Entradas

Origen y fundación de la Sociedad Secreta La Trinitaria

Conoce los aspectos relacionados a la Sociedad Secreta la Trinitaria, su fundación y desarrollo. Fue creada por Duarte junto a jóvenes instruidos por él, con el propósito de independizar a nuestro país del yugo haitiano.

Hablar de los orígenes de la Trinitaria es remontarnos al Juramento de nuestro Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, de independizarnos de toda potencia extranjera.

Luego del recorrido de Duarte por Estados Unidos y Europa, regresa al país con la idea de que fuéramos un país libre, es por eso que el 16 de julio de 1838 funda junto a jóvenes valientes la Sociedad Patriótica conocido con el nombre de la Trinitaria.

Juan Pablo Duarte logró obtener el apoyo de la mayoría de los jóvenes de Santo Domingo y localidades aledañas, como San Cristóbal. Este grupo de jóvenes fue instruido por él con el propósito de independizar la Republica Dominicana de la dominación haitiana.

Fue fundada en el hogar de Juan Isidro Pérez de la Paz, situada en la actual calle Arzobispo Nouel, frente a la iglesia del Carmen.

Su nombre se debió a la división del grupo en tres. Los nueve miembros fundadores fueron: Juan Pablo Duarte, Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandro Pina, Jacinto de la Concha, Félix María Ruiz, José María Serra, Benito González, Felipe Alfau y Juan Nepomuceno Ravelo.

Cada nuevo miembro que ingresaba a la Sociedad Secreta ‘La Trinitaria’ debía traer consigo tres personas más, estos se hizo con la finalidad de despertar en los jóvenes el patriotismo dormido.

Posterior a la fundación de La Trinitaria, se funda otra sociedad llamada La Filantrópica, ésta perseguía el mismo propósito de lograr independizar nuestro país, pero a través de la escenificación de obras de teatro de corte nacionalista.

La Trinitaria no operó como célula en todo el país, aunque reunió en su seno la intelectualidad joven de la época, principalmente los pertenecientes a la pequeña burguesía.

Los miembros de la organización no fueron identificados por las autoridades, aunque no fue un secreto para la población la existencia de un grupo considerable de jóvenes que luchaban por la independencia de la parte Este de la isla.

Asimismo, los trinitarios tuvieron que hacer frente a distintos sectores criollos, que como el de los afrancesados, que dirigía Buenaventura Báez y el de los conservadores, encabezados por Tomás Bobadilla, no creían en la independencia pura y simple que planteaba Duarte.

Los trinitarios, y en particular Juan Pablo Duarte, confrontaron serios problemas con los sectores conservadores de la parte Este de la isla, por lo que sus actividades tenían que desarrollarse en la mayor clandestinidad.

No obstante, Duarte buscó el concurso de los jóvenes haitianos pequeños burgueses enemigos de Boyer con el objeto de lograr sus propósitos de liberar el territorio donde había nacido.

De ahí, que Duarte usó la táctica y la estrategia al unirse a los haitianos enemigos de Boyer para derrocarlo y luego tratar de proclamar la independencia que añoraba. Para estos fines utilizó al trinitario Ramón Matías Mella para concretizar su apoyo al movimiento La Reforma.

Fuente: educando.edu.do

Natalicio de Rosa Duarte y Diez

Mientras se planificaba la proclamación de la Independencia del 27 de febrero de 1844, Rosa Duarte y otras mujeres fabricaban las balas utilizadas por este movimiento.

Nació en Santo Domingo, en el barrio de Santa Bárbara, el 28 de junio de 1820, hija de Juan José Duarte Rodríguez y Manuela Diez Jiménez. Hermana del Padre de la Patria Dominicana, Juan Pablo Duarte.

Fue una mujer de talento natural y de virtudes sobresalientes que conservó hasta el fin de sus días su estado de pureza, conservando todos los sentimientos nobles y delicados que le inculcaron sus padres con una educación esmerada.

Siempre rindió culto especial al patriotismo, que no pudieron mitigar en ella ni la injusticia de los hombres ni el rigor del infortunio.

Aportó a la causa liberadora apoyando las actividades de Los Trinitarios y de la sociedad La Filantrópica.

Junto a sus amigas, participó en las obras teatrales que se presentaban en el edificio de la Cárcel Vieja, situado al lado del Palacio de Borgellá, frente al Parque Colón, desde las que se creaba conciencia sobre la causa independentista.

En los preparativos para la proclamación de la Independencia, Rosa Duarte fabricó junto con otras mujeres gran cantidad de las balas que utilizó el movimiento.

Estas representaciones, en adicción de mantener levantado el espíritu público, servían también para obtener recursos con el fin de comprar municiones y cubrir los gastos de los emisarios que se enviarían a desempeñar misiones a distintas partes del país.

En 1845, un año después de proclamada la Independencia, fue deportada junto a su madre y hermanos/as.

Prefirió acompañar a su madre, condenada al destierro, antes que casarse en la Patria con su prometido, Tomás de la Concha, quien además fue su maestro balero, el que fue fusilado junto con Antonio Duvergé en 1855.

Muerto su hermano Juan Pablo, quiso regresar al país, pero aunque en 1883 el Estado dominicano ofreció facilidades para el retorno de la familia Duarte, su hermano Manuel se negó a regresar a la tierra de la que habían sido expulsados/as sin ningún miramiento.

Sus apuntes, aporte de incalculable valor para nuestro país, son considerados por Emilio Rodríguez Demorizi como el “Nuevo Testamento” de nuestra historia, ya que a través de este documento se han podido conocer los detalles de aquellos años de conspiración y de trabajo por la liberación de la Patria. En ellos dice: “Dios me ha conservado la facultad de pensar y recordar y también me ha concedido el sagrado derecho de protestar contra los traidores a la Patria.

El 26 de octubre de 1888 falleció en la calle Sur 1, casa 129, de Caracas, Venezuela,  a causa de disentería. Al año murió su hermana Francisca y un año después, el 8 de agosto de 1890 murió Manuel, también en Caracas.

Fuente: educando.edu.do