Entradas

¿Es seguro que los niños regresen a la escuela?

Los padres tienen que tener en cuenta muchas cosas: sus necesidades relacionadas con el trabajo, la educación y el cuidado de sus hijos; las ventajas del aprendizaje presencial; y la salud y la seguridad de su familia. Los niños pequeños y los niños con necesidades especiales aprenden mejor en la escuela. Los niños de secundaria y de bachillerato pueden ser más capaces de beneficiarse de la enseñanza a distancia.

He aquí algunas cosas en que pensar.

¿Qué medidas de seguridad pueden ayudar?

Las escuelas son más que un lugar para aprender. También son un lugar seguro que apoyan la salud física, mental, social y emocional de los niños mientras los padres trabajan.

Pero son seguros solo si las escuelas usan medidas de seguridad para prevenir la propagación del coronavirus y si la comunidad en la que se encuentran tiene al virus bajo control.

Los expertos en salud, los directores de los centros escolares y los profesores se están esforzando mucho para asegurarse de que las escuelas sean un lugar seguro. Para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus, los centros escolares pueden limitar el tamaño de las clases, escalonar los horarios u ofrecer aprendizaje en línea. Algunas escuelas pueden ofrecer una mezcla de aprendizaje presencial y en línea. Aquellas escuelas que ofrezcan aprendizaje presencial pueden exigir que tanto los niños como los profesores lleven mascarillas, mantengan el distanciamiento social y sigan otras precauciones.

Para enterarse sobre si en su zona los casos están aumentando, disminuyendo o se están manteniendo estables, llame al departamento de salud de su localidad o búsquelo en su sitio web. También se puede informar en su periódico local. En muchas noticias se informa con regularidad sobre la cantidad de casos por áreas o distritos.

¿Es probable que mi hijo enferme de COVID-19 en la escuela?

Es menos probable que un niño contraiga y contagie el coronavirus que un adulto. Los expertos en salud afirman que ir a la escuela con medidas de protección ayuda a proteger a los alumnos y reduce sus posibilidades de que contraigan el virus. Entre estas medidas, se incluyen las siguientes:

  • lavarse las manos y limpiar las superficies a menudo
  • llevar puestas mascarillas o cubiertas de tela para la cara
  • mantener a los niños separados
  • escalonar los horarios
  • agrupar a los mismos alumnos y profesores a lo largo de toda la jornada escolar

Si un niño sano contrae el coronavirus, tiene menos probabilidades que un adulto de presentar síntomas y de ponerse muy enfermo. Y, aunque pueda asustar a los padres, el trastorno inflamatorio llamado síndrome inflamatorio multsistémico, que desarrollan algunos niños después de contraer el coronavirus, es una afección muy poco frecuente.

¿Y si mi hijo u otro miembro de mi familia pertenece a un grupo de alto riesgo?

Es posible que algunas personas puedan enfermarse mucho si contaren el coronavirus. Esto incluye a personas con problemas de salud, como el asma, la diabetes, o con sistemas inmunitarios debilitados, así como a adultos de 65 años en adelante. Los bebés menores de 12 meses de edad se ponen más enfermos al contraer el coronavirus que los niños mayores.

Si su hijo tiene un problema de salud crónico o vive con alguien que pertenece a un grupo de alto riesgo, tendrá que tener en cuenta los riesgos de que su hijo traiga gérmenes de la escuela a casa. Muchas familias con miembros de alto riesgo prefieren optar por el aprendizaje a distancia. El médico de su hijo lo puede ayudar a tomar esta decisión.

¿Va a seguir la escuela de mi hijo todas las medidas de seguridad del COVID-19?

Averigüe cuáles van a ser las precauciones de seguridad que va a seguir la escuela de su hijo. Pregunte sobre:

  • La limpieza y la desinfección. Las escuelas deben seguir las indicaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) sobre la limpieza y la desinfección de las áreas de uso común. Las superficies que se tocan mucho (como las manillas y los pomos de los lavabos, los teclados y los pomos de las puertas) se deben limpiar lo máximo posible, por lo menos una vez al día.
  • Cribado y monitorización de la salud. Las escuelas deben estar pendientes de los síntomas del coronavirus en sus alumnos todos los días. Esto puede incluir tomar la temperatura y hacer revisiones sobre los síntomas, tanto en casa como en la escuela. Si alguien se pusiera enfermo en la escuela, se debería iniciar un proceso de aislamiento de esa persona, informando sobre con quién se ha relacionado y mandándola a su casa. Los alumnos, profesores u otro personal de la escuela se deben quedar en casa si están enfermos. Los niños que hayan estado en contacto directo con personas infectadas por COVID-19 no deben ir a la escuela
  • Cubiertas de tela para la cara. Todos los adultos que estén en un centro escolar deben llevar puestas mascarillas o cubiertas de tela para la cara, al igual que los alumnos de enseñanza secundaria y los de bachillerato. Los alumnos de enseñanza primaria y de preescolar también deben llevar puestas mascarillas o cubiertas de tela para la cara, siempre que sean capaces de llevarlas sin tocarse la cara.
  • Lavado de manos. Tanto los alumnos como el personal del centro se deben lavar la manos con agua y jabón fondo y con frecuencia. También pueden usar gel antiséptico o desinfectante para manos cuando no tengan agua y jabón a mano.
  • Distanciamiento social (también llamado distanciamiento físico). Tanto los adultos como los alumnos deben mantener entre sí una distancia mínima de 6 pies (2 metros) siempre que sea posible. Dentro del aula, separar los pupitres entre sí de 3 a 6 pies (1 a 2 metros) y hacer que los alumnos lleven mascarillas o cubiertas de tela para la cara ayudarán a impedir la propagación del coronavirus.
  • Clase o tamaño del grupo. Algunos centros escolares pueden limitar la cantidad de alumnos de las clases, poner a los alumnos en cohortes, escalonar los horarios o hacer una combinación de clases presenciales y clases en línea. Una cohorte es un grupo de alumnos y profesores que permanecen juntos durante toda la jornada escolar. Consulte al centro escolar de su hijo para saber sobre sus planes específicos relacionados con la seguridad y el COVID-19.
  • Otras maneras de reducir el riesgo. Las escuelas de todo el país están diseñando maneras creativas de reducir la propagación de los gérmenes. Pueden:
    • Hacer clases y actividades en el exterior lo máximo posible.
    • Hacer que sean los profesores quienes se cambien de aula, en vez de los alumnos.
    • Hacer que los alumnos coman dentro de las aulas en vez de hacerlo en el comedor o la cafetería.
    • Marcar el piso para enseñar a los alumnos dónde colocarse y qué recorridos seguir.
    • Hacer que los alumnos se sienten en asientos designados del autobús escolar que estén bien separados entre sí.

Las escuelas que sigan estas prácticas podrán reducir las probabilidades de que el COVID-19 se propague entre su personal y sus alumnos. Pero esto no significa que no pueda haber infecciones. Si hubiera rebrotes, las escuelas deberían tener un plan preparado que puede incluir la distancia a tiempo completo y aprender desde casa.

¿Qué más debería saber?

Si la pandemia de coronavirus sigue cambiando, es importante ser flexible. Siga las indicaciones que le dé la escuela de su hijo y esté preparado para ir haciendo las adaptaciones que sean necesarias.

Saber qué puede esperar y cómo mantener a su hijo seguro ayudará a reducir el riesgo de que su familia contraiga el coronavirus. Puede encontrar más información sobre cómo volver a ir a la escuela con seguridad en el sitio web de los CDC.

Fuente: https://kidshealth.org/

El comienzo del colegio. Periodo de adaptación para niños

El comienzo del colegio es siempre una experiencia diferente para los niños que, en ocasiones, puede resultar dura. Para suavizar esta situación, la primera vez que el niño va al colegio precisa de un periodo de adaptación en el que deben colaborar padres y profesores a partes iguales.

Marta Victorio Blanco, educadora infantil de la Escuela Infantil Mamá Pata, nos descubre cómo debe ser la adaptación de los niños más pequeños a la escuela infantil.

La primera vez del niño en la escuela

Cuando llega el momento de comenzar la andadura escolar por primera vez, se da para los pequeños una situación que, en un primer momento, no es fácil de asimilar.

Y es que, en la mayoría de los casos, acudir a la escuela supondrá la primera vez en la que el niño se separe de su ámbito familiar, donde se siente seguro y protegido. Se encontrará en un lugar nuevo, desconocido para él; con unos compañeros que no conoce y una nueva figura de autoridad, que también le resulta desconocida. Por ello, para hacerles más fácil y llevadero esos primeros días hasta que hacen de la escuela un lugar más donde sentirse seguros, es recomendable realizar el periodo de adaptación.

Es normal que, durante estos primeros días, los niños muestren diferentes tipos de comportamientos disruptivos como respuesta al miedo y a la inseguridad de verse ‘abandonados’ en un sitio desconocido, tales como: llanto, rabietas, timidez, ataques de genio y vómitos. Pero no debemos asustarnos porque es su forma de comunicarnos su descontento y, poco a poco, irán desapareciendo.

El papel de los padres en la adaptación al colegio

Los padres tenéis un papel muy importante durante estos días, ya que vuestra actitud podrá hacer que esta situación sea más llevadera para vuestros hijos. Por tanto, es recomendable que seáis comprensivos con ellos, que les facilitéis este tránsito hablándoles de lo que va a pasar con varios días de antelación.

Podéis acercarlos al centro para que lo vean por fuera y explicarles qué es la escuela infantil y qué relación va a tener con ellos. Intentar comprender sus miedos y temores para saber cómo consolarlos y ayudarles. Y una vez llegado el gran día, evitar las despedidas prolongadas para hacer ese momento más llevadero.

Y, sobre todo, es importante para todos tener en cuenta que cada niño es un mundo particular, diferente a cualquier otro. Por eso, cada uno tendrá una respuesta diferente frente a esta misma situación. Así, los periodos de adaptación tendrán diferente duración en función de la personalidad del niño, y no tenemos que angustiarnos por ello. La mejor respuesta es hacer que todo este proceso de adapación discurra de forma natural.

Fuente: guiainfantil.com

10 consejos para un exitoso regreso a clases

La vuelta a clases no es para nada sencilla, y si no nos organizamos puede convertirse en un caos. Es fundamental que la familia entera se vaya preparando, no solo con la compra de útiles e ideas para los almuerzos, sino también mentalmente.

Para que el comienzo del ciclo lectivo sea un lindo momento para tus hijos, te recomiendo que sigas estos consejos para un exitoso regreso a clases.

#1 Check list

Primero y principal, para que puedas organizarte y tener a tiempo todo lo que se necesita para el comienzo de clases es fundamental definir cuáles son tus pendientes.

Útiles, horarios, almuerzos, guardapolvo, libros… la lista puede ser más larga de lo que pensás.

Colocá post it en la heladera o armá una lista para ir tachando todas las tareas terminadas.

#2 ¡De compras!

Una buena forma de mentalizarse es ir todos de compras por los útiles y elementos pendientes.

Hacerlo junto a tus hijos es una linda actividad para compartir en familia y a la vez es una gran oportunidad para hablar sobre la vuelta a clases, darles consejos y prepararlos para que tengan un buen comienzo.

#3 Ser su sostén

Para algunos niños, el primer día de escuela puede ser causa de estrés y nervios. Por eso, es importante que tanto nosotros como las maestras seamos accesibles y los acompañemos para que se sientan confiados y relajados.

#4 Reunirse con sus compañeros

Antes de comenzar las clases es bueno que tu hijo se reúna con algunos compañeros. De esa forma, se va a integrar mejor y va a perderle el miedo a la vuelta a clases.

Organizá meriendas en casa o salidas que pueda hacer con sus amigos.

#5 Ser optimistas

Como mamás y papás, tenemos una gran influencia sobre nuestros hijos y es importante que les transmitamos pensamientos positivos.

Tenés que animarlo y prepararlo para que vea la vuelta a clases como una posibilidad de juntarse con antiguos compañeros, hacer más amigos y aprender cosas nuevas.

#6 Papás conectados

Por lo general, algún familiar siempre acompaña a los chicos a la escuela. En ese sentido, la entrada y la salida del colegio son una excelente oportunidad para contactarte con ellos y pedirles sus teléfonos.

Ya sea porque querés invitarlos a un cumple o hacer una consulta puntural, siempre es útil estar comunicada con otros papás y mamás.

#7 El descanso sí importa

Es importante que los niños descansen bien durante la noche, sobre todo antes del primer día. Procurá que tengan una buena alimentación y ocho horas de sueño para que estén con energía y ánimos de aprender.

En lo posible, evitá que miren la tele, usen la compu o el celular hasta altas horas.

#8 Armar un calendario

¿A tus hijos les gusta hacer manualidades? ¿Por qué no armar con ellos un calendario con dibujos y colores? Además de ser divertido, puede ayudarlos a organizarse con los deberes y las fechas de las pruebas.

Cumplir con las tareas a tiempo va a hacer que el día a día les sea más fácil durante todo el año.

#9 Actividades extracurriculares

Es bueno que los padres incentiven a sus niños a realizar actividades extracurriculares, como deportes u otros hobbies. Es una gran oportunidad para que se interesen por diferentes cosas, conozcan nuevas personas y vayan formando su identidad.

#10 Metas para el año escolar

Si bien puede parecer ambicioso y exigente, hecho de la manera correcta establecer metas puede ser muy útil. Hablá con ellos sobre las cosas que les gustaría lograr en este año escolar, desde participar en una obra de teatro hasta entender matemática.

Es una buena forma de explorar junto a ellos sus deseos y sentimientos, y de establecer objetivos sanos, que no se basen en la competencia.

Fuente: vix.com