Entradas

Qué efectos tendrá el eclipse solar total de este 21 de agosto sobre la Tierra

Además de producir unos minutos de noche en medio del día, ¿qué otro impacto tiene el eclipse sobre la Tierra?

1 – Bajará la temperatura

Cuando la Luna se interponga entre la Tierra y el Sol y la noche interrumpa brevemente el día, las temperaturas bajarán y lo harán de forma rápida.

¿En cuántos grados? Según explica la NASA, el descenso equivale a la diferencia de temperatura que existe entre el día y la noche en esa época del año, para ese lugar.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que, como la superposición total dura sólo unos minutos, el ambiente no tiene tiempo suficiente como para responder a este cambio térmico tan brusco.

Por eso, será probablemente equivalente a tres cuartos o la mitad de la diferencia de temperatura que allí existe entre la noche y el día.

En esta ocasión, en EE.UU., se espera una caída de alrededor de 10ºC.

En cambio, en los sitios donde el eclipse será parcial, el descenso rondará entre los 3ºC y 5ºC.

2- El viento cambiará de dirección

Según reveló un estudio de la Universidad de Reading, en Reino Unido, como resultado del cambio de temperatura, el aire caliente deja de elevarse desde el suelo y provoca un cambio en la velocidad y la dirección del viento.

Este fenómeno se conoce como “viento del eclipse“.

Según los investigadores, que analizaron un eclipse parcial en Reino Unido en 2015, el cambio en el viento está provocado por las variaciones en la “capa fronteriza”, que es la zona de aire que separa los vientos altos de aquellos más cerca del suelo.

El efecto dura sólo unos minutos durante el eclipse y luego el viento vuelve a soplar como antes, cuando el Sol era visible en el cielo.

3 – Los animales cambiarán su comportamiento

La mayoría de los organismos vivos tienen un reloj biológico sincronizado con el ritmo del Sol.

Durante el período de oscuridad, por más breve que sea, los animales entienden que es de noche y actúan en consecuencia.

Las aves diurnas comienzan a chillar y a dispersarse en busca del nido o se agrupan y permanecen en silencio, mientras que las nocturnas inician su actividad, las grillos y las lechuzas comienzan a dar sus conciertos nocturnos, las polillas remplazan a las mariposas, las abejas regresan a sus panales, las hormigas van a sus nidos y algunas arañas desarman sus redes.

Los mosquitos salen a buscar víctimas y las larvas de langostinos y almejas nadan hacia la superficie del mar para buscar alimentos en la seguridad que les brinda la oscuridad de la noche.

Las mascotas como gatos o perros probablemente no sientan el efecto de la sombra de la Luna.

Como el evento es muy breve, la oscuridad no causará seguramente más que un momento de confusión para los animales domésticos.

En 1932, la Sociedad de Historia Natural de Boston observó animales durante un eclipse solar que se prolongó por 10 minutos y descubrió que la mitad de los animales observados parecía atemorizado.

Sin embargo, hay que aclarar que la mayor parte de la información sobre el comportamiento de los animales es anecdótica y no hay muchos estudios científicos sobre el tema.

Es por eso que muchas instituciones educativas y científicas han solicitado a la gente durante este eclipse participar con información en diversos proyectos de ciencia ciudadana.

4 –El efecto gravitacional

Lo primero que hay que notar, explica el sitio de la NASA, es que durante el eclipse la Luna estará en la fase de Luna nueva. Por eso, cualquier efecto gravitacional será igual al que ocurre durante esta fase de la Luna, que se repite cada 28 días.

Un observador en la Tierra está bajo la influencia gravitatoria de la Tierra, la Luna y el Sol.

Fuente: bbc.com

Enseñando ciencia a la velocidad de la luz

Compartimos con los maestros una efeméride muy importante en ciencia y también un divertido experimento con el cual los alumnos serán capaces de descomponer la luz blanca en una agradable sorpresa. Hoy se conmemora el 340º aniversario de la determinación de la velocidad de la luz, la cual es lo más rápido que conocemos.  Galileo Galilei, (1564-1642), fue el primero en interesarse en saber a qué  velocidad  viaja la luz.

Mientras que sus contemporáneos pensaban que era instantánea, el padre de la astronomía y física moderna quería demostrar que no era así.  Hizo varios experimentos con focos ubicados en diferentes colinas, pero la velocidad era tan rápida que no podía medirla con los relojes de su tiempo.

Otros científicos intentaron resolver esta situación,  pero fue el astrónomo danés Ole Christensen Romer (1644-1710) el primero en lograr una determinación válida  de la velocidad de la luz en el año 1676.

La luz  viaja a una velocidad de 186,000 millas o 300,000 kilómetros por segundo en el espacio vacío. Esto representa una velocidad tan alta que, ¡la luz puede viajar siete veces alrededor del globo terráqueo  en tan solo un segundo!

 Los astrónomos utilizan  la velocidad de la luz para determinar  qué tan lejos están los objetos en el espacio, y para ello utilizan una unidad de medida denominada año-luz; y se le llama así porque corresponde a la distancia que la luz puede desplazarse en un año.

En 365 días  la luz viaja casi  9’460,000’000,000 o kilómetros  5’880,000’000,000 millas, distancia correspondiente a  un año-luz.

Nuestro planeta Tierra se encuentra en la galaxia llamada la Vía Láctea, que consta de  aproximadamente 150,000 años luz de diámetro. La galaxia grande más próxima es Andrómeda, ubicada a 2.3 millones de años luz de distancia.

Descomposición de la luz

La luz blanca puede descomponerse en luces monocromáticas (de un solo color), siempre que  atraviesa algún obstáculo que obligue a las diferentes ondas que constituyen la luz blanca a desplazarse a velocidades diferentes.

Compartimos con ustedes un experimento sencillo con el cual los alumnos serán capaces de descomponer la luz blanca ¡en un arcoíris artificial!

Utensilios
  • Un envase grande
  • Agua
  • Un espejo plano
  • Masilla
  • Luz solar o un foco con buena iluminación
Procedimiento

Los alumnos deben llenar el envase con agua e introducir el espejo dentro. Deben sujetarlo con las manos en una posición donde le dé el sol (o la luz de la linterna) y luego fijarlo al envase con masilla.

El espejo debe formar una inclinación cercana a los 45º y reflejar la luz contra una pared u otra superficie blanca.

Et Voilá!

Lo que veremos reflejado en la pared es un arcoíris. La luz blanca del sol se transforma en una variedad de colores.

 Esto se debe a que cuando la luz penetra en el agua su velocidad cambia, y pasa lo mismo cuando emerge del agua después de haberse reflejado en el espejo. Esos cambios de velocidad provocan que las distintas longitudes de onda se separen, es decir, que la luz blanca se descomponga en las longitudes de onda que la forman, cada una de un color diferente, los mismos colores que los del arcoíris.