Esta es Patty, la ‘profesora’ que ladra y camina a cuatro patas

Empezó como ayudante para el alumnado con necesidades especiales pero, poco a poco, esta labrador retriever también se ha lanzado a enseñar educación emocional y todo tipo de contenidos en las aulas de Infantil del colegio Santa Magdalena Sofía de Zaragoza. El docente Tomás Martín nos cuenta cómo.

Estudios como el llevado a cabo por psicólogos de la Universidad de Goldsmiths de Londres afirman que los perros responden a las emociones humanas con empatía buscando el contacto físico a modo de consuelo. Además, el aprendizaje a través de la interacción directa con animales también aporta múltiples beneficios.

Patty

Partiendo de esta idea, y teniendo en cuenta que en nuestro centro apostamos por el desarrollo conjunto de capacidades y corazón, creamos el proyecto ‘Patty, una profe diferente’, enmarcado dentro de la etapa de Educación Infantil.

¡Un perro como profesor!

Llevamos desde el curso 2015-2016 trabajando con un labrador retriever de cinco años adiestrado como perro señal y como perro de educación. Se llama Patty y fue entrenada por la Fundación CANEM para trabajar con estudiantes con necesidades educativas especiales y, precisamente, para ello entró en nuestro colegio. Su presencia y el contacto con la perrita facilitan la enseñanza sobre la importancia de las relaciones con otros seres vivos, el respeto por la naturaleza y enriquece cada experiencia de aprendizaje.

Patty

A partir del siguiente curso, tras constatar los beneficios que obtuvieron los alumnos con diversidad funcional, consideramos oportuno llevar a Patty paulatinamente a todas las aulas de Infantil para reforzar los conceptos propios de esa etapa. El proyecto se inició con pocas sesiones con el objetivo de conseguir una adaptación bidireccional.

Educando en emociones

Luego, decidimos readaptar su trabajo hacia la educación emocional. Así, con ayuda de un docente, enseñó al alumnado a gestionar sus sentimientos ante distintas situaciones:

Patty
  • Reconocer emociones positivas y negativas en los demás y en sí mismos.Para hacerlo posible utilizamos el cuento ‘El monstruo de los colores’ donde, con la observación activa de Patty, identificaban los rasgos del rostro asociados a cada emoción. Se trata de un ejercicio de observación para el autoconocimiento.
  • Controlar la ansiedad y la aceptación de las emociones. Observando a la perra retriever, los niños descubren trucos para poder controlar y expresar emociones que a veces no saben cómo gestionar.
  • Trabajo en el autocontrol y el pensamiento positivo. En las sesiones semanales de Mindfulness, el rol de Patty es el de ‘anclaje’ para que los estudiantes aprendan autocontrol y estrategias para reconocer y modificar las emociones negativas.

Además de su presencia en las horas de educación emocional, Patty también es un elemento motivador para la introducción de temas transversales, proyectos y contenidos de aprendizaje. Durante los recreos es un recurso socializador especialmente para aquellos estudiantes a los que les cuesta más establecer lazos con sus iguales.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

Depresión y suicidio en adolescentes

Uno de cada cinco adolescentes sufre de depresión en algún momento. Su hijo adolescente puede estar deprimido si se siente triste, melancólico, infeliz o abatido. La depresión es un problema grave, más aun si estos sentimientos han tomado el control de la vida de su hijo.

Sea consciente del riesgo de depresión en adolescentes

Su hijo adolescente está en mayor riesgo de depresión si:

  • Los trastornos del estado de ánimo se dan en su familia.
  • Experimenta una situación estresante en su vida como una muerte en la familia, divorcio de los padres, intimidación, ruptura con un novio o una novia, o mal rendimiento en la escuela.
  • Tiene baja autoestima y es muy crítico de sí mismo.
  • Se trata de una niña. Las adolescentes tienen el doble de posibilidades de sufrir depresión que los varones.
  • Tiene problemas para socializar.
  • Presenta trastornos de aprendizaje.
  • Tiene una enfermedad crónica.
  • Tiene problemas familiares o problemas con sus padres.

Conozca los síntomas de la depresión

Si su hijo adolescente está deprimido, usted puede observar algunos de los siguientes síntomas comunes de la depresión. Si estos síntomas duran 2 semanas o más, hable con el médico que lo atiende.

  • Irritabilidad frecuente con brotes repentinos de ira.
  • Mayor sensibilidad a la crítica.
  • Quejas de dolores de cabeza, de estómago u otros problemas corporales. Es posible que su hijo vaya mucho a la enfermería de la escuela.
  • Retraimiento de personas como los padres o algunos amigos.
  • No disfrutar de las actividades que por lo general le gustan.
  • Sentirse cansado durante gran parte del día.
  • Sentimientos de tristeza o melancolía la mayor parte del tiempo.

Observe cambios en las rutinas diarias de su adolescente que puedan ser un signo de depresión. Las rutinas diarias de su hijo pueden cambiar cuando está deprimido. Usted puede notar que su hijo tiene:

  • Problemas para dormir o está durmiendo más de lo normal
  • Un cambio en los hábitos alimentarios, como no tener hambre o comer más de lo habitual
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas para tomar decisiones

Los cambios en el comportamiento de su hijo también podrían ser un signo de depresión. Podría tener problemas en casa o en la escuela.

  • Desmejoramiento en las calificaciones escolares, la asistencia, no hacer las tareas
  • Comportamientos de alto riesgo, como conducir de manera imprudente, tener sexo sin precaución o el hurto en tiendas
  • Alejamiento de la familia y los amigos y pasar más tiempo a solas
  • Bebida o consumo de drogas

Los adolescentes con depresión también pueden tener:

  • Trastornos de ansiedad
  • Trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA)
  • Trastorno bipolar
  • Trastornos alimentarios (como la bulimia o la anorexia)

Trate a su hijo con un profesional de la salud

Si usted está preocupado por la posibilidad de que su hijo adolescente esté deprimido, consulte a un proveedor de atención médica. El proveedor le puede realizar un examen físico y solicitar pruebas de sangre para asegurarse de que no tenga un problema de salud física.

El proveedor debe hablar con su hijo sobre:

  • Su tristeza, irritabilidad o pérdida de interés en las actividades normales
  • Los signos de otros problemas de salud mental, como ansiedad, manía o esquizofrenia
  • Riesgo de suicidio o de otro tipo de violencia (y si su hijo representa un peligro para sí mismo o para los demás)

El proveedor debe preguntar respecto al consumo de drogas o alcohol. Los adolescentes deprimidos corren el riesgo de:

  • Beber en exceso
  • Fumar marihuana (hierba) regularmente
  • Consumir otras drogas

El proveedor puede hablar con otros familiares o los maestros del adolescente. Estas personas a menudo pueden ayudar a identificar los signos de la depresión en adolescentes.

Esté alerta a las señales de planes de suicidio. Observe si su hijo está:

  • Regalándoles las pertenencias a los demás
  • Despidiéndose de familiares y amigos
  • Hablando acerca de la muerte o cometer suicidio
  • Escribiendo acerca de la muerte o el suicidio
  • Presentando un cambio de personalidad
  • Corriendo riesgos importantes
  • Aislándose y deseando estar solo

Llame de inmediato al proveedor o a una línea que atiende casos de suicidio si está preocupado por la posibilidad de que su hijo esté pensando en quitarse la vida. Nunca ignore una amenaza o intento de suicidio.

Identifique a tiempo la depresión de su hijo adolescente

La mayoría de los adolescentes se sienten deprimidos algunas veces. Tener el apoyo y buenas habilidades para hacerle frente a esto les ayuda a superar estos períodos de bajo ánimo.

Hable con sus hijos con frecuencia. Pregúnteles acerca de sus sentimientos. Hablar sobre la depresión no empeorará la situación y puede ayudarles a conseguir ayuda más rápidamente.

Consígale a su hijo ayuda profesional para hacerle frente a los estados de ánimo bajos. Tratar la depresión de manera temprana puede ayudarle a sentirse mejor más rápido y puede prevenir o retrasar episodios futuros.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si usted nota cualquiera de los siguientes signos en su hijo adolescente:

  • Depresión que no está mejorando o que está empeorando
  • Nerviosismo, irritabilidad, mal humor o insomnio que es nuevo o está empeorando
  • Efectos secundarios de medicamentos

Fuente: medlineplus.gov

¿Es útil expulsar a un alumno de clase?

¿Es eficaz expulsar a un alumno de clase cuando interrumpe constantemente? ¿Se le está privando de su derecho a la educación? ¿O debe prevalecer el derecho del resto de compañeros a seguir el desarrollo de la clase? Este es un debate siempre abierto en la comunidad educativa que se ha vuelto a reactivar tras una reciente advertencia de la Academia Americana de Pediatría. Este organismo considera que expulsar a un alumno de clase o del colegio es una medida contraproducente, ya que puede generar más abandono escolar y los chicos tienen más riesgo de incurrir en comportamientos inapropiados, como consumir drogas.

Que a los alumnos se les expulsa de clase es una realidad en las aulas españolas, más propia de Secundaria. Pero ni sucede todos los días, ni de forma excepcional. De hecho, esta sanción está regulada en decretos de convivencia o de derechos y obligaciones de los alumnos que aprueba cada Comunidad Autónoma. Normas que, luego, cada centro educativo adapta en su plan de conviencia.

Según cometa una falta leve, grave o muy grave, el alumno pueden ser expulsado de clase diez minutos, —«lo más frecuente», dice Inmaculada Suárez, responsable del servicio del Defensor del Profesor del sindicato de profesores ANPE—, una hora, o en los casos más graves, varios días de una materia o de todas, o hasta una semana del colegio (por ejemplo, si acosa a un compañero).

En casos de acoso escolar, se le puede expulsar una semana del colegio

«Si se abusa y no se sabe utilizar no es una medida efectiva. Pero sí es útil cuando se aplica correctamente porque los demás alumnos no pierden esa hora y el estudiante expulsado aprende la lección», explica José Miguel Campo, secretario general del Colegio Profesional de la Educación y profesor de Secundaria en un instituto de Torredolones. «En mi centro con 1.200 alumnos solo habremos expulsado un día de clase a entre 15 o 20 alumnos en todo el curso».

Más allá de las faltas de respeto

«La expulsión a veces es imprescindible, pero hay que utilizarla con mesura y ponderación porque tiene el riesgo de que el alumno pueda utilizarla en su propio beneficio. A veces basta con avisarle de que será expulsados y, ante la preocupación de cómo reaccionaran sus padres, el chico rectifica», añade José Luis Carbonell, pedagogo y profesor de la Escuela de Familia de la Fundación Proforpa.

Para los profesores tampoco es un plato de gusto, pero los comportamientos en el aula sobrepasan en ocasiones la falta de respeto, como advierte Inmaculada Suárez. No es tan raro que un alumno «tire un estuche a la pizarra cuando el profesor está explicando, ponga los pies encima de la mesa, coma un bocadillo, escuche música o se ponga a bailar en clase. En estos casos sí se expulsa al alumno. Pero cuando un chico habla con otro solamente se les llama la atención», asegura Suárez.

Fuente: abc.es

Sentarse bien en clase puede mejorar la salud postural en la edad adulta

Sentarse correctamente en clase o que la mochila no supere el 10% del peso corporal son algunas de las recomendaciones para adquirir una buena salud postural desde la infancia y evitar dolencias que pueden llegar a ser crónica.

La mayoría del tiempo que pasan los niños en la escuela están sentados, sobre todo según van avanzando cursos y la enseñanza-aprendizaje requiere de más atención y concentración para asimilar conocimientos. Estar tantas horas en una silla deriva muchas veces en la adquisición de malos hábitos que no siempre se corrigen correctamente y que terminan arrastrándose a lo largo del tiempo afectando a nuestra salud postural.

“Es muy difícil que los adultos cambien sus malos hábitos posturales porque llevan toda su vida haciéndolo así. En la infancia somos libros en blanco: si aprendemos correctamente, continuaremos haciéndolo bien”, apunta María Cruz Gómez Alcántara, miembro de la Comisión de Fisioterapia en la Empresa y Ergonomía del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid. “Al igual que el agricultor cuida la planta desde que es una semilla, nosotros debemos cuidar nuestro cuerpo”, añade esta fisioterapeuta.

Salud postural: la prevención como el mejor remedio

Según datos de este colegio profesional, los problemas derivados de una mala higiene postural adquirida en la infancia es la tercera de las causas de baja laboral en la edad adulta, por detrás del embarazo y la gripe estacional. Sin embargo, no siempre se presta la atención que esta educación se merece ni en la escuela ni dentro del entorno familiar.

Por esta razón hace casi diez años que se puso en marcha en la Comunidad de Madrid  la campaña ‘Prevención del dolor de espalda en escolares’. El objetivo principal es intentar prevenir desde pequeños lesiones musculo-esqueléticas provocadas por malas posturas. Unas lesiones que suelen aparecen si esos malos hábitos se arrastran a la edad adulta y se repiten de manera persistente en las actividades de la vida diaria o en el entorno profesional.

niño salud postural

“Además, si nuestro organismo tiene sobrepeso o somos personas sedentarias, aumentamos el riesgo de que estas lesiones pasen de agudas a crónicas. La consecuencia más grave sería una lesión irreversible que limitase para realizar determinadas actividades o ejercer una profesión”, advierte Gómez Alcántara, que también forma parte del comité científico de esta campaña de prevención en la que participan más de 40 fisioterapeutas de manera voluntaria.

“Pero no es la única secuela. Hay otra que a priori puede parecer menos grave, pero de la que es más difícil calcular el riesgo: la instauración de creencias equivocadas sobre el dolor, su persistencia y las capacidades personales para afrontarlo. Esto puede ser fuente de problemas de dolor crónico en la edad adulta”.

Hábitos saludables en casa y en la escuela

Junto a una mala postura a la hora de sentarse, también hay otros factores que pueden favorecer estas lesiones. Una de las más evidentes es el exceso de peso que la mayoría del alumnado acarrea en la mochila. María Cruz Gómez Alcántara recomienda que jamás supere el 10% del peso corporal.

 mochila niños clase

Una buena manera de aligerar la carga es revisando lo que los estudiantes llevan de casa al colegio, y viceversa. “Si usa mochila de carro, siempre deberá empujar de ella en lugar de tirar y colocársela en la espalda para subir y bajar escaleras. Si utiliza el modelo tradicional, siempre ha de utilizar las dos asas y ajustarla a su tamaño: debe quedar entre la cabeza y la pelvis”, aconseja la fisioterapeuta

Una vez en clase, habría que enseñarles cómo adoptar una postura correcta en la mesa y evitar que permanezcan en la misma posición de manera prolongada. “Cualquier postura mantenida durante mucho tiempo puede resultar contraproducente. Es aconsejable promover actividades no sedentarias y utilizar un atril durante la lectura de libros o documentos”.

niña salud postural

Siempre que se pueda, la mesa de trabajo debe estar adaptada al tamaño del alumno. “Los centros deberían intentar que el mobiliario esté adaptado a la morfología de cada estudiante, en lugar de tener todos el mismo tamaño de mesa y silla. No en todos los centros es viable, pero en muchos de ellos se está haciendo un esfuerzo para que el más alto de la clase no tenga el mismo mobiliario que el más bajo. Y lo mismo pasa con alumnos de diferentes edades”.

El papel de la escuela, del profesor y de la familia es clave para impartir una correcta educación postural desde la infancia. Unos hábitos adecuados ayudarán a niños y adolescentes a crecer saludablemente y evitar futuros problemas en su vida adulta.

Una sentida reflexión sobre la adicción a la belleza

La tendencia a someterse a una operación para recuperar la juventud perdida o aumentar y mejorar ciertas partes del cuerpo sigue en boga. Pero la medicina no siempre considera indicada la cirugía estética.

Belleza de quirófano

Entre las mujeres, las operaciones de liposucción, es decir, de reducción de grasa corporal, y las cirugías para aumentar el tamaño de los senos continúan siendo las dos más populares. Los hombres, por su parte, se interesan por las correcciones de párpados y de abdomen y por la faloplastia, una operación para aumentar la longitud y circunferencia de su miembro viril. Así lo indica un estudio anual de opinión de la Sociedad Alemana de Cirugía Estética y Plástica (DGPÄC, por sus siglas en alemán).

Operaciones peligrosas

Quien piense que las cirugías estéticas son inofensivas, se equivoca: ya una cantidad ínfima de botox, por ejemplo, puede provocar reacciones alérgicas y resultar en una parálisis facial, según advierten las asociaciones de protección al consumidor. También pueden producirse daños en las terminaciones nerviosas, hemorragias, trombosis o queloides.

La Asociación Profesional Alemana de Médicos aprueba una cirugía estética solo en casos en que no llevarla a cabo represente un daño emocional importante para el paciente. Sin embargo, muchos psicólogos opinan que una intervención quirúrgica por sí sola no soluciona los problemas de autoestima. A veces es más aconsejable cambiar de hábitos alimentarios o hacer deporte que pasar por la sala de operaciones.

Una asertada reflexión sobre los estereotipos de belleza

Eli Minotta compartió una sentida reflexión sobre la belleza y cómo muchas veces se sufre intentando cumplir los estereotipos

La actriz Eli Minotta, quien se hizo conocida tras protagonizar la teleserie de TVN “La colombiana” compartió una foto en la que aparece sutilmente desnuda, imagen con la que aprovechó de hacer una sentida reflexión.

A través de su cuenta de Instagram, la artista se refirió a los estereotipos de belleza y las presiones a las que muchas veces están sometidas las mujeres.

Me tiene sin cuidado ser o no ser la más linda, me tiene sin cuidado cumplir con los parámetros de belleza, me da igual ser catalogada como una mujer bella o como una mujer fea, o tener un cuerpo perfecto”, escribió.

En la misma línea agregó: “Sé que mi belleza radica en mis deseos de ser más bella para mí misma, de vestirme linda para expresar mi propia personalidad o de hacer ejercicio por mi salud y mi vitalidad, entre otras cosas…Mi belleza no radica en compararme o sentirme mal porque tal o cual chica tiene rasgos más “perfectos”.

Fuente: mamasbellas.com

La vida ejemplar de José Francisco Peña Gómez

¿Quién fue el Dr. José Francisco Peña Gómez?

Biografía

El doctor José Francisco Peña Gómez, nacido el 6 de marzo de 1937, en la loma de El Flaco, Cruce de Guayacanes, Mao,  político dominicano hijo de los inmigrantes haitianos, Ragine Vincent Zarzuela y María Florentino (María de los Jazmines). Fue huérfano desde muy joven, pues sus padres lo abandonaron en 1937 cuando el presidente Rafael Leónidas Trujillo ordenó la matanza de haitianos en 1937. Trascendió a la historia dominicana desde que marcó sus pasos por la política, primero ingresando al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), en 1961, e involucrándose inmediatamente en la lucha contra los remanentes de la tiranía trujillista.

Los restos de su madre fueron recuperados en un cementerio en Haití en 1984 y trasladados a Santo Domingo de Guzmán, donde fueron sepultados en el cementerio Cristo Redentor.

En su niñez y adolescencia desempeña varios oficios para ganarse la vida y costear sus estudios, labora desde limpiabotas hasta dependiente de pulpería, en ese trajín el joven Peña, en busca de nuevos horizontes decide trasladarse hacia Santiago, y más adelante hacia la capital. “Cuando vine a Santiago me puse de noche en la escuela. Después del quinto curso, compré libros para estudiar y desde entonces lo hago por mi cuenta porque no pude volver a la escuela. Me quedé leyendo por mi cuenta, en 1995 vine para acá (Santo Domingo)”, relató en una ocasión.

Peña Gómez llegó a Santo Domingo según su confesión, sobre la cama de un camión por carecer de dinero. Tenía 18 años para ese entonces. Consigue su primer trabajo en el Instituto Preparatorio de Niños en San Cristóbal. Posteriormente al matricularse en la universidad, consigue trabajo como locutor en la voz dominicana, habiendo pasado el examen de la comisión de Espectáculos Público y Radiofonía, se convierte en el locutor 202.

Se graduó en Derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo en 1966. Fue también locutor de radio, lo cual le dio gran popularidad, permitiéndole a la vez convertirse en una de las personalidades más famosas de la República Dominicana.

José Francisco Antonio Peña Gómez desempeñó las funciones de: Maestro de Alfabetización en el Municipio de Mao, Provincia Valverde de la República Dominicana, de 1952 a 1955. Profesor del Liceo Secundario Nocturno de San Cristóbal, República Dominicana, 1956. Maestro de Enseñanza Primaria en la Escuela Intermedia Fray Bartolomé de las Casas, en Yaguate, San Cristóbal, 1958. Profesor del Instituto Preparatorio de Menores en San Cristóbal, 1957-1960. Locutor y Narrador Deportivo de la Emisora “La Voz Dominicana”, 1960-1961.

En el gobierno constitucional del Profesor Juan Bosch, 1963, ocupó el cargo de director de la Oficina del Pueblo.

Pero el que vendría a ser el más vibrante político dominicano post Trujillo, se estableció como un recio dirigente político al estallar la revolución civil de 1965, cuando le correspondió llamar al pueblo a movilizarse en defensa de la constitucionalidad perdida en 1963.

La trayectoria del brillante político dominicano desde su niñez en Mao; su excelente carrera de estudiante, aún desde muy corta edad; los éxitos académicos y políticos, tanto en lo nacional como en el plano internacional, son bien conocidos.

Sin embargo, es preciso señalar algunos pasos de su vida de lucha, no sólo en el plano político, sino también en lo social, en vista de su tez oscura.

Graduado de abogado en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con estudios de ciencias políticas en la Universidad de Harvard y la Michigan State University, y de Derecho Constitucional en la Universidad de París, José Francisco Peña Gómez se destacó entre los primeros de sus compañeros de estudios.

Se asegura que el haber sido locutor contribuyó con la magnífica oratoria que siempre lo distinguió en todas las tribunas, al extremo de que se convirtió rápidamente en uno de los más grandes tribunos dominicanos.

Entre los títulos académicos más sobresalientes se incluyen los siguientes: Educación Política, en San Juan, Puerto Rico; Ciencias Jurídicas en la UASD; Derecho Constitucional, en la Universidad de París; Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Universidad de París; y otros.

Como político, el doctor Peña Gómez fue presidente del PRD desde 1986, vicepresidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPAL), vicepresidente de la Internacional Socialista y vicepresidente de dicha organización para América Latina, vicepresidente de la Asociación Latinoamericana para la Defensa de los Derechos Humanos, miembro del consejo directivo del Instituto Latinoamericano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales, miembro del Diálogo Interamericano. Embajador extraordinario y plenipotenciario en Italia, Francia y España, y otros cargos
Se identificó con la lucha para erradicar los remanentes de la dictadura de Trujillo, y se enroló en las filas del Partido Revolucionario Dominicano tan pronto esta organización se estableció en el país, el 5 de julio de 1961. Inclusive, en el primer comité ejecutivo del PRD, Peña Gómez fue designado secretario de prensa y propaganda.

En poco tiempo ascendió a la secretaría general, y compartió con el profesor Juan Bosch el liderazgo del partido.

Luego del golpe de estado que derrocó a Bosch, y que lo deportó al exterior, en 1963, Peña Gómez se convirtió en el líder principal del PRD en el país, lo que se consolidó con el alzamiento constitucionalista de abril de 1965.

Bajo la dirección del doctor Peña Gómez, el Partido Revolucionario Dominicano ganó en dos ocasiones seguidas las elecciones generales, en 1978 y en 1982. Para este último período, 1982-1986, el líder perredeísta resultó electo síndico del Distrito Nacional. Las confrontaciones internas en la organización impidieron que el partido del ´jacho prendío´, mantuviera el poder en las elecciones de 1986.

En el ámbito internacional el Dr. Peña Gómez ocupó la vicepresidencia de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPAL); fue miembro de la Asociación Latinoamericana para la Defensa de los Derechos Humanos (ALDHU), 1980; socio-fundador del Diálogo Interamericano con sede en Washington, E.U.A., 1982; Presidente del Comité Latinoamericano y Vicepresidente Mundial de la Internacional Socialista (IS), desde 1983; miembro del Consejo Directivo del Instituto Latinoamericano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales, Montevideo, Uruguay, 1992. Fue Embajador Extraordinario y Plenipotenciario en Misión Especial ante los Gobiernos de Italia, Francia, España y Suecia, 1982-1986.

El Doctor José Francisco Peña Gómez obtuvo condecoraciones y distinciones de autoridades, tanto en su país como en otros países: Ecuador, Portugal, Nicaragua, Venezuela, España…

Recibió Doctorados Honoris Causa de la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), República Dominicana, en 1995; Universidad Complutense de Madrid, España, 1995; Universidad Evangélica Dominicana, 1996; y un Doctorado Honoris Causa “post mortem” de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), el 10 de mayo del 1999.

Fue Académico Honorario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación en Madrid, España, en 1996. En ese mismo año fue Académico Honorario de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.

En lo adelante, el PRD ha sido partido de oposición, aunque con significativas representaciones tanto en el Senado de la República y la Cámara de Diputados, como en los gobiernos municipales del país.

Vida Accidentada

La vida de Peña Gómez se caracterizó por el drama. Desde sus primeros años, sufrió los rigores del dolor. Hijo de una familia campesina muy pobre, se vio abandonado prácticamente de meses, cuando sus padres debieron huir de la persecución trujillista de 1937, cuando la matanza de haitianos.

Sus padres, Oguís Vincent y María Marcelino, vivían en la loma de El Flaco, en Cruce de Guayacanes, y cuando el dictador Rafael Leonidas Trujillo ordenó la persecución de los haitianos, se desató una cacería de las personas de color. El terror se generalizó en los campos dominicanos, especialmente en las zonas cercanas a la frontera con Haití y se produjo una gran huida, en la cual también huyeron los padres de Peña Gómez.

Peña Gómez, de apenas meses de nacido, quedó abandonado en los montes de Gurabo, Mao, cuando sus padres -en huída- fueron atacados por bandoleros al servicio de Trujillo. Quedó en los montes junto con su único hermano, Domingo, y una pariente menor de edad.

Encontrados por una familia de Gurabo, el doctor Peña Gómez salvó la vida casi milagrosamente. Fue posteriormente adoptado por otra familia en Mao, y a poca edad quedó nuevamente huérfano. Su hermano adoptivo, Leonidas Peña Gómez, le mantuvo la protección, pero éste también falleció, y finalmente el joven Peña Gómez quedó prácticamente solo en el mundo.

Fue a pura fuerza personal y a base de sacrificios que empezó una dura carrera por la vida, hasta llegar a la Universidad de Santo Domingo, y al mismo tiempo a la locución. Hasta que empezó su dramática carrera política, la cual nunca estuvo ausente de los grandes dramas humanos.

Fue Vicepresidente de la Internacional Socialista (IS) y Presidente del Comité de la IS para América Latina y el Caribe, SICLAC. Peña Gómez fue miembro del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y luchó contra el gobierno dictatorial de Rafael Leonidas Trujillo.

Constituyó un figura importante en la Revolución de abril de 1965  en Santo Domingo, la cual buscaba la vuelta del gobierno de Juan Bosch y la Constitución del 1963. Fue síndico de Santo Domingo desde 1982 hasta 1986.

Para las elecciones de 1990, Peña Gómez fue candidato presidencial, quedando en un tercer lugar, fruto de la división interna del PRD. Las elecciones de 1994 se vieron empañadas por acusaciones de impedimento selectivo de votantes y fraude Joaquín Balaguer llamó a la situación “un virtual empate”, y luego de meses de alegatos y discusiones, hizo que el período presidencial de Balaguer fuera recortado a dos años. En las elecciones presidenciales de 1996, Peña Gómez ganó la primera vuelta, mas no la segunda, debido a una alianza conformada por el Partido de la Liberación Dominicana y el Partido Reformista Social Cristiano (contrarios ideológicamente), los cuales formaron el llamado “Frente Patriótico”, que llevaba a Leonel Fernández como candidato a la presidencia. La campaña se concentró (al igual que en la mayor parte de su vida) en recusarle su condición de descendiente de haitiano y de antipatriota.

En 1998 Peña Gómez se postuló como candidato para la alcaldía (sindicatura) de la ciudad de Santo Domingo, favoreciéndole los sondeos. Hatuey De Camps Jiménez, entonces presidente del partido, informó que Peña Gómez debió retornar a su casa de San Cristóbal, a 30 kilómetros al sur de la capital, al sentirse mal durante un acto de campaña en Baní, ciudad al sur de Santo Domingo. Peña Gómez falleció de edema pulmonar el 10 de mayo de 1998, a la edad de 61 años, producto de las complicaciones por un cáncer hepático días antes de las elecciones. Esto conllevó a que el electorado favoreciera a su partido (PRD) y le diera una mayoría descomunal en el Congreso y en los cabildos.  Peña Gómez dejó como sucesores a Luz del Alba (Luchy), José Francisco (José Frank) y Francisco Antonio Peña Guaba (Tony), así como también a Ángela, Desiree, Abril, Arlene y María Peña.

En su honor, el aeropuerto más importante del país pasó a llamarse de ”Aeropuerto Internacional de las Américas” (AILA) a ”Aeropuerto Internacional José Francisco Peña Gómez” (AIJFPG).

Fuente: gentequehacenlahistoria.blogspot.com

Familias y escuela: la importancia de la comunicación

El vínculo entre la escuela y la familia tiene como objetivo principal el bienestar y la mejora educativa del alumnado, pero que no por ello carece de incomodidades, desencuentros y fricciones entre las dos partes implicadas… pese a que, de un tiempo a esta parte, se ha ido generando la impresión de que el frente pedagógico ha sido puesto en tela de juicio como autoridad ante las demandas educativas de al menos una parte de las familias. Ante esta situación, y sin ánimo de sentar cátedra al respecto, os proponemos una serie de iniciativas para restaurar esa aparentemente deteriorada confianza y que pasan por reactivar, desde una óptica digital, los canales de comunicación entre la escuela y las familias que le confían a sus hijos e hijas.

Un tándem necesario

Como reflejo de la sociedad en la que se enmarca, la idea de familia ha ido cambiando a lo largo de la Historia, al igual que lo ha ido haciendo la escuela como institución educativa. Así, la variada concepción de la familia que hoy conocemos se definía hasta hace no tanto como un vínculo establecido entre el hombre, la mujer y la descendencia de ambos. Un ideal que fue cambiando en muchos aspectos pero no en uno de sus roles principales, el de la familia como primer agente de socialización de la vida de los niños y niñas que se ven acogidos en su seno, y que perdura en mayor o menor medida hasta la edad escolar de los pequeños. Una franja de edad que, además y con el paso de los años y la creciente escasez de tiempo y posibilidades de muchas familias para dedicarse íntegramente a la educación de su descendencia, se ha ido reduciendo quedando así una parte importantísima de su formación en manos de las instituciones escolares.

Pero ¿y la escuelas? Ya a principios del siglo XX, muchas de las enseñanzas sociales y culturales que en ella se daban, en lo curricular y en lo transversal, tomaban distancias con lo que los alumnos aprendían en casa. Un hiato entre las expectativas formativas de unos y otros que creó una situación, aún vigente en muchos contextos, de incomunicación entre estas dos partes implicadas en la educación de los más jóvenes. Lo que, a su vez, y de la mano de un mayor tiempo de escolarización del alumnado (que en muchas ocasiones es resultado de un menor tiempo de tutela familiar) implicó que se revalorizase la comunicación entre escuela y familia de cara a un mejor y más unitario desarrollo educativo de los menores que ambas tienen a su cargo. Lo que, gracias al auge de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), resulta ahora bastante más fácil y cómodo que en épocas anteriores.

Cómo mejorar la comunicación entre familias y escuela

La transparencia y la confianza que se produce a partir de la retroalimentación otorgada por el feedback son algunos de los elementos que hacen de la comunicación algo más que un mero intercambio informativo. Pero, más allá de los grupos de Whatsapp que son creados por y para familias de un grupo clase en particular ¿qué puede hacerse desde las escuelas para mejorar su interacción con las familias de su alumnado? A continuación, os apuntamos algunos posibles consejos para conseguirlo:

  • Probablemente vuestro centro educativo tenga una página web, vinculad a ella una Newsletterdesde la que podáis distribuir periódicamente las noticias que afecten al centro y a su alumnado entre las familias de vuestros alumnos. De este modo, estarán informados de todo lo que ocurre en la escuela, sintiéndose partícipes e integrados de una forma cómoda para ambas partes.
  • Pese a que su introducción en las escuelas sigue teñida de controversia, podéis crear Redes Sociales (RRSS) de uso más o menos habitual como puedan ser Facebook o Twitter, aunque os recomendamos que el uso que le deis a la primera sea a discreción y bajo un estricto control de acceso y privacidad. También podéis usar otras redes como Instagram, aunque en este caso os recomendamos encarecidamente que las familias os autoricen por escrito la difusión de las imágenes de vuestros alumnos para así evitar posibles, y potencialmente violentos, malentendidos. Pero, en cualquier caso, estas RRSS generan una sensación de pertenencia que puede verse muy potenciada si se convierte en un punto de encuentro entre familias y escuela, pese a que eso requiere que alguien se encargue de su gestión y de responder a las preguntas o comentarios de los familiares, en el caso de que sea necesario.
  • De nuevo con la página web de vuestra escuela como epicentro comunicativo, os proponemos la creación de foros o incluso programas de votación en los que tanto docentes como familias puedan participar. Bajo un estricto control, en base a una serie de principios y derechos de participación comunicados a las familias, ambas estrategias pueden utilizarse para conocer las opiniones de los familiares sobre determinados temas, de forma más genérica que durante las tutorías.

Un conjunto de estrategias para que escuela y familias os coordinéis para ofrecerles a los jóvenes a vuestro cargo una educación que contemple, de forma unitaria, todos los aspectos de su desarrollo tanto dentro como fuera del aula.

Fuente: aulaplaneta.com

Cómo despertar el ‘ser responsable’ en tus alumnos

Pese a tratarse de un valor harto cuestionado por algunos sectores de la sociedad por considerarlo erróneamente como conservador, lo cierto es que pocas cualidades resultan tan indistinguibles de la profesión docente como la de la responsabilidad. Definida como cargo u obligación moral que resulta para alguien del posible yerro en cosa o asunto determinado, toda figura docente que se precie, dentro o fuera del ámbito escolar, sería indigna de tal nombre si no contase con unos mínimos de sentido de la responsabilidad para con los pupilos a su cargo. Aunque eso no significa, como analizaremos en la próxima película y libro, que este sea un valor fácilmente aplicable o carente de zonas oscuras.

Una película… La profesora de parvulario

Remake o nueva versión de la película israelí homónima del año 2014, La profesora de parvulario en su versión estadounidense del 2018 dirigida por Sara Colangelo cuenta, como ya hacía el film primigenio de Nadav Lapid, el periplo de Lisa (Maggie Gyllenhaal) una maestra de párvulos de mediana edad que, hastiada de su rutina familiar y vital, sólo parece encontrar consuelo en sus pequeños alumnos y, también, en las clases de poesía para adultos a las que asiste regularmente. Un pequeño oasis de realización personal que amenaza con inundar el resto de su gris vida cuando descubre que uno de sus alumnos, Jimmy (Parker Sevak), tiene talento como poeta. Esta revelación desencadena un renovado interés por parte de Lisa hacia el pequeño de cinco años de edad, llegando a presentar bajo su firma algunos de estos poemas en clase de poesía para comprobar de primera mano el talento que se adivina tras los versos de Jimmy y sobrepasando todas las fronteras éticas que se le presuponen a los de su profesión, en aras de proteger el supuesto don del niño ante los embates de un mundo visto por la profesora como un nido de vulgaridad que acabará con todo resquicio de desarrollo verdaderamente sensible y artístico en cuanto tenga la oportunidad.

De plasmación formal más convencional que en el original israelí, pero quizás por ello también más concreta en su exposición de los conflictos morales que se plantean en ambas películas, La profesora de parvulario plantea un drama personal que, pese a nunca abandonar la senda de lo cotidiano, acaba por dar un saldo considerablemente turbio en cuanto no ofrece ninguna respuesta o resolución satisfactoria. Y es que, a pesar de sobrepasar muchos de los límites éticos propios de la profesión docente ¿no tiene razón Lisa cuando considera que el arte de Jimmy probablemente caerá en saco roto a menos que alguien se ocupe de alimentarlo y cuidarlo? ¿O sencillamente está proyectando sus propias frustraciones en el supuesto talento de un niño, que para más inri no parece darle un excesivo valor a lo que su maestra considera un precioso don para la palabra? En cualquier caso, La profesora de parvulario es todo eso y también una película excelentemente interpretada que a buen seguro generará un siempre productivo debate sobre los límites de la responsabilidad docente.

Un libro… Matar a un ruiseñor

Premio Pulitzer de ficción en 1961, un año después de su primera publicación y uno antes de su célebre adaptación cinematográfica protagonizada por Gregory Peck, Matar a un ruiseñor es una novela situada en los años de la Gran Depresión estadounidense de principios de siglo XX en la localidad ficticia de Maycomb, en el estado de Alabama. Un lugar modesto y apacible que ve trastornada su paz con la acusación de violación que una de las lugareñas vuelca venenosamente sobre un joven de raza negra llamado Tom Robinson, cuya defensa ante los tribunales recae sobre los hombros del abogado Atticus Finch, viudo y padre del niño Jem y la más pequeña Scout. Niña co-protagonista, y también narradora en primera persona de esta historia sobre la batalla ética, y también legal, de su progenitor contra el racismo de la sociedad en la que viven los oriundos de Maycomb, que dan por buenas la acusación por violación hacia Robinson por su raza. Única novela publicada por la escritora Harper Lee (1926-2016) hasta que en el año 2015 se editase Ve, y pon un centinela, continuación de esta que nos ocupa, Matar a un ruiseñor sigue siendo considerada, a día de hoy y con justicia, todo un clásico de las letras estadounidenses y de la literatura del siglo XX en general.

Y lo es tanto por la sensibilidad de su retrato social, extraído de los recuerdos de infancia de la autora en un tono nada amable pero tampoco demagógico, como, y sobre todo, por su composición del personaje de Atticus Finch, convertido en todo un modelo de rectitud moral sin estridencias ni necesidad de grandes y engolados discursos para generaciones enteras de lectores tanto dentro como fuera de los EE.UU. Una excelente novela que se disfruta en cada una de sus páginas y que funciona tanto como relato de iniciación de su joven narradora en un mundo lleno de amenazas (pero también de valientes capaces de hacerles frente en la medida de sus posibilidades) y, también, como inspiración para todos aquellos que quieran sentirse reconfortados ante un valor, el de la responsabilidad, no por devaluado menos necesario social y personalmente. Sea por un motivo o el otro, no os perdáis su lectura.

Fuente: aulaplaneta.com

Estaciones de trabajo: una dinámica para fomentar el trabajo colaborativo

¿Qué hacer para que el alumnado trabaje con la máxima autonomía durante las actividades? ¿Cómo atenderles de manera individualizada prestando atención así a la diversidad del aula? ¿Qué hacer para que se sienta protagonista de su aprendizaje?

Estas y otras preguntas nos llevaron a desarrollar el ‘trabajo por estaciones’, una iniciativa cuyo objetivo es desarrollar diferentes actividades de forma simultánea durante el horario lectivo por las que van rotando los estudiantes.

Las diferentes tareas responden a aspectos fundamentales de las asignaturas: comprensión y expresión oral y escrita, habilidades matemáticas básicas, estrategias para la resolución de problemas y su vinculación con la vida cotidiana, etc. Y somos los docentes los que  elaboramos, recopilamos y organizamos los materiales que vamos a trabajar; todos ellos vinculados a los objetivos didácticos del currículo.

Diferentes fases

En primer lugar, dedicamos una sesión a la presentación del Plan de Trabajo completo con los contenidos, materiales y los recursos que van a servir de consulta.  Después de ella, se establece un tiempo de desarrollo de las rotaciones, donde cada sesión corresponde a una estación diferente para cada equipo, hasta completarlas todas. Es el periodo de trabajo más autónomo. Cada grupo sabe lo que debe hacer y los materiales necesarios a utilizar, y el docente  ejerce de guía, supervisor y de apoyo a aquellos alumnos que lo necesitan justo en el momento en el que están realizando la tarea. Así, puede priorizar su ayuda en las tareas menos autónomas, explicar en pequeño grupo, comprobar el proceso de aprendizaje, en algunas tareas seleccionadas, de cada alumno…

Estaciones de trabajo

En tercer lugar, pasamos a la autoevaluación y coevaluación, un aspecto importantísimo en el desarrollo de las tareas. Desde el principio el alumnado tiene claro qué aspectos se evalúan y fomentamos la autocorrección y la reflexión sobre lo aprendido a través de materiales elaborados para ello (escalas de auto y coevaluación, dianas de evaluación y en el Aula Virtual…). Al terminar una ruta, se exponen y corrigen las propias tareas y las de los compañeros y se registra en la plantilla de autoevaluación correspondiente.

Tres ingredientes fundamentales

Las tres claves de este proyecto son el diseño de la actividad, su gamificación y el trabajo colaborativo.

Estaciones de trabajo

Actividad: La organización de las estaciones responde a la necesidad de preparar situaciones de aprendizaje que desarrollan habilidades básicas en el proceso de aprendizaje y en su aplicación a la vida diaria, desde una aproximación reflexiva.

Lúdica: Las dinámicas y técnicas de juego están muy presentes. En la realización de actividades los alumnos consiguen puntos, estrellas, insignias, cartas que les otorgan diferentes privilegios. Una herramienta utilizada es  ClassDojo, para la obtención de puntos o de insignias a través del Aula Virtual.

Cooperativa: Las estaciones están diseñadas para que se realicen con una mínima participación del profesorado y un aprovechamiento máximo del alumnado, permitiendo al docente gestionar momentos de evaluación en el mismo proceso de aprendizaje.

El sistema de rotaciones es similar entre las tres áreas, diferenciándose cada una en las diferentes estaciones que propone, según las propias características de cada una.

¿Qué beneficios tiene esta organización?

  • Combinar tareas de comprensión de contenidos con tareas de elaboración y creación (siguiendo la taxonomía de Bloom).
  • Integrar diferentes metodologías activas y fomentar la inclusión de todo el alumnado.
  • Entender la evaluación como un elemento intrínseco al trabajo diario y de aprendizaje: diferentes instrumentos, coevaluación y autoevaluación.
  • El docente pierde su protagonismo en el aula y forma parte de un recurso más para los estudiantes, permitiéndole realizar explicaciones, observaciones y apoyos más individualizados.
  • Plantear tareas en las que todos puedan tener éxito de una u otra forma, siendo corresponsables con el grupo en la consecución de las mismas, desarrollando la inteligencia inter e intrapersonal.
  • Incluir rutinas y dinámicas de pensamiento para valorar, dar feedback, comparar, tomar decisiones, etc.
  • Fomentar la reflexión sobre el aprendizaje (metacognición).
  • Incluir temas, actividades y tareas de proyectos transversales de centro, que se integran con mayor facilidad entre las diferentes áreas, permitiendo mayor profundización.
  • Optimizar los recursos digitales del centro, contando los alumnos siempre con una tarea digital en cada  fase.
  • Aumentar la motivación del alumnado y su autonomía.

Fuente:educaciontrespuntocero.com

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional en los niños?

¿Quieres fomentar la educación emocional en casa? Existen 5 aspectos fundamentales que debes tener en cuenta para desarrollar la inteligencia emocional en los niños. ¡Te lo contamos!

Desarrollar la inteligencia emocional en casa es imprescindible para que el niño aprenda a canalizar sus emociones y adquiera  las habilidades necesarias para el siglo XXI.  A partir del año podemos empezar a trabajar con nuestros hijos la educación emocional en casa a través de diferentes aspectos.

Cómo enseñar la inteligencia emocional en casa

Para desarrollar la inteligencia emocional en niños en el hogar hay que tener en cuenta los cinco aspectos fundamentales que la componen. Aplicar cada uno de ellos en conjunto aporta al niño las herramientas necesarias para gestionar sus sentimientos y desarrollar seguridad en sí mismos.

1. Conciencia de uno mismo o autoconciencia

Es importante que el niño tenga un conocimiento pleno sobre sí mismo. Debemos ayudarle a conocer tanto sus virtudes como sus defectos para que adquiera confianza en sí mismo y tenga una mayor capacidad autocrítica. Reforzar este aspecto le ayudará a poder tomar mejores decisiones en el futuro y no guiarse solo por sus emociones.

2. Autorregulación

Eliminar sentimientos como la rabia o la frustración en nuestros hijos es imposible. Sin embargo, podemos ayudarles a regular estos estados de nerviosismo o impulsividad creando en ellos una mayor serenidad. Esta cualidad puede ayudar a los más pequeños a crear herramientas para su futuro que le permitan gestionar mejor sus decisiones, por ejemplo, pensando antes de actuar.

Inteligencia emocional

3. Motivación

La motivación es imprescindible para que los más pequeños logren los objetivos que tienen en sus vidas. Trabajar este aspecto les ayuda a adquirir tenacidad, ilusión, perseverancia, e incluso, tolerancia a las frustraciones. De esta forma, logran una mayor productividad y eficiencia para su futuro profesional.

4. Empatía

La empatía es fundamental para que nuestros hijos puedan comprender lo que sienten las personas que se encuentran a su alrededor. En este sentido, debemos ayudarles a adquirir la capacidad de reconocer las emociones de los demás, saber escucharlos, ponerse en su lugar y entender cómo se sienten. Este aspecto es básico en las relaciones sociales que les acompañarán el resto de su vida.

5. Habilidades sociales

Las habilidades sociales están estrechamente ligadas con la empatía, ya que es imprescindible entender las emociones de las personas de nuestro alrededor para saber cómo actuar. Trabajando este aspecto, el niño consigue interactuar de forma adecuada y una mayor capacidad de asertividad.

Juguetes para desarrollar la inteligencia emocional

Desarrollar estos cinco aspectos en nuestros hijos sin las herramientas adecuadas puede ser complejo. Por ello, desde Miniland hemos creado una serie de juegos de emociones para niños que les ayudan a comprender y gestionar lo que sienten en las diferentes situaciones que les propone la vida.

Emoticapsules 

Dentro de la colección ‘Emociones y valores‘ encontramos diferentes juegos para ayudar a los niños a trabajar la inteligencia emocional en casa. Emoticapsules, son unas cápsulas de colores que representan mediante colores y gestos faciales las emociones básicas. Con ellas, los niños pueden conocer cómo identificar las emociones y desarrollar habilidades básicas para su gestión.

emoticapsules

Mindful KIDS  

Inspirándose en la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner, desde Miniland se ha creado el concepto ‘Multiplay Experience‘. Según esta idea, potenciar el conocimiento, las motivaciones y habilidades del siglo XXI a través de experiencias de juego múltiple ayuda a los niños a adquirir fortalezas para enfrentarse a sus retos actuales y futuros. En esta línea se ha creado Mindful KIDS, un juego para aplicar la teoría del Mindfulness en los más pequeños. A través de diferentes técnicas de relajación y autoconciencia, nuestros hijos podrán desarrollar la Inteligencia Activa y Corporal, la Inteligencia Emocional y la Inteligencia del Lenguaje.

¡Práctica la educación emocional en casa con estos divertidos juegos de emociones para niños!

Fuente: spain.minilandeducational.com