Dislexia: Lo que es, y lo que no es

Por Erica Patino, M.A.

Si ha escuchado el término “dislexia” y no está seguro qué significa, usted no está solo. Las personas tienden a tener muchas preguntas acerca de la dislexia. ¿Se trata de un término general que cubre muchas otras dificultades de aprendizaje? ¿Cómo se diferencia de (o es lo mismo que) una “discapacidad de aprendizaje específica”? Las respuestas que encontrará aquí le ayudarán a entender mejor la dislexia.

¿Qué es exactamente la dislexia?

La dislexia es una condición cerebral que dificulta la lectura, la ortografía, la escritura y, algunas veces, el habla. Al cerebro de las personas que tienen dislexia le cuesta reconocer o procesar ciertos tipos de información. Esto puede incluir hacer coincidir el sonido de una letra con su símbolo (tal como la letra b haciendo el sonido be), y luego combinarlos para formar una palabra.

Algunas personas con dislexia no tienen problemas pronunciando o “decodificando” las palabras, pero podrían batallar para entender lo que leen. Podría llegar a ser muy difícil para las personas con dislexia leer de manera automática o, aparentemente, sin esfuerzo.

Al igual que otros tipos de dificultades de aprendizaje y de atención, la dislexia es una condición de por vida. Es decir, los niños no superan la dislexia cuando crecen.

Las características de la dislexia por lo general incluyen:

  • Dificultad para asociar los sonidos con las letras y las letras con los sonidos
  • Confusión cuando se pronuncian palabras y frases, como decir “mawn lower” (esta palabra no significa nada de esa manera) en vez de “lawn mower” (cortadora de césped)
  • Dificultad para leer en voz alta, con el tono apropiado y agrupando las palabras y frases correctamente
  • Dificultad para “pronunciar” palabras no familiares
  • Dificultad para escribir o copiar letras, números y símbolos en el orden correcto
  • Dificultad para rimar

Aunque la dislexia no desaparece cuando los niños crecen, hay gran cantidad de adaptaciones y estrategias que pueden ayudar.

¿Es la dislexia una discapacidad del aprendizaje específica?

Algunas personas se refieren a la dislexia como una “discapacidad de aprendizaje basada en el lenguaje”. Las discapacidades de aprendizaje basadas en el lenguaje son condiciones que afectan la escritura, la lectura, la ortografía e incluso las matemáticas, así como problemas relacionados con la comprensión.

La dislexia es el término médico utilizado para una clase de discapacidad de aprendizaje específica, considerada dentro de las 13 categorías de discapacidades que forman parte de la ley federal de educación especial. El término “dislexia” no se menciona actualmente por separado en esa lista, pero se da como un ejemplo en la categoría de “discapacidad de aprendizaje específica”.

Muchos estados han agregado la dislexia a sus listas de condiciones con las que califican a los estudiantes para obtener ayuda, y han aprobado “leyes de dislexia” para regularizar lo que hacen las escuelas. Por su parte, el Departamento de Educación de Estados Unidos ha recomendado específicamente a los estados que utilicen el término en los IEP, en las reuniones y en las evaluaciones de educación especial.

¿Por qué la dislexia es confundida con otras dificultades de aprendizaje y de atención?

Se piensa que la dislexia es la dificultad de aprendizaje y de atención más común. La mayoría de los niños con dificultades de aprendizaje tienen características de dislexia. Probablemente esta es la razón por la cual se confunde la dislexia con las siguientes dificultades de aprendizaje y de atención.

Discalculia, algunas veces llamada la “dislexia de las matemáticas”, causa problemas a los niños cuando se trata de la lectura, la escritura y la comprensión de los números. Mientras que los niños con dislexia tienen problemas con las letras y las palabras, los niños con discalculia, por lo general:

  • Leen los números de manera incorrecta
  • Tienen problemas para copiar y escribir los números matemáticos y sus símbolos
  • Tienen problemas para entender los conceptos matemáticos, como contar, medir y calcular
  • Batallan para dominar los conceptos “básicos” (como hacer una suma o resta rápida mentalmente) que son la clave para trabajar en forma independiente y eficaz

La disgrafía dificulta a los niños poner las palabras en un papel y deletrear cuando se escribe. De manera similar, los niños con dislexia pueden tener problemas con la ortografía y la escritura. Los niños con disgrafía, por otro lado, podrían tener problemas con la mecánica de la escritura. Por ejemplo, pueden tener dificultad para agarrar un lápiz o podrían cansarse fácilmente cuando están escribiendo.

Los niños con TDAH también podrían batallar con la lectura, la comprensión y la escritura, igual que los niños con dislexia. De una tercera parte a la mitad de los niños con TDAH tienen otras discapacidades de aprendizaje que ocurren al mismo tiempo, como la dislexia. Muchas veces es muy difícil saber si una o ambas dificultades están contribuyendo a las que presenta un niño. De cualquier manera, las características del TDAH (pero no de la dislexia) son los problemas con la conducta y el aprendizaje que se deben a la falta de atención o inatención, la impulsividad y la hiperactividad.

Aunque la dislexia es común, con frecuencia es confundida con otras dificultades de aprendizaje y de atención. Entender las características de la dislexia y cómo ésta se superpone con otras dificultades o se diferencia, le dará una idea más clara de la clase de dificultades de aprendizaje y de atención que podrían estar afectando a su hijo.

 

El efecto mariposa en la educación para la paz

Dialnet-ElEfectoMariposaEnLaEducacionParaLaPaz-4043545

Cuaderno de comprensión lectora para el nivel primario (Lecturas)

cuadernodecomprensionlectoraprimero-120218141800-phpapp01

Aproximación Neuropsicológica de la Lecto-Escritura en la etapa escolar.

¿Cómo el lenguaje oral soporta el aprendizaje de la lecto-escritura?

¿Qué papel juega la maduración del cerebro y la influencia del ambiente en el aprendizaje de la lectoescritura?

El proceso de hablar comienza antes del nacimiento (el feto, por ejemplo, oye la voz de la madre) y, por ende, llega al mundo preparado para comunicarse (el llanto, por ejemplo, provoca una reacción de quien lo escucha). El lenguaje oral se desarrolla, por lo tanto, como consecuencia de la necesidad que tiene el niño de participar en la actividad conjunta con el medio. ¿Cómo el lenguaje oral soporta el aprendizaje de la lectoescritura?

En principio, por el análisis de la composición sonora de la palabra (distinguir o extraer los sonidos aislados, convertirlos en fonemas estables, dándole su orden y sucesión en la palabra). Luego, en un segundo momento, por la relación fonema-grafema; es decir, la correlación de cada sonido aislado con la grafía correspondiente: codificar la imagen auditiva en imagen visual.

Algunos investigadores plantean que la maduración del cerebro se puede observar en dos fases: la explosión del lenguaje –el niño aprende un mínimo de una palabra cada 90 minutos, alrededor de los 22 meses- y el desarrollo del lenguaje –a partir de los dos años los niños articulan palabras, transformando palabras aisladas en mini frases-.

En estas fases se vivencia el paso de la niñez a la infancia. El entorno, la influencia del ambiente, es decisivo para el aprendizaje de la lectoescritura. Es el caso de la imitación y repetición y, del hecho de señalar (gesto de comunicación que relaciona el objeto con la persona). Además, se enfatiza que la comunicación en temprana edad tiene que ser a partir del contacto humano, no por medio de la tv.

Patricia Kuhl: en su libro The Linguistic genius of babies, enfatiza la maduración del cerebro, a partir de un entorno propicio, para el aprendizaje de la lecto-escritura. Se realiza la pregunta ¿Por qué no se puede preservar un idioma hablándolo entre adultos? y, por lo tanto, se explica que a partir de los 7 años de edad hay una disminución sistemática en la apropiación de otra lengua. El cerebro del niño, antes de su primer año, puede discriminar todos los sonidos de todos los idiomas. Los bebes absorben las estadísticas de su idioma pero, luego, eso cambia sus cerebros (se transforman en oyentes cultura-dependientes, distinguen solo los sonidos de su idioma)”.

¿Cómo el lenguaje oral soporta el aprendizaje de la lectoescritura? María Sol López, profesora de la Universidad de Compostela   expresa que es necesario considerar inicialmente que la configuración del cerebro del ser humano nace con las condiciones necesarias para adquirir la lectoescritura, por otro lado, gracias a las dos propiedades cerebrales con las que nacemos las que permiten percibir las características visuales y auditivas e integrar los canales sensoriales, el niño podrá dominar los cuatro procesamientos para la lectoescritura (fonológico, semántico, gramatical y ortográfico). El niño debe inicialmente establecer correctamente las bases del lenguaje oral para luego poder dar paso a su proceso lectoescrito. El papel que juegan tanto la maduración del cerebro como el ambiente son fundamentales y podría decir que decisivos en el aprendizaje de la lectoescritura.

Inicialmente desde antes del nacimiento el feto en condiciones normales escucha y reconoce la voz de sus progenitores, de esta manera se va familiarizando con los sonidos propios de su ambiente. Dado que las redes neuronales permitirán la identificación de los sonidos que a diario escucha ya en su primer año podrá ir memorizando los sonidos y luego identificarlos con palabras , una adecuada maduración neuronal permitirá que al finalizar los tres años el niño use correctamente el tiempo pasado, preposiciones,  conjugaciones , pero esto también dependerá de que tan rico en estas experiencias sea el ambiente en el que viva el niño, lo anterior será fundamental para que alrededor de los 5 años existan las bases para empezar un proceso lectoescritor”

Diana Espinosa Tercera Intervención: “Es necesaria la interacción entre la maduración del cerebro y la actividad social en la que participa el niño desde sus primeras etapas de vida. Si alguna de las dos no es óptima se podrían generar condiciones negativas que afectan el aprendizaje de la lectura y escritura.

Con respecto a la maduración cerebral, es importante el desarrollo de la percepción visual y auditiva, así como la integración de ambos canales sensoriales. Estas condiciones nos permiten adquirir la lectura y la escritura puesto que posibilitan el dominio de los cuatro tipos de procesamiento que permitirán posteriormente el aprendizaje de la lectoescritura… Más que contexto es la actividad en la que el niño participa conjuntamente con el adulto. Por ejemplo, el juego es la actividad más importante en la vida del niño, es la actividad que promueve y facilita el desarrollo infantil. En el juego es fundamental la interacción comunicativa y la expresión emocional. Si el niño juega en las primeras etapas de su vida y ese juego se transforma desde las formas más sencillitas a las más complejas entonces tendrá muchas más posibilidades para comprender y producir textos creativos en la etapa escolar” .

 ¿Cuáles son las bases neuroanatómicas relacionadas con la lecto-escritura? ¿Que entendemos por la lectoescritura?

La lectoescritura es un proceso psicológico derivado del lenguaje oral que permite plasmar mediante signos escritos nuestras ideas. La adquisición de este proceso es posible gracias a la capacidad innata que tenemos para procesar lenguaje hablado y discriminar información visual. Sin embargo, aunque existen bases cerebrales específicas para la identificación de sonidos orales y el reconocimiento visual de las letras, para desarrollar la capacidad de leer y escribir, el cerebro humano necesita de un esfuerzo consciente. Se requiere entonces un entrenamiento para activar los circuitos cerebrales del procesamiento del lenguaje oral y de discriminación de estímulos visuales como las letras.

El aprendizaje de la lectoescritura es posible pues lo sustentamos sobre cuatro tipos de procesamiento que se activan de manera simultánea: dos procesamientos a nivel de la palabra conocidos como ruta fonológica y semántica y dos procesamientos a nivel de oraciones conocidos como nivel ortográfico y gramatical.

Ruta Fonológica: capacidad para discriminar los sonidos que conforman nuestro lenguaje hablado y producirlos de manera precisa. Permite aplicar las reglas de conversión grafema-fonema, y facilita la memorización de cómo suenan las diferentes sílabas que conforman las palabras de nuestro vocabulario incluso palabras desconocidas. Este procesamiento requiere de la activación simultánea de áreas temporales, frontales y parietales.

Ruta semántica: permite acceder al significado de las palabras. El sentido y significado está soportado por áreas temporales y frontales, donde se almacenan los conocimientos que vamos adquiriendo de las palabras que conforman nuestro vocabulario.

Ruta ortográfica: permite emplear la correcta ortografía de las palabras que leemos y escribimos. En este proceso participan áreas del lóbulo occipital y zonas posteriores del temporal, que se encargan de detallar las características físicas de las letras que conforman las palabras.

Ruta Gramatical: permite comprender el significado tanto de oraciones individuales como de conjunto de oraciones. A partir de la organización de palabras en una oración, podemos captar el significado conceptual que buscan transmitir. Este procesamiento está soportado particularmente por áreas frontales y temporales.

Algunas iniciativas locales en biodiversidad y cambio climático.

En la República Dominicana existen instituciones gubernamentales y no gubernamentales que trabajan para conservar la biodiversidad y contrarrestar los efectos del calentamiento global. Todos los esfuerzos y resultados son importantes. Sin embargo es necesaria la coordinación para poner en práctica estos  resultados, para que se reflejen en el manejo eficaz de los ecosistemas. Pero es imprescindible que tomadores de decisiones conozcan y comprendan los servicios ambientales de los ecosistemas.

La erosión de las playas, la destrucción de los arrecifes de coral, el empobrecimiento de los suelos, así como la destrucción de las áreas protegidas y de la biodiversidad, son serios obstáculos para alcanzar el desarrollo sostenible en la República Dominicana.

Según el PNUD (2009), en el caso específico de República Dominicana, los impactos del calentamiento global se sentirán fundamentalmente en escasez de agua para consumo y para producción; en el incremento de la desertificación; en el incremento en los daños causados por las tormentas y huracanes, cuya frecuencia e intensidad aumentarán; en inundaciones de zonas costeras bajas, por efecto de la elevación del nivel del mar; en impactos económicos severos, por afectaciones indirectas a actividades productivas, principalmente al sector turismo. Se estima que en la zona de Bávaro-Punta Cana podrían perderse o deteriorarse más de un 90% de las playas.

Los ecosistemas tienen la capacidad de absorber perturbaciones, sin alterar significativamente su estructura y funcionalidad, y regresar a su estado original, una vez que la perturbación haya terminado. Pero esto solo es posible si se encuentran en equilibrio. A esto es los/as que expertos/as llaman resiliencia. El Principio de Precaución, evita actividades perjudiciales potenciales, por lo que para una nación es imprescindible su aplicación, de otra manera mataríamos la gallinita de los huevos de oro.

Algunos problemas que enfrenta la biodiversidad dominicana.

Debido a los problemas que confrontan muchas especies han sido colocadas en el Libro Rojo de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), bajo diferentes categorías de amenaza. Entre las principales amenazas se encuentran la fragmentación del hábitat, debido al crecimiento y avance de la frontera agrícola, ganadera y minera, los incendios forestales, la cacería, el comercio ilegal de especies, la introducción de especies exóticas invasoras, el desconocimiento del valor de la biodiversidad y la impunidad.

La pérdida de la biodiversidad implica la disminución del acervo biológico y genético del país, la merma de importantes servicios eco sistémicos, como la producción de agua, la protección de la productividad de los suelos, y el control de especies transmisoras de enfermedades.

Para combatir y erradicar los problemas que afectan la biodiversidad es imprescindible que los tomadores  de decisiones cumplan con los roles  para los que fueron designados, que involucremos a las comunidades, denunciemos las malas prácticas y exijamos la aplicación de la ley.

Fascículo 2018