENSAMENTE

  1. Encuentre el sentido: sepa que todo lo que le ocurre tiene un sentido. Usted está en todas las cosas que le ocurren porque tienen algo que ver con usted. Pregúntese: ¿Qué sentido le voy a dar?
  2. ¿Para qué a mí?: pregúnteselo en vez de “por qué a mí”. El por qué se presta al drama, el para qué conecta con la utilidad que tiene eso que le ocurre con su vida.
  3. Deje de procrastinar: no posponga nada y empiece ya porque igual mañana no llega nunca. Haga lo que tenga que hacer, en pequeñas dosis, pero actúe. No espere.
  4. Tenga sueños: sea ambicioso, no se conforme con proyectos pequeñitos porque estos no alimentan. Su deseo de llegar a algo grande es lo que realmente le dará el combustible para vivir intensamente.
  5. Conecte con la gratitud: siempre hay algo por lo que estar agradecido. La gratitud le conecta con lo que le gusta de su vida. Piense “qué bien que…he podido hacer algo…, que haya recibido una llamada…” La suma de varios “qué bien” produce la ‘hormona de la satisfacción’.

El cerebro de los niños, la inteligencia.

José Silié Ruiz

 

La inteligencia es la capacidad de resolver problemas; pero no es una facultad simple unitaria. Es en verdad, una jerarquía de habilidades, aprendidas sucesivamente, en que las últimas se van incorporando a las anteriores. El cerebro se puede concebir como un gran organizador de datos, un organizador mucho más complejo que cualquier computadora artificial. La información le llega por medio del oído, la vista, el tacto, el olfato, el sabor. El cerebro, al parecer reduce este vasto acopio de datos a símbolos en clave, que puede organizar lógicamente para resolver problemas, alcanzar metas y dar sentido a la existencia.

 

Porqué es tan importante la estimulación temprana en los niños, porque durante los primeros cuatro o cinco años de vida, el desarrollo del niño  es rápido y está más sujeto a modificación. En ese periodo adquiere las habilidades que le servirán de base para sus posteriores dotes. Tal vez un 20 por ciento de ellas se desarrollan antes de que cumpla un año, y quizá la mitad antes de que llegue a los cuatro. Con el agravante, de que esas tempranas influencias perduran para toda la vida, sean buenas o malas. Es la explicación a algunas conductas que asumimos en la vida adulta de las que¨ conscientemente¨ no tenemos una explicación válida.

 

Hay un obra que recomendamos, del inglés, Dr. Josep Perner, Profesor de Psicología Experimental  de la Universidad de Sussex, Inglaterra, es su libro ¨Comprender la Mente Representacional¨ de Editorial Paidos. La obra, sintetiza la bibliografía existente acerca de las teorías de la mente infantil, con el propósito de proporcionar una explicación integral de la comprensión infantil de los procesos representacionales y mentales, decisiva para la adquisición de la psicología del sentido común.

 

Nadie sabe cómo funciona la mente, o al menos, nadie sabe cómo funciona la mente al mismo nivel que se conoce el funcionamiento de otros muchos fenómenos. La mente, concebida como un ¨problema¨ al que se vislumbra una solución. Son dos los pilares fundamentales para comprender cómo funciona ¨la mente¨: la computacional y la evolución por selección natural. Así pues, si conectamos el concepto del pensamiento y lo asociamos a la capacidad de manejarnos, entonces la inteligencia se puede definir como el conjunto de técnicas que el niño adquiere para organizar los informes que le proporcionan los sentidos. Este nuevo concepto  de ¨inteligencia¨, contradice la vieja idea, de que es algo que queda perfectamente determinando en el momento de la concepción, como el sexo del individuo. El niño no nace con una inteligencia ya determinada, sino más bien con un ¨potencial intelectivo¨. En verdad, tiene que aprender a aprender, y su éxito dependerá de la capacidad organizadora que haya adquirido  en su experiencia temprana.

 

Y esto es muy necesario, está confirmado que los lactantes, mucho antes de que puedan hablar, aprenden a recordar cosas y a comparar sus propiedades, de ese modo ponen orden en su entorno. Y es muy necesario, pues la plétora de nuevas impresiones que, desde el entorno, bombardean constantemente a los retoños amenaza con exigir demasiado al nuevo cerebro. Pero ese cerebro no tiene límites, los juegos, la música, lectura en alta voz, televisión dirigida, conversar con ellos, las atenciones y mimos, están entre los principales elementos para ¨mejorar la inteligencia¨ a esa temprana edad.

 

El mencionado y triste ejemplo del niño de los tugurios, que vive en un ambiente sórdido, y con frecuencia los adultos que lo rodean son indiferentes y amargados. Como nadie lo motiva, no desarrolla las actitudes y aptitudes necesarias para triunfar.  Un ejemplo de lo opuesto,  una niña híper estimulada, mi nieta Nicole, canta  largas canciones tanto en inglés como en español, tal vez a sus tres años no entienda el argumento, pero  como neurólogo, de algo  estoy muy seguro, absorbe la musicalidad de los idiomas, de eso se trata, se puede ¨enseñar¨ inteligencia. El secreto,  una  permanente educación estimulante.

¿Qué edad es considerada suficiente para dejar a los niños solos en casa?

Uno de mis primeros recuerdos es el de mis padres a punto de dejarme solo en casa por primera vez, mientras que ellas iban a cenar. Yo estaba en el baño, en busca de esmalte de uñas. Me soné la nariz, y oí a mi padre preguntarle a mi mamá, ” ¿Está bien ahí dentro? Está llorando porque vamos a salir? “Mi madre abrió la puerta y me vio con calma pintar las uñas. ” Ella es claramente inamovible “, dijo mi madre.

No recuerdo qué edad tenía exactamente, pero yo no podría haber sido más de 11. Algunos padres nunca dejar su once años de edad, solo en casa. Otros padres se sienten seguros dejando a sus hijos pequeños en casa bajo el cuidado de un niño de once años de edad.

¿Qué tan joven es demasiado joven para ser dejado solo en casa?

Esta es la época del año en que muchos padres que trabajan se enfrentan a este reto: la escuela está cerrada, campamento de día sólo cubre tanto, y que simplemente no tienen suficientes horas en el día para cubrir todas sus bases. Por desgracia, nuestra cultura de trabajo a veces hace que sea difícil para los padres, para que primero las necesidades de sus hijos. ¿Qué pasa si usted tiene otra opción que dejar a sus hijos solos en casa?

Decidir cuándo dejar a sus hijos solos en casa es un paso muy grande, y viene con un montón de dudas, preocupaciones y preguntas.

Hay algunas pautas generales, y algunos requisitos específicos, a tener en cuenta a medida que navega esto para su familia. Las leyes estatales dictan en realidad la edad de su hijo tiene que ser antes de que puedan ser legalmente solos en casa. Por favor asegúrese de revisar las leyes de su estado.

Independientemente de si su hijo legalmente se puede dejar solo en casa, su primera estrategia podría ser apoyada en miembros de la familia o hermanos mayores. También puede buscar en las asociaciones de vecinos de colaboración – hay muchas familias en la misma situación en que está. Un método cooperativo de cuidado de los niños ha salvado muchas familias del estrés de tejer juntos las necesidades de la familia en la cara de los requisitos de trabajo del mundo real. Llegar a sus vecinos incluso podría ayudar a expandir su red de apoyo más allá de sus necesidades de cuidado de niños.

 

Si su hijo es legalmente capaz de quedarse solo en casa, y los amigos y la familia no son una opción, tendrá que elaborar un plan claro para la seguridad de su hijo, mientras que solo en casa. La capacidad de su hijo para tomar buenas decisiones es mucho más importante que su edad real: ¿cómo van a seguir las reglas de seguridad de todo? ¿Pueden tanto entender y seguir adelante con un plan, en caso de que necesite ayuda mientras está fuera?

Un paso importante hacia el éxito para usted y su hijo es establecer claramente sus expectativas, y para hablar de sus miedos o dudas acerca de que lo dejen solo. También es una buena idea hacer algunas breves series de pruebas, lo que les deja solos en casa durante no más de 30 minutos, y que la duración en el tiempo. Esto ayuda a construir su confianza y le permite controlar más de cerca la forma en que están listos para este gran paso.

Hay mucho más grandes ideas, incluyendo formas de ayudar a su hijo a aprender a ser lo suficientemente responsable para quedarse solo en casa, en este artículo:

Es su hijo Responsable suficiente para estar solo en casa? Dos y no hacer para los padres

Acerca de Rebecca Wolfenden , 1 – a-1 Coach

Rebecca Wolfenden es una mamá amorosa a su hijo y un dedicado entrenador 1 – a-1 . Obtuvo su licenciatura en Trabajo Social de la Universidad de Virginia Occidental y ha estado con la autorización de los padres desde 2011. Rebecca tiene experiencia de trabajo con niños y familias en la configuración de casas y escuelas , y tiene una amplia práctica de trabajar con personas de todas las edades que han sobrevivido emocional y significativa trauma físico.

¿Cómo se desarrolla mejor el cerebro de un bebé?

Autor: Simon Worrall

Fecha: 2015-09-11

Fotografías: Lynn Johnson, National Geographic Creative

Pronuncia: Otorrinolaringóloga pediátrica. Difícil, ¿verdad?

Según Dana Suskind, quien obtuvo ese título en la Universidad de Chicago, la exposición a un lenguaje abundante durante los primeros tres años de vida no solo es crucial para la capacidad de pronunciar palabras largas, sino para nuestro desarrollo integral y el éxito en general.

Por desgracia, en su nuevo libro Thirty Million Words: Building a Child’s Brain también demuestra que nuestros logros están determinados, en buena medida, por el medio social y económico en que nacemos.

Sin rodeos: un niño nacido en la modesta Compton, California, probablemente escuchará 30 millones de palabras menos en los primeros tres años de vida que otro nacido en la acaudalada Greenwich, Connecticut.

En una entrevista desde su hogar en Chicago, Suskind explica que la iniciativa “Thirty Million Word” intenta cerrar la brecha de logros; porqué el esfuerzo de Mark Zuckberger de aprender chino refleja la importancia de la exposición al lenguaje desde la infancia; y cómo su propuesta de “sintonizar, hablar más y tomar turnos” puede ayudar a resolver los problemas mundiales.

¿Qué te inspiró a escribir el libro, Dana?

Hace unos diez años inicié el programa de implantes cocleares en la Universidad de Chicago. Mi experiencia como cirujana me llevó al mundo de las ciencias sociales y allí descubrí el poder del lenguaje.

Los niños que nacen en condiciones de pobreza escuchan 30 millones de palabras menos que sus pares más acaudalados.

Antes de la implantación, los niños no manifestaban una diferencia real en su potencial de aprender a hablar. Pero después del implante, eran muy distintos. Algunos hablaban y aprendían igual que sus pares, mientras que otros apenas podían comunicarse. Y la diferencia casi siempre estuvo marcada por líneas socioeconómicas.

Aquella experiencia me puso a pensar, ¿qué está sucediendo? Es la misma cirugía, con resultados muy distintos. Luego me enteré de una investigación muy importante que hicieron Betty Hart y Todd Risley hace unos 30 años. Demostraron que los niños que nacen en condiciones de pobreza escuchan 30 millones de palabras menos que sus pares más acaudalados. Pero la brecha de 30 millones de palabras es solo una metáfora de la riqueza del lenguaje y los ambientes en los primeros años de vida.

Lo explicas de una manera maravillosamente sencilla. Cuéntanos de tus tres consejos para los padres y cómo marcan la diferencia en el desarrollo del cerebro infantil.

Desde el punto de vista científico, un ambiente con un lenguaje rico es increíblemente complejo. Sin embargo, en el nivel más fundamental, todo se reduce a tres cosas: armonizar, hablar más y tomar turnos.

Armonizar significa que cuando estés cambiando el pañal de tu hijo, salgan de compras o vayan al centro en autobús, te muestres interesada en cualquier cosa que despierte el interés del niño.

Hablar más es justo eso: hablar más, usar un lenguaje más rico, narrar a tu hijo lo que ocurre en el día.

Tomar turnos es lo más importante. Significa que debes considerar a tu hijo como un compañero de conversación, desde el primer momento. Muchos padres no se dan cuenta de que pueden conversar con un recién nacido. Sin embargo, los bebés nacen listos para aprender y responden con cada ruido y eructo, incluso antes de usar su primera palabra.

Propongo un cuarto factor: apagar la tecnología. Llámese televisión, iPhone o iPad, hay tecnología en todas partes. Necesitamos aprender a vivir con la tecnología y entender que el cerebro del bebé necesita interacciones humanas reales, en vivo. Por desgracia, no existen sustitutos ni fórmulas, como las hay para la leche materna, así que solo podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para limitar la tecnología e interactuar con nuestros hijos. (Lee: ¿Qué nos causa Facebook?)

En tu libro haces una pregunta importante: “Si los bebés fueran genios de la computación, ¿por qué no los sentamos frente al televisor y nos olvidamos de todo?”. Explica porqué eso no contribuye al proceso de aprendizaje.

¿No sería lo más simple? [Ríe] El lenguaje se desarrolló como un medio de comunicación. No teníamos tecnología para nutrir nuestros cerebros. Necesitábamos la interacción social para que el lenguaje se “pegara”. Hay estudios geniales que lo demuestran. Los bebés no aprenden con la televisión o los videos. La interacción, lo que llamamos “respuesta contingente” –cuando respondemos a las señales del bebé-, es lo que permite que aprendan cosas.

Lee: Papá, gana amor extra

¿Qué hay de los niños mayores de cuatro años, los que se pasan la vida en YouTube o el televisor, sin leer y sin los tres estímulos que propones? ¿Hay esperanzas para ellos?

¡Nunca es tarde! El cerebro siempre está desarrollándose, evolucionando; incluso en ti y en mí. [Ríe] Sin embargo, hay un periodo cuando el desarrollo cerebral es tan intenso como al principio, sobre todo en términos de destrezas cognitivas. Si queremos prevenir en vez de remediar, necesitamos enfocarnos en esa etapa. Eso no significa que debamos enfocarnos en los niños de cero a tres años y olvidarnos de los demás. Pero si descuidamos a los de cero a tres, después será muy difícil cerrar la brecha.

Ya es costumbre decir que el reforzamiento positivo es necesario. No obstante, tienes datos que confirman esa teoría, así como información sorprendente sobre factores socioeconómicos y el refuerzo positivo. Háblanos del estudio Hart-Risley.

Hart y Risley surgieron de la “Guerra contra la pobreza”. Antes de hacer su estudio, hace 30 años, realizaron muchas intervenciones preescolares con niños que vivían en condiciones de pobreza. Al principio, los resultados demostraron que, durante la edad preescolar –digamos, cuatro y cinco años-, los niños que recibían intervenciones clave no eran distintos de quienes no las recibían. Esa experiencia los llevó a cuestionar, “¿Qué pasa en la vida cotidiana de los bebés entre los cero y tres años?”

Decidieron hacer un seguimiento de familias en todos los estratos socioeconómicos –incluyendo desde las que llamaron “empobrecidas” hasta las profesionales y todos los niveles intermedios- hasta los tres años de edad. Visitaron a los niños una vez al mes e hicieron grabaciones de audio. Cuando analizaron los datos, descubrieron que los niños nacidos en condiciones de pobreza habían escuchado 30 millones de palabras menos que sus pares más acaudalados. Fue entonces que concibieron esa metáfora genial para llamar la atención del público: la brecha de 30 millones de palabras.

Hart y Risley también detectaron diferencias entre el uso de afirmaciones y prohibiciones –“¡No hagas esto!”, “¡Bájate!”, “¡Cállate!”- y las descripciones que usaban una rica narrativa. Todo esto –la forma como los progenitores hablan o no con los niños- impactó no solo en el vocabulario de los bebés a los tres años, sino que al llegar al tercer grado, también encontraron impactos en sus calificaciones de exámenes y CI, y así descubrieron el inicio de la brecha de logros.

Mencionas que hay una diferencia entre los términos “ayudante” y “ayuda” para obtener una respuesta en los niños, y también cuando dices “eres muy malo” o “hiciste algo malo”. Explica la importancia del lenguaje en el desarrollo del cerebro infantil.

Lo más importante que me ha demostrado toda esta experiencia es el poder del lenguaje para nuestro desarrollo integral, para el desarrollo de nuestro cerebro. El lenguaje no solo incrementa el CI y la capacidad cognitiva. Hace crecer los distintos aspectos del individuo, como nuestra destreza para las matemáticas, nuestra percepción espacial, nuestra capacidad para perseverar frente a los desafíos, o nuestra autorregulación.

En estos momentos estoy muy enfocada en nuestro programa de elogios basado en la persona versus el proceso. Si dices “trabajas muy duro” versus “eres muy inteligente”, marcarás la diferencia entre un niño que persista frente a un desafío difícil o se dé por vencido.

La empatía es la esencia de lo que deseamos en los seres humanos. Es importante elogiar al individuo en vez del proceso. Queremos que el niño piense, “Soy un gran ayudante” versus “solo fue el proceso”.

En cambio, si el niño hace algo malo, es importante entender que hay una diferencia crucial entre sentir culpa y vergüenza. Porque si avergüenzas a alguien, no haces algo constructivo. Lo deseable es que tu afirmación esté conectada con un acto. Si dices “eres malo” versus “ese acto es malo”, puedes marcar una gran diferencia.

¿Cómo dejar de sentirse culpable?

Por Amanda Morin

Si se siente culpable por las dificultades de aprendizaje y atención de su hijo es importante que sepa que usted no está solo. La culpa es una emoción común para los padres que tienen niños con estas dificultades. Usted puede canalizar esta emoción normal pero innecesaria y transformarla en algo productivo.

Por qué podría sentirse culpable

Hay una cantidad de razones por las cuales usted podría sentirse culpable por las dificultades de aprendizaje y atención de su hijo. Algunas de las más comunes son:

  • Creer que usted creó el problema. Podría pensar que tal vez hizo algo que causó las dificultades de aprendizaje y atención de su hijo. Por ejemplo, podría preguntarse si quizás no se cuidó lo suficiente durante el embarazo.
  • Pensar que hizo algo para merecerlo. Puede que piense que las dificultades de aprendizaje y atención de su hijo son un castigo por algo que usted hizo o dejó de hacer. Podría preguntarse: “¿por qué a mí?” o “¿por qué a mi hijo?” Si usted es una persona religiosa podría incluso preguntarse qué fue lo que hizo para que Dios le pusiera en esta difícil situación.
  • Sentir vergüenza acerca de sus propias dificultades de aprendizaje y atención. Usted podría haber tenido problemas con sus propias dificultades de aprendizaje y atención. Incluso podría sentirse culpable por creer que le transmitió sus genes defectuosos a su hijo.
  • Sentirse avergonzado de ser una mala madre o padre. Podría pensar que si hubiera hecho las cosas mejor su hijo no estaría teniendo dificultades en la escuela. Incluso, aunque sepa que las dificultades de aprendizaje y atención no son causadas por la manera en que usted fue educado, otras personas podrían sugerir eso y hacerle sentir muy mal.

Consejos para dejar de sentirse culpable

Cualquier sentimiento de culpa que pudiera tener es normal. Sin embargo, esto no quiere decir que estos sentimientos estén justificados. Saberlo podría ayudarle a canalizar el sentimiento de culpabilidad hacia actividades positivas. Los siguientes consejos pueden ayudarle.

  • Sepa que no causó las dificultades de su hijo. Las dificultades de aprendizaje y atención son complejas y no pueden ser explicadas completamente por la genética. Algunos niños con historia familiar de dislexia podrían desarrollar dislexia pero otros no la desarrollarán. Asimismo, algunos niños sin historia familiar del trastorno por déficit de atención con hiperactividad o ADHD (por sus siglas en inglés) podrían desarrollar ADHD. Resístase a la tentación de culparse a sí misma o al padre de su hijo por las dificultades de él.
  • Obtenga apoyo de otros. No guarde esos sentimientos. Los consejos de otros padres de niños con dificultades de aprendizaje y atención pueden ser una gran ayuda así como el apoyo de su familia extendida, amigos, líderes religiosos y terapeutas.
  • Aprenda sobre las dificultades de aprendizaje y atención de su hijo. Aprender sobre las dificultades de aprendizaje de su hijo y sus derechos educacionales incrementará su confianza y le ayudará a abogar por su hijo en la escuela.
  • Tenga un plan para lidiar con otros. “¿Por qué Juan tiene tanta dificultad para estarse quieto?” ¿Cómo le gustaría responder a la gente que dice estas cosas y le hacen sentir culpable o molesta? El tener una respuesta lista como: “que se mueva tanto es bueno para Juan porque le permite enfocarse” podría ayudar a que esos comentarios sean menos molestos.

Aunque tenga estrategias para enfrentar los desafíos diarios algunos días serán mejores que otros. Averigüe cómo mantenerse tranquilo y positivo.

Cerebro, pensamiento y lenguaje

José Silié Ruiz

Los hombres de ciencias son como el hombre común, evolucionan en sus juicios. No sin razón se ha dicho que la verdad de hoy puede ser la mentira de mañana, y esto se expresa muy claramente en los conceptos que sobre el pensamiento y el lenguaje hemos tenido a través de los siglos. En el siglo XIX, tuvo en Europa y principalmente en Austria gran incremento la escuela de los frenologistas, ellos en esa oportunidad creyeron haber descubierto mediante especulaciones craneológicas, las facultades del alma y su localización en el órgano rector, planteando gráficas de los sentimientos en el cerebro. De hecho, tengo en mi oficina un busto comprado en el Museo de Ciencias de Londres, con las divisiones representativas que esos antecesores plantearon de las ¨emociones corticales¨, que hoy reconocemos erradas.

Francisco José Gall (1758-1828) fue su mentor, representando por ejemplo, la inclinación humana al robo en la región lateral del cerebro y así otras 27 facultades,  entre ellas la facultad del  lenguaje articulado en los lóbulos frontales. Opinaron en ese momento que aquellas personas que dominaban el don del buen hablar tenían los ojos saltones y bolsas palpebrales bajo sus ojos. Al verme en el espejo con algunas de estas ¨coincidencias¨ luego de iniciar este conversatorio reflexioné sobre  mi capacidad de hablar.

Fue el prominente Pierre Paul Broca (1824-1880) brillante neurólogo y antropólogo francés a quien le correspondió en la histórica tarde del 18 de Abril de 1861, en los estrados de la Sociedad Antropológica de Paris, presentar el cerebro de Monsieur Leborgne, afásico (perdió el habla) que había fallecido días antes. El lenguaje articulado, concluyó, se sitúa en el pie de la tercera circunvolución frontal izquierda, hace casi siglo y medio de su descripción de lo que podía articular el ¨Señor Tan¨, que era lo que podía decir el  paciente, sólo alcanzaba a comprender preguntas sencillas, las que  respondía con sus ¨tan¨. En su honor, se nombra  área de Broca, la relacionada con  la elaboración y comprensión del lenguaje.

Esta función del lenguaje tiene una contraparte, los pacientes que hablan, pese a no entender el lenguaje verbal, en esta entidad el daño está situado en el área de Wernike, descrita por otro neurólogo de Breslau de nombre Carl. Debemos señalar que en casi todos los que somos derechos o diestros y más o menos en dos tercios de los zurdos, sólo interviene el hemisferio cerebral izquierdo en la producción de esa compleja función humana que es el lenguaje, esto era lo aceptado hasta hoy.

Con los modernos métodos neuroradiológicos (TAC, SPETC, RMN), de los que no disponían mis antecesores neurólogos, se ha planteado un nuevo modelo en la percepción del lenguaje. Al oír una expresión, nuestro sistema de reconocimiento del habla intenta en primer lugar registrar las unidades fónicas individuales: ejecuta un análisis acústico-fonético, Después, filtra las informaciones posteriores. Se pudiera resumir que oímos con la corteza auditiva, lóbulo temporal, luego se analiza la composición fonética del texto oído. La sintaxis (combinación de las palabras) y la semántica (significados) se analizan en el hemisferio izquierdo,  y que  el procesamiento prosódico (patrones de acentuación) tiene lugar fundamentalmente en el hemisferio derecho, es la novedosa teoría planteada.

Pero hasta en el lenguaje hay diferencias, las mujeres escuchan más de prisa que nosotros, ellas reaccionan mucho antes que los varones ante las informaciones emocionales de la prosodia: a los 200 milisegundos, frente a cerca de los 750  de los varones. Probablemente  se deba a que nosotros procesamos  primeramente por separado, el significado de la  palabra y la melodía de la frase, para establecer luego la relación entre ambas.  Parece que para las damas, tiene mayor importancia la entonación que el significado. Quisiéramos tener la capacidad de Irene Pérez Guerra, Federico Gratereaux, o Diógenes Céspedes, sobre el lenguaje, aun así seguiremos ¨conversando¨ el próximo domingo, cómo el cerebro elabora las ideas y las convierte en ¨pensamiento¨.

Batallas con la tarea: un panorama general.

Por El equipo de Understood

Pelear por las tareas de la escuela puede ser difícil tanto para usted como para su hijo. La mejor manera de ganar esa batalla podría ser no tenerla para nada. Aquí le presentamos recursos para ayudar a usted y a su hijo a establecer buenos hábitos de estudio y a terminar las luchas por las tareas antes de que empiecen.

 

Consejos si usted está haciendo la tarea escolar de su hijo

Por Amanda Morin

Hacer que los niños hagan sus tareas puede ser trabajoso en cualquier casa. Si su niño o su niña tienen problemas de aprendizaje y de atención, también puede ser un desafío saber cuánto usted debe ayudarles. Si usted está haciendo sus tareas por ellos, sepa que ellos no están aprendiendo lo que necesitan aprender.

¿Cuál es el objetivo de la tarea?

Cuando usted ve a su niño o su niña, quienes están luchando con sus tareas, es natural que se pregunte si toda esa tarea es realmente necesaria. Esta es una pregunta que los padres y maestros con frecuencia discuten. Sin embargo, la mayoría de las veces, hay buenas razones para hacer las tareas.

De acuerdo a la Asociación Nacional de Educación (NEA, por sus siglas en Inglés), los maestros no deben dar tarea solamente para que los niños tengan tarea para llevar a sus casas. Las tareas deben tener al menos uno de los siguientes tres propósitos:

  • Práctica: Esto quiere decir que sus niños deben utilizar una nueva destreza que recién aprendieron o trabajar en una que necesita ser revisada.
  • Preparación: Esto significa que sus niños están preparándose para algo que van a aprender. Quizás, ellos estén leyendo el próximo capítulo en sus libros de estudios sociales. O, tal vez ellos estén investigando acerca de las mariposas porque es sobre eso lo que en sus clases de ciencias van a discutir mañana.
  • Extensión: Esto significa que sus niños están aprendiendo acerca de un tema que ya fue cubierto durante la clase. Ellos están expandiendo sus conocimientos haciendo algo como desarrollar un proyecto para ciencia, o escribiendo un poema en el mismo estilo del que fue leído en clase.

¿Cuánta Tarea Es Demasiada?

Hay un límite de cuánta tiempo sus niños tienen que invertir en la tarea de la escuela. La NEA recomienda algo llamado la “regla de 10 minutos.”

De acuerdo a esta regla, sus niños deben darle a la tarea, aproximadamente 10 minutos por nivel de grado, cada noche. Esto significa que sus niños del segundo grado deben ser capaces de completar sus tareas en aproximadamente 20 minutos. Si sus niños están en sexto grado, ellos deben completar sus tareas en más o menos una hora.

Cuando se trata de los niños con problemas de aprendizaje y de atención, sin embargo, no siempre es tan simple. Cuando los niños tienen dificultades para leer, escribir, con matemáticas, con su capacidad para focalizarse, o con la organización, la tarea de la escuela puede llevar bastante más tiempo. Es importante entender, de cualquier modo, que tratar de mantenerse al mismo nivel del grado en que sus niños estén, no quiere decir que ellos deban utilizar todo su tiempo haciendo la tarea, o dormir menos para terminarla.

La solución tampoco es hacer la tarea de ellos, por ellos. El mejor modo de acercarse a esta situación de la tarea, es hablar con el personal de la escuela, y con los maestros de sus niños. El objetivo es encontrar las maneras de que sus niños puedan practicar las destrezas o reducir la cantidad de tarea que tienen que hacer cada noche.

¿Cómo Puede Usted Ayudar Con la Tarea?

Hay maneras constructivas con las que usted puede aliviar los dolores de cabeza de sus niños por las tareas, sin tener que hacerlas por ellos.

Comience ayudándoles a crea una estación o rincón para hacer las tareas, y aprenda a utilizar una planificación de tareas para organizar y manejar sus tiempos.

Usted también puede utilizar este sistema para tareas de “controlar o chequear ” en tres puntos:

  • Controlar cuando llega con la tarea. Es cuando usted se fija, según sus niños llegan de la escuela a su casa, si ellos tienen tarea, de qué se trata y para cuando tiene que estar hecha. Esto ya le da una oportunidad para hablar con ellos acerca de qué clase de ayuda y qué materiales ellos necesitarán. Además, les mostrará que para usted la tarea es algo muy importante.
  • Controlar durante el trabajo sobre la tarea. Se refiere a cuando usted controla cómo van haciendo sus niños las tareas. Esto quiere decir que usted está lo suficientemente cerca para contestar preguntas, ayudarles a pensar ideas, soluciones y para alentarles a que continúen. Si su niño o su niña necesitan ayuda, usted puede hacerlo pero deje que ellos traten de resolver sus dudas por sí mismos, con usted a su lado. Algunos niños podrían querer que usted no intervenga, y tratar de hacer la tarea por su cuenta.
  • Controlar al final de la tarea. Esto significa que usted mirará la tarea terminada de sus niños. Su trabajo aquí no es el de corregir sus errores, pero sí el de señalar si sus niños no han seguido las direcciones de las tareas, si se olvidaron de hacer algún problema, o si han hecho los mismos errores a lo largo de la tarea. Si usted ha estado controlando cómo ellos han estado haciendo la tarea, probablemente no haya mucho para corregir o señalar.

También es una buena idea que se mantenga en contacto con las maestras de sus niños. Esté informada de las regulaciones de las tareas, como por ejemplo si las tareas que se entregan tarde, serán aceptadas. Una vez que usted conoce las expectativas, usted tiene un lugar donde empezar si es que tiene que hablar con los maestros acerca de modificar las reglamentaciones para sus niños.

Sus niños podrían pensar que sería bueno que usted hiciera las tareas por ellos, pero el aprender a hacerlos por sus cuentas les dará las habilidades que necesitan y les enseñará el valor de la perseverancia.

Puntos clave

  • Crear una estación o rincón de trabajo para hacer las tareas, y enseñarles a sus niños a planificar sus tareas pueden ayudarles a mantenerse organizados y manejar eficazmente el tiempo.
  • Si sus niños utilizan más de 10 minutos por nivel de grado para hacer la tarea, considere hablar con los maestros acerca de reducir la cantidad de tarea para sus niños.
  • Utilizar un sistema de chequeo o de control, puede ayudar a que usted sea una elemento positivo dentro del proceso de hacer las tareas.

Consejos para evitar batallas sobre la tarea escolar con su estudiante de escuela media

 

Por Amanda Morin

6 pasos a seguir para no perder la calma.

Por Erica Patino, M.A.

Es normal que los padres pierdan la calma algunas veces. Y ser padres de niños con dificultades de aprendizaje y atención es particularmente complicado. Cuando sienta que se está enojando con su hijo durante una discusión es de gran ayuda tener un plan para calmarse.

Revise los siguientes pasos y personalice su plan cuando se sienta calmado. Puede ayudarlo a calmarse cuando se ofusque.

1. Dése cuenta que se está enojando

Esto podría ayudarlo a evitar que le diga algo a su hijo de lo que podría arrepentirse. Reconozca cuándo está alcanzando ese nivel de enojo y dígale a su hijo que necesita hacer una pausa.

2. Póngase de acuerdo con su pareja

Si tiene una pareja, pónganse de acuerdo. Cuando sienta que se está molestando hará una pausa y su pareja hablará con su hijo y viceversa.

3. Cumpla las reglas

Los niños con dificultades de aprendizaje y atención necesitan reglas claras y que sus actos tengan consecuencias. Sea específico y proporcione detalles de lo que pasará si su hijo no se comporta apropiadamente, y cumpla lo que dijo.

4. Tómese el tiempo necesario para calmarse

Después de explicar a su hijo lo que está pasando, diríjase a otra habitación o salga a caminar. Despeje su cabeza para poder mirar la situación con calma y con más objetividad.

5. Reconozca los patrones

Quizás su hijo la exaspera cuando tiene hambre o es el momento de hacer la tarea escolar. Reconocer los patrones puede ayudarlo a encontrar maneras de prevenirlos.

6. Enseñe a su hijo la relación que quiere tener con él

Si quiere que su hijo se mantenga calmado y sea respetuoso con usted es importante que dé el ejemplo. Tome en consideración y respete sus sentimientos.

 

Cómo manejar los más difíciles problemas de crianza

Ver a mi hijo tiene dificultades sin pisar para “arreglar” las cosas para él era una de las cosas más difíciles que he experimentado personalmente como madre, a pesar de que sabía que era lo mejor para él. Y la verdad es que, desde el principio, ser madre es un equilibrio de cuidar de sus hijos mientras dejarlos crecer y aprender de sus errores. Su papel de simplemente amar y proteger al bebé de dolor y malestar cambios a una de aceptar que su niño o adolescente tendrá que experimentar las consecuencias naturales de sus acciones . La parte dura (para ellos y para nosotros ! ) Es que estas consecuencias casi siempre incluyen un cierto malestar , decepción o el dolor.

Junto con la buena , la lista de cosas difíciles que enfrentamos como padres es largo y como todos damos cuenta muy temprano , hay muchos desafíos que ni siquiera considerado o conocíamos antes de tener hijos ! Como madre y el terapeuta de 30 años , he encontrado que los siguientes son cinco de los más difíciles .  Es útil para permitir a su hijo a luchar . El cambio ocurre fuera de la lucha y en los momentos de aceptar la responsabilidad de nuestras acciones ” .

 

  1. “Padre del niño que tiene, y no el niño que uno desearía tener.” Muchas veces, tratamos de criar a nuestros hijos sobre la base de lo que pensamos que deberían ser similares, y no sobre lo que realmente son. Escuchar, que puede ser difícil y agotador tener un hijo con TDAH, o un adolescente con ODD que es desafiante e irrespetuoso. O puede que simplemente tener un hijo que es muy diferente de usted, por lo que tratar de ver a su lado de las cosas se convierte en una batalla constante drenaje. Se podría pensar, “Hey, esto no es lo que he firmado para! Se supone que esto es lo que la maternidad a ser? “Como madre y el terapeuta, sé que cuando usted acepta que su hijo no es lo que pensaban que iba a ser, un verdadero dolor puede surgir. Es posible que tenga que renunciar a ciertos sueños que tenía para el futuro de su hijo cuando se da cuenta de que ella no va a tomar el camino que habíamos esperado que lo haría.

 

Entender, sin embargo, que una vez que se deja ir y aceptar que su hijo es, un tipo diferente de amor puede desarrollarse, porque vas a ser capaz de ver con claridad que la persona que realmente es. He encontrado que la verdadera aceptación es una de las cosas más poderosas, el amor de un padre puede dar a su hijo. Es la base para muchas cosas, incluyendo el ser capaz de desarrollar y comunicar las expectativas razonables para el comportamiento apropiado. luchas de poder viejos desaparecen, lo que le puede dar espacio para nutrir nuevos aspectos de su relación. Como un beneficio adicional, cuando se acepta a su hijo para que ella es, ella puede entonces ser mejores en la aceptación de sí misma.

Relacionado: Aprende a “los padres del niño que tiene, no el niño que uno desearía tener.”

 

  1. Dejar que su hijo experimentan el dolor y el malestar de las Consecuencias Naturales: Recuerdo que me sentí muy mal cuando mi hijo, que era un niño pequeño en el momento, empujó una puerta abierta y cayó por unas escaleras mientras estábamos visitando la familia. A todos nos apartaron la vista de una fracción de segundo, y eso fue todo lo que necesitó. Este fue traumático no sólo para mi hijo, pero para nosotros como padres. Recuerdo darse cuenta de que no podía siempre mantenerlo a salvo de todo. (Gracias a Dios que sólo era un poco magullado.) A pesar de que era claramente un accidente, todavía me sentía como un mal padre. Estos sentimientos son naturales, pero es importante que aprenda cómo tratar con ellos. La meta para todos nosotros es aprender de cada experiencia y tratar de ser razonable acerca de lo que usted tiene control sobre – y lo que está fuera de su control.

No es una buena idea para tratar de proteger a su hijo de experimentar las consecuencias de sus acciones. Mírelo de esta manera: ¿cómo va su hijo aprender de sus errores si le quitas el resultado natural de una mala elección que hace? De hecho, nosotros los humanos aprendemos por ensayo y error. Nosotros intentamos algo, se produce un error o nos metemos en problemas, y tratamos de otra manera. Nos portamos mal, alguien se enoja, por lo que nos detenemos. Si pones una valla protectora alrededor de su hijo y tratar de arreglar las cosas para él, ¿cómo va a aprender a hacer las cosas de manera diferente la próxima vez? Como mi marido dijo James Lehman, “Es útil para permitir a su hijo a luchar. El cambio ocurre fuera de la lucha y en los momentos de aceptar la responsabilidad de nuestras acciones “.

  1. Frente a juicio, la vergüenza y la culpa de otros: Si usted tiene un niño que actúa a cabo y tiene otros comportamientos desafiantes-rabietas, gritos, que desobedecer o ser molesto y desagradable-usted probablemente conseguido “la mirada” de amigos y desconocidos por igual. Usted sabe que el uno-que dice: “¿Qué te pasa? ¿Por qué no haces algo sobre el comportamiento de su hijo ?! “Puede que se sienta como un terrible padre o madre, incluso si usted sabe que está haciendo todo lo posible para criar a su hijo lo mejor que sabe cómo hacerlo. Y la verdad es, otros probablemente juzgará-es la naturaleza humana. Si estás en esta situación, es natural que preocuparse de que su hijo le decepcionar o embarazoso usted, y también se preocupan acerca de cómo reaccionarán los demás a la mala conducta de su hijo y que la culpa.

Pero cuando su hijo está actuando fuera y te sientes juzgada por los demás, y dejar de decir a sí mismo: “No puedo leer la mente de otras personas.” Si tratas de imaginar lo que otros piensan, el 95 por ciento de las veces ” re va a leer algo negativo allí. Eso es porque cada vez que estamos negativo, interpretamos otras percepciones de nosotros de las personas como negativo, también. Y en estas situaciones no se lee la mente de las personas en busca de esperanza. Las leemos en busca de la crítica, especialmente cuando algo va mal. Así que cuando usted se siente tratando de adivinar lo que su vecino, su madre-en-ley o sus amigos están pensando, simplemente dígase a sí mismo: “Yo no soy un lector de la mente; No sé lo que están pensando. “Parar la cinta que se está reproduciendo en su cabeza y seguir adelante. Esto también es parte del proceso de aprender cómo participar en “la conversación positiva”, o hablando a ti mismo de una manera que promueve la calma y la esperanza, en lugar de pánico.

  1. “Te odio, mamá!” Una de las cosas más difíciles que enfrentan los padres es cuando su hijo es medio, grosero o irrespetuoso. Su hijo puede haber sido siempre así, o el cambio en su personalidad aparentemente podría haber ocurrido durante la noche, tal vez cuando llegan a los años de la pubertad. Su hijo de 10 años de edad, le encanta estar contigo, pero lo siguiente que usted sabe, ella está gritando “Te odio”, llamando nombres, y se niega a ir a cualquier parte con usted.

Las palabras “Te odio” puede tener el poder de reducir cualquier padre hasta las lágrimas o enojo puede hacer que se sienta que ha fracasado y se pregunta dónde salió mal. Los niños saben que diciendo estas palabras puede paralizar un padre durante una pelea, por lo que utilizan esta táctica para conseguir lo que quieren. Por difícil que es, tratar de no personalizar el comportamiento de su hijo. Cuando se personaliza las cosas, se hace muy difícil ser objetivo acerca de cómo responder a su hijo en el momento. Una buena cosa que hacer cuando esto sucede es parar, respirar, y en lugar de una reacción automática, responde con (por ejemplo), “No estamos hablando de eso ahora. Estamos hablando del hecho de que tiene que hacer su tarea “.

  1. Dejar ir: Durante la pre-adolescencia y adolescencia de su hijo, que está constantemente confrontado con dejar ir, especialmente si su niño parece necesitar para aprender cosas de la manera difícil. Una parte natural de la adolescencia es la asunción de riesgos – que a menudo da lugar a romper las reglas y el comportamiento inapropiado. Se hace extremadamente importante como un padre para poder desconectarse de su propia respuesta emocional a este mal comportamiento (el sentimiento de culpabilidad, vergüenza, vergüenza, o simplemente decepcionado). Como padres, cuando nuestros hijos se hacen mayores, tenemos que tirar hacia atrás y convertirse en entrenadores y profesores, aún amando a nuestros hijos como personas, pero dándoles espacio para aprender.

Por doloroso que es aceptar a veces, nuestros hijos han nacido para alejarse de nosotros. Hay una sensación de dolor que va junto con esto; Yo lo he experimentado. Es importante recordar que este trabajo de cuidar a nuestros hijos mientras están en constante separando de nosotros y las personas se tornen puede ser estresante y exigente.

Un “suficientemente bueno” para Padres

No se puede proteger a sus hijos de todo lo malo que podría suceder a ellos, oa partir de las malas decisiones que pueden hacer, pero usted puede ayudar a aprender de las malas situaciones a las que se meten en. Su hijo probablemente no gracias ahora para dejar que su lucha por su cuenta y sufrir a través de una consecuencia, pero se le puede sorprender cuando ella es un adulto por la que le dice que la configuración de entrenamiento, enseñanza o limitar hizo una diferencia positiva en su vida.

Una última palabra: Es difícil para los padres para averiguar lo que es correcto; y la verdad no es, en realidad no es una respuesta “correcta” todo el tiempo. Es importante aceptar que hay que tomar decisiones, y que las decisiones a menudo vienen con la ansiedad. Recuerde que usted está haciendo lo mejor que pueda y hacer las mejores decisiones posibles. Más importante que tratar de ser un padre perfecto es ser un “suficientemente bueno” padre, que cuida de sus hijos y hacen su mejor esfuerzo. situaciones difíciles son parte de la vida – las situaciones de las que podemos aprender y crecer. Y como padres podemos ayudar a nuestros hijos a través de los tiempos difíciles. Esto no se detiene en la adolescencia, porque vamos a ser padres siempre – nuestro papel simplemente sigue cambiando con el tiempo.

También puede preguntarse: “¿Qué hace mi hijo realmente necesita de mí en este momento?” Podría ser un poco de espacio, o puede ser que sea para que usted siga a través en consecuencia ha emitido. Pero recuerde, trate de no tomar estas palabras de sus hijos personalmente.

Acerca de Janet Lehman , MSW

Janet Lehman , MSW , ha trabajado con niños y adolescentes con problemas durante más de 30 años. Un trabajador social veterano, que se especializa en problemas de comportamiento del niño – que van desde la gestión de la ira y de oposición desafiante a un comportamiento criminal más grave en los adolescentes. Además , Janet ganó una comprensión personal de aprendizaje y de comportamiento infantil retos de su hijo , que han luchado con problemas de aprendizaje en la escuela . Es co – creador del programa Transformation® total , la guía completa a consecuencias ™ , conseguir a través de su hijo ™ , y dos padres Uno Plan ™ .

3 técnicas significativas para reducir el estrés de crianza.

Por Jeremy Lehrer

Ser padre/madre puede ser un trabajo agotador. Las dificultades de aprendizaje y atención podrían agregar más estrés, ya sea que le preocupe la integración social de su hijo, la próxima reunión con el equipo del IEP o cualquier otro asunto.

Por eso es importante tener estrategias que la ayuden a relajarse. Dar una caminata y hacer otro tipo de ejercicio son buenas opciones. Otra alternativa es la llamada “conciencia plena”: Calmar su mente para poder estar más presente en el momento. Esa técnica requiere tiempo y paciencia pero vale la pena. Aquí le presentamos tres métodos simples que puede utilizar en su vida diaria.

Técnica #1: Enfóquese su respiración

Uno de los métodos para lograr conciencia plena implica enfocar su atención en la respiración. Usted puede hacerlo con sus ojos abiertos o cerrados.

  • Empiece por concentrarse en sentir su respiración, respire profundo y despacio.
  • Con la boca cerrada y respirando por la nariz (si esto no le es cómodo puede respirar con la boca abierta) enfóquese en sentir cómo el aire entra y sale de su cuerpo.
  • Deje que su mente siga el movimiento del aire a medida que usted inhala y exhala.
  • Después de aproximadamente un minuto, trate de percibir detalles más sutiles de su respiración. ¿Hay cierta área del cuerpo donde puede sentir su respiración con más precisión? Si es así, enfóquese en percibir su respiración en ese punto.
  • Cuando su mente comience a distraerse con otros pensamientos, lentamente vuelva a concentrarse en su respiración.
  • Después de algunos minutos haga una respiración profunda y vuelva a su rutina diaria.

Técnica #2: Sintonícese con su cuerpo

Otra técnica de conciencia plena consiste en percibir todas las sensaciones físicas que experimente en el momento. Para utilizar esta técnica puede acostarse o sentarse cómodamente.

  • Primero, enfóquese en su respiración, respirando profunda y lentamente durante algunos minutos.
  • Luego, comience a escanear su cuerpo lentamente y a sentir las partes donde usted tenga sensaciones físicas. Podría tener una sensación en sus hombros o sentir su vientre moviéndose cuando exhala e inhala.
  • Dése cuenta de todas estas sensaciones pero no las juzgue. Usted podría pensar, “siento algo de presión en mis hombros” en vez de “mis hombros están tensos porque me estoy preocupando demasiado”.
  • Luego, escuche los sonidos a su alrededor (quizás es mejor hacerlo con sus ojos cerrados). Trate de no identificar los sonidos que escucha sino más bien escucharlos con atención. Trate de notar los cambios sutiles en los sonidos.

Este método de estar consciente de sus sensaciones puede ser usado en cualquier momento. Puede enfocar su atención en los aromas que nota cuando camina en el parque. La meta es estar tan plenamente consciente de sus experiencias como pueda.

Técnica #3: Relajación consciente

Cuando se sienta tenso o irritado pruebe una técnica llamada “relajación consciente”. Encuentre un área tranquila en su casa y pida que nadie lo interrumpa durante varios minutos. Deje su teléfono u otros dispositivos tecnológicos fuera de su alcance y apáguelos.

  • Acuéstese en el piso sobre una superficie blanda y cómoda con las palmas de sus manos hacia arriba y alejada unos pocos centímetros de su cuerpo.
  • Enfoque su atención en las diferentes partes de su cuerpo. Comience con sus pies. Permita que los músculos de los pies se relajen, sintiendo cómo se ablandan y se vuelven pesados. Haga lo mismo moviendo su atención hacia arriba de su cuerpo hasta llegar a su cabeza.
  • Trate de dirigir su respiración a las áreas del cuerpo donde sienta tensión. Esto va a ayudar a que sus músculos se relajen (“dirijir su respiración” no significa literalmente que haga que su respiración se mueva a su cuello u hombros. Usted estará dirigiendo la sensación de relajación asociada con su respiración a las áreas tensas de su cuerpo).
  • Cuando decida moverse y terminar esta práctica hágalo con suavidad y lentamente, permitiéndose el tiempo de transición necesario entre relajación y movimiento.

Estas técnicas no eliminarán el estrés por completo, pero pueden reducirlo y darle más energía.

Para averiguar otras maneras de lidiar con sus hijos cuando se siente frustrado, intente estos pasos para evitar perder su calma.