Continentes, cuáles y cuántos son

A priori puede parecer una pregunta fácil: ¿Cuántos continentes hay y cuáles son? Pero resulta que la respuesta no es tan simple, tanto es así que ni la propia comunidad científica da una respuesta única… ¿lo sabías?

En este artículo vamos a explicarte cuáles son los modelos continentales, es decir las opiniones sobre lo que debe considerarse o no un continente… ¿hay 5 continentes? ¿o son 6? Incluso hay teorías que señalan 4 o 7… Pero entonces, ¿cuáles son los continentes? Vamos a despejar todas las dudas a continuación:

¿Qué es un continente?

Continentes cuántos son
La diferencia entre los diferentes modelos continentales radica en la definición misma de lo que es un continente. Se considera continente a una gran extensión de tierra que se diferencia de otras por conceptos geográficos y culturales; he aquí entonces la raíz del problema: ¿cuáles son los conceptos a tener en cuenta?La palabra viene del latín continente, que significa «mantener juntos». Como veis, es una definición puramente geográfica, que no tiene en cuenta criterios históricos y culturales. Desde un punto de vista geográfico Asia Europa forman un solo continente, Eurasia. Pero quienes toman en consideración criterios culturales sostienen que son dos continentes diferentes.

Esta falta de consenso en la definición misma de lo que es un continente ha llevado al desarrollo de diferentes modelos continentales:

Modelos continentales, ¿qué son?

Continentes
Imagen Azunuak Tarur

Hemos visto hasta ahora que no existe una única forma de definir cuántos y cuáles son los continentes. Los criterios son dispares: si se tienen en cuenta las masas de tierra unida como un único continente, o se las divide según conceptos históricos y culturales; si se deben considerar las tierras pobladas o también incluir a Antártida… De ahí que existan diferentes modelos continentales, que van de 4 a 7 continentes:

  • 4 continentes: este modelo considera a Europa, Asia y África como un solo continente (Eurofrasia), como así también a América. Los expertos que sostienen este modelo definen a un continente como un área de tierra continua, sin tener en cuenta límites artificiales como el canal de Suez (límite entre Asia y África). Según este modelo los continentes serían: América, Eurofrasia, Oceanía y la Antártida
  • 5 continentes: este modelo considera solo los continentes poblados, excluyendo la Antártida. Es uno de los modelos más difundidos: lo utiliza la ONU (Organización de las Naciones Unidas), y también el Comité Olímpico Internacional (los 5 anillos del símbolo olímpico representan a América, África, Asia, Europa y Oceanía)
  • 6 continentes: existen dos modelos de 6 continentes. Uno llamado tradicional, que considera a Antártida el sexto continente (además de América, África, Asia, Europa y Oceanía)  y se basa sobre criterios culturales e históricos; el otro modelo de este tipo es de tipo geológico, y se relaciona con las placas tectónicas continentales. En este modelo Asia y Europa se consideran un solo continente (Eurasia), y en cambio América está dividida en América del Norte América del Sur.
  • 7 continentes: es un modelo difundido en países de habla inglesa, parte de Europa y algunos países asiáticos. Considera América del Norte (que incluye América Central) y América del Sur dos continentes separados, además de Asia, África, Europa, Oceanía y Antártida

¿Cuáles son los continentes?

Pero entonces, ¿cuáles continentes hay? Según los diferentes modelos, estos son los continentes del mundo:

América

Se extiende desde el océano Glacial Ártico al norte hasta las islas Diego Ramírez por el sur, en la confluencia de los océanos Atlántico y Pacífico, los cuales a su vez delimitan al continente por el este y el oeste, respectivamente.

Superficie: más de 43 316 000 km²
Población: 1 041 034 000 hab.

Debido a su tamaño y a sus características geográficas y culturales, tradicionalmente se divide a América en 2 o 3 subcontinentes: América del Norte, América Central y América del Sur. Algunos expertos consideran a América Central como parte de América del Norte.

Antártida

Es el continente más austral de la Tierra. Contiene al Polo Sur geográfico y está rodeado por el océano Antártico. El 98% de su superficie está cubierto de hielo.

Mapa de los continentes

Datos curiosos sobre los continentes

¿Te gustaría conocer algunos datos curiosos sobre los continentes?

  • En Asia vive el 60% de la población mundial; la densidad de población es de 88,5 habitantes por km2. En cambio en Oceanía viven tan solo 3 personas por km2.
  • Las islas no son parte de los continentes en sentido científico, ya que su territorio no es continuo con el resto del continente. Sin embargo generalmente se consideran como parte del continente al que estén más próximas.
  • Existe un continente prácticamente sumergido llamado Zelandia. Se hundió hace más de 60 millones de años, al separarse de Australia. La mayor parte (el 93%) está hundida bajo el océano Pacífico, desde Nueva Caledonia al norte hasta más allá de las islas subantárticas de Nueva Zelanda por el sur.
  • El continente más grande del mundo es Asia, con 43 810 000 km². También es el más poblado como hemos visto. El segundo continente por tamaño es América.
  • En cambio el continente más pequeño es Oceanía, con 9 008 458 km². Es también el menos poblado, excluyendo Antártida.

¿Has encontrado la respuesta a todas tus preguntas sobre los continentes del mundo?

Fuente: pequeocio.com

Cómo enseñar gráficos de barra a niños de primaria

Los gráficos son una manera de representar visualmente datos, que nos ayuda a comprenderlos mejor y más rápidamente. Y el diagrama de barras gráfica de barras es uno de los gráficos más sencillos y también más utilizados. Seguro que los has visto muchas veces en el periódico o en la televisión, cuando se habla de estadísticas.

En este post te vamos a explicar qué son los diagramas de barras, para qué sirven, cómo interpretarlos y cómo hacer tu mismo un gráfico de barras.

¿Qué es un diagrama de barras?

Un diagrama de barras es una forma de representar gráficamente un conjunto de datos.

Este tipo de gráficos están formados por barras rectangulares de longitudes proporcionales a los valores que representan.

¿Para qué sirve un diagrama de barras?

Los diagramas de barras sirven para comparar dos o más valores.

Elementos que lo componen

Está compuesto por dos ejes:

  • Eje de abscisas o eje horizontal, representado con la letra  x;
  • Eje de ordenadas o eje vertical, representado con la letra y.

En el eje de abscisas se colocan los valores de la variable. Una variable es una característica o cualidad de un individuo o elemento que puede adquirir diferentes valores que pueden medirse. Por ejemplo, la edad de una persona, su color de pelo, el lugar de nacimiento, su estatura, etc. Las variables pueden ser cualitativas, si no pueden ser calculadas con números: por ejemplo el color de pelo (rubio, moreno, etc.), el lugar de nacimiento (Madrid, Barcelona, Valencia, etc.). Si pueden ser medidas con números, se llaman cuantitativas (la altura, el peso, la cantidad de personas que viven en un lugar, etc.)

En el eje de ordenadas se colocan las barras proporcionales a la frecuencia del dato. La frecuencia es la cantidad de veces que la variable se repite durante un experimento o muestra estadística. Pongamos un ejemplo: hacemos una encuesta a un grupo de 110 personas y les preguntamos su color de pelo; 50 nos responden que tienen el pelo negro,  3o castaño, 20 rubio y 10 son pelirrojos. Entonces tendremos que la frecuencia de la variable «negro» es 50; la de la variable «castaño» es 30, etc. El diagrama sería así:

Gráfica de barras

Colocando la variable en el eje de abscisas y la frecuencia en el eje de ordenadas obtendremos un diagrama de barras vertical. Si en cambio lo invertimos, colocando la variable en el eje de ordenadas y la frecuencia en el eje de abscisas, tendremos un diagrama de barras horizontal:

Cómo hacer diagramas de barras

Cómo hacer un diagrama de barras

En este vídeo está muy bien explicado, pero vamos a explicarlo con detalle también por escrito con un ejemplo. Hemos hecho una encuesta entre los alumnos de una clase de primaria, preguntándoles cuál es su deporte favorito. Estos son los datos que hemos obtenido:

diagramas de barras

Ahora vamos a realizar el diagrama usando estos datos:

gráfica de barras
  1. Para elaborar un gráfico de barras necesitamos tener los datos: las variables y la frecuencia.
  2. Trazamos dos rectas perpendiculares (el eje de abscisas y el eje de ordenadas).
  3. En uno de los ejes pondremos las variables, es decir los deportes: fútbol, básquetbol, voleibol, tenis.
  4. En el otro eje pondremos una serie de valores que nos servirán para representar las frecuencias. Podemos organizarlas como queramos, comenzando siempre desde 0 (cero), siendo la posición del 0 la intersección entre las dos rectas.
  5. Ahora vamos a dibujar las barras que representan los valores de cada variable. Cada barra llegará hasta el punto donde se encuentra el valor de la frecuencia de la variable que representa. Por ejemplo la barra que corresponde a la variable «fútbol» debe llegar hasta el punto en el que se encuentra el número 10. Las barras tienen que tener el mismo ancho y no deben superponerse unas a otras.

Tipos de diagrama de barras

Existen diferentes tipos de gráficas de barras:

Gráfico de barras sencillo

Representa los datos de una única serie o conjunto de datos. Los ejemplos que hemos visto hasta ahora son de este tipo.

Gráfico de barras agrupado

Diagrama de barras agrupado

Compara los datos de dos o más series o conjuntos de datos. Supongamos que hemos hecho la encuesta sobre los deportes favoritos en dos clases de primaria, la segunda y la tercera. Vamos a representar a cada clase con un color diferente, colocando dos barras (una de cada color) por cada variante:

Gráfico de barras apilado

Tipos de diagrama de barras

También sirve para representar dos o más series o conjuntos de datos, pero las barras que representan las frecuencias de cada variable se apilan unas sobre otras. Este tipo de gráfico permite tener una visión comparativa rápida de los totales de cada variable -a cuántos niños les gusta el fútbol, a cuántos el básquetbol, etc.- pero es menos clara la comparación entre los dos conjuntos (las dos clases).

Fuente:pequeocio.com

Cómo Planificar una Clase: El Plan de Estudio de 5 Minutos

Una buena planificación debe tomar en cuenta variados aspectos, por ejemplo, la lección debe tener un contexto, uno o varios objetivos, puntos clave, episodios de aprendizaje…

Aunque la preparación de una clase es importante para cualquier docente, esta es trascendental para aquellos profesores que quieren cambiar su metodología e incorporar las nuevas tecnologías en el aula por primera vez así como para aquellos profesores con poca experiencia.

Sin embargo, incluso si eres un profesor con años y años de ejercicio docente, es importante que revises la estructura de las lecciones con frecuencia.

Cómo Planificar una Clase: El Plan de Estudio de 5 Minutos.

Esta tarea puede llegar a consumir mucho tiempo extra si no cuentas con una cierta estructura.

Por eso, te presentamos el “Plan de Estudio de 5 minutos”, una plantilla válida para cualquier nivel y que te ayudará a centrarte en los aspectos más importantes a la hora de planificar una lección.

Aunque el plan se llame “Plan de Estudio de 5 minutos”, esto no significa que desde la primera vez que lo uses vayas a acabar en 5 minutos. Probablemente tardes mucho más. Sin embargo, la idea es automatizar el proceso para que, independientemente de la lección, te centres en algunos puntos clave. Una vez que hayas utilizado esta plantilla en repetidas ocasiones, te acostumbrarás a ella y, entonces sí, se convertirá en tu manera de planificar clases de manera eficiente en 5 minutos.

Este plan ha sido popularizado por el profesor británico Ross Morrison McGill (@TeacherToolkit) y descargado más de 300.000 veces por profesores de más de 140 países de todo el mundo.

A continuación te explicamos cada una de sus partes para que lo puedas empezar a usar desde hoy mismo:

  • El cuadro completo: ¿Cómo encaja la lección en tu programa para la asignatura? ¿Qué conocimiento previo tienen los estudiantes sobre ella? ¿Qué conexiones puedes realizar? ¡Describe la lección en 30 segundos!
  • Propósito: Tus objetivos para la lección. Recuerda seguir el camino marcado por previas lecciones. Idealmente, deberías incorporar, al menos, 2 objetivos diferentes – quizás, puedes permitir a los estudiantes elegir su propio objetivo.
  • Gancho: ¿Cuál es el gancho de la lección? ¿Cómo te ganarás la atención de los estudiantes para trasmitirles la lección? No es necesario tener un gancho específico en cada lección pero sí es recomendable. Una buena historia introductoria suele dar buenos resultados.
  • Puntos clave: ¿Qué es lo que permanecerá en la mente de los estudiantes una vez que salgan de clase? ¿Cuáles son los puntos clave que quieres que tus estudiantes recuerden y que volverás a sacar en la siguiente lección?
  • Evaluación para Aprender: ¿Cómo vas a medir el punto en el que tus alumnos se encuentran durante la lección para así saber cómo llevarlos al punto que tú quieres? ¿Qué estrategias e instrumentos de evaluación vas a usar?
  • Individualización: ¿Cómo vas a dividir a la clase en grupos? Planifica qué actividades propondrás para cada grupo teniendo en cuenta los diferentes niveles de progreso de los estudiantes.
  • Episodios de Aprendizaje: ¿Qué es lo que va a suceder en el aula de principio a final? Identifica oportunidades de aprendizaje dirigidas por el estudiante; cuántas más, mejor. La lección puede tener tantos episodios de aprendizaje y niveles como sean necesarios.

Cómo Planificar una Clase: Gancho

De los apartados anteriores, uno de los que suelen causar más quebraderos de cabeza a los profesores es el “Gancho”.

Independientemente de cómo estén estructuradas tus clases, probablemente estarás acostumbrado encontrar los puntos clave y los métodos e instrumentos de evaluación con relativa facilidad pero… ¿el gancho?

 

Permíteme que te cuente una pequeña historia:

Mi amigo Luis vive en Madrid muy cerca de las vías del tren. Cuando cada mañana los primeros trenes empiezan su ajetreo diario, el ruido es considerable. Sin embargo, Luis lleva viviendo allí durante muchos años por lo que no nota el ruido.

Un ruido que probablemente sería insoportable para ti o para mí, él apenas lo nota. Sin embargo, un día me contó que oyó un pequeño crujido en su cocina y se despertó inmediatamente.

Los trenes no son relevantes para Luis, por lo que su subconsciente no les presta atención. Sin embargo, el crujido en la cocina es un ruido desconocido para su cerebro, por lo que su cerebro lo detectó y lo despertó inmediatamente.

Existe una pequeña sección de nuestro cerebro llamada formación reticular. Esta sección está compuesta por una serie de núcleos que controlan lo que es relevante y lo que no para el cerebro.

Las cosas que suceden una y otra vez terminan por convertirse en hábitos y rutinas y, por lo tanto, nuestro cerebro deja de prestarles atención.

¿Qué tiene esto que ver con tus lecciones? Muy sencillo. Si tus lecciones siempre se desarrollan de la misma manera y carecen de un gancho específico, de algo que llame la atención, la mayoría de tus estudiantes no prestarán atención.

Por tanto, a la hora de planificar una clase, siempre debemos dedicar unos minutos a reflexionar sobre cuál será su gancho y cómo conseguiremos la atención de los alumnos.

Fuente: https://educrea.cl/

La innovación empieza en la planificación de tus clases

Stephen Covey en su libro 7 hábitos para la gente altamente efectiva, nombra a su segundo hábito, empezar con un fin en mente.

Y esto me lleva a pensar que en muchos casos en educación nos desviamos de ese objetivo y creo que es debido a los malos hábitos que tenemos al planificar.

En mi caso mi forma de aprender a planificar una unidad didáctica fue: Establecer los objetivos, crear actividades, siguiendo el orden establecido por el libro y por último crear una evaluación.

Esta forma de planificar hace que la evaluación aparezca al final, de manera que en muchas ocasiones estemos preparando la forma de evaluar el día antes de la misma, en el caso de las pruebas escritas.

Pero hay una propuesta para planificar que me ha llamado mucho la atención y que facilita el diseño de una experiencia de aprendizaje con un mayor sentido. Esto es el diseño a la inversa.

El diseño a la inversa.

Grant Wiggings y Jay Mc Tighe en su libro “Understanding by design” proponen una nueva forma de planificar las formaciones, esta propuesta pone foco en enseñar para que los alumnos comprendan y puedan transferir ese aprendizaje a nuevas situaciones.

Esto es un propósito de todos los educadores, pero pocas veces se diseñan actividades que preparen para ello.

Te cuento los pasos que proponen los autores para planificar:

Paso 1: Decidir los resultados deseados.

Paso 2: Describir las evidencias que demuestran que se han conseguido los resultados.

Paso 3: Seleccionar las actividades que preparen a tus alumnos para conseguir los resultados deseados.

Paso 1: Decidir los resultados deseados.

¿Qué resultados quieres conseguir con la experiencia de aprendizaje? ¿Qué deberían conocer tus alumnos? ¿Qué esperas que el alumno aplique eficazmente? ¿Qué habilidades debe mostrar?

En esta primera etapa tienes que proponer los objetivos que quieres obtener al finalizar la experiencia de aprendizaje. Además de los estándares de aprendizaje, te recomiendo que introduzcas como objetivo alguno de los hábitos de la mente.

Tener los objetivos claros desde el inicio te permite saber el “camino” que va a seguir tu experiencia de aprendizaje.

La historia de Alicia en el País de la Maravillas:

Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? – dijo Alicia.

– Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

– No me importa mucho el sitio… –dijo Alicia.

– Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato.

– … siempre que llegue a alguna parte – añadió Alicia como explicación.

– ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte – aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!

(Conversación Gato Cheshire y Alicia
Alicia en el país de las maravilla
Lewis Carroll

Si quieres llegar a alguna parte es importante tener claro el destino antes de empezar el camino.

Recuerda que estos objetivos serán el medio para comprobar  la eficacia de nuestra experiencia diseñada, por lo tanto, tienen que ser objetivos MARTE:

Los objetivos MARTE.

Medibles: Debes establecer un indicador que te muestre el cumplimiento del objetivo.

Alcanzables: Cuando selecciones un objetivo, tus alumnos tienen que estar en condiciones de poder conseguirlo.

Retadores: Para que se esfuercen en alcanzarlo, debe servir de motivación para el logro del mismo.

Temporizables: Márcate un tiempo para conseguirlo y que esté en concordancia con la estructura temporal de tu experiencia.

Específicos: Evita generalizar. Este objetivo debe ser entendido por todo el mundo, incluso algunos de estos objetivos pueden ser en forma de medallas.

Paso 2: Evidencia aceptable.

¿Cómo demuestras que los alumnos han conseguido los resultados que esperabas? ¿Qué puedes aceptar como evidencia que tus alumnos comprenden y pueden aplicar el contenido en otros contextos? ¿Cómo puedes evaluar los contenidos de una forma justa?

Para poder realizar una evaluación justa, en la que los alumnos estén informados de los requisitos, es muy útil el uso de rúbricas.

Una vez que tienes claro cómo vas a evaluar, puedes empezar a planificar el tipo de actividades que prepararán a tus alumnos para poder superar dichas evaluaciones.

Tener evidencia de cómo se va a evaluar les permite a los alumnos tener una predisposición y una seguridad ante los temidos exámenes.

Cuando evaluamos con una prueba, en gran parte, lo que estamos probando es la habilidad que tiene el alumno de superar esas pruebas.

Por lo tanto, tener en mente qué tipo de pruebas tiene que realizar el alumno, antes de empezar a planificar las actividades, pone foco en preparar al alumno para superar esas pruebas, utilizando los contenidos trabajados.

Paso 3: Selecciona las actividades que preparan a tus alumnos para conseguir los resultados deseados.

Ahora con los objetivos y las evidencias de aprendizaje en mente, es el momento de pensar cuáles son las actividades adecuadas.

Te propongo una clasificación de distintos tipos de actividades con propósitos diferentes que es interesante tener en cuenta en el momento de planificar.

1) Actividad con propósito de destino:

Asegurar que los alumnos entienden hacia dónde se dirige la experiencia educativa (Unidad, tema, etc.) y por qué.

¿Hacia dónde vamos? ¿De dónde venimos? ¿Por qué nos dirigimos a eso? ¿Qué actuaciones son necesarias para el alumno?

Aquí tienes que hacer que los objetivos sean claros para los alumnos. Los alumnos deben conocer las preguntas clave y las actuaciones específicas que tienen que alcanzar al final.

Planifica momentos en tu experiencia donde los alumnos reciben este tipo de información.

2) Actividad con propósito de captar la atención (Disparadores de la atención):

Se trata de disparar la atención de los alumnos mediante propuestas atractivas e inesperadas que pueden generar misterio, sorpresa, intriga, etc.

Para llegar a tus alumnos necesitas novedad, organizadores visuales, atención, emoción y relevancia. Puedes empezar la clase con un dato curioso o mostrar un objeto que sea relevante para ellos y que esté relacionado con los contenidos.

3) Actividad con propósito de preparación:

¿Qué actividades, instrucciones guiada o coaching guían a tus alumnos a lograr la actuación/reto final?

Podemos distinguir estas 3 actividades de preparación:

  • Actividades de recodificación
  • Actividades prácticas
  • Actividades de refuerzo/repaso
  3.1) Actividades de recodificación:

En este tipo de actividades tienes que proponer momentos en los que tus alumnos recodifican. Esto quiere decir que tus alumnos generan su propia explicación del concepto explicado.

En neurociencia, la recodificación se define como el paso de la información de la memoria de trabajo a la memoria a largo plazo.

Veamos una explicación de la recodificación con un ejemplo de la vida cotidiana: recuerda la última vez que estuviste buscando la cartera (es válido para cualquier otro objeto) si tienes un sitio donde la dejas siempre, la encuentras a la primera. Pero ahora ponte en la siguiente situación: un familiar la ha cogido y te la deja en otra parte de la casa. Te dice que la dejó en otra habitación y puedes pasar varios minutos buscando aunque la tengas delante de tus narices.

Esto mismo le pasa a tus alumnos cuando tu les muestra el contenido, hasta que ellos no lo hacen suyo no tendrán acceso a él rápidamente.

3.2) Actividades prácticas:

Es el momento de poner los contenidos en un contexto real, donde los alumnos utilicen lo que han aprendido dándole un sentido.

Voy a ponerte un ejemplo. Si estás explicando las medidas del tiempo, los alumnos podrían crear una programación para un canal de televisión. Así tienen que calcular el tiempo de duración de sus series y programas favoritos y colocarlos en una parrilla de horario para conocer la hora a la que tendrá lugar cada programa.

  3.3) Actividades de refuerzo/repaso:

Este tipo de actividades sirve para reorganizar lo que tus alumnos conocen y para este tipo de actividades se puede utilizar  sistemas como el visual thinking, creación de canciones, etc.

Actividades destacadas que pueden ser utilizadas para generar preparación pueden ser:

  • Escape room o breakout edu.
  • Juegos de mesa.
  • Juegos de rol o rol playing.
  • Dinámicas de grupo.

4) Actividades con propósito de Reflexión:

Consiste en brindar a los alumnos con numerosas ocasiones para repensar, reflexionar sobre el progreso, revisar el trabajo o reflexionar sobre lo que han aprendido. Todo ello puede ser de gran ayuda para el reto final.

La reflexión permite a tu alumno la posibilidad de hacer conexiones con contenidos que ya conoce. Este “tiempo para pensar” es esencial para que la información pase de la memoria inmediata a la memoria de trabajo.

Ejemplos de actividades de reflexión son: Preguntar, visualizar, escribir un diario o aprendizaje colaborativo.

5) Actividades con propósito de autoevaluación:

Construir oportunidades donde los alumnos pueden evaluar su progreso y autoevaluarse.

Aquí haces saber a tu alumno si entiende los conceptos enseñados y le aportas un feedback apropiado. Tienes que dejar claro que es una evaluación para el aprendizaje dando la retroalimentación de una forma motivadora .

Puedes utilizar una aplicación para hacer más sencilla la autoevaluación o utilizar la evaluación entre pares.

6) Actividades con propósito de toma de decisiones:

Los alumnos tienen autonomía para personalizar su participación. Es la parte de la experiencia que ellos controlan y pueden llevarla hacia sus pasiones.

Estás preparando a tus alumnos para que, en un futuro, sean capaces de crear. Este tipo de actividad les permite dar rienda suelta a su imaginación. Poner su creatividad al servicio de los contenidos y crear algo propuesto por el alumno o el grupo de alumnos.


Durante una secuencia de aprendizaje, una unidad didáctica, un curso de formación, etc; la correcta utilización de todas estas actividades permite que tus alumnos adquieran los contenidos y los afiancen para poder utilizarlos en el futuro.

Diseñar una experiencia de aprendizaje con esta estructura es complejo al principio, ya que nos saca de nuestra zona de confort, pero poner foco en la comprensión de los contenidos tiene que ser nuestro propósito.

Además, cuando tenemos una planificación de este tipo, añadirle una capa de gamificación se convierte en una tarea más sencilla, ya que tenemos definidos los hitos que el alumno tiene que conseguir y podemos establecer medallas que los recompensen.

Fuente: https://escueladeexperiencias.com/

Calendario Escolar 2021-2022

Estimados maestros, maestras, directivos y toda la comunidad educativa: El Ministerio de Educación pone en sus manos el Calendario Escolar, un instrumento de vital importancia para que el año escolar inicie y se desarrolle con elevado nivel de compromiso, contando para ello con un referente de planificación que oriente de manera efectiva la organización y desarrollo de los procesos educativos, como también la gestión administrativa, para que ambas tengan lugar en un clima de alegría, entusiasmo, entrega y dedicación en todos los centros públicos y privados.

Esta herramienta de planificación dirigida al magisterio nacional integra las diversas actividades a ser ejecutadas dentro del marco de las labores del Ministerio de Educación y constituye un desafío hacia la calidad de los procesos educativos, permitiendo así a los maestros, maestras, técnicos docentes, directivos y administrativos realizar de manera oportuna las actividades pedagógicas e institucionales requeridas para alcanzar los propósitos de una Educación para Vivir Mejor que impulsa la gestión de gobierno del Excelentísimo Presidente de la República, Luis Abinader.

Este nuevo año escolar lo iniciamos con las lecciones aprendidas de los embates que hemos debido enfrentar a causa de la pandemia, la cual ha puesto a prueba nuestras habilidades y capacidad de resiliencia para seguir adelante; pero con la ayuda de Dios y de la comunidad educativa, continuaremos sin descanso hasta lograr que la educación cambie, y que cambie para el bienestar de la sociedad, de las familias y de cada niño, niña, adolescente y joven depositario de el derecho de ser educado de manera íntegra y responsable, para garantizar un país más democrático, competitivo y con un alto sentido y orgullo de la dominicanidad.

Todos los ingentes esfuerzos que se han estado realizados desde el Ministerio de Educación tributan a el propósito de que se puedan mejorar los procesos educativos en beneficio de nuestra principal fuente de inspiración, que son nuestros estudiantes. Es por eso que estamos y seguiremos trabajando sin descanso hasta lograr que los estudiantes y los docentes perciban un cambio significativo en sus vidas, sabiendo que hay un futuro prometedor para todos, con múltiples oportunidades de desarrollo, y sobre todo que puedan vivir en un país mucho más sostenible en un mundo cada vez más dinámico y exigente.

Agradezco de todo corazón a quienes colaboraron en la elaboración de esta edición del Calendario Escolar, el cual estará disponible para toda la comunidad educativa, tanto de manera digital como impresa, de modo a que contribuya, con flexibilidad, a que se pueda sistematizar el desarrollo de las potenciales ejecutorias que en él fueron plasmadas. Recordemos siempre que estamos en el desarrollo de una educación para todos, una educación para vivir mejor.

¡Un fraternal abrazo!

Dr. Roberto Fulcar Encarnación
Ministro de Educación

Link de descarga: Calendario-Escolar-2021-2022-WEB

Fuente: educando.edu.do