Entradas

Actividades para trabajar con los estudiantes a partir de la receta

Los textos instructivos son aquellos que se refieren a la secuencia de indicaciones sobre cómo llevar a cabo una determinada acción, la complejidad del mismo varía dependiendo del objeto a manipular o las acciones a realizar. Su propósito es dirigir las acciones del lector; generalmente se aplican para resolver problemas de la vida cotidiana, tanto en la escuela como fuera de ella: cómo utilizar un televisor, cómo cocinar algún alimento, cómo instalar una computadora, etcétera. Los textos instructivos orientan los
procedimientos en forma detallada, clara y precisa. Este tipo de texto suele describir la lista de elementos necesarios para realizar la tarea correspondiente y, por supuesto, los pasos a seguir en el procedimiento. Un ejemplo muy común son las recetas de cocina.

Palmera tropical de frutas

Preparación: 15 min

Ingredientes
  • 2 mandarinas
  • 1 plátano o banana
  • 2 kiwis
Pasos
  1. Lava bien las frutas y luego pélalas.
  2. Parte el plátano por la mitad para formar el tronco de la palmera.
  3. Ahora, coge los kiwis y córtalos en tajadas para formar las ramas de la palmera.
  4. Finalmente, desgrana la mandarina y ponla al ras del tallo para simular el suelo donde está plantada la palmera. ¡Listo!
Comprensión oral:
  • Realizar preguntas de anticipación a partir del nombre de la receta: ¿Cuáles ingredientes creen que tiene esta receta? ¿Cómo se prepara?
  • Definir con los estudiantes ¿Qué significa ingredientes? ¿Qué significa preparación? ¿Por qué es importante separar los ingredientes de la preparación?
  • A partir de la preparación de la receta, pedirles que indiquen cuáles son los ingredientes; a partir de los ingredientes que vayan diciendo paso a paso la preparación.
Producción oral o escrita:
  • Escribir la receta de una comida que se haga en sus casas y que quieran compartir. Recordarles que deben separar los ingredientes de la preparación y que la preparación debe estar bien detallada.
  • Inventar en equipos una receta de una comida o postre muy rico, para luego compartirlo con el grupo. Ir haciendo preguntas para ver si está completa la receta o le faltaría agregar ingredientes o pasos de la preparación.
  • Diseñar una portada para la receta que inventaron, realizando dibujos donde incluyan los detalles de los ingredientes y del plato al término de la preparación.

Texto elaborado por el Club Leyendo.

5 consejos para padres con hijos respondones

Hay niños más pacíficos y obedientes. Otros, tienen una personalidad más fuerte y tienden a rebatirlo todo. Puede ocurrir a partir de los 4-5 años o cuando llega la adolescencia. Algo que no tiene por qué suponer ningún problema siempre y cuando no utilicen palabras hirientes como ‘Eres mala/a’, ‘Hazlo tú’, ‘Me da igual’….

Si tu hijo comienza a contestar de forma inadecuada o por defecto ante todo, no te desesperes. Te damos cinco consejos para superar esta etapa:

  1. Controla tus emociones y no te pongas a su nivel. Es fácil decirlo pero difícil hacerlo, por eso, tienes que recordar que ‘Tú tienes el control de la situación, eres el adulto’. Si pides respeto, tú debes ser el primero. Así que deja de retarle y evita frases como ‘¿Qué has dicho?’, ‘Vamos, repítelo’.  Todo eso va a generar que la situación se agrande y no vas a conseguir que tu hijo deje de decirlo.
  2. Usa la empatía y deja de pensar que te está retando. Pensar que tu hijo/a es malo/a, sólo va a conseguir que enfoques la situación de una manera equivocada y encima te vas a enfadar más.  Así que  para romper ese círculo de malas contestaciones, trata de no darle mucha importancia y deja de pensar que es un ataque personal. En vez de eso, entiende que para él es una frustración, como muchas de las que tienes tú tenías a su edad y hazlo saber. Puedes decirle por ejemplo: ‘Entiendo que no te guste que tu hermano juegue contigo pero no es la forma de decirlo’.
  3. Aprovéchalo como una oportunidad para hablar con tu hijo cuando esté más calmado/a. Transmite la importancia de hablar de lo que uno siente o piensa, pero al mismo tiempo explícale que debe canalizar de una determinada manera ese enfado para no herir a los demás. Por supuesto, deben pensar juntos soluciones. Usa frases como esta:  ‘¿Cómo puedes hacerlo la próxima vez?’.
  4. Habla claro y sin complicaciones. Hay muchos padres y madres que dan demasiadas explicaciones y algunos tratan de utilizar doble sentido o ironías para explicárselo, y en la comunicación con un hijo/a es totalmente inútil. Por un lado, porque puede que no entienda lo que estemos diciendo y por otro, pensará que encima te estas riendo de él o ella y será un obstáculo para la comunicación.
  5. Marca tus límites, de la misma manera que es importante que él/ella exprese, es que lo hagas tú. Puedes explicárselo de esta forma: ‘Cuando me hablas así, me enfado y no me gusta esa como me estás contestando, así que me gustaría que si quieres algo me lo digas sin llamarme malo/a.

Fuente: guiainfantil.com