Entradas

El magnicidio de Ulises Heureaux

MOCA, el 26 de julio de 1899, fue asesinado en la ciudad de Moca, el dictador General Ulises (Lilís) Heureaux, uno de los militares y políticos de mayor influencia en la vida política dominicana durante las últimas dos décadas del siglo XIX.
En el asesinato de Ulises Heureaux participaron los jóvenes Horacio Vásquez, Ramón Cáceres y Jacobito de Lara. Horas después el cadáver fue trasladado a la ciudad de Santiago de los Caballeros, por el gobernador de la provincia Santiago, general Perico Pepín, quien se abrió paso a balazos con lo que él y sus hombres despejaron el camino y tomaron el cuerpo sin vida del Presidente.
Una de las heridas que acabó con la vida de Ulises Heureaux hizo impacto en su corazón. En el momento que fue abatido a balazos se disponía a viajar a Santiago.
Ulises Heureaux, llamado por sus amigos y familiares Lilís, había nacido en el hogar de dos inmigrantes pobres, pero desde muy joven alcanzó posiciones de importancia por su inteligencia, valentía, liderazgo y capacidad de gobernar.
Había ido a Moca como parte de un recorrido que inició el día 21 de julio de 1899, para calmar a los hombres de negocio que estaban muy disgustados por los efectos de las emisiones inorgánicas que había hecho el Gobierno.
Heureaux les prometió a los comerciantes que estaba en ánimo de incinerar los billetes que había emitido para restaurar la confianza en su Gobierno. Su gira la comenzó en Sánchez donde cumplió su promesa. El 25 de julio quemó 4 mil pesos en La Vega y luego se trasladó a Moca.
En esa ciudad, el día 25 de julio, en la noche, le ofrecieron una recepción.

Un Gobierno intolerante y de realizaciones

La intolerancia fue una nota característica en la administración dictatorial del dictador Heureaux, a partir de su segunda administración en el año 1886; pero fue la época en que el país obtuvo logros materiales extraordinarios, incluida la instalación del servicio de electricidad.
Dándole continuidad a un proyecto que había iniciado el Gobierno del Partido Azul, del presidente general Gregorio Luperón, puso en servicio el 18 de octubre de 1883, la primera locomotora y a partir de 1887, ya su Gobierno tenía en servicio el primer ferrocarril que iba de Samaná a Santiago. En esa primera etapa fue construida la red vial de Sánchez-La Vega con una longitud de 130 kilómetros.
En el mismo año 1887, también construyó los puentes sobre el Arroyo Nibaje, y el de Gurabito, en Santiago.
En la Capital construyó en 1890, el puente Presidente Heureaux, para unir la parte occidental de la Capital con la zona oriental.
En el año 1893, inició la construcción del acueducto de Santo Domingo. Y en el año 1896, se conoció el primer presupuesto del país en el que fueron incluidos los gastos del alumbrado eléctrico en el Ayuntamiento de la Capital.
En 1895 construyó el ramal Jima-San Francisco de Macorís.
En el año 1897, el presidente Heureaux construyó el Ferrocarril Central Dominicano, que unía a Puerto Plata y a Santiago.
La mayoría de los historiadores dominicanos que tratan sobre la figura de Lilís lo hacen influidos por los prejuicios. En ocasiones se quedan en las anécdotas que opacan la valentía e inteligencia del militar y político.
Un tratamiento diferente le da la historiadora Mu Kien Adriana Sang, en su obra “Ulises Heureaux Biografía de un Dictador”, publicada por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo en 1987, afirma que las cualidades de la personalidad de Ulises Heureaux, “Le permitieron vencer las hostilidades políticas y los inmensos obstáculos que se le presentaban”.
El escritor Harry Hoetink, en su obra “El Pueblo Dominicano. 1850-1900”, publicada en 1971 por la Universidad Católica Madre y Maestra de Santiago, sostiene:
“En el pensamiento de Heureaux, como típico dictador criollo, apenas cabían principios ideológicos.
“Veía la actividad política como artesanía, el aparato político como un artefacto de trabajo, la estructura política como un total delicado, pero estático. “El papel del Parlamento en la dictadura criolla estaba de acuerdo con el carácter no ideológico, artesanal del sistema político”.
La figura de Lilís también fue motivo de burla para sus adversarios políticos. En 1890 circuló un panfleto en el que se anotó:
“Ese que veis ahí arriba, ancho de pómulos y largo de boca, con la nariz dilatada como gato que olfatea sangre, torvos los ojos, la piel cetrina y la frente achatada de los criminales natos”.
En 1882, el diplomático francés Alphonse Garrus, escribió sorprendido a sus superiores que “un hombre casi negro tuviese un tan arraigo en la población”. En ese momento el liderazgo de Lilís estaba en la cumbre con el apoyo de su padre militar y político, el general Gregorio Luperón.
En ese año se vistió por primera vez de Presidente de la República.

Fuente: Historia Dominicana en Gráficas

Antecedentes históricos y evolución de la división territorial de la República Dominicana

Período precolombino.

El 5 de diciembre 1492, desembarcó el Almirante Cristóbal Colón por el Cabo de San Nicolás en la parte noroeste de la isla de Hatí en su primer viaje. Los habitantes de la isla la tenían dividida en cinco grandes territorios llamados cacicazgos, cada cacicazgo se subdividía en unidades territoriales de menor categoría denominadas nitaínatos.

* El cacicazgo de Marién que comprendía 14 nitainatos.

* El cacicazgo de Maguá

Los cacicazgos estaban gobernados por caciques, y los nitainatos estaban dirigidos por nitaínos, quienes estaban a las ordenes de los caciques. El gobierno de los caciques era hereditario, totalmente absoluto, se exigía obediencia y su misión, y cada cacicazgo  era independiente de los otros.

Período colonial.

Depués de consquistar y afianzar su dominio de la misma sobre el territorio de la Isla los colonizadores españoles establecieron una nueva división territorial política y administrativa consistente en Partidos, Parroquias y Ayudas de Parroquia.

La denominación de Partido se puede comparar a lo que en la actualidad es una Provincia, La Parroquia con lo que hoy es un Municipio y la Ayuda de Parroquia se compara en la actualidad con la de un Distrito Municipal.

El 2 de enero de 1494, Cristóbal Colon fundó la primera ciudad del Mundo, que llamó La Isabela. Luego fundaron las villas de La Buenaventura en lo que hoy es San Cristóbal y Nueva Isabela, en el territorio de lo que en la actualidad es Santo Domingo.

1501-1509: Francisco Bobadilla gobernó en 1501, siendo sustituido al año por Nicolás de Ovando, quien organizó definitivamente

la colonia, implantó la institución de la encomienda y construyó la ciudad de Santo Domingo en su emplazamiento definitivo

Luego de la conquista definitiva de la isla, los españoles iniciaron un proceso de pacificación y control absoluto del territorio, creando villas, y ciudades de corte europeo de la época. De esa manera, iniciaron el proceso de organización del espacio político de la Isla. Entre aquellas villas estaba: La Isabela, Puerto Plata, Santiago, La Vega, Bonao, y Santo Domingo. A partir de 1501, las villas y ciudades de fundación española se expandieron por toda la isla, como fueron los casos de El Seíbo, Higüey y Azua, entre otras.

     En el año de 1506 los españoles dividieron la isla en dos alcaldías mayores: una con sede en Santo Domingo, que controlaba el Sur de la isla, y la otra en La Vega, que controlaba toda la parte Norte de la Isla. Ambas se limitaban por el río Artibonito, la cordillera Central, la sierra de Yamasá y la sierra Oriental. La colonia era primero un Virreinato de España, pero mas tarde, en 1544, se convirtió en una provincia española.

Entre aquellas villas estaban: La Isabela, Puerto Plata, Santiago, La Vega, Bonao, y Santo Domingo. A partir de 1501, las villas y ciudades de fundación española se expandieron por toda la isla, como fueron los casos de El Seíbo, Higüey y Azua, entre otras.

     En el año de 1506 los españoles dividieron la isla en dos alcaldías mayores: una con sede en Santo Domingo, que controlaba el Sur de la isla, y la otra en La Vega, que controlaba toda la parte Norte de la Isla. Ambas se limitaban por el río Artibonito, la cordillera Central, la sierra de Yamasá y la sierra Oriental. La colonia era primero un Virreinato de España, pero más tarde, en 1544, se convirtió en una provincia española.

 

     Las devastaciones de 1605 y 1606 permitieron la ocupación de la parte Oeste por los franceses, que posteriormente obligó a España a ceder a Francia esa parte de la isla (Tratado de Ryswick, 1697).

A este tratado le siguió el de Aranjuez (1777), que definió los límites fronterizos entre ambas colonias. En el 1795, se realizó la firma del tratado de Basilea, por el cual España le cedió toda la isla a Francia. En 1814, mediante el Tratado de París, España recupera la posición oriental de la isla.

Luego de la independencia haitiana y la posterior invasión de Toussaint Louverture, la isla fue dividida en seis departamentos: el del Norte, el del Cibao, el Ozama, el del Oeste, el del sur y el de Louverture.

Durante la ocupación haitiana de Jean Pierre Boyer nuevamente se dividió en departamentos: Departamento del Norte, Departamento del Artibonito, Departamento del Sur, Departamento del Oeste, Departamento del Ozama y Departamento del Cibao.

Durante el período de la España Boba de 1809 a 1821, el territorio de la parte Española se dividió en cinco partidos.

Desde la proclamación de la Independencia Nacional hasta la anexión de la República Dominicana fue dividida en cinco provincias: Santiago, La Vega, El Seíbo, Santo Domingo  y Azua.

Fuente: Educando.edu.do

La problemática juvenil en la República Dominicana

 Por Carlos Candelario Veras

Este articulo lo publiqué en el año 2006 y vuelvo y lo comparto por el auge que está teniendo en la actualidad el problema de la delincuencia en nuestros jóvenes.

En nuestro país lo que realmente existe es una problemática juvenil, entendemos que las principales víctimas de la delincuencia son jóvenes. ¿Quién quiere ser un fracasado, un desgraciado, un rechazado por la sociedad? Todos queremos ser personas de éxito en la vida, llegar lejos y tocar nuestros sueños con los dedos, lo que pasa es que muchos jóvenes no encuentran qué hacer con sus vidas, no tienen oportunidades de trabajo ni a nadie quien lo escuche. Cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades, se vuelve agresiva y violenta, ahí comienzan los conflictos.

No se ha definido una política clara y coherente que realmente beneficie a nuestros jóvenes. Se invierte pocos en fomentar más fuentes de empleos, en programas de educación en valores desde las familias y que involucren a nuestros jóvenes, en los lugares de recreación sana y deportes. Aquí se ha invertido demasiados recursos en las campañas políticas y no lo digo por este gobierno sino por lo que han pasados. sabemos que el gobierno de nuestro presidente Luis Abinader tiene buenas intenciones y que el actual ministro de Educación Roberto Fulcar está desarrollando programas interesantes como el de las cátedras ciudadanas.  Un problema tan profundo, estructural e histórico no se resuelve de la noche a la mañana pero la ciudadanía también tiene que poner de su parte, las familias, los comunicadores etc. No podemos dejarle todo al gobierno.

Para realmente enfrentar la problemática juvenil en la República Dominicana se debe elaborar un plan en conjunto con los diversos sectores organizados de la sociedad, para concienciar a la población sobre lo que está pasando con nuestros jóvenes, efectuar jornadas de charlas que fomente los valores familiares, espirituales, morales y culturales. Cuando un joven está cimentado en estos valores difícilmente se deja arrastrar por las redes de la delincuencia.

Los jóvenes, los comunicadores y los diversos sectores de la sociedad, debemos organizarnos para, denunciar el mal y presionar al gobierno sin importar el partido que esté en el poder para que invierta más en la juventud, así ocuparlos en asuntos buenos, como el trabajo, los deportes, los clubes y la recreación sana, esto nos va a garantizar una juventud libre de drogas porque su mente esta en cosas positivas.

¿Qué vamos hacer con los delincuentes, lo vamos a matar o a quitarle las dos piernas como hemos escuchado a personas? No, en lo absoluto, estos son seres humanos fracasados en la vida que muchas veces no tienen la culpa de lo que le está pasando ¿Quién no quiere ser una persona exitosa en la vida? Lo que pasa es que a estos individuos se les brinda poca atención y apoyo. Las cárceles de mi país son cementerios de seres vivos. Los individuos salen peor de ahí.

Hay que reivindicar el sistema carcelario, que existe lugares de rehabilitación donde se les dé realmente atención a los jóvenes con problemas de la conducta, a los que no puede vivir en sociedad.

Hay que identificar a los delincuentes, incluyendo los de cuellos blancos, para aislarlo de la sociedad, así no pueden cometer sus fechorías.

Refiriendo en el ámbito local, en mí ciudad natal La fortaleza de mí pueblo Nagua debe trasladarse a la zona rural y ampliarla, que en la parte interna de la misma, exista, una cancha y centro de estudio.

 Estamos totalmente convencido de que debemos unir criterios en común y esfuerzos físicos y mentales para establecer los valores, concomitantemente con los diversos sectores de la sociedad.

Agarrémonos de las manos y cabalguemos juntos hacia la construcción de un sendero más próspero y sostenible… para todos.

Fuente: https://www.lavozdeljoven.net/

Hoy se cumplen 106 años de la invasión de EUA a República Dominicana

En mayo de 1916 Estados Unidos decidió invadir República Dominicana, acción que demostró la estrategia injerencista de ese país en Latinoamérica y el Caribe.

El 16 de mayo de 1916, Estados Unidos puso en marcha su plan intervencionista en República Dominicana. Han pasado 106 años de esa acción militar que vulneró la soberanía de la nación caribeña.

El presidente estadounidense Woodrow Wilson (1913-1921) fue quien ordenó tal ocupación, impulsado por la llamada doctrina Monroe: “América para los americanos”.

La ocupación militar de EE.UU. duró ocho años y modificó al país caribeño. Durante la intervención se produjo la mayor penetración de capital norteamericano, que lentamente se apoderó de los sectores productivos dominicanos, principalmente de la industria azucarera.

Además de ese control económico, los interventores disolvieron la Guardia Republicana, la principal fuerza militar con la que contaba República Dominicana.

Las excusas para la invasión

Con vistas a proteger las rutas del Canal de Panamá cuya construcción ya había comenzado en la época, el presidente norteamericano Theodore Roosevelt (1901 – 1909) trató de impedir la intervención europea que podría producirse debido a las grandes deudas dominicanas con el viejo continente.

En 1907 Estados Unidos asume las deudas aduaneras dominicanas con la firma de una convención mediante la cual se le cedía completamente la administración de las Aduanas, principal fuente de ingresos en aquel momento para la RD. Bajo esta condición, un 50 por ciento de los ingresos serían destinados al pago de las deudas.

La invasión militar de 1916

El 3 de mayo de 1916, el contraalmirante William Banks Caperton obligó al secretario de Guerra de la República Dominicana Desiderio Arias, quien había tomado el cargo en el gobierno de Juan Isidro Jimenes Pereyra, abandonar Santo Domingo con la amenaza de un bombardeo naval a la ciudad.

Tras la salida de Arias los marines norteamericanos comienzan la ocupación del país, controlando toda la nación dos meses después de comenzada la intervención. Los norteamericanos impusieron un gobierno militar bajo el mando del contralmirante Harry Shepard Knapp.

Los invasores impusieron una legislación a la medida de sus intereses en industrias y agricultura, así como la ley de registro de tierras, quedaba así el país caribeño exclusivamente como productor de materias primas para naciones industrialmente desarrolladas.

La voluntad nacional contra el poderoso ejército de ocupación se expresó en grupos guerrilleros que incluían a mujeres, los cuales desarrollaron una guerra de guerrillas que provocó muertes, heridos y daños materiales a todo lo que fuera norteamericano, aunque finalmente fueron superados por las tropas de la naciente aviación estadounidense.

Para finales del siglo XIX Estados Unidos dio paso a una injerencia de forma sistemática en varios países de la región, todas ellas caracterizadas por la intromisión armada y con el objetivo de implementar políticas bajo sus intereses.

Fuente: ecured

Minerd donará La Biblia a estudiantes para una lectura “más libre”

EFE
Santo Domingo, R.D.

El Ministerio de Educación dominicano lanzó este miércoles un programa dirigido a fomentar la lectura en los estudiantes de las escuelas públicas que contempla la donación de libros a cada uno de ellos, entre ellos La Biblia, cuya lectura en las escuelas la ordena la ley pero que no se cumple en la práctica.

A través del programa “Dominicana Lee” se distribuirán miles de libros de la literatura universal, además de biblias, informó el ministro de Educación, Roberto Fulcar.

Fulcar afirmó que durante el año escolar que dará inicio el lunes venidero, el Ministerio de Educación distribuirá “cientos de libros clásicos de la literatura universal a nivel nacional y miles de biblias”, porque se quiere una lectura “más amplia y libre”.

El Congreso Nacional (bicameral) aprobó en el año 2000 una ley que obliga a leer textos bíblicos en las escuelas públicas y colegios privados al menos una vez a la semana.

La Iglesia católica y la evangélica están autorizadas por la ley para instruir La Biblia en las escuelas.

Aunque esa legislación data del año 2000, no fue sino hasta 2018 cuando surgieron amplios debates en el país entre quienes favorecen que se aplique esa ley y los que la rechazan.

Estos últimos recuerdan que la Constitución dominicana establece la libertad de conciencia y de cultos.

El debate se extendió hasta 2019 cuando las autoridades del Ministerio de Educación del Gobierno pasado rechazaron aplicar en las escuelas una resolución de la Cámara de Diputados que exigía la lectura del texto cristiano en las escuelas.

El programa anunciado hoy contempla la realización de festivales de lectura bimensuales, entrega de libros en escuela y comunidades con problemas de conectividad, instalación de puntos de lectura en lugares estratégicos y concurridos como el metro y el teleférico de Santo Domingo, paradas de autobuses, oficinas gubernamentales y parques en alianza con clubes, iglesias, alcaldías y universidades.

Fuente: Listin Diario

La república que se independizó tres veces en 44 años

El 7 de marzo de 1793 comenzó la Guerra de la Convención entre la República Francesa y España, un conflicto que tenía su origen en la ejecución del rey francés Luis XVI apenas dos meses antes, y en la creencia por parte del gobierno español de que la debilidad francesa permitiría reconquistar el Rosellón.

Los cálculos no salieron como se esperaban y los franceses consiguieron ocupar buena parte del norte de Cataluña y de las provincias vascas, un desastre que obligó a España a iniciar las negociaciones de paz que culminarían con el Tratado de Basilea, el 22 de julio de 1795.

El tratado permitió a España recuperar todo el territorio peninsular perdido al sur de los Pirineos, pero a cambio tuvo que ceder a Francia la parte oriental de la isla La Española en el Caribe. Así comenzó lo que los dominicanos llaman el período de la España Boba, que se extendió hasta por lo menos 1821.

Bandera del Estado Independiente de Haití Español
Bandera del Estado Independiente de Haití Español

El caso era que, a pesar de la cesión, en realidad la parte oriental seguía estando bajo control español. Los franceses apenas mantenían un pequeño contingente, formado en su mayoría por soldados negros y mulatos al mando del cuñado de Napoleón, el general Leclerc, y un gobernador.

Éste tenía orden de respetar las costumbres españolas y de no interferir en los asuntos de la isla. Lo cierto era que las riquezas de La Española hacía tiempo que se habían agotado, y ni España ni Francia se preocupaban de Santo Domingo salvo como puesto estratégico militar. Esta dejadez de atención es lo que llevó a los dominicanos a acuñar el término de la España Boba. Al final los españoles se rebelan y derrotan a los franceses en la Batalla de Palo Hincado, el 7 de noviembre de 1808, restaurando la dominación oficial de España en la isla.

Los territorios españoles más ricos ya se habían independizado o estaban en proceso. Incluso Haití había proclamado su independencia de Francia en 1804. En este ambiente se produce la primera independencia dominicana, que es proclamada de manera pacífica por José Núñez de Cáceres y otros intelectuales el 1 de diciembre de 1821 con el nombre de Estado Independiente de Haití Español.

Hispaniola_1820-1822_800x361

No duraría demasiado (apenas dos meses y ocho días) porque el 9 de febrero del año siguiente Haití invade el nuevo estado y se anexiona su territorio, que mantendría por 22 años.

La segunda independencia sucedió el 25 de febrero de 1844. Ese día los dominicanos liderados por la sociedad secreta La Trinitaria toman la fortaleza Ozama en Santo Domingo tomando por sorpresa a la guarnición haitiana e izando la nueva bandera dominicana. Así nació la nueva República Dominicana, un estado democrático con una constitución basada en el modelo francés de separación de poderes.

La guerra contra Haití continuaría todavía hasta 1856, finalizando con las batallas de Sabana Larga y Jácuba con victoria dominicana. Y la república se extendería hasta 1861.

Ese año llegaba al poder de la República Dominicana el general Pedro Santana, que tuvo que afrontar una crisis económica en el país de la cual parece que él mismo había sido en parte responsable (había hecho quebrar al tesoro, embolsándose pingües ganancias para sí mismo).

Fortaleza de Ozama / foto Mariordo en Wikimedia Commons

Lo que se le ocurrió para salir del paso fue nada menos que invitar a España a volver a tomar el control del país, que pasaría a formar parte integral del estado como nueva provincia española. España vio una oportunidad, con los Estados Unidos inmersos en su propia guerra civil, y sin capacidad de oposición. Así, el 18 de marzo de 1861 la anexión fue hecha oficial y Santana se convirtió en el gobernador de la nueva provincia.

Las revueltas comenzaron casi inmediatamente, a lo que España respondió imponiendo la política de bagajes, que confiscaba a los dominicanos cualquier animal de trabajo que tuvieran en su poder. Se impusieron nuevos aranceles e impuestos, lo cual ahogó la economía de la zona y provocó el malestar en las clases comerciantes.

La intención española de recuperar los territorios fronterizos tomados por Haití anteriormente provocaron que los haitianos abandonasen su neutralidad y se pusieran del lado de los rebeldes dominicanos. Así, el 16 de agosto de 1863, con la toma del cerro de Capotillo, comenzó una nueva guerra de independencia, que duraría hasta 1865.

Ese año las cortes españolas se dieron cuenta de que era absurdo mantener una costosa guerra al otro lado del Atlántico, y por un territorio que no necesitaban pues hacía ya tiempo que sus riquezas se habían agotado.

El 3 de marzo de 1865 la reina de España Isabel II firmó la anulación del decreto de anexión, y cuatro meses más tarde las tropas españolas abandonaban la isla. Había nacido la nueva y definitiva República Dominicana, al tercer intento.

Fuente: labrujulaverde.com

21 lugares que ver en Santo Domingo

Santo Domingo es la capital de República Dominicana y es conocida también por ser el primer asentamiento europeo en América y la primera sede del gobierno colonial español en el Nuevo Mundo. Tanto es así que aquí se construyó la primera catedral y el primer castillo de América. Ambos los encontrarás en la Zona Colonial, la cual fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Este país tiene un clima tropical con una temperatura media de 24 y 29 ºC durante todo el año. Siendo las temperaturas más frescas entre noviembre y marzo. Lo mejor de todo es que puedes ir a la playa en cualquier momento del año, incluyendo los meses entre diciembre y febrero.

Calle El Conde Santo Domingo

Ahora bien, en cuanto a turismo, hay muchos lugares para conocer de la historia y cultura dominicana. La mayoría de sitios históricos se concentran en la Zona Colonial, donde también hay una gran vida nocturna con todo tipo de eventos. Sin embargo, podrás encontrar otros sitios de interés muy importantes en el resto de la ciudad que no puedes dejar de visitar.

1. Puerta del Conde

Nada más llegar a la Zona Colonial, verás la Puerta del Conde. Es un edificio militar del siglo XVII con muralla y fosa incluida, donde se enterraron los restos de los llamados Padres de la Patria de República Dominicana. Antes hacía función de entrada a Santo Domingo, ahora puedes darte un paseo entre el Altar de la Patria y las estatuas de grandes personajes. Por último, decir que la entrada es gratuita y la puedes hacer en poco tiempo.

Puerta el Conde

2. Calle El Conde

Esta es la calle principal y más conocida de la Zona Colonial. Comienza en la Puerta del Conde y finaliza 1 km después en las escalinatas del conde. En esta calle -la única peatonal de Santo Domingo- encontrarás pinturas, libros usados, artesanías, restaurantes, hoteles y diferentes lugares turísticos.

Lo mejor es que la recorras tranquilamente andando y observando todo a tu alrededor. Notarás el contraste entre algunos edificios abandonados, otros bastante bulliciosos, algunos restos de estilo europeo y un agradable ambiente tropical.

Calle El Conde Santo Domingo

3. Plaza Colón

Esta es una de las plazas más reconocidas de Santo Domingo. En el centro se encuentra la estatua de Cristóbal Colón y a pocos metros está la Catedral Primada de América. A los alrededores de la plaza hay diferentes restaurantes, actividades culturales y mucho movimiento como para entretenerte un rato.

Plaza Colon Santo Domingo

La plaza con la Catedral Primada de fondo.

Plaza Colon Santo Domingo

No faltará quien quiera alimentar a las palomas.

4. Catedral Primada de América

Esta es la primera catedral de toda América. Su construcción comenzó en 1512 y fue dirigida por diferentes arquitectos a lo largo de los años. Uno de ellos se inspiró en la Catedral de Sevilla y el papa Paulo III la nombró Catedral Metropolitana y Primada de América por orden del rey Carlos I de España allá en el año 1546.

Catedral Primada de América

 

El estilo arquitectónico es principalmente gótico con algunos rasgos renacentistas. Además, en su interior hay una colección de pinturas del periodo colonial. La catedral está abierta de 9h a 16:30h y la entrada es gratuita, por lo que no hay excusa para no conocerla.

Catedral Primada de América

5. Casa de Tostado

Inicialmente construida por el escribano don Francisco de Tostado, quien era propietario de otras 8 casas en Santo Domingo. Tras una restauración, esta mansión es ahora un museo en el cual se exhibe el mobiliario y decoración originaria del siglo XIX. Desde un cuarto de música y el comedor, hasta las habitaciones y salas de diferentes usos. Puedes visitar esta casa-museo de 9h a 16h todos los días excepto los lunes.

6. Fortaleza Ozama

La Fortaleza Ozama no solo es uno de los edificios históricos más antiguos de Santo Domingo, sino también la fortaleza más antigua de América. Dicha fortaleza fue construida en 1502 para proteger la ciudad de piratas, portugueses, ingleses y franceses. Debido a su cercanía al mar y al río Ozama, desde la parte superior se podía vigilar cualquier barco que se aproximara a la costa del mar Caribe.

7. Panteón de la Patria

En el Panteón de la Patria se conservan sepultados héroes, civiles y militares dominicanos. Al principio se utilizó como una iglesia de los jesuitas hasta que estos fueron expulsados del país. Luego se utilizó como almacén de tabaco, teatro y, posteriormente, conjunto de oficinas gubernamentales. Finalmente, en 1958 se designó como Panteón Nacional.

Dato curioso: el candelabro que cuelga en el centro fue un regalo del dictador de España Francisco Franco y la llama que está debajo está encendida las 24 horas todos los días. La entrada es gratuita y está abierto de 8h a 16h de martes a domingo.

8. Museo de las Casas Reales

Este palacio fue mandado a construir por la Corona Española para albergar las principales oficinas gubernamentales de aquel entonces. Además, entre sus paredes tenían lugar importantes reuniones o fiestas con invitados de la sociedad colonial y oficiales reales. En su construcción se utilizó mampostería y piedras de alta calidad, con una apariencia casi militar y un estilo que combina el gótico isabelino con el plateresco renacentista.

Museo de las Casas Reales, Santo Domingo

Fachada del museo de las Casas Reales, Santo Domingo.

9. Plaza de España y Alcázar de Colón

La plaza de España está rodeada de restaurantes, cafés y el Alcázar de Colón. Sobre su empedrado del siglo XIV se llevaban a cabo todo tipo de eventos, tales como corridas de toros y el mercado. Actualmente se organizan conciertos y otras actividades culturales.

Plaza España, Santo Domingo

La plaza es bastante amplia y el Alcázar está atrás.

Mientras que el Alcázar de Colón, fue el primer palacio fortificado construido en la época hispánica. Concretamente, fue erigido entre 1511 y 1514. Combina diferentes estilos, destacando principalmente el gótico mudéjar. No obstante, sus arcadas son de estilo renacentistas y las borlas que lo adornan son de estilo isabelino. Aunque originalmente tenía 55 habitaciones, actualmente se conservan tan solo 22 de la antigua residencia.

10.  Puerta Atarazanas

Antiguamente sirvió como almacenes, depósito de mercancías y aduana del Reino de España. Solo hay otro edificio igual en todo el mundo y se encuentra en Barcelona. Ahora se puede visitar como museo con objetos encontrados por los arqueólogos submarinos en los barcos hundidos.

11. Ruinas del Monasterio de San Francisco

El primer monasterio del Nuevo Mundo. Dicho monasterio sufrió los estragos de la Batalla de Palo Hancado contra los franceses, la dominación de los haitianos y el pasó del ciclón San Zezón en 1930. Por lo que hoy en día solo quedan las ruinas. Sin embargo, estas son utilizadas para eventos sociales y culturales.

Ruinas el Monasterio de San Francisco, Santo Domingo

12. Ruinas del hospital San Nicolás de Bari

En la Zona Colonial de Santo Domingo encontrarás las ruinas del primer hospital de América. En aquella época se atendía 60 pacientes al día hasta que fue abandonado en el siglo XVIII. El hospital, junto con la Catedral y la Universidad Autónoma de Santo Domingo, fueron las tres primicias del Nuevo Mundo en Santo Domingo.

13. Barrio Chino

El Barrio Chino se localiza cerca de la Zona Colonial. Aquí encontrarás restaurantes y tiendas chinas en las que vale la pena darse un paseo. Lo mejor es comprar la comida en los puestos callejeros. En mi caso, probé una mezcla de burritos mexicanos relleno de vegetales chinos a la plancha. Una mezcla culinaria que no me esperaba para nada.

14. Faro a Colón

Ya en las afueras de la ciudad está el Faro a Colón. Este monumento consta de una cruz de 800 metros de largo y 36,5 de altura. En los momentos especiales en que el faro está encendido, se proyecta una luz en forma de cruz en el cielo. Dentro tienen lugar exhibiciones temporales y permanentes de diferentes partes del mundo. El faro fue terminado en la celebración de los 500 años del Descubrimiento de América.

15. Parque Nacional Los Tres Ojos

Muy cerca del Faro a Colón se encuentra el Parque Nacional Los Tres Ojos. En el exterior es un parque normal y corriente con mucha vegetación. La maravilla comienza cuando vas bajando hacia la caverna y te encuentras con el lago y sus tres divisiones, las cuales dan pie al nombre de Los Tres Ojos. Aunque, en realidad hay un cuarto lago que se puede ver desde afuera que no cuenta como otro «ojo».

Los Tres Ojos

 

Los Tres Ojos

 

Cada división tiene poca profundidad, siendo el más profundo el cuarto lago con 6 metros de profundidad. Dicho lago tiene una circunferencia de 223 metros aproximadamente y se cruza en barca por unos 25 RD$.

Los Tres Ojos

Dato curioso: aquí se rodaron escenas de la serie Tarzán el Hombre mono.

Es un lugar espectacular y totalmente recomendable. La entrada cuesta tan solo 100 RD$ (2€) y está abierto todos los días de 8:30h a 17:30h. También encontrarás artesanías dominicanas a la salida del parque. Por supuesto, con «precio turista».

Uber es la alternativa más fácil para ir desde el centro de la ciudad. El trayecto de ida puede costar alrededor de 250 RD$ (5€)

Los Tres Ojos, Santo Domingo.

16. Acuario Nacional

El Acuario Nacional es uno de los más completos del Caribe con 250 especies de animales marinos diferentes y más de 3 mil especímenes de agua dulce y salada, la gran mayoría tropicales. Una de las mayores atracciones es el túnel submarino que pasa por la gran pecera donde se encuentran tiburones, tortugas, sábalos y otras especies.

Acuario Nacional

Cardumen de sábalos.

Entre sus 90 peceras y 7 estanques encontrarás animales como el manatí antillano, morenas, pez trompeta, pez león, tiburón gato, estrellas de mar, tortugas carey y mucho más. Luego en la extensión de área verde encontrarás iguanas y aves como el pelícano o los flamencos.

Este es el lugar perfecto tanto para niños como adultos, para aprender sobre estas especies tropicales y su conservación. Puedes visitarlo de martes a domingo entre las 9:30h y las 17:30h. La entrada tiene un coste de 75 RD$ para los dominicanos y 3 US$ para los extranjeros.

17. Jardín Botánico Nacional

Si vas hacia el norte de Santo Domingo, encontrarás el Jardín Botánico Nacional. Este cuenta con 2 millones de metros cuadrados aproximadamente y, a su vez, está dividido en diferentes jardines, áreas exteriores y pabellones. En ellos mantiene una gran diversidad de plantas con más de 69 mil especies y los 8 ecosistemas de República Dominicana. De hecho, está considerado uno de los 10 mejores jardines botánicos del mundo.

Entre los jardines que tiene está el jardín japonés, un reloj floral y un jardín con plantas endémicas. También tienen un pabellón de plantas acuáticas, orquídeas, plantas exóticas y mucho más.

18. Palacio Nacional

En Santo Domingo también está el Palacio Nacional, el cual acoge las oficinas del Vicepresidente de la República Dominicana y los eventos importantes con embajadores, reuniones o celebraciones.

Sala Verde en el Palacio Nacional

La Sala Verde del Palacio Nacional.

Palacio Nacional

El equipo del PPS después de la celebración.

La construcción de este edificio empezó en el centenario de la independencia dominicana. Con un área de 18 mil metros cuadrados y de estilo neoclásico con apariencia lujosa. Definitivamente, es de los edificios más bonitos del país.

Palacio Nacional

 

Dato curioso: una de las escenas de la película El Padrino II fue filmada en el Palacio Nacional.

19. Parque Mirador Sur

En los 6 km del parque Mirador Sur se realizan todo tipo de actividades recreativas como paseos en bicicleta y lugares de recreo para los niños. Además, tienen heladerías y lugares de comida. Por lo que si buscas un lugar para relajarte y tener un momento de esparcimiento, es el lugar indicado.

20. Malecón

La Avenida George Washington pasa a lo largo del Malecón. Desde aquí tienes una vista hacia el mar ideal para dar un paseo junto al mar. Una vez allí, te encantará comer en los restaurantes de la zona. Uno que me gustó mucho fue Adrián Tropical, en el que te sirven comida dominicana con una espléndida presentación y unas vistas 100% caribeñas. Si vas, ¡no dudes en probar el Mofongo!

El carnaval se suele celebrar a lo grande en esta avenida, siendo una de las fiestas más populares de Santo Domingo.

21. Estadio de Quisqueya Juan Marichal

Si vas a República Dominicana deberías también vivir la pasión por el béisbol desde cerca. Para eso, ¿qué mejor que ver un partido en el Estadio Quisqueya? Sobre todo cuando se han visto varias Series del Caribe entre estas gradas. Además, no solo hay partidos de béisbol, sino también conciertos, festivales y presentaciones.

Escalinatas del Conde

Escalinatas del Conde.

Aunque estos 21 lugares puedan parecer bastantes, aún hay mucho más para descubrir. Aparte de los museos mencionados anteriormente, es interesante visitar el Museo Memorial de la Resistencia, el ChocoMuseo, el Museo de la piedra Larimar y el Museo Nacional de Historia Natural.

Puedes mezclarte entre la cotidianidad dominicana e ir a los Centros Comerciales de paseo, a comer o ir al cine. Algunos de los más populares son el Agora Mall, Galeria 360 y el Sambil.

Si dispones de más tiempo te recomiendo totalmente echarte una escapada a SamanáPuerto Plata o algunas de las playas del país.

Calle el Conde

La calle el Conde de tranquis.

Fuente: https://lamochilaalhombro.com/

Mapa geomorfológico de la República Dominicana

Este nuevo mapa fue realizado por el geógrafo Bolívar Troncoso.

República Dominicana ocupa la porción oriental de la isla La Española o de Santo Domingo, con una superficie de 48,442.23 kilómetros cuadrados. Se localiza en la América Media o Central, formando parte de las Antillas Mayores, en el arco antillano.
El relieve o geomorfología del país es el más complejo de todas las Antillas, constituido por tres cordilleras (Central, Septentrional o sierra de Monte Cristi y Oriental o sierra de El Seibo).
-Cinco sierras (Samaná, Yamasá, Neiba, Martín García y Bahoruco); tres regiones cársicas o calizas (Los Haitises, Promontorio de Cabrera y Procurrente de Barahona).
-Cuatro llanos costeros o litorales (del Atlántico: Bajabonico, Puerto Plata, Yásica y Nagua-Boba; Sabana de la Mar y Miches; Suroriental o del Caribe y Llano o Plena de Azua).
-Cuatro valles (del Cibao, San Juan, Villa Altagracia y Bonao); una hoya o depresión tectónica (Hoya de Enriquillo) y más de veinte valles intramontanos (de la cordillera Central: Jarabacoa, Constanza, Tireo, Rancho Arriba, San José de Ocoa, Catanamatías, Río Limpio, del Bao, El Tetero, El Macutico.
-De la sierra de Neiba: Vallejuelo, El Cercado, Hondo Valle, El Guayabal y Los Pinos del Edén; de la sierra de Bahoruco: Polo, Puerto Escondido y La Guázara).
-Varias islas en sus litorales (Saona, Beata, Catalina, Catalinita y Alto Velo); tres islas en el lago Enriquillo (Cabritos, Chiquita o Barbarita y la Islita).
-Gran cantidad de cayos: Los de la bahía de Samaná (Levantado con un resort de playa, Calvario, Vigía, Arenas y Chico);
los del litoral norte de la península de Samaná (Canas, Limón, Ballenas y Jackson).
-Los de Monte Cristi (Cabras y los Siete Hermanos: Arenas, Tercero, Ratas, Muertos, Monte Grande, Monte Chico y Tororú).
-Cayos de la isla Saona (Ratón y El Cayito) y los cayos de la provincia de Pedernales (Los Frailes y Piedra Negra).

¿Cuáles son los Parques Nacionales de República Dominicana?

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP) comprende seis grandes apartados divididos en diversas categorías: áreas de protección estricta (reservas científicas y santuarios de mamíferos marinos), parques nacionales (incluidos los submarinos), monumentos naturales, áreas de manejo de hábitats y especies, reservas naturales y paisajes protegidos.

Los parques nacionales son zonas cuyo ecosistema ha sido preservado de la explotación económica y el desarrollo urbano. En estas áreas existe una gran variedad de flora y una especie de animales y el Estado garantiza la conservación de su belleza escénica y su alto valor ecológico.

Parque Nacional Submarino Montecristi

Se encuentra en la provincia homónima y se extiende por la costa marina, desde la desembocadura del río Masacre hasta Punta Burén. Comprende los más grandes y diversos arrecifes coralinos del país, áreas de manglares, lagunas, caños, zonas de bosque seco, playas y cayos de gran valor ecológico.

Parque Nacional Jaragua

Se halla en la provincia de Pedernales. Es casi desértico y está habitado por una gran cantidad de aves migratorias, iguanas y murciélagos, entre otras especies. En el interior se encuentran la Laguna de Oviedo (27 km cuadrado) y algunos yacimientos arqueológicos.

Parque Nacional Armando Bermudez

Ubicado en la vertiente norte de la Cordillera Central, tiene 776 km cuadrados. Comparte con el Parque Nacional José del Carmen Ramírez las mayores alturas de las antillas, como los picos Duarte (3.087 m) la Pelona (3.82 m) y la Rucilla (3.053 m).

Parque Nacional Sierra de Bahoruco

Situado en el suroeste de nuestro país tiene varios microclimas y sus bosques acogen el 50 por ciento de las orquídeas dominicanas y 18 especies de aves endémicas, entre las que se encuentran el pájaro bobo, la cotorra y barrancolí.

Parque Nacional del Este

Abarca la isla Saona y el sur de la península de Higüey. Ocupa un total de 420 km cuadrados, los cuales 310 corresponden a la península. Habitan en el 144 especies de aves y plantas como la uva de playa, la campanita, la flor de mayo y el guacanillo.

Parque Nacional El Morro

Situado en la provincia de Montecristi, tiene una extención aproximada de 19,3 km cuadrados. Es un territorio con flora muy particular (flora montecristina, myrus flavicans, portulaca procumbens) y sirve de refugio a un gran número de aves.

Parque Nacional Valle Nuevo

Se extiende a lo largo de 657 km cuadrados en la Cordillera Central, entre las ciudades de San José de Ocoa y Constanza. Está poblado por especies vegetales como el ébano y la sabina, y en su interior nacen los ríos Yuna y Nizao. ”Parque Nacional Valle Nuevo” en su interior nace uno de los ríos más importantes del país, el río Yuna.

Parque Nacional Nalga de Maco

Situado al Este de Río Limpio, alberga las lomas más altas de la parte occidental de la Cordillera Central, como la nalga de maco (1.990 m). En la parte menos elevada del macizo de nalga de maco, se encuentra un bosque húmedo.

Parque Nacional Sierra Martín García

Ubicado cerca de la costa del mar, entre Azua y Barahona. Su punto más alto es la Loma del Curro (1.343 m). En sus laderas domina el bosque seco que, a partir de los 500 m, se ve desplazado por el bosque semi-húmedo.

Reserva Científica Ébano Verde

Ocupa 23 km cuadrados y está ubicada en la Cordillera Central, provincia de La Vega. En ella se reproduce ébano verde, una planta en peligro de extinción, para evitar su desaparición. Es uno de los pocos sitios donde existe población de ébano natural.

Monumento Natural Cabo Francés Viejo

Este monumento natural, previamente declarado reserva científica, ocupa una superficie de apenas 1,24 km cuadrados y está ubicado en la provincia de María Trinidad Sánchez, entre las poblaciones de Cabrera y Río San Juan.

Monumento Natural las Dunas de las Calderas

Ubicado junto a la Bahía de Ocoa, al suroeste de Baní, en la provincia de Peravia, este monumento natural tiene su principal atractivo en las Dunas de arena, las cuales conforman un paisaje de gran interés ecológico.

Refugio de Vida Silvestre Lagunas de Bávaro y Caletón

La laguna de Bávaro está ubicada en la provincia de la Altagracia, cerca del poblado del mismo nombre y cuenta con una notable cantidad de especies vegetales y animales.

Refugio de Vida Silvestre Laguna Rincón o Cabral

Situado en la región suroeste del país, en Barahona, muy cerca de Cabral, es un refugio de aves migratorias, como flamencos y patos. También acoge algunos cocodrilos del Lago Enriquillo, con el que conecta en épocas de crecida.

Refugio de Vida Silvestre Lagunas Redonda y Limón

Este refugio de vida silvestre es un importante ecosistema lacustre, que abarca ambas lagunas y está ubicado al este del poblado de Miches, en la provincia del Seibo. Acoge a una gran variedad de aves migratorias. La Laguna Redonda es de agua salada y posee agrupaciones de manglares, mientras que la Laguna Limón es de agua dulce. Ambas tienen una profundidad de 1,43 m.

Monumento Natural Reserva Antropológica Cuevas de Borbón o del Pomier

Se encuentra en la selección de Borbón, municipio de San Cristóbal, por lo que las cuevas también son conocidas como de Borbón. Debido a la cantidad de pinturas aborígenes que cubren sus paredes interiores, son consideradas un santuario Taíno.

Otras Áreas Protegidas

  • Santuario de Mamíferos Marinos Estero Hondo: Situado en la parte oriental del Parque Nacional Montecristi, alberga una albufera de 10 km de longitud.
  • Monumento natural: situada en la provincia de Puerto Plata, en la costa del atlántico, esta elevación tiene 779 m.

Monumento Natural Pico Diego de Ocampo

La Loma de Diego Ocampo (1.249 m) se halla en la provincia de Santiago y es la mayor elevación de la Cordillera Septentrional. Creada en 1989, se halla en el municipio de Constanza. Una de sus funciones primordiales es la protección de la especie que le da nombre, una de las maderas preciosas más nobles del mundo.

Parque Nacional Los Haitises

Esta situado al noroeste de la Bahía de Samaná y ocupa una superficie de 826 km cuadrados. Lo forman pequeños montes que antes fueron marinos y fósiles de origen cárstico o calizo, porque estos se transformaron en cal, creando una serie de morros. Se trata de una zona rica en lugares intocados y donde se produce alguna especie de fauna originaria, como la jutía y el solenodonte insectívoro precolombino. Un área de 98 km cuadrados protege los peces pequeños que viven dentro del agua, en las raíces de los manglares.

Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó

El Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, fue creado con el propósito de conservar la única porción de la Cordillera Central que toca el Mar Caribe, donde se concentra una biodiversidad altamente especializada, con gradientes latitudinales que se conjugan con las vistas grandilocuentes de la Bahía de Ocoa y Playa Caracoles, hermosos escenarios y enclaves históricos y ecoturístico de la Provincia de Azua de Compostela, los cuales se suman a los múltiples eventos de la prehistoria taina, como la plaza ceremonial indígena de Las Charcas de Río Grande, las ruinas coloniales del Ingenio Cepi-Cepi y, en tiempos más cercanos, la Batalla de El Número, todos con un alto valor educativo, científico y recreativo.

Se dispone que esta unidad de conservación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas sea estudiada minuciosamente para desarrollar sus potencialidades en el campo de la cultura, la historia y su biodiversidad, con miras a habilitar aquellos espacios que reúnen las mejores condiciones para destinarse al uso público, al desarrollo del ecoturismo y la investigación científica entre otras actividades compatibles con su categoría de manejo y la vocación primaria de sus recursos.

Los primeros esfuerzos institucionales para conservar lo que es hoy el parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, tuvieron lugar en el año 2004, con su declaratoria como Reserva Forestal Hatillo. Luego, en el año 2009 se ampliaron los límites y se declaró el área como parque nacional. El área contiene dos (2) grandes ambientes naturales siendo el primero una gran extensión de bosque seco  y el segundo una porción marina correspondiente a la bahía de Ocoa. En el año 2021 el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Resolución No. 045-202, prohibió el fondeo de embarcaciones de carga y todo tipo de plataformas en la bahía de Ocoa dentro de Ia zona marina y el área de amortiguamiento del Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, con el fin de continuar protegiendo la vida marina que se ve amenazada cuando el referido tipo de naves se acerca a esta área protegida.

El territorio de este parque ocupa una extensión total de 585.76 km2, de los cuales 289.73 km2 corresponden a la zona terrestre y 296 km2 a la parte marina encierra importantes escenario y enclaves pre posthistóricos de la provincia de Azua, incluyendo la plaza ceremonial indígena de Las Charcas, las ruinas coloniales del Ingenio Cepi-Cepi (o Cepe cepín) del siglo XVI, el lugar de la Batalla de El Número (1847) de la lucha independentista y el canal de riego construido por Horacio Vásquez entre Estebanía y Las Charcas en 1924.

Las Ruinas del Ingenio Cepi-Cepi y su entorno atestiguan la importancia de este sitio en la colonia temprana, tal como describe Juan López Velasco.

Además de la estructuras del propio ingenio Cepi-Cepi, están las ruinas de los mecanismos de transporte y embarque de las panelas de la azúcar, así como las acequias que traían agua de los manantiales de la zona.

En cuanto a la vegetación, en este parque existe un gran número de plantas nativas y endémicas propias del bosque seco, guayacán, almácigo, palo del Brasil, cabrita, frijolito, palo blanco, guano, pino de teta, aceituno, higo cimarrón, escobón, canelilla, palo de peje, nisperillo, cayuco, mora, vera, cigua, blanca, muñeco, guaconejo, alpargata y quiebra hecha.

Principales Carreteras de la República Dominicana

Las principales ciudades y puertos de la República Dominicana están conectados por una red de autopista, carreteras y caminos vecinales.

La autopista Duarte une a la capital con los pueblos del Cibao y entronca con las carreteras secundarias que van al norte, la autopista Sánchez parte también de la capital y recorre el sur hacia la zona fronteriza con diversos ramales, la utopista del este bordea la costa del sureste y comunica las ciudades turísticas de Boca Chica, Juan Dolio y La Romana, entre otras, y la carretera Mella conecta a Santo Domingo con las poblaciones de sureste.

BREVE HISTORIA

La República Dominicana es un país bien comunicado, sus principales regiones y comunidades están dotadas de carreteras, avenidas, calles y caminos vecinales. A partir de 1917 fue cuando se inició la construcción de la primera carretera del país, la Duarte, la cual une a la región Norte o Cibao con la capital, mientras que más tarde, luego de la intervención norteamericana, los gobiernos subsiguientes siguieron con la conexión del país y se crearon las carreteras Sánchez y la Mella, que conectaron al Sur y al Este, respectivamente, con Santo Domingo.

Así fue surgiendo la comunicación vial en el país y más adelante se construyeron las autopistas Duarte, Las Américas y la 6 de Noviembre, las cuales contribuyeron a dividir la gran cantidad de vehículos que transitaban por las principales carreteras para llegar a las distintas regiones del país.


CARRETERAS TRONCALES

Carreteras caracterizadas por proporcionar un elevado nivel de movilidad, para grandes volúmenes de tráfico; su función principal, es atender el tránsito de larga distancia y conectar las principales ciudades o centros generadores de actividad.


CARRETERAS REGIONALES

Las carreteras regionales son aquellas que sirven a la demanda de tráfico de una región, entre ciudades o centros de menor actividad no servidos por la red troncal o sistema primario, con volúmenes de vehículos medianos, es decir inferiores a 4,000 veh/día, y sirven para alimentar el sistema troncal.


CARRETERAS LOCALES

Las carreteras locales sirven a la demanda de tráfico de corta distancia y a un área homogénea, ya sea un Municipio o Distrito Municipal, sirviendo de nexo, entre las pequeñas localidades o poblados con el sistema secundario. Las carreteras y los caminos son la principal infraestructura para el transporte terrestre del país que, por su importancia, se constituyen en un bien público y en un patrimonio de todos los dominicanos, el cual es indispensable preservar y mantener adecuadamente.


RED DE CAMINOS VECINALES

Caminos que proporcionan acceso principalmente a las zonas de producción agrícola y a los poblados de difícil acceso.


CARRETERAS O AUTOPISTAS PRINCIPALES:

  • Autopista Duarte
  • Carretera Sánchez
  • Autopista 6 de Noviembre
  • Autopista de Samana
  • Auto Pista las Américas
  • Auto Vía del este
  • Carretera Sánchez
  • Auto Pista del Coral
  • Boulevard Turístico del Atlántico
  • Carretera San Cristobal-Bani-Azua

 


Fuente: geografiabasicarepublicadominicana.edu.do