Entradas

5 técnicas de estudio que funcionan

Asimilar y retener información puede llegar a ser un reto complicado. Por eso hoy queremos hacer un artículo con algunas estrategias que nos ayuden, especialmente cuando lo que pretendemos aprender no nos motiva demasiado.

La motivación para hablar de diferentes técnicas de estudio que funcionan, y no centrarnos en una es porque cada uno de nosotros nos adaptamos mejor a una manera de asimilar o retener información. Existen estudiantes que son muy visuales y otros que se graban leyendo los apuntes, para después escucharse.

Por esta razón, hoy queremos presentar 5 técnicas de estudio que funcionan y que, incluso, se pueden combinar entre sí. No obstante, el objetivo es que aquellas personas que se estén formando (ya sea en el instituto, universidad o haciendo un ciclo, entre otras opciones) cuenten con una pequeña caja de herramientas para el momento en el que tengan que estudiar para un examen.

Opositora estudiando

1. Subrayar lo más importante

Un artículo de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Técnicas de Estudio, menciona el subrayado como una de las maneras de «[…] destacar lo relevante de la información que vamos leyendo».

Esto permite gestionar mucho mejor el tiempo, ya que en una segunda revisión del temario correspondiente, los estudiantes tan solo se centrarán en la información subrayada. De esta manera, obviarán aquella que no es importante y que no necesitan retener.

Subrayar es una forma de hacer una primera criba de lo más importante de cada párrafo. Así, después, cuando se realice una segunda lectura, se prestará una mayor atención a los elementos que han sido subrayados.

2. Leer en voz alta

La segunda de las técnicas de estudio que funcionan es la lectura en voz alta. Practicarla hace que centremos la atención cuando la materia es un tanto aburrida. Además, leer en voz alta mejora nuestra comprensión lectora y, por eso, a muchos estudiantes les funciona a la hora de memorizar.

Con todo, leer en voz alta permite que los estudiantes repitan aquello que les resulta más difícil entender, adquiriendo la capacidad de explicarlo con sus palabras. Una técnica de estudio muy efectiva y que reporta muy buenos resultados.

3. Redactar un resumen

Son muchos los que estudian haciendo resúmenes. Les encanta estudiar a partir de ellos. Sin embargo, se encuentran con dificultades para separar lo importante de lo que no lo es. Por eso, esta tercera técnica de estudio puede ser un paso posterior a las dos anteriores.

Eso sí, aconsejamos que, tras redactar un resumen en el que cada estudiante pueda expresarse con sus propias palabras (así se facilitará la retención de la información), dediquen tiempo a subrayar, de nuevo, aquellas partes importantes de su texto. Esto hará que el resumen gane en claridad, lo que le dará mucho valor a la hora de repasar.

4. Hacer un esquema

Existen personas que son incapaces de estudiar mediante resúmenes. Les parece un paso que pueden saltarse, ya que lo que les funciona más son hacer esquemas. Esto suele ocurrirles a quienes tienen memoria visual o fotográfica, como señala La memoria en el proceso de enseñanza/aprendizaje. De esta manera, ven mucho más claro qué es importante y qué no.

Con todo, los esquemas ayudan a exponer los conceptos significativos, de manera breve y sin que tengan que ocupar varias hojas para, después, que cada estudiante los explique con sus propias palabras. Para que esto sea posible, deben hacer una lectura de todo el temario.

Para hacer un buen esquema es conveniente utilizar frases cortas, conceptos sueltos y una estructura propia que arroje claridad y le permita al estudiante entender su resumen. Es una técnica muy personal.

Chica estudiando

5. Utilizar reglas mnemotécnicas

Si un estudiante ha descubierto que los esquemas son lo que mejor le funcionan pero, aún así, existen conceptos que no consigue memorizar, puede utilizar las reglas mnemotécnicas. Estas quizás requieren de cierto entrenamiento, pero a cambio son sumamente útiles.

Pongamos un ejemplo muy simple. Imaginemos que estamos estudiando el modelo OCEAN, pero tendemos a olvidarnos de alguno de los rasgos de personalidad que lo forman. Pues bien, una regla mnemotécnica podría ser la siguiente:

  • E: extraversión.
  • N: neuroticismo.
  • E: empatía.
  • A: apertura.
  • M: minuciosidad.

Cuando en el examen tengamos que hablar de este modelo, recordaremos la palabra ENEAM, siendo más sencillo completar el resto de la información. Esta última de las técnicas de estudio que funcionan puede utilizarse de múltiples maneras y es especialmente efectiva para recordar listas.

¿Cuál de estas técnicas de estudio que funcionan utilizas? ¿Combinas alguna? Esperamos que las pongas en práctica o que sepas que hay otras opciones si la que actualmente estás utilizando no te está dando los resultados que esperas.

«Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas».

-Paulo Freire-

Fuente: lamentesmaravillosa.com

¿Cómo mejorar la comprensión lectora? Cinco estrategias para lograrlo

La comprensión lectora es un tema central en las escuelas, no sólo a nivel local, sino mundial. Sabemos que la lectura es un eje transversal en todas las materias, y por lo tanto se le debe priorizar dentro de los programas educativos. En relación a esto, para los docentes es difícil en ocasiones poder motivar a los alumnos a leer, no es sencillo competir con los celulares o tablets, aunque también puede ser que otro obstáculo sea la falta de materiales.

¿Cómo puedo hacer de la lectura una actividad divertida? Aquí te mostramos un listado de actividades que pueden ayudar a que el momento de la lectura con tus alumnos sea más ameno y dinámico:

Enfocándonos en el tema de la comprensión lectora, que es un poco más complejo, es necesario señalar que se requiere de un proceso sistemático, ya que si lo tratamos de manera aislada, corremos el riesgo de lograr resultados que tal vez no sean los deseados. A continuación te compartimos una serie de cinco estrategias para mejorar la comprensión lectora en los alumnos, cada una de ellas está diseñada para aplicarse durante dos o tres semanas, claro está que esto depende también de las características del grupo y las problemáticas particulares, por lo que son flexibles. Aunque queremos reiterar que al implementarlas se debe ser constante, te sugerimos que las incluyas como actividades permanentes en tu planeación.

Estrategias para mejorar la comprensión lectora:

1. RELACIONAR  EL TEXTO CON EL CONOCIMIENTO PREVIO

Objetivos:

1. Relacionar el texto con uno mismo. Los estudiantes relacionan la información con sus propias vidas.

2. Relacionar una parte del texto con otra leída previamente.

3. Relacionar el texto con la información que se tiene sobre el mundo.

Actividades:

-Seleccionar un texto que contenga información que pueda relacionarse fácilmente con la propia vida. Leer el texto a los alumnos parando en los momentos críticos para comentar dicha relación. “Esto me recuerda….”.

– Los estudiantes leen en grupos pequeños para relacionar el texto con las experiencias discutidas en la clase anterior y escriben las relaciones establecidas.

-Los estudiantes discuten y comentan a los demás esas relaciones establecidas y cómo el establecimiento de esas relaciones les ayuda a entender el texto.

-Realizar las actividades anteriores con distintos textos.

2. HACERSE PREGUNTAS

Objetivos:

1. Comprobar la comprensión.

2. Ayudar a los alumnos a comprender literalmente el texto.

3. Retar a los alumnos a utilizar las estrategias del pensamiento crítico para sintetizar, analizar y evaluar el mensaje del autor.

Actividades:

– El profesor explica a los alumnos que les va a enseñar una estrategia para comprender mejor la lectura que se llama “Hacerse preguntas” y que es una estrategia importante porque ayuda a pensar mejor sobre los libros que leen. Y cuando uno piensa mejor, comprende también mejor.

– Invitar a los alumnos a leer un texto y antes de leerlo presentar a los alumnos un modelo realizándose dos preguntas (por ejemplo, quienes eran los personajes que aparecen en el título), pregunta a los alumnos que si alguien se había preguntado también quienes eran esos personajes, escribe las preguntas en un post-it y los pega en el lugar del texto que le condujo a realizarse esas preguntas.

– El profesor explica a los estudiantes que a medida que lean el texto deben escribir cualquier pregunta que tengan en los papeles adherentes y pegarlos también sobre el texto. Y reparte tres papeles a cada niño (podrán pedir más si las necesitan).

– El profesor comienza a leer el texto en voz alta. Hace una pausa al final de la página (o del párrafo) y pregunta si alguien tiene una pregunta. En caso afirmativo, el alumno la comparte con los demás. Si otros alumnos se estaban  preguntando lo mismo, les anima a escribir la pregunta en el post-it y a pegarla en el libro.

-El profesor continúa de esta forma deteniéndose para cuestionar a los estudiantes acerca de  las preguntas que han escrito. En este momento no se discuten las posibles respuestas, es tiempo de animar a los estudiantes a preguntarse qué están leyendo. Comprueba que todos los estudiantes entienden la actividad y escriben sus preguntas (admite que algunos estudiantes copien las preguntas que otros hacen pues eventualmente, generarán las suyas propias).

-Cuando se termina la lectura, el profesor abre un debate en el que pide a los alumnos expresar lo que piensan sobre la estrategia, es decir, afirmar por qué consideran que hacerse preguntas ayuda a comprender los textos. (Los estudiantes habrán comprobado que encontraron en el texto las respuestas a las preguntas que formularon).

En días posteriores, la enseñanza puede tener lugar en pequeños grupos en los que los estudiantes generan preguntas antes durante  y después de la lectura del texto. El profesor variará progresivamente el tipo de texto utilizado.

3. REALIZAR INFERENCIAS

Objetivos:

1. Extraer conclusiones del texto.

2. Realizar predicciones razonables a medida que leen, prueban y revisan esas predicciones cuando continúan leyendo.

3. Crear interpretaciones dinámicas del texto que se van adaptando a medida que continúan leyendo y después de leer.

Actividades:

– Realizar inferencias a partir de material manipulable. Ejemplo: Muestra la semilla de una manzana. Haz una inferencia. ¿Para qué se utiliza? Tras varias respuestas enseña una manzana.

– Realizar inferencias a partir de frases. Pedir que digan lo que imaginan que sucede o sucedió:

Susana sopló las velas y cogió sus regalos.

El barco se hundió en la mitad del lago.

Juan fue corriendo por la calle sin mirar.

María era la estrella del baloncesto pero se rompió un dedo.

Compramos las entradas y unas palomitas.

Ayer por la noche olvidé poner la alarma.

-Modelar la realización de una inferencia utilizando un texto corto o un libro famoso que permita formar con facilidad una imagen.  Piensa en voz alta las inferencias que haces mientras lees algo a los estudiantes. Usa una combinación de la información explícita y el conocimiento previo para inferir.

-Explicar a los alumnos que quieres que extraigan ideas de un libro y que añadan otras nuevas porque hacer esto ayuda a recordar y a comprender las ideas del texto. (Se pueden escribir las inferencias realizadas en papeles adherentes y pegarlas en la parte del texto correspondiente).

– Continuar realizando predicciones, propiciar el diálogo para promover la revisión de la pertinencia de las mismas.

-Escribir notas y pegarlas en la parte del texto en la que se realiza una inferencia.

4. DETERMINAR LAS IDEAS IMPORTANTES EN UN  TEXTO

Objetivo:

1 .Identificar las ideas principales de un texto

Actividades:

– Comenzar a leer y presentar un modelo del proceso que utilizas para determinar la importancia de una idea pensando en voz alta. El modelado debe realizarse utilizando textos cortos. Centrarse no sólo en las conclusiones sobre lo que es importante sino en cómo y por qué se ha llegado a esas conclusiones.

– Invitar a los estudiantes a leer un texto y a comunicar a sus compañeros lo que creen que es importante (en grupos pequeños). Los estudiantes deben proporcionar alguna evidencia o razonamiento para justificar sus juicios. Gradualmente diversificar el tipo de texto y permitir a los estudiantes interactuar más.

– Los estudiantes pueden reunirse en pequeños grupos o parejas para comparar ideas sobre qué es lo más importante de un texto y sobre cómo llegan a esa conclusión. Se pueden crear grupos para los alumnos que necesiten más modelado o instrucción explícita.

-Promover una discusión en el grupo en la que den puntos de vista sobre cómo llegaron a sus conclusiones y acerca de la relevancia que tiene el determinar cuáles son las ideas importantes en un texto para poder comprenderlo.

-Realizar las actividades anteriores con diversos textos

5. VISUALIZAR

Actividades sugeridas:

Visualizar con libros de imágenes (sin texto)

Puede parecer que los libros sin texto quitan a los niños la oportunidad de visualizar. Las imágenes que contienen dan al lector algunas pistas, pero hay muchas otras imágenes ausentes. El lector utiliza las ilustraciones del texto y crea las suyas propias para construir el significado de la historia. Hasta los niños muy pequeños pueden dibujar esas imágenes que han creado en sus mentes.

Visualizar a partir de la lectura en voz alta.

Una forma de animar a los niños a visualizar es mantenerlos frente a ti mientras les lees un texto. Se tiende a leer a los niños los libros situándolos frente a éstos de manera que puedan ver los dibujos. De esta manera se les impide visualizar antes de ver los dibujos. Enseña a los niños el siguiente formato: cuando el libro se encuentra frente a ti, te toca a ti hablar, es tu turno,  cuando el libro se encuentra frente a ellos,  el turno es suyo.

Visualizar a partir del fragmento vivo de un texto

Cuando los niños escuchan un texto bien escrito, pueden mezclar las palabras del autor con sus propias ideas para crear una imagen visual. Añaden su experiencia personal a la escena leída hasta crear un cuadro del suceso. Los niños pueden describir después esas imágenes visuales o realizar un dibujo para ilustrarlas.

Visualizar un texto descriptivo. Hacer comparaciones.

Los textos descriptivos a veces comparan el objeto nuevo que están estudiando con otro más familiar. Por ejemplo, un autor puede comparar el tamaño de una ballena con el del autobús del colegio. Esto ayuda a los alumnos a visualizar el tamaño del objeto de forma más ajustada. Estas comparaciones pueden escribirse o dibujarse.

Crear imágenes mentales que van más allá de la visualización.

Cuando hablamos de visualizar, nos referimos generalmente a los dibujos que vemos. Sin embargo, la visualización puede realizarse con todos los sentidos. Cuando un autor habla del otoño el lector puede visualizar un fuego resplandeciente y malvaviscos asándose. Junto a esta imagen visual, puede que el lector huela los troncos quemados y saboree la dulzura pegajosa de los malvaviscos. Utilizar todos los sentidos ayuda al lector a crear una imagen más completa del texto.

Recuerda que las estrategias deben ser implementadas de manera constante y sistemática. ¡Esperamos que te sean de utilidad!

Fuente: docentesaldia.com

Técnicas de estudio

Al iniciar este año escolar, debes ponerte como meta tener buenos resultados al estudiar, no solo basta con hacerlo, importa más la forma, estrategia y métodos que utilices para lograr los conocimientos esperados. Estas técnicas queremos que las aprendas y la pongas en práctica.

1. Subrayar

Subrayar la parte más importante del temario es una de las técnicas de estudio más sencillas y conocidas. Se trata simplemente de destacar las partes más significativas del texto usando distintos colores. Lo ideal es hacer primero una lectura comprensiva y subrayar lo más notable para, posteriormente, proceder al estudio.

2. Realiza tus propios apuntes

Realizar apuntes es una de las técnicas de estudio más extendidas junto con subrayar. Se trata de resumir lo más destacable con nuestras propias palabras para así recordarlo más fácilmente. En la mayoría de las ocasiones, la clave es ser capaz de resumir el contenido al máximo, pero sin dejar fuera ningún dato clave. A la hora de crear nuestros propios apuntes, podemos hacerlo al modo tradicional con lápiz o papel o con herramientas online, como es ExamTime, Keep de Google, Evernote, entre otras.

3. Mapas Mentales

Otro clásico. Crear un mapa mental es la mejor manera para resumir y organizar nuestras ideas. Un buen mapa mental puede ahorrarnos muchas horas de estudio y consolidar nuestros conocimientos de cara al examen. Desde ExamTime, también ofrecemos la posibilidad de crear mapas mentales de manera rápida, sencilla y gratuita. Prueba a crear un mapa mental ahora. También existen herramientas como Cmaptools y otras.

4. Fichas de Estudio

El uso de fichas de estudio es un método de aprendizaje especialmente eficaz a la hora de asimilar datos concretos, fechas, números o vocabulario. Por tanto, materias como Historia, Química, Geografía o cualquier idioma son mucho más fáciles si incluimos las fichas de estudio entre nuestras técnicas de estudio. Con las fichas de estudio convertimos la memorización en un proceso más divertido. Además, las fichas de estudio online nos permiten ahorrar mucho trabajo a la hora de crearlas y se pueden consultar fácilmente. Prueba a crear un conjunto de fichas ahora.

5. Ejercicios/Casos prácticos

En ocasiones es difícil asimilar la teoría de algunas materias de estudio. Sin embargo, realizar ejercicios y casos prácticos puede ayudarnos a visualizar la teoría y a que asimilemos los conocimientos de manera más sencilla. Esto es especialmente útil en asignaturas como Matemáticas, Física, Derecho y, en general, todas aquellas que involucren problemas y/o números. Por tanto, puede ser una buena idea realizar casos prácticos a la vez que estudiamos la teoría. De esta manera podremos comprender mejor su aplicación y lo que realmente nos están trasmitiendo todas esas letras.

6. Tests (pruebas)

Los tests son una excelente manera de repasar en los días u horas previas a un examen. Con los tests podemos comprobar que áreas llevamos mejor y cuáles peor, para así centrar los esfuerzos donde sea necesario. Además, si compartimos exámenes con nuestros compañeros para ponernos a prueba mutuamente, podemos descubrir detalles importantes que hemos obviado. Por ello, sin duda os recomendamos crear tests e intercambiarlos con vuestros compañeros como una de las técnicas de estudio previas al examen.

7. Brainstorming (lluvia de ideas)

Otra de las técnicas de estudio que podemos realizar en grupo. El brainstorming consiste en una reunión de un grupo de personas que realiza una lluvia de ideas sobre un determinado tema. El brainstorming puede ser especialmente útil a la hora de realizar trabajos en grupo, para así considerar diferentes ideas y perspectivas. Sin embargo, también puede ser útil para estudiar de cara a un examen para así resolver dudas y llegar al fondo de la materia. En ambos casos, el uso de mapas mentales facilita este proceso de organización de ideas.

Asimismo, Internet hace más fácil que nunca este tipo de reuniones, eliminando las barreras geográficas. ExamTime ofrece la posibilidad de crear grupos para intercambiar ideas y recursos online. Otra opción es usar la función de mensajería de ExamTime para comunicarnos con otros miembros del grupo en tiempo real.

8. Reglas Mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas son especialmente útiles a la hora de memorizar listas y conjuntos. Las reglas nmemotécnicas funcionan básicamente asociando conceptos que tenemos que memorizar con otros que son más familiares para nosotros. Hay muchas maneras de realizar reglas mnemotécnicas y depende mucho de la persona. Un ejemplo sería la palabra inventada “FECTES” para recordar los distintos tipos de desempleo (Friccional, Estacional, Cíclico, Tecnológico, Estructural y Shock estructural).

9. Organizar el Estudio

Una de las técnicas de estudio más efectivas pero que a menudo pasamos por alto consiste “simplemente” en organizar nuestro estudio. Establecer un calendario de estudio teniendo en cuenta nuestros objetivos y el tiempo que tenemos disponible es el primer paso hacia el éxito. ExamTime cuenta con una herramienta que te facilita crear tu calendario de estudio de manera sencilla en pocos minutos.

10. Dibujos

Muchas personas cuentan con una buena memoria visual, por lo que son capaces de memorizar mejor los conceptos cuando están asociados a imágenes o dibujos. Por tanto, acompañar nuestro estudio de estos recursos visuales puede ser una gran idea, especialmente para asignaturas como Geografía, Ciencias, Arte o Historia. Otro recursos que ayuda a la memoria visual son los mapas mentales (ver punto 3). Recuerda, además, que con ExamTime puedes añadir imágenes y recursos visuales a los recursos que crees de manera sencilla .

Muchas de estas técnicas de estudio no son nuevas sino que son de sobra conocidas por estudiantes. Sin embargo, lo que sí es nuevo es la manera en la que las podemos poner en práctica, ya que hoy en día existe mucha tecnología a nuestra disposición.

Fuente: educando.edu.do

Cómo reforzar a los alumnos de forma positiva

Al igual que con sus padres en casa, los niños tienen a sus profesores como referente dentro del aula. Los pequeños perciben de sus maestros lo que hacen y lo que dicen. De esta manera, tienden a imitarlos en todos los aspectos. Por ejemplo, la manera de relacionarse, la actitud hacia la vida, el sistema de valores, etc.

Por ello, es importante que a la hora de enseñar, los profesores muestren coherencia entre lo que exigen a los niños y lo que hacen ellos mismos para que los pequeños puedan aprender. Es decir, los maestros han de tener en cuenta que debe de haber una correspondencia entre lo que enseñan y cómo se comportan.

Los profesores han de encontrar un modelo educativo adecuado en el que se pueda favorecer la autoestima de sus alumnos donde el niño se sienta respetado, aceptado y en el que aprecie su capacidad de resolver problemas de manera independiente. Te contamos cómo pueden reforzar a los niños de forma positiva.

Cuando un profesor busca reforzar a los alumnos de forma positiva es recomendable que en vez de limitarse a destacar sus errores, castigar o regañar al niño por aquello que hace mal, se debe resaltar y valorar las conductas y acciones positivas que realiza el niño para perpetuarlas y que se repitan en el futuro.

Gracias a este refuerzo positivo se consigue que los alumnos afiancen conocimientos, estimular su esfuerzo, sean más receptivos, estén más motivados y aumente su autoestima.

Para ello el profesor puede estimular con eficacia las conductas positivas de los alumnos:

– Diferentes estímulos para alumnos diferentes. Es importante que a la hora de preparar las clases se tenga en cuenta la teoría de las inteligencias múltiples. Cada niño es diferente y su manera de aprender difiere con respecto al tipo de inteligencia que tenga más desarrollada.

– Trabajar de manera conjunta con la familia. Gracias ello la calidad de la educación que se le ofrece al niño mejora ostensiblemente.

– Dar respuestas inmediatas. Cuando los niños consigan ciertos logros o actúen de manera positiva los profesores han de alentar sus esfuerzos durante el proceso o inmediatamente después. Si pasa un periodo de tiempo largo desde la acción positiva del niño se puede perder eficacia en la estimulación. Esto se puede hacer con frases como: ¿Qué bien estas trabajando?

– Generar expectativas de logro adecuadas y facilitar que el menor se sienta aceptadohará que el niño pueda llegar a tener una imagen positiva de sí mismo.

– Utilizar técnicas como “el bolígrafo verde”. Es una técnica que se hizo muy famosa por internet. Es muy simple y eficaz. Consiste en marcar con el bolígrafo verde los aciertos, en vez de tachar con rojo los fallos en los exámenes o las pruebas. Gracias a esto se evita centrar la atención de los alumnos en los errores, ayudándoles a fijarse en lo que hacen bien para poder repetirlo en el futuro.

Crear buen clima. Los profesores necesitan crear un ambiente cálido y acogedor, en el que los niños se sientan seguros y en el que se atiendan sus necesidades.

Qué reforzadores pueden usar los profesores con los niños

Para llevar a cabo el refuerzo positivo de sus alumnos, los profesores cuentan con diferentes tipos de estímulos y reforzadores que pueden usar. Entre ellos:

Físicos. Estos son: premios, regalos, ser la mejor nota de clase, etc. Todos ellos basados en una motivación extrínseca. No se puede abusar de ellos ya que crean dependencia y pueden desviarse hacia una competición insana entre los alumnos y llegar a crear bullying.

Sociales. Estos se basan en estímulos verbales como las felicitaciones, en el contacto físico como las palmaditas, y en expresiones faciales como gestos y sonrisas.

La retroalimentación. Cuando el niño realiza la actividad es gratificante para él que se elogie cómo la ejecuta.

Utilizar actividades preferidas. Conociendo los gustos de los niños, utilizar las actividades que más les agradas para estimularlos.

Fuente: guiainfantil.com

Excelentes láminas matemáticas: pasos para resolver un problema

Sin duda resolver problemas de matemáticas es uno de los mayores desafíos que tienen los niños en el colegio. ¿Por qué? pues como hemos dicho en otras ocasiones la comprensión de lo que leen los niños es uno de los puntos débiles en la educación. Puedes ayudar a tu hijo a resolver estos problemas enseñándole  algunas técnicas.

Veamos algunas claves:

1- Para resolver un problema matemático lo primero que debemos identificar es qué es lo que nos están pidiendo, saber dónde queremos llegar o que debemos conseguir, es decir, identificar la incógnita, si no comprendemos este punto es muy difícil llegar a una solución para el problema. Una técnica es resumir el problema con nuestras propias palabras.

2- Otro punto muy importante es saber aplicar las operaciones matemáticas como sumas, restas multiplicaciones, divisiones y otras operaciones.

– La suma se relaciona con añadir, agregar, juntar o reunir, elementos de una misma clase.

– Restar es separar o quitar una cantidad de otra.

– Multiplicar es equivalente a sumar un número tantas veces como dice otro número, por ejemplo: Nicolás lleva 2 galletas diarias de colación al colegio ¿cuántas galletas consume a la semana? Tenemos el primer dato que son las 2 galletas y el segundo dato son los días de colegio en una semana, que son 5. Entonces la operación es 2 x 5.

– Dividir es repartir un número en varias partes iguales.

Teniendo claro a que equivale cada operación es más fácil saber cuál aplicar en cada caso.

3- Luego de  entender el problema debemos identificar los datos que se nos entregan y plantearlas de acuerdo a la operación que más nos sirva.

4- Por último debemos repasar los pasos que dimos comparándolo con el problema dado para ver y comprobar si nos hemos equivocado en algo. Luego de esto podremos decir que tenemos la solución al problema.

 Fuente:  Didácticos Amaris Ballesteros en  orientacionandujar

Cómo hacer para que tus estudiantes lean 40 libros al año

Laura Vidal

La profesora estadounidense Nancie Atwell.

Actualmente, Nancie Atwell  vuelve a ser noticia, ésta vez por haber conseguido un objetivo que cualquier programa educativo del mundo envidiaría: sus estudiantes leen un promedio de 40 libros al año. Y lo hacen porque quieren.

En 2015, la profesora estadounidense Nancie Atwell se convirtió en la primera ganadora del Global Teacher Price (un premio que podría considerarse “el nobel de la educación”). Fue merecedora de un premio de 1 millón US$ concedido por la Fundación Varkey a “una innovadora y cariñosa maestra que ha tenido un impacto inspirador en sus estudiantes y comunidad”.

Los estudiantes concurren al Center for Teaching & Learning (CTL), en Maine, del que Nancie es fundadora, y están en el 7º y el 8º grado (tienen entre 11 y 14 años). Su promedio de lectura es excelente, ya que en Estados Unidos el promedio de libros leídos al año por los jóvenes, teniendo en cuenta los que leen por obligación, ronda los 10.

El método utilizado para atraer a los niños hacia la lectura es sencillo: según la profesora, las claves son una oferta variada que contemple los intereses diversos de los niños; y una disponibilidad de tiempo y espacio para leer en la escuela.

De este modo, los estudiantes del instituto cuentan con un tiempo libre de otras obligaciones para dedicar a la lectura, y lo hacen en un espacio diseñado para eso: sillones y cojines cómodos, distintos de los asientos en los que permanecen durante las otras horas de la jornada escolar, una biblioteca atractiva y un ambiente tranquilo. Además, Nancie confía en que el hábito de la lectura comience en la escuela y se afiance en casa.

“La clave es que sean ellos los que deciden qué leer”, explica Atwell. “Mis estudiantes devoran los libros porque la biblioteca del aula está llena de historias interesantes, porque disponen de tiempo a diario para leer en la escuela y porque confío en que sigan leyendo en casa todas las noches”.

Fuente: labioguia.com