Devolverles los espacios públicos urbanos a  los niños

“El mayor problema de los niños en las ciudades es que nunca están solos entre ellos, sin adultos”, sostiene el psicopedagogo y dibujante Francesco Tonucci, también conocido como Frato.

Tonucci percibe que  los padres tienen  temor de permitirles a los niños desplazarse solos en el espacio urbano debido al tránsito vehicular y  a  la violencia, un fenómeno que el experto italiano considera tiene un sesgo mediático.  Explica que esto se debe en parte a  los efectos de la globalización,  y  también a la sobreinformación a través de los medios de comunicación, de realidades extranjeras y muchas veces distintas a la vernácula.

Este especialista  puso en ejecución el proyecto  La ciudad de los niños, en demarcaciones de Argentina, España  e Italia  donde  los pequeños se van solos a la escuela, y en el trayecto, como es el caso de Roma, pueden poner multas morales a los vehículos estacionados sobre  las aceras.

 ”Si devolvemos las plazas a los pequeños, no necesitamos ludotecas (salas infantiles de juego)”, asegura Tonucci, quien difunde esta iniciativa en  su libro Cuando los niños dicen ¡basta! Con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Un proyecto internacional del  Instituto de Ciencia y Tecnología del Conocimiento y el Consejo Nacional de Investigaciones en Roma.

Este maestro considera que las personas han  destruido las ciudades,  al tiempo que se cuestiona sobre si se podrán restaurar sin hacer algo creativo,  “Los adultos deben encargarse de que el barrio sea para todos y de ayudar a los niños”, acota,  a la vez que defiende que no se debe permitir que los más pequeños no puedan cruzar la calle porque los conductores se detienen sobre el paso de cebras, lo que para él supone considerar los carros como más importantes que los niños.

Asimismo, percibe que prevalece  un control permanente de  los pequeños, lo cual considera como el hecho más grave y el que afecta más negativamente la vida de un niño: ”Antes los niños podíamos salir de casa solos y pasábamos mucho tiempo libre sin control directo de los adultos. En ese lapso teníamos el desarrollo más fuerte. Era el tiempo del descubrimiento, de la maravilla, de la sorpresa, del placer. Estas experiencias se niegan hoy a los niños”.

Francesco Tonucci  considera que en la actualidad las condiciones sociales y ambientales de  las ciudades son peores, y exhorta a  los adultos a buscar posibles soluciones para que el barrio sea para todos, mientras asegura que si en la calle sólo hay vehículos, es peligrosa.

“En el Gran Buenos Aires se han puesto en marcha corredores escolares inspirados en mi propuesta. En ellos, la delincuencia ha bajado notablemente sin llamar a la policía. Los comerciantes y los ciudadanos ayudan a los niños. Este resultado nunca se habría obtenido con un aumento de la defensa. Cuanto más se cierra, más peligro. Cuanto más se abre, más seguridad”.

Lamenta que muchos niños vivan sin la posibilidad de elegir un compañero para jugar, a pesar de que un día deberán elegir un compañero para toda la vida, y no sabrán cómo  hacerlo. “Los pequeños están obligados a jugar con los compañeros, con los hijos de los amigos paternos o con los compañeros de las actividades extraescolares”.

“Son las dos caras del mismo problema. Por un lado, la imposibilidad de un pequeño de vivir cerca de otros niños porque muchos son hijos únicos, una situación que les resta autonomía. Por otro, el no poder salir de casa, encontrar otros niños y elegir un compañero de juegos” colige Tonucci.

10 trucos para enamorar a tus alumnos

Adriana 

En la actualidad hay un término en inglés que se ha popularizado enormemente en distintos campos y disciplinas, también en la educación. Se trata de la palabra “engagement”.

Un término, por otra parte, de no muy fácil definición pero que viene a definir un tipo de relación personal basado en la fidelización, en el compromiso y en la motivación. En mi caso prefiero un término que creo que nos es mucho más cercano a todos. Este término no es otro que enamorar.

¿Qué trucos podemos utilizar para enamorar a nuestros alumnos?

Vaya por delante que la intención de este artículo no es hacer que nuestros alumnos acaben rendidos a nuestros encantos. Nada más lejos de eso. A lo que me refiero con la palabra enamorar, es conseguir conectar con los alumnos, que se alegren de vernos, que esperen con ilusión la clase que les vamos a impartir, que sean capaces de ver en nosotros a un modelo, a alguien cercano. Esto para mí es lo que entiendo por enamorar a los alumnos y estos son algunos de los trucos que creo te pueden funcionar:

  1. Entra sonriendo. No digo nada nuevo al afirmar la importancia del lenguaje no verbal a la hora de comunicarse. Personalmente, la entrada en el aula es un momento al que le concedo muchísima importancia, porque en cierta manera puedes adivinar cómo se desarrollará la sesión lectiva. En mi caso siempre intento entrar con una sonrisa. Y entro con una sonrisa porque sé que es contagiosa, porque siempre habrá algún alumno que te devolverá en algún momento esta sonrisa. Con este alumno habrás conseguido conectar muy probablemente hasta el final de la clase. No entiendo el empeño de muchos docentes en entrar con el semblante serio o proyectando cierto enfado. No tengo muy claro que el semblante serio implique mayor control del aula y mayor disciplina. En mi caso, al menos, prefiero enseñar desde la sonrisa. Tiempo habrá si acaso de ponerse serios durante la sesión lectiva.
  1. Cuenta una anécdota. No hay mejor forma de conectar con un alumno que contando una anécdota. Una anécdota que puede ser nuestra o de otra persona. Las anécdotas, como las historias, tienen un enorme poder de seducción para los alumnos. Debemos ser capaces de poder usar estas anécdotas de una forma inteligente, ir dosificándolas a lo largo de una clase. Son una excelente forma de captar la atención, de disminuir conductas disruptivas, de encandilar a tus alumnos. Se puede y se debe enseñar contando historias, contando anécdotas. Y tan importante es contarlas como que nuestros alumnos también puedan hacerlo.
  1. Finaliza la clase con un vídeo. Este truco no falla nunca. Ya me he referido en otros artículos a la importancia de diversificar los distintos materiales de que disponemos. Aquellos que contamos en clases con equipos de audio y pantallas digitales o proyectores, conexión a internet, debemos aprovecharnos al máximo de estos recursos. Poniendo un vídeo al final de la sesión es una excelente forma de decirles a tus alumnos que han hecho un buen trabajo durante la sesión, que estás satisfecho y agradecido por ello, y que quieres recompensar este esfuerzo con un tipo de material que permite la distensión y la relajación. Es un momento para disfrutar con ellos. Yo os recomiendo que sean vídeos que no superen los cinco minutos y que, en la medida de lo posible, guarden relación con el currículo de la Unidad Didáctica que estés impartiendo. También hay que tener muy en cuenta un canal como el de Youtube, muy popular entre los alumnos.
  1. Aprende de tus alumnos. No hay mejor manera de enamorar que hacerles ver a tus alumnos que ese día ellos te han enseñado algo. Se trata de un truco muy sencillo, ya que puedes aprovechar las asignaturas que hayan tenido ese mismo día. La propia pizarra tradicional te dará un montón de pistas. Hazte el curioso, y deja que ellos te enseñen algo que saben, algo que para ellos tiene cierto valor y escúchales con atención, de forma activa, asintiendo con la cabeza. Hazles sentir importantes, hazles sentir que ellos también tienen algo que decirte.
  1. Da o presta algo que sea tuyo. En el maletín de un docente hay algunas cosas que nunca pueden faltar. Los pañuelos de papel son una de esas cosas. A los alumnos les encanta que les demos o prestemos algo. La acción de coger el maletín y sacar algo de dentro y dárselo al alumno es visto por muchos de ellos como algo muy a valorar. He hablado de pañuelos de papel, pero también puede ser material escolar. En este caso hazles ver que se lo prestas indicándoles que para ti es algo importante, que deben responsabilizarse de este material prestado. En ese momento estarás creando un vínculo entre tú y el alumno, y podrás aprovechar para hablar con él cuando te lo devuelva.
  1. Di o haz algo inusual. No te estoy pidiendo que hagas el payaso en clase. Para nada. De lo que se trata es de llevar a cabo algunas actuaciones que se salen de lo normal en una clase lectiva. Puede ser un gesto, un movimiento, cantar una canción, recitar un poema, cambiar el tono de voz, andar de puntillas hacia un alumno que está medio dormido…. Estas extravagancias tienen un poder tremendamente efectivo, porque descolocan al alumno y al mismo tiempo consigues arrancarle una sonrisa de complicidad. Haz de la sorpresa una de tus mejores armas para enamorar a tus alumnos.
  1. Intercambia los papeles. Muchos de ustedes saben el poder de atracción que tiene la silla del profesor en el aula. Cuántas veces habremos entrado en el aula y nos habremos encontrado con que hay un alumno sentado en la silla del profesor. Pues bien, a lo largo de la sesión lectiva puede ser un excelente recurso para enamorar a tus alumnos el intercambiarse los papeles. En mi caso me gusta hacerlo cuando estamos repasando algunos conceptos de una Unidad Didáctica. Lo que hago es sentarme en la silla de alumno y el alumno en la mía. Lo cierto es que se produce una situación que a los alumnos siempre les choca y os aseguro que, bien gestionada, hace que se produzca un momento de distensión en el aula.
  1. Convierte a un alumno en protagonista. No hay nada que nos guste más que sentirnos especiales. Pensad si no en vuestros aniversarios. Creo que no existe mejor manera de conectar con las personas que haciéndoles ver lo importantes que son para ti. Pues bien, os recomiendo que proyectéis esta idea en vuestros alumnos, que hagáis sentirlos especiales, que potenciéis sus cualidades y sus virtudes. Si así lo hacéis, lograréis establecer un vínculo que os beneficiará enormemente, porque la respuesta que tendrá ese alumno será de gratitud. Y la gratitud es una muy buena compañera para enseñar y para aprender.
  1. Crea expectativas. Tenemos que ser capaces de vender nuestro producto. Y hacerlo de la mejor manera posible. En el mundo del marketing el mejor producto es aquel que mejor se vende, independientemente de si es mejor o peor. Así que nosotros debemos vender aquello que enseñamos mediante la creación de expectativas. La creación de expectativas son muy útiles al inicio de una sesión lectiva. Una vez entréis en el aula, lo primero que debéis hacer es dar a conocer vuestro producto, lo que enseñaréis. Y hacerles ver que será algo único, especial, diferente, maravilloso, increíble. Estas expectativas serán recogidas por vuestros alumnos y os aseguro que la predisposición para su aprendizaje será mucho mayor.
  2. Bromea. En otros artículo he afirmado que se puede y se debe aprender jugando. Pues bien, en este artículo también quiero pensar que se puede y se debe aprender bromeando. Porque cuando bromeamos estamos enseñando a nuestros alumnos que nos podemos reír con la gente y no de la gente. Una broma dicha a tiempo es un arma tremendamente poderosa para establecer un vínculo emocional con tus alumnos. Favorece el lenguaje figurado, rebaja la tensión, crea distensión, sirve para establecer transiciones entre las diversas actuaciones en el aula.

Como pueden ver, estos trucos o consejos tienen una muy fácil realización dentro de un aula y son aplicables a todas las edades. En muchas ocasiones no somos conscientes de que las grandes clases se nutren de estas pequeñas actuaciones. Debemos reflexionar sobre cuál es nuestro papel en el aula y qué hacemos para captar la atención, para enseñar a nuestros alumnos, para seducirles con nuestras palabras y nuestros gestos, para, en definitiva, enamorarles. Esforcémonos entonces en ganarnos a nuestros alumnos, para que este enamoramiento les propicie una mejor predisposición en sus procesos de enseñanza-aprendizaje

Fuente: auladeideas.com

Design Thinking: Aprender haciendo

Hainan Reynoso Uribe

El Design Thinking es un esquema de pensamiento mediante el cual se trata de entender la realidad o las necesidades de los usuarios con el objetivo de ofrecerles soluciones o salidas innovadoras.
Esta metodología fue utilizada por primera vez por los estudiantes de diseño industrial de la Universidad de Stanford, en California, en 1970 y su traducción más precisa o comprensible sería pensar de “la forma en la que piensan los diseñadores”.

Se trata del modelo de pensamiento que le reporta pingües beneficios a la mayoría de las grandes industrias tecnológicas, cuyos “juguetes” evolucionan a la par de las demandas de los ávidos y exigentes usuarios de dispositivos electrónicos, quienes buscan simplificar su agenda de trabajo.

En la República Dominicana el Design Thinking fue introducido como propuesta pedagógica por Alci Cruz. En ese sentido la Página LEA de LISTÍN DIARIO conversó con el precursor local de este abordaje diferente del proceso de aprendizaje y del caso de éxito educativo que le antecede en la incipiente, pero vanguardista Comunidad Educativa Conexus.

“Aterrizándolo en el contexto educativo, –el Design Thinking – nosotros realizamos con nuestros estudiantes una experiencia que la llamamos ‘Genius Day’” precisa Cruz.
Los resultados de las investigaciones en neurociencia establecen que la motivación y la emoción son indispensables para fijar los conocimientos en el cerebro humano. Es por esto que, según Cruz, el centro educativo les plantea como reto a sus estudiantes generar un prototipo o un diseño, aplicando el Design Thinking, para responder de forma creativa a temas sociales.

El desafío es que los alumnos logren comprender de manera empática una situación que puede ser personal, colectiva, académica, científica, tecnológica o medioambiental, y resolverla haciendo uso de la ciencia y de las matemáticas, mientras se divierten. “Es una forma de abordar la realidad para resolver problemas de forma creativa, y su fin último es la innovación”, precisa Alci Cruz.

Con este cambio de paradigma se desdibuja la otrora figura del docente como fuente de información y conocimiento, y es el niño o adolescente que, empoderado del proceso, acude al docente cuando necesita asistencia o esclarecer conceptos “pero no depende del profesor”, enfatiza Alci Cruz. En el transcurso, los pequeños científicos se divierten, se sienten útiles e importantes, a la vez que adquieren y fijan conocimientos.

En este modelo –precisa Cruz- lejos del esquema vertical tradicional, el maestro es un orientador y detector de los talentos de los estudiantes. Se trata de lo opuesto al estereotipo que tenemos de la figura que llega al aula a dar cátedras, porque es él quien tiene conocimientos y no admite concesión a otro ideal. Los proyectos ejecutados por los alumnos de la Comunidad Educativa Conexus, en sus escasos cuatros años de fundación, dan testimonio de la efectividad de la metodología.

Un ejemplo práctico es el diseño elaborado por los chiquitos de séptimo, de apenas 12 y 13 años de edad, sobre el cual Cruz recuerda que: “Le pusimos el tema de la nutrición y hubo un grupo que identificó el tema de los niveles de azúcar en sangre en los diabéticos. Entonces generaron un prototipo de una pulsera -que a través de un contacto con la piel- pudiera automáticamente detectar como estaba el nivel de azúcar del paciente e inyectarle insulina”.

Cruz narra que, para ellos generar esa idea primero tuvieron que ponerse en el lugar de un diabético, investigar sobre esa condición, y en el proceso, no estaban memorizando datos, sino que estaban buscando información para ponerla al servicio de los demás”. Cruz finalmente colige de esta experiencia que, en la educación actual, “la mera repetición de rutinas ya no resuelve problemas, más bien los genera”.

Facebook cierra grupo polémico de la Universidad de los Andes

El grupo Chompos Ásperos Reloaded, creado en Facebook por estudiantes de la Universidad de los Andes, fue cerrado por la red social, al parecer por el contenido ofensivo que compartían sus integrantes con sus más de 56.400 seguidores. En el transcurso del día, los administradores crearon otro grupo que alcanzó a recoger en unas horas más de 5.000 seguidores, pero este también fue clausurado antes de terminar el día.

Aunque Facebook no ha confirmado oficialmente la razón por la cual cerró dichas páginas, dentro de las políticas de la red social establece que aquellos perfiles o grupos que publiquen contenido ofensivo e insultante serán cancelados.

El grupo de los Chompos ha estado involucrado en el último año en varios escándalos por el acoso a estudiantes y profesores de la institución educativa. Los casos más recientes fueron el de la profesora Carolina Sanín y el de la estudiante Sol Fonseca, y también se burlaron de los estudiantes Ser Pilo Paga.

“Se publican constantemente imágenes y comentarios racistas y ofensivos que se burlan de la pobreza. También se mofan de temas como el cáncer, la esclavitud, las características físicas de algunos compañeros y hasta del holocausto judío”, aseguró un estudiante de la Universidad de los Andes que no quiso revelar su nombre.

En el nuevo grupo, antes de que lo volvieran a cerrar, aparecían cuatro administradores, todos son perfiles falsos. Uno de ellos, ‘Juan Alexander Cruz Kenneth’, aseguró que Facebook no les dio ninguna explicación, “solicitamos la revisión de la decisión, pero fue negada”. También expresó que “no les gusta lanzar acusaciones sin tener evidencia alguna, pero lo más probable es que la causa sean denuncias masivas”.

La razón para mantener el anonimato, según explica Cruz, es que miembros del grupo han recibido amenazas, “en algunos hasta de muerte”, aseguró.

La noticia del cierre de esta página coincide con el fallo de tutela que se conoció el martes por parte de un juez de Bogotá, el cual obliga a la Universidad de los Andes a reintegrar a la profesora Carolina Sanín a la institución educativa y también a enviar los documentos que la docente entregó donde evidencia acoso por parte de este grupo de Facebook a la Fiscalía General de la Nación.

Según el administrador de Chompos, el grupo existe como un espacio de esparcimiento dentro de la comunidad universitaria, y asegura que, “sabemos que el sentido del humor del grupo no es para todo el mundo”. Cruz reconoció que hay casos en los que se han excedido en sus comentarios y dijo “a mis ojos hacer memes no es matoneo, se busca mostrar un problema presente en nuestra sociedad utilizando el humor”.

En su página de Facebook, la profesora Carolina Sanín expresó que “es importante que reflexionemos, como sociedad, sobre la diferencia entre atacar a alguien por quien es y criticarlos por lo que hace. Es importante que pensemos en la diferencia entre sátira y cinismo, entre burla y mera crueldad”.

Fuente:  El Tiempo

Padres convierten su casa en escuela para sus hijos

Con el argumento de que “nadie educa mejor a los hijos que sus propios padres”, Ana Karen Copado decidió impartir la educación básica a su hijo Mateo aplicando el sistema denominado Escuela en Casa. La familia es vecina del Fraccionamiento Real del Sol, en Tlajomulco, y pocas escuelas públicas están cerca del domicilio. Además, se ubica en una parte del municipio en la que, según habitantes, constantemente se registran problemas de inseguridad.

Por eso, para alejar a su hijo de este panorama, optó por sumarse al programa que ofrece la organización jalisciense “A Todas las Naciones”. Allí le otorgaron el material para impartir el nivel preescolar a su hijo. Además, semanalmente recibe asesoría de docentes encargados de diseñar el programa y ella se encarga de planear clases, horarios y actividades educativas combinadas con las responsabilidades del hogar.

“Los padres tienen más paciencia. Tú sabes cómo es tu hijo y cómo va a aprender o de qué manera se le puede llegar para que aprenda las cosas más rápido”, relata Ana Karen.

Pero la forma en la que decidió educar a Mateo no es bien vista por familiares y vecinos; piensan que el niño es sometido a un encierro o que eventualmente tendrá problemas para desenvolverse con los demás. Ana sostiene que ocurre todo lo contrario: “Se les nota la diferencia: son autodidactas e independientes. Hasta cierto punto aprenden más que en las escuelas públicas”.

Óscar Joel García Membrillo, coordinador del proyecto Escuela en Casa, explica que desde hace 18 años promueven esta modalidad. Actualmente atienden a 120 estudiantes de preescolar, primaria y secundaria (para los del nivel bachillerato se apoyan con Prepanet, del Tec de Monterrey). La dinámica consiste en que los padres o tutores imparten las materias en una planeación diseñada a sus tiempos, por cinco horas diarias. Quienes concluyen sus estudios deben certificarse ante la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) con un examen de conocimientos.

De acuerdo con la Secretaría, sólo tres casos han solicitado dicha validación; otras 80 personas se han acreditado ante la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Fuente: El Informador.mx

El deshielo del Ártico altera la migración de las belugas

Tras varias décadas de seguimiento a las belugas, los científicos han probado que al menos una de las poblaciones estudiadas retrasa su migración hacia el sur, con el riesgo de quedar bloqueadas

La de las belugas, Delphinapterus leucas, es una especie de cetáceo relativamente poco estudiada que habita en la regiones ártica y subártica de nuestro planeta. Estas se caracterizan por ser algunas de las áreas con las condiciones de vida más duras del mundo. Ahora, informa la agencia SINC, un nuevo estudio revela que estos mamíferos marinos son susceptibles a los cambios en su entorno, sobre todo a los producidos por el deshielo.

Existe la incertidumbre para los científicos de si estos actúan beneficiosa o perjudicialmente para la especie.

Vía satélite, un equipo liderado por la Universidad de Washington, ha realizado el seguimiento de los movimientos migratorios de dos poblaciones de belugas entre las décadas de 1990 y 2000, analizando sus vocalizaciones durante seis años para comprobar cómo sus hábitos se adaptan al deshielo marino cerca de Alaska. La investigación, publicada en la revista Global Change Biology, ha puesto de manifiesto que, aunque no afecta por igual a las distintas poblaciones, la pérdida de hielo ártico altera la migración anual de estos cetáceos. Sin embargo existe aún la incertidumbre para los científicos de si estos actúan beneficiosa o perjudicialmente para la especie.

Donna Hauser, autora principal e investigadora en el Centro de Ciencia Polar de la universidad estadounidense comenta a SINC que: “el mensaje más importante con el que nos quedamos es que las belugas pueden responder de manera relativamente rápida a los cambios en su entorno, por lo tanto no podemos esperar una respuesta uniforme en todas las poblaciones de belugas”.

Reaccionar al cambio climático

Las dos poblaciones de belugas analizadas son genéticamente muy distintas. Pasan los inviernos en el mar de Bering y después nadan hacia el norte a principios del verano, cuando el hielo marino se derrite y las aguas abiertas permiten el paso hacia los mares de Beaufort y Chukchi. Durante todo el verano se alimentan de peces y vertebrados antes de viajar de vuelta al sur en el invierno.

Sin embargo, cada nuevo otoño, debido al calentamiento global, el hielo marino tarda cada vez más tiempo en formarse. Esto obliga a la población de Chukchi a adaptarse a los cambios y retrasar en al menos un mes su migración hacia el sur. Por una parte esto puede resultar beneficioso para las belugas, ya que pueden estar ganando recursos alimentarios importantes. No obstante, este retraso puede propiciar que estas queden bloqueadas en su migración hacia el sur si el hielo se congela rápidamente y las coge desprevenidas.

Por el contrario, los individuos de Beaufort mostraron indiferencia al deshielo. Para los científicos, es posible que los cetáceos de esta población tengan la costumbre de alimentarse en cualquier lugar que requiera moverse antes en el otoño, independientemente de las características del hielo, por lo que no se vería afectada.

Aunque ambas poblaciones reaccionen de manera distinta,los investigadores subrayan que unos cambios que se están produciendo rápidamente; tan solo diez años para unos mamíferos que pueden llegar a vivir sesenta. Los patrones migratorios que han heredado generación tras generación parecen estar cambiando a lo largo de sus vidas, añaden. En este sentido Kate Stafford, coautora del estudio y oceanógrafa en el Applied Physics Laboratory de la Universidad de Washington recalca que: “las predicciones de los efectos del cambio climático hacen presumir que los animales tendrán modificar su presencia estacional en la región”.

“Al menos una población de belugas se está adaptando a los rápidos cambios del entorno. No podemos estar seguros, pero podría ser un buen comienzo para documentar cómo las especies del Ártico están reaccionando a las condiciones cambiantes”, concluye.

La importancia del arte en el ser humano

Gabriela Mejía

En las últimas décadas investigadores, educadores y artistas han dedicado interés en estudiar cómo la presencia del arte en la vida del ser humano puede impactar de manera positiva a su desarrollo y bienestar.

En su publicación en el año 2012, la NEA (National Endowment of Arts de los Estados Unidos) muestra cómo los jóvenes de un estatus socioeconómico bajo con acceso a las artes, obtuvieron mejores resultados académicos, mejores oportunidades laborales y un mayor compromiso cívico que aquellos jóvenes que no tuvieron ningún acceso a las artes.

Gracias a estas investigaciones el arte está cada vez más presente en nuevas metodologías educativas. Artful Thinking, programa desarrollado entre el año 2004 y el año 2006 por el Project Zero de la escuela de Harvard, se concentra en observar el arte más que en hacer arte, ayudando a los estudiantes a desarrollar estrategias de pensamiento que promueven el aprendizaje significativo no sólo en las artes sino en otras áreas del currículo escolar. Artful Thinking tiene como objetivo principal ayudar a los maestros a integrar el arte en su currículo como una manera de fortalecer el pensamiento y el aprendizaje de sus estudiantes.

De igual forma, el arte ha sido utilizado en terapias psicológicas hace décadas atrás, obteniendo resultados efectivos en pacientes con tratamiento clínicos y no clínicos tales como el desarrollo de la autoestima en adolescentes, reducción del estrés, mejora en la fluidez, volumen y pausa al hablar yotros resultados comprobados en distintos estudios. Recientemente, hemos visto de manera más comercial, el arte como terapia para adultos en los libros de colorear para adultos.

Como educadora, reconozco que una de las tantas fallas de nuestro sistema educativo es la implementación de una metodología de enseñanza tradicional y obsoleta donde equivocarse y detenerse a pensar es sinónimo de castigo y pérdida de tiempo, donde existen preguntas que “no son importantes en este preciso momento” y la creatividad parece ser una cualidad que unos tienen y otros no, causando así una falta de interés por el aprendizaje en nuestros niños, jóvenes y adultos.

En búsqueda de mejorar esta situación, he participado junto a otros educadores y artistas en programas que, al igual que Artful Thinking, utilizan el arte (la música, las artes visuales y la danza), como punto de partida para lograr el aprendizaje de contenidos históricos, lingüísticos, matemáticos y científicos y a la vez, lograr el desarrollo de habilidades y destrezas tales como el pensamiento crítico y el trabajo colaborativo. La integración del arte dentro del aula permite la creación de una cultura de pensamiento, donde las actividades están basadas en tres factores principales: la observación, la reflexión y el intercambio de ideas. Si nos detenemos a pensar, estos tres factores son esenciales para el individuo de nuestra actualidad y son fomentados y realizados diariamente de manera superficial en la escuela y lugares de trabajo.

Por otra parte, fomentar el pensamiento a través del arte ha sido implementado dentro de distintos museos y galerías en sus programas de apreciación artística y talleres de arte para todas la edades, con la idea de proveer a los visitantes, distintas formas de explorar y conectarse con la obra. La Galería Nacional de las Artes de Chicago (NGA) ofrece una variedad extensa de recursos para maestros y familias llevando el arte al aula y a la casa de manera práctica y divertida.

En nuestro país, El Centro León con su programa Piensa en Arte, provee una guía didáctica para docentes donde se vinculan los contenidos de las exposiciones permanentes del Centro León con los contenidos del currículo escolar Dominicano.

Desde el año 2008, el Ministerio de Cultura junto a otras instituciones inició hace varios años el programa “Noche larga de los Museos”, permitiendo el acceso gratuito a todo el público a nuestros museos, pero ¿realmente el público que asiste a estos eventos está conociendo y apreciando los espacios y lo que tienen que ofrecer?

Los investigadores han determinado que el visitante promedio a los museos de arte pasa de 15 a 30 segundos frente a una obra. Me atrevo a decir que de estos 15 a 30 segundos, algunos son dedicados a tomar una foto de la obra para compartirla en las redes sociales. La pregunta entonces es ¿Por qué pasa un visitante al museo tan poco tiempo frente a una obra? ¿No le interesa, no la entiende o no sabe cómo interpretarla?

Si bien es cierto, la sociedad ha catalogado el arte como una actividad intelectual y elitista, incapaz de ser comprendida y apreciada por quienes no forman parte de este círculo de intelectuales, donde sólo aquellos que tienen poder adquisitivo para comprar las obras pueden apreciarlas. Sumado a esto, la falta de comprensión de muchos artistas modernos con la famosa frase “eso lo pude haber hecho yo” o “eso parece hecho por un niño”. Con estas ideas han transcurrido generaciones de individuos que no sólo han sido educados en un sistema que les impide pensar y reflexionar, sino peor aún, individuos con temor a equivocarse y sensibilizarse. Nuestro sistema educativo ha formado individuos lejos de las artes, con la idea de que no son creativos y huyen de visitas a espacios culturales por miedo a ser rechazados y por no tener la respuesta correcta durante el proceso de apreciación o entendimiento de la obra.

Entonces ¿cómo podemos fomentar la visita a nuestros espacios culturales? Para responder esta pregunta debemos abrirnos a ciertas ideas:

Siendo la primera entender que cometer errores y buscar respuestas más allá de correctas e incorrectas nos abren múltiples caminos hacia el aprendizaje.

También es necesario que intentemos hacer las cosas un poco más despacio. La sociedad nos ha acostumbrados a hacer las cosas de manera muy acelerada hasta el punto que tenemos la intención de percibir emociones y captar mensajes dentro de un museo, al mismo ritmo que navegamos por Instagram.

Por último y considero que es la idea más importante, debemos cambiar la cultura de que los niños son sólo niños y que no pueden realizar tareas difíciles y complejas como interpretar una obra de arte. Actividades tales como: observar, reflexionar y compartir, pueden y deben ser realizadas por individuos de cualquier edad.

Tomando en cuenta estas ideas, es momento de que los integrantes de la familia empiecen a tener juntos experiencias significativas, fuera de los centros comerciales. La visita a un museo o una galería de arte puede ser un momento enriquecedor para todos, donde la arquitectura, la iluminación, el contenido y la actividad de observar arte salen de nuestra rutina diaria y nos hace pensar e intercambiar ideas.

Estar en contacto con las artes nos trae múltiples beneficios tales como la interpretación de un lenguaje visual, el entendimiento y la expresión de conceptos abstractos, la estimulación de un pensamiento de alto nivel, promueve la creatividad, la reflexión, el desarrollo del pensamiento crítico y un sin número otros beneficios.

 Fuente: casaquien.com

Una niña guía a los bomberos en su rescate tras accidente

Una mujer de 41 años y su niña de 10 resultaron heridas la noche del miércoles tras salirse de la vía y caer por un desnivel de unos siete metros por causas que se desconocen. El accidente se produjo cuando circulaban por la AS-22, en las inmediaciones de la localidad de Piantón, en Vegadeo. Fue la pequeña la que logró guiar a los bomberos hasta el lugar del suceso, según ha informado el SEPA.

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió el aviso y en la llamada indicaban que se habían salido de la vía y habían caído por un desnivel pero desconocían dónde se encontraban.

Así, según el SEPA, la mujer estaba muy nerviosa y fue la niña la que, en todo momento, con las indicaciones que se le fueron facilitando, explicó lo que había sucedido. Detalló cómo se encontraban y además, fue también la menor, la que envió con el teléfono su localización GPS. El lugar que indicaban las coordenadas era una zona muy amplia por lo que, en conversación con la pequeña, los bomberos fueron rastreando la zona en colaboración con Guardia Civil y sanitarios.

La dotación hacía sonar las sirenas y, a través del 112, la niña indicaba si las estaba oyendo y respondía tocando la bocina del vehículo hasta que las ubicaron. El turismo estaba completamente cubierto de maleza y había quedado a metro y medio del río Suarón.

Tras acceder hasta las afectadas y ayudarlas a salir del coche, los bomberos tuvieron que desbrozar la zona para colocar una escalera hasta el río y ayudar a cruzar a las dos heridas hasta la otra orilla donde les esperaban los servicios sanitarios. Las dos fueron evacuadas al Hospital de Jarrio y a expensas de más pruebas y hasta nueva valoración médica, su pronóstico es leve.

Fuente: elmundo.es

¿Por qué un niño no quiere ir a la escuela?

Dr. Javier Martínez Dearreaza

El asistir a la escuela es un evento excitante y agradable para muchos niños pequeños. Para otros es una verdadera tragedia, ya que conlleva intenso miedo o pánico. Los padres suelen preocuparse mucho cuando regularmente el niño manifiesta estar enfermo y pide quedarse en casa y no asistir a la escuela.

El no querer asistir a la escuela puede ocurrir en cualquier momento, pero es más común en niños entre cinco y siete años, y entre los niños entre 10 y 13 años, que son momentos en que ellos están enfrentando nuevos retos. En los primeros están dejando la casa y comenzando la escuela elemental, estos niños pueden estar padeciendo un temor paralizante por tener que dejar la seguridad de la familia y el hogar.

Es muy difícil para los padres hacerle frente a este pánico infantil y a la negación de asistir a la escuela, pero estos temores se pueden vencer exitosamente con ayuda del psiquiatra.

En los niños entre los 10 y los 13 años tampoco es infrecuente que se nieguen a ir al colegio, hasta un 25% de los niños en algún momento de su escolaridad se niegan a ir a la escuela. A esa edad, en general abandonan el entorno acogedor de la primaria para pasar al caos de la escuela secundaria y a la confusión que les produce relacionarse con varios profesores al mismo tiempo.

A esto se suma también los problemas hormonales propios de esta edad. Muchos niños sufren crisis de autoestima y de la propia imagen, exacerbados por el hecho de que pasan de ser los mayores y más experimentados de la escuela primaria a ser los más chicos y los más inexpertos de la escuela secundaria.

Negarse a ir a la escuela en los niños pequeños puede aparecer después de un período en que éste ha estado en casa en compañía de sus padres y se ha apegado a ellos, esto pude suceder después de las vacaciones, de los días de fiesta, después de una breve enfermedad. Puede suceder también después de un evento que les produzca estrés, como puede ser la muerte de un familiar, un cambio de escuela, un cambio de domicilio, etc.

El niño puede quejarse de dolores de estómago, de garganta o dolores de cabeza justo antes de ir al colegio, lo que preocupa a los padres y esto hace que decidan no enviar al niño a clases. La enfermedad se mejora o desaparece cuando se le permite quedarse en casa, pero reaparece al día siguiente antes de ir a la escuela. En algunos casos, el niño se niega por completo a salir de casa. Como el pánico surge al dejar la casa, y no por estar en la escuela, el niño por lo general está tranquilo una vez que está en la escuela.

La Clínica San Francisco, un ONG y el Dr. Martínez han elaborado un plan de asistencia que funcionará todos los días jueves, para las personas de escasos recursos, por favor póngase en contacto con la clínica para mayor información.

Los niños con un temor irrazonable a la escuela pueden:

1. Sentirse inseguros si se quedan solos en un cuarto.

2. Demostrar apego excesivo en su comportamiento.

3. Demostrar una preocupación o temor excesivo acerca de sus padres o que puedan hacerse daño.

4. Ser la sombra de su padre o de su madre en casa.

5. Tener dificultad para dormir.

6. Tener pesadillas.

7. Tener temor exagerado hacia los animales, monstruos y ladrones.

8. Temer quedarse solos en la oscuridad.

9. Pueden tener rabietas severas cuando se les obliga a ir a la escuela.

Tales temores son comunes en los niños que sufren problemas e ansiedad por separación. Cuando llegan a ser adultos pueden sufrir de ansiedad y trastornos de pánico. El niño puede desarrollar serios problemas escolares y sociales si deja de ir a la escuela y de ver a los amigos por un período determinado de tiempo debido a los miedos y a la ansiedad.

Cuando un niño tenga persistentes temores, los padres deben preocuparse por esta condición, lo más aconsejable es llevarlo donde un profesional de la salud mental.

En el caso de los niños entre 10 y 13 años, la causa más común de rechazo al colegio son las amenazas que reciben por parte de sus compañeros. A los niños que amenazan o se burlan de ellos en el colegio, suelen experimentar mucha ansiedad al momento de asistir a clase. Algunos niños evitan ir porque tienen algún trastorno de aprendizaje no diagnosticado.

Los síntomas frecuentes de rechazo a ir a la escuela a esta edad son: agresividad, apego a los padres o a otro adulto, comportamiento desafiante, excesiva búsqueda de seguridad, negativas para levantarse o prepararse para ir a la escuela, huida de la escuela o de casa , mal humor, rabietas y llanto.

Existen cuatro situaciones que junto con ansiedad y depresión pueden provocar el rechazo al colegio: puede sufrir angustia frente a los profesores, a los estudiantes, al bus escolar o al aula. En este caso, el joven quizá busque recibir atención de sus padres al quedarse en la casa o querer acompañarles al trabajo.

Otra posibilidad es que el joven considere el quedarse en casa como una experiencia agradable que le permita dormir hasta tarde, mirar televisión, conectarse a Internet, jugar con los videojuegos o dedicarse al consumo de alcohol, drogas o realizar actos delictivos. Si no se trata esta conducta de rechazo en el corto plazo, los niños que no van al colegio bajan el rendimiento escolar y se alejan de sus amigos.

Los problemas más comunes por el abandono del colegio en el largo plazo incluyen el abandono de los estudios, las conductas delictivas, las privaciones económicas, el aislamiento social, los problemas matrimoniales y la dificultad para conservar un trabajo. Si un joven no recibe el tratamiento necesario, la conducta de rechazo a la escuela puede provocar futuros trastornos de ansiedad, de personalidad o depresión.

Los trastornos de la mente causan muchas dificultades en el ámbito familiar, social y laboral, estos trastornos no se deben a debilidad o incapacidad de las personas, lo que sucede es que el cerebro es un órgano de nuestro cuerpo y puede enfermarse en cualquier momento. Si usted, un miembro de su familia o un amigo llegasen a tener un problema mental lo más aconsejable es visitar al especialista.

Fuente: Elnuevodiario.com.ni

Llegar puntual a la escuela

Pili Biarge

Llegar puntual al colegio  y bien preparados ayuda a los niños a tener éxito en los estudios. Los niños que llegan a tiempo a la escuela, sin nervios, bien desayunados, que llevan los útiles escolares que van a necesitar y los trabajos hechos tienen más seguridad en si mismos y asisten más contentos a las clases.

¿De qué depende llegar con puntualidad al colegio?

En mi opinión, la llegada a tiempo al colegio depende por partes iguales de los niños, y del conjunto de la familia. Por supuesto, es la familia quien educa a sus hijos para que colaboren y adquieran la responsabilidad necesaria para llegar a tiempo. Hay niños que tienen dificultades en adquirir el hábito de la puntualidad y hay familias que tienen dificultades en organizarse.

Disfrutar del tiempo suficiente para prepararse por las mañanas depende de cómo los adultos las han planificado y organizado. Toda la familia ha de conocer y tener asumido el horario, con la posibilidad de encontrar soluciones a los imprevistos y a las posibles fricciones de convivencia. La familia se levanta descansada y se saluda con alegría dispuesta a enfrentarse al nuevo día con ilusión. Todos son conocedores del tiempo que se necesita para prepararse y a qué hora es conveniente salir de casa.

Los niños deben de colaborar en la rutina según sus posibilidades: lavarse, vestirse, cepillarse los dientes. A ser posible siempre es preferible desayunar todos juntos. Las pequeñas fricciones de convivencia deberían estar resueltas: quien entra primero en el cuarto de baño y durante cuanto tiempo. Los problemas entre hermanos tienden a solucionarse solos excepto si hay un sentimiento de injusticia donde deben intervenir los adultos.

¿Cómo deberíamos de calcular el tiempo necesario?

La estimación del tiempo necesario depende de las actividades de la mañana y del descanso del día anterior. Una familia cansada no suele ser puntual. ¡La calidad de vida, cuenta!

Para calcular el tiempo de la mañana hace falta ser realistas: no se trata de una carrera sino de empezar el día disfrutando. En familia, todos sabemos quien es la más “dormilona”, quien intenta “colarse” en algún momento y quien es el más “tardón”. Se trata de aceptar, de respetar y de educar. Sería conveniente practicar este horario antes de decidir qué actividades extraescolares se pueden escoger.

Es la hora de irse a dormir la que se ha de adaptar al despertador. Los niños no deberían realizar actividades extraescolares que les obliguen a levantarse con sueño o mal preparados. Los deberes no acaban hasta que la cartera no está bien preparada para el día siguiente. Son los niños los que saben y se han de responsabilizar de lo que necesitan para el día siguiente. Y… por supuesto, han de tener un tiempo para organizarse la cartera, el equipo y mirar la agenda.

No llegar puntual al colegio raras veces se debe a la irresponsabilidad pero si a la imprevisión, a la falta de comunicación, al injusto reparto de obligaciones o a la mala calidad de vida.