Entradas

Historia de la frontera entre la República Dominicana y Haití

02. Parte 1. Cap. 1 Las tres fronteras… Frank Moya Pons

El Río Masacre (Haití-República Dominicana)

Río Masacre (Rivière Massacre). También conocido como río Dajabón, en República Dominicana. Delimita la frontera entre esta última y la República de Haití desde 1776.

Ubicación

Se ubica en la isla de La Española y delimita la frontera entre la República Dominicana y Haití. Sus coordenadas son:

  • 19° 42′ 06″ N
  • 71° 45′ 27″ W

Tiene su nacimiento en Loma de Cabrera, en la montaña Pico del Gallo. Desemboca en la bahía de Manzanillo y pertenece a la cuenca hidrográfica del Atlántico. En su desembocadura existen varias lagunas que forman el componente hidrológico principal del Parque Nacional Montecristi. Tiene 55 km de longitud.

Cuenca

Haitianos lavan su ropa en el río Masacre.

La cuenca del río Masacre/Dajabón es pequeña, y tiene sus nacientes en la vertiente norte de la Cordillera Central. Sin embargo, es notable que éste es un río permanente. La precipitación en la zona es de 750 a 2,000 milímetros al año. La zona tiene una superficie de 858 kilómetros cuadrados.

Toponimia

Su nombre dominicano de Dahabon es de origen aborigen. Desde el 25 de noviembre de 1961, la provincia de Dajabón en República Dominicana, recibe el nombre de este río.

Masacre del Perejil

En octubre de 1937, el dictador dominicano Rafael Trujillo condujo uno de los hechos más brutales y desconocidos de la historia del Caribe: la Masacre del Perejil. Dispuesto a solucionar lo que consideraba ser el “problema haitiano”, Trujillo mandó asesinar a más de 30.000 hombres, mujeres, niños y niñas haitianos que vivían en República Dominicana ejerciendo, casi todos ellos, trabajos rurales en condiciones de esclavitud.

Se suponía que la “invasión” haitiana constituía una grave amenaza política, económica y cultural a la sociedad dominicana, y Trujillo estaba dispuesto a ponerle fin. En pocos días, miles de haitianos y haitianas fueron masacrados por las fuerzas militares y policiales dominicanas con hachas, pistolas, cuchillos y palos. Sus cuerpos fueron arrojados al pequeño río Dajabón.

Es por ello que existe la creencia que el nombre Masacre, alude a la masacre de Trujillo. Sin embargo, 18 años antes de que ocurriese la matanza, en el Tratado de Delimitación Fronteriza entre la República Dominicana y Haití, firmado en 1929, aparece ya Massacre en francés, como el nombre del cuerpo de agua.

En enero de 2013,la frontera vivió una de sus más tensas situaciones, cuando miles de haitianos presionaron para ingresar en territorio dominicano, en busca de empleo.

Dominicanos y haitianos

La historia de la isla que comparten ambos países está marcada por el deseo de los haitianos más pobres de buscar un futuro digno en la República Dominicana. También, por la siempre cínica actitud de los gobiernos dominicanos de aprovechar las ventajas de la mano de obra esclava o semi-esclava haitiana en la cosecha de la caña de azúcar o en los trabajos más pesados de la construcción, mientras se llevan a cabo oscilantes acciones de expulsión migratoria y una permanente política de estigmatización, desprecio y humillación pública hacia los vecinos invasores.

Relaciones fronterizas

Muchos usan el puente sobre el río Masacre/Dajabón para pasar sus productos de un extremo a otro de la frontera, otros bajan y cruzan por donde el río está seco o si no aprovechan las zonas en que el agua no pasa los tobillos.

El río Masacre/Dajabón se estableció como límite entre Haití y República Dominicana a fines del siglo XVIII. Separa las ciudades de Ouanamithe y su vecina dominicana Dajabón. Esta división entre la parte este y oeste de la isla data de 1776, cuando el gobernador José Solano y el Conde de Annery deciden fijar este río como frontera en la parte norte, y el río Pedernales, en la parte sur.

Esta decisión fue ratificada por el Tratado de Aranjuez de 1777. En la actualidad es frontera solo en unos cinco kilómetros, desde las inmediaciones del puesto militar de La Bomba hasta cerca de la toma de agua del canal La Vigía, casi frente al Edificio de Aduana.

En la frontera hoy existe un puente con portones en las dos puntas. Las migraciones de ambos países controlan el pasaje de personas durante todos los días, pero los viernes y lunes de ocho a cuatro de la tarde, las puertas se abren para todos.

Artículos y víveres como maní, arroz, gallinas, lentes, teléfonos celulares, verduras, ropa, sillas y mesas de PVC, bebidas, electrodomésticos y más; todos se transportan en carretas y carros a tracción humana o en la cabeza de un lado a otro de la frontera.

Muchos usan el puente sobre el río Masacre/Dajabón, otros bajan y cruzan por donde el río está seco o si no aprovechan las zonas en que el agua no pasa los tobillos.

Antes el comercio era bilateral, pero ahora son solo los haitianos que van hasta la feria -Mercado fronterizo de Dajabón- del lado dominicano a vender o comprar productos. Desde las siete ya esperan con sus bolsas cargadas o con cajones vacíos listos para ser llenados. Del lado haitiano en Ouanamite esperan camiones vacíos.

Fuente: www.ecured.cu

Características de los partidos Rojo y Azul

La Segunda República Dominicana empezó con la restauración del país en 1865 y culminó con la intervención estadounidense en 1916.​

En el período de la Segunda República sigue la pugna política, ahora entre el último gobierno restaurado por el general Antonio Pimentel, quien se negaba a gobernar desde Santo Domingo, como lo mandaba el Congreso, y el general José María Cabral quien tuvo que comandar desde Santo Domingo, respondiendo a la no diputación de Pimentel. Cabral logró quedarse con el poder y remodeló la Constitución.

En el gobierno de Cabral, los partidos de colores se hicieron dueños del escenario político siendo estos: Rojo y Azul, siendo el Rojo al mando de Buenaventura Báez, y el partido más poderoso quien gobernó por seis años.

Luego durante los años siguientes hubo una sucesión de gobiernos hasta 1889, cuando comienza la dictadura de Ulises Heureaux, Lilís, que duró hasta 1899.

El Partido Rojo, también conocido como Los Coludos, fue un histórico partido político dominicano desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Horacio Vásquez y Ramón Cáceres fueron los principales líderes de este partido, y se opusieron al Partido Azul. Los seguidores de este partido también fueron conocidos como Horacistas.

El símbolo de este partido, y de dónde proviene su nombre, era un gallo con su cola, donde el símbolo de sus rivales, Los Bolos no tenía cola. El Partido Rojo fue disuelto en 1930 después del golpe de estado de Rafael Leónidas Trujillo. Su heredero ideológico es el Partido Reformista Social Cristiano.

El Partido Azul Fue Un Liderado Por El General Gregorio Luperón Que Emergió Como Una Gran Fuerza Política Varios Años Después De Haberse Realizado la Guerra de la Restauración Sin embargo, las raíces del Partido Azul se encuentran en la Revolución de 1857, en la que los pueblos del Cibao organizaron una insurrección en contra del gobierno de Buenaventura Báez con el propósito de establecer un sistema político basado en las doctrinas liberales y democráticas, que eran las más avanzadas de aquellos tiempos.

Miembros de una nueva generación, los integrantes del Partido Azul eran los herederos legítimos del Movimiento de La Trinitaria y de Juan Pablo Duarte. Sus fuentes de inspiración la encontraban en las ideas y el pensamiento de figuras tan ilustres como Pedro Francisco Bonó, Ulises Francisco Espaillat y Benigno Filomeno de Rojas.

Esa nueva generación llegó al poder en 1879, cuando el general Luperón, junto a otras destacadas figuras militares de la época, luego de haberse levantado en armas en contra del gobierno del general Césareo Guillermo, instaló un gobierno provisional en Puerto Plata.

A partir de ese momento, el Partido Azul se convertiría en la organización política más exitosa que había conocido el país durante el siglo XIX, el cual gobernaría durante 20 años consecutivos, pasando por distintas etapas, hasta 1899, cuando se produjo la muerte del general Ulises Heureux, conocido como Lilís.

Inmediatamente, tras llegar al poder, lo primero que hizo el general Gregorio Luperón fue convocar una Convención Nacional con la finalidad de aprobar una nueva Constitución, la cual consignó que el ejercicio de la Presidencia de la República estaría limitada a tan solo dos años.

Fuente: Wikipedia

Presentación Yvonne 030221

16 de agosto: Día de la Restauración Dominicana

El Día de la Restauración Dominicana se conmemora cada año en recuerdo al inicio de la Guerra de la Restauración de la soberanía dominicana el 16 de agosto.

El origen de este día lo encontramos en el día en el que comenzó la Guerra de la Restauración para volver a conseguir la República Dominicana la propia soberanía que había sido arrebatada por España el 16 de agosto de 1863.

El 16 de agosto es un día de recuerdo del comienzo de la Guerra y de recuerdo de todas aquellas personas que lucharon el conflicto y murieron en el mismo.

La Guerra tuvo lugar entre los años 1863 a 1865. El detonante del conflicto fue que España había vuelto a reconquistar la República Dominicana tras 17 años de Independencia.

Pedro Santana arrebató el poder a quien era en ese momento el gobernador del país. Tras este hecho las autoridades empezaron a imponer sus normas a la ciudadanía a través de lo que se conoce como bagajes. Los bagajes consistieron en que cada ciudadano debía de entregar a los militares españoles los animales que tuviesen. Se estableció el monopolio del tabaco, aranceles afectando todo ello a la clase obrera del país. En este momento estaba siendo controlado por los españoles.

El 16 de agosto del año 1863, tras el Grito de Capotillo en el que Gregorio Luperón y Santiago Rodríguez levantaron la bandera dominicana en el cerro de Capotillo de Santo Domingo, dio comienzo la Guerra de la Restauración Dominicana.

En el transcurso de la guerra las pérdidas humanas fueron muy numerosas, tanto por parte de los españoles con de los dominicanos. La fiebre amarilla también estuvo presente en este conflicto y fue la causante de la muerte de muchas personas de la población dominicana y militares españoles y dominicanos. Las tierras de campos fueron destruidas así como una pérdida muy numerosa de animales.

El 3 de marzo de 1865, la reina Isabel II ordenó el final de la guerra. Más tarde el 15 de julio, los militares españoles que allí se encontraban volvieron para España.

Esta Guerra trajo para la República Dominicana al igual que para Cuba la satisfacción de haber conseguido vencer a España en un conflicto de tal envergadura, aunque las pérdidas tanto humanas como materiales fueron demasiado cuantiosas.

Después de este guerra y en recuerdo de los suyos, de todos aquellos que dieron la vida por la libertad, por ganar la guerra, por conseguir de nuevo la independencia que había sido arrebatada por España, la República Dominicana celebra orgullosa el 16 de agosto esos años de tanto sufrimiento para los suyos, pero que al final y a pesar de todo el dolor causado consiguieron la independencia.

 Fuente: dia-de.com

Principales problemas ambientales de Rep. Dom

La Contaminación de los ríos y cursos de aguas residuales y desechos industriales, ganaderos, domiciliario y la existencia de un basurero en cada hogar agrava esta crisis.

Los investigadores coinciden en que los principales problemas ambientales de República Dominicana son: la deforestación, la extinción de la biodiversidad y el manejo de los desechos sólidos ( basura ), las aguas negras y otros que inciden en las condiciones sanitarias, todos los cuales contribuyen a la profundización de pobreza en que vive más del 60 por ciento de la población.

La cubierta forestal dominicana ha ido reduciéndose de tal manera que para 1909 el 85 % del territorio estaba cubierto por bosques, para 1940 cubría el 69 por ciento según la FAO, el 26 % para 1967, y ya para 1990 esta se consideraba a penas entre el 13 y el 8 por ciento.

La deforestación se volvió un grave problema tras implementarse la política de los aserraderos ( entre 1940 y 1967 ); la depredación producidas por prácticas agrícolas insostenibles y dañinas al medio, la cría de ganado, el corte para carbón y la producción maderera.

Para 1990 se perdían unas 32 mil tareas se perdían anualmente merced a los incendios forestales.

El país posee 108 cuencas hidrográficas con unos 600 cursos de agua (ríos y arroyos), el 80% de las cuales sufre grave degradación a causa de la deforestación y la erosión de los suelos, mientras el abastecimiento de agua potable está en crisis ascendente (el 52 por ciento de la población no tiene acceso al agua potable) y la productividad de la tierra ha disminuido grandemente.

Más de un 73 por ciento de la población no tiene acceso al alcantarillado sanitario; el 48 % deposita las excretas en letrinas, el 14 por ciento no tiene ningún medio para ella, y solo el 52 por ciento tiene acceso al agua potable en instalaciones domiciliarias. Ello genera una gran crisis sanitaria.

La Contaminación de los ríos y cursos de aguas residuales y desechos industriales, ganaderos, domiciliario y la existencia de un basurero en cada hogar agrava esta crisis.

La deforestación, la reducción acelerada de la biodiversidad, la contaminación y el agotamiento de los ríos y arroyos, junto al tráfico por nuestras costas de materiales radiactivos y peligrosos, así como por convertirnos en recipientes de los desechos sólidos del norte, se constituyen en los principales problemas ambientales en nuestro país.

El país posee un gran potencial de agua superficial, pues las precipitaciones sobrepasan los 21 millones de metros cúbicos por año, muy superior a la demanda, pero con gran dificultad para llevar agua potable suficiente a la población, a lo que se debe agregar los grandes problemas de saneamiento básico e infraestructura.

Con 1500 kilómetros de costa y cerca de un centenar de playas el turismo se ha colocado en la agenda como una de los principales ejes del modelo de desarrollo insostenible, como lo demuestra el acelerado proceso de destrucción del hábitat marino, de los arrecifes y manglares.

Fuente: desastre.org

 

Hoy es día de Sánchez: La Bandera Dominicana

Hoy es el bicentenario del natalicio del patricio Francisco del Rosario Sánchez. Es uno de los protagonistas de la historia de República Dominicana, por su gran obra libertadora. Nació el 9 de marzo de 1817, en la calle El Tapado, en Santo Domingo.

Fue  quizá el  más comprometido y audaz de todos los adeptos a Juan Pablo Duarte, ideólogo y líder del proyecto de Independencia Nacional.

Sánchez se dedicaba al oficio de vendedor de peines de concha, cuando se fundó  la sociedad secreta La Trinitaria el 16 de julio de 1838.

Sus inquietudes políticas, probablemente animadas en las clases de filosofía que lo pusieron en contacto con Duarte, lo colocaron en los caminos de la construcción social que nunca abandonó.

Según el historiador Juan Daniel Balcácer, en su obra “Pensamiento y Acción de los Padres de la Patria”, en 1843 Francisco del Rosario Sánchez se dedicaba a coordinar el movimiento revolucionario La Reforma, concebido por dirigentes haitianos con el fin de derrocar al dictador Jean Pierre Boyer.

El presidente Charles Herard se enteró que Los Trinitarios estaban interesados en algo más que La Reforma. Esto provocó la persecución y el exilio de Juan Pablo Duarte, Juan Isidro Pérez y Pedro Alejandrino Pina.

Sánchez, Matías Ramón Mella y Vicente Celestino Duarte quedaron entonces al frente del proyecto de Independencia. “Ellos mantuvieron contacto con Duarte, a quien le solicitaron que gestionara en Venezuela, donde se había radicado temporalmente alguna ayuda económica para la Revolución”, explica Balcácer en su libro.

Un sobrino de María Trinidad Sánchez hizo las gestiones políticas pertinentes para que el sector conservador liderado por Tomás Bobadilla se integrara a la lucha independentista. Algunos historiadores dicen que fue el mismo Sánchez quien redactó el Manifiesto publicado el 16 de enero de 1844, conocido como el Acta de la Independencia.

José María Serra recuerda que Matías Ramón Mella disparó el trabucazo frente a la Puerta de la Misericordia, con el fin de anunciar el inicio de la revuelta independentista la noche del 27 de febrero de 1844. Y Francisco del Rosario Sánchez, el líder político de esa noche, corrió hasta la Puerta del Conde, donde izó por vez primera el pabellón tricolor que hoy es sinónimo de su nombre: la Bandera Dominicana.

Si la declaración de la Independencia Nacional le costó un gran sacrificio a Sánchez y a los demás Trinitarios, la protección de la nueva República le costaría aún más.

El 28 de febrero de 1844, Los Trinitarios, dirigidos por Sánchez,  y los conservadores, representados por Bobadilla, conformaron una Junta Gobernativa llena de contradicciones ideológicas, pues el bando conservador buscaba la protección de una potencia extranjera, mientras “los muchachos”  anhelaban la soberanía que predicaba por Juan Pablo Duarte.

Cuando el patricio regresó del exilio, según los Apuntes de Rosa Duarte, la Junta en la que Sánchez y Mella eran directivos lo recibió con los mayores honores. De inmediato se vio afectada por una guerra de intereses que provocó el destierro de los líderes Trinitarios  el 26 de agosto de 1844, y el surgimiento de Pedro Santana como jefe supremo de la República Dominicana.

Cambio climático en República Dominicana: para muestra un botón

Yvonne Arias

Según científicos para el 2020 el cambio climático aumentará los fenómenos naturales extremos. El clima está experimentando cambios y como consecuencia, ocurre una intensificación del efecto invernadero.

En el caso de las regiones de Mesoamérica y el Caribe, que representan 2 de los 25 focos principales de la biodiversidad del planeta, si las condiciones de los peores escenarios prevalecen, algunas de sus costas, incluyendo la República Dominicana, se verán significativamente afectadas por el cambio climático para la década del 2020. El Caribe y su biodiversidad se cuentan entre las más especiales y vulnerables a los efectos del cambio climático, principalmente por tratarse de islas pequeñas.

Nuestra atmósfera es una mezcla de varios gases y aerosoles. Mantiene las condiciones aptas para la vida en la tierra, la cual depende de la energía que recibe del sol. Aproximadamente la mitad de la luz que llega a la atmósfera terrestre pasa a través del aire y las nubes, llega a la superficie donde es absorbida. Es irradiada nuevamente en forma de calor (ondas infrarrojas). El 90% de este calor es absorbido por los gases de efecto invernadero y devuelto a la superficie, que la ayuda a calentar hasta una temperatura promedio de 15 grados Celsius, perfecta para la vida.

Los gases más abundantes de la atmosfera son el Nitrógeno (N2), gas inerte que constituye el 78% del total del aire y el Oxigeno (O2),  que constituye el 21%, es muy reactivo (ya que se combina con otras sustancias, oxidándolas), permite que los combustibles ardan y se disuelve en agua, entre  otros gases presentes en bajas cantidades. El vapor de agua es variable según la región.

Los gases de invernadero más importantes son CO2, CH4, N2O,  los clorofluorocarbonos (CFC). Su concentración atmosférica es baja, pero tienen una importancia fundamental en el aumento de la temperatura del aire próximo al suelo, haciéndola permanecer en un rango de valores aptos para la existencia de vida en el planeta.

Para muestra un botón

La temporada ciclónica de los huracanes  inicia el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, Sin embargo las amenazas recibidas fuera de época movieron a expertos en la materia a proponer su extensión.

El área que corre el mayor  riesgo en el país es el Bajo Yuna, que incluye parte de María Trinidad Sánchez, Duarte, Salcedo, Sánchez Ramírez, Monseñor Nouel, San Pedro de Macorís, Montecristi y San Cristóbal.

En el caso de María Trinidad Sánchez, cuya economía está relacionada con actividades pesqueras, sobre todo al este de Nagua, ha sido afectada por inundaciones, la penetración del mar y cambios en los ecosistemas marinos, como arrecifes de coral y manglares.

Como consecuencia hay una variación en la producción pesquera, en comunidades que contienen entre el 52% y el 89% de hogares pobres.

Otro caso es el de la provincia Duarte, donde la economía se basa en el cultivo de arroz, y las inundaciones de los últimos años ocasionaron pérdidas económicas  importantes, en comunidades donde el porcentaje  de hogares pobres se encuentra entre 37% y 82%.

El daño se extiende a zonas urbanas y prueba de esto es que en Santiago las autoridades calificaron cinco barrios con “vulnerabilidad urbana” debido a las inundaciones habituales causadas por los malos hábitos humanos que dan lugar a la acumulación de plásticos que obstruyen los filtrantes y desagües naturales.

 En este caso el hombre es causantes de su propia desgracia. Sin embargo es necesario analizar además, los niveles de pobreza, la falta de educación ciudadana, el desorden territorial y la mala gestión de las autoridades municipales.

La naturaleza se defiende

La Española es una isla baja, lo que la hace muy frágil ante el cambio climático. Este hecho hace que se haga imprescindible adoptar políticas de desarrollo apropiadas que excluyan áreas vulnerables. Para esto es necesario que se tome en cuenta los servicios que ofrecen los ecosistemas, así como componentes biofísicos, económicos y culturales, entre otros.

Dos estudios sobre el ecosistema dunícola, realizados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), reafirmaron que estos desempeñan un papel esencial para la buena conservación del medio ambiente y el turismo sustentable.

La recuperación y conservación de las dunas permite una resiliencia y una adaptación ante el cambio climático. Además, sirven para estabilizar las playas, recursos esenciales para el turismo, es decir, para la economía, y son el hábitat natural de diversas especies de plantas y animales como es el caso del área protegida Monumento Natural Dunas de Las Calderas, dedicado al científico y educador dominicano Sixto J. Incháustegui.

Las playas arenosas son vulnerables al aumento del nivel del mar por arrastre de partículas, cambios en los procesos de pérdidas/o aporte y modificación en la zonación de la vegetación de las dunas. Su conservación y recuperación sirve para evitar la erosión del suelo y la desertificación. Es, en definitiva, una forma de desarrollo económico y una posibilidad para el empleo local.

El reciente huracán Matthew y las severas lluvias que afectaron al país en noviembre de 2016, dejaron a su paso, tanto en Haití como en la República Dominicana, a miles de familias desplazadas, heridos, desaparecidos y muertos.  Este fenómeno natural desnudó la pobreza del país y puso en evidencia la escasa previsión ante tales eventos de la naturaleza, que según los pronósticos cada vez serán más frecuentes e intensos.

La protección de los ecosistemas naturales y muy particularmente las costas, los manglares, y por supuesto la diversidad biológica es impostergable.

La Conferencia de las Partes (COP) de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático fue celebrada en Paris en el 2015 busca negociar un acuerdo global contra el cambio climático, que preserve la vida de las generaciones futuras en el planeta a través del Acuerdo de París. Este último propone evitar que la temperatura del planeta rebase los 2 grados Celsius, preferiblemente no más de 1.5 grados Celsius para el año 2100, así como crear mecanismos de financiamiento como el Fondo Verde, para prevenir, reducir, mitigar y remediar los efectos del cambio climático, especialmente en los países más vulnerables a este fenómeno.

La República Dominicana, parte de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID, por sus siglas en ingles), no lo ratificó, a pesar de que el presidente . Danilo Medina, estuvo presente en la COP21 y adoptó el Compromiso-País de reducir en un 25% las emisiones totales de dióxido de carbono para el año 2030.

El 22 de abril de este año 2017 se celebrará en Nueva York, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas, la ceremonia de firma del Acuerdo de Paris, por lo que mantenemos la esperanza de que sea ratificado.

Pueden solicitar la ratificación del Acuerdo de paria al presidente de la República en:
https://www.change.org/p/danilo-medina-rd-debe-ratificar-el-acuerdo-de-par%C3%ADs?recruiter=53540462&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=sha

América Latina llegó tarde a la carrera por la calidad educativa

Hainan Reynoso Uribe

Francisco Cajiao Restrepo es reconocido por pensar posibles soluciones al problema educativo desde una nueva perspectiva y una manera no convencional.

El filósofo de la education, egresado de la Universidad Javeriana, visitó el país en ocasión del Congreso Internacional de Educación Aprendo 2016, escenario donde compartió con 1,200 docentes dominicanos sus teorías y esquemas de mejora de la educación, desde la mirada disruptiva.

Cajiao vino bien recomendado por la puesta en práctica -con grandes logros y aportes- de sus conocimientos, como exrector de la Universidad Pedagógica Nacional y de la Universidad Distrital y exdirector del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Bogotá, capital de Colombia, donde nació.

Según la evaluación sobre la calidad del gasto educativo presentada por Educa en octubre pasado, de cada peso que el Estado dominicano recibe, 34 centavos son destinados a la educación. Lo interesante de este estudio es que no solo hacía falta la inversión del cuatro por ciento del producto interno bruto (PIB) para mejorar la educación. Los recursos son necesarios, pero no son la única condición para mejorar la calidad, sino que los docentes siguen siendo la figura clave.

Tras su charla magistral, “Los maestros como pilares de la calidad: formación y trabajo en el aula”, ovacionada por los educadores presentes, Plan LEA conversó con Cajiao acerca de la calidad de la educación en la región.

En ese sentido, sostuvo que las dificultades con la educación en América Latina se deben a dos factores, el primero de los cuales tiene sus raíces en las independencias: “En el momento en que se constituyeron como naciones, ningún país de América Latina tenía una clase dirigente suficientemente fuerte, preparada y clara. Esto tiene que ver con una mentalidad que tuvo España en su colonización, que fue mantener a la gente bastante ignorante, de manera que la Ilustración no nos llegó a nosotros”.

“Entonces he ahí un factor de atraso inicial, no fueron grandes personalidades las que lograron estas independencias, aunque hay excepciones en todas partes (…). No era una gran clase educada e ilustrada, por tanto no hubo una propuesta muy agresiva de educación pública, por ejemplo”.

Dijo, además, que en muchos de estos países las clases dominantes optaron por generar su propia educación con modelos privados.

Mientras que el segundo factor, Cajiao lo atribuye a que la Iglesia Católica dirigió la educación en un grado importante, especialmente la de las clases dominantes, en detrimento de la educación pública, “retrasando en muchas partes la educación pública”, por lo que establece que en América Latina se generó una educación que era apenas funcional para formar la mano de obra mínima necesaria en una sociedad que no estaba industrializada.

Décadas de atraso

Cajiao recuerda que en América Latina la industrialización empezó apenas en los años 30 del siglo XX, mientras que en Inglaterra se inició en el 1780, entre los siglos XVIII y XIX, y reflexiona en el sentido de que eso generó una diferencia importante porque esos países se dedicaron a producir materias primas y bienes de extracción (minería, agricultura elemental) y no a la industrialización de bienes.

“La industria en Europa y Estados Unidos de América arrastró mucho la necesidad educativa porque se necesitaba gente más calificada para alimentar el aparato productivo, mientras que en muchos países de América Latina la cosa se quedó en las minas, digamos en la agricultura básica ni siquiera mecanizada, de manera que eso yo creo que también tuvo mucho que ver, y eso nos puso a partir en la carrera como con 30 o 40 años de atraso”.

Calidad versus competitividad

Al reflexionar sobre el atraso educativo de la región, sostiene: “Estos países se han ido rezagando mucho en su productividad porque la falta de gente muy educada y el tipo de educación que tenemos no ha sido un motor para generar gran industria, es decir, transformación de bienes, sino que muchos de nuestros países siguen todavía teniendo economías muy centradas en la producción de materias primas que son transformadas en otros países”.

“Hay países que están yendo por las vías de los estímulos, un poco lo que han hecho ustedes en Dominicana con una transformación en el sistema salarial, en fin, hay muchas cosas que se están tratando de hacer, pero yo creo que tendremos que esperar un tiempo”, concluyó.

El XX Congreso Internacional de Educación Aprendo 2016: “Pilares de la Calidad Educativa: comunicar ideas, resolver problemas, expresar emociones” se celebró del 11 al 13 de noviembre.

Posibles soluciones

Cajiao Restrepo Sugiere hacer dos cosas: crear mecanismos para mejorar la formación de los nuevos maestros, y por otro lado transformar a los actuales actores del sistema, lo cual reconoce que no es nada fácil.

La tercera herramienta que propone es cambiar los modelos educativos, lo cual plantea crear modelos de evaluación, pero ya no individual del maestro, sino institucional, de manera que se motive a todo un cuerpo docente para transformar  las prácticas y hacerlas colectivas.

Internacional SEK celebra 20 años en RD

Santo Domingo

Con la finalidad de intercambiar información entre familia y Colegio, sobre el desarrollo del curso lectivo y el progreso académico de cada uno de los alumnos, el Colegio SEK Las Américas realizará su primer Día Abierto, con motivo especial a su 20 aniversario en la Republica Dominicana, el sábado 12 de noviembre.

Los tradicionales “Días abiertos”, son preparados con gran ilusión por parte de todo el equipo docente. Los padres tienen la oportunidad de conversar e intercambiar impresiones con los diferentes profesores, sobre el estado del proceso de aprendizaje de sus hijos y sobre aquellos aspectos que consideren puedan mejorar su rendimiento académico. Este año, se celebrará de manera especial por cumplir 20 años de labor educativa en el país.