Entradas

5 trucos para que el profesor no pierda la paciencia

La vuelta al cole es momento de reencuentro, de compartir las experiencias del periodo vacacional, de observar los cambios que han dado nuestros alumnos y alumnas, es tiempo de darnos cuenta de que tenemos casi diez maravillosos y largos meses por delante de trabajo

Tomar conciencia de todo ello es fundamental, y no solo al principio de curso, sino todos y cada uno de los días en los que tenemos frente a nosotros esas caras, caritas en algunos casos, que esperan de nosotros y nosotras… ¡mucha paciencia! Te ofrecemos una serie de consejos o trucos para que el profesor no pierda la paciencia con sus alumnos. 

Por qué un maestro puede llegar a perder la paciencia con sus alumnos

¿Por qué un maestro, un docente, una profesora, pierde la paciencia? ¿Tú que responderías? Cuando estás cansado y cansada y además no te han “obedecido” en unos treinta minutos, cuando consideras que el nivel de ruido es excesivo, cuando un alumno te dio una respuesta que para ti fue inadecuada.. Pues bien, es legítimo perder la paciencia, claro que sí; otra cosa es qué hacemos y cómo actuamos cuando perdemos esa paciencia.

Somos personas, personas humanas, y somos referentes de nuestros alumnos, es por ello que debemos hacernos mirar cómo respondemos ante nuestra rabia y enfado, delante de ellos y ellas.

El día a día en el aula puede llegar a ser muy duro. La vida en el cole puede convertirse en puro agotamiento: el ajetreo del día a día con sus clases, reuniones, tutorías, preparar materiales, realizar programaciones, patios, comedores… además de los virus con los que convivimos, de los momentos y circunstancias en los que dejamos que salga una versión nuestra que no nos gusta… Así, así es nuestra vida y somos responsables de ella y no víctimas, dato importante. Tenemos la profesión que hemos elegido y que es tremendamente espectacular.

5 trucos para que el profesor no pierda la paciencia con los alumnos

Quizá habría que preguntarle al Santo Job, cómo lo hizo, pero como eso no es posible, aquí os dejo algunos consejos para que podáis tener en cuenta:

1. Es importante observar cuántas veces al día o a la semana, perdemos la paciencia, y dónde ubicamos nuestro nivel para “saltar” con un grito, con una amenaza, con una sanción inadecuada, y todo ello fruto de nuestro propio enfado, que es nuestro y, en muchas ocasiones, de nadie más. Date cuenta que cuando tu malestar aumenta, la tensión en el aula es mayor. Esto puede ser un bonito ejercicio de autoconocimiento.

2. Una vez que sabemos en qué momento podemos perder la paciencia, anticiparnos a que eso ocurra y realizar algunos ejercicios que me ayuden a encontrar de nuevo calma: contar hasta diez, realizar respiraciones diafragmáticas, beber agua, meterse un caramelo en la boca, salir unos minutos del aula y pedir a algún compañero que nos cubra… Busca tu alternativa a esa pérdida de paciencia.

3. Comunicar a nuestros alumnos y alumnas nuestro enfado, compartirlo con ellos y expresarles el motivo. Cuidado porque ellos y ellas no son los culpables. Nuestros alumnos hacen cosas, y yo como maestra decido cómo me afecta, repito que es legítimo enfadarse.

4. Comparte con compañeros y compañeras lo que ha ocurrido, seguro te entenderán y si les pides consejo, podrán darte sus pequeños trucos.

5. Pedir perdón si hemos ofendido o nuestra actuación no ha sido la más adecuada. Así nuestros alumnos entenderán que también nos equivocamos y que sabemos reconocer nuestros errores.

Querido profe, querida maestra y querido maestro, recuerda siempre las palabras de Albert Einstein: “el ejemplo no es la mejor manera de enseñar, es la única”.

Fuente> guiainfantil.com

Con estos 5 trucos tus hijos aprenderán a multiplicar de forma sencilla y divertida

Las sumas y las restas no parecen ser un gran reto cuando de enseñar matemáticas a tus niños se trata. Pero una vez superadas, las tablas de multiplicar parecen convertirse en la más grande pesadilla de la mayoría de los niños en edad primaria.

Los adultos deben entender que la lógica de los niños funciona completamente diferente y se les hace muy difícil aprenderse de memoria las tablas de multiplicar, al menos al inicio. Para lograrlo, es importante que entiendan la lógica detrás y los beneficios.

Con estos 5 sencillos trucos podemos lograr el interés de los niños y además abrir sus mentes a algo nuevo:

  1. Es un error pensar que el niño ya está listo para este reto. Debemos esperar el momento exacto para no presionarlo o abrumarlo.
2. La multiplicación consiste en…

Intenta que el niño entienda con una explicación sencilla que la multiplicación es simplemente la suma del mismo número varias veces pero de manera rápida y directa.

 

3. Comienza por lo básico y sencillo

Mientras su cerebro se abre a nuevos conocimientos, debemos cuidar el nivel de dificultad en el cual se exponen los conceptos a los niños. Al comenzar con multiplicaciones sencillas y lograr usarlas en la vida cotidiana, el niño notará el progreso en su conocimiento.

  1. La práctica es muy importante

Mientras están de compras, es muy bueno que el niño sea capaz de descubrir que 2×2=4 o 3×3=9, así asociará que por dos juguetes de $2 cada uno, tendrá que pagar $4.

  1. Ve a la reglas

Una vez que el niño ha comprendido la naturaleza de la multiplicación, está listo para prender las reglas de multiplicación. Aquellas que dicen que todo número multiplicado por 0, da 0 y todas las demás.

¡No desperdicies al matemático que tienes en casa!

Fuente: Etapa Infantil

10 Trucos para estimular el desarrollo del pensamiento Lógico-Matemático

El pensamiento Lógico-Matemático está relacionado con la habilidad de trabajar y pensar en términos de números y la capacidad de emplear el razonamiento lógico.

El desarrollo de este pensamiento, es clave para el desarrollo de la inteligencia matemática y es fundamental para el bienestar de los niños y niñas y su desarrollo, ya que este tipo de inteligencia va mucho más allá de las capacidades numéricas, aporta importantes beneficios como la capacidad de entender conceptos y establecer relaciones basadas en la lógica de forma esquemática y técnica. Implica la capacidad de utilizar de manera casi natural el cálculo, las cuantificaciones, proposiciones o hipótesis.

Todos nacemos con la capacidad de desarrollar este tipo de inteligencia. Las diferentes capacidades van a depender de la estimulación recibida. Es importante saber que estas capacidades se pueden y deben entrenar, con una estimulación adecuada se consiguen importantes logros y beneficios.

¿Por qué es importante desarrollar el pensamiento Lógico-Matemático?

El pensamiento lógico matemático es fundamental para comprender conceptos abstractos, razonamiento y comprensión de relaciones. Todas estas habilidades van mucho más allá de las matemáticas entendidas como tales, los beneficios de este tipo de pensamiento contribuyen a un desarrollo sano en muchos aspectos y consecución de las metas y logros personales, y con ello al éxito personal. La inteligencia lógico matemática contribuye a:

  • Desarrollo del pensamiento y de la inteligencia.
  • Capacidad de solucionar problemas en diferentes ámbitos de la vida, formulando hipótesis y estableciendo predicciones.
  • Fomenta la capacidad de razonar, sobre las metas y la forma de planificar para conseguirlo.
  • Permite establecer relaciones entre diferentes conceptos y llegar a una comprensión más profunda.
  • Proporciona orden y sentido a las acciones y/o decisiones.
10 Trucos para estimular el desarrollo del pensamiento Lógico-Matemático.

La estimulación adecuada desde una edad temprana favorecerá el desarrollo fácil y sin esfuerzo de la inteligencia lógico matemática y permitirá al niño/a introducir estas habilidades en su vida cotidiana. Esta estimulación debe ser acorde a la edad y características de los pequeños, respetando su propio ritmo, debe ser divertida, significativa y dotada de refuerzos que la hagan agradable.

  1. Permite a los niños y niñas manipular y experimentar con diferentes objetos. Deja que se den cuenta de las cualidades de los mismos, sus diferencias y semejanzas; de esta forma estarán estableciendo relaciones y razonando sin darse cuenta.
  2. Emplea actividades para identificar, comparar, clasificar, seriar diferentes objetos de acuerdo con sus características.
  3. Muéstrales los efectos sobre las cosas en situaciones cotidianas. Por ejemplo, como al calentar el agua se produce un efecto y se crea vapor porque el agua transforma su estado.
  4. Genera ambientes adecuados para la concentración y la observación.
  5. Utiliza diferentes juegos que contribuyan al desarrollo de este pensamiento, como sudokus, domino, juegos de cartas, adivinanzas, etc.
  6. Plantéales problemas que les supongan un reto o un esfuerzo mental. Han de motivarse con el reto, pero esta dificultad debe estar adecuada a su edad y capacidades, si es demasiado alto, se desmotivarán y puede verse dañado su auto concepto.
  7. Haz que reflexionen sobre las cosas y que poco a poco vayan racionalizándolas. Para ello puedes buscar eventos inexplicables y jugar a buscar una explicación lógica.
  8. Deja que manipule y emplee cantidades, en situaciones de utilidad. Puedes hacerles pensar en los precios, jugar a adivinar cuantos lápices habrá en un estuche, etc.
  9. Deja que ellos solos se enfrenten a los problemas matemáticos. Puedes darles una pista o guía, pero deben ser ellos mismos los que elaboren el razonamiento que les lleve a la solución.
  10. Animales a imaginar posibilidades y establecer hipótesis. Hazles preguntas del tipo ¿Qué pasaría si….?

 

Celia Rodríguez Ruiz, Psicóloga y Pedagoga

Fuente: educayaprende.com