Entradas

Actividades sencillas para realizar en vacaciones

Estudios han demostrado que jugar es una herramienta de aprendizaje muy importante para que los pequeños/as desarrollen habilidades y destrezas, entre ellas la inteligencia y hacerlo en familia tiene mejores resultados.

Después de una larga jornada escolar, nuestros hijos/as necesitan recuperar las fuerzas pérdidas por la rutina diaria, teniendo muy bien merecidas las vacaciones, período apropiado para fomentar habilidades a través de actividades creativas.

Diversos estudios realizados han demostrado que jugar es una herramienta de aprendizaje muy importante para los pequeños/as, ya que desarrollan la inteligencia.

Como padres debemos aprovechar las vacaciones para enseñarles actividades educativas, sin que ellos vean esta como una tarea de la escuela.

Muchas veces los padres salimos de nuestros niños/as haciéndoles agenda de cursos y actividades muy rígidas, olvidando en ocasiones que las vacaciones son un tiempo de descanso. Es aconsejable flexibilizar un poco las reglas y los horarios, asignándoles actividades que además de educativa resulte entretenidas.

Actividades sencillas para realizar

  • Realiza actividades de lecto-escritura a manera de juego, asignándole que haga la lista de lugares de diversión infantil, también pueden jugar a escribir lo que sucedió durante del día.
  • Otra alternativa entretenida es plantearle al niño/a que se convierta en periodista e investigue sobre un tema o un personaje de su preferencia.
  • Ambas actividades contribuyen a potenciar la creatividad, y la socialización con el medio que lo rodea.
  • Junta los hermanos y amigos y con un diccionario jueguen a manera de adivinanza, el significado de frases sencillas, el que más se acerque a la definición gana puntos.
  • También puede ser bueno, en esta época, que los pequeños asuman algunas tareas domésticas, siempre que estén acorde a su edad y no se transformen en una imposición.
  • Una opción es encargarles el cuidado de las plantas o las mascotas, o que aprendan recetas fáciles de cocina, como hacer helados caseros, por ejemplo.
  • Lo mismo ocurre con el hábito de la lectura: no debe quedar de lado durante las vacaciones, así que lo mejor es ofrecer distintas alternativas que les resulten atractivas, como libros ilustrados o revistas sobre su pasatiempo favorito, deportes o cómics.
  • Lo importante de estos juegos y ejercicios es que el niño/a no se dará cuenta de que se está ejercitando y a la vez compartirá más con sus padres y amigos.

Visitar lugares con sentido educativo es una de las actividades que podemos realizar en las vacaciones, Educando te sugiere algunas opciones.

En nuestro país hay cientos de lugares que pueden ser visitados durante el periodo de vacaciones, en estos se pueden realizar picnic, celebración de cumpleaños, excursiones familiares, montar bicicletas, y tener un encuentro más cerca con la naturaleza.

También hay lugares que encierran algunos aspectos históricos del pueblo dominicano que pudieran ser visitados si la familia no los conoce, o si los nuevos miembros familia no los han visitado. Transmitir nuestra historia a nuestros/as hijos/as es un deber ciudadano.

Otras opciones para visitar son el Jardín Botánico, el Zoológico Nacional, el Acuario Nacional y otros lugares temáticos.

Fuente: educando.com.do

¿Desde cuándo existen las vacaciones escolares?

La pérdida de conocimientos que se produce en el parón veraniego de los niños tiene ya estudios serios y, en EEUU, una asociación. No es algo difícil de investigar, por otra parte. Lo ven los profesores en las primeras pruebas que ponen después de cada verano: aquellos niños que han repasado, lo hacen invariablemente mejor que los que no han hecho nada relacionado con sus tareas escolares durante el verano.

Pero hagamos un poco de historia y vayamos a las razones del parón escolar veraniego, aunque no es difícil intuir algunas en estos días en los que la ola de calor ha provocado protestas de algunas AMPAS en Madrid y en Sevilla y la dispensa para asistir a las clases de final de curso en algunos sitios.

Antes vayamos a “curso”. Según el artículo de Tiempo y Educación, Notas para una genealogía del Almanaque escolar, de Agustín Escolano, Erasmo de Rotterdam usa el término en 1519 y la Universidad de París también, por la misma época. Fueron los jesuitas, según Escolano, los que dividieron a los alumnos por cursos, algo tan criticado ahora por el gurú de la nueva educación Sir Ken Robinson. Fue entonces cuando se empezó a dividir por edades y por niveles. Eso llevó aparejado que se asignara un tiempo determinado a la duración del curso.

En ese artículo, se hace referencia a un reglamento de 1825 sobre el tiempo escolar: “Todos los días serán de Escuela, sin más asuetos que los siguientes: los jueves por la tarde de todas las semanas en que no ocurriere fiesta de precepto, las vacaciones de Navidad desde el veinticinco de Diciembre hasta el seis de Enero, lunes y martes de Carnestolendas y el miércoles de Ceniza por la mañana, los diez días desde el Domingo de Ramos hasta el tercero de Pascua de Resurrección, los feriados que lo fueren de precepto, los días del Rey y de la Reina (sic), todas las tardes de la canícula, y en el mes de Agosto los días de S. Justo y Pastor, de S. Casiano y de S. Josef Calasanz”.

Para fijar las vacaciones se atendían entonces a criterios económicos como que los niños tuvieran que ayudar en la cosecha de verano, también geográficos, por temperatura y por distintos tipos de producciones rurales y los de significación religiosa y política. Luego vinieron las modas de los veraneos de la clase alta y se empezaron a alzar algunas voces sobre todo en Inglaterra sobre la necesidad de que a los niños urbanos les diera un poco de aire y surgen así las primeras colonias de vacaciones, de la mano de la Institución Libre de Enseñanza en el caso español. Es la Reina Isabel II la que se va a las playas del Norte. Pero no tendrán una influencia decisiva en el calendario escolar español.

Además, se empieza a escribir sobre la necesidad de un descanso para los maestros y para los alumnos. Se llega así a finales del XIX y a una ley que estipula que se parará durante 45 días en verano. Mes y medio.

Giner de los Ríos, uno de los padres de la Institución Libre de Enseñanza, también advertía sobre los peligros de un descanso demasiado largo porque podría tener “efectos desaconsejables sobre los hábitos intelectuales de los muchachos”, según relata Escolano, aunque, a la vez, era muy partidario de lo que se llamó “la higiene de las vacaciones”. De todas maneras, el énfasis se ponía más en las necesidades de cambio de aires de los maestros que de los niños, con unas condiciones laborales muy mejorables por la cantidad de horas y la heterogeneidad de los niños. En 1885 las vacaciones quedaban fijadas desde el 24 de julio al seis de septiembre. Los maestros podrían o incluso deberían ir a conferencias para formarse.

Luego, durante los años 20, al dejar bastante autonomía a las autoridades locales para fijar las vacaciones, hubo cierto caos. Las vacaciones quedaban fijadas, según explica el artículo, en el Estatuto de Magisterio de 1923, lo que demuestra que estaban ya asociadas más a las necesidades de los docentes que de los alumnos. En realidad, se mezclaban los intereses de los maestros, con la necesidad de mano de obra infantil en el campo y las teorías higienistas de lo que bien que sentaba también a los niños un cambio de rutina.

Pero eran pocos los niños que se podían permitir esas vacaciones enriquecidas intelectualmente de otra manera. Los esfuerzos filantrópicos de las colonias escolares con los niños pobres llegaron a pocos y, según este historiador, “Para la gran mayoría de los menores que engrosaban el cuerpo de la infancia popular, las vacaciones siguieron siendo un espacio para el trabajo, el abandono o el tedio”.

Y así hemos llegado a la actualidad, a tener unas de las vacaciones más largas de Europa, a planificar campamentos los que pueden, a echar mano de familia los que no, a horas de casa donde se intenta controlar que la actividad favorita no sean los ordenadores y la tele, a horas de deporte en los patronatos municipales y, en el caso de muchos padres, a juzgar por las librerías de los grandes almacenes, a tratar de que se hagan libros de repaso para llegar un poco más en forma mental en septiembre y evitar ese desaprendizaje de verano que, según diversos estudios, explica parte de la desigualdad de resultados. Esos estudios, de hecho, fueron la razón por la que nos animamos ya hace cuatro años a sacar una especie de pilates matemático en Smartick para verano. Los hay que prefieren ceñirse a aquellos deberes del profesor italiano que aconsejaban paseos al atardecer. Hay tiempo para todo. Y, sobre las quejas, conviene recordar la historia que he intentado resumir aquí. Hace siglo y medio la desigualdad se daba entre los que no iban y los acudían todo el año al colegio.

Mientras, parece que entre los padres no hay nada de acuerdo sobre si son largas o cortas.

Fuente: https://www.elmundo.es/

21 lugares que ver en Santo Domingo

Santo Domingo es la capital de República Dominicana y es conocida también por ser el primer asentamiento europeo en América y la primera sede del gobierno colonial español en el Nuevo Mundo. Tanto es así que aquí se construyó la primera catedral y el primer castillo de América. Ambos los encontrarás en la Zona Colonial, la cual fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Este país tiene un clima tropical con una temperatura media de 24 y 29 ºC durante todo el año. Siendo las temperaturas más frescas entre noviembre y marzo. Lo mejor de todo es que puedes ir a la playa en cualquier momento del año, incluyendo los meses entre diciembre y febrero.

Calle El Conde Santo Domingo

Ahora bien, en cuanto a turismo, hay muchos lugares para conocer de la historia y cultura dominicana. La mayoría de sitios históricos se concentran en la Zona Colonial, donde también hay una gran vida nocturna con todo tipo de eventos. Sin embargo, podrás encontrar otros sitios de interés muy importantes en el resto de la ciudad que no puedes dejar de visitar.

1. Puerta del Conde

Nada más llegar a la Zona Colonial, verás la Puerta del Conde. Es un edificio militar del siglo XVII con muralla y fosa incluida, donde se enterraron los restos de los llamados Padres de la Patria de República Dominicana. Antes hacía función de entrada a Santo Domingo, ahora puedes darte un paseo entre el Altar de la Patria y las estatuas de grandes personajes. Por último, decir que la entrada es gratuita y la puedes hacer en poco tiempo.

Puerta el Conde

2. Calle El Conde

Esta es la calle principal y más conocida de la Zona Colonial. Comienza en la Puerta del Conde y finaliza 1 km después en las escalinatas del conde. En esta calle -la única peatonal de Santo Domingo- encontrarás pinturas, libros usados, artesanías, restaurantes, hoteles y diferentes lugares turísticos.

Lo mejor es que la recorras tranquilamente andando y observando todo a tu alrededor. Notarás el contraste entre algunos edificios abandonados, otros bastante bulliciosos, algunos restos de estilo europeo y un agradable ambiente tropical.

Calle El Conde Santo Domingo

3. Plaza Colón

Esta es una de las plazas más reconocidas de Santo Domingo. En el centro se encuentra la estatua de Cristóbal Colón y a pocos metros está la Catedral Primada de América. A los alrededores de la plaza hay diferentes restaurantes, actividades culturales y mucho movimiento como para entretenerte un rato.

Plaza Colon Santo Domingo

La plaza con la Catedral Primada de fondo.

Plaza Colon Santo Domingo

No faltará quien quiera alimentar a las palomas.

4. Catedral Primada de América

Esta es la primera catedral de toda América. Su construcción comenzó en 1512 y fue dirigida por diferentes arquitectos a lo largo de los años. Uno de ellos se inspiró en la Catedral de Sevilla y el papa Paulo III la nombró Catedral Metropolitana y Primada de América por orden del rey Carlos I de España allá en el año 1546.

Catedral Primada de América

 

El estilo arquitectónico es principalmente gótico con algunos rasgos renacentistas. Además, en su interior hay una colección de pinturas del periodo colonial. La catedral está abierta de 9h a 16:30h y la entrada es gratuita, por lo que no hay excusa para no conocerla.

Catedral Primada de América

5. Casa de Tostado

Inicialmente construida por el escribano don Francisco de Tostado, quien era propietario de otras 8 casas en Santo Domingo. Tras una restauración, esta mansión es ahora un museo en el cual se exhibe el mobiliario y decoración originaria del siglo XIX. Desde un cuarto de música y el comedor, hasta las habitaciones y salas de diferentes usos. Puedes visitar esta casa-museo de 9h a 16h todos los días excepto los lunes.

6. Fortaleza Ozama

La Fortaleza Ozama no solo es uno de los edificios históricos más antiguos de Santo Domingo, sino también la fortaleza más antigua de América. Dicha fortaleza fue construida en 1502 para proteger la ciudad de piratas, portugueses, ingleses y franceses. Debido a su cercanía al mar y al río Ozama, desde la parte superior se podía vigilar cualquier barco que se aproximara a la costa del mar Caribe.

7. Panteón de la Patria

En el Panteón de la Patria se conservan sepultados héroes, civiles y militares dominicanos. Al principio se utilizó como una iglesia de los jesuitas hasta que estos fueron expulsados del país. Luego se utilizó como almacén de tabaco, teatro y, posteriormente, conjunto de oficinas gubernamentales. Finalmente, en 1958 se designó como Panteón Nacional.

Dato curioso: el candelabro que cuelga en el centro fue un regalo del dictador de España Francisco Franco y la llama que está debajo está encendida las 24 horas todos los días. La entrada es gratuita y está abierto de 8h a 16h de martes a domingo.

8. Museo de las Casas Reales

Este palacio fue mandado a construir por la Corona Española para albergar las principales oficinas gubernamentales de aquel entonces. Además, entre sus paredes tenían lugar importantes reuniones o fiestas con invitados de la sociedad colonial y oficiales reales. En su construcción se utilizó mampostería y piedras de alta calidad, con una apariencia casi militar y un estilo que combina el gótico isabelino con el plateresco renacentista.

Museo de las Casas Reales, Santo Domingo

Fachada del museo de las Casas Reales, Santo Domingo.

9. Plaza de España y Alcázar de Colón

La plaza de España está rodeada de restaurantes, cafés y el Alcázar de Colón. Sobre su empedrado del siglo XIV se llevaban a cabo todo tipo de eventos, tales como corridas de toros y el mercado. Actualmente se organizan conciertos y otras actividades culturales.

Plaza España, Santo Domingo

La plaza es bastante amplia y el Alcázar está atrás.

Mientras que el Alcázar de Colón, fue el primer palacio fortificado construido en la época hispánica. Concretamente, fue erigido entre 1511 y 1514. Combina diferentes estilos, destacando principalmente el gótico mudéjar. No obstante, sus arcadas son de estilo renacentistas y las borlas que lo adornan son de estilo isabelino. Aunque originalmente tenía 55 habitaciones, actualmente se conservan tan solo 22 de la antigua residencia.

10.  Puerta Atarazanas

Antiguamente sirvió como almacenes, depósito de mercancías y aduana del Reino de España. Solo hay otro edificio igual en todo el mundo y se encuentra en Barcelona. Ahora se puede visitar como museo con objetos encontrados por los arqueólogos submarinos en los barcos hundidos.

11. Ruinas del Monasterio de San Francisco

El primer monasterio del Nuevo Mundo. Dicho monasterio sufrió los estragos de la Batalla de Palo Hancado contra los franceses, la dominación de los haitianos y el pasó del ciclón San Zezón en 1930. Por lo que hoy en día solo quedan las ruinas. Sin embargo, estas son utilizadas para eventos sociales y culturales.

Ruinas el Monasterio de San Francisco, Santo Domingo

12. Ruinas del hospital San Nicolás de Bari

En la Zona Colonial de Santo Domingo encontrarás las ruinas del primer hospital de América. En aquella época se atendía 60 pacientes al día hasta que fue abandonado en el siglo XVIII. El hospital, junto con la Catedral y la Universidad Autónoma de Santo Domingo, fueron las tres primicias del Nuevo Mundo en Santo Domingo.

13. Barrio Chino

El Barrio Chino se localiza cerca de la Zona Colonial. Aquí encontrarás restaurantes y tiendas chinas en las que vale la pena darse un paseo. Lo mejor es comprar la comida en los puestos callejeros. En mi caso, probé una mezcla de burritos mexicanos relleno de vegetales chinos a la plancha. Una mezcla culinaria que no me esperaba para nada.

14. Faro a Colón

Ya en las afueras de la ciudad está el Faro a Colón. Este monumento consta de una cruz de 800 metros de largo y 36,5 de altura. En los momentos especiales en que el faro está encendido, se proyecta una luz en forma de cruz en el cielo. Dentro tienen lugar exhibiciones temporales y permanentes de diferentes partes del mundo. El faro fue terminado en la celebración de los 500 años del Descubrimiento de América.

15. Parque Nacional Los Tres Ojos

Muy cerca del Faro a Colón se encuentra el Parque Nacional Los Tres Ojos. En el exterior es un parque normal y corriente con mucha vegetación. La maravilla comienza cuando vas bajando hacia la caverna y te encuentras con el lago y sus tres divisiones, las cuales dan pie al nombre de Los Tres Ojos. Aunque, en realidad hay un cuarto lago que se puede ver desde afuera que no cuenta como otro «ojo».

Los Tres Ojos

 

Los Tres Ojos

 

Cada división tiene poca profundidad, siendo el más profundo el cuarto lago con 6 metros de profundidad. Dicho lago tiene una circunferencia de 223 metros aproximadamente y se cruza en barca por unos 25 RD$.

Los Tres Ojos

Dato curioso: aquí se rodaron escenas de la serie Tarzán el Hombre mono.

Es un lugar espectacular y totalmente recomendable. La entrada cuesta tan solo 100 RD$ (2€) y está abierto todos los días de 8:30h a 17:30h. También encontrarás artesanías dominicanas a la salida del parque. Por supuesto, con «precio turista».

Uber es la alternativa más fácil para ir desde el centro de la ciudad. El trayecto de ida puede costar alrededor de 250 RD$ (5€)

Los Tres Ojos, Santo Domingo.

16. Acuario Nacional

El Acuario Nacional es uno de los más completos del Caribe con 250 especies de animales marinos diferentes y más de 3 mil especímenes de agua dulce y salada, la gran mayoría tropicales. Una de las mayores atracciones es el túnel submarino que pasa por la gran pecera donde se encuentran tiburones, tortugas, sábalos y otras especies.

Acuario Nacional

Cardumen de sábalos.

Entre sus 90 peceras y 7 estanques encontrarás animales como el manatí antillano, morenas, pez trompeta, pez león, tiburón gato, estrellas de mar, tortugas carey y mucho más. Luego en la extensión de área verde encontrarás iguanas y aves como el pelícano o los flamencos.

Este es el lugar perfecto tanto para niños como adultos, para aprender sobre estas especies tropicales y su conservación. Puedes visitarlo de martes a domingo entre las 9:30h y las 17:30h. La entrada tiene un coste de 75 RD$ para los dominicanos y 3 US$ para los extranjeros.

17. Jardín Botánico Nacional

Si vas hacia el norte de Santo Domingo, encontrarás el Jardín Botánico Nacional. Este cuenta con 2 millones de metros cuadrados aproximadamente y, a su vez, está dividido en diferentes jardines, áreas exteriores y pabellones. En ellos mantiene una gran diversidad de plantas con más de 69 mil especies y los 8 ecosistemas de República Dominicana. De hecho, está considerado uno de los 10 mejores jardines botánicos del mundo.

Entre los jardines que tiene está el jardín japonés, un reloj floral y un jardín con plantas endémicas. También tienen un pabellón de plantas acuáticas, orquídeas, plantas exóticas y mucho más.

18. Palacio Nacional

En Santo Domingo también está el Palacio Nacional, el cual acoge las oficinas del Vicepresidente de la República Dominicana y los eventos importantes con embajadores, reuniones o celebraciones.

Sala Verde en el Palacio Nacional

La Sala Verde del Palacio Nacional.

Palacio Nacional

El equipo del PPS después de la celebración.

La construcción de este edificio empezó en el centenario de la independencia dominicana. Con un área de 18 mil metros cuadrados y de estilo neoclásico con apariencia lujosa. Definitivamente, es de los edificios más bonitos del país.

Palacio Nacional

 

Dato curioso: una de las escenas de la película El Padrino II fue filmada en el Palacio Nacional.

19. Parque Mirador Sur

En los 6 km del parque Mirador Sur se realizan todo tipo de actividades recreativas como paseos en bicicleta y lugares de recreo para los niños. Además, tienen heladerías y lugares de comida. Por lo que si buscas un lugar para relajarte y tener un momento de esparcimiento, es el lugar indicado.

20. Malecón

La Avenida George Washington pasa a lo largo del Malecón. Desde aquí tienes una vista hacia el mar ideal para dar un paseo junto al mar. Una vez allí, te encantará comer en los restaurantes de la zona. Uno que me gustó mucho fue Adrián Tropical, en el que te sirven comida dominicana con una espléndida presentación y unas vistas 100% caribeñas. Si vas, ¡no dudes en probar el Mofongo!

El carnaval se suele celebrar a lo grande en esta avenida, siendo una de las fiestas más populares de Santo Domingo.

21. Estadio de Quisqueya Juan Marichal

Si vas a República Dominicana deberías también vivir la pasión por el béisbol desde cerca. Para eso, ¿qué mejor que ver un partido en el Estadio Quisqueya? Sobre todo cuando se han visto varias Series del Caribe entre estas gradas. Además, no solo hay partidos de béisbol, sino también conciertos, festivales y presentaciones.

Escalinatas del Conde

Escalinatas del Conde.

Aunque estos 21 lugares puedan parecer bastantes, aún hay mucho más para descubrir. Aparte de los museos mencionados anteriormente, es interesante visitar el Museo Memorial de la Resistencia, el ChocoMuseo, el Museo de la piedra Larimar y el Museo Nacional de Historia Natural.

Puedes mezclarte entre la cotidianidad dominicana e ir a los Centros Comerciales de paseo, a comer o ir al cine. Algunos de los más populares son el Agora Mall, Galeria 360 y el Sambil.

Si dispones de más tiempo te recomiendo totalmente echarte una escapada a SamanáPuerto Plata o algunas de las playas del país.

Calle el Conde

La calle el Conde de tranquis.

Fuente: https://lamochilaalhombro.com/

12 manualidades para no aburrirse en vacaciones

Las vacaciones son una epóca para jugar, correr, saltar…¡no estar quieto ni un momento! Pero también hay ratos de calma y tranquilidad en los que no hay porqué quedarse de brazos cruzados. ¡Las actividades creativas son la mejor opción en estos casos!

Además, es una estupenda manera de que los más pequeños aprendan casi sin darse cuenta, lo que puede servir para que no pierdan todo lo aprendido durante el curso escolar y mantengan el coco ocupado.

A continuación te presentamos 12 recursos para crear divertidas manualidades, ¡elige la que más te guste!:

Infantil (de 3 a 6 años)

  • Crea tu propio juego para entrenar la memoria: Este juego es totalmente adaptable a los más pequeños, pudiendo modificarlo según su edad y capacidades. ¡Pon a prueba tu memoria con estos helados tan especiales!
  • ¡Aprende a atarte los cordones con esta manualidad!:Un original recurso con el que practicar de forma sencilla (y con materiales fáciles de conseguir) a atarse las zapatillas. ¿Lo mejor? Podrán personalizarlo como más les guste.
  • Pasándolo en grande con plastilina: Porque no hacen falta caros juguetes para divertirse, con tan solo un poco de plastilina podrás aprender a crear divertidas figuras. En este caso, podrás crear paso a paso un curioso pato, ¡no te lo pierdas!
  • Una pandereta suena…: ¿Y para qué comprar un instrumento cuando puedes fabricarlo tú mismo? Con poco más que una cajita de quesos y unos cascabeles, podrás crear la pandereta más bonita de todas.
  • Las estaciones del año: Seguro que nunca antes has visto un calendario como éste. Ten siempre a la vista los días y meses del año con esta original propuesta. ¡Necesitarás solo un poco de papel y unas tijeras!

Primaria (de 6 a 12 años)

  • Haz tu propia hucha con material reciclado: Es probable que las botellas de plástico se amontonen en tu casa sin saber muy bien qué hacer con todo ello. ¡Aprovéchalas para crear una genial hucha personalizada!
  • Un marcapáginas monstruoso: ¿Y si fomentamos la lectura también durante las vacaciones? Con estos curiosos marcapáginas será difícil que alguien no quiera estrenarlo en un nuevo libro para leer entre juego y juego.
  • Crea con fieltro tus propias fracciones: Una genial propuesta para aprender matemáticas de la forma más divertida. Un poco de fieltro bastará para que los más pequeños descubran los misterios de las fracciones.
  • Crea una avioneta de cartón: Instrucciones (en inglés) para aprender a crear una bonita avioneta, que podrá convertirse en la protagonista de unas cuantas actividades vacacionales. ¿Jugamos a ser pilotos?
  • ¡Personaliza el vaso para tus lápices!: Con tan solo algunas pinzas de tender la ropa podrás crear un original posalápices de forma fácil y sencilla. Seguro que todo el mundo en tu clase te acabará preguntando cómo pueden hacerlo…

Secundaria (de 12 a 16 años)

  • ¿Y si reciclamos las botellas usadas?: Este vídeo nos enseña a aprovechar las botellas de plástico de una forma que seguramente antes no te habías imaginado. ¡Podrás crear una moderna lámpara de pie!
  • Crea un original tablero de 3 en raya…¡en tu mantel!: Aprende a hacer un tablero y fichas para jugar al tres en raya con materiales reciclados, y aprovecha el mantel de la mesa para algo más divertido que su uso habitual. ¡Cualquier momento será bueno para jugar un rato!

Ya no hay excusas para no parar de aprender, tampoco en vacaciones. ;)

Fuente: http://blog.tiching.com/

Por qué es importante que tus hijos repasen durante las vacaciones escolares

El descanso es tan importante y necesario como el trabajo que llevan a cabo el resto del año, pero, en casi tres meses sin colegio, hay tiempo suficiente para desconectar, jugar, bañarse en la playa, ir de campamento y… también para repasar lo aprendido en invierno. En definitiva: hay tiempo para todo menos para desaprender.

Los menores dejan las aulas a finales de junio y, en muchas ocasiones, no vuelven a coger un libro hasta el mes de septiembre. Esto puede suponer un olvido y pérdida importante de conocimientos que, en algunos alumnos, provoca retrasos en el aprendizaje para el siguiente curso y, también en muchos casos, fracaso escolar.

De hecho, más de la mitad del desfase curricular entre estudiantes de Primaria se debe a la práctica de ejercicios, o falta de ella, durante el verano, según un estudio de la Universidad de Jonhs Hopkins, desarrollado por los sociólogos Kart Alexandre y Doris Entwisle. En el caso de las matemáticas, los alumnos pueden perder más de dos meses de avance en cálculo matemático si no practican sus habilidades en el periodo en el que no tienen clase.

Ayúdate de la tecnología

Ante este panorama, es fundamental que los padres tomen conciencia de la importancia de inculcar en sus hijos hábitos de práctica y repaso escolar durante las vacaciones estivales. No solo de lectura, que es quizás el aspecto en el que más inciden en verano, sino también de números y ecuaciones. Y, por supuesto, no de forma aburrida.

La tecnología es otro buen aliado para los padres, que pueden presentar a sus hijos este repaso de conocimientos de manera entretenida y divertida, como si de un juego se tratara. Los novedosos métodos de aprendizaje online, como Smartick, ayudan a los niños areforzar la concentración, la agilidad mental y el hábito de estudio, a través de amenas sesiones de ejercicios de tan solo 15 minutos diarios.

«Si le das a un niño una tableta para pasárselo bien aprendiendo y practicando matemáticas, la recibirá de mucho mejor agrado que un cuadernillo de cuentas tradicional. Y si, además, lo motivas haciéndole ver cómo progresa y avanza en esta asignatura, querrá, por propia voluntad, volver a practicar al día siguiente», afirman los fundadores de Smartick, Javier Arroyo y Daniel González de Vega, basándose en la experiencia de los más de 18.700 niños, de más de 100 países, que en la actualidad mejoran sus conocimientos y habilidades matemáticas, así como sus notas, gracias a este método.

Fuente: abc.es

10 claves para divertirse en verano sin dejar de aprender

¿Se pueden aprovechar los meses de verano para que los niños puedan seguir practicando sus conocimientos? ¿Los juegos son una metodología de enseñanza adecuada? ¿Se puede realmente combinar el aprendizaje con el entretenimiento? Estos consejos de Emma Pérez Madorrán, directora del Colegio Europeo de Madrid, demuestran que sí.

Durante las semanas de verano, los estudiantes tienen tiempo para divertirse pero también para aprender cosas nuevas y repasar todos los conceptos que han visto durante el curso escolar. De hecho, esta época es idónea para aprender jugando, ya que de esta forma desarrollan sus habilidades cognitivas, emocionales, sociales y físicas. Así lo piensa Emma Pérez Madorrán, directora del Colegio Europeo de Madrid, que comparte 10 claves e ideas para conseguirlo.

Lectura compartida

Leer es fundamental para el desarrollo del lenguaje oral y escrito de los menores, por eso es tan importante hacerlo también durante el verano. En este caso propone dos ejercicios muy amenos: el primero consiste en que lo que lean los más pequeños lo compartan con los adultos, con el objetivo de desarrollar su memoria; y el segundo se basa en reconocer con ellos letras, palabras o frases (dependiendo de la edad) en carteles o folletos publicitarios, para que aprendan a diferenciar las mismas.

Representaciones ficticias

Los juegos simbólicos estimulan la comunicación interpersonal y mejoran la expresión corporal. Jugar a representar actores, animales o personajes de dibujos animados o simplemente contar lo que han hecho en el día, conlleva a un mayor desarrollo de sus habilidades sociales, sin contar con lo bien que se lo pasan realizando este tipo de actividades.

Juegos cooperativos

Es imprescindible que jueguen con otros niños para fomentar las habilidades sociales. De esta manera aprenden a respetar, a compartir y a cooperar. También esto supone la aceptación de sí mismos y de los demás, lo que favorece la empatía. Llevarles al parque a jugar, a la playa, a la piscina o invitar a amigos o primos a casa, para que puedan compartir tiempo juntos, es una muy buena idea.

Estimulación de la creatividad

Aunque no hay acuerdo en si la creatividad es innata o adquirida, lo cierto es que las familias deben estimular esta capacidad en los niños. Existen diversas estrategias para ello que se pueden introducir en la rutina veraniega: llevarles a museos, exposiciones o sugerirles juegos que ejerciten sus destrezas manuales y su imaginación como dibujos, figuras con plastilina o cuadros con legumbres.

Resolución de problemas

Que los pequeños aprendan a examinar y obtener el control sobre una actividad es muy relevante a la hora de que lleguen a saber que son ellos los que dominan el proceso y los responsables del resultado final. Hacer castillos de arena, jugar a encajar piezas o hacer puzles son actividades muy divertidas que también ayudan a mejorar su coordinación visual y manual.

Cocinar juntos

Implicar a los pequeños en tareas diarias como elaborar cualquier receta culinaria estimula todos sus sentidos al mismo tiempo que supone un aprendizaje matemático para ellos. Por ejemplo se les puede preguntar cuánta cantidad es necesaria de un determinado ingrediente.

Escuchar música

Desde las canciones infantiles a las clásicas, tanto en español como en inglés, a través de la música se estimula su sentido del oído, y con ayuda, aprenderán a diferenciar instrumentos y al mismo tiempo repasar palabras en inglés. Una práctica con la que disfrutan mucho y que pueden acompañarla con el baile también.

Realizar escapadas a la playa o montaña

Hacer excursiones cuando el tiempo lo permita también es una muy buena opción para que empiecen a explorar todo lo que hay en el exterior y aprendan cuáles son las dimensiones del entorno. Se puede ir en bicicleta o jugar a las palas o a la pelota, ya que son ejercicios que les ayudan a mejorar la coordinación de sus movimientos.

Juegos de mesa

Cabe destacar que este tipo de actividades son adecuadas para los estudiantes a partir de 6 u 8 años. Con ellas aprenderán a interiorizar las reglas del juego, a razonar y también a perder.

Escribir un diario de verano

Les ayuda a desarrollar su lenguaje escrito, escribiendo cada día lo que han hecho y cómo lo han pasado. Cuando acabe el verano se puede leer con ellos, de manera que también se potencie su memoria.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

¿Tienen los profesores tantas vacaciones como pensamos?

Si quieres tocarle las narices a un profesor, no hay nada mejor que sacar a colación sus “tres meses de vacaciones”. No hace falta ni siquiera añadir el clásico “¡qué bien vivís!” o la coletilla “y luego os quejáis”. Con eso suele ser más que suficiente para echar sal a una herida mucho más profunda, la del progresivo desprestigio de los profesores que tiene en esta apelación a su supuesta vaguería una de sus expresiones más extendidas. Tanto, que Esperanza Aguirre, en su día, ya recordó a los profesores ante sus reivindicaciones salariales que “la mayoría de madrileños trabajan más de 20 horas”, dando a entender que la jornada semanal de los docentes era de 16.

Parece una tendencia global. En Argentina, Cristina Fernández de Kirchner también se refirió a “las jornadas laborales de cuatro horas y tres meses de vacaciones”. El vídeo bien puede ser utilizado como tortura para los docentes aplicado como el Tratamiento Ludovico de ‘La naranja mecánica’. Como cualquiera de ellos explicaría, se trata del error de confundir la jornada lectiva en la que dan clase a los alumnos con la jornada laboral completa (que es de 37,5 horas). De igual manera que nadie diría que un abogado solo trabaja las horas que pasa en un tribunal, los profesores dedican el resto de su jornada a otras actividades, desde recibir a padres hasta corregir exámenes, pasando por claustros o guardias.

Si hiciéramos una huelga de celo y solo trabajáramos lo que nos corresponde, no habría exámenes corregidos ni notas puestas

“Que a mí me expliquen donde están los tres meses, porque a mí no me salen las cuentas”, matiza otra profesora cuando saco a la palestra esta argumentación. Supongo, respondo, que es la suma de los dos meses estivales con Navidad y Semana Santa. Pero julio no es un mes vacacional, aunque no haya clases. Como me recuerda otro profesor de la pública, Luis, tienen que estar disponibles todo el mes (“para temas de actas, oposiciones, reclamaciones, recursos…”) y personarse en un plazo máximo de 48 horas. Y eso sin tener en cuenta los que son despedidos en verano y cobran paro esos dos meses, algo habitual en la privada. El profesor propone darle la vuelta a la tortilla: “Si hiciéramos una huelga de celo y solo trabajáramos lo que nos corresponde, no habría exámenes corregidos, ni notas puestas, ni alumnos evaluados”. Es, además, una manera de compensar el hecho de que los profesores cobren como funcionarios del grupo A menos que otros compañeros de similar categoría, como me recuerda Elías, otro profesor.

Las vacaciones son para el verano

Pongámonos ahora en otro supuesto, en el cual, efectivamente, los profesores recogen los bártulos el 21 de junio a las tres de la tarde, el colegio echa el cierre hasta septiembre, y el cuerpo de docentes en su conjunto tiene más de dos meses para ver las nubes pasar. ¿Cuál es exactamente el problema, más allá de la envidia consustancial de la que los funcionarios también han sido víctimas? ¿No se trata, en todo caso, de una aspiración legítima siempre y cuando uno no sea un ‘workaholic’? ¿Nos parece mal que un adulto (probablemente con hijos) pueda tener tiempo libre durante el verano o nos parece mal porque nosotros no lo tenemos y preferimos el “mal de muchos”?

El problema es que el colegio se ha convertido en una guardería que, para más inri, no ofrece sus servicios durante todo el año

En otras palabras: ¿no se trata de otro signo más de que nos hemos obligado a aceptar jornadas leoninas, una existencia hiperconectada al trabajo durante 24 horas al día los siete días a la semana, y que pretendemos que el resto haga lo mismo? El verano era tradicionalmente la época del año dedicada a los niños, la del retorno al pueblo (a los abuelos, a los tíos, a los primos, los amigos…) y al reencuentro con los padres que habían pasado el resto del año trabajando. Una época familiar por antonomasia que conformaba recuerdos imborrables y que ha terminado por convertirse en un quebradero de cabeza, especialmente en los hogares donde los dos miembros de la familia trabajan.

Al final, la guerra discursiva contra los profesores en realidad no es más que el síntoma de un problema más profundo, el de la conciliación laboral. O, en otras palabras, qué hacemos con los niños cuando no están en el colegio. Hace un par de semanas, padres furiosos protestaron por que la Escuela Primaria Danemill cerrase sus puertas los viernes al mediodía, básicamente, porque les obligaba a ir a recoger a sus hijos antes. A lo largo del año, los niños ven sus agendas llenas de clases extraescolares, deportes e idiomas con el objetivo, en parte, de tenerlos entretenidos hasta que los padres puedan volver al hogar después de haber hecho un buen puñado de horas extra (no remuneradas) para sus empresas.

¿A qué se dedican los profesores cuando no están en el aula? (iStock)

¿A qué se dedican los profesores cuando no están en el aula? (iStock)

El verdadero problema de los profesores o, mejor dicho, de los colegios es que sus horarios no encajan con la jornada laboral de los trabajadores, que se ven obligados a buscar alternativas durante los meses de verano. “A lo mejor debe ser la sociedad la que se adapte al calendario escolar, no la docencia la que se adapte a los padres”, me dice Luis. “Ahí está el centro de la cuestión para mí; deben ser los padres los que luchen por sus derechos, no hacer que el resto pierda los suyos”. Pero probablemente resulta más cómodo (y catártico) intentar que se extienda el modelo “colegio-como-guardería” a los meses de verano que dar la vuelta a un modelo de explotación laboral que parece global e irreversible y, lo que es peor, en muchos casos es interiorizado como forma imprescindible de sobrevivir o medrar en tu carrera profesional.

Pídele cuentas al rey

El profesor se convierte, así, en el chivo expiatorio de los problemas causados por las dificultades de conciliación laboral, de igual manera que el trabajador de un ‘call center’ tiene que tragarse las broncas de los clientes insatisfechos con el servicio. Si hay algo que está claro, es que, si eres el eslabón más débil, no puedes tener ningún aparente privilegio. “Quizá el problema aquí es que el empresario medio español emprendedor quiere que curres 15 horas y te olvides de que tienes una familia”, sugiere de nuevo Luis. Así, los colegios han terminado diversificándose como un lugar donde dejar a los niños mientras que las empresas se han lavado las manos respecto a las soluciones.

Es cada vez más habitual que un sector profesional reciba las iras del resto de la sociedad sin que a nadie se le ocurra reclamar a sus superiores

Hay parches más o menos útiles, claro, que pasan por promover y financiar medidas de conciliación que no hagan recaer en el sistema docente y sus profesionales unas tareas que en sí no les corresponden. Luis recuerda que en su barrio las bibliotecas organizan a través del Ayuntamiento campamentos diurnos, y que en los países nórdicos, “si tu hijo está malo, ese día no vas a trabajar y no pasa nada; si debe irse del colegio, sales de trabajar y no pasa nada; si tienes que ir a una reunión del colegio, la empresa te pone todas las ventajas para que acudas sin problemas”. Asociaciones de padres españoles han pedido la regulación del derecho para acudir a reuniones con el tutor de los hijos en horario laboral. “Si su reivindicación es que haya medidas sociales orientadas a que puedan estar tutelados durante la parte de sus vacaciones que no comparten con sus tutores legales, una vez más, estaré luchando con los padres”, añade Elías.

Mientras tanto, asistimos a otra batalla en una guerra que cada día nos suena más: la de un sector profesional contra otro, la del trabajador contra el trabajador, que consideran que la única medida posible es la de igualar a todos por lo bajo. A día de hoy, parece mucho más plausible que los profesores terminen dando clase hasta el 31 de julio, para que los padres puedan seguir trabajado desde el amanecer hasta la noche sin tener que romperse la cabeza con qué hacer con ellos, que se obligue a las empresas a flexibilizar sus horarios e incentivar la conciliación (de verdad, no utilizándola como un arma para contratar solo a personas sin cargas familiares). La próxima vez que sienta envidia por los tres meses de vacaciones del profesor de su hijo, dedique de paso unos segundos a saber qué van hacer este verano sus superiores… y durante cuánto tiempo.

Fuente: blogs.elconfidencial.com

Ahorrar convierte sueños en realidad

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

En vacaciones todos queremos irnos de viaje o realizar distintas actividades que conllevan gastos, sin embargo, al llegar esta temporada no disponemos de dinero suficiente. La realidad es que no nos planteamos metas de ahorro desde inicio de año.

Aura Cruz, experta en finanzas personales, dice que ahorrar puede ser un gran reto para muchas personas, pero un excelente vehículo para hacer sueños realidad.

Cruz recomienda que debe existir un plan de ahorro si deseas vacacionar con holgura: “Si tu intención es que a través del tiempo recuerdes el viaje por lo divertido, grato o especial que fue, y no por los gastos a los que incurriste y las cuotas que tendrás que pagar, planificar tus ahorros es lo primordial”.

Plantearse metas de ahorro y mantener este hábito traerá resultados impresionantes. La experta señala algunas pautas a seguir:

• A principio de cada año saca tiempo para establecer metas financieras e incluye en ella los ahorros.

• Define a dónde quieres vacacionar y su costo.

• Establece qué cantidad de dinero tendrás que separar mes a mes para esos fines.

Antes de viajar es importante tomar en cuenta los gastos que podríamos tener y que a la vez, se aproximen a nuestro presupuesto ahorrado. La experta aconseja que es bueno comprar con tiempo prudente los tickets aéreos (si el viaje es fuera de tu país), considerar las opciones de hospedajes, tomar en cuenta el renglón de alimentos y estimar por adelantado un monto que vaya acorde a tus posibilidades o cantidad de dinero que tienes la intención de gastar durante tus vacaciones.

“La clave está en identificar un presupuesto para el viaje y luego distribuir entre estas categorías, y lo más importante, mantenerte en esos montos que definirás”, agrega Cruz.

La manera correcta de ahorrar 

Quizás cuando decidimos ahorrar no nos percatamos de cuál es la manera correcta para no gastar lo que vamos acumulando. La experta indica que el primer paso es “ponerle nombre a tus ahorros”. Luego, en función al propósito, comenzar con una herramienta casera, dígase una alcancía que puedes construir en casa. 

Un dato importante que señala es que: “El banco es un lugar mucho más seguro que tu cartera, tu bolsillo, una caja o debajo del colchón, incluso más seguro que tu alcancía; así que allí es donde recomiendo dirigirlo”.

Tabla de estrategias para ahorrar 

Al preguntarle a la experta sobre qué no puede faltar en nuestra tabla de estrategias para ahorrar, señala que hay que estar conscientes de que conlleva sacrificios y el desarrollo de una disciplina. “No será fácil, pero sí será posible.

Ahorrar es muy parecido a ir al gimnasio, cuando vas por primera vez duele, puede darte pereza, quizás priorizas otras cosas por encima de tu rutina, sin embargo, una vez creas el hábito lo disfrutarás mucho”.

 

Ahorro familiar 

Por lo general, los padres son quienes más ahorran en el hogar. Pero también los hijos deben crear este hábito, para así tomar conciencia de lo importante que es ahorrar y de los beneficios que pueden generar.

“Muchas veces queremos que nuestros hijos hagan ciertas cosas, pero de la única manera que lograremos esto es a través del buen ejemplo; así que para crear en los niños esos patrones es necesario realizar actividades de integración familiar donde los padres, abuelos, tíos, hijos, y primos, compartan sobre el tema.

Cruz comparte una idea fenomenal que pone en práctica con su hija de cuatro años: “De mis viajes le traigo alcancías, y juntas soñamos con lo que haremos al llenarla. En este momento estamos llenando una para ir a saludar a Mickey Mouse”. 

También agrega que los padres tienen el deber de enseñar a sus hijos conceptos básicos de finanzas personales, explicarles por qué es buena idea ahorrar, leer junto a ellos sobre el tema, visualizar tutoriales, videos y escuchar audiolibros. “La información cambia la percepción, comenzarán a tener conversaciones muy amenas cuando estos sean temas de sobremesa en sus hogares”.

Educación financiera 

¿Deben las escuelas y colegios hablar a sus estudiantes sobre la importancia de ahorrar? La respuesta es afirmativa. “Soy parte de un programa de responsabilidad social en el cual impacto positivamente estudiantes de secundaria, con educación financiera. En 2017 vimos cerca de 4,000 estudiantes, y este año las expectativas son mayores”.

Con educación financiera, los niños y jóvenes adquieren habilidades para administrar correctamente el dinero y crecen con mejores hábitos, entendiendo que el dinero es una herramienta, que mientras mejor administradores sean más dinero fluirá en sus vidas.

Consejos para aprovechar las vacaciones si eres docente

Estimados docentes: queremos compartir con ustedes 10 consejos de mucha utilidad para aprovechar al máximo nuestras vacaciones de verano. Ningún secreto oculto, ninguna ciencia importada, ningún producto mágico que ustedes puedan adquirir en algún centro comercial. Se trata, más bien, de reencontrarse con las cosas buenas de la vida: la familia, los amigos, la buena música, el cine, los libros que más nos apasionan. Si lo pensamos bien, descubriremos que, en medio de nuestras situaciones específicas y problemas personales -que nunca faltan- siempre habrá un espacio para disfrutar de todas aquellas cosas que el universo nos ofrece gratuitamente. Aprovechemos estas fiestas navideñas para poner en práctica estos consejos, pensados desde la actividad docente, de una maestra a otra:

¡POR FIN DE VACACIONES!… Y AHORA ¿QUÉ HAGO?

Acaba otro año escolar en el que hemos trabajado con entusiasmo y esmero en cada una de nuestras clases. Vemos partir a nuestros alumnos, entregamos nuestros registros de fin de curso y participamos de algunas celebraciones preparadas en nuestros planteles para compartir un momento agradable donde nos deseamos lo mejor en estas fiestas y para el año que viene. Pero, ahora que empiezan las vacaciones ¿cómo podemos hacer para sacar el mayor provecho de ellas y utilizar nuestro tiempo y presupuesto de la mejor manera? Aquí presentamos 10 consejos para potenciar nuestro tiempo libre en estasvacaciones de verano.

1. DISFRUTE LAS FIESTAS CON EL MENOR ESTRÉS POSIBLE: Siempre lo recomiendan los expertos y pocas veces lo podemos llevar a la práctica. Por más que decimos: “este año tomaré mis precauciones para no tener trajines en el último minuto”, siempre estamos corriendo de un lado para otro durante las celebraciones de Navidad y fin de año, tanto que terminamos rendidos para cuando estas han pasado. Demos prioridad a nuestra tranquilidad y buen estado de ánimo para compartir con la familia y amigos, más allá de la entrega de numerosos regalos y reuniones recargadas. La sencillez puede resultar el mejor ingrediente en estas fiestas.

2. DESCARTE TODO AQUELLO QUE NO SEA INDISPENSABLE: Así es, muchas veces nos llenamos de compromisos y obligaciones que nos impiden reservar tiempo para nuestros seres queridos o para nosotros mismos. Es cierto que los meses de vacaciones pueden servirnos para hacer todo aquello que no podemos durante el año escolar pero no nos sobrecarguemos de tareas que nos alejen de los momentos en familia. Salir a caminar, ir a un paseo corto, hacer deporte o cualquiera de esas cosas sanas y relajantes nos pueden recargar de energías durante este periodo vacacional.

3. DEFINA SUS PRIORIDADES PARA LAS VACACIONES: Una vez descartado lo que puede realizar en cualquier otro momento y no recargar sus meses de vacaciones, defina lo que sí debe hacer en este período de mayor tiempo libre como: realizar visitas médicas largamente aplazadas, algún viaje que lleva mucho tiempo planeando, visitas a personas que no frecuenta hace mucho, arreglos en casa que no pueden esperar u otros. De esta manera cuando regrese a clases tendrá la tranquilidad de haber cumplido con estas tareas, obligaciones y necesidades que siempre quedan de lado por falta de tiempo.

4. DOSIFIQUE SUS GASTOS: Si bien es cierto durante las vacaciones hay mayor tiempo para realizar actividades eso no significa necesariamente que tenga que invertir fuertes cantidades de dinero que luego le dejen grandes deudas por cubrir y por consiguiente mucha carga de tensión. Existen innumerables oportunidades de entretenimiento al aire libre, deportes, funciones gratuitas, bibliotecas, cine clubes y muchas actividades que le pueden ayudar a disfrutar sin gastar de más.

5. DESPEJE SU MENTE DE PREOCUPACIONES: Nunca estamos completamente libres de preocupaciones y responsabilidades en la vida pero, en este periodo vacacional que se inicia, podemos replantear también nuestros pensamientos de manera tal que no permitamos que las preocupaciones limiten este tiempo para nuestro descanso y esparcimiento. Procuremos ver con objetividad cuales son los puntos positivos con los que contamos: la salud, nuestros hijos, un trabajo que elegimos por vocación, la posibilidad de emprender proyectos y tantas otras cosas que cuando estamos muy preocupados no logramos ver con la objetividad y la valoración que merecen.

6. DESINTOXIQUE SU ORGANISMO: Durante el año escolar los maestros nos dedicamos a nuestras clases, alumnos, familias y hogares, no tenemos tiempo de planificar con mucho detalle una alimentación balanceada y apropiada para cuidar nuestro organismo. El verano es una época perfecta para replantear nuestra rutina alimenticia y darle preponderancia a los alimentos frescos, bajos en grasas, naturales y saludables. Aprovechemos para dejar de lado las comidas rápidas y sentémonos a la mesa, por lo menos media hora por comida, para disfrutar de nuestros alimentos y de quienes nos acompañan a compartirlos.

7. DISFRUTE DE LAS PEQUEÑAS COSAS QUE LE REGALA EL DÍA A DÍA:Una flor, una puesta de sol, los chicos jugando al aire libre, una melodía agradable, un buen libro, una jornada de solidaridad para con los más necesitados, un paseo fuera del ruido de la ciudad y tantas otras pequeñas cosas pueden traer paz y armonía a nuestra vida diaria, no tienen que ser días, ni horas, muchas veces basta con solo unos minutos para detenernos y darnos cuenta de que tenemos mucho por lo que dar gracias, menos de lo que quejarnos y más para ser felices de lo que nos damos cuenta.

8. DERROCHE BUEN ÁNIMO Y ACTITUD POSITIVA: Los maestros sabemos lo importante que es la motivación para nuestros alumnos, una buena actitud, llena de positivismo y ganas de colaborar hacen de ellos personas proactivas que se sienten integradas e importantes. Hagamos lo mismo con todo el resto de personas que encontremos en nuestro camino: el portero de nuestro edificio, el transportista, el vendedor que nos atiende, la mesera, el personal de limpieza, todos merecemos un saludo cordial, un agradecimiento sincero y un reconocimiento a nuestro trabajo. No olvidemos expresarlo con respeto y amabilidad.

9. DESTERREMOS RENCORES, ENOJOS Y ENVIDIAS: Para disfrutar nuestras vacaciones a plenitud será siempre necesario que hagamos un reconocimiento de nuestras debilidades y un propósito de superarlas desde lo más profundo de nuestro ser. Si en el año que acaba alguien nos falló, no conseguimos lo que esperábamos, no nos sentimos reconocidos ni valorados como otros, no continuemos pensando y pensando en lo mismo. Limpia tu corazón y tu alma de esos sentimientos que solo te hacen daño y declara con total convicción que el año que empieza será mejor y obtendrás todo lo que ansías cuando estés preparado para recibirlo. Verás que esa limpieza te aliviará de un gran peso.

10. DISFRUTEMOS AL MÁXIMO: Con responsabilidad y precaución podemos dedicarnos a celebrar en este tiempo libre antes de iniciar la preparación para el próximo año escolar. Aquilatemos esta oportunidad de compartir con los seres queridos, atesoremos buenos recuerdos y no desperdiciemos la oportunidad de sentirnos renovados y llenos de energía para cuando volvamos al reencuentro de nuestros alumnos en las aulas.

Fuente: blog.derrama.org.pe

Las 15 tareas de verano que un profesor entregó a sus alumnos

Multiplicaciones, ejercicios de ortografía, redacciones… Las tareas de los niños para el verano a menudo terminan estresando más a los padres que a los pequeños. Hay profesores que directamente mandan comprar un libro para el verano. Y muchos niños terminan interrumpiendo su baño, sus carreras con amigos, su momento de relax frente a una puesta de sol, porque tienen que hacer sumas y divisiones.

Un profesor italiano de secundaria, Cesare Catá, sorprendió a niños, profesores y padres. Para el verano, sus alumnos no tendrán que rellenar hojas de frases subordinadas, ni resolver ecuaciones de lo más complejas. En los meses estivales, sus alumnos, tienen que ir cumpliendo una a una las 15 tareas de verano que les entregó en una lista.

Las 15 tareas de verano que todo niño debería completar en vacaciones

Tareas sencillas que a veces olvidamos, que nos enseñan tanto y que no se recogen en ningún manual escolar: tomar un helado con los abuelos mientras escuchas sus historias del pasado… Contemplar cómo una ola rompe contra las rocas o cómo juega con los párpados el primer rayo de sol.

Las 15 tareas de verano Cesare Catá para los niños tienen que ver con el libro sin hojas más importante, el de la vida, y son estas:

1. Por la mañana, de vez en cuando, camina solo por la orilla del mar. Mira cómo el sol se refleja en el agua, pensando en las cosas que más te gustan en la vida y siéntete feliz.

2. Intenta usar todas las palabras nuevas que has aprendido este año: podrás decir más cosas, podrás pensar más cosas y, cuanto más pienses, más libre te sentirás.

3. Lee lo máximo posible. No porque tengas que hacerlo. Lee porque el verano te inspira aventuras y sueños. Leyendo, te sentirás como los pájaros volando. Lee porque es la mejor forma de rebelión.

4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te hagan sentir negativo y vacío. Busca situaciones estimulantes y amigos que te aprecian y te entienden por ser quien eres.

5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes. El verano, como todas las grandes cosas, trastorna el alma. Intenta escribir un diario donde puedas escribir sobre tus sentimientos (y en septiembre, si quieres, lo leeremos juntos).

6. Baila; sin sentirte avergonzado. En la calle cerca de tu casa o en tu habitación. El verano es un baile. Sería una vergüenza no formar parte de él.

7. Al menos una vez, tienes que ver amanecer. Estar ahí en silencio y respirar. Cierra los ojos, agradecido.

8. Practica mucho deporte.

9. Si encuentras una persona que te gusta mucho, díselo con toda la sinceridad y la gracia de la que seas capaz. No pasa nada tanto si lo entiende como si no. Si no es recíproco, entonces no estaba previsto que él/ella formase parte de tu destino. De lo contrario, este verano es la gran oportunidad para caminar juntos (y si no funciona, vuelve al punto 8).

10. Recuerda lo que has aprendido en la escuela y consulta tus apuntes.

11. Sé feliz como el sol, indomable como el mar.

12. No digas palabrotas. Sé siempre educadísimo y gentil.

13. Disfruta de películas con diálogos emotivos, sobre todo en inglés. Esto te ayudará a mejorar tus habilidades lingüísticas y tus oportunidades de soñar. No dejes que la película acabe con los créditos. Vive la experiencia todo el verano.

14. Durante el día o la noche, sueña con cómo puede ser tu vida. Durante el verano, reúne fuerzas para no rendirte y haz todo lo que puedas para perseguir ese sueño.

15. Sé bueno.

 

Fuente: guiainfantil.com