Entradas

Día Internacional de la Madre Tierra

Celebramos el Día Internacional de la Madre Tierra para recordar que el planeta y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento.

La tierra que habitamos

“Madre Tierra” es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, lo que demuestra la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos.

La Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar. Para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y el planeta.

Celebramos el Día Internacional de la Madre Tierra para recordar que el planeta y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento. Con este día, asumimos, además, la responsabilidad colectiva, como nos recordaba la Declaración de Río de 1992, de fomentar esta armonía con la naturaleza y la Madre Tierra.

Este día nos brinda también la oportunidad de concienciar a todos los habitantes del planeta acerca de los problemas que afectan a la Tierra y a las diferentes formas de vida que en él se desarrollan.

La Madre Tierra: educación y cambio climático

El cambio climático es una de las mayores amenazas para el desarrollo sostenible en todo el mundo y es consecuencia de las acciones insostenibles de la humanidad, que tienen implicaciones directas en la vida de las generaciones futuras.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC ) y el Acuerdo de París  fomentan la cooperación internacional entre las partes sobre educación, formación, concienciación pública, participación pública y acceso público a la información sobre el cambio climático.

Con motivo del décimo aniversario del Día de la Madre Tierra, este año se celebra el noveno Diálogo sobre armonía con la naturaleza de la Asamblea General, el día 22 de abril en la Sede de la ONU de Nueva York, en el Salón del Consejo de Administración Fiduciaria.

El Diálogo Interactivo gira en torno al tema “La Madre tierra en la aplicación de la educación sobre el cambio climático”. Va a servir para discutir las contribuciones de Armonía con la Naturaleza en garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos, e inspirar a los ciudadanos y las sociedades a reconsiderar cómo interactúan con el mundo natural en el contexto del desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza y la justicia climática, para garantizar que las personas en todo el mundo tengan la información y el conocimiento necesarios para alcanzar el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza.

La Cumbre sobre el clima

El 23 de septiembre de 2019 se celebrará la Cumbre del Clima, organizada por el el Secretario General António Guterres, para hacer frente al cambio climático y acelerar la implementación del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

Fuente: educando.edu.do

Día Internacional de los Suelos

Un adecuado manejo del suelo ayuda a mantenerlo, restaurarlo y a mejorar su calidad. La pérdida de la fertilidad se combate reponiendo en el suelo los nutrientes y la materia orgánica que los cultivos y la misma erosión se llevan.

Hoy, 5 de diciembre, se celebra en el ámbito mundial el Día de los Suelos, declarado así por la Unión Internacional de las Ciencias del Suelo (IISS), con la elaboración de una resolución en el 2002. La finalidad de pronunciar este día como especial dentro del calendario, se debe a la importancia del suelo como componente crítico del sistema natural y su contribución vital al bienestar de la humanidad.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO, explica que: “El suelo está compuesto por minerales, materia orgánica, diminutos organismos vegetales y animales, aire y agua. Es una capa delgada que se ha formado lentamente a través de los siglos, con la desintegración de las rocas superficiales por la acción del agua, los cambios de temperatura y el viento. Las plantas y animales que crecen y mueren dentro y sobre el suelo son descompuestos por los microorganismos, transformados en materia orgánica y mezclados con el suelo”.

¿Cómo se forman?

La FAO puntualiza tres fases del proceso de formación de los suelos:

• Al principio, los cambios de temperatura y el agua comienzan a romper las rocas: el calor del sol las agrieta, el agua se filtra entre las grietas y con el frío de la noche se congela. El hielo ocupa más lugar que el agua, y esto hace que las rocas reciban más presión y se quiebren. Poco a poco se pulverizan y son arrastradas por las lluvias y el viento. Cuando la superficie es en pendiente, este sedimento se deposita en las zonas bajas.

• Luego aparecen las pequeñas plantas y musgos que crecen metiendo sus raíces entre las grietas. Cuando mueren y se pudren incorporan al suelo materia orgánica que es algo ácida y ayuda a corroer las piedras.

• Se multiplican los pequeños organismos (lombrices, insectos, hongos, bacterias) que despedazan y transforman la vegetación y los animales que mueren, recuperando minerales que enriquecen el suelo. Este suelo, así enriquecido, tiene mejor estructura y mayor porosidad. Permite que crezcan plantas más grandes, que producen sombra y dan protección y alimento a una variedad mayor aún de plantas y animales.

La fertilidad

Para crecer, las plantas precisan agua y determinados minerales. Los absorben del suelo por medio de sus raíces. Un suelo es fértil cuando tiene los nutrientes necesarios, es decir, las sustancias indispensables para que las plantas se desarrollen bien.

Las plantas consiguen del aire y del agua algunos elementos que necesitan, como el carbono, el hidrógeno y el oxígeno. Otros nutrientes esenciales están en el suelo: aquellos que los vegetales requieren en grandes cantidades se llaman nutrientes principales. Son el nitrógeno, el fósforo, el potasio, el calcio y el magnesio. Proceden de las rocas que dieron origen al suelo y de la materia orgánica descompuesta por los microorganismos.

¿Qué debemos hacer para conservar el suelo y mantener su fertilidad?

La cantidad de tierra que disponemos para cultivar es escasa y debe ser usada cuidadosamente y aplicando medidas de conservación apropiadas.

Un adecuado manejo del suelo ayuda a mantenerlo, restaurarlo y a mejorar su calidad.

Los métodos usados para prevenir la erosión ayudan a sujetar el suelo, reduciendo el impacto del agua y del viento para evitar que lo arrastre.

La pérdida de la fertilidad se combate reponiendo en el suelo los nutrientes y la materia orgánica que los cultivos y la misma erosión se llevan.
Para impedir que el agua y el viento se lleven partículas de tierra, se pueden usar algunas técnicas que son muy eficaces a pesar de su sencillez. Se trata de prácticas para conservar el suelo y el agua.

Un suelo es fértil cuando:

• Su consistencia y profundidad permiten un buen desarrollo y fijación de las raíces.

• Contiene los nutrientes que la vegetación necesita.

• Es capaz de absorber y retener el agua, conservándola disponible para que las plantas la utilicen.

• Está suficientemente aireado.

• No contiene sustancias tóxicas.

Fuente: FAO

Qué efectos tendrá el eclipse solar total de este 21 de agosto sobre la Tierra

Además de producir unos minutos de noche en medio del día, ¿qué otro impacto tiene el eclipse sobre la Tierra?

1 – Bajará la temperatura

Cuando la Luna se interponga entre la Tierra y el Sol y la noche interrumpa brevemente el día, las temperaturas bajarán y lo harán de forma rápida.

¿En cuántos grados? Según explica la NASA, el descenso equivale a la diferencia de temperatura que existe entre el día y la noche en esa época del año, para ese lugar.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que, como la superposición total dura sólo unos minutos, el ambiente no tiene tiempo suficiente como para responder a este cambio térmico tan brusco.

Por eso, será probablemente equivalente a tres cuartos o la mitad de la diferencia de temperatura que allí existe entre la noche y el día.

En esta ocasión, en EE.UU., se espera una caída de alrededor de 10ºC.

En cambio, en los sitios donde el eclipse será parcial, el descenso rondará entre los 3ºC y 5ºC.

2- El viento cambiará de dirección

Según reveló un estudio de la Universidad de Reading, en Reino Unido, como resultado del cambio de temperatura, el aire caliente deja de elevarse desde el suelo y provoca un cambio en la velocidad y la dirección del viento.

Este fenómeno se conoce como “viento del eclipse“.

Según los investigadores, que analizaron un eclipse parcial en Reino Unido en 2015, el cambio en el viento está provocado por las variaciones en la “capa fronteriza”, que es la zona de aire que separa los vientos altos de aquellos más cerca del suelo.

El efecto dura sólo unos minutos durante el eclipse y luego el viento vuelve a soplar como antes, cuando el Sol era visible en el cielo.

3 – Los animales cambiarán su comportamiento

La mayoría de los organismos vivos tienen un reloj biológico sincronizado con el ritmo del Sol.

Durante el período de oscuridad, por más breve que sea, los animales entienden que es de noche y actúan en consecuencia.

Las aves diurnas comienzan a chillar y a dispersarse en busca del nido o se agrupan y permanecen en silencio, mientras que las nocturnas inician su actividad, las grillos y las lechuzas comienzan a dar sus conciertos nocturnos, las polillas remplazan a las mariposas, las abejas regresan a sus panales, las hormigas van a sus nidos y algunas arañas desarman sus redes.

Los mosquitos salen a buscar víctimas y las larvas de langostinos y almejas nadan hacia la superficie del mar para buscar alimentos en la seguridad que les brinda la oscuridad de la noche.

Las mascotas como gatos o perros probablemente no sientan el efecto de la sombra de la Luna.

Como el evento es muy breve, la oscuridad no causará seguramente más que un momento de confusión para los animales domésticos.

En 1932, la Sociedad de Historia Natural de Boston observó animales durante un eclipse solar que se prolongó por 10 minutos y descubrió que la mitad de los animales observados parecía atemorizado.

Sin embargo, hay que aclarar que la mayor parte de la información sobre el comportamiento de los animales es anecdótica y no hay muchos estudios científicos sobre el tema.

Es por eso que muchas instituciones educativas y científicas han solicitado a la gente durante este eclipse participar con información en diversos proyectos de ciencia ciudadana.

4 –El efecto gravitacional

Lo primero que hay que notar, explica el sitio de la NASA, es que durante el eclipse la Luna estará en la fase de Luna nueva. Por eso, cualquier efecto gravitacional será igual al que ocurre durante esta fase de la Luna, que se repite cada 28 días.

Un observador en la Tierra está bajo la influencia gravitatoria de la Tierra, la Luna y el Sol.

Fuente: bbc.com

Cómo enseñar a los niños a cuidar de nuestro planeta

Vilma Medina

Ayer me encontré a una amiga que estaba yendo con su hija a comprar una flor para que hoy la niña llevara al colegio. Con la flor iban a decorar un enorme cartel para celebrar el Día de la Tierra.

Hace años, yo me acuerdo que mi profesora nos pedía dibujos y poesías que reflejasen la necesidad de respetar y cuidar del medio ambiente. Me parece una forma efectiva para abrir los ojos de los niños a las riquezas, como también a las carencias del planeta.

Sin embargo, creo que una conciencia común sobre los problemas de la contaminación, de la conservación de la biodiversidad, y otras preocupaciones ambientales, no se despierta solo en un día, es necesario enseñar e inculcar en nuestros hijos la necesidad de cuidar y respetar el planeta desde que son muy pequeños, y día tras día, tanto en casa como en el colegio.

El 22 de abril, en muchos países se celebra el Día de la Tierra. Aprovechemos la festividad para enseñar a los niños que la buena salud de la Tierra depende mucho de nuestras actitudes frente al medio ambiente.

Cómo enseñar a los niños a respetar el Medio Ambiente

Es necesario que los niños adquieran hábitos positivos en lo que se refiere a la naturaleza, como por ejemplo:

– No ensuciar ni contaminar los ríos, lagos, embalses, campos, montañas,… No echar basura al suelo.

– Utilizar el agua con moderación, tanto en la hora del baño, o de lavar las manos, etc.

– No hacer daño a los árboles, ni a los animales. Es necesario respetar el bien común.

– Reciclar y reutilizar lo que ya no nos sirve, en lugar de desechar. Los niños pueden transformar un simple tarro o envase de algún producto, en un juguete, etc. Debemos enseñar a los niños la importancia de reciclar.

– Tener respeto y contacto con la naturaleza, para conocer sus cualidades.

– Plantar, sembrar, irrigar y cuidar de la tierra, ni que sea en un huerto casero.

– Visitar bosques, granjas, jardines botánicos…

– Ver, siempre que sea posible, vídeos sobre la vida en los mares, montañas, etc. Es imprescindible que los niños aprendan, de una forma natural y divertida, el valor que tiene el agua, la tierra, el aire…

Como profesores y padres, ejercemos un importante papel en este sentido. Debemos, sobretodo, dar ejemplos. Los niños nos imitan en lo bueno y en lo malo. Jamás hay que ‘bajar la guardia’ en este sentido.

Fuente: GuiaInfantil.com

 

La energía solar podría convertirse en el tipo de electricidad más barata sobre la Tierra

La energía solar actualmente es más barata que el carbón en algunas partes del mundo. En menos de una década es probable que se convierta en la opción de menor costo ¡en casi todos los rincones!

Desde 2009, los precios de la energía solar han bajado un 62 por ciento debido a que cada eslabón de la cadena de suministros ha recordado costos. Eso ha ayudado a reducir las primas de riesgo de los préstamos bancarios y empujado la capacidad de fabricación a niveles récord. En el año 2025, la energía solar podría ser más barata que usar carbón, en promedio, a nivel global, según Bloomberg New Energy Finance.

Una mejor tecnología ha sido la clave para impulsar la industria, desde el uso de sierras de hilos de diamante que cortan las obleas más eficientemente para mejorar las celdas que generan más energía utilizando la misma cantidad de sol.

El costo de un sistema solar montado en tierra de una capacidad media de más de 1 megavatio tendrá un costo de 73 centavos de dólar por vatio en 2025, en comparación con $1,14 actualmente, lo que representa una reducción del 36 por ciento, dijo la jefe de análisis solar del New Energy Finance, Jenny Chase.

La Agencia Internacional de Energías Renovables prevé una caída adicional del 43 por ciento al 65 por ciento en los costos de la energía solar en 2025. Eso significaría una disminución acumulada del 84 por ciento desde 2009.

La cadena de suministro solar está experimentando “un efecto Wal-Mart” de mayores volúmenes y menores márgenes, según el fundador y director ejecutivo de la constructora Enviromena Power Systems, Sami Khoreibi, cuyo centro de operaciones está en Abu Dhabi.

Funcionarios de la industria del carbón señalan que las comparaciones de costos que involucran las energías renovables no toman en cuenta la necesidad de mantener suministros de reserva que puedan funcionar cuando el sol no brilla o el viento no sopla. Cuando esos otros gastos son incluidos, el carbón parecería ser más económico, incluso en 2035, dijo el director ejecutivo de la World Coal Association, Benjamin Sporton.

Aún así, la reducción en el precio de la energía solar está comenzando a hacer de la tecnología un competidor plausible.

En China, el mayor mercado solar, los costos caerán por debajo de los del carbón en 2030, según el New Energy Finance. China ha superado a Alemania como el país con la mayor capacidad solar instalada, ya que el gobierno busca aumentar su uso para reducir las emisiones de carbono y aumentar el consumo doméstico de energía limpia. Sin embargo, las restricciones continúan siendo un problema, sobre todo en las zonas más soleadas del país, debido a que las congestiones en la red obligan a apagar algunas centrales solares.

“Estamos frente a una nueva realidad donde la energía solar es la fuente de energía más barata, y no le veo final en términos de la disminución de los costos”, dijo Khoreibi de Enviromena.

Fuente: Bloomberg.com

Superluna casi a la vista

Ningún planeta del Sistema Solar mantiene una relación relativa tan importante con un satélite como lo hace la Tierra con la Luna. Tal vez los humanos tratamos de devolverle el corazón que perdió cuando se separó violentamente de nuestro mundo. El poder de atracción es enorme, fascinante. Ella, junto con el Sol, ejerce el suyo sobre la Tierra: las mareas. Este lunes 14 de noviembre, pondremos de nuevo nuestros ojos en la Luna que, por lo brillante y cercana que estará, llamamos “Superluna”. Un término, por cierto, que se suma, desde hace tan solo unos cinco años, a los cientos de nombres que venimos dando a nuestro exclusivo satélite desde que fuimos capaces de observarlo. La Luna, después de todo, es de la familia.

Durante las Superlunas, el diámetro de la Luna llena puede aumentar hasta en un 14%, y su brillo, alrededor de un 30%, respecto a una Luna llena en el apogeo (máxima distancia a la Tierra). La pregunta es ¿podemos percibir el cambio de tamaño a simple vista? La respuesta es que será muy difícil apreciarlo, aunque la Luna será más brillante.

Para responder, debemos calcular el cambio angular aparente (tamaño aparente que tiene la Luna en el cielo si la observamos a simple vista) en la Luna llena. En el mejor de los casos, la diferencia de tamaño en el cielo de la Luna llena en el apogeo y en el perigeo (Superluna) es de cuatro minutos de arco.

Como referencia, podemos tomar el tamaño que ocupa (en el cielo) nuestro dedo meñique cuando lo observamos con el brazo extendido (ver figura 1), que es de sesenta minutos de arco (un grado). En promedio, la Luna llena tiene un tamaño angular (tamaño en el cielo) de 30 minutos de arco (¡la mitad del dedo meñique!).

La Luna gira alrededor de la Tierra con un periodo de aproximadamente 28 días, aunque su órbita no es circular -se trata de una elipse-, de ahí que la distancia Luna-Tierra no sea siempre la misma. Además, los parámetros orbitales de la Luna varían con el tiempo, debido principalmente a las influencias gravitatorias del Sol y los planetas. Por esta última razón, siempre que se hable de alguna característica de la órbita lunar deberá referirse a un determinado periodo de tiempo.

Si tomamos el periodo de 5.000 años, desde -1999 hasta 3000, la distancia del perigeo lunar (mínima distancia Tierra-Luna) ha variado entre 356.355 y 370.399 km, mientras que el apogeo lunar (máxima distancia Tierra-Luna), entre 404.042 y 406.725 km (Five Millennium Catalog of Solar Eclipses, Espenak and Meeus, 2009).

Cerca del perigeo

Por definición, se producirá una Superluna si la Luna llena sucede cerca del perigeo lunar (normalmente a menos de dos días). Matemáticamente, podemos definir la distancia relativa de la Luna llena para una órbita determinada (R Dfm) como:

RDfm = (Da-Dfm) / (Da-Dp), donde Da es la distancia Luna-Tierra en el apogeo lunar; Dp, la distancia Luna-Tierra en el perigeo lunar; y Dfm, distancia Luna-Tierra en el momento de la Luna llena.

Si la Luna llena ocurre en el momento del perigeo, entonces RDfm es igual a 1, mientras que si la Luna llena transcurre en el apogeo, RDfm es igual a 0 . Por definición, tendremos una Superluna si RDfm es igual o mayor que 0,9.

Si bien es cierto que durante las Superlunas la atracción gravitatoria lunar es mayor, el único efecto sobre nuestro planeta lo observaremos en mareas más vivas. El incremento gravitatorio sigue siendo demasiado débil para causar perturbaciones geológicas (terremotos, tsunamis…).

Si realizamos los cálculos, podemos darnos cuenta de que no es raro que la Luna llena suceda cerca del perigeo. De hecho, suelen ocurrir de 3 a 5 Superlunas en un año (de las 12-13 posibles, ver tabla de astropixels.com). Durante el año 2015 tuvimos cinco Superlunas, mientras que en el año 2016 se producirán 4 (septiembre, octubre, noviembre y diciembre).

El 14 de noviembre de 2016, la Luna llena se producirá a las 13h52m UT (Tiempo Universal). Será la mayor Luna llena en 86 años (1948-2034) y estará situada muy cerca del perigeo (distancia Tierra-Luna llena será de 356.523 km, mientras que en el perigeo lunar será de 356.512km). La mayor Superluna del siglo XXI se producirá el 6 de diciembre del año 2052, con nuestro satélite a una distancia de 356,429 km.

En la situación más favorable, una Superluna tendrá un diámetro de 4 minutos de arco mayor que una Luna llena en el apogeo, es decir, el incremento de diámetro angular de la Superluna es de solo la quinceava parte del tamaño angular de nuestro dedo meñique. Realmente muy difícil distinguirlo a simple vista (ver figura 2).

 

También podemos comparar la variación de tamaños de las mayores Superlunas anuales entre los años 2001 y 2038. La diferencia máxima se produce entre la Superluna del año 2017 y la de 2016 y es de tan solo 8 segundos de arco. Es imposible percibir esta variación a simple vista, como se muestra en la figura 1.

Miquel Serra-Ricart es astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), doctor en Ciencias Físicas y Administrador del Observatorio del Teide. Forma parte del Grupo de investigación del Sistema Solar del IAC dirigido por Javier Licandro.

Isabel Paz Menéndez es periodista. En la actualidad se encarga de la comunicación del canal del cielo s ky-live.tv .

Fuente: El País

La fascinante historia de por qué el norte queda arriba en los mapas

Caroline Williams

Trata de imaginar la Tierra vista desde el espacio. ¿Dónde quedaría la parte de arriba?

Si dices el Polo Norte, lo más probable es que coincidan muchas personas contigo. Sin embargo, pudieras estar equivocado.

La incómoda verdad es que a pesar de que todos nos imaginamos el mundo de esa manera, no hay razones para pensar que el techo del mundo es el norte.

La forma como quedó determinado de esa forma es una excitante mezcla de historia, astrofísica y psicología.

Y además, nos lleva a una conclusión importante: el concepto utilizado para diseñar los mapas tiene que ver con la manera como nos sentimos al respecto.

Navegación cerebral

Entender dónde estás ubicado en el mundo es una habilidad básica de supervivencia, lo cual explica por qué los humanos, como la mayoría de las especies, tienen áreas especializadas del cerebro con numerosas conexiones para crear un mapa cognoscitivo de lo que nos rodea.

El norte fue rara vez colocado en el tope, por el simple hecho que de ahí es donde viene la oscuridad. El oeste tampoco fue una elección, porque por ahí desaparecía el sol”

Jerry Brotton, experto

Sin embargo, lo que hace únicos a los humanos, con la excepción de las abejas, es que nosotros tratamos de transmitir estos conocimientos del mundo a otros miembros de nuestra especie.

Esto es así desde hace mucho tiempo también en lo que se refiere a cartografía. La primera versión de un mapa fue descubierta en la pared de una cueva hace 14.000 años.

Mirando hacia el emperador

Dada esa larga trayectoria, es sorprendente pensar que fue solo hace pocos siglos que el norte comenzó a ser considerado como el tope del planeta.

De acuerdo con Jerry Brotton, un historiador de la Universidad Queen Mary en Londres especializado en mapas, “el norte fue rara vez colocado en el tope, por el simple hecho que de ahí es donde viene la oscuridad”.

El mapa Kagnido, un mapa chino de influencia coreana de 1402

“El oeste tampoco fue una elección, porque por ahí desaparecía el sol”.

Brotton dice que aun cuando ya tenían brújulas en esa época, no existe una razón sólida para que el norte esté en la parte de arriba de los mapas.

Las primeras brújulas hechas en China estaban diseñadas para apuntar hacia el sur, que entonces era considerado más deseable que el oscuro norte.

Pero en los mapas chinos el Emperador, quien vivía en el norte del país, siempre fue colocado en el tope de los mapas, con todos los demás súbditos mirando en dirección hacia él.

“En la cultura china el emperador mira hacia el sur, porque de ahí es donde viene el viento, por eso es una buena dirección. El norte no es muy bueno, pero te encuentras en una posición de subordinación hacia el emperador, así que tienes que mirarlo”, explica Brotton.

Mapas religiosos

Dado que cada cultura tiene una idea muy clara de hacia dónde y hacia quién se debe mirar, no debería sorprendernos que haya poca consistencia en el diseño de los mapas.

Este mapa, el Tabula Rogeriana de Muhammad al Idrissi, dibujado en 1154, solo podemos entenderlo si lo volteamos, como se ve en la foto.

Por ejemplo, en el antiguo Egipto el tope era colocado en el este, porque de ahí salía el sol.

Y las primeras versiones de los mapas islámicos le daban preponderancia al sur, porque la mayoría de las culturas musulmanas se encontraban al norte de la Meca, por lo que se imaginaban mirando hacia el sur.

Los mapas hechos por cristianos en la misma era (llamados mapamundis)situaron el este en el tope, apuntando hacia el Jardín del Edén, con Jerusalén en el centro.

Entonces, ¿cómo todos se pusieron de acuerdo y decidieron poner el norte como techo del mundo?

El norte de los exploradores

La razón por la cual el norte comenzó a ser la referencia tiene que ver con exploradores como Cristóbal Colón y Fernando de Magallanes, quienes navegaban tomando como guía la Estrella del Norte.

Mapamundi Hereford, de 1300.

No obstante, Brotton advierte que estos primeros exploradores no se imaginaban el mundo de esa manera.

“Cuando Colón describe el mundo, tenía como referencia el este en el tope”.

Hay que recordar que en aquella época “nadie sabía qué estaba haciendo ni hacia dónde iban”, insiste.

El mapa del mundo de Gerardus Mercator, de 1569, fue casi seguramente el momento cumbre cuando comenzaron a dibujarse los mapas con el norte arriba.

Mercator fue el primero en utilizar la palabra “atlas” y su mapa fue ampliamente reconocido como el primero en tomar en cuenta la curvatura de la Tierra, de manera que los marinos pudieran cruzar largas distancias sin equivocarse al definir el curso.

Pero incluso en ese caso el norte no tuvo mucho que ver con esa decisión.

“Mercator proyectó los polos hacia el infinito. Según su descripción, ese detalle no importaba porque en esa época no estaban interesados en navegar hacia ellos. El norte quedó arriba, pero a nadie quería ir hacia allá”.

Con todo y eso, pudo haber puesto el sur arriba.

Este es el mapa que puso el norte arriba por primera vez.

A lo mejor la decisión fue más simple porque los europeos eran quienes estaban haciendo la mayor parte de las exploraciones del mundo.

Cualquiera haya sido la razón, la idea de colocar el norte en la parte de arriba tuvo buena acogida.

Una mirada desde el espacio

La tendencia de tener al norte arriba se ha profundizado con el transcurrir del tiempo.

Para muestra está la famosa foto tomada por un astronauta de la NASA en 1973, donde se observa la Tierra con el sur arriba, debido a que fue tomada mientras se realiza una vuelta alrededor del planeta.

La NASA decidió voltearla para evitar confundir a la gente.

La NASA volteó esta fotografía de la Tierra para no confundir a la gente.

Sin embargo, cuando comienzas a mirar a la Tierra desde el espacio te das cuenta que la idea de colocar un punto específico como tope carece de todo sentido.

Es cierto que, tal como aprendimos en la escuela, la Tierra se alinea en el mismo plano con los otros planetas del sistema solar, porque todos conforman la misma nube de polvo que gira al mismo tiempo.

También es verdad que esa fotografía ha podido mostrar el Sol arriba o abajo, dependiendo del lugar en el espacio desde el cual se tomó la imagen.

Comparado con la Vía Láctea, nuestro sistema solar esta desbalanceado unos 63 grados.

No obstante, mientras los astrónomos han descubierto que las estrellas y los planetas se alinean con sus vecinos de una forma similar a lo largo del espacio, Daniel Mortlock, astrofísico del Colegio Imperial de Londres, señala que esto es verdad en una escala muy pequeña comparada con la vastedad del universo.

Hasta donde los astrónomos sabemos, realmente no existe un arriba o abajo en el espacio”

Daniel Mortlock, astrofísico

“Hasta donde los astrónomos sabemos, realmente no existe un ‘arriba’ o ‘abajo’ en el espacio”, advierte.

Así que la respuesta a la pregunta sobre cuál es la parte de arriba de la Tierra es muy sencilla: en ningún lado en particular, y solo la superioridad cultural en la historia ha establecido que el norte es el techo del planeta.

En consecuencia, ¿es hora de comenzar a tomar en consideración otros puntos de referencia?

El norte es “bueno”

Para los psicólogos hay evidencia de que la cultura del norte como techo del mundo puede estar contaminando la forma como percibimos qué es valioso en el planeta.

Una clara referencia en psicología indica que muchas personas piensan que el norte se asocia con sentirse bien o dinámico, y el sur sugiere sentirse decaído.

¿Es posible que nuestra percepción de lo queda arriba y lo que queda abajo introduzca un sesgo negativo hacia el sur?

Brian Meier, psicólogo del Colegio Gettysberg, en Estados Unidos, descubrió que las personas inconscientemente procesan palabras positivas como si estuviesen más arriba en el espacio que las negativas.

De modo que él se preguntó si había una conexión entre el norte=bueno y bueno=arriba, y cómo esas asociaciones afectaban los valores que las personas asignaban a diferentes áreas en una mapa.

Para validar esto mostró a unos sujetos un mapa de una hipotética ciudad, y les preguntó dónde les gustaría vivir.

Las personas estuvieron claramente inclinadas a elegir la zona norte de la ciudad.

Y cuando a otro grupo se le preguntó dónde vivirían personas imaginarias de distintos estratos sociales, los sujetos ubicaron a los más ricos en el norte y a los pobres en el sur.

Es verdad que los planetas están alineados. ¿Pero quién dice desde qué punto de vista deben verse?

No es difícil concebir que a las personas les importa menos qué ocurre en los países o regiones que están en una zona más “baja” que ellos en el mapa o el globo.

La buena noticia es que en el experimento de Meier la relación entre el “norte” y el “sur” fue eliminada con un simple cambio: voltear el mapa.

Así que quizás el mundo pueda ser un poco más justo si todos comenzamos a poner el mapa al revés de vez en cuando.

Mapas hechos con el sur en el tope se consiguen fácilmente en Internet. Es una tendencia que Mortlock favorece mucho: “como australiano creo que debía hacerse con más frecuencia”.

En todo caso es una manera de ver el mundo con ojos frescos y hacerlo inexplorado una vez más.

Con tan pocos descubrimientos por hacer de zonas en la Tierra, a lo que podemos dedicarnos -parafraseando a Marcel Proust- es a mirar el mundo que tenemos.

Pero esta vez, a través de unos ojos distintos.

Fuente: BBC Future