Cómo conseguir la apariencia de un maestro profesional

Los maestros son evaluados por los estudiantes, los administradores y por los padres, por la forma en que se visten. Mientras que algunas escuelas les permiten a los maestros vestirse de forma más casual, en otras hay un código impuesto de vestimenta. De todas formas, los maestros deben vestirse de forma profesional cuando van a la escuela. Cuando los maestros se visten para el éxito, se ganan el respeto de los administradores y establecen un ejemplo positivo para sus estudiantes. Si eres nuevo en la carrera de enseñanza, aprende cómo vestirte apropiadamente para el aula.

Vestimenta para los maestros

1. Usa unos pantalones de vestir con una camisa de trabajo o con una camisa polo. Tu camisa debe estar bien planchada y metida dentro de tus pantalones. Ponte zapatos que sean negros y con un brillo apropiado.

2. Usa ropa que esté en buena condición. Las costuras rasgadas, los dobladillos mal cocidos y agujeros en las camisas son inaceptables. Asegúrate de que tu ropa esté en buena condición y que te quede bien.

3. Mantén una apariencia limpia. Tu cabello debe tener un estilo prolijo y tu cara debe estar limpia y afeitada. Aunque es aceptable usar un poco de colonia, ten cuidado de no ponerte mucho. Si tienes alguna perforación o algún tatuaje, cúbrelos durante las horas escolares.

Vestimenta para las maestras

1. Usa un vestido o un pantalón de vestir con una linda blusa. Si optas por usar un vestido, debe ser uno que llegue hasta tus rodillas o por debajo de ellas. La ropa no debe ser ajustada y, tu cintura, tus muslos y tu escote nunca deben ser expuestos. Usa zapatos cerrados que sean cómodos, dado que estarás de pie todo el día.

2. Usa un maquillaje modesto. Todo lo que necesitas es rímel para resaltar tus ojos, un poco de rubor para aclarar tu cutis y un brillo de labios neutral para hacer que tus labios brillen.

3. Peina tu cabello para que quede limpio y ordenado. Por ejemplo, puedes llevar tu cabello atado en una cola de caballo. Evita teñirte el pelo con cualquier color que no sea natural.

Fuente: ehowenespanol.com

El sentido de educar

¿Cómo piensa usted el papel del maestro en el siglo XXI?

Fernando Savater: El maestro es el soporte básico del cultivo de la humanidad y su labor está ligada al sentido humanista de la civilización, porque él pone las bases de todo el desarrollo intelectual futuro, de la persona plenamente humana, civilizadamente decente en compañía de los demás. Es decir, sin una buena educación dada por el maestro, no hay posibilidad de que luego aparezcan el científico, el político, el creador artístico. Toda labor educativa tiene una cierta ilusión artística, es decir, no es una artesanía. Llamo arte a todo aquello que se puede enseñar en sus fundamentos, pero no en su excelencia.

El maestro tiene a veces un papel socialmente humilde, pero fundamental desde el punto de vista de la civilización y de la humanidad.

A.T.: ¿Qué les diría a los maestros que pasaron el umbral del siglo y no fueron preparados para todas las transformaciones que vivimos?

F.S.: Todos sabemos que hay cosas que nos enseñaron y que no podemos enseñar y la paradoja es que tenemos que educar a otros para un mundo que no vamos a conocer. Algunos hemos crecido y sido educados en una dictadura y hemos tenido que preparar a otros para la democracia y las libertades. Los maestros deben gozar de períodos para reciclar sus conocimientos y sus modos pedagógicos, de tal modo que puedan volver a reciclar y a ponerse al día en sus conocimientos. Es algo obligatorio para todos nosotros.

A. T.: Los maestros necesitan aprender nuevas habilidades y convertirse en aprendices toda la vida…

F. S.: Cualquier persona que entre en relación con la enseñanza sabe que su tarea, de transmitir y de asimilar, es inacabable. Una persona que vive de enseñar tiene que estar constantemente abierta a todos los conocimientos, las enseñanzas y lo que pueda mejorarlo como profesor. Cuanto más sabemos enseñar, más nos convencemos de lo que nos falta por aprender.

A.T.: ¿Cuál es la función del maestro para que la sociedad sea más equitativa y más productiva?

F.S.: El maestro puede contribuir a formar personas más inclinadas hacia la justicia, la curiosidad y la laboriosidad, pero hay muchas otras claves que están en la sociedad: económicas, laborales, etc. El maestro intenta preparar las personas para que sean un poco mejores que el promedio de la sociedad a la que van destinadas; ahí es donde se da, en cada caso a su modo, la interacción entre lo social y lo personal. Una cosa es que la enseñanza sea muy importante y otra suponer que es omnipotente.

A.T.: ¿Qué se debería plantear un maestro en su actividad pedagógica para rendirle cuentas a la sociedad? ¿Cómo podría definir un docente del siglo XXI los elementos para decir: “Yo le rindo cuentas a una sociedad que me hace unas exigencias y tiene unos parámetros para medirme”?

F.S.: La pura labor educativa es lo contrario del autismo y no puede ser algo que se separa y que se convierte en una especie de reino aparte, que no da cuentas de información. Lo primero que tendría que haber es una relación fluida de comunicación entre la administración, la sociedad y los maestros para que no vaya la sociedad por un lado y los maestros por otro. El maestro no es el inventor de la educación, sino un educador de la gente que la ejercita, de acuerdo con la orientación que la sociedad decida darle en cada momento. No se educa en abstracto, se educa para intentar mejorar la sociedad y crear personas capaces de vivir en ella. Los objetivos de la educación deben ser una preocupación pública, que esté en los ministerios y en sectores influyentes. El maestro debe ser el agente que pone en práctica lo que los demás han propuesto o teorizado y, de alguna forma, su responsabilidad es entrar en contacto, comprender, aceptar y colaborar en el perfil de ese contenido que se trata de transmitir.

Debe haber algún mecanismo de inspección, de interacción, de coloquio con los padres, con las autoridades docentes, etc., para saber que la tarea se está realizando con normalidad, aunque los resultados, del maestro y de la educación, se ven a largo plazo. No se puede de un día para otro determinar qué éxito ha tenido la enseñanza, aparte de que los maestros enseñan. El maestro no es un hipnotizador, sino alguien que hace el esfuerzo por facilitar el aprendizaje; pero quienes aprenden son los alumnos.

A.T.: Usted ha señalado que “lo importante es que mantengamos la convicción de que hay que ser ultramodernos en los contenidos tecnológicos, en los contenidos científicos, en la utilización de aparatos que puedan ayudar a la transmisión de conocimientos; y clásicos en la defensa de los valores esenciales, porque esos valores no se han transformado”…

F.S.: Sí, por ejemplo, hay quienes miran con desconfianza y horror los ordenadores y la internet; lo ven como una obra del demonio que los va a desplazar; es un planteamiento completamente erróneo. Y lo otro es la mitificación de los medios que dice: “Vamos a mejorar la educación, vamos a poner un ordenador a cada niño en cada lugar”. Es estupendo que el niño tenga un buen ordenador, un buen bolígrafo e instrumentos adecuados. Los maestros tienen que saber que el ordenador forma parte del paisaje y que se deben mover en ese paisaje. Pero, además está la educación y, sobre todo, los valores, la idea de que sólo aprendemos a vivir del contacto con nuestros semejantes; no sólo de la perfección de un programa de ordenador, sino de la imperfección de un ser humano. Por eso el maestro es insustituible pues sólo las personas pueden enseñar a vivir a las personas. Ahora, efectivamente hoy tiene unos apoyos mediáticos que pueden en ocasiones aliviar su tarea y ayudarle a explicar, a mantener la atención de los alumnos. Pero también es conveniente siempre decirles a los estudiantes que aprender es una responsabilidad suya.

A.T.: Hay otros que sostienen que el espacio escolar tiende a desaparecer y que hay que pensar en una relación distinta con los estudiantes…

F.S.: Hay que procurar extender lo más posible el espacio escolar. El aula educa y enseña tanto como el profesor. El hecho de que el niño, el adolescente, salga por primera vez de su mundo familiar afectivo, y se encuentre con el mundo de lo público, en el que se exigen el respeto y la convivencia dentro de un aula con otros que no son sus parientes y que han llegado por el azar de la organización de la enseñanza, es algo pedagógicamente insustituible. Si el niño se queda en su casa y desde allí le llegan las noticias, eso no es una enseñanza educativa en el sentido pleno del término.

A.T.: La concepción del papel del maestro ha cambiado con el tiempo… Y el maestro se ve en ese dilema de tener que ser autoritario o ser amigo…

F. S.: El maestro no es un tirano sino una autoridad. El tirano quiere conservar a todo el mundo convertido en niño, mientras que la autoridad ayuda a crecer e implica un acompañamiento. El niño está en un mundo que ya tiene unas exigencias; de alguna manera el mundo no se ha inventado para complacerlo, sino que tiene que conocerlo y comprenderlo para entrar en él. Los compañeros dan un sentido de pluralidad generacional y el maestro representa las generaciones anteriores. Es decir, de alguna manera, se encarga de representar la realidad por la vía del conocimiento.

A.T.: Lo que está unido a la responsabilidad, a la ética de la labor educativa y a la vocación…

F.S.: La tarea del maestro es la verdadera preocupación por el otro, que es el más alto nivel de moralidad. El hombre moral es el que se da a la persona. La educación es uno de los símbolos de la preocupación por los demás. Es importante que el maestro tenga vocación y gusto por lo que hace, como también lo es el que sea tratado de acuerdo con el esfuerzo y la dificultad de su tarea. Si comprendemos el término maestro en un sentido más amplio, como el de la persona que enseña a otros, entonces en nuestras sociedades democráticas todos somos maestros, unos de otros, para ayudarnos a comprender y a vivir en lo real. Y no es lo mismo ejercer esa función desde la paternidad, desde un papel público, o desde la persona que académicamente tiene que afrontar una clase.

A.T.: El maestro debe entender el mundo del niño, del educando de hoy…

F.S.: Hablamos de un ser humano y por lo tanto de un ser histórico; los niños del siglo XIX no son iguales a los de ahora, que nacen con la televisión puesta, en un mundo de libertades que no teníamos en otras épocas. Los niños no son seres al margen de sus condiciones sociales, culturales y familiares. El maestro debe buscar un lenguaje común con los niños.

A.T.: Usted ha expresado que “vivimos en un mundo apresurado, de urgencias e inmediatez” y eso afecta a la educación…

F.S.: Son los elementos que conspiran contra la importancia pública de la educación, cuya necesidad es inmediata, pero no sus resultados. La sociedad lo que quiere es un rendimiento inmediato y como eso no pasa, hay una sensación de frustración e inutilidad. El desarrollo de la cultura y el conocimiento aparecen como un lujo frente a la urgencia.

A.T.: ¿Qué queremos de la educación hoy?

F.S.: Esa pregunta sólo la podemos responder juntos como sociedad y está sujeta a debate. La educación es el cultivo de la humanidad. Entonces, ¿cómo cultivarla en las condiciones presentes? ¿En qué vamos a insistir? ¿A qué le damos prioridad? Hay muchas cosas interesantes que enseñar, pero debemos distinguir entre lo interesante y lo imprescindible. Esto último, es ser capaz de comprender y de expresarse, dos capacidades básicas para moverse en una democracia. De ahí que sea fundamental la enseñanza de todo lo referido a la comprensión y utilización argumental de los lenguajes, ya sean simbólicos o formales, así como la de los conocimientos científicos elementales: humanística, historia, física, etc. Y luego, poco a poco, la formación ética, ciudadana, en aquellos valores que son compartidos por todos.

A.T.: Hay una frase de su libro `El valor de educar´, que dice: “Me parecía sorprendente que por un lado la educación fuera el remedio universal de todos los males, y por otra parte la gente no se preocupaba fundamentalmente de la educación”. ¿Qué ocurre hoy, ocho años después de publicado el libro?

F.S.: Se trataba de concederle cada vez más importancia al papel de la educación y de los maestros en la sociedad. La educación ha pasado de ser algo accesorio y que entretenía a los niños y los hacía crecer, a convertirse en algo radical y decisivo en la vida de cada uno. Hay que potenciar en quienes aprenden la capacidad de preguntar y preguntarse. Es parte de esa vocación de aprender. Las verdaderas preguntas están movidas por el interés y la curiosidad por las cosas y no simplemente por el deseo de causar efecto o de exhibirse. Esas preguntas son las que orientan al educador respecto a qué es lo que tiene que ofrecer a su educando y saber dónde debe insistir, dónde están los problemas y dónde hay menos conocimiento.

Relación entre docentes y padres de familia

Generalmente la relación entre docentes y padres de familia se limita a la entrega de boletas de calificaciones, organización de algún evento social e informes de la mala conducta de los niños o del bajo aprovechamiento escolar. Son pocas las ocasiones en las que estos espacios tienen como finalidad analizar algunos aspectos como: la convivencia familiar, la comunicación, la relación afectiva entre padres e hijos, la orientación para que apoyen el trabajo escolar en casa, etcétera.

Es necesario que juntos, maestros y padres de familia encuentren mejores formas de trato hacia los niños. Para ello se requiere que planeen esta coordinación; es decir, formulen estrategias y condiciones para lograrlo.

Muchas veces los padres requieren mayor información acerca del desarrollo de sus hijos y de cómo tratarlos. El maestro puede promover reuniones en donde algunos especialistas hablen sobre las características del niño y los padres externen sus dudas y construyan alternativas de solución para mejorar su relación con ellos.

Si en lugar donde está ubicada la escuela no hubiera personal especializado, organice entonces sesiones de intercambio de experiencias en donde se comenten algunos problemas y la forma en que se han resuelto.

¿Por qué es importante abordar el tema acerca de la comunicación familiar?

Porque frecuentemente existe entre los padres de familia un conocimiento muy superficial acerca de los gustos, intereses y aficiones de sus hijos. Por medio de la comunicación se consiguen mejores elementos e información para responder a las necesidades, metas y anhelos de cada uno de los miembros de la familia.
Las conversaciones en donde todos intervengan y no se juzgue ni ridiculice a nadie, los juegos y actividades como sembrar árboles, narrar o leer cuentos o leyendas, etcétera, sirven para lograr lo anterior.

¿Cómo orientar a los padres de familia para que sus hijos adquieran mayor confianza en sí mismos?

Para la adquisición de este propósito se sugiere:

  •  Hacer hincapié en que el desarrollo es un proceso lento y paulatino con avances, retrocesos y habilidades que se van formando día con día a partir del dominio y concientización de los recursos.
  •  Estimular a los niños en cada uno de sus esfuerzos por pequeños que sean, así tendrán experiencias de éxito que los harán más seguros de sí mismos.
  •  Fomentar su autoestima confiando en ellos, en sus talentos y cualidades. Animarlos y respetarlos para que aprendan a confiar en sí mismos, ya que en la aprobación o desaprobación de los adultos significativos (padres y maestros), los niños definen quiénes son y cuánto valen.

Enfatizar la importancia del sentido de pertenencia al grupo familiar, haciéndolos sentir amados y aceptados de manera incondicional dentro de la familia.

Procurar que no se sientan comparados, ni empujados a imitar a otros niños.

Enseñar a asumir riesgos. Esto se logra cuando están seguros de no ser castigados si cometen algún error, motivarlos a hacer aquello para lo cual ya tienen capacidad e invitarlos a tomar sus propias decisiones.

Ayudar a los niños a fijarse metas y trabajar para conseguirlas.

Crear un ambiente propicio para preguntar. La curiosidad es una característica natural y responde al interés por el mundo que los rodea.

Las sugerencias arriba señaladas permitirán a los padres darse cuenta de que los niños aprenden de ellos el gozo por la vida, la confianza en la capacidad de controlar el entorno personal y la esperanza en el futuro, por eso deben convivir y disfrutar juntos diferentes actividades recreativas.

¿Qué relación existe entre la salud de los niños con el aprendizaje?

Un niño sano estará en mejores condiciones para aprender. Por eso es necesario que el maestro oriente a los padres de familia acerca de las formas para lograr y mantener la salud. Este aspecto, abarca temas como: la nutrición, el conocimiento y el cuidado del cuerpo, la prevención de enfermedades, etc. Se pueden organizar sesiones con especialistas en donde se aborden estos u otros temas y los padres reciban orientaciones específicas o bien, planear reuniones entre ellos para intercambiar experiencias y soluciones a problemas comunes.

¿Cómo lograr una mejor participación de los padres en relación con el aprovechamiento de sus hijos en la escuela?

Es conveniente realizar una junta inicial con los padres de familia para darles a conocer cuáles son las asignaturas que se van a impartir y los propósitos que sus hijos deben alcanzar en cada una de ellas. Concientizarlos de que el programa se irá desarrollando de acuerdo con las características y el ritmo de aprendizaje que el grupo presente y en particular cada uno de sus hijos. Si los padres están enterados acerca de los contenidos que se van a tratar durante el año, podrán brindar una ayuda más eficiente y proporcionarán los apoyos y recursos necesarios.

Es necesario que el maestro informe constantemente a los padres sobre los avances y dificultades de sus hijos en cuanto a su rendimiento académico y no sólo los llame para darles resultados finales. Es importante que reconozcan el esfuerzo de los niños y en el caso que su aprovechamientoescolar fuera bajo, hacerles ver que estas fallas en el aprendizaje son punto de partida para reiniciar el proceso y no la oportunidad para la aplicación de medidas represivas, ya que éstas traen como consecuencia en los niños una baja autoestima que los lleva a sentirse poco inteligentes, torpes y temerosos de cometer errores.

Los maestros de grupo pueden trabajar un aspecto o problema que detecten en sus aulas: la curiosidad sexual de los niños, el atraso escolar y cómo superarlo en casa, la influencia de algunos problemas familiares (divorcio, maltrato, etcétera) en la vida académica y personal del niño.

Los maestros comentarán e investigarán en estas reuniones, diversos aspectos de un problema; pondrán en común sus conocimientos y experiencias, ofrecerán alternativas de solución y planearán la manera en que setrabajarán estos temas con los padres. De tal modo que sean ellos quienes obtengan sus propias conclusiones.

El trabajo así organizado evitará que se den a los padres ideas desvinculadas, regaños e informaciones
poco útiles.

Por ejemplo; si el alumno presenta algún atraso en su aprendizaje el maestro procurará que padres e hijos lean con frecuencia en el hogar, les sugerirá que sean textos pequeños (cuentos breves, párrafos, etc.), una vez leído el título, imaginen de qué se va a tratar, que se hagan preguntas como: ¿Qué piensas que va a suceder? ¿En qué crees que termine? ¿Qué otro título le pondrías? ¿Qué fue lo que más te gustó? Etcétera.

Esta actividad debe realizarse diariamente hasta llegar a la comprensión de lecturas más complejas y extensas.

También conviene elaborar redacciones acerca de lo que se leyó. Estos mensajes por muy pequeños que sean, son muy útiles en la ejercitación de la escritura.

Las actividades que realiza el niño cotidianamente, se pueden relacionar con la resolución de problemas, este es el caso de las compras que se hacen para el hogar. En éstas, anticiparán costos y llevarán a cabo las operaciones aritméticas necesarias.

Llevar a los niños al cine, a la biblioteca, al teatro, al museo, etc., servirá para dialogar con ellos, intercambiar opiniones, cuestionarlos acerca de lo observado y contestar las dudas que plantean.

Todas estas sugerencias son actividades que los padres pueden realizar con sus hijos y serán un auxilio muy importante en la prevención y superación de algunas dificultades escolares.

Por medio de estos lazos de colaboración se logrará que los padres se responsabilicen de la formación y educación de sus hijos: la escuela y los maestros les proporcionarán los medios para lograrlo.

Fuente: cursosinea.conevyt.org.mx

Qué dice el desorden de tu hijo acerca de sus miedos

A medida que los niños crecen, la habitación comienza a convertirse en un refugio para ellos, su ‘hogar’, su espacio vital. Cuando son adolescentes, el desorden se transforma en un grito de guerra, un acto de rebeldía. O… ¿puede ser algo más?

Existen diferentes estudios que relacionan el desorden de un hogar o una habitación con determinados miedos, o problemas de ansiedad. Está claro que no vamos a analizar a un niño pequeño, que aún no aprendió a ser organizado, pero sí a esos niños más mayores que comienzan a hacerse dueños de su habitación. Te explicamos qué dice el desorden de tu hijo acerca de sus miedos. 

Esto es lo que dice el desorden de tu hijo acerca de sus miedos

El desorden dice más acerca de nosotros de lo que imaginas. Puede ser una proyección de nuestra personalidad (de aspectos que no nos atrevemos a reconocer o no vemos). Además, no todos los desórdenes son iguales. Se puede tener una pila de ropa encima de la silla o bien acumular libros en la estantería del salón. No es lo mismo.Descubre qué dice el desorden de tu hijo acerca de sus forma de ser y de sus miedos. Válido para padres y madres, porque, reconozcámoslo, también los adultos somos muy desordenados (a veces):

  1. Niños que acumulan muchas cosas nuevas. Los niños que piden una y otra cosa, que nunca se cansan de acumular objetos como si se tratara de un bazar, en muchas ocasiones lo que les ocurre es que desean hacer demasiadas cosas a la vez. Son indecisos, dudan, les cuesta centrarse en una única tarea, en un solo objetivo. Son inquietos (y a veces caprichosos). De hecho, seguramente tengan problemas para acabar la tarea que empezaron. Suelen dejarla y empezar otra nueva sin haberla terminado. Son niños que viven acelerados y no terminan de disfrutar del todo con cada tarea que iniciaron.
  2. Niños que guardan todos los juguetes antiguos, aunque estén rotos. A los niños que les cuesta deshacerse de sus juguetes antiguos, aquellos con los que ya no juegan, y que los guardan aunque estén rotos, tal vez tengan demasiado apego por su pasado porque tienen cierto miedo al presente y sobre todo, al futuro y a las frustraciones a las que tendrán que enfrentarse. Sucede también en el caso de padres y madres que tienen armarios y el trastero lleno de bolsas con ropa, libros y objetos de todo tipo que nunca más utilizarán pero que se niegan a tirar.
  3. Acumulación de ropa y juguetes en sillas y estanterías. Cada objeto tiene su lugar, pero muchas personas (niños y no tan niños) terminan dejándolos en cualquier otro sitio. Ese tipo de desorden implica un torbellino de ideas confusas, muchos proyectos, muchos sueños y poca paciencia. Son las típicas personas (y niños) despistadas, que tienden a ilusionarse rápidamente por todo pero que se lanzan a la ‘aventura’ sin ningún tipo de planificación elaborada y que a menudo terminan abandonando un proyecto al apagarse poco a poco esa ilusión inicial.
  4. Cuando tu hijo deja todo amontonado a la entrada de la casa. La acumulación de objetos a la entrada se relaciona con el miedo psicológico a relacionarse con otras personas. Es típico de niños tímidos o padres y madres a los que les cuesta (aunque parezca todo lo contrario) entablar relaciones nuevas.
  5. Desorden en el escritorio o mesa. Tal vez tu hijo sea bastante ordenado, pero su mesa de trabajo se un auténtico caos. Es típico de niños muy exigentes consigo mismos. En realidad, tu hijo tal vez tenga miedo a fallar, y puede que no tolere muy bien la frustración porque además sea muy perfeccionista. Parece contradictorio, ¿verdad? Pero es que los miedos lo son. Este tipo de desorden es en sí un mensaje de necesidad de controlarlo todo.
  6. Niños que acumulan todo detrás de la puerta. Los niños con padres más exigentes y autoritarios, suelen tener miedo a las ‘regañinas’. Ese miedo termina proyectándose mediante la acumulación de cosas tras la puerta, con la esperanza de ocultar algunos objetos de la vigilancia constante de sus padres.
  7. Desorden en el armario. Si el mayor desorden se encuentra en el armario, el miedo está relacionado con las emociones y también, como no, a un cierto ‘caos mental’. Son niños muy emotivos y sensibles y sus principales temores tienen que ver con la falta de habilidades con las emociones. También son niños muy creativos, muy ingeniosos. Estos pequeños genios de la creatividad son más despistados y tienen más problemas para ordenar sus ideas… y su armario.
  8. Desorden debajo de los muebles. Esconder todo debajo de los muebles está relacionado con el reflejo que los demás tienen de uno mismo. Son niños y adultos que dan demasiada importancia a las apariencias, y están constantemente preocupados de lo que los demás piensen de ellos. Niños que muchas veces están pidiendo constantemente la aprobación de los demás en todo lo que hacen por falta de confianza en sí mismos.
  9. Desorden en toda la casa. El desorden completo, en todas las habitaciones y rincones de la casa, es reflejo de una apatía general. Son niños ‘rebeldes’, enfadados con la vida constantemente. Muy propio, por ejemplo, de la etapa adolescente.

Por lo visto, el desorden muchas veces no llega por un problema de aprendizaje o por un descuido de los padres con los límites y las normas. A menudo, el desorden es una proyección de los miedos y de la forma de ser de una persona. Puede darse un desorden por un miedo al cambio o tal vez por miedo a perder algo que queremos. Puede ser por apego a nuestros recuerdos o porque vamos acelerados por la vida. Tal vez porque nos cuesta concentrarnos o porque simplemente nuestra vida es caótica.

El desorden puede ser por muchas causas, y todos sabemos que no es nada beneficioso. De ti depende ponerle freno y comenzar a organizar tu casa… y tu vida.

Fuente: guiainfantil.com

Distrito Educativo 10-02 realiza la IX Feria de Innovaciones Pedagógicas 2018

Distrito Educativo 10-02, bajo el lema “Educando por competencia fomentamos calidad y excelencia”, realiza la IX Feria de Innovaciones Pedagógicas 2018, dedicada la maestra Nancy Mateo Valoy.

Sabana Perdida.- Esta actividad se efectuó en la Escuela Eugenio María de Hostos y estuvo dedicada a la señora Mateo Valoy por sus cualidades humanas y sus aportes al servicio de la educación durante su vida en el magisterio y sus labores como Técnico del Distrito Educativo desde donde trabajó siempre en beneficio de la formación de los estudiantes y la Revolución Educativa en el Municipio de Santo Domingo Norte.

La homenajeada inicio en el 1997, cuando ingresó a la Escuela el Toro, en la Carretera Mella para laborar en el Primer Ciclo como docente alfabetizadora, abogada, en el 2001, pasa al Distrito Educativo como técnico ocupando  el cargo de coordinadora del Primer Ciclo y ha realizado más  50 cursos curriculares que les permitieron fortalecer su bagaje cultural.

Las palabras de apertura de ésta Feria estuvieron a cargo del Director Distrital, señor Domingo Báez Castillo M.A,  quien manifestó que la educación transforma a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos quien a su vez cambiarían el mundo. El Director Distrital recordó que la Revolución Educativa está focalizada en innovar un sistema de competitividad, integridad, valores y calidad, expresó que ésto es el reflejo de todo lo que se va apreciar en esta IX Feria de Innovaciones 2018.

Destacó el trabajo de cada uno de los alumnos y maestros,  presentando una  muestra de los logros obtenidos durante el año y  representando a los centros educativos que compone el Distrito Educativo 10-02. Durante el desarrollo de la Feria los presentes pudieron disfrutar de un personaje llamado “Lecturín” que se creó con el propósito de motivar en los alumnos el amor hacia la lectura.

El acto contó con la participación del Director Regional 10 de Educación, señor Ronald Cristian Santana Caro, el Vice-Ministro de Educación Licdo. Luis de León, la Directora Distrital 10-06, Ana Belkis Díaz Sosa M.A, Gisela Montero M.A Sub-Directora del Distrito Educativo 10-02 y la Licda. Bárbara Castillo encargada de Recursos Humanos.

También estuvieron presente la Diputada Damaris Vásquez y el Regidor Juan Francisco Peguero del Municipio Santo Domingo Norte.

Las 5 características de los maestros más eficaces

Desempeñar la profesión docente requiere de gran responsabilidad, por ello estas son 5 características que no pueden faltar en los maestros

Un docente es el responsable del desarrollo de todo un grupo de estudiantes. La enseñanza no se trata solo de la difusión del conocimiento académico, ya que los profesores también deben absorber en la vida cotidiana lo que piensan sus alumnos y guiarlos por el camino correcto.
Beneficios como la seguridad del empleo, la movilidad académica y las vacaciones largas, a menudo actúan como poderosos incentivos ante los futuros profesores. Sin embargo, hay muchas personas que no suelen notar las exigencias que conlleva esta profesión.
No obstante, si posees paciencia, respeto por el aprendizaje, empatía y ganas de ayudar a otros, la enseñanza sin duda puede tornarse en una carrera muy gratificante,llena de oportunidades para el desarrollo personal y profesional.
Entonces, si eres una persona que busca desempeñarse en la tarea de educar a otros y contribuir a su progreso íntegro, debes tener las 5 características de los maestros más eficaces. Descúbrelas a continuación.

5 características de los maestros más eficaces:

1 – Una mente abierta

Aprendizaje y adaptación son dos de las partes más grandes de ser un buen maestro. Cada día esta experiencia te traerá nuevos e inesperados obstáculos que superar, por lo que debes ser capaz de adaptarte y saber manejar una significativa cantidad de elementos adversos, sobre todo al principio de tu carrera.

“Los maestros eficaces no nacen, se hacen después de una enorme cantidad de trabajo duro y dedicación”, afirma Lynn Columba, coordinadora del programa de la Facultad de Educación de la Universidad de Lehigh en Bethlehem, Pensilvania.

2 – Flexibilidad y paciencia

Las interrupciones mientras impartes cátedra son muy comunes, por lo que, una actitud flexible y paciente es importante no solo para que tengas estable tu nivel de estrés, sino también para que puedas controlar cualquier situación que pueden generar los estudiantes que están a tu cargo.

3 – Dedicación

Ser profesor genera grandes beneficios como el tener varios meses de vacaciones. Sin embargo, esta profesión implica dedicación total, por lo que es necesario que aprendas nuevas habilidades y que, por ejemplo, asistas a seminarios sobre diferentes temas y disciplinas durante este período de descanso.

4 – Actitud positiva

Una actitud positiva te ayudará a saber cómo sobrellevar y actuar frente a diversos problemas que pueden expresar o tener los estudiantes. Los jóvenes a los que enseñes tendránademás de un profesor, un referente a quien acudir en diferentes situaciones. Es importante que mantengas una actitud abierta con ellos para que se sientan apoyados.

5 – Altas expectativas

Un maestro eficaz debe tener altas expectativas, por lo cual cada día debe motivar a que sus alumnos se esfuercen cada vez más para lograr mejores resultados.

La conformidad y la quietud no son características de esta profesión. Ser maestro es una ardua tarea, sin dudas, pero solo aquellos que aspiran a más y tienen altas expectativas sobre su trabajo son los que alcanzan el éxito y se destacan.

Fuente: noticias.universia.net.mx

Frases apropiadas para incluir en observaciones de boletines de notas

Cuando llega la hora de llenar los informes de evaluación de nuestros alumnos siempre se nos presentan dudas sobre cuál es la palabra o frase que define de manera más correcta aquel o aquellos aspectos que queremos comentar sobre los alumnos y su evolución y dinámica escolar.

  1. ¿Cómo expresar aspectos positivos y negativos del desempeño de los alumnos?

Se sugieren dos apartados:

  1. a) Uno de frases para reforzar aspectos positivos
  2. b) Otro si lo que queremos es poner énfasis en los aspectos más negativos del rendimiento de los alumnos.
  1. Si queremos comentar aspectos positivos podemos utilizar frases que empiecen de la siguiente manera:

– Muestra avance en…

– Tiene habilidades y destrezas…

– Puede…

– Posee gran potencial para…

– Es trabajador, persevera, coopera…

– Muestra madurez, compromiso…

– Hace un excelente trabajo…

– Ha mejorado su rendimiento en…

– Aplica adecuadamente las técnicas…

– Hace un uso adecuado de…

  1. Si lo que queremos es comentar aspectos negativos podemos utilizar frases que empiecen de la siguiente manera:

– Necesita apoyo en…

– Hay que reforzarlo en…

– Está en proceso de…

-Logra sus actividades si…

– En ocasiones resuelve…

– Algunas veces…

– Ocasionalmente efectúa…

– Le cuesta ponerse a trabajar en…

– Muestra poco interés en las actividades de…

  1. Frases para las observaciones finales en los informes cuatrimestral y final.

– El alumno… sigue con facilidad los contenidos trabajados hasta el momento en el aula (informe trimestral)

– El alumno… sigue con normalidad los contenidos trabajados hasta el momento en el aula (informe trimestral)

– El alumno… sigue con alguna dificultad los contenidos referentes al área… trabajados hasta el momento en el aula (informe trimestral)

– El alumno… ha adquirido con facilidad los contenidos trabajados durante el curso escolar en el aula (informe final)

– El alumno… ha adquirido con normalidad los contenidos trabajados durante el curso escolar en el aula (informe final)

– El alumno… ha adquirido con ciertas dificultades algunos de los contenidos trabajados durante el curso escolar en el aula (informe final)

– El alumno… no ha adquirido los contenidos referidos al área de… trabajados durante el curso escolar en el aula (informe final)

Lenguaje Oral

  • El alumno usa el lenguaje para comunicarse y relacionarse con otros compañeros.
  • Los alumnos utilizan el lenguaje para comunicarse y relacionarse con otros compañeros dentro y fuera del aula.
  • El alumno no usa palabras malsonantes o hirientes cuando se comunica con otros compañeros.

Lenguaje Escrito

  • Los alumnos tienen / no tienen el mismo nivel de escritura.
  • Los alumnos suelen confundir letras con números.
  • Los alumnos intentan relacionar cada letra con su sonido correspondiente.
  • El alumno escribe una palabra con otro significado cuando quiere comunicar otra cosa totalmente diferente.
  • El alumno usa muchas veces dibujos en vez de palabras para representar conceptos.

Pensamiento Matemático

  • Los alumnos identifican correctamente una cantidad de elementos siempre que sea en grupos pequeños.
  • Los alumnos son capaces de comparar grupos de números.
  • Los alumnos saben nombrar correctamente los números y en qué orden están, tanto ascendentemente como descendentemente.
  • Suelen hacer uso de los números para referirse a situaciones de la vida cotidiana.
  • Saben resolver problemas simples de sumas y restas de una cifra.
  • Escriben correctamente los números para decir su edad, cuántos lápices tienen, etc.

Conocimiento del medio

  • Los alumnos conocen lo que es un experimento
  • Mencionan los pasos a seguir y hacen suposiciones del efecto que tendrá el experimento al terminar.
  • Trabajan correctamente en equipo.
  • Comparten materiales.
  • Muestran interés.
  • Registran y apuntan correctamente mediante el uso de marcas o dibujos lo que van observando.

Desarrollo Físico

  • La mayoría de alumnos participan en juegos colectivos.
  • Los alumnos realizan ejercicios de motricidad gruesa que implican un control de cada parte de su cuerpo mediante determinados movimientos y equilibrios.
  • Juegan libremente con los materiales que les proporcionamos, descubriendo nuevos usos que les pueden dar, por ejemplo mediante la realización con bloques de construcción.
  • Eligen y usan objetos siempre con las medidas de seguridad apropiadas.
  • Realizan ejercicios básicos como saltar y correr tanto espacios libres como cerrados.

Fuente: imageneseducativas.com

6 motivos para dejar que tus hijos disfruten el futbol

La importancia del ejercicio en los niños es clave para el desarrollo de las habilidades físicas, lo importante es saber elegir un deporte que además de que les guste, explote la agilidad, el equilibrio, la coordinación y la velocidad. Estas capacidades, mejor conocidas como el ABC de movimiento las reúne el futbol, por lo que te dejamos 6 razones para que tus hijos lo practiquen.

1. El ABC

Durante la primera infancia, la agilidad, el equilibrio, la coordinación y la velocidad, están relacionados con el sistema nervioso central. Es por esto que el fútbol, con los cambios rápidos de dirección y diversidad ofrecen estímulos perfectos para desarrollar estas capacidades.

2. Correr

La velocidad que implica un juego de fútbol proporciona a los niños el tipo de carrera que necesitan: carreras de corta distancia seguidas de cortos intervalos de tiempo de recuperación.

3. Saltar

Durante el juego, los niños deben esforzarse por superar algunos obstáculos, lo que  implica realizar diversos tipos de saltos en diferentes velocidades, ajustan su paso para evitar jugadores y moverse en otras direcciones.

4. Lanzar y atrapar

Las manos de los jugadores tienen contacto con la pelota cuando el objeto sale de la cancha y cuando los porteros regresan el balón al juego, esto los mantiene en un estado de alerta que los obliga a tener sus sentidos al 100 para cachar la pelota.

5. Objetos al aire

Cuando el balón está en el aire, el jugador es desafiado a calcular la velocidad, la distancia y la trayectoria de la pelota.

6. Toma de decisiones

El estado de alerta que exige este deporte va acompañado de respuestas rápidas y decisiones apropiadas. El niño debe, en cuestión de micro segundos, decidir a qué jugador le pasará el balón para lograr la jugada que les asegure un gol. Para esto, el jugador debe recopilar información de su entorno físico, analizar los datos y luego ejecutar una respuesta física apropiada.


Artículo original: activeforlife.com

Gesta histórica del 14 de Junio de 1959

La Creación del Movimiento de Liberación Dominicana (MLD)

A partir del 1° de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución, Cuba ofreció  la ayuda económica necesaria para establecer los campamentos de entrenamiento de los expedicionarios que irían a suelo dominicano.

A finales de enero llegan a Cuba José Horacio Rodríguez, Rinaldo Sintjago y Poncio Pou Saleta, para dar inicio el reclutamiento de las tropas que se entrenarían en los campamentos de Mil Cumbres, provincia Pinar del Río, y el campamento San Julián, este último abortado por diversas razones.

A partir de marzo fueron llegando desde diferentes países  americanos más de trescientos voluntarios.

A solicitud de Fidel Castro, se designó a Enrique Jiménez Moya como enlace oficial entre los dominicanos y los revolucionarios cubanos.

Con la participación de casi todas las organizaciones políticas del exilio dominicano, se celebró en el mes de marzo, gracias a la convocatoria realizada por la Unión Patriótica Dominicana de Venezuela, un congreso donde formalmente se constituyó el Movimiento de Liberación Dominicana, con la integración del Frente Unido de Puerto Rico, el Frente Unido Dominicano de New York, la Unión Patriótica Dominicana de Cuba, el Partido Socialista Popular, el Frente Independiente Democrático de Venezuela y la Unión Patriótica Dominicana de los Estados Unidos.

En el acta constitutiva de esta entidad patriótica, figura el nombramiento de Enrique Jiménez Moya como comandante en jefe del Ejército de Liberación Dominicana, así como la creación de un Consejo Asesor de la Revolución Dominicana integrado por dos representantes de cada una de las instituciones arriba firmantes.

A su vez, se eligió un Comité Central Ejecutivo conformado por los doctores Francisco Castellanos, Francisco Canto, Luis Aquiles Mejía, Juan Isidro Jiménez Grullón y el señor Cecilio Grullón. Al general Juancito Rodríguez se le designó Consejero de dicho Comité y suplente en ausencia de alguno de ellos.

Como resolución fundamental de esta asamblea quedó redactada y aprobada su plataforma de Gobierno, contenido en el Programa Mínimo de la Revolución Dominicana.

Ese documento explicaba las transformaciones económicas, sociales y políticas, que el MLD pondría en práctica luego del triunfo. Establecía también el compromiso de respaldar el ejercicio de la democracia representativa, y en el plano internacional “fomentar las relaciones con los demás pueblos, basadas en la comprensión y el mutuo respeto que inspira la igualdad privada de los estados y la libre determinación de los pueblos”.

El Movimiento de Liberación y en su ejército construyeron un grupo heterogéneo y plural de hombres de distintas ideologías políticas, clases sociales, religiones, razas y nacionalidades. Capitalistas y socialistas, intelectuales y obreros, profesionales y campesinos.  Jóvenes y viejos, dominicanos y extranjeros se reunieron con un mismo ideal: “La defensa de la Libertad y la Democracia en la República Dominicana”.

Para alcanzar sus ideales democráticos, esta organización no partidista decide colaborar con la guerrilla cubana, contribuyendo con dinero y armas a Fidel Castro, viejo compañero de los dominicanos en la frustrada expedición de Cayo Confites, máximo líder de la insurrección contra el dictador Batista, con ese propósito fue designado como enviado especial a Enrique Jiménez Moya, quien se integró a la lucha del pueblo cubano alcanzando el grado de capitán.

Todo lo anterior contribuyó a que, luego de derrotada la dictadura de Fulgencio  Batista, en Cuba, el gobierno revolucionario dirigido por Fidel Castro autorizara la instalación en esa isla los campamentos de entrenamiento de los dominicanos.

La lucha para darle fin a la dictadura trujillista prontamente ganó expresiones de solidaridad y de adhesión de demócratas  procedentes de diversas naciones, entre los que se encontraban:

  • 22 cubanos
  • 13 venezolanos
  • 5 puertorriqueños
  • 2 españoles
  • 2 norteamericanos
  • 1 guatemalteco

Entrenamiento

El entrenamiento se realizó en el campamento Mil Cumbres, en Cuba, congregando unos 250 expedicionarios.  La dirección de este campamento recayó en el comandante Dr. José Horacio Rodríguez. Los entrenamientos militares estuvieron a cargo del oficial mayor cubano Roberto Fajardo.

Durante el campamento sus miembros se reagruparon en seis pelotones, comandados por dominicanos y denominados, respectivamente, Juan Pablo Duarte, Simón Bolívar, Antonio Duvergé, José Martí, Gregorio Luperón y Máximo Gómez.

A los dos meses de entrenamiento, Jiménez Moya seleccionó a los que integrarían las fuerzas expedicionarias.

El día 13 de junio partió el primer grupo, distribuido en dos lanchas que zarparon desde la Bahía de Nipe, cuyos integrantes fueron despedidos por el comandante Camilo Cienfuegos; al día siguiente, el 14 de junio, el grupo que iría por avión fue despedido por el capitán Manuel Rojo del Río, en la Bahía de Manzanillo.

Desarrollo de la Expedición

La expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, del 14 de Junio de 1959, estaba programada para llegar a la República Dominicano por aire y mar, sin embargo, las dos embarcaciones facilitadas por cubanos, llegaron a la costa norte seis días después, debido a un sabotaje y a un mal tiempo.

La incursión aérea ocurrió el domingo 14 de junio, con 54 expedicionarios a bordo de un avión C-46 Curtiss, por el aeropuerto militar de Constanza.

El avión, adquirido en Miami utilizando parte de los 250,000 dólares donados por los venezolanos, fue camuflado con las insignias de la Aviación Militar Dominicana y regresó a Cuba, piloteado por el venezolano Julio César Rodríguez y el co-piloto cubano Orestes Acosta.

La incursión aérea, en sentido general, fue exitoso y sin bajas, logrando los expedicionarios desplazarse hacia las montañas en dos grupos, uno dirigido por Enrique Jiménez Moya con 33 hombres, que avanzó hacia Tireo, mientras que los otros 20 expedicionarios, avanzaron hacia las montañas de El Botao, bajo la dirección del comandante cubano Delio Gómez Ochoa.

El régimen de Trujillo desplegó unos 3,000 soldados para enfrentar los expedicionarios, además, movilizó camiones y aviones, a los que se sumaron los grupos campesinos.

A tempranas horas del 15 de junio, los cielos de Constanza se ennegrecieron por los bombardeos de la Aviación Militar Dominicana.

Mientras se internaban en las montañas, uno de los expedicionarios perdió la mochila que contenía los planos de los desembarcos marítimos, lo que constituyó un  revés, al revelar los planes de los desembarcos marítimos no realizados aún.

El 20 de junio, la lancha Carmen Elsa desembarcó por Maimón, con 96 expedicionarios, comandada por José Horacio Rodríguez y finalmente capitaneada por José Messón.

A su vez, la Tínima desembarcó en Estero Hondo con unos 48 expedicionarios, comandada por José Antonio Campos Navarro. Los desembarcos fueron enfrentados por el Ejército y la Aviación Militar, con el despliegue de otros 3,000 soldados.

Los expedicionarios de Maimón y Estero Hondo fueron duramente atacados por la Marina, con la presencia de un guardacostas, una corbeta de guerra y un barco destructor, además de bombardeos por la Aviación Militar Dominicana.

La menor parte de los expedicionarios de ambos frentes cayeron en combate, mientras la mayoría fue hecha prisionera por militares y civiles, algunos asesinados de inmediato o enviados a la Base Aérea de San Isidro, donde finalmente eran interrogados, torturados y fusilados.

Un último reducto de 5 expedicionarios de Constanza fue hecho prisionero el 10 de julio, compuesto por los dominicanos Poncio Pou Saleta y Merardo Germán,  mientras que los cubanos Delio Gómez Ochoa, Frank López y  el adolescente Pablito Mirabal, se les capturó al día siguiente.

Existen evidencias de la continuidad hasta el mes de septiembre de 1959 de dos expedicionarios que habían desembarcado en Maimón, logrando permanecer con vida de manera aislada. Ellos fueron el norteamericano Larry Bivins -veterano de la guerra de Corea, y el español Francisco Álvarez, quien fue el último en morir el día 14 de septiembre.

Las bajas reportadas en las filas de las tropas del ejército de Trujillo fueron de 42 muertos, 32 heridos y un soldado desaparecido.

De los 196 expedicionarios sólo sobrevivieron 6; dos cubanos: Delio Gómez Ochoa y Pablito Mirabal, y cuatro dominicanos: Gonzalo Almonte Pacheco, Francisco Medardo, Mayobanex Vargas y Poncio Pou Saleta.

Fuente:museodelaresistencia.org

Los docentes también lloran

Todos hemos tenido una maestra o un maestro que recordamos de manera entrañable por su ternura o su paciencia; los hubo y los habrá que no, que los recordemos por su firmeza o exigencia, pero todos tienen un denominador común, todos han sido habitantes del planeta escuela.

Son personas como tú y como yo, salvo que a ellos les exigimos un extra de autocontrol, de sobre atención con cada uno de nuestros hijos y un extra de tiempo y calma ante las exigencias del sistema. Y no, no creo que sean súper héroes ni súper villanos, son seres normales y corrientes; son madres, son padres y algunos hasta abuela o abuelo. Son de carne y hueso; sienten, sufren y padecen como cualquiera.

Los docentes también lloran de pena al decir adiós a sus alumnos: te conozco, te acompaño, te guió, te cuido, te respeto y te educo, para luego decirte adiós una y otra vez. Cambian las caras, los nombres, las historias, pero todo se repite con una cadencia de ciclos entrañables, una y otra vez.

Los docentes también lloran de dolor al saberse menospreciados o agredidos tan sólo por ejercer su trabajo, de convivir con el insulto o la falta de respeto, y a pesar de ser inmerecido, soportan la carga como si fuera parte de su mochila. Os aseguro que un docente no recibe formación específica para soportar reproches. Eso no se estudia en ninguna asignatura, eso se aprende a base de experiencias a veces muy ingratas.

Los docentes también lloran de impotencia cuando ven que no consiguen sacar de sus alumnos todo lo que saben que pueden llegar a dar; y se revuelven entre técnicas de motivación, de refuerzos imaginarios, de paciencia infinita, de inventos caseros pensados para esos alumnos que no olvidan incluso estando fuera de la escuela. Eso sí que es llevarse el trabajo a casa, pero en el alma.

Los docentes también lloran de frustración; esos noveles que llegan a las aulas queriendo comerse el mundo con tal intensidad que terminan muchas veces sin  saber por qué ni cómo, pero al final es el mundo quien les ha comido a ellos. Sus expectativas más idealizadas chocan contra el muro de la rutina y del sistema, dando al traste con muchas de sus ilusiones.

Los docentes también lloran de desesperación hasta obtener una plaza definitiva, llevando siempre en la maleta el estigma de los inicios de la profesión. Aquí te toca aquí te aguantas; da igual que te venga bien o mal, que tengas hijos, proyectos o familiares que te necesiten. No importa, hay que estar disponibles, siempre disponibles.

Los docentes también lloran de amor, de alegría y satisfacción cuando cada curso sienten que su empeño ha servido para ir más allá de la didáctica académica. Cuando ven su esfuerzo en el proceso y en los resultados. Cuando en muchos casos han surgido lazos con sus alumnos o familias que traspasan de lo profesional a lo personal. Siempre hay un recuerdo especial que conecta con cada una de las personas que pasan por sus aulas. Es increíble. ¿Cómo se puede guardar tanto cariño en un sólo corazón?

Detrás de cada docente hay una historia de vida, de obstinación incluso hasta llegar a ejercer su carrera, su profesión, su decisión de vida; porque ser y dedicarse a la docencia no es una causalidad, es más bien una actitud muy premeditada.

Después de la familia directa, las educadoras y las maestras son las primeras figuras de apego de nuestros hijos fuera de casa. Con ellas se adaptan a un mundo nuevo de experiencias, de destrezas y herramientas, de fichas, de bocadillos imposibles de recomponer y de zumos desparramados sin control por el aula. Son quienes como por arte de magia adentran a nuestros hijos en el maravilloso mundo de las letras, los números, los colores y de las primeras palabras raras. Se crea entre ellos un lazo invisible trenzado a base de normas, sonrisas y mucha complicidad.

Los días viajan en el tiempo llevando la práctica docente como referente una mañana tras otra, tragando saliva, dolor de garganta, tirando del “buenos días con alegría” como si nunca les pasara nada, como si algo sobre humano les hubiera inmunizado de las penas propias y ajenas… y nada más lejos de la realidad. Soportan lo insoportable incluso a veces más allá de lo razonable, pero sólo son personas, sólo eso.

Nunca olvidemos de dónde venimos ni a quiénes debemos lo mucho que hoy somos y sabemos; porque todo lo que se enseña con cariño se conserva en la retina de los buenos recuerdos.

Gracias Docentes, hoy queremos que vuestras lágrimas sean también nuestras.

No es magia, es educación.

Luis Aretio