Entradas

Las 15 tareas de verano que un profesor entregó a sus alumnos

Multiplicaciones, ejercicios de ortografía, redacciones… Las tareas de los niños para el verano a menudo terminan estresando más a los padres que a los pequeños. Hay profesores que directamente mandan comprar un libro para el verano. Y muchos niños terminan interrumpiendo su baño, sus carreras con amigos, su momento de relax frente a una puesta de sol, porque tienen que hacer sumas y divisiones.

Un profesor italiano de secundaria, Cesare Catá, sorprendió a niños, profesores y padres. Para el verano, sus alumnos no tendrán que rellenar hojas de frases subordinadas, ni resolver ecuaciones de lo más complejas. En los meses estivales, sus alumnos, tienen que ir cumpliendo una a una las 15 tareas de verano que les entregó en una lista.

Las 15 tareas de verano que todo niño debería completar en vacaciones

Tareas sencillas que a veces olvidamos, que nos enseñan tanto y que no se recogen en ningún manual escolar: tomar un helado con los abuelos mientras escuchas sus historias del pasado… Contemplar cómo una ola rompe contra las rocas o cómo juega con los párpados el primer rayo de sol.

Las 15 tareas de verano Cesare Catá para los niños tienen que ver con el libro sin hojas más importante, el de la vida, y son estas:

1. Por la mañana, de vez en cuando, camina solo por la orilla del mar. Mira cómo el sol se refleja en el agua, pensando en las cosas que más te gustan en la vida y siéntete feliz.

2. Intenta usar todas las palabras nuevas que has aprendido este año: podrás decir más cosas, podrás pensar más cosas y, cuanto más pienses, más libre te sentirás.

3. Lee lo máximo posible. No porque tengas que hacerlo. Lee porque el verano te inspira aventuras y sueños. Leyendo, te sentirás como los pájaros volando. Lee porque es la mejor forma de rebelión.

4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te hagan sentir negativo y vacío. Busca situaciones estimulantes y amigos que te aprecian y te entienden por ser quien eres.

5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes. El verano, como todas las grandes cosas, trastorna el alma. Intenta escribir un diario donde puedas escribir sobre tus sentimientos (y en septiembre, si quieres, lo leeremos juntos).

6. Baila; sin sentirte avergonzado. En la calle cerca de tu casa o en tu habitación. El verano es un baile. Sería una vergüenza no formar parte de él.

7. Al menos una vez, tienes que ver amanecer. Estar ahí en silencio y respirar. Cierra los ojos, agradecido.

8. Practica mucho deporte.

9. Si encuentras una persona que te gusta mucho, díselo con toda la sinceridad y la gracia de la que seas capaz. No pasa nada tanto si lo entiende como si no. Si no es recíproco, entonces no estaba previsto que él/ella formase parte de tu destino. De lo contrario, este verano es la gran oportunidad para caminar juntos (y si no funciona, vuelve al punto 8).

10. Recuerda lo que has aprendido en la escuela y consulta tus apuntes.

11. Sé feliz como el sol, indomable como el mar.

12. No digas palabrotas. Sé siempre educadísimo y gentil.

13. Disfruta de películas con diálogos emotivos, sobre todo en inglés. Esto te ayudará a mejorar tus habilidades lingüísticas y tus oportunidades de soñar. No dejes que la película acabe con los créditos. Vive la experiencia todo el verano.

14. Durante el día o la noche, sueña con cómo puede ser tu vida. Durante el verano, reúne fuerzas para no rendirte y haz todo lo que puedas para perseguir ese sueño.

15. Sé bueno.

 

Fuente: guiainfantil.com

Un profesor italiano propone a sus alumnos quince deberes muy especiales para el verano

Un profesor italiano ha revolucionado el fin de curso en las redes sociales tras publicar una curiosa nota personal en su muro de Facebook. En la publicación, que se ha compartido ya miles de veces, lista los deberes que ha asignado a sus alumnos para este verano. Se trata de 15 “tareas” muy especiales que no solo son válidas para los niños, sino que tal vez deberían ser obligatorias también para muchos adultos.

Las quince tareas del profesor

Estos son los quince puntos que incluyen las tareas veraniegas de este profesor italiano:

  1. Por la mañana, de vez en cuando, ve a caminar por la orilla del mar en total soledad. Fíjate en cómo se refleja el sol, piensa en las cosas que más amas de la vida y siéntete feliz.
  2. Trata de utilizar todas las nuevas palabras que has aprendido este año. Cuantas más cosas puedas decir, más cosas podrás pensar y, cuantas más cosas puedas pensar, más libre te sentirás.
  3. Lee tanto como puedas. Pero no porque debas. Lee porque el verano inspira aventuras y sueños, y leyendo te sentirás como una golondrina en pleno vuelo. Lee porque es la mejor forma de rebeldía que existe. (Para lecturas recomendadas, pregúntame.)
  4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te generen negatividad o vacío. Busca situaciones estimulantes y la compañía de amigos que te enriquezcan, te comprendan y te aprecien por lo que eres.
  5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes; el verano, como todas las cosas maravillosas, agita el alma. Prueba a escribir un diario para reflejar tus sentimientos. (En septiembre, si quieres, lo leemos juntos.)
  6. Baila. Sin vergüenza. En la calle debajo de casa o en tu habitación. El verano es un baile y sería absurdo no participar.
  7. Al menos una vez, ve a ver la salida del sol. Quédate en silencio y respira. Cierra los ojos, agradecido.
  8. Haz mucho deporte.
  9. Si encuentras a una persona que te encanta, díselo con toda la sinceridad y la gracia que puedas. No importa si lo entiende o no. Si no lo hace, no era la persona predestinada para ti; si lo hace, el verano de 2015 os ofrecerá una oportunidad de oro para caminar juntos. (Si sale mal, regresa al punto 8.)
  10. Revisa los apuntes de nuestras clases, hazte preguntas y relaciona cada autor y cada concepto con lo que te sucede.
  11. Sé alegre como el sol e indomable como el mar.
  12. No digas palabrotas, sé siempre educadísimo y amable.
  13. Ve películas con diálogos conmovedores, preferiblemente en inglés, para mejorar tus habilidades lingüísticas y tu capacidad de soñar. No dejes que la película se termine en los créditos, revívela en tu verano.
  14. A plena luz del día o en las noches cálidas, sueña cómo puede y debe ser tu vida. Busca en el verano la fuerza para no renunciar nunca y haz todo lo que puedas para perseguir ese sueño.
  15. Sé bueno.

¿Qué te parecen estos deberes? ¿Sugerirías alguna otra tarea similar para este verano? Compártelo con nosotros.

Fuente: aulaplaneta.com

Reforzando lo aprendido

Llegó finalmente el verano y con él las ganas de ir a la piscina, de ver la tele, dormir hasta tarde y en definitiva, de no hacer nada. Y es que las vacaciones de verano son un paréntesis demasiado largo en el que los niños olvidan lo que han aprendido durante el año si no repasan o se les programa actividades para hacer durante el día. Con una buena planificación, los niños tendrán tiempo de hacer de todo y de no quedarse en un vacío de aprendizaje que no les beneficia en absoluto.

Si los niños no repasan durante las vacaciones no sólo nos encontramos ante la pérdida de conocimientos, sino también del tiempo empleado por los profesores en enseñarles. Además cuando comiencen las clases los maestros deberán volver a recordar los conceptos del curso anterior, en lugar de seguir avanzando.

Reforzar lo aprendido durante el curso le será de gran ayuda en agosto.

Para ello es fundamental conocer qué contenidos educativos son necesarios reforzar durante el verano. Además, al niño le resultará entretenido y divertido si sabemos cómo motivarle. Comprender por qué es fundamental que repase en verano ayudará a mejorar el adecuado desarrollo educativo del niño.

¿Por qué es conveniente repasar en verano?

Son muchos los motivos que demuestran que repasar durante los meses de verano beneficiará al niño no solamente a nivel académico sino también a nivel personal.

Hay contenidos escolares que son necesarios trabajar a pesar de que las notas hayan sido buenas. Reforzar todo lo relacionado con la lectura, la escritura y el cálculo, servirá para mantener un buen nivel académico y aprender de una forma más relajada y divertida.

Inculcar modales a los niños

Todo niño está capacitado para adquirir modales y reglas de conducta siempre y cuando sean apropiadas a su edad.  Por supuesto que no puedes esperar que un bebé de 18 meses se comporte perfectamente las 24 horas del día, pero sí puedes inculcarles buena educación desde muy temprano, de modo que puedas ir asentando los cimientos para unas positivas relaciones interpersonales. Te mostramos cómo puedes hacerlo a cada edad.

Si conseguimos que el niño empiece el curso con las materias asentadas, le será más fácil adquirir nuevos conocimientos. Por lo tanto se sentirá motivado hacia nuevos aprendizajes.

Repasar y reforzar materias en verano son además formas de combatir el aburrimiento. Esta puede ser otra alternativa para ocupar sus momentos de ocio.

Si durante el curso determinadas asignaturas le han costado mucho esfuerzo, no cabe duda de que el verano es el mejor momento para poner al día asignaturas en las que ha habido dificultades de aprendizaje.

¿Qué contenidos hay que repasar?

Sería conveniente que antes de que termine el colegio en verano se tuviera la oportunidad de mantener una reunión con el/la tutor/ra de la clase.

Además de repasar las notas obtenidas por el niño en las diferentes materias, es conveniente que la tutora nos señale qué materias o conocimientos debe reforzar y repasar el niño para el curso que viene.

Una conversación con el profesor nos va a facilitar muchos más detalles relevantes sobre cómo es el aprendizaje del niño en las diversas materias. Puede explicarnos qué es lo que le ha costado más aprender y qué es necesario repasar. De esta manera conoceremos las estrategias más eficaces de aprendizaje que ha utilizado para poder ayudarle  en casa.

Lo que siempre se debe repasar

•    Reforzar la lecto-escritura será útil para el curso próximo. La lectura, la escritura y la ortografía serán herramientas necesarias que hay que ir perfeccionando a lo largo de todo el período escolar.

•    El cálculo mental y las operaciones básicas matemáticas (suma, resta, división y multiplicación) serán la base de un buen nivel académico para los cursos superiores.

•    También será necesario repasar los idiomas aprendidos durante este año para mantener el nivel conseguido durante el curso escolar.

¿Cómo conseguir que repase en verano?

Ante todo, motivándole. Pero, ¿cómo le explicamos que tiene que repasar algunas materias, a pesar de que las notas han sido buenas? Motivándole a aprender.

Una vez que se le ha dejado descansar durante un período de tiempo, se le organizará un horario para que todos los días pueda repasar durante dos horas aproximadamente.

Para conseguir que el niño esté motivado debemos innovar en sus herramientas de aprendizaje. Por eso será necesario conseguirle materiales educativos diferentes e innovadores.

El niño podrá elegir sus propios libros de lectura. Nosotros nos encargaremos de supervisar el contenido y asegurarnos de que le gustarán y le mantendrán entretenido.

Otra manera de motivarles es a través del ordenador. Una nueva forma de aprender y repasar lo aprendido durante todo el curso, pero en un formato diferente.

Y por último, el niño también podrá repasar a través de juegos. Existen gran variedad de juegos educativos indicados para reforzar determinados aspectos importantes de cada materia.

En definitiva, el verano es un período de tiempo muy largo en el que el niño está desconectado totalmente de todos sus hábitos de estudio y estrategias de aprendizaje. Este es momento más indicado para repasar y poner al día materias que le han costado más trabajo aprender durante el curso y afianzar conocimientos básicos escolares.

Juegos y actividades para leer y mejorar en matemáticas este verano sin estudiar

Evitar la situación de olvido o vacío de aprendizaje es especialmente importante en el caso de las matemáticas.

Respecto a la lectura, hay estudios que revelan que los niños que no leen en verano tienen un peor rendimiento académico durante el año, que los que sí lo hacen.

Mantener una mente “matemática” y “lectora” activa durante el verano es posible si seguimos unos sencillos consejos. Podemos planificar un repaso, y estimular a los niños con juegos y actividades que construyan y refuercen sus habilidades en matemáticas y lenguaje.

6 Consejos para que los niños lean este verano:

•    Darles libros con sus personajes favoritos: Aprovechar los libros con los dibujos animados o personajes favoritos es una forma de enganchar hasta los niños más reacios.

•    Fomentar un nuevo interés: Comprarle libros sobre algún tema que le guste al niño, y motivarle a aprender más buscando más información en la red o en una biblioteca municipal.

•    Leer revistas infantiles: Existen muchas revistas dirigidas a los niños, con temas, juegos y actividades que interesan a los niños y les animan a leer.

•    Escribir cuentos y leerlos a la familia: ¡Anímale a escribir cuentos! Los niños sienten una sensación de orgullo cuando muestran sus destrezas lectoras y creativas a sus familiares cercanos. Además al hablar sobre su creación estamos fomentando la comunicación en familia. Otra opción es que los niños lean a los hermanos más pequeños, o a sus abuelos y hacerles compañía.

•    Escribir un resumen: Puedes buscarle información o algún artículo dirigido a los niños y proponerle que escriba un resumen. En este caso además de fomentar la lectura, hace un ejercicio de comprensión y síntesis que le enseña a expresarse mejor.

•    Juegos educativos: Los niños pueden aprender con juegos y ejercicios que les retan y estimulan la afición por la lectura, con libros normales o multimedia que desarrollan sus habilidades literarias, de comprensión lectora, vocabulario, palabras, y también ortografía.

6 Consejos para reforzar las capacidades matemáticas:

•    Aprendiendo a contar hasta 100: Los niños pequeños tienen dificultades para comprender el concepto de 100. Para ayudarle dile que coleccione cantidades de 100 de diferentes cosas (conchas, piedras blancas, pepitas de la sandía o garbanzos) y que haga montoncitos de 5 en 5, o de 10 en 10. Luego puedes hacer operaciones matemáticas de suma y resta ¿y si quitamos 23 cuántas te quedan? Todo dependiendo de su nivel de comprensión.

•    Haz la compra: Dale la publicidad del supermercado y asígnale un presupuesto de 100 o 200 € para hacer una compra ficticia. Le puedes decir que quieres la mitad de los yogures, o el doble de queso. Así hace las mismas operaciones de matemáticas ¡con cosas de la vida real!

•    Codificar mensajes: Si asignas un número a cada letra del abecedario, puedes escribir mensajes que necesitarán de mucha actividad mental en el niño. Ya que los mensajes no serán sólo de asignación de números a letras, sino que puedes utilizar operaciones matemáticas que den un número que se corresponda con la letra. Si no hace las operaciones, no sabrá qué le quieres decir y ¡a lo mejor se pierde algo importante!

•    Dar cambio: Puedes jugar a este juego que además ayudará al niño en su vida diaria. Dale un monedero o una cajita con monedas de diferente valor. Puedes jugar como si estuvierais en la compra. Él va a comprar y tiene que pagar, o al contrario, tú compras y te tiene que dar cambio.

•    Sumar las matrículas de los coches: Tanto si vais de paseo como al viajar en coche se pueden hacer operaciones matemáticas con las matrículas de los coches. Y a partir de una cantidad empezar a hacer operaciones mentales, preguntándole ¿y si le quito 4? ¿Y si ahora le sumo 14? Y ¿si lo multiplico por 3? La dificultad de las operaciones dependerá de la edad del niño.

•    Juegos educativos: Diseñados específicamente para reforzar jugando lo aprendido durante el año. Además si son en CD los niños se acostumbran a familiarizarse con el ordenador.

Ayúdale a planificar sus semanas de vacaciones y poner un horario en el que deberá de hacer sus actividades para no olvidar lo aprendido y aprovechar más el verano. Recuerda que además eres su modelo y que aparte de descansar puedes aprovechar el verano para leer más, aprender algo, realizar alguna actividad. Si te ven motivados por aprender, ellos querrán hacer lo mismo que tú.
Fuente: todopapas.com

¿Sabes por qué el 21 de junio es el día más largo del año?

Te explicamos por qué el primer día oficial del verano es el más largo del año en el hemisferio norte.

Por Hannah Lang y Ker Than

El verano nos atrae durante todo el año con la promesa de refrescantes baños en la piscina o en el mar, riquísimos helados y tardes de relax a la sombra. Para quienes viven en el hemisferio norte, la estación oficial de verano empieza el 20 o 21 de junio, dependiendo de dónde vivas, con la llegada del solsticio de verano.

Pero, ¿qué es exactamente el solsticio? Es el resultado de la inclinación del eje norte-sur de la tierra 23,4 grados hacia el Sol. Esta inclinación hace que cantidades diferentes de luz solar alcancen diferentes regiones del planeta durante la órbita de la Tierra en torno al Sol.

En el solsticio de junio, el Polo Norte se encuentra más inclinado hacia el Sol que durante cualquier otro día del año.

Esto significa que en el solsticio de junio, el hemisferio norte vive el día más largo y la noche más corta del año. En el hemisferio sur ocurre lo opuesto: junio trae el solsticio de invierno y el día más corto del año.

A continuación, te contamos más datos intrigantes acerca del solsticio de verano.

Más luz solar no implica más calor

En el solsticio de verano, el hemisferio norte recibe más luz solar que en cualquier otro día del año, pero esto no significa que el primer día de verano sea el más caluroso.

La atmósfera y el océano de la Tierra actúan como barrera para el calor, absorbiendo y reradiando los rayos solares. Aunque el planeta absorbe gran cantidad de los rayos solares en el solsticio de verano, se necesitan varias semanas para liberar esa energía. Como resultado, los días más calurosos del verano normalmente coinciden en julio o agosto.

«Si lo comparas con encender un horno, a este le lleva bastante tiempo calentarse», explica Robert Howell, astrónomo de la Universidad de Wyoming. «Y después de apagarlo, tarda un buen rato en enfriarse. Pasa lo mismo con la Tierra».

La Tierra no está más cerca del Sol

Otra creencia popular errónea es que durante el verano —y especialmente durante el solsticio de verano— la Tierra está más cerca del Sol que durante otras épocas del año, según explica Mark Hammergren, astrónomo en el Planetario Adler en Chicago.

En realidad, la inclinación de la Tierra tiene más influencia sobre las estaciones que la distancia de nuestro planeta al Sol.

«Durante el verano del hemisferio norte, en realidad, estamos a más distancia del Sol», afirma Hammergren.

El solsticio de verano es motivo de antiguas celebraciones

El solsticio de verano ha sido reconocido y celebrado por muchas culturas a lo largo y ancho del mundo.

Los antiguos egipcios, por ejemplo, construyeron las grandes pirámides de forma que el Sol, visto desde la esfinge, se situase exactamente entre dos de las pirámidesen el solsticio de verano.

La cultura inca celebraba su correspondiente solsticio de invierno con una ceremonia llamada Inti Raymi, que incluía ofrendas de comida y sacrificios de animales e incluso de personas.

Recientemente, los arqueólogos han descubierto restos de un observatorio astronómico en una ciudad maya enterrada en Guatemala, en la que los edificios estaban diseñados de modo que se alineaban con el Sol durante los solsticios. Durante esos días, la población de la ciudad se resguardaba en el observatorio para contemplar a su rey dando órdenes a los cielos.

Y quizás el más famoso, el monumento de Stonehenge en Reino Unido, ha sido asociado con los solsticios de verano e invierno durante más de 5.000 años. Los observadores en el centro de estas piedras pueden contemplar el amanecer del solsticio de verano sobre Heel Stone, que se encuentra justo en el exterior del círculo principal de Stonehenge.

Algunas tradiciones se mantienen vivas

Para muchas culturas modernas, los solsticios y los equinoccios ya no son tan importantes.

Las únicas personas que «realmente prestan atención a lo que ocurre en el exterior de forma regular son los neopaganos y los agricultores, al menos en Estados Unidos, porque es importante para las estaciones de cultivo y de cosecha», explica Jarita Holbrook, una exastrónoma cultural de la Universidad de Arizona, en Tucson.

«El calendario era muy importante, mucho más de lo que lo es ahora», afirma Ricky Patterson, un astrónomo de la universidad de Virginia. «La gente quería saber qué era lo que iba a pasar, para poder estar preparados».

Pero en la actualidad, somos una cultura mucho más de interiores, por lo que tenemos menos conexión con el cielo.

Hammergreen sostiene que no le parece algo negativo que la importancia de los solsticios haya decaído en la sociedad moderna.

«Las culturas antiguas  y algunas religiones modernas prestan mucha atención a algunos alineamientos naturales, y hay mucho misticismo y poderes sobrenaturales unidos a esto», afirma Hammergreen.

Fuente: nationalgeographic.es

¿Cómo te organizarás con tus hijos en verano?

Para los padres, es una época complicada que requiere organizar con mucha antelación, ya que una vez estén los niños en casa difícilmente habrá tiempo de pensar.

Y por esto, desde CanguroEnCasa nos aportan unas líneas de reflexión que puedan ser útiles a las familias en estos días previos, cuando todavía estamos a tiempo de prepararnos para esa pequeña revolución que representará tener a los peques tantos días sin clase.

En primer lugar, tenemos que pensar en un momento, no únicamente en ocupar tres meses a nuestros peques, sino primero pensar en qué necesitan, qué les gustaría, y por nuestro lado qué es lo que podemos hacer, cuánto podemos gastar, con quién podemos contar: ¿el colegio de los peques organiza actividades? ¿Ayudarán los abuelos? ¿Podremos hacer intercambios con amigos?

Es interesante informarse sobre cómo se organizarán otras familias conocidas, por si pudiéramos aprovechar para compartir actividades y gastos.

Una vez que tenemos una idea de qué queremos hacer y cómo hacerlo, es el momento de empezar a pensar en los detalles.

Para aquellas familias que dispondrán estos días del papá o de la mamá o de los abuelos, para cuidar de los niños, es interesante pensar en actividades para realizar con ellos. Actividades que puedan ser al mismo tiempo divertidas y educativas.

Opciones para este verano

La red está llena de ideas de mucha utilidad:

  • Manualidades infantiles
  • Actividades en familia
  • Experiencias con los hijos
  • Actividades de verano

También tenemos que pensar en que los niños son inagotables, o casi. Pero los adultos ya no lo somos tanto. Puede ser buena idea buscar un apoyo para estos días, que pueda ayudarnos en momentos puntuales, e incluso aportar su propia experiencia para hacer mejores estos días.

Tener un canguro o un profesor particular que colabore unas horas por semana será un alivio para la persona (o las personas) que se hayan quedado a cargo de los niños. El coste de unas horas por semana no debería ser exagerado menos todavía si se organiza bien con un canguro o profe que viva cerca de la familia.

La opción del profesor particular será muy importante en el caso de que alguno de nuestros peques necesite clases de refuerzo, sea porque se ha quedado un poco atrás en el cole, o porque el propio cole no llega al nivel que necesitamos en alguna asignatura: el caso más habitual es el de los idiomas, en que la formación dada en los colegios queda un poco justa de cara a ser realmente bilingüe (o multilingüe si eso es lo que buscamos), pero también puede pasar con informática, ciencias, u otras.

Se puede hacer la actividad más divertida compartiéndola con otros amigos, así nuestros peques estarán mejor acompañados y disfrutarán más de la experiencia.

Coordinándonos bien, podremos encontrar tiempo para hacer aquellos recados tan complicados de realizar teniendo a los peques en casa, así como encontrar un poco de rato para nosotros mismos. ¡No podemos vivir únicamente para vigilar a nuestros retoños!

Pero no todo es tener a los niños en casa. También existe la alternativa de los campamentos de verano. Esta opción, aunque más cara, tiene muchas ventajas: la primera y más importante, los niños estarán acompañados con compañeros de su edad. Esto es muy positivo para su experiencia vital, ampliando su círculo de amigos.

Pero lo primero a tener en cuenta es que el niño debe ir contento. Si el niño no está motivado por la actividad que le hemos propuesto, sufrirá y nos hará sufrir. Será una experiencia muy negativa para todos. Hay que pensar en buscarle opciones que ofrezcan actividades que realmente le apetezcan: naturaleza, deporte, idiomas, excursiones,… Cada niño tiene sus gustos, y aunque podemos influir y ayudarle a escoger, no conviene imponer.

Una vez hemos encontrado una actividad que nos encaja y qué le gustaría hacer al niño, hay que asegurarse que todo lo que la envuelve nos genera confianza: es conveniente hablar con padres de niños que ya hayan pasado por allí, conocer a los monitores, ver las instalaciones,… Sí, es cierto, será entretenido: pero en ningún momento habíamos dicho que sería rápido y sencillo, ¿verdad?

Y, como conclusión, volvemos la pregunta del principio: ¿Cómo te organizarás con tus hijos en verano?

Fuente: serpadres.es

¿Qué pueden hacer los niños durante las vacaciones de verano?

Las vacaciones escolares ya han llegado y hasta mediados de agosto no volverán a las clases. Son más de 60 días, en los cuales los niños dispondrán de mucho tiempo libre, estarán más tiempo en casa, y tú como madre querrías tener un manual con instrucciones para saber cómo ocupar su tiempo con actividades que sean atractivas e interesantes para tus hijos. Proponemos orientarte con varias propuestas que sean divertidas para todos, en las que tus hijos puedan progresar y desarrollar sus habilidades, siempre teniendo en cuenta las diferentes personalidades de los niños y su variedad de intereses.

Tres reglas básicas para todas las actividades
  1. Que las actividades estén enfocadas al juego, no como tareas u obligaciones.
  2.  Refuérzale positivamente cuando tenga avances o cuando logre algún objetivo, dándole ánimos, alegrándote sinceramente por él.
  3.  Anímalo a que realice sus objetivos y cuando los consiga, prémialo con algo especial (ir al cine, alguna excursión…)
Actividades para el desarrollo motriz con enfoque deportivo
  • Aprender a nadar: apúntalo a algún cursillo que ofrecen en la mayoría de las ciudades. Si ya sabe nadar, podrá perfeccionar el estilo.
  • Montar en bicicleta: si no sabe, es un momento idóneo para aprender, y si ya sabe, seguro que también estará encantado de ir a pasear.
  • Montar en patines: igual que con la bicicleta, montar en patines es algo que a casi todos los niños les apasiona.
  • Paseos / senderismo por el campo o la montaña. Seguramente cerca de tu ciudad existan parajes naturales donde hacer una excursión y pasar un buen día en contacto con la naturaleza.
  • Ir a la playa. Si vives cerca, estar en la playa en contacto con el mar y con la arena será un momento inolvidable para él.
  • Juegos clásicos de exterior: ¿quién no ha jugado en la calle o en el parque al corro, a la comba, a la pelota, a los bolos….?
Actividades para el desarrollo creativo
  •  Dibujar: folios y lápices de colores, o un lienzo con unos pinceles y pinturas plásticas, ceras, témperas…. desde paisajes, animales, figuras, abstracto…. Fomenta la creatividad y relaja el estrés de todo el curso escolar.
  •  Modelar figuras: con plastilina, arcilla, masa de pan, papel maché…. Se mancharán pero pasarán un rato muy divertido.
  •  Manualidades sencillas: reciclaje, collage, realización de bisutería con abalorios, recortar figuras…. Las ideas son casi infinitas.
Actividades para el desarrollo intelectual

Al estar más tiempo con tu hijo conversa más con él, incidiendo en la importancia de la escucha activa: pedir y esperar turno para intervenir, pedir las cosas “por favor”, dar las gracias, saludar a los conocidos, ayúdale a mejorar la pronunciación de las palabras, la estructura de las frases…

  • Apúntale a algún taller de cuenta-cuentos que se ofrecen en la mayoría de las bibliotecas.
  • Llévale a la biblioteca: que se haga el carné de socio y que se lleve libros a casa con el sistema de prestado que tienen. Es una forma estupenda de animarlo a la lectura.
  • Escuchar música: ya sea clásica, moderna, acústica… Aficiónale a la música poco a poco.
  • Anímale a que escriba algún cuento, poesía, cartas a los amigos…
  • Juegos sencillos intelectuales: el ahorcado, el “veo-veo”, la cadena de palabras, el parchís, el dominó, las tres en raya, la oca, u otros juegos de mesa.
  • Hacer puzzles.
  • Aunque parezca una tontería… Que duerma mucho, que se eche la siesta. Durante el curso escolar la falta de tiempo impide descansar correctamente.
Actividades infantiles para el desarrollo social

En vacaciones los niños suelen perder el contacto de casi todos los otros niños de su clase y amigos.

Anticípate y crea un grupo de madres donde quedar en algún parque, en la piscina…. al menos una vez por semana para que los niños estén juntos y jueguen.

Fomenta que tu hijo juegue con otros niños: vecinos, gente del barrio…

Acerca a tu hijo a otros miembros de la familia con los que no suelen tener mucho contacto: primos, tíos, abuelos… algunos viven lejos y no se suelen ver mucho.

Fuente: diariofemenino.com

 

12 cosas que debes saber  sobre el  campamento de verano

Consejos para padres que buscan un campamento de verano para sus hijos

Antes de enviar a tu hijo a un campamento de verano, ten en cuenta estos consejos. Desde asegurarte qué empresa lo organiza hasta qué actividades podrá hacer tu hijo… Aquí tienes hasta 12 preguntas que deberías hacerte a la hora de escoger el mejor campamento de verano para tu hijo.

12 preguntas para elegir el mejor campamento de verano para los niños

  1. ¿Quién es la empresa organizadora?

Es el primer aspecto que se debe estudiar bien. Quién organiza las colonias, tanto si son con pernoctaciones como si son escuelas de verano/pascua. Es importante asegurarse que la empresa tiene una densa experiencia contrastada y que podéis ver las opiniones de otros usuarios que han asistido a dichas colonias.

  1. Cuáles son sus prioridades, su filosofía, los objetivos que se plantean con los niños, etc.

Se deberían poder ver claramente en la web o deberían explicarse en una reunión informativa. Parece una obviedad, pero hay que asegurarse cuál es el objetivo pedagógico final que tienen con dicha colonia; pero, sobre todo, que cosas van a priorizar para llegar a ese objetivo.

  1. Qué tipo de personal tienen y cuál es su proceso de selección.

– Los padres deben fijarse si es una entidad que trabaja o realiza actividades durante todo el año. Es la mejor manera de garantizar que el personal es de confianza ya que serán educadores que conocen cómo trabajar con niños. En muchos casos hay empresas que contratan solo para las campañas estivales y aunque hagan una selección y formación, nunca se conoce bien a una persona hasta que la has visto trabajar durante años, o como mínimo meses. Además es importante que dispongan de titulación específica. No basta con “…que le gusten los niños”.

– También hay que informarse bien de cuantos niños llevará cada educador. Si es la primera vez que salen de casa y en edades entre los 3 y los 7 años no debería exceder de 6 a 8 niños/as por educador, para asegurarse de poder tener un trato y cuidado individualizado.

– Deberemos asegurarnos de cuantos responsables hay y cuantos profesionales sin llevar grupos (coordinadores, coordinadores logísticos, animadores, educadores de apoyo, sanitarios, etc.) Esto es imprescindible, ya que, en muchos sitios, los mismos educadores son los que se encargan de realizar otras competencias además de las de cuidar a los niños y en este tipo de campamentos los educadores deberían estar las 24 h. al cuidado y atención del grupo.

– También es importante que haya ese personal extra por si hay alguna eventualidad o urgencia que asistir, que nunca se queden los niños sin atender bien. Ese personal extra será lo que más encarecerá este tipo de colonia, pero será una de las cosas que asegurará que esta primera experiencia sea positiva

  1. ¿Deberían poder tener contacto con los niños?

Es mejor que no se pueda hablar con ellos ni verlos durante el campamento, sobre todo en las primeras salidas del entorno familiar. Hemos constatado que siempre es contraproducente para su integración, por estar adaptándose a un nuevo reto de “supervivencia” sin sus papás. Por ello os aconsejamos que miréis de qué forma podéis enteraros de cómo se lo están pasando. Por ejemplo, un teléfono de atención en un horario donde podáis hablar con algún responsable y que os cuente, algún video-blog o forma que de vez en cuando veáis que hacen, pero sin que ellos os vean.

  1. ¿Cómo les pueden garantizar la seguridad de sus hijos?

Algunos aspectos a tener en cuenta  y que pueden daros tranquilidad en ese aspecto, son por ejemplo, si el recinto está totalmente vallado, si no es excesivamente grande donde se puedan perder, si la piscina está totalmente vallada con una valla no escalable, si no hay zonas peligrosas de riscos, diferentes alturas de desniveles, qué profundidad tiene la piscina, cuantos educadores vigilan a los niños a la hora del baño, si tienen animales, qué tipo de animales son o si montan a pony, están en un picadero cerrado o noria de seguridad, donde si se le escapara al educador, no corriera ningún riesgo el niño/a.

En el caso de que sea sin pernoctación y vayan con autobús cada día, ¿qué tipo de medida o control tienen para entregar el niño/a a la persona autorizada? Deberían tener algún tipo de control en el que os aseguren que, aunque lleguéis tarde a la parada, aunque vosotros no podáis recogerlo ese día, o ante cualquier imprevisto, se os garantiza un control exhaustivo sobre la entrega y recogida de niños/as.

  1. ¿Qué tipo de protocolo sanitario realizan en cada caso?

– ¿Hay algún tipo de personal sanitario las 24h? ¿Qué tipo de medios técnicos se dispone en su enfermería? Aunque parezca exagerado, no está de más tener un equipo de reanimación, desfibrilador y material de urgencia como cánulas de Guedel, etc. así como formación específica para ello.

– Pero lo más importante es saber que hacen si se ponen malitos, tienen un golpe, fiebre, una caída, etc. Deberían tener medios para hacer unas primeras curas; en el caso de que haya un posible riesgo de fractura o enfermedad, poder llevarlos al ambulatorio más cercano para que un médico valore que hacer. Preguntad a partir de este momento qué hacen; ya que, como padres, estáis en todo vuestro derecho de ser informados de lo que les ha dicho el médico y debéis autorizar vosotros las indicaciones del médico; nunca el centro puede saltaros y tomar esa decisión por vosotros, por lo que os deberán llamar para informar y seréis vosotros los que decidáis qué hacer. Lo decimos porque algunos sitios ven “normal” no avisar a los padres y hacer lo que diga el médico. Fijaros bien las autorizaciones que firmáis y si esto no lo pone, añadirlo.

– Por si surgiera la necesidad, es importante saber a cuanta distancia del centro está el ambulatorio más cercano.

– Averiguar también si tienen posibilidad de adaptación de los menús en caso de alergia o de necesidad de una dieta blanda. Un buen dato es saber si están inscritos en asociaciones donde controlan médicamente las intolerancias alimenticias.

  1. ¿Cómo es de individualizado y de especializado el trato con los niños/as?

Cuanto más homogéneas sean las edades de su grupo, más fácil es que el educador se adapte al ritmo del grupo, y por tanto haya un trato más especializado; por otra parte, cuanto menos se mezclen en las colonias con edades a partir de 9 años mejor, ya que a partir de esas edades son otro tipo de necesidades y motivaciones las que tendrán.

Por ello si vuestro hijo/a es la primera vez que sale de colonias, también sería bueno preguntar cuántos de los niños que van a acudir a dichas colonias, también es la primera vez que van y de qué edades son. Eso os dará una idea de la especialización de la entidad organizadora.

  1. ¿Cómo aseguran la diversión de vuestros hijos?

A estas edades, lo que más les llama la atención son las historias y personajes fantasiosos, por lo que cuantos más medios dispongan para poder hacer animaciones de personajes con ambientaciones en sus instalaciones, más predisposición habrá a una diversión asegurada.

Otro aspecto muy importante en este sentido es el ritmo de actividades; desde los 3 a los 9 años se cansan muy rápido de cada actividad por lo que deben tener un horario con muchas actividades, pero no demasiado largas, ya que, si hacen pocas y tienen momentos de inactividad, es cuando algunos podrían tener momentos de añoranza de los papas y en consecuencia no adaptarse bien.

  1. ¿A qué edad es mejor dejarlo a dormir o que vaya y vuelva con el autobús?

Son muy distintas las opciones, la primera es una experiencia muy enriquecedora para su proceso madurativo y se conseguirán sin duda muchos progresos madurativos, siendo un recuerdo emocional que recordará toda su vida. El hecho de que puedan darse cuenta de que pueden “sobrevivir” unos días sin el entorno familiar le hará desarrollar su autoestima y autonomía en muchos aspectos. Según nuestra experiencia, si el entorno es seguro y os da garantías cuanto antes pruebe la experiencia mejor, incluso desde los 3, 4 años. Algunos de los niños/as que más les cuesta adaptarse al principio son los de 8 o 9 años que nunca han salido del entorno familiar. Si aún no lo veis del todo preparado para ello, una primera experiencia puede ser una escuela de verano en la que van y vuelven cada día. Los objetivos pedagógicos serán más a largo plazo, pero también los enriquecerán.

  1. ¿Cómo son las instalaciones donde van a dormir los niños?

Uno de los aspectos más importantes de las colonias si vuestro hijo/a se va a quedar a dormir por primera vez fuera de casa, es donde pasarán la noche, ya que el hecho de que pase una mala noche por no sentirse confortable o emocionalmente seguro, puede ser un condicionante para que, al día siguiente, por no querer volver a pasar esa mala experiencia quiera volverse a casa por muy bien que se lo esté pasando. Varios aspectos hay que tener en cuenta; que duerma muy cercano a su monitor y que éste esté con él/ella hasta que se duerma, que en su cama esté lo más cerca posible de otros niños/as (las camas conjuntas tipo tienda de campaña, son las ideales para ello), que los baños estén en el mismo recinto y no tengan que salir fuera si tienen que ir al baño por la noche; otro aspecto importante es que además duerman cercanos los  demás responsables del campamento como coordinadores, sanitarios, etc. a los que el monitor pueda recurrir si tiene algún problema.

  1. ¿Qué hacen si su hijo si no se adaptara?

¿Tienen algún tipo de experiencia en este sentido? Aunque sean pocos casos los que se den, hay que estar preparado para ello y saber qué hace la entidad organizadora, ya que deben transmitiros total transparencia al respecto para aseguraros que llegado a ese caso os avisarían y seríais vosotros los que tomaríais la decisión de mantenerlo/a algún tiempo más o acabar la colonia antes de su finalización. Nunca se debería forzar a un niño/a que no está a gusto a permanecer en la colonia, ya que una experiencia breve pero positiva influirá positivamente en su desarrollo, pero una mala experiencia podría condicionar otras futuras salidas del entorno familiar. Nunca debemos perder de vista que el objetivo final de la colonia debería ser esa experiencia positiva para su desarrollo emocional.

12.¿Es mejor un campamento de idiomas?

En los últimos tiempos ha crecido mucho la oferta de campamentos o colonias en inglés. Si es la primera vez que sale fuera de casa y sobre todo si es quedándose a dormir, un campamento de inmersión total quizá no sea la mejor primera experiencia, ya que el idioma puede ser un aspecto que influya en su adaptación; aunque sí que puede ser positivo que se realicen experiencias multi-idioma para motivarle hacia el posterior aprendizaje del idioma. Es mejor asegurar que la primera experiencia sea positiva para después poder seguir buscando otro tipo de salidas más específicas.

Proyecto ADAI  de desarrollo y aprendizaje infantil.

Fuente: guiainfantil.com