Entradas

Una exposición para aprender sobre las maravillas del cuerpo humano

Jaclin Campos
[email protected]
Santo Domingo, RD

¿Sabías que los músculos más pequeños del cuerpo se encuentran en el oído interno? ¿O que tu cuerpo recambia todas sus células aproximadamente cada diez años? ¿O que la potencia generada al día por un corazón bastaría para mover un carro 32 kilómetros? ¿O que la célula humana más pequeña es el espermatozoide y la más grande, el óvulo?

Estos y otros datos sobre el cuerpo humano, algunos curiosos y otros sencillamente asombrosos, los puedes conocer en la exposición Bodies: Cuerpos Humanos Reales, inaugurada el pasado viernes 26 de agosto en el primer nivel de la plaza comercial Sambil, donde estará abierta hasta el próximo 31 de octubre.

Pero esta exposición, que antes de tocar suelo dominicano pasó por Argentina, Chile, Perú y Colombia, no se queda en la simple teoría; brinda al visitante la oportunidad de conocer la anatomía humana por dentro.

Ocho cuerpos humanos reales completos, cinco torsos y más de cien órganos y estructuras anatómicas, todos preservados mediante la técnica de plastinación, se exhiben en vitrinas frente a las cuales te sentirás como ante un espejo que te muestra cómo eres por dentro y debajo de la piel y que puede influir en tu perspectiva sobre la maravillosa pero a la vez frágil naturaleza humana.

“Esta exhibición es una muestra de cuerpos humanos reales, es una muestra de cuerpos de verdad. No son copias 3D, no son maniquíes”, dice el argentino Hernán Ganchegui, del equipo de producción de la muestra.

En su opinión, el éxito de Bodies: Cuerpos Humanos Reales, una de varias exposiciones de este tipo que existen en el mundo y que han atraído a millones de personas desde la década de 1990 (la original, Body Worlds, se presentó por primera vez en Tokio en 1995), se debe a que combina educación y ciencia, pero también a que existe “una fascinación con ver un cuerpo humano”.

“Uno cuando le duele algo se imagina de repente cómo es esa parte del cuerpo, entonces, por más que cuando uno era niño lo vio en una lámina en el libro del colegio o un video, distinto es poder verlo efectivamente como es”, comenta Ganchegui.

Precisamente esa posibilidad movió a Sol Irizarri, de 80 años, a visitar la exposición, de la cual se enteró a través de la prensa. “Yo estoy en una edad que cuando me diagnostican cualquier enfermedad quiero conocer mis órganos por dentro”, comenta la mujer.

Mairon González, estudiante de medicina de 23 años, se motivó a asistir porque la exhibición le daba la oportunidad de tener “una perspectiva distinta” a la de las clases.

Educar, entretener y concienciar

La posibilidad de ver y comparar, por ejemplo, los pulmones de un fumador y los de un paciente no fumador puede ayudar a crear conciencia en el público acerca del daño que ciertos comportamientos tienen sobre el organismo.

“Creo que esa es una de las cosas más importantes que aprendemos en esta exhibición”, considera Ganchegui.

Estudiantes de semestres avanzados de medicina guían a los visitantes con sus explicaciones y responden a sus preguntas, si las tienen. Tras la primera sala, que sirve de preámbulo e introducción, otras siete salas, todas delimitadas por paneles informativos, los conducen por el interior del cuerpo humano comenzando por el sistema óseo y continuando por el sistema muscular, circulatorio, nervioso, respiratorio, digestivo y reproductivo.

Una columna vertebral, cabezas, cerebros, corazones, torsos, pulmones, aparatos reproductores, fetos en distintas fases del proceso de gestación representan solo un ápice de lo que contemplan durante el recorrido. En el tramo final de la visita pueden echar un último vistazo a los cuerpos completos de cuatro hombres y una mujer.

Plastinación

La plastinación, método de conservación que con fines educativos y científicos desarrollara en la década de 1970 el médico alemán Gunther von Hagens (sobre él conocerás un poco en la primera sala de la muestra), es un complejo proceso que tarda alrededor de un año en completarse.

Consta de cinco pasos, explica la web de Von Hagens Plastination: fijación (se bombea una solución de conservación por las arterias), disección anatómica (se eliminan piel, grasa y tejido conjuntivo), eliminación de grasa corporal y agua, impregnación forzada (la muestra se coloca en un baño de polímero líquido), posicionamiento (cada estructura se fija con alambres, agujas, abrazaderas) y curado o endurecimiento.

Como a los cuerpos se les extraen los líquidos, explica Ganchegui, la única parte de la anatomía de los cuerpos en exhibición que no es natural son los ojos (el interior del globo ocular se compone principalmente de agua).

“Muchas casas de estudio y universidades han tratado de plastinar cuerpos, pero pocas lo han logrado”, señala el argentino.

Los cuerpos y órganos que componen Bodies: Cuerpos Humanos Reales, informa Ganchegui, fueron plastinados en China.

 

En RD no hay volcanes dormidos; tienen más de 300 mil años de inactividad

Muchos se preguntan si es cierto que en nuestro República Dominicana existen “volcanes dormidos” o si alguna vez hubo algún volcán en nuestra isla.

Lo cierto es, que el Servicio Geológico a investigado científicamente “todo acerca de la composición de nuestra tierra”, y tiene pruebas que indican que la última actividad volcánica que hubo en nuestro país, data de hace 300 mil años. y otras, aún más antiguas de 500 mil y 700 mil años de antigüedad, lo que quiere decir que la posibilidad de que ocurra un evento volcánico en nuestro país es muy baja y se traduce en inactividad.

De hecho, otras investigaciones realizadas por el Servicio Geológico de Estados Unidos indican que en El Caribe los únicos volcanes activos que hay están concentrados sólo en Las Antillas Menores. Son una larga serie de 70 volcanes activos que se extienden desde el sureste de Puerto Rico hasta las costas de Venezuela.

Esto quiere decir que ni en nuestra República, ni en nuestro vecino más cercano que es Haití, ni en Puerto Rico ni Cuba existen volcanes activos; y no existe una probabilidad elevada de que entren en erupción en el futuro.

Sobre el tema, tenemos en nuestro Centro de Documentación un estudio realizado en colaboración con Alemania de los geólogos F. Harms y E. García, donde se indican los lugares de nuestro país que aún exhiben restos de los volcanes y los hallazgos que encontraron en 1988, cuando se estudiaron los indicios de volcanismo.

Algunos de los lugares donde se encontraron restos de los volcanes fueron San Juan de la Maguana, Padre las Casas, Valle Nuevo en Constanza y otros.

“En el área del cuadrante de San Juan de la Maguana aparecen unidades del volcanismo del Cuaternario en el Sureste y Noroeste. Las primeras erupciones tuvieron lugar en el Pleistoceno que comienza hace 2.59 millones de años”, muestra el documento.

Referencia: E. García, F. Harms, Informe del Mapa Geológico de la República Dominicana. San Juan (5972). Santo Domingo: Dirección General de Minería, 1988. Página 44-56.

Fuente: www.sgn.gob.do

Ciudadanos se unen a la Marcha Patriótica por “una solución para Haití en Haití”

De acuerdo con el presidente del Instituto Duartiano, Wilson Gómez Ramírez, es urgente estabilizar a Haití, ya que consideró pasó de ser “un fenómeno de migración” a “un éxodo invasor y de ocupación”.

Helenny Amparo
Santo Domingo, RD

Participación internacional, agilidad en la construcción del muro entre República Dominicana y Haití, cumplimiento del código laboral dominicano y aplicación de las normas migratorias, fueron parte de las exigencias que levantaron decenas de dominicanos en el desarrollo de la “Marcha Patriótica” de este sábado.

Durante la actividad, organizada por el Instituto Duartiano con el apoyo de un conjunto de entidades y personalidades, fue emitido el “Manifiesto Patriótico del 6 de agosto de 2022”, en que se recogen las mencionadas peticiones y otras tantas a fin de buscar “una solución al problema de Haití en Haití “.

De acuerdo con el presidente del Instituto Duartiano, Wilson Gómez Ramírez, es urgente estabilizar a Haití, ya que consideró pasó de ser “un fenómeno de migración” a “un éxodo invasor y de ocupación”.

Gómez Ramírez, quien fue el encargado de leer el manifiesto solicitó una “mayor celeridad, trasparencia y efectividad en la construcción del muro o valla física tecnológica en la frontera”.

Asimismo, solicitó, en nombre de los presentes, la aplicación del 80% de mano de obra dominicana en las actividades económicas del país, ordenanza establecida en el Código Laboral.

El tercer punto fue el cumplimiento “riguroso y justo” de las normativas migratorias, la “repatriación sostenida” de los extranjeros en situación, seguido del cuarto que apela a que se adopten “todas las medidas y providencias para que conforme a la realidad precedentemente expuesta, las Fuerzas Armadas sean llevadas en un número tan suficiente como lo demandan las circunstancias actuales, al control fronterizo para evitar el regreso de los repatriados y nuevas incursiones ilegales, al costo y con el rigor que el caso requiera, hasta tanto concluyan los trabajos de edificación del muro y se pongan en prácticas efectivos mecanismos tecnológicos que garanticen la supervisión”.

El quinto propone que “el Ministerio de Educación cumpla con el artículo 63, numeral 13, de la Constitución de la República, el cual manda que “con la finalidad de formar ciudadanos conscientes de sus derechos y deberes, en todas las instituciones de educación pública y privada, serán obligatorias la instrucción en la formación social y cívica, la enseñanza de la Constitución, de los derechos y garantías fundamentales, de los valores patrios y de los principios de convivencia pacífica”.

Otras reclamaciones fueron sobre el cumplimiento al artículo 10, numeral 2, de la norma suprema que establece que “el régimen de adquisición y transferencia de la propiedad inmobiliaria en la zona fronteriza estará sometido a requisitos legales específicos que privilegien la propiedad de los dominicanos y el interés nacional”, “la adopción de una política altamente restrictiva”, así como la revisión y la supervisión “minuciosa” del registro civil, el libro de extranjería.

Al concluir propusieron  “una gran ofensiva diplomática mundial, incluida, un amplio ejercicio de diplomacia pública y ciudadana, con guía escrita, rigurosa y unidad de criterios ante las embajadas, parlamentos y los organismos internacionales, con un contenido histórico veraz acerca de las relaciones dominico-haitianas y los datos socioeconómicos, demográficos y medioambientales que fundamentan nuestros legítimos y justos reclamos”.

 

Fuente: listindiario.com

5 Museos a visitar en vacaciones en la Zona Colonial

Probablemente, si preguntamos a nuestros hijos si les apetece ir a un museo, la respuesta no sea un grito de emoción. Con suerte, nos preguntarán: a cuál de ellos. Esto no es algo exclusivo de los niños. Pero ¿por qué merece la pena fomentar estas visitas con nuestros hijos?

Como sabemos, los museos juegan un papel primordial en educar, generar y difundir conocimiento. Sus exposiciones buscan interesar y profundizar en áreas, temas, y períodos en la historia del mundo.

El principal impacto de visitar un museo es la apertura de mente que provoca conocer una nueva perspectiva de la humanidad. Entrar en un museo nos transporta a otra época. Nos fuerza a descubrir un punto de vista nuevo, separándonos del individuo actual para enfocarnos en el universal. Revivimos la historia, vemos su impacto y presenciamos sus consecuencias.

Para nuestros hijos, puede convertirse en un viaje en el tiempo, con vestimentas, herramientas y medios totalmente diferentes a los que ellos conocen. O les puede revelar la existencia de animales inimaginables que algún día habitaron nuestro planeta, o que aún lo hacen en otras partes del mundo. Les puede envolver e inspirar con la vida de un personaje relevante para la humanidad que ha dejado huella.

A continuación te presentamos cinco museos a visitar en la Zona Colonial

  1. Museo de las Casas Reales

El Museo de las Casas Reales fue utilizado como la Corte Real del Gobernador de España en el siglo XVI, sede del palacio del gobernador, de la tesorería y de los tribunales de justicia. Hoy en día, el museo ofrece un panorama informativo sobre la historia de República Dominicana desde el período colonial en 1492 hasta los días de la esclavitud, y la primera independencia del país de España en 1821. Encontrarás exhibiciones de los múltiples viajes de Colón, con réplicas de sus naves, una colección de tesoros de la época y armas de la época del dictador Rafael Leónidas Trujillo, entre otros artículos. El edificio en sí mismo es una impresionante muestra de la arquitectura colonial, acentuada por vastos patios andaluces.

      2.  Alcázar de Colón

Uno de los museos más populares de la Ciudad Colonial es también el más impresionante en términos arquitectónicos. Terminado alrededor del año 1512, este palacio de estilo gótico y renacentista fue la casa de Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón, y su esposa María de Toledo, sobrina del rey Fernando de España. Con vistas a la Plaza de España por un lado y al río Ozama por el otro, es la residencia virreinal más antigua de América y el primer palacio fortificado, convertido en un museo que exhibe muebles, arte, instrumentos musicales y armas del siglo XVI. Escaleras de caracol conducen a las bien conservadas habitaciones de la pareja, y al lujoso salón de recepción iluminado por candelabros de cristal donde se celebraban los eventos de la aristocracia española.

 

      3.  Casa de Tostado

Ocupando la antigua casa del siglo XVI del español Francisco Tostado, este impresionante edificio colonial restaurado como museo, también conocido como Museo de la Familia Dominicana del Siglo XIX, muestra el estilo de vida de las familias dominicanas de clase media del siglo XIX con exhibiciones modelo de muebles de dormitorio y biblioteca a una cocina de horno de carbón, una sala de costura y un salón de té. Se recogieron objetos de varias familias prominentes para recrear cada escena. La doble ventana gótico-isabelina del edificio lo convierte en la única casa de América con esta característica arquitectónica.

     4. Museo Naval de las Atarazanas Reales

El Museo de las Atarazanas Reales (MAR), espacio que alberga la exposición más importante de arqueología subacuática de República Dominicana y de toda América, abrió sus puertas a finales del año 2019 con el objetivo de dar a conocer una valiosa colección de bienes históricos y culturales extraídos de las costas dominicanas. Su museografía se desarrolla a través de una narrativa que cuenta historias de más de una decena de naufragios históricos ocurridos entre los siglos XV y XIX. Este museo, localizado en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, se encuentra en una de las edificaciones coloniales que dan valor monumental a su centro histórico: unas Atarazanas del siglo XVI. Para la selección de la colección del museo se restauraron más de 1400 bienes, en colaboración con la Oficina Nacional de Patrimonio Cultural Subacuático, expuesto en torno a las historias del naufragio de las Naves en las que eran transportados. Abierto de martes a domingo, de 10:00 a.m. a 6:00 p.m.

       5. Museo Infantil Trampolín

El Museo Infantil Trampolín es un proyecto concebido y auspiciado por el despacho de la Primera Dama, con la finalidad de ofrecer a todos las niñas y los niños del país la oportunidad de acceder a un espacio donde puedan adquirir conocimientos de una manera entretenida y moderna. Su preparación y puesta en funcionamiento tiene el propósito de llenar un vacío que por mucho tiempo ha existido en el país, el de contar con un espacio en el cual las niñas y los niños tendrán la oportunidad de acceder al conocimiento, la diversión, al tiempo que fortalecen las relaciones escolares y familiares, disfrutando de las exposiciones, experimentos y de los talleres, los cuales han sido concebidos para complementar su educación y su vida.

El magnicidio de Ulises Heureaux

MOCA, el 26 de julio de 1899, fue asesinado en la ciudad de Moca, el dictador General Ulises (Lilís) Heureaux, uno de los militares y políticos de mayor influencia en la vida política dominicana durante las últimas dos décadas del siglo XIX.
En el asesinato de Ulises Heureaux participaron los jóvenes Horacio Vásquez, Ramón Cáceres y Jacobito de Lara. Horas después el cadáver fue trasladado a la ciudad de Santiago de los Caballeros, por el gobernador de la provincia Santiago, general Perico Pepín, quien se abrió paso a balazos con lo que él y sus hombres despejaron el camino y tomaron el cuerpo sin vida del Presidente.
Una de las heridas que acabó con la vida de Ulises Heureaux hizo impacto en su corazón. En el momento que fue abatido a balazos se disponía a viajar a Santiago.
Ulises Heureaux, llamado por sus amigos y familiares Lilís, había nacido en el hogar de dos inmigrantes pobres, pero desde muy joven alcanzó posiciones de importancia por su inteligencia, valentía, liderazgo y capacidad de gobernar.
Había ido a Moca como parte de un recorrido que inició el día 21 de julio de 1899, para calmar a los hombres de negocio que estaban muy disgustados por los efectos de las emisiones inorgánicas que había hecho el Gobierno.
Heureaux les prometió a los comerciantes que estaba en ánimo de incinerar los billetes que había emitido para restaurar la confianza en su Gobierno. Su gira la comenzó en Sánchez donde cumplió su promesa. El 25 de julio quemó 4 mil pesos en La Vega y luego se trasladó a Moca.
En esa ciudad, el día 25 de julio, en la noche, le ofrecieron una recepción.

Un Gobierno intolerante y de realizaciones

La intolerancia fue una nota característica en la administración dictatorial del dictador Heureaux, a partir de su segunda administración en el año 1886; pero fue la época en que el país obtuvo logros materiales extraordinarios, incluida la instalación del servicio de electricidad.
Dándole continuidad a un proyecto que había iniciado el Gobierno del Partido Azul, del presidente general Gregorio Luperón, puso en servicio el 18 de octubre de 1883, la primera locomotora y a partir de 1887, ya su Gobierno tenía en servicio el primer ferrocarril que iba de Samaná a Santiago. En esa primera etapa fue construida la red vial de Sánchez-La Vega con una longitud de 130 kilómetros.
En el mismo año 1887, también construyó los puentes sobre el Arroyo Nibaje, y el de Gurabito, en Santiago.
En la Capital construyó en 1890, el puente Presidente Heureaux, para unir la parte occidental de la Capital con la zona oriental.
En el año 1893, inició la construcción del acueducto de Santo Domingo. Y en el año 1896, se conoció el primer presupuesto del país en el que fueron incluidos los gastos del alumbrado eléctrico en el Ayuntamiento de la Capital.
En 1895 construyó el ramal Jima-San Francisco de Macorís.
En el año 1897, el presidente Heureaux construyó el Ferrocarril Central Dominicano, que unía a Puerto Plata y a Santiago.
La mayoría de los historiadores dominicanos que tratan sobre la figura de Lilís lo hacen influidos por los prejuicios. En ocasiones se quedan en las anécdotas que opacan la valentía e inteligencia del militar y político.
Un tratamiento diferente le da la historiadora Mu Kien Adriana Sang, en su obra “Ulises Heureaux Biografía de un Dictador”, publicada por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo en 1987, afirma que las cualidades de la personalidad de Ulises Heureaux, “Le permitieron vencer las hostilidades políticas y los inmensos obstáculos que se le presentaban”.
El escritor Harry Hoetink, en su obra “El Pueblo Dominicano. 1850-1900”, publicada en 1971 por la Universidad Católica Madre y Maestra de Santiago, sostiene:
“En el pensamiento de Heureaux, como típico dictador criollo, apenas cabían principios ideológicos.
“Veía la actividad política como artesanía, el aparato político como un artefacto de trabajo, la estructura política como un total delicado, pero estático. “El papel del Parlamento en la dictadura criolla estaba de acuerdo con el carácter no ideológico, artesanal del sistema político”.
La figura de Lilís también fue motivo de burla para sus adversarios políticos. En 1890 circuló un panfleto en el que se anotó:
“Ese que veis ahí arriba, ancho de pómulos y largo de boca, con la nariz dilatada como gato que olfatea sangre, torvos los ojos, la piel cetrina y la frente achatada de los criminales natos”.
En 1882, el diplomático francés Alphonse Garrus, escribió sorprendido a sus superiores que “un hombre casi negro tuviese un tan arraigo en la población”. En ese momento el liderazgo de Lilís estaba en la cumbre con el apoyo de su padre militar y político, el general Gregorio Luperón.
En ese año se vistió por primera vez de Presidente de la República.

Fuente: Historia Dominicana en Gráficas

Antecedentes históricos y evolución de la división territorial de la República Dominicana

Período precolombino.

El 5 de diciembre 1492, desembarcó el Almirante Cristóbal Colón por el Cabo de San Nicolás en la parte noroeste de la isla de Hatí en su primer viaje. Los habitantes de la isla la tenían dividida en cinco grandes territorios llamados cacicazgos, cada cacicazgo se subdividía en unidades territoriales de menor categoría denominadas nitaínatos.

* El cacicazgo de Marién que comprendía 14 nitainatos.

* El cacicazgo de Maguá

Los cacicazgos estaban gobernados por caciques, y los nitainatos estaban dirigidos por nitaínos, quienes estaban a las ordenes de los caciques. El gobierno de los caciques era hereditario, totalmente absoluto, se exigía obediencia y su misión, y cada cacicazgo  era independiente de los otros.

Período colonial.

Depués de consquistar y afianzar su dominio de la misma sobre el territorio de la Isla los colonizadores españoles establecieron una nueva división territorial política y administrativa consistente en Partidos, Parroquias y Ayudas de Parroquia.

La denominación de Partido se puede comparar a lo que en la actualidad es una Provincia, La Parroquia con lo que hoy es un Municipio y la Ayuda de Parroquia se compara en la actualidad con la de un Distrito Municipal.

El 2 de enero de 1494, Cristóbal Colon fundó la primera ciudad del Mundo, que llamó La Isabela. Luego fundaron las villas de La Buenaventura en lo que hoy es San Cristóbal y Nueva Isabela, en el territorio de lo que en la actualidad es Santo Domingo.

1501-1509: Francisco Bobadilla gobernó en 1501, siendo sustituido al año por Nicolás de Ovando, quien organizó definitivamente

la colonia, implantó la institución de la encomienda y construyó la ciudad de Santo Domingo en su emplazamiento definitivo

Luego de la conquista definitiva de la isla, los españoles iniciaron un proceso de pacificación y control absoluto del territorio, creando villas, y ciudades de corte europeo de la época. De esa manera, iniciaron el proceso de organización del espacio político de la Isla. Entre aquellas villas estaba: La Isabela, Puerto Plata, Santiago, La Vega, Bonao, y Santo Domingo. A partir de 1501, las villas y ciudades de fundación española se expandieron por toda la isla, como fueron los casos de El Seíbo, Higüey y Azua, entre otras.

     En el año de 1506 los españoles dividieron la isla en dos alcaldías mayores: una con sede en Santo Domingo, que controlaba el Sur de la isla, y la otra en La Vega, que controlaba toda la parte Norte de la Isla. Ambas se limitaban por el río Artibonito, la cordillera Central, la sierra de Yamasá y la sierra Oriental. La colonia era primero un Virreinato de España, pero mas tarde, en 1544, se convirtió en una provincia española.

Entre aquellas villas estaban: La Isabela, Puerto Plata, Santiago, La Vega, Bonao, y Santo Domingo. A partir de 1501, las villas y ciudades de fundación española se expandieron por toda la isla, como fueron los casos de El Seíbo, Higüey y Azua, entre otras.

     En el año de 1506 los españoles dividieron la isla en dos alcaldías mayores: una con sede en Santo Domingo, que controlaba el Sur de la isla, y la otra en La Vega, que controlaba toda la parte Norte de la Isla. Ambas se limitaban por el río Artibonito, la cordillera Central, la sierra de Yamasá y la sierra Oriental. La colonia era primero un Virreinato de España, pero más tarde, en 1544, se convirtió en una provincia española.

 

     Las devastaciones de 1605 y 1606 permitieron la ocupación de la parte Oeste por los franceses, que posteriormente obligó a España a ceder a Francia esa parte de la isla (Tratado de Ryswick, 1697).

A este tratado le siguió el de Aranjuez (1777), que definió los límites fronterizos entre ambas colonias. En el 1795, se realizó la firma del tratado de Basilea, por el cual España le cedió toda la isla a Francia. En 1814, mediante el Tratado de París, España recupera la posición oriental de la isla.

Luego de la independencia haitiana y la posterior invasión de Toussaint Louverture, la isla fue dividida en seis departamentos: el del Norte, el del Cibao, el Ozama, el del Oeste, el del sur y el de Louverture.

Durante la ocupación haitiana de Jean Pierre Boyer nuevamente se dividió en departamentos: Departamento del Norte, Departamento del Artibonito, Departamento del Sur, Departamento del Oeste, Departamento del Ozama y Departamento del Cibao.

Durante el período de la España Boba de 1809 a 1821, el territorio de la parte Española se dividió en cinco partidos.

Desde la proclamación de la Independencia Nacional hasta la anexión de la República Dominicana fue dividida en cinco provincias: Santiago, La Vega, El Seíbo, Santo Domingo  y Azua.

Fuente: Educando.edu.do

La problemática juvenil en la República Dominicana

 Por Carlos Candelario Veras

Este articulo lo publiqué en el año 2006 y vuelvo y lo comparto por el auge que está teniendo en la actualidad el problema de la delincuencia en nuestros jóvenes.

En nuestro país lo que realmente existe es una problemática juvenil, entendemos que las principales víctimas de la delincuencia son jóvenes. ¿Quién quiere ser un fracasado, un desgraciado, un rechazado por la sociedad? Todos queremos ser personas de éxito en la vida, llegar lejos y tocar nuestros sueños con los dedos, lo que pasa es que muchos jóvenes no encuentran qué hacer con sus vidas, no tienen oportunidades de trabajo ni a nadie quien lo escuche. Cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades, se vuelve agresiva y violenta, ahí comienzan los conflictos.

No se ha definido una política clara y coherente que realmente beneficie a nuestros jóvenes. Se invierte pocos en fomentar más fuentes de empleos, en programas de educación en valores desde las familias y que involucren a nuestros jóvenes, en los lugares de recreación sana y deportes. Aquí se ha invertido demasiados recursos en las campañas políticas y no lo digo por este gobierno sino por lo que han pasados. sabemos que el gobierno de nuestro presidente Luis Abinader tiene buenas intenciones y que el actual ministro de Educación Roberto Fulcar está desarrollando programas interesantes como el de las cátedras ciudadanas.  Un problema tan profundo, estructural e histórico no se resuelve de la noche a la mañana pero la ciudadanía también tiene que poner de su parte, las familias, los comunicadores etc. No podemos dejarle todo al gobierno.

Para realmente enfrentar la problemática juvenil en la República Dominicana se debe elaborar un plan en conjunto con los diversos sectores organizados de la sociedad, para concienciar a la población sobre lo que está pasando con nuestros jóvenes, efectuar jornadas de charlas que fomente los valores familiares, espirituales, morales y culturales. Cuando un joven está cimentado en estos valores difícilmente se deja arrastrar por las redes de la delincuencia.

Los jóvenes, los comunicadores y los diversos sectores de la sociedad, debemos organizarnos para, denunciar el mal y presionar al gobierno sin importar el partido que esté en el poder para que invierta más en la juventud, así ocuparlos en asuntos buenos, como el trabajo, los deportes, los clubes y la recreación sana, esto nos va a garantizar una juventud libre de drogas porque su mente esta en cosas positivas.

¿Qué vamos hacer con los delincuentes, lo vamos a matar o a quitarle las dos piernas como hemos escuchado a personas? No, en lo absoluto, estos son seres humanos fracasados en la vida que muchas veces no tienen la culpa de lo que le está pasando ¿Quién no quiere ser una persona exitosa en la vida? Lo que pasa es que a estos individuos se les brinda poca atención y apoyo. Las cárceles de mi país son cementerios de seres vivos. Los individuos salen peor de ahí.

Hay que reivindicar el sistema carcelario, que existe lugares de rehabilitación donde se les dé realmente atención a los jóvenes con problemas de la conducta, a los que no puede vivir en sociedad.

Hay que identificar a los delincuentes, incluyendo los de cuellos blancos, para aislarlo de la sociedad, así no pueden cometer sus fechorías.

Refiriendo en el ámbito local, en mí ciudad natal La fortaleza de mí pueblo Nagua debe trasladarse a la zona rural y ampliarla, que en la parte interna de la misma, exista, una cancha y centro de estudio.

 Estamos totalmente convencido de que debemos unir criterios en común y esfuerzos físicos y mentales para establecer los valores, concomitantemente con los diversos sectores de la sociedad.

Agarrémonos de las manos y cabalguemos juntos hacia la construcción de un sendero más próspero y sostenible… para todos.

Fuente: https://www.lavozdeljoven.net/

Hoy se cumplen 106 años de la invasión de EUA a República Dominicana

En mayo de 1916 Estados Unidos decidió invadir República Dominicana, acción que demostró la estrategia injerencista de ese país en Latinoamérica y el Caribe.

El 16 de mayo de 1916, Estados Unidos puso en marcha su plan intervencionista en República Dominicana. Han pasado 106 años de esa acción militar que vulneró la soberanía de la nación caribeña.

El presidente estadounidense Woodrow Wilson (1913-1921) fue quien ordenó tal ocupación, impulsado por la llamada doctrina Monroe: “América para los americanos”.

La ocupación militar de EE.UU. duró ocho años y modificó al país caribeño. Durante la intervención se produjo la mayor penetración de capital norteamericano, que lentamente se apoderó de los sectores productivos dominicanos, principalmente de la industria azucarera.

Además de ese control económico, los interventores disolvieron la Guardia Republicana, la principal fuerza militar con la que contaba República Dominicana.

Las excusas para la invasión

Con vistas a proteger las rutas del Canal de Panamá cuya construcción ya había comenzado en la época, el presidente norteamericano Theodore Roosevelt (1901 – 1909) trató de impedir la intervención europea que podría producirse debido a las grandes deudas dominicanas con el viejo continente.

En 1907 Estados Unidos asume las deudas aduaneras dominicanas con la firma de una convención mediante la cual se le cedía completamente la administración de las Aduanas, principal fuente de ingresos en aquel momento para la RD. Bajo esta condición, un 50 por ciento de los ingresos serían destinados al pago de las deudas.

La invasión militar de 1916

El 3 de mayo de 1916, el contraalmirante William Banks Caperton obligó al secretario de Guerra de la República Dominicana Desiderio Arias, quien había tomado el cargo en el gobierno de Juan Isidro Jimenes Pereyra, abandonar Santo Domingo con la amenaza de un bombardeo naval a la ciudad.

Tras la salida de Arias los marines norteamericanos comienzan la ocupación del país, controlando toda la nación dos meses después de comenzada la intervención. Los norteamericanos impusieron un gobierno militar bajo el mando del contralmirante Harry Shepard Knapp.

Los invasores impusieron una legislación a la medida de sus intereses en industrias y agricultura, así como la ley de registro de tierras, quedaba así el país caribeño exclusivamente como productor de materias primas para naciones industrialmente desarrolladas.

La voluntad nacional contra el poderoso ejército de ocupación se expresó en grupos guerrilleros que incluían a mujeres, los cuales desarrollaron una guerra de guerrillas que provocó muertes, heridos y daños materiales a todo lo que fuera norteamericano, aunque finalmente fueron superados por las tropas de la naciente aviación estadounidense.

Para finales del siglo XIX Estados Unidos dio paso a una injerencia de forma sistemática en varios países de la región, todas ellas caracterizadas por la intromisión armada y con el objetivo de implementar políticas bajo sus intereses.

Fuente: ecured

Minerd donará La Biblia a estudiantes para una lectura “más libre”

EFE
Santo Domingo, R.D.

El Ministerio de Educación dominicano lanzó este miércoles un programa dirigido a fomentar la lectura en los estudiantes de las escuelas públicas que contempla la donación de libros a cada uno de ellos, entre ellos La Biblia, cuya lectura en las escuelas la ordena la ley pero que no se cumple en la práctica.

A través del programa “Dominicana Lee” se distribuirán miles de libros de la literatura universal, además de biblias, informó el ministro de Educación, Roberto Fulcar.

Fulcar afirmó que durante el año escolar que dará inicio el lunes venidero, el Ministerio de Educación distribuirá “cientos de libros clásicos de la literatura universal a nivel nacional y miles de biblias”, porque se quiere una lectura “más amplia y libre”.

El Congreso Nacional (bicameral) aprobó en el año 2000 una ley que obliga a leer textos bíblicos en las escuelas públicas y colegios privados al menos una vez a la semana.

La Iglesia católica y la evangélica están autorizadas por la ley para instruir La Biblia en las escuelas.

Aunque esa legislación data del año 2000, no fue sino hasta 2018 cuando surgieron amplios debates en el país entre quienes favorecen que se aplique esa ley y los que la rechazan.

Estos últimos recuerdan que la Constitución dominicana establece la libertad de conciencia y de cultos.

El debate se extendió hasta 2019 cuando las autoridades del Ministerio de Educación del Gobierno pasado rechazaron aplicar en las escuelas una resolución de la Cámara de Diputados que exigía la lectura del texto cristiano en las escuelas.

El programa anunciado hoy contempla la realización de festivales de lectura bimensuales, entrega de libros en escuela y comunidades con problemas de conectividad, instalación de puntos de lectura en lugares estratégicos y concurridos como el metro y el teleférico de Santo Domingo, paradas de autobuses, oficinas gubernamentales y parques en alianza con clubes, iglesias, alcaldías y universidades.

Fuente: Listin Diario

La república que se independizó tres veces en 44 años

El 7 de marzo de 1793 comenzó la Guerra de la Convención entre la República Francesa y España, un conflicto que tenía su origen en la ejecución del rey francés Luis XVI apenas dos meses antes, y en la creencia por parte del gobierno español de que la debilidad francesa permitiría reconquistar el Rosellón.

Los cálculos no salieron como se esperaban y los franceses consiguieron ocupar buena parte del norte de Cataluña y de las provincias vascas, un desastre que obligó a España a iniciar las negociaciones de paz que culminarían con el Tratado de Basilea, el 22 de julio de 1795.

El tratado permitió a España recuperar todo el territorio peninsular perdido al sur de los Pirineos, pero a cambio tuvo que ceder a Francia la parte oriental de la isla La Española en el Caribe. Así comenzó lo que los dominicanos llaman el período de la España Boba, que se extendió hasta por lo menos 1821.

Bandera del Estado Independiente de Haití Español
Bandera del Estado Independiente de Haití Español

El caso era que, a pesar de la cesión, en realidad la parte oriental seguía estando bajo control español. Los franceses apenas mantenían un pequeño contingente, formado en su mayoría por soldados negros y mulatos al mando del cuñado de Napoleón, el general Leclerc, y un gobernador.

Éste tenía orden de respetar las costumbres españolas y de no interferir en los asuntos de la isla. Lo cierto era que las riquezas de La Española hacía tiempo que se habían agotado, y ni España ni Francia se preocupaban de Santo Domingo salvo como puesto estratégico militar. Esta dejadez de atención es lo que llevó a los dominicanos a acuñar el término de la España Boba. Al final los españoles se rebelan y derrotan a los franceses en la Batalla de Palo Hincado, el 7 de noviembre de 1808, restaurando la dominación oficial de España en la isla.

Los territorios españoles más ricos ya se habían independizado o estaban en proceso. Incluso Haití había proclamado su independencia de Francia en 1804. En este ambiente se produce la primera independencia dominicana, que es proclamada de manera pacífica por José Núñez de Cáceres y otros intelectuales el 1 de diciembre de 1821 con el nombre de Estado Independiente de Haití Español.

Hispaniola_1820-1822_800x361

No duraría demasiado (apenas dos meses y ocho días) porque el 9 de febrero del año siguiente Haití invade el nuevo estado y se anexiona su territorio, que mantendría por 22 años.

La segunda independencia sucedió el 25 de febrero de 1844. Ese día los dominicanos liderados por la sociedad secreta La Trinitaria toman la fortaleza Ozama en Santo Domingo tomando por sorpresa a la guarnición haitiana e izando la nueva bandera dominicana. Así nació la nueva República Dominicana, un estado democrático con una constitución basada en el modelo francés de separación de poderes.

La guerra contra Haití continuaría todavía hasta 1856, finalizando con las batallas de Sabana Larga y Jácuba con victoria dominicana. Y la república se extendería hasta 1861.

Ese año llegaba al poder de la República Dominicana el general Pedro Santana, que tuvo que afrontar una crisis económica en el país de la cual parece que él mismo había sido en parte responsable (había hecho quebrar al tesoro, embolsándose pingües ganancias para sí mismo).

Fortaleza de Ozama / foto Mariordo en Wikimedia Commons

Lo que se le ocurrió para salir del paso fue nada menos que invitar a España a volver a tomar el control del país, que pasaría a formar parte integral del estado como nueva provincia española. España vio una oportunidad, con los Estados Unidos inmersos en su propia guerra civil, y sin capacidad de oposición. Así, el 18 de marzo de 1861 la anexión fue hecha oficial y Santana se convirtió en el gobernador de la nueva provincia.

Las revueltas comenzaron casi inmediatamente, a lo que España respondió imponiendo la política de bagajes, que confiscaba a los dominicanos cualquier animal de trabajo que tuvieran en su poder. Se impusieron nuevos aranceles e impuestos, lo cual ahogó la economía de la zona y provocó el malestar en las clases comerciantes.

La intención española de recuperar los territorios fronterizos tomados por Haití anteriormente provocaron que los haitianos abandonasen su neutralidad y se pusieran del lado de los rebeldes dominicanos. Así, el 16 de agosto de 1863, con la toma del cerro de Capotillo, comenzó una nueva guerra de independencia, que duraría hasta 1865.

Ese año las cortes españolas se dieron cuenta de que era absurdo mantener una costosa guerra al otro lado del Atlántico, y por un territorio que no necesitaban pues hacía ya tiempo que sus riquezas se habían agotado.

El 3 de marzo de 1865 la reina de España Isabel II firmó la anulación del decreto de anexión, y cuatro meses más tarde las tropas españolas abandonaban la isla. Había nacido la nueva y definitiva República Dominicana, al tercer intento.

Fuente: labrujulaverde.com