Entradas

Una relación familiar saludable

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

La buena relación familiar guía hacia el camino de la felicidad y el amor. Es fundamental que sus miembros mantengan la comunicación y compartan juntos momentos de calidad, para edificar una relación familiar saludable y fortalecer los vínculos afectivos.

Además, dedicar una parte de nuestro tiempo a nuestros seres queridos y realizar actividades que fomenten la buena convivencia, puede lograr un sano desarrollo emocional y cognitivo.

CÓMO MEJORAR LA RELACIÓN FAMILIAR

Para la psicóloga familiar, María Elena López, la buena vida familiar está lejos de ser perfecta. “A lo que nos enfrentamos a diario en la convivencia es a diferentes circunstancias que ponen a prueba el amor, la paciencia, la tolerancia y la capacidad de autocontrol de cada miembro de la familia. La clave está en alcanzar el equilibrio cuando tenemos dificultades”.

López asegura que la mayoría de las veces no se necesita hacer grandes cambios, sino más bien de acciones sencillas, de prácticas cotidianas y positivas, como reconocer y apreciar las cosas buenas de la familia, generar buenos ratos compartidos, dar apoyo y compañía en los momentos difíciles, promover encuentros amables en familia, mostrar interés por el otro, cuidarse mutuamente o disminuir el estrés. “Esto sumado aumenta la probabilidad de felicidad”.

FORTALECER LOS LAZOS

Para fortalecer los lazos familiares es importante estar conscientes de que por más difícil que pueda ser el día, siempre debemos irnos a descansar con palabras de afecto. Recuérdales cada día a tus hijos, a tu pareja, a tus padres, lo mucho que valen para ti, lo mucho que los amas.

Si nunca has hecho este acto, es momento de que te animes a hacerlo. Te darás cuenta que simples palabras, pequeños gestos, ayudan a fortalecer vínculos y mejoran la autoestima de quien recibe esa muestra de amor desinteresado.

Otro aspecto importante es ayudarse los unos a los otros, con el fin de lograr más tiempo juntos para fomentar esa buena relación. La familia siempre debe ser un pilar fundamental, un apoyo fuerte que nos acompañe toda la vida.

¿Por qué la familia debe permanecer unida?

La importancia de la unión familiar radica en los múltiples beneficios que esta tiene para cada miembro de la misma: desde los padres hasta los más pequeños. Una familia unida aprovecha los momentos en que están juntos, disfruta de estos y además puede superar mejor los momentos de crisis.

7 CLAVES PARA MEJORAR LA RELACIÓN FAMILIAR

Para mejorar tu relación familiar, te presentamos estas siete claves realizadas por el portal salud180.com:

1) Dediquen tiempo unos a otros. Apoya a tus hermanos y padres en sus actividades, juegos y aficiones.

2) Traten de comer o cenar la mayor parte de la semana. Si tienen agendas complicadas, programen un día para comer juntos.

3) Dediquen un día a la semana a hacer algo como visitar a los abuelos, dar un paseo, caminar, jugar, etc. Su imaginación es el límite.

4) Dediquen tiempo para platicar. La comunicación es vital para fortalecer los vínculos afectivos de la familia.

5) Cocinen, limpien, jueguen, duerman, platiquen y rían juntos.

6) Sean espontáneos. Cuando estén juntos disfruten del momento y compartan pequeñas experiencias, pueden improvisar juegos o simplemente ver una película.

7) Celebren sus logros tanto familiares como individuales. Asimismo, motívense mutuamente para lograr metas.

Técnicas para una autoestima saludable

Algunas de los consejos que podemos comenzar a aplicar de manera inmediata para fortalecer nuestra autoestima son:

  • Ser más consciente de lo que sentimos y de lo que nos decimos a nosotros mismos, observando nuestras reacciones y cuestionándonos.
  • Cuidar de nuestro cuerpo, mente, espíritu y emociones.
  • Reconocer nuestros errores, pedir perdón y aprender de ellos.
  • Aprender a escuchar a los demás y ponernos en su lugar.
  • Respetar las diferencias de los demás y sus opiniones. Esto no significa que estemos de acuerdo con sus puntos de vista, sino más bien que entendemos que ellos tienen todo el derecho de ser diferentes.
  • Tomar responsabilidad de nuestra propia vida, reconociendo que somos lo que queremos ser y que los resultados llegan cuando comenzamos a movernos.
  • Hablar conforme a nuestras convicciones, sin miedo a que los demás piensen o no igual que nosotros.
  • Ríe frecuentemente.
  • Haz ejercicio y come saludable.
  • Descubrir nuestro propósito y darle una dirección a nuestras vidas nos hará sentirnos importantes y valiosos. Saber que estamos vivos por una razón siempre nos hace bien.
Preguntas para reflexionar
  • ¿En qué situaciones necesitas tomar responsabilidad? ¿En tus relaciones? ¿en el trabajo? ¿con el dinero?
  • Escribe una cosa que vas a hacer para tomar responsabilidad de aumentar tu autoestima.
  • Escriba una carta a ti mismo pidiendo disculpas por todos estos años que no te has amado. Esta carta debe comenzar por tu nombre (Estimada *su nombre*), luego continúas disculpándote por todo lo que te has quejado de ti mismo, y terminas escribiendo algo como: “Yo te prometo que de hoy en adelante voy a hacer un esfuerzo para amarte y aceptarte tal cual eres. (firme con su nombre).
  • Escribe ahora una segunda carta, es la carta del perdón. Puedes comenzar de la misma manera: Estimado (su nombre), Yo quiero que sepas que te perdono por (escriba razones). Yo sé que estabas haciendo lo mejor que podías en ese momento con los recursos que tenías. Yo quiero que sepas que te perdono total y completamente ahora. Quiero que sepas que te amo y acepto tal como eres. Con mucho amor. (Tu Nombre).
Afirmaciones para subir la autoestima
  • Yo soy responsable de aumentar mi autoestima.
  • Tomo responsabilidad de mi vida sin echarle la culpa a los demás.
  • Mis necesidades son tan importantes como las necesidades de los demás. Yo soy importante.
  • Me amo incondicionalmente. Creo en mí. No hay nada malo en mi ni nunca lo ha habido.

Fuente: nuestroshijos.com

Cómo tener una familia saludable

Fanny Maldonado
Santo Domingo

La formación en valores debe iniciar desde el hogar y ser reforzado en las escuelas por los maestros.

La reorganización de la familia del siglo XXI es una prioridad, por tanto, el orden de Dios debe estar establecido en primer lugar. La familia es la base de la sociedad, orientarla y cuidarla sería el resultado de tener familias saludables y, por ende, libre de violencia intrafamiliar. Todos tenemos la responsabilidad de construir una sociedad sana para salvarla.

Son muchos los casos alarmantes en relación de cómo está la situación en el ámbito social y moral de la familia dominicana. La falta de comunicación dificulta el desarrollo de los valores éticos y morales llevando nuestra sociedad al derrotero, a un camino sin salida. Esto a pesar de los esfuerzos del Estado dominicano y sus colaboradores de las instituciones públicas y privadas.

Hay que asumir retos y desafíos para mantener en control la dignidad y pulcritud de la generación de una familia que espera que sus hijos e hijas pongan su apellido en alto. Para lograr mantener los principios morales de la familia debemos ser padres íntegros, pues los hijos siguen nuestros pasos.

Los hijos son flechas valiosas que debemos saber cómo y dónde lanzamos, pues hay un mundo fuera esperándolos. Estas saetas son nuestras aljabas, las cuales estamos en deber de orientar, educar y conducir por el buen camino para que mañana sean hombres y mujeres con la sabiduría e inteligencia que amerita la sociedad dominicana.

La responsabilidad de educar a los hijos en valores la tienen los padres y madres desde el hogar, y estos valores, a su vez, reflejarlos en la escuela y ser reforzados por los maestros, quienes son figuras imborrables en la conducta del estudiante.

Hoy en día, se vive un rechazo de los hijos hacia los padres y madres de manera casi holística, una resistencia por parte de los menores a la obediencia. Hijos e hijas que se enfrentan a sus padres sin ninguna consideración, incluyendo maltrato físico y verbal. Son varios los factores que convergen en este punto, pero el primordial es la falta de estudio en general, hombres y mujeres con hijos con el mismo diagnóstico, lo que conlleva a una sociedad a delinquir, a malos vicios que los conducen a la violencia.

Podemos mantener el control de nuestra generación y patrimonio familiar si equilibramos estos tres aspectos colocándolos en una canasta: el espiritual, emocional y lo secular en el seno de la familia dominicana, sin hacer excepción a nivel mundial. Hay que remarcar, formar vínculos de confianza, empatía y aceptación entre padres e hijos para salvar la familia, instruir al niño en sus primeros años de vida sobre el amor, específicamente, hablándole del amor de Jesús.

(+)  La familia es una comunidad natural, porque responde a una serie de instintos y sentimientos de la naturaleza humana tales como la tendencia gregaria, la satisfacción del instinto sexual, etc. La familia es fundamental para la procreación, conservando así la especie.

La familia es un grupo social cuyo fundamento está constituido por un conjunto de los más profundos y ocultos sentimientos humanos como el amor, comprensión, cariño, ternura y dedicación. Como influencia formativa, en ella se aprenden los primeros principios, los valores morales y las nociones de la vida.