Aprender con los hijos

Andrea Teanni Cuesta

Un artículo publicado recientemente revela lo difícil que se hace la comunicación hoy día entre padres e hijos. Para lograr su cometido el autor se vale de una anécdota que cuenta una historia de incomunicación, tristeza y frustración. A consecuencia de esto, él mismo ofrece a los padres una serie de consejos que podrían revertir la situación en oportunidad para orientar a los hijos por medio de la comprensión y aprender junto con ellos.  Dichos consejos están compuestos por actitudes y emociones  que involucran tanto a los padres como a los hijos. Establecen una relación causa efecto, dicho de otra manera, de acciones por parte de los padres que generan reacciones en los hijos.

Los primeros tres consejos están dirigidos a cambiar la forma de comunicación habitual. Tal es el caso de hablar de forma positiva en vez de negativa, lo que genera seguridad en los niños y  debilita la resistencia a escuchar a sus padres. Otro cambio consiste en cambiar la segunda persona por la primera, una vez el padre o la madre  recalca su actitud y no la del niño, este se muestra más receptivo a los reclamos, se evita que el hijo se sienta culpable,  se aísle, y más importante aún, se establece una forma de reclamar con respeto. El último, relacionado con el habla, está orientado a que los padres motiven a los hijos a darle nombre a sus emociones, no soslayar lo que están sintiendo a causa de motivos determinados, sino reconocer que algo malo les sucede; de esta manera los preparan para hacer frente a problemas futuros de cualquier ámbito de sus vidas.

El resto de los consejos están vinculados a la escucha. Escuchar a los hijos sin imponer su criterio y a la vez pedirles que hagan propuestas, repercutirá en que estos sientan el compromiso de cumplir con sus promesas y que desarrollen el sentido de responsabilidad para toda su vida. El otro consejo está vinculado a la escucha de los hijos en la primera infancia. Por ejemplo, si las madres dan nombre a las acciones y sentimientos en esta etapa de sus vidas, los bebés se acostumbrarán a la escucha y les facilitará la comunicación en su vida adulta.

Finalmente, se puede afirmar que el texto de referencia constituye una guía bastante didáctica para los padres. Aunque en muchos casos no sería tan fácil de asumir, debido a que los motiva a deponer actitudes de poder, no solo practicados por mucho tiempo, sino que fueron formados por ellas.

En otro orden, la propuesta sobre aprender puede parecer un tanto controversial frente a la creencia de los padres de que sus años y experiencia son suficientes para educar a sus hijos. Así que la idea de seguir aprendiendo y que los hijos tienen mucho que  enseñarles, puesto que estos viven en una época nueva que trae consigo nuevos paradigmas, a muchos les costará un gran tiempo y esfuerzo asumir.

No obstante a esto, el texto es valioso para los padres. Los cambios propuestos son muy útiles para los hijos de una sociedad  en la que los padres y maestros ya no son las únicas fuentes de información. Pero lo que sí es cierto, es que de cualquier forma la palabra y la comunicación siguen siendo la sabia de las relaciones entre padres e hijos.

El texto Aprender con los hijos fue publicado en la sección En armonía de la revista selecciones.com, por Julio Belvione.

Vacunas: Qué son, su importancia y efectos secundarios

Las vacunas son productos biológicos obtenidos a partir de agentes infecciosos o microorganismos que pueden producir enfermedades (bacterias o virus).

¿Qué es una vacuna?

Un producto compuesto por gérmenes vivos pero atenuados (debilitados), muertos, o por algunas partes de ellos. Además, pueden contener otros componentes químicos o biológicos que faciliten su conservación o aumenten su eficacia. En niños sanos no producen enfermedad, sino que estimulan sus defensas naturales para protegerles de la infección.

Lamentablemente, hay ocasiones en que algunos padres no llevan a vacunar a sus hijos. Esto puede ser por falta de información o por informaciones equivocadas sobre la gravedad de las enfermedades que se pretenden prevenir, sobre la eficacia de las vacunas o por miedo a los efectos secundarios de las vacunas.

¿Para qué sirve la vacunación?

La vacunación sirve para proteger eficazmente frente a muchas enfermedades contagiosas potencialmente graves o incluso mortales y proteger también en parte a quienes conviven con ellos y no están vacunados. La viruela es un buen ejemplo, porque actualmente esta enfermedad no existe gracias a las vacunas, por lo que ya no es preciso seguir vacunándose contra ella. 

¿Qué hacer en caso de fiebre tras una vacuna?

En general, las reacciones adversas a las vacunas son menores, tomando en cuenta los beneficios de protección de graves enfermedades. Dentro de las medidas a tomar para el manejo de las reacciones adversas más frecuentes están:

  • Manejo de fiebre con uso de analgésicos- antipiréticos como paracetamol si es mayor a 39.
  • Consultar al médico en caso de persistir fiebre por más de 48 hrs y/o existen otros síntomas agregados.

 

Calendario de vacunas en Chile

En nuestro país existe un programa de inmunización gratuita con el siguiente calendario de vacunas, además de la vacuna antiinfluenza en el periodo pre invernal. También contamos con una serie de vacunas extraprograma, cuya indicación es específica y debe ser indicada por el médico tratante.

 

VacunaEnfermedad que previeneEdad de aplicación
BCG
Tuberculosisal nacer
Pentavalente
Difteria, Tétano, Coqueluche, Hepatitis B, infección por Hib2,4,6 y 18 meses
Polio oral
Poliomielitis2,4,6 y 18 meses
Anti Neumoco
Neumocócica2,4 y 12 meses
Tresvírica
Sarampión, Paperas y Rubéola12 meses y 1° básico
DTP Acelular
Difteria, Tétano y Coqueluche1° básico

 

Vacunas fuera del programa de vacunación en Chile
Rotavirus:

protege contra el rotavirus, virus con gran incidencia de síndrome diarreico agudo en lactantes. Se recomiendan 2 dosis entre las 6 y 14 semanas de vida, separadas entre ellas por un mínimo de 4 semanas. Esta vacuna se da sólo por orden médica y en los vacunatorios de clínicas privadas, no es posible encontrarla en la farmacia. Si estás interesada en ponérsela a tu bebé, debes consultar primero a tu médico.

Anti Varicela:

Protege contra la varicela o peste cristal. La compra y vacunación se realiza sólo con orden e indicación médica.

Contra la Hepatitis A:

Los principales afectados son los niños entre 12 meses y 14 años. El medicamento se inyecta a partir del año y son dos dosis separadas por seis meses. Esta vacuna dura 20 años. La compra y vacunación se realiza sólo con orden e indicación médica.

Contraindicaciones de las vacunas

Dentro de las contraindicaciones para vacunarse, generalmente transitorias, para evitar reacciones adversas que pueden tener riesgos de salud están:

  • Enfermedad grave en evolución.
  • Fiebre alta.
  • Reacciones alérgicas importantes a algún componente de la vacuna o alguna sustancia en la que fue preparada.
  • Existencia de inmunodeficiencia de cualquier tipo.
  • Tratamiento con drogas inmunosupresoras, corticoides, radioterapia.
  • El componente anti tos convulsiva y por lo mismo la vacuna triple, no debe indicarse en niños mayores de 6 años, casos de enfermedad neurológica en evolución, en epilepsias rebeldes al tratamiento, o si luego de recibir la primera dosis el niño presenta:
  • Encefalopatía en los primeros 7 días.
  • Fiebre mayor de 39,5° C y/o shock dentro de 48 horas después de la administración.
  • Crisis convulsiva dentro de 3 días luego de la vacunación.
  • Está contraindicado el uso de las vacunas contra el Polio y el Rotavirus en niños que están en contacto con pacientes inmunodeprimidos.
Posibles efectos secundarios de las vacunas
BCG
  • Enrojecimiento y aparición de una pústula que puede reventar o no después de 2 a 4 semanas.
  • Puede ir acompañado de salida de líquido o pus.
  • Formación de costra y cicatriz.
  • Fiebre y malestar general.
  • Inflamación de ganglios regionales que pueden aparecer hasta meses o años después (en raros casos).
 Hepatitis B
  • Molestias en zona vacunada, desaparece a los pocos días.
  • Malestar general.
 Hib (Haemophilis influenzae b)
  • Dolor e inflamación local.
  • Fiebre y malestar general.
 Tresvirica
  • Manchas rojas en el abdomen y extremidades una semana después de la vacunación. No son contagiosas ni necesitan tratamiento.
  • Fiebre y síntomas similares a los de un resfrío aproximadamente una semana después de la vacunación y duran un par de días.
  • Leve dolor e hinchazón articular en algunos niños.
 Anti Neumoco
  • Dolor, hinchazón e induración local por 24 a 48 hrs.
  • Fiebre y malestar general.
 Anti Varicela
  • Dolor e hinchazón en la zona vacunada hasta por 2 semanas.
  • Posibles manchas y sarpullidos en el abdomen y piernas desde el 5° día después de la vacunación.
  • Fiebre que puede aparecer hasta un mes después de la vacunación.
 Rotavirus
  • Molestias gastrointestinales (diarrea y cólicos) por 3 a 4 días.
  • Se debe mantener la higiene porque el niño estará eliminando el virus en las deposiciones y otra persona podría enfermarse.

Experta: Marcela Potin, jefa de la Unidad de Calidad y Seguridad Asistencial de la Clínica UC

Fuente: Facemamá.com

Ordena los párrafos de una carta. Tarea de comprensión lectora

 María Carmen Pérez

A lo largo de los últimos años, la evaluación de la comprensión lectora ha cobrado un protagonismo especial como indicador del éxito escolar de los alumnos y los propios sistemas educativos.

Proponemos este tipo de tarea, ordenar textos, como una excelente herramienta para trabajar la comprensión lectora. A nivel más sencillo a partir de 3º y 4º, y más complejo a partir de 5º o 6º de primaria. La reconstrucción del “rompecabezas”  resultante al dar a los alumnos el texto desordenado, requiere establecer una progresión temática a partir de inferencias no sólo lingüísticas, sino también semánticas, retóricas y pragmáticas.

Hoy les comparto una carta, dividida y desordenada en 6 partes que los alumnos tendrán que ordenar.

Fuente: aulapt.org/

 

 

10 consejos para ayudar a niños y adolescentes con los exámenes

Los niños, y sobre todo los adolescentes, sufren una gran presión cuando llega la época de exámenes. Esto es aún mayor si se disponen a enfrentarse a pruebas de calificación para su expediente académico, de acceso a la universidad o a algún otro grado educativo.

Además de la labor que los profesores y tutores realizan con los niños, también desde casa podemos ayudarles a superar con éxito los exámenes de final de curso. Proponemos 10 sencillos consejos para ayudarles a cumplir sus objetivos y mejorar el aprendizaje escolar.

Recomendaciones para ayudar a los niños y adolescentes con sus exámenes

  1. Conservar la calma. Tanto para padres como para hijos, es el primer paso para poder enfrentarse a este reto, ya que en muchas ocasiones son los propios padres quienes más sufren de nervios y ansiedad ante un examen. Realizar ejercicios de relajación con el niño o adolescente antes de comenzar el estudio y antes de realizar el examen.
  2. Evitar las críticas y los mensajes negativos. El niño debe saber que los padres respetan su tiempo y esfuerzo dedicado al estudio, por eso no se les debe calificar de vagos o poco trabajadores, ni recordarles constantemente que deben dedicar más tiempo al estudio o usar la palabra suspenso.
  3. Transmitir mensajes positivos. Los adolescentes suelen caer en la ansiedad ante la posibilidad de una mala nota, pensando que no lo conseguirán. Es importante transmitirles confianza y seguridad en su trabajo, y a la vez explicarles que un mal resultado se puede corregir.
  4. Recordarle que el esfuerzo es más importante que la nota, y que no será más o menos inteligente por el resultado de un examen. Si se valora a sí mismo como persona sin depender de las calificaciones, su confianza aumentará y mejorará el rendimiento escolar.
  5. No utilizar premios o castigos en relación a las notas. Un niño podría aprender a valorar sus calificaciones en base a recibir un regalo o por miedo a un castigo, en lugar de por el propio aprendizaje, y genera más presión.
  6. Evitar las comparaciones con otros compañeros, vecinos, amigos o familiares, incluso con los propios padres. Cada persona es diferente y tiene un ritmo de aprendizaje que depende de muchos factores.
  7. Explicarle que las notas no cambian su imagen como persona, ni el cariño de los padres. Un adolescente puede sentir que no merece al amor de sus padres si no es capaz de alcanzar el éxito, hay que asegurarle que pase lo que pase, el apoyo de los padres es algo con lo que siempre podrá contar.
  8. Respetar su tiempo libre, que es aún más importante en esta época. Asegurarse de que tiene tiempos de ocio necesarios para desconectar y cambiar de ambiente, salir y realizar otras actividades, a poder ser fuera de casa, con los amigos o con los padres, y hacer algunos descansos cortos para desconectar durante el estudio, como escuchar música.
  9. Asegurarse de que no altera sus costumbres. Las maratones de estudio y los atracones a productos con cafeína o azúcar rompen los ritmos del adolescente, y acaban provocando más cansancio y menos concentración. Es importante establecer unas costumbres y tiempos, y respetarlos.
  10. Quitar importancia al examen, bromeando o con comentarios para tranquilizarle y reducir la ansiedad. Saber que hay otras opciones u oportunidades ayudará a disminuir la presión sobre la siguiente prueba.

Fuente: conmishijos.com

12 cosas que debes saber  sobre el  campamento de verano

Consejos para padres que buscan un campamento de verano para sus hijos

Antes de enviar a tu hijo a un campamento de verano, ten en cuenta estos consejos. Desde asegurarte qué empresa lo organiza hasta qué actividades podrá hacer tu hijo… Aquí tienes hasta 12 preguntas que deberías hacerte a la hora de escoger el mejor campamento de verano para tu hijo.

12 preguntas para elegir el mejor campamento de verano para los niños

  1. ¿Quién es la empresa organizadora?

Es el primer aspecto que se debe estudiar bien. Quién organiza las colonias, tanto si son con pernoctaciones como si son escuelas de verano/pascua. Es importante asegurarse que la empresa tiene una densa experiencia contrastada y que podéis ver las opiniones de otros usuarios que han asistido a dichas colonias.

  1. Cuáles son sus prioridades, su filosofía, los objetivos que se plantean con los niños, etc.

Se deberían poder ver claramente en la web o deberían explicarse en una reunión informativa. Parece una obviedad, pero hay que asegurarse cuál es el objetivo pedagógico final que tienen con dicha colonia; pero, sobre todo, que cosas van a priorizar para llegar a ese objetivo.

  1. Qué tipo de personal tienen y cuál es su proceso de selección.

– Los padres deben fijarse si es una entidad que trabaja o realiza actividades durante todo el año. Es la mejor manera de garantizar que el personal es de confianza ya que serán educadores que conocen cómo trabajar con niños. En muchos casos hay empresas que contratan solo para las campañas estivales y aunque hagan una selección y formación, nunca se conoce bien a una persona hasta que la has visto trabajar durante años, o como mínimo meses. Además es importante que dispongan de titulación específica. No basta con “…que le gusten los niños”.

– También hay que informarse bien de cuantos niños llevará cada educador. Si es la primera vez que salen de casa y en edades entre los 3 y los 7 años no debería exceder de 6 a 8 niños/as por educador, para asegurarse de poder tener un trato y cuidado individualizado.

– Deberemos asegurarnos de cuantos responsables hay y cuantos profesionales sin llevar grupos (coordinadores, coordinadores logísticos, animadores, educadores de apoyo, sanitarios, etc.) Esto es imprescindible, ya que, en muchos sitios, los mismos educadores son los que se encargan de realizar otras competencias además de las de cuidar a los niños y en este tipo de campamentos los educadores deberían estar las 24 h. al cuidado y atención del grupo.

– También es importante que haya ese personal extra por si hay alguna eventualidad o urgencia que asistir, que nunca se queden los niños sin atender bien. Ese personal extra será lo que más encarecerá este tipo de colonia, pero será una de las cosas que asegurará que esta primera experiencia sea positiva

  1. ¿Deberían poder tener contacto con los niños?

Es mejor que no se pueda hablar con ellos ni verlos durante el campamento, sobre todo en las primeras salidas del entorno familiar. Hemos constatado que siempre es contraproducente para su integración, por estar adaptándose a un nuevo reto de “supervivencia” sin sus papás. Por ello os aconsejamos que miréis de qué forma podéis enteraros de cómo se lo están pasando. Por ejemplo, un teléfono de atención en un horario donde podáis hablar con algún responsable y que os cuente, algún video-blog o forma que de vez en cuando veáis que hacen, pero sin que ellos os vean.

  1. ¿Cómo les pueden garantizar la seguridad de sus hijos?

Algunos aspectos a tener en cuenta  y que pueden daros tranquilidad en ese aspecto, son por ejemplo, si el recinto está totalmente vallado, si no es excesivamente grande donde se puedan perder, si la piscina está totalmente vallada con una valla no escalable, si no hay zonas peligrosas de riscos, diferentes alturas de desniveles, qué profundidad tiene la piscina, cuantos educadores vigilan a los niños a la hora del baño, si tienen animales, qué tipo de animales son o si montan a pony, están en un picadero cerrado o noria de seguridad, donde si se le escapara al educador, no corriera ningún riesgo el niño/a.

En el caso de que sea sin pernoctación y vayan con autobús cada día, ¿qué tipo de medida o control tienen para entregar el niño/a a la persona autorizada? Deberían tener algún tipo de control en el que os aseguren que, aunque lleguéis tarde a la parada, aunque vosotros no podáis recogerlo ese día, o ante cualquier imprevisto, se os garantiza un control exhaustivo sobre la entrega y recogida de niños/as.

  1. ¿Qué tipo de protocolo sanitario realizan en cada caso?

– ¿Hay algún tipo de personal sanitario las 24h? ¿Qué tipo de medios técnicos se dispone en su enfermería? Aunque parezca exagerado, no está de más tener un equipo de reanimación, desfibrilador y material de urgencia como cánulas de Guedel, etc. así como formación específica para ello.

– Pero lo más importante es saber que hacen si se ponen malitos, tienen un golpe, fiebre, una caída, etc. Deberían tener medios para hacer unas primeras curas; en el caso de que haya un posible riesgo de fractura o enfermedad, poder llevarlos al ambulatorio más cercano para que un médico valore que hacer. Preguntad a partir de este momento qué hacen; ya que, como padres, estáis en todo vuestro derecho de ser informados de lo que les ha dicho el médico y debéis autorizar vosotros las indicaciones del médico; nunca el centro puede saltaros y tomar esa decisión por vosotros, por lo que os deberán llamar para informar y seréis vosotros los que decidáis qué hacer. Lo decimos porque algunos sitios ven “normal” no avisar a los padres y hacer lo que diga el médico. Fijaros bien las autorizaciones que firmáis y si esto no lo pone, añadirlo.

– Por si surgiera la necesidad, es importante saber a cuanta distancia del centro está el ambulatorio más cercano.

– Averiguar también si tienen posibilidad de adaptación de los menús en caso de alergia o de necesidad de una dieta blanda. Un buen dato es saber si están inscritos en asociaciones donde controlan médicamente las intolerancias alimenticias.

  1. ¿Cómo es de individualizado y de especializado el trato con los niños/as?

Cuanto más homogéneas sean las edades de su grupo, más fácil es que el educador se adapte al ritmo del grupo, y por tanto haya un trato más especializado; por otra parte, cuanto menos se mezclen en las colonias con edades a partir de 9 años mejor, ya que a partir de esas edades son otro tipo de necesidades y motivaciones las que tendrán.

Por ello si vuestro hijo/a es la primera vez que sale de colonias, también sería bueno preguntar cuántos de los niños que van a acudir a dichas colonias, también es la primera vez que van y de qué edades son. Eso os dará una idea de la especialización de la entidad organizadora.

  1. ¿Cómo aseguran la diversión de vuestros hijos?

A estas edades, lo que más les llama la atención son las historias y personajes fantasiosos, por lo que cuantos más medios dispongan para poder hacer animaciones de personajes con ambientaciones en sus instalaciones, más predisposición habrá a una diversión asegurada.

Otro aspecto muy importante en este sentido es el ritmo de actividades; desde los 3 a los 9 años se cansan muy rápido de cada actividad por lo que deben tener un horario con muchas actividades, pero no demasiado largas, ya que, si hacen pocas y tienen momentos de inactividad, es cuando algunos podrían tener momentos de añoranza de los papas y en consecuencia no adaptarse bien.

  1. ¿A qué edad es mejor dejarlo a dormir o que vaya y vuelva con el autobús?

Son muy distintas las opciones, la primera es una experiencia muy enriquecedora para su proceso madurativo y se conseguirán sin duda muchos progresos madurativos, siendo un recuerdo emocional que recordará toda su vida. El hecho de que puedan darse cuenta de que pueden “sobrevivir” unos días sin el entorno familiar le hará desarrollar su autoestima y autonomía en muchos aspectos. Según nuestra experiencia, si el entorno es seguro y os da garantías cuanto antes pruebe la experiencia mejor, incluso desde los 3, 4 años. Algunos de los niños/as que más les cuesta adaptarse al principio son los de 8 o 9 años que nunca han salido del entorno familiar. Si aún no lo veis del todo preparado para ello, una primera experiencia puede ser una escuela de verano en la que van y vuelven cada día. Los objetivos pedagógicos serán más a largo plazo, pero también los enriquecerán.

  1. ¿Cómo son las instalaciones donde van a dormir los niños?

Uno de los aspectos más importantes de las colonias si vuestro hijo/a se va a quedar a dormir por primera vez fuera de casa, es donde pasarán la noche, ya que el hecho de que pase una mala noche por no sentirse confortable o emocionalmente seguro, puede ser un condicionante para que, al día siguiente, por no querer volver a pasar esa mala experiencia quiera volverse a casa por muy bien que se lo esté pasando. Varios aspectos hay que tener en cuenta; que duerma muy cercano a su monitor y que éste esté con él/ella hasta que se duerma, que en su cama esté lo más cerca posible de otros niños/as (las camas conjuntas tipo tienda de campaña, son las ideales para ello), que los baños estén en el mismo recinto y no tengan que salir fuera si tienen que ir al baño por la noche; otro aspecto importante es que además duerman cercanos los  demás responsables del campamento como coordinadores, sanitarios, etc. a los que el monitor pueda recurrir si tiene algún problema.

  1. ¿Qué hacen si su hijo si no se adaptara?

¿Tienen algún tipo de experiencia en este sentido? Aunque sean pocos casos los que se den, hay que estar preparado para ello y saber qué hace la entidad organizadora, ya que deben transmitiros total transparencia al respecto para aseguraros que llegado a ese caso os avisarían y seríais vosotros los que tomaríais la decisión de mantenerlo/a algún tiempo más o acabar la colonia antes de su finalización. Nunca se debería forzar a un niño/a que no está a gusto a permanecer en la colonia, ya que una experiencia breve pero positiva influirá positivamente en su desarrollo, pero una mala experiencia podría condicionar otras futuras salidas del entorno familiar. Nunca debemos perder de vista que el objetivo final de la colonia debería ser esa experiencia positiva para su desarrollo emocional.

12.¿Es mejor un campamento de idiomas?

En los últimos tiempos ha crecido mucho la oferta de campamentos o colonias en inglés. Si es la primera vez que sale fuera de casa y sobre todo si es quedándose a dormir, un campamento de inmersión total quizá no sea la mejor primera experiencia, ya que el idioma puede ser un aspecto que influya en su adaptación; aunque sí que puede ser positivo que se realicen experiencias multi-idioma para motivarle hacia el posterior aprendizaje del idioma. Es mejor asegurar que la primera experiencia sea positiva para después poder seguir buscando otro tipo de salidas más específicas.

Proyecto ADAI  de desarrollo y aprendizaje infantil.

Fuente: guiainfantil.com

¿Por qué los niños y niñas deberían escribir a mano?

Desde luego, la irrupción repentina de las TIC en Educación Primaria tiene múltiples factores muy positivos; pero, como siempre hablamos del lado bueno y de sus beneficios, creemos conveniente centrarnos en otro aspecto que puede que estemos dejando de lado: la necesidad evolutiva y de desarrollo de las niñas y los niños de desarrollar el uso de su cuerpo.

Los y las peques necesitan CORPORALIDAD. Es vital aprender a manejar sucuerpo y usarlo adecuadamente, y concretamente las manos. Las manos, la razón manual, la manipulación, juegan un papel verdaderamente crucial en el desarrollo infantil, desde la época de bebés hasta la adolescencia: no se puede dejar de lado siquiera el más mínimo trabajo manual, pero cabe pensar que en cierto modo desplazamos la escritura en favor de la escritura digital.

Foto tomada de escuela20.com

 

Es un requerimiento obvio que la mecanografía esté presente en las primeras etapas de la Educación formal. Lo que queremos transmitir es, más bien, que el ejercicio de escritura fundamental debe centrarse en la escritura manual.

La corporalidad y la manipulación son dos factores que juegan un papel crucial en el desarrollo y establecimiento de la lateralidad: la lateralidad puede constituir un factor de riesgo o una ventaja comparativa ante el aprendizaje. Es fundamental establecer desde la docencia la dominancia manual, podal, ocular y auditiva de nuestro alumnado, siendo la lateralidad cruzada mano-ojo una de las más frecuentes entre problemas de aprendizaje de lecto-escritura. La dominancia manual es la que establece cuál de las dos manos se  usa para ejecutar acciones, tales como escribir, dibujar, coger objetos… Así mismo, la dominancia ocular se refiere a aquel de los ojos que es el preferido para mirar, por ejemplo, a través de un microscopio. No hay problemas demostrados en personas zurdas: tampoco podemos afirmar que la lateralidad cruzada sea en si un problema, porque tal cosa sería falaz. Lo que decimos es que, en este caso, esa lateralidad cruzada está presente ante dificultades de aprendizaje concretas, con lo que puede observarse en el aula como signo de alerta, para determinar la posibilidad de riesgo.

Hasta la Educación Infantil, conforme al desarrollo más común y típico, no resulta necesario el conocimiento de espacio según las coordenadas que acostumbramos a usar (derecha, izquierda): el aprendizaje de la lectura y la escritura hace que el conocimiento del espacio codificado sí sea necesario. Los símbolos requieren de letras y números cuyas coordenadas en el espacio y tiempo marcan su significado.

Dejar de lado la práctica de la escritura manual, así como de las manualidades, el dibujo y cualquier práctica manual, durante las primeras etapas educativas tiene consecuencias desastrosas:

– Mala caligrafía, prácticamente irreparable

– Escasez de reflejos inmediatos, rapidez, agilidad y eficacia ante actividades manuales

– Mayor riesgo de disgrafía, de dislexia y de discalculia, así como de dislalias

– Inversiones en el orden gráfico y lector

– Incapacidad para concentrarse en tareas de naturaleza manual

El desarrollo de la razón manual es lo más coherente desde el punto de vista evolutivo y desde el punto de vista individual, del desarrollo de cada niño y cada niña, a través del juego, de las manualidades, del dibujo y de la escritura.  Dedicar una importante proporción de nuestras tareas de escritura a la escritura manual (En un ratio 80% manual, 20% mecanografía, por ejemplo, para Primaria) garantiza que le damos a nuestro alumnado la atención más adecuada a sus verdaderas necesidades.

Fuente: escuela20.com

¿Dónde estarían los países si el super continente Pangea jamás se hubiera separado?

El usuario de Reddit Kilosafe subió este mapa del artista Massimo Pietrobon, que muestra exactamente cómo serían las fronteras de los países si el super continente Pangea no se hubiera empezado a romper hace unos 200 millones de años.

Los continentes europeo y africano tendrían al continente americano como vecino limítrofe, uniendo a países como Portugal con Groenlandia y a Estados Unidos con Marruecos y Mauritania. Brasil limitaría con un buen puñado de países africanos incluyendo a Nigeria, Camerún, Gabón, Namibia, Costa de Marfil, Ghana, etc. Grecia estaría “incrustada” en Libia y Argentina haría frontera con Namibia y Suráfrica.

¿Qué fue Pangea?

Pangea fue el super continente que existió al final de la era Paleozoica y comienzos de la Mesozoica que agrupaba la mayor parte de las tierras emergidas del planeta.

Se formó por el movimiento de las placas tectónicas, que hace unos 300 millones de años unió todos los continentes anteriores en uno solo; posteriormente, hace unos 200 millones de años, comenzó a fracturarse y disgregarse hasta alcanzar la situación actual de los continentes, en un proceso que aún continúa.

Este nombre aparentemente fue usado por primera vez por el alemán Alfred Wegener, principal autor de la teoría de la deriva continental, en 1912. Procede del prefijo griego “pan” que significa “todo” y de la palabra en griego “gea” “suelo” o “tierra” (Γαῖα Gaĩa, Γαῖη Gaĩê o Γῆ Gễ). De este modo, quedaría una palabra cuyo significado es “toda la tierra”.

Fuente: muhimu.es

Plan LEA y el ICD organizan conferencia sobre el desarrollo del talento

Santo Domingo.- El programa prensa-escuela del Listín Diario en la Educación Actualizada (Plan LEA) conjuntamente con el Instituto de Capacitación Dominicano (ICD) organizó recientemente un curso sobre el Desarrollo del talento humano desde el abordaje de las competencias.

Unos cuarenta docentes participaron de manera gratuita en la conferencia impartida por  Sergio Tobón, quien es doctor en Modelos Educativos y Políticas Culturales egresado de la Universidad Complutense de Madrid.

Según el experto, investigador en didáctica, evaluación y socio formación, la formación de  los docentes es vital para mejorar la calidad de la educación. Sostiene que la eficiencia de las reformas del sector dependerá de las acciones pedagógicas que desempeñen los docentes en las aulas.

El doctor Tobón propugna por nuevas  estrategias integrales que formen  al docente con las características que demanda la sociedad actual.

Durante la charla impartida en las instalaciones del ICD en la avenida 27 de Febrero de esta Capital, Tobón también compartió con el público presente su experiencia en el proceso de transformación del modelo educativo con instituciones de educación básica, media y superior en México  desde el enfoque de la socio formación.

En la charla estuvieron presentes, además, la directora del Plan LEA Rosario Vásquez;  Rocío De Prato, directora del ICD; entre otras personalidades.

La socio-formación

En una entrevista para el Listín  Diario, el  también asesor educativo y autor de libros, explicó que  mediante sus proyectos consiguió mejorar las condiciones de vida de una  comunidad mexicana, experiencia que tuvo la oportunidad de apoyar en casi toda Latinoamérica, donde son los propios estudiantes quienes promueven acciones para mejorar su entorno.

“En México hemos estado haciendo muchos proyectos en los cuales hemos logrado impacto en el mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad y así mismo he tenido la oportunidad de apoyar casi 20 países de Latinoamérica en la implementación de este tipo de proyectos, donde los estudiantes promueven acciones para mejorar su vida en  familia, sociedad, comunidad, el ámbito ambiental, lo deportivo y cultural”.

El experto de origen colombiano dice que esta metodología está vinculada al diseño inteligente y al desarrollo del pensamiento crítico y sistémico, orientado a la transformación de la educación hacia la sociedad del conocimiento: “En esta perspectiva es que hemos venido desarrollando en Latinoamérica un nuevo enfoque que se denomina enfoque socio formativo y desde ese enfoque,  -que llevamos a cabo en diferentes países con los estudiantes para mejorar las condiciones de vida de la sociedad- y a través de  proyectos se  logran las metas curriculares, es decir los aprendizajes esperados de matemáticas, química, física, español, inglés, educación física, formación cívica y ética, y demás”.

La  metodología consiste en empoderar a los estudiantes y guiarlos a identificar problemáticas en su entorno, relacionadas con su ciclo vital, para que sean ellos mismos quienes encuentren las posibles soluciones, mientras aplican los conocimientos aprendidos en las diversas asignaturas que reciben.

“Se empodera a  los estudiantes, ya no es que venga el psicólogo, el trabajador social o que un grupo de profesores se encargue de determinada situación, no. Los mismos estudiantes son los protagonistas, ahora bien, ellos se pueden apoyar perfectamente en profesionales; pero ya no va a ser el trabajo de estos, sino que ante todo serán un asesores” concluyó el doctor Tobón.

¿Cómo puedes mejorar el rendimiento académico de tu alumnado?

Habitualmente, podemos encontrarnos con clases complicadas donde nos es difícil avanzar: bien sea porque la clase tiene una idiosincrasia particular, por falta de recursos y la consiguiente masificación del aula o porque, debido al motivo que sea, encontramos cierta resistencia y mala receptividad por parte del alumnado a nuestra asignatura. ¿Qué podemos hacer?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que cada uno de estos pasos puede ser aplicado simultáneamente a los demás, y que no dejan de ser simples ideas, un guión genérico: prescindir de una parte o no depende del buen juicio docente del lector en función de su materia, alumnado, centro… 🙂

Trabajos

En una clase donde, sea cual sea el motivo, nos encontramos con grandes dificultades para hacer del aprendizaje de los y las estudiantes algo eficaz, el examen solo es un elemento más de frustración que contribuye a una receptividad por su parte cada vez más negativa. Ciertamente, no podemos prescindir en algunos casos de esta herramienta, pero hemos de tomar conciencia de que se trata de una herramienta más, y hay otras herramientas posibles que nos permiten una mejor evaluación de la mayor parte de las materias y temáticas.

La herramienta por excelencia para evaluar, no solo conocimientos, sino capacidad de investigación e indagación, pensamiento crítico, razonamiento lógico-argumentativo y varias competencias básicas a la vez, es el trabajo o la disertación: bien sea en grupo o bien sea individual, el trabajo, en sus dos opciones, es una actividad de aula que requiere un gran esfuerzo por parte del alumnado. Los trabajos individuales inciden sobre la autonomía, el pensamiento crítico, la argumentación…; el trabajo colaborativo incide sobre la comunicación, la planificación y la capacidad de ordenar y organizar información. Ambos tipos pueden combinarse: es más fácil aprender aquello que entendemos, lógicamente. Sin entenderlo, es imposible hacer un buen trabajo: eso sí, explica los requisitos y en qué consiste, para no encontrarte dos entradas de wikipedia pasadas a mano y con una grapa en la esquina izquierda superior.

Retroalimentación

Volviendo a un exámen: un número no enseña gran cosa. La corrección sí: es importante explicar detalladamente qué es lo que falla y, por supuesto, no olvidar aquellos puntos fuertes o sobresalientes.

Búsqueda de información

Y ahora volvemos a los trabajos (y a los exámenes): empollar vilmente lo que pone en un libro de texto entra difícilmente dentro de “aprendizaje” real y significativo. Buscar información es esencial, necesario, cada uno a su nivel y en sus posibilidades.

Por ello, las actividades de aula deberían implicar, al menos en un 40% la necesidad de buscar, fuera de libro de texto o de apuntes, información. Eso es “aprender a aprender”

 Ampliación

En los exámenes, el espacio cerrado juega en contra del desarrollo del aprendizaje de tus estudiantes: deja espacio para escribir si tu asignatura lo requiere, porque no hay nada más frustrante para un GRAN estudiante que haberse interesado por algo que le ha encantado, haberlo buscado, saber MÁS de lo marcado en “Objetivos didácticos” y no tener forma de expresarlo.

 Adaptación a las necesidades y preferencias

Hay alumnos que quieren subrayar, otros toman notas,… ¿Qué hacer? Nada. Se puede aconsejar sobre métodos de esquematización, subrayado y trabajo instrumental en general, pero cada persona aprende a su manera y tu trabajo es enseñarle a aprender de la forma óptima para su caso particular, y no a enseñarle a aprender de la forma óptima para ti. Molesta a muchos profesores y profesoras ver cómo alguien marca un libro: un libro sirve para estudiar, y salvo que este sea propiedad del colegio, si el libro es suyo, no está profanándolo por subrayar, sino todo lo contrario.

Fuente: escuela20.com

Cómo tratar con un alumnado difícil

Es un hecho: a los docentes novatos, en todo el mundo, le tocan, muy a menudo, aquellas clases que los demás consideran “difíciles” o “peores” (no es una peculiaridad única del interinato español). La verdad, es que muchas veces semejante prejuicio es solo un prejuicio, pero en otras ocasiones es cierto. Pero es parte del aprendizaje del profesor y de la profesora y hay que poder hacer frente a esa situación.

Por eso mismo, Steven Herder te da 5 claves para tratar con alumnos “difíciles” en este artículo extraído de la Web de ITDI (International Teacher Development Institute) que, aquí, os traemos traducido.

La pregunta clave es si los profesores veteranos y sabios se siente de la misma manera cuando se enfrentan a un aula difícil.

Cuanto más tiempo paso en clase, más importante me parece considerar esa dificultad que encierra el grupo, poderoso y disruptivo, como un reto que es posible manejar. Solían dejarme fuera de juego con sus miradas de desinterés, de aburrimiento y de desafío, que hacía estragos en mi identidad docente, ya de por sí muy delicada. Ahora se han convertido en alumnos y alumnas memorables: están tan acostumbrados a no ser comprendidos y a ser inadecuada e injustamente juzgados que el simple reconocimiento de sus inquietudes y necesidades ya aumenta la tasa de éxito con respecto a aquella que solían tener.

Si algún profesor joven y recién llegado me pidiese consejo le diría que siguiese los siguientes 5 puntos:

  1. No olvides la regla de oro: “Trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti”
  2. Da opciones, no ultimátums
  3. Estate dispuesto(a) a perder una batalla, con el fin de ganar la guerra
  4. Ser docente a menudo significa aguantar en pie a pesar de los golpes
  5. Se claro(a) sobre tus expectativas, los límites y lo que es negociable o no.

Aquí, pensando sobre qué aconsejar a los(as) docentes jóvenes, recordaba a estudiantes y situaciones que he manejado mal, o bien. Me gustaría explicar más acerca de estos cinco puntos:

  • Si crees en el punto 1, en la regla de oro, y te acercas con esta perspectiva a la puerta del aula ya acabas de eliminar el 70% de tus problemas potenciales con el alumnado
  • Parece que los ultimátums transmiten poder y autoridad, pero el punto 2, las opciones, es mucho más poderoso; si tienes hijos o hijas lo sabrás bien aunque, obviamente, las personas respondemos mejor a las opciones que a las amenazas. Tratar de obligar acaba con berrinches o batallas; negociar funciona el 90% de las veces
  • Me costó asumir el punto 3, pero es “menos malo” perder a un individuo antes que a toda una clase. En cuanto a perder yo mismo, como profesor, aprendí que, a veces, es mejor, porque enfoca a mis estudiantes a tomar responsabilidad sobre su aprendizaje y les enseña que no siempre en la vida se puede ganar (pero que, a menudo, si juegas bien, es más problable salir victoriosa)
  • Recuerdo con claridad la sensación que tenía (con respecto al punto 4) al  mantenerme firme, ante una estudiante problemática en una de mis primeras clases. Un compañero me dijo: “tienes que ser su maestro“. En ese momento, no tenía ni idea de lo que me quería decir realmente. Al final, después de varias clases desalentadores, mi instinto se hizo cargo, sin ningún tipo de estrategia planificada. Me puse sobre su pupitre y le exigí que me entregase su … (no recuerdo si era un cómic, un chicle o una pistola) y me mantuve ahí, delante de ella, el tiempo que fue necesario para que se diera cuenta de que yo era su maestro. Parecían horas; finalmente, todos y todas se dieron cuenta de que hablaba en serio. Nunca me vi en un aprieto semejante dentro de un aula. Al final la relación mejoró y la alumna y yo, a día de hoy, nos llevamos bien.
  • Con respecto al punto 5, puedo decir honestamente que ni siquiera recuerdo cuándo fue la última vez que un estudiante me dejó fuera de juego dos veces seguidas. Además de ser un poco más viejo y un poco más gris, creo que he aprendido a ver un problema antes de que venga, a anticiparme, y sacar lo mejor de mí: es el secreto del punto 5

¿Podrías ayudarnos? ¿Qué otros consejos le darías a un profesor novato a una docente en formación?

Fuente: escuela20.com