La filosofía y su importancia en la enseñanza

La enseñanza de la filosofía en la escuela puede traer múltiples beneficios, como es el desarrollo del pensamiento crítico en los estudiantes.

Tavito de los Santos
Santo Domingo

La filosofía reviste una gran importancia, porque no sólo se interesa por conocer la verdad y explicar el porqué de las cosas, sino que además aporta las herramientas de aprendizaje del conocimiento científico, a través de diferentes disciplinas, como la metodología, la epistemología, la gnoseología y la lógica.

De igual forma la filosofía se encuentra relacionada con la educación, debido a que ambas ciencias procuran el desarrollo de la intelectualidad, la búsqueda del conocimiento y la formación humanística de los estudiantes. A nivel de competencias cognitivas, la filosofía aporta al alumno las técnicas para el desarrollo de su capacidad de análisis, síntesis, crítica, comparación, explicación, argumentación e interpretación, entre otras; facultades que coinciden con las competencias lingüísticas que habilitan al alumno para el autoaprendizaje.

En el aspecto de la formación humana, la filosofía cuenta con dos disciplinas formidables, que son la ética, que estudia los principios de la conducta moral, y la axiología, que tiene por objeto de estudio los valores. Y nos permiten discernir consciente y racionalmente lo bueno de lo malo, orientándonos hacia una buena conducta social y personal.

En lo concerniente a las demás asignaturas, la capacidad racional del filósofo para captar la realidad le permite enfrentarse a diferentes disciplinas, pues facilita la comprensión de otras áreas del conocimiento, dado que la filosofía se encuentra relacionada con las demás ciencias particulares o especializadas, como veremos a continuación.

La palabra filosofía surge de dos vocablos griegos: filo, que significa amor, y sofía que significa sabiduría, por lo que etimológicamente significa amor por la sabiduría. La filosofía desde el siglo VI a. C., aproximadamente, surge de la admiración y el asombro, en Grecia, con Tales de Mileto,  y se caracteriza por la búsqueda incesante del conocimiento, de aquello que trasciende lo inmediato; de modo que al tiempo que hace alusión a la sabiduría, también delata la carencia de la misma en el hombre; a tal nivel que el filósofo se va a caracterizar por la insaciable apetencia de llenar ese vacío cognoscitivo, pues por más que logre aprender nunca llegará a la plenitud de la sabiduría. No tanto el que sabe, como el que busca el saber.

Relación de la filosofía con las demás ciencias

Por su origen, la filosofía precede a las demás ciencias; es la primera en dar cuenta de la realidad, la primera que se interesa y emprende el camino hacia el conocimiento del ser, del universo. Es la primera ciencia en existir en la historia del conocimiento. “La filosofía es la ciencia más antigua.” (Afanasiev, 1981, p. 5). Muchos se estarán haciendo la pregunta de si otras ciencias como la astronomía, las matemáticas y la medicina, por sólo citar algunas, no tienen su origen paralelamente o tan antiguo como la filosofía, y piensan bien. No obstante, cabe destacar que al principio todo el conocimiento formaba parte de la filosofía, conformando el saber filosófico, así versara sobre política, música o ciencia, es decir cualquier área del conocimiento.

Campo de estudio

En cuanto al objeto o campo de estudio, también encontramos una estrecha relación entre la filosofía y las ciencias especializadas, pues todas estudian la realidad o el ente (objeto de estudio de la ontología, una disciplina filosófica) y persiguen el conocimiento o la verdad de las cosas, aunque sea por vías distintas. Mas, como la filosofía se clasifica entre las ciencias humanas, es más notable su vinculación con las ciencias sociales y las humanidades. En ese orden, vamos a ver una mayor relación de la filosofía con la sociología, el derecho, la psicología, la teología, la política y la educación, que con las ciencias naturales.

La niña que combatió el odio con su Diario

Enrique Sánchez Costa
Santo Domingo

Entre la literatura del Holocausto sobresalen obras tan punzantes y bellas como las de Primo Levi, Elie Wiesel, Imre Kertész, Jorge Semprún o Paul Celan. Ninguna de ellas, sin embargo, ha alcanzado tantos lectores como el Diario de Ana Frank. Ana, una adolescente alemana de origen judío, lo escribió entre 1942 y 1944, mientras se escondía en una casa de Ámsterdam, junto a su familia, de las garras de la Gestapo. Su destino sería trágico: serán delatados en 1944 y conducidos a campos de concentración y exterminio nazis. Todos morirán allí, salvo el padre de Ana, Otto, que sobrevivirá a Auschwitz y dedicará el resto de su vida a la difusión del diario de su hija.

Lo más excepcional del diario es la clarividencia, la sensibilidad literaria y la riquísima vida interior que despliega su autora. Son muchos los temas que desfilan en sus páginas. Es constante el “miedo atroz” a los bombarderos, los proyectiles, las metralletas; el pánico a los robos, las inspecciones y la posibilidad de ser descubiertos. Lamenta Ana, ya en 1942, el destino que sufren los judíos en Holanda: “Todos sin excepción marchan camino de la muerte. […] Como si fueran ganado enfermo y abandonado, se llevan a esa pobre gente a sus inmundos mataderos”.

El diario muestra el viaje de la infancia a la madurez (acelerado por las circunstancias), a través de las aguas procelosas de la adolescencia. Ana cuenta, de modo inusual para su tiempo, el despertar de su sexualidad: la llegada de la regla, el interés por conocer su propio cuerpo y el de los demás. Como tantas adolescentes, se siente incomprendida, tiene conflictos con sus padres y fluctúa en un mar de contradicciones: “Tengo unos enormes deseos de… ¡de todo! Deseos de hablar, de ser libre, de ver a mis amigos, de estar sola. Tengo tantos deseos de… ¡de llorar!”. Se enamora de Peter, el chico de la otra familia que comparte con ellos escondrijo. Y reconoce, con perspicacia, que “mis opiniones, mis pareceres, mi visión crítica, mi aspecto, mi carácter: todo ha cambiado”.

Ana reitera su deseo de ser periodista, su amor por la literatura y su conciencia de tener talento para el oficio. En este sentido, alaba a la mujer que trabaja fuera de casa, como forma para “conseguir la valoración de la mujer”, “la igualdad de derechos” y “la independencia total”. Y, frente a la exaltación de los héroes masculinos, pregunta: “¿Qué parte de la humanidad en su conjunto también considera soldados a las mujeres?”. Aunque no combatió con la espada sino con su pluma, oponiendo al racismo y el odio su confianza “en la bondad interna de los hombres”. Por eso J. F. Kennedy afirmaría de ella: “De entre los muchos que, a lo largo de la historia, han hablado en nombre de la dignidad humana en tiempos de sufrimiento y muerte, no hay ninguna voz que tenga más peso que la de Ana Frank”.

Enrique Sánchez Costa 
Doctor en Literatura

Biografía
Doctor en Humanidades por la Universidad Pompeu Fabra (Premio Extraordinario de Doctorado, 2012). Es profesor de la Universidad de Piura (Lima) .

Autor de artículos académicos y del libro “El resurgimiento católico en la literatura europea moderna (1890-1945)” (Ediciones Encuentro, Madrid, 2014). Ciudadano del mundo, apasionado de las humanidades y de todas las manifestaciones artísticas.

La integración de la familia y la escuela

Nathalia Romero

Santo Domingo, RD

Pocos la conocen, pero la Dirección de Participación Comunitaria del Ministerio de Educación tiene una de las funciones más significativas dentro del sistema educativo dominicano.

Agustín Hernández, director general, junto con los  responsables de cada unidad de ese organismo, conversaron con Plan LEA, sobre la responsabilidad social que llevan en sus hombros.

La Dirección de Participación Comunitaria del Ministerio de educación tiene como objetivo principal trabajar en la integración de la familia en la escuela y la comunidad.

Sus orígenes se remontan a los años 60, y desde ese entonces, tenía como propósito que la comunidad fuera la que vigilara las plantas físicas construidas por el Estado. “Antes era la misma ciudadanía la que se involucraba y encargaba de darles mantenimiento a las escuelas”, narró Hernández.

Empezó primero como una unidad, luego como un departamento, pero no fue hasta que se promulgó la  ley 66-97 que se formalizó como dirección. Sin embargo, comenta Hernández, desde el origen de la educación en República Dominicana la comunidad ha estado involucrada en la escuela.

Unidades de trabajo

La Dirección de Participación Comunitaria está conformada por diversas unidades, como la de orientación y apoyo a los padres. Esta se encarga de organizar encuentros formativos y de concienciación entre padres y miembros de la escuela para orientarlos sobre cómo con su participación y apoyo pueden favorecer el desempeño académico y comportamiento social de sus hijos.

Asimismo, está el programa de apadrinamiento escolar que trabaja con las empresas que tienen interés de apadrinar una escuela, las cuales formalizan un convenio con el Ministerio de Educación y realizan acciones a favor del centro educativo. Luego las instituciones son retribuidas a través del descuento de impuestos. Este programa está vigente desde el 2005, siendo el Listín Diario de las empresas donantes.  Una de las unidades más importantes dentro de la entidad es la de Declaración tardía de niños escolarizados. Esta se responsabiliza de declarar niños en condiciones de vulnerabilidad de forma gratuita por el Estado dominicano. La encargada, Lucía López, explica que desde esa unidad se reinvidica un derecho que es inherente del ser humano desde el nacimiento: tener un nombre y  apellido. “Velamos para que estos niños no permanezcan fuera de la escuela por carecer de un acta de nacimiento, aunque la familia debe estar presente porque quien declara no es el Ministerio, es la familia. Nuestro trabajo es de sensibilización y concienciación a la familia y al mismo sistema que de una forma u otra lesiona los derechos fundamentales porque no hay una identidad. Tratamos de apoyarlos en ese sentido proveyéndoles las herramientas que necesitan para completar estos procesos que por una multiplicidad de razones impiden que estén declarados. Incluso en lo económico”, puntualiza López.

Otras áreas destacables son la Unidad Legal de quejas, conformada por tres abogados y que se ocupa de dar solución a conflictos que se dan en los centros educativos con las familias; mientras que la Unidad de Escuela de Padres y Madres promueve los encuentros de padres y madres cada mes para que a través del departamento de orientación reciban formación sobre temas que orienten a la familia según el entorno de la escuela. Por otro lado, la unidad de apoyo a la comunidad trabaja grupos sociales y junta de vecinos que quieren realizar proyectos en la escuelas.

Plan de integración

Respecto a los últimos casos de violencia escolar, y de jóvenes conflictivos, Hernández resalta que la dirección tiene como deber darle seguimiento a las familias en condiciones vulnerables. A través de jornadas de orientación y de formación, tratar temas de interés juvenil, para que la familia se siente a dialogar. “La mayoría de los problemas que pasan en la sociedad vienen de la falta de comunicación en la familia”, enfatiza. “Hacemos un llamado a los padres para que les den seguimiento a sus hijos. Buscamos que ese padre o madre se despierte comprometido con su hijo, porque la escuela no es la responsable. La escuela tiene una parte de la responsabilidad, pero el hogar es el que se encarga directamente de la formación”.

SEPA MÁS
Logros

Asociaciones de padres integradas a la escuelas para garantizar la calidad de educación.

“Vemos cómo padres llevan a sus hijos a las escuelas, supervisando el almuerzo, la salida y la docencia. La participación de los padres en la jornada  extendida es un éxito”.

La reactivación de la dirección a nivel nacional.

Más de tres mil expedientes de niños para ser declarados.

Realización de convivencias familiares en todo el país.

La cólera y las lágrimas de Aquiles

Dr. Enrique Sánchez Acosta
Santo Domingo, RD

Ningún poema épico ha marcado la cultura occidental tanto como la Ilíada. Fue el libro de cabecera de Alejandro Magno. Considerado como la Biblia de la Antigüedad. Todavía hoy se debate sobre su autoría: sobre la “cuestión homérica”. Muchas evidencias apuntan a que Homero fue un poeta griego, que creó su epopeya hacia el 730 a.C. y que se inspiró, para ello, en un probable asedio de Troya (que habría ocurrido hacia el 1200 a. C.), así como en las leyendas y tradiciones orales que este generó.

La Ilíada es el poema militarista por antonomasia. Canta las hazañas bélicas de cientos de héroes griegos (aqueos) y troyanos, que luchan durante años, bajo las murallas de Troya (Ilión), por la bellísima Helena. Así inicia el poema: “Canta, oh diosa, la cólera de Aquiles, hijo de Peleo, cólera funesta, que un dolor infinito causó a los aqueos y tantas valerosas almas de héroes arrojó al Hades, haciéndolos presa de perros y de todas las aves”. ¿Por qué se encoleriza Aquiles? Por otra mujer, Briseida, cautiva y amante suya, que le ha sido arrebatada por el rey Agamenón, líder de los aqueos.

La cólera de Aquiles, al apartarle del campo de batalla, propicia la debacle de los suyos. Héctor, príncipe troyano, arrasa mientras tanto las falanges griegas, llegando a matar a Patroclo, el amigo íntimo de Aquiles. éste, enloquecido, regresa al campo de batalla y grita a Héctor: “¡Perro! ¡Ojalá que mi furia y mi ánimo me empujaran a despedazarte y a comerme cruda tu carne por lo que has hecho!”. Y, en su cólera desquiciada, lo persigue, lo mata; y arrastra por la arena su cadáver, desfigurándolo; e impide, sacrílegamente, que los troyanos entierren y honren el cuerpo del “divino” Héctor. La guerra, “maestra de violencia” (Tucídides), ha deshumanizado y animalizado a Aquiles.

En el último canto del poema, Príamo, padre de Héctor y rey de Troya, acude a la tienda de Aquiles para implorar el retorno del cadáver. El anciano se arrodilla ante Aquiles, asesino de su hijo, le besa las manos y apela a su compasión. Y Aquiles, que sabe que va a morir joven, reconoce en Príamo el reflejo de su padre (también anciano, y al que nunca volverá a ver) y, en Héctor, a su amigo Patroclo. Todos están ahora hermanados por el dolor, la mortalidad y la tragedia de la guerra. Y los antes enemigos ahora se abrazan, lloran, “y los gemidos de ambos se elevaban por toda la estancia”. Aquiles invita a Príamo a compartir su cena y su tienda, y le devuelve con sus propias manos el cadáver de Héctor. Y ambos se contemplan, “admirándose mutuamente”. Aquiles, al reconocer la humanidad del adversario, recobra su humanidad.

Por eso la Ilíada es también, en cierto modo, un poema antimilitarista. En él se califica la guerra como “aborrecible”, “cruel”, “detestable”, “funesta”. La guerra puede servir de ocasión para alcanzar honor y gloria; pero es, ante todo, un sinsentido que devora los sueños de los hombres.

PERFIL
Enrique Sánchez Costa
Doctor en Literatura
“La Ilíada fue la Biblia de la Antigüedad”
Fue investigador y Profesor del Departamento de Español de la PUCMM. Doctor en Humanidades por la Universidad Pompeu Fabra. Autor de artículos académicos y del libro “El resurgimiento católico en la literatura europea moderna (1890-1945).”

Conferencia: Aisha Syed, una vida de ejemplo

Nathalia Romero
Santo Domingo, RD

Eran las diez de la mañana cuando el público presente en el Escenario 360 quedó prendado con las notas musicales que provenían del violín de Aisha Syed. Estudiantes, docentes, e invitados especiales disfrutaron no solo de la exquisita música sino también del testimonio de vida de una joven que ha tenido que sacrificar mucho para lograr el éxito.

Fue por esa razón que el programa Prensa Escuela de Listín Diario, Plan LEA, en su misión de contribuir a la educación del país, la eligió para celebrar su trigésimo aniversario con la conferencia “La vocación de mi vida: ¿cómo la descubrí?”.

Durante dos amenas horas, Syed, narró cómo nació su pasión por el arte a muy temprana edad, en su ciudad natal, Santiago de los Caballeros; su debut como solista a los 11 años, acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro De Wint; y las peripecias que ella y su familia pasaron cuando se mudó a Londres para estudiar en la escuela Yehudi Menuhin School, y luego en la universidad Royal College of Music.

“Después de Dios, mi madre ha sido un pilar fundamental en mi carrera”. “Nunca sentí que tuve que tomar una decisión respecto a lo que quería ser cuando grande. El violín siempre estaba conmigo ”. “Nada llega fácil ”..

“He logrado mis sueños a base de mucho sacrificio. Desde muy pequeña he tenido la disciplina de practicar horas y horas”, puntualizó la violinista.

Rosario Vásquez, Encargada de Plan LEA, dio las palabras de bienvenida a directores, maestros, y padres de más de cien centros educativos, que se dieron cita en el Auditórium de Galería 360. “Nuestro respeto y reconocimiento a toda la comunidad educativa que ha  formado parte de la historia de nuestro programa a lo largo de estos 30 años”, expresó.

El evento contó con la presencia de distinguidas personalidades, entre ellas Janet Camilo, ministra de la Mujer; el embajador de la República Popular de China, Zhang Runn; Gema Hidalgo, Administradora General de Listín Diario, Luis De León, Viceministro del Ministerio de Educación y Zoila Martínez, Defensora del pueblo.

CLAVES

Tradición. Por cuatro años consecutivos Plan LEA ha celebrado su aniversario impartiendo conferencias con temáticas educativas .

Asistencia. En este trigésimo aniversario estuvieron presentes más de cien centros educativos.

Patrocinio. La actividad contó con el apoyo de Mejía Arcalá, Isfodosu, Industrias San Miguel, GILDAN, Inafocam, y el Ministerio de la Mujer.

Aplicación del arte en la enseñanza

La implementación de actividades lúdicas como complemento en las clases, enriquece y mejora el aprendizaje de los contenidos.
Tavito De Los Santos
Santo Domingo, RD

Es bien sabido que el conocimiento de la Lengua se logra a través de la lectura y el análisis literario, donde el alumno aprenda a identificar el título de la obra, el autor, los personajes principales y secundarios, el contexto, las ideas principales y secundarias, y cómo no, también a parafrasear, interpretando el mensaje que subyace en el texto, dado que responde a un sentido figurado, en el que se puede expresar verdades de interés social.

Pero para incentivar el hábito de dicho acervo cultural, también se recomienda la lectura lúdica, donde el lector no sólo lea por compromiso o como una tarea impuesta desde la escuela, sino también por entretenimiento y encanto.

Enfoque tradicional

Entre los enfoques de la enseñanza de la lengua se encuentra el tradicional. El Enfoque Tradicional es el primero de todos en aplicarse en la enseñanza, en relación con otros, como el Estructuralismo, el Generativismo, la Gramática Textual , el Enfoque Comunicativo y el Enfoque por Tareas.

El enfoque y la gramática tradicionales se basan en la lectura de obras y en la autoridad de autores clásicos, tales como ocurrió con el Cantar del Mío Cid (anónimo) y Don Quijote de la Mancha, (de Miguel de Cervantes), que contribuyeron a la difusión y el aprendizaje del español culto. Los tradicionalistas reducen el aprendizaje de la lengua al conocimiento gramatical y de las competencias comunicativas.

El método tradicional tiene su origen en las gramáticas grecolatinas del s. II a.C., y se extiende hasta los años 60 y 70, donde el aprendizaje de la lengua consistía en el saber gramatical, que era el arte de hablar y escribir bien; la gramática ejercía una función retórica en lugar de comunicativa; aunque hemos de estar conscientes del rol que juega el aspecto comunicativo en la enseñanza de la lengua; y a la luz de los lingüistas, no así de los academicistas, el habla tiene por objeto la transmisión del mensaje, aún no responda al correcto uso del idioma, a diferencia de la Real Academia Española de la Lengua (RAEL), que utiliza los denominados textos normativos, como la Gramática, la Ortografía y el Diccionario.

Quien lleva el honor de dirigirles la palabra, como no lingüista al fin, debo admitirlo humildemente, reconozco la importancia de la Ortografía y el recto uso de la lengua, conforme a la RAEL; pues, si no se escribe bien, se hace difícil leer e interpretar correctamente; así como si no hablamos bien, también se hace difícil escribir bien.

Pongamos el siguiente ejemplo, ante la palabra ‘termino’ (presente del modo indicativo del verbo terminar, en la primera persona del singular, aspecto imperfecto, voz activa y  forma simple), si no conocemos las reglas de acentuación, podemos leer término (sustantivo que indica el final de algo, y que también puede usarse como sinónimo de un vocablo); o terminó (pretérito indefinido del verbo terminar, en tercera persona del singular, del modo indicativo, aspecto perfecto, aunque de forma simple, y voz activa); lo mismo sucede cuando pronunciamos el  vocablo débito, que también admite triple acentuación, variando así su significado: una prosódica (debito) y dos ortográficas (débito y debitó), no podríamos escribirla correctamente si no dominamos la acentuación; dando lugar a la tergiversación de la idea o el mensaje a transmitir; a sabiendas de que existen palabras que admiten doble forma de acentuación, manteniendo el mismo significado, tales como: período o periodo, chófer o chofer, cóctel o coctel, entre otras.

De igual forma necesitamos dominar las reglas de puntuación para escribir y leer correctamente algunos mensajes, y que los mismos puedan ser asimilados por los demás, ya que no se debe escribir: “Hay que trabajar, sin pausa para poder descansar”; cuando la instrucción sea que: “Hay que trabajar sin pausa, para poder descansar.” Aquí vemos que el lugar de la coma transforma el mensaje.

Enfoque artístico

En el orden artístico, podemos recurrir a algunas composiciones líricas para motivar la lectura e inducir a su análisis, la búsqueda de significado y la ortografía.  Estas composiciones pueden ser extraídas de la literatura y del género musical, así como bien podemos citar algunas composiciones literarias que han sido musicalizadas.

Como por ejemplo:

Caminante, no hay camino, de José Antonio Machado
(Declamada por Joan Manuel Serrat)

Caminante, no hay camino

Caminante, son tus huellas el camino y nada más.

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.

Al andar se hace camino, y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar.

PERFIL
Tavito de los Santos Doctor en educación
“La enseñanza debe ser lúdica”

Se ha desempeñado como docente a nivel medio en el sector privado, alternando varias áreas. Es técnico evaluador de documentos académicos en la MESCYT y es catedrático en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde imparte las materias de Filosofía y Metodología de la investigación.

Transición de la escuela a la universidad

Para que el cambio de la escuela a la universidad sea exitoso, se debe crear un sistema de apoyo entre el adolescente y la familia.

Nathalia Romero
[email protected]

Santo Domingo, RD

Patricia está a punto de cumplir los 18 años. Pasará de ser una adolescente a ser una adulta, y con ello viene uno de los cambios más drásticos de su vida: la universidad.

Aún no se decide bien por lo que va a estudiar y en cuál universidad. Solo pensar que tendrá que adaptarse a otro ambiente, lejos de sus amigos, le trae estrés y ansiedad.

Por otro lado, Ángela está cursando el primer cuatrimestre de la carrera. Para ella, su vida ha dado un giro de 180 grados. Pasó de estar en un politécnico muy estricto a vivir la libertad e independencia que trae la universidad. “El cambio ha sido para bien”, dice.

Y es que la transición de la escuela a la universidad puede significar uno de los cambios más desafiantes para los adolescentes que ahora pasarán a ser adultos.

Y no solo para ellos sino también para los padres, quienes tienen un papel fundamental en ese proceso. Entonces, ¿cómo la familia puede manejarlo? Para la psicóloga y terapeuta familiar Laura Rivas, el primer paso para los padres es no estar decepcionados porque su hijo/a no sabe exactamente qué quiere hacer con su vida a los 18 años.

“Es común no estar seguro, y por esto, muchas personas cambian de carrera en los primeros dos años universitarios”.

Explica que pueden permitirle al joven que participe en diferentes áreas de trabajo, como si fueran pasantías, para que puedan explorar las distintas áreas laborales sin un compromiso de cuatro años de estudios.

Asimismo, resalta que los padres pueden ayudar a sus hijos estableciendo límites y ajustando las expectativas del proceso universitario. Muchos jóvenes experimentan confusión sobre lo que está permitido o no, dado que ahora son adultos. Aún así, la mayoría de ellos siguen viviendo en casa cuando comienzan a estudiar. De ahí que sea importante sentarse a establecer las nuevas reglas, como la hora de llegada a la casa, deberes en el hogar, y el manejo del dinero.

Además, agrega, hay que ajustar las expectativas de este nuevo proceso. El estudiante estrella del colegio podría experimentar su primera C en la universidad. Otros sentirán ansiedad social al tener que salir de su grupo íntimo de amigos y estar con otros desconocidos. “Es importante crear un sistema de apoyo, donde los jóvenes puedan hablar con sus padres y amigos sobre los nuevos retos que experimentan”. Particularmente para los padres deben tratar de no reprochar porque su hijo/a no tenga un éxito instantáneo. “Es como cuando aprendieron sus bebés a caminar: si les hubiesen reprochado por caerse, nunca hubiesen aprendido a correr”, puntualiza Rivas.

CONSEJOS
Para una vida universitaria sana
Comunicación.
 Mantener una comunicación abierta con tus padres, quienes podrían tener consejos valiosos para el proceso. Continuar la relación con los viejos amigos. Aprender de las nuevas personas que conocerán, particularmente de aquellos que son diferentes. Tomar notas en clase. Comenzar los proyectos el mismo día que los asignan. Disfrutar el proceso.

Plan LEA celebra su conferencia anual

Plan LEA celebrará su 30 aniversario con una conferencia magistral de la mano de Aisha Syed.

Santo Domingo, RD

La familia, la comunidad educativa y la sociedad juegan un papel fundamental en la formación de los niños, niñas y adolescentes. Es por esta razón que con motivo de su trigésimo aniversario, el programa prensa escuela del Listín Diario, Plan LEA, ha organizado la conferencia “La vocación de mi vida: ¿cómo la descubrí?”. El evento quiere llevar a los niños y jóvenes estudiantes la oportunidad de conocer el testimonio de vida de la violinista dominicana Aisha Syed, quien se ha destacado a nivel internacional como una virtuosa de la música clásica contemporánea.

A través de su ponencia, los asistentes conocerán cómo la disciplina, resiliencia y perseverancia son los pilares que han sostenido su exitosa carrera y, por consiguiente, motivará con ello a los jóvenes, para que abracen sus sueños y puedan encontrar en sus familias el apoyo para descubrir propósitos, definir planes y proyectos de vida.

Este evento está dirigido a estudiantes de todos los niveles, directores y educadores de centros educativos públicos y privados de las regionales 10 y 15, a los miembros de las asociaciones de padres, madres, amigos y tutores de las escuelas y colegios, psicólogos, orientadores y profesionales, que trabajan el tema.

Rosario Vasquéz, encargada del programa, expresa que el objetivo de esta conferencia magistral es ayudar a los jóvenes y adolescentes en la búsqueda, dirección y enfoque de su vocación, ofreciéndoles un espacio testimonial para cultivar principios, actitudes y valores que conllevarán a forjar personas de bien, que amen lo que hacen, y que reconocen que con su hacer ayudarán a mejorar el mundo.

“Esta propuesta de temas que llevamos año tras año, va en coherencia con los objetivos de nuestro programa prensa escuela, Plan LEA y conforme al desarrollo de las competencias curriculares  planteadas por el Ministerio de Educación”, puntualiza Vásquez.

La ponencia tendrá lugar en el escenario de Galerías 360, el 4 de septiembre.

La actividad cuenta con el apoyo de Industrias San Miguel, Mejía Arcalá, Inafocam, Isfodosu, y el Ministerio de la Mujer.

Sobre la conferencista
Aisha Syed toca el violín desde los 5 años de edad. Desde los 8 años practicaba entre siete y ocho horas al día. Sus primeros pasos en la música los inició en su natal, Santiago de los Caballeros, en la escuela de música Hogar de la Armonía; antes de partir a Londres, a los trece años de edad. Debutó a los 11 años acompañada de la Orquesta Sinfónica Nacional de República Dominicana, convirtiéndose en la solista dominicana más joven en haber debutado con dicha orquesta.

Gracias  a su pasión, amor, esfuerzo y disciplina por su instrumento, se convirtió en la primera latinoamericana en ser admitida en la prestigiosa Yehudi Menuhin School, institución londinense que alberga niños prodigios de todo el mundo.

Asimismo, ganó becas para la Guildhall School of Music and Drama y el Royal College of Music.

Syed, ha derrochado su talento en los escenarios más icónicos de todo el  mundo, entre ellos, recientemente, el afamado Carnegie Hall, en Nueva York.

PERFIL
Aisha Syed
Violinista

“La música siempre ha sido mi refugio”
No es la primera ocasión en la que la artista usa sus talentos para beneficio de los más jóvenes. La violinista ha realizado clínicas para la enseñanza gratuita del violín.

Ciudadanía y pensamiento crítico    

Emelinda Padilla
Santo Domingo, RD

Para quienes hacemos docencia a nivel superior, es muy probable que deseemos encontrar en las salas de clase, estudiantes críticos, que analicen, que pregunten e indaguen sobre el conocimiento, que valoren el aprendizaje y su importancia dentro de sus respectivos proyectos de vida, etc.

Mayoritariamente nos encontramos con una realidad muy diferente, que provoca el planteamiento de un sin fin de interrogantes tales como ¿son nuestros estudiantes el fruto de una educación secundaria, que los instruyó en esas características que nosotros buscamos en ellos?, ¿Realmente podemos esperar tanto de ellos, si sus estructuras mentales no han sido acostumbradas a aquello? Parece que, en general, la respuesta es no, lo que se constituye en un reto para nuestra labor pedagógica y social.

Los estudiantes inician su camino universitario con serias falencias que no hacen otra cosa que disminuir las posibilidades de éxito en su proceso formativo. La respuesta negativa dada a las preguntas señaladas tiene que ver con aspectos complejos, que es preciso analizar, si se quiere abordar responsablemente el tema de la formación de profesionales con pensamiento crítico.

No resulta extraño el reconocer que vivimos tiempos caracterizados por cambios acelerados, en medio de una sociedad en pleno desarrollo. Diariamente se hace más necesario aprender continuamente y estar actualizado. En este contexto, nos vemos enfrentados a un acceso expedito y diverso de información, que a su vez se produce, se distribuye, se consume y se abandona a una velocidad cada día más acelerada, acarreando ello nuevas exigencias y desafíos a las personas y a los grupos sociales y por sobre todo, a la educación de los mismos.

Uno de estos desafíos tiene que ver con la necesidad de formar ciudadanos con capacidad de adaptación y aprendizaje, donde no basta simplemente con ser alguien informado. Vemos que este escenario requiere además de personas que asuman verdaderos roles de participación y colaboración, que actúen guiados por una ética abierta al entendimiento, siendo el diálogo su vehículo principal.

Lo anterior, implica contar con determinadas habilidades que hoy se asocian a determinadas competencias, individuales y cooperativas, que permitan hacer un buen uso de la información disponible y a su vez, generar nuevos contenidos. Esto se reafirma con lo planteado por M. Lipman (1990), al señalar que uno de los supuestos fundamentales que subyace a la idea de democracia ha sido el que los miembros de una sociedad de este tipo no deben simplemente estar informados, sino que deben ser reflexivos; no deben ser simplemente conscientes de los problemas sino que tienen que tratarlos de forma racional.

Un ciudadano responsable es aquél capaz de pensar críticamente, y de dominar estrategias propias del proceso reflexivo. Formar a un ciudadano responsable, supone formarle para que sea capaz de responder de forma adecuada a las exigencias planteadas por situaciones problemáticas, y su formación en este sentido, implica hacer un giro en cuanto a poner el acento en el desarrollo del pensamiento y no solo en el aprendizaje.

En la racionalidad que demanda este tipo de ciudadanía, distinguimos un escenario que nos lleva a reconocer una gran demanda por el ejercicio de un pensamiento crítico, creativo y colaborativo, lo que M. Lipman (1990) llama pensamiento complejo o de orden superior. Es así que mirándolo desde la perspectiva educativa, reconocemos una demanda fundamental por un docente con un rol más amplio que el de simple transmisor de conocimiento, esto es, un docente que es capaz de diseñar los ambientes y las experiencias de aprendizaje, facilitar la deliberación en la toma de decisiones de los estudiantes, así como aprovechar las oportunidades de aprendizaje que posiblemente irán generando los mismos alumnos.

Formar estudiantes para que sean capaces de pensar críticamente, no solamente sobre los contenidos académicos sino también sobre problemas de la vida diaria es un objetivo de gran relevancia, tanto para el sistema educativo como para la sociedad en general. Promover experiencias que estimulen el ejercicio del pensamiento crítico es fundamental en este mundo complejo, donde la información ya no es un problema pero sí lo es la valoración crítica de la misma.

 

Calidad educativa: Propuesta de mejora en RD

Tavito De Los Santos
Santo Domingo, RD

La educación constituye un sistema bien complejo, dado los factores asociados y los múltiples actores que intervienen en su proceso.  Al mismo tiempo resulta ser de gran relevancia  en la formación de los individuos y, consecuentemente, de la sociedad.

Esta naturaleza que reviste a la educación le atribuye un valor tan especial, a tal grado que la respuesta a su problemática trasciende una solución mecánica o meramente económica, evocando así el legendario refrán de que “las mejores cosas no se logran con dinero”.

Es por ello que en nuestro caso, República Dominicana, pese a las cuantiosas inversiones que se han hecho en el sector educativo, persiste una baja calidad en la enseñanza y el  rendimiento académico, de acuerdo a  diversas evaluaciones locales y regionales; como se muestra a continuación.

A nivel local podemos citar la Prueba de Inteligencia Académica Universitaria Dominicana (IAUD) aplicada por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en el año 2005, según la cual el 55% de los estudiantes de nuevo ingreso carecía de competencias suficientes para cursar carreras universitarias.

Otro dato preocupante lo aportó el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCyT) en el año 2013, cuando reveló que el 70% de los estudiantes de nuevo ingreso del Instituto Técnico Superior Comunitario (ITSC) reprobó la prueba de admisión en el área de Lengua Española; resultando más grave en el área de Matemática, donde reprobó el 90%.  En todo caso, las deficiencias que revelan dichas pruebas provienen del nivel medio.

En este orden les invito a hacer el presente ejercicio mental.  Si de 100 estudiantes universitarios sólo aprueban 24, es probable que juzguemos de deficiente al profesor, pues, reprobó el 76%; no obstante, si tomamos en consideración que sólo 30 tenían las competencias necesarias para dichos estudios, 24 equivale al 80% del universo calificado, y sólo le habrían reprobado 6, equivalente al 20%, lo que permite evaluar a ese profesor como bueno en promedio, lo cual lo justificaría o reivindicaría, pero esto sólo se logra mediante un análisis justo, consciente e imparcial y objetivo de la realidad, no sesgadamente.

En el año 2000 el LLECE, en su primer estudio, detectó un rendimiento académico bastante bajo en la República Dominicana.   El Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE) realizado en el año 2008 reveló que el 31.4% de los estudiantes de tercero de básica no alcanzó el primer nivel en Lectura, en una escala  del 1 al 4; en tanto que  el 47.8% de los estudiantes de sexto grado quedó en el nivel 1.

El Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo, conocido como TERCE, efectuado en Julio del 2015 y publicado por la UNESCO en el 2016 arrojó como resultado que República Dominicana se encuentra en un nivel muy por debajo de la media en el desempeño en Lectura y Matemática, tanto en tercero como en sexto grado de primaria, en comparación con los demás países estudiados, de un total de quince.

En ese sentido, de una media de 700 puntos, la República Dominicana obtuvo una puntuación en Lectura de 614 en tercero, y de 633 en sexto grado del nivel básico.   En tanto que en Matemática la puntuación alcanzada fue de 602  para el tercer grado, y de 622 para sexto.  En cada caso se encuentra por debajo del resto de los países evaluados de la Región.

En el otro extremo resulta encomiable el nivel que ostenta Chile, con  una posición insuperable por el universo de los países estudiados.  En este orden, el puntaje obtenido por Chile fue de 802 y 776 en Lectura, para tercero y sexto grados, respectivamente; y de 787 y 793 en Matemática.

Esta realidad nos lleva a plantearnos la siguiente interrogante: ¿Qué hacer para revertir estos alarmantes resultados de la calidad de la educación en República Dominicana?  Al mismo tiempo refleja la necesidad de repensar las políticas gubernamentales de mejora de la calidad educativa hasta ahora implementadas.

Propuesta al sistema educativo dominicano
Complementar la Evaluación de Desempeño de los profesores de todos los niveles con una evaluación por resultados, mediante la aplicación de pruebas de contenidos a los estudiantes y luego incentivar a los profesores que hayan logrado mayores cometidos en torno a los objetivos del programa.  Además de una reforma educativa que implique la formación en valores, principios y competencias; pues hemos de estar conscientes de que la mejora educativa se logra mediante un proceso complejo que va más allá de la inversión en  la infraestructura, alimentación, ampliación de horarios, aumento salarial.

Reforzar la política de promoción de los estudiantes en los niveles Básico, Medio y Superior. Pues, existen dos problemas que, a menudo, han sido tratados como un solo: en primer lugar, muchos estudiantes no están asimilando los contenidos y, segundo, los profesores los están promoviendo sin las competencias requeridas.