Entradas

Reflexión sobre el tiempo

Aún estás a tiempo para disfrutar tu tiempo que, como sabes, es uno, y uno solo es el real, el hoy, el presente. Al pasado ya se le fue su tiempo. Puedes, si quieres, invertir el tiempo presente “recuperando” el pasado que ya no podrás cambiar.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA
Tiempo y espacio, dos constructos que parecen inseparables y que nos permiten situar el accionar humano en el mundo de lo real o lo imaginario. El espacio, como lugar o escenario en el cual transcurren las cosas, es cambiante. El tiempo, en cambio, se nos muestra como eterno. Todo cuanto transcurre en él cambia, se transforma y termina muriendo o desapareciendo. Mientras, el tiempo sigue su proceso imperturbable. Hemos intentado controlarlo al través de las horas, los minutos y los segundos, como también los milenios, siglos, años, meses, días… y él, el tiempo, no parece conmoverse, ni tiene por qué.

El paso “angustiante” del tiempo se hace evidente, al momento de colocarlo como objeto de nuestra atención. Así como cuando pedimos “un minuto de silencio” por alguna razón de recordación, el tiempo se hace tan extenso e intenso que a los 15 o 20 segundos, damos por terminado el minuto de silencio.

En el tiempo todo se transforma y no bien nos iniciamos en la vida, cuando con el tiempo empezamos a sentir los estragos de su paso, nos hacemos viejos y con ello, la conclusión nuestra existencia. Mientras, el tiempo sigue imperturbable.

Hemos sido testigos de muchas etapas en la vida de la humanidad, pues habiendo pasado por la época primitiva en todas sus manifestaciones evolutivas, las sociedades se han ido transformando hasta llegar al momento de hoy, en que, según dicen algunos “visionarios”, nos encontramos en un momento de cambios profundos e importantes hacia una nueva humanidad. Los contextos han cambiado y con ello los seres humanos mismos, pero el tiempo, en el cual todo transcurrió en esencia, no cambió, pues sigue siendo el mismo.

Podemos intentar detenerlo o dilatarlo, sin embargo, no pasará de ser eso, intentos humanos infructuosos por no querer aceptar el tiempo. El tiempo no envejece, todo lo que transcurre en él, si lo hace.

Hemos intentado todo…

En el Eclesiastés[1], éste pequeño libro del Antiguo Testamento conocido por los biblistas como “Palabras de Cohélet, hijo de David, rey en Jerusalén. Cohelét o Qohélet, no es un nombre propio, más bien un nombre común empleado a veces con artículo, y aunque su forma es femenina, se construye como masculino… que curioso todo esto. Pues en ese extraordinario libro, en su capítulo 3, que lleva como subtítulo “La muerte” (¡Qué paradoja, ¿no?), se nos pone en conciencia de que…

  1. Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo:
  2. Su tiempo el nacer, y su tiempo el morir; su tiempo el plantar; y su tiempo el arrancar lo plantado.
  3. Su tiempo el matar; y su tiempo el sanar; su tiempo el destruir, y su tiempo el edificar.
  4. Su tiempo el llorar; y su tiempo el reír; su tiempo el lamentarse, y su tiempo el danzar.
  5. Su tiempo el lanzar piedras, y su tiempo el recogerlas; su tiempo el abrazarse, y su tiempo, el separarse.
  6. Su tiempo el buscar; y su tiempo el perder; su tiempo el guardar, y su tiempo el tirar.
  7. Su tiempo el rasgar; y su tiempo el coser; su tiempo el callar; y su tiempo el hablar.
  8. Su tiempo el amar; y su tiempo el odiar; su tiempo la guerra, y su tiempo la paz.

Quizás valga la pena mirar si has nacido plenamente y no solo biológicamente, como también poder identificar tu posible cosecha, claro, si es que algo has sembrado; y si has llorado mucho, tal vez es tiempo de reír, y como no… la vida está llena de momentos, algunos para callar y otros para expresar cuanto sentimos. A tantos tiempos de violencia quizás es hora de darnos mayores tiempos de paz. ¿No lo crees?

Es decir, todo cuanto puedas o quieras hacer, solo dispones del momento presente, que es el que existe, y solo podrás hacer una cosa a su tiempo. El tiempo es el núcleo fundamental de la vida, aún tenga o no sentido.

Procurando poetizar con el tiempo y la vida, como de las circunstancias sentimentales que en ella transcurre, Rubén Fuente y Renato Leduc, escriben aquella hermosa canción interpretada por José José e, incluso, Marco Antonio Muñiz con el título “Vamos a darnos tiempo” …

Sabia virtud de conocer el tiempo

A tiempo amar y desatarse a tiempo

Como dice el refrán dar tiempo al tiempo

Que de amor y dolor, alivia el tiempo.

Aquel amor a quien amé a destiempo

Martirizome tanto y tanto tiempo

Que no sentí jamás correr el tiempo

Tan acremente, como en ese tiempo

Amar, queriendo como en otro tiempo

Ignoraba yo aun que el tiempo es oro

Cuanto tiempo perdí

Ay, cuanto tiempo

Y hoy que de amores ya no tengo tiempo

Amor de aquellos tiempos cuanto añoro

La dicha inicua de perder el tiempo

Amar, queriendo como en otro tiempo

Ignoraba yo aun que el tiempo es oro

Cuanto tiempo perdí

Ay, cuanto tiempo

Y hoy que de amores ya no tengo tiempo

Amor de aquellos tiempos cuanto añoro

La dicha inicua de perder el tiempo

Sabia virtud de conocer el tiempo.

Pero al final de cuentas, todo transcurre en el tiempo, incluso el amor y el desamor, como la decisión de no volver a enamorarse.

Llevamos una vida a toda prisa, no reparamos en muchas cosas y, por supuesto en el tiempo menos; mientras la sociedad del cansancio del cual nos habla Byung-Chul Han en su obra con el mismo nombre, nos arropa trayendo con ellas innumerables patologías que afloran por todas partes, volviéndose parte de nuestra cotidianidad como los fármacos que nos prescriben para ellas. En esa vida, por supuesto, tenemos la sensación de que el tiempo “pasa volando”, y como no, si es que no nos detenemos para disfrutarlo con todas las cosas hermosas e interesantes que nos ofrece.

Hoy, como para complicarnos más la vida y perder con más frecuencia el sentido del tiempo, vivimos las horas, los minutos y segundos con los ojos pegados literalmente a una pantalla: del televisor, la tableta, el celular, y tanto es así, que ya se habla de una nueva adicción precisamente, “la adicción a la pantalla”. El mar, las montañas, el río, una flor, la sonrisa de un niño o una niña, la luna, la lluvia tenue sobre las hojas de un árbol, todos ellos se disfrutan mejor si te dedicaras a contemplarlos y experimentarlos de manera directa sin exponerte a los diodos emisores de luz de las llamadas pantallas led.

Así pues, trata de recuperar el tiempo, pues aún estás a tiempo para disfrutar tu tiempo que, como sabes, es uno, y uno solo es el real, el hoy, el presente. Al pasado ya se le fue su tiempo. Puedes, si quieres, invertir el tiempo presente “recuperando” el pasado que ya no podrás cambiar, aunque no niego que puedes aprender de él si te lo propones. Y el tiempo del futuro aún no es. Quizás vale la pena emplear un poco de tu tiempo presente para disfrutarlo hoy, además de prefigurar lo que podrías ser o podrías vivir en el futuro.

[1] Biblia de Jerusalén. Nueva Edición, totalmente revisada. 5ª edición. Editorial Desclée de Brouwer, S.A. 2019. Bilbao

Fuente: acento.com.do

Reflexión de Semana Santa para estudiantes y docentes

La vida ejemplar de Jesucristo nos invita a la reflexión, en Semana Santa, sobre nuestro comportamiento para con nuestros semejantes.

Durante estas fechas se celebra una fiesta religiosa de singular importancia para quien decida observarla.

Se trata de la celebración de los últimos días de permanencia física del maestro Jesús de Nazaret en este planeta, y su importancia radica en lo trascendental de su existencia terrena por la manera en que él eligió vivir en la práctica sus enseñanzas, aun ante las situaciones tan adversas que rodearon su partida.

Los últimos días de Jesús de Nazaret en la tierra estuvieron rodeados de grandes pruebas y dificultades, la mayoría más fuertes de lo que cualquier ser humano creería poder ser capaz de soportar, pero aun así este gran maestro demostró mediante su ejemplo, la grandeza que puede alcanzar el ser humano cuando se pone en contacto con su ser interior y este comienza a manifestarse en obras.

Entre los ejemplos que dio Jesús durante estos días podemos citar el de mantener la dignidad al enfrentar las mayores tribulaciones, el perdonar la traición por comprender la debilidad, mantener la ecuanimidad ante los mayores retos, comportarse compasivamente hasta con sus mayores enemigos.

Además, la fidelidad a sus ideales ante las mayores tentaciones, y así muchos otros pero, tal vez su mayor ejemplo fue el de mantener la confianza en Dios aun a costa de su propia vida y mediante ésta dar fe de la supervivencia del alma más allá del plano material.

La existencia de Jesús tuvo un alto propósito, mostrarnos mediante una vida inmaculada el camino a seguir para acercarnos cada vez más a nuestro padre creador. Una vida dedicada a cumplir la voluntad de Dios manifestada en servir desinteresadamente a la humanidad.

Una vida tan ejemplar como la de este gran maestro nos invita a la reflexión sobre nuestro comportamiento para con nuestros semejantes, nuestra actitud ante las situaciones cotidianas y la manera en que pudiéramos mejorarlas si nos lo proponemos.

Si hacemos aunque sea un pequeño esfuerzo por imitar el ejemplo de Jesús en nuestras vidas, estaremos dando grandes pasos hacia la elevación de la calidad de vida en este planeta y con ello contribuyendo al acercamiento de la humanidad para unirse en una sola raza, donde todos los hombres seamos hermanos y nos miremos los unos a los otros como iguales, reconociendo al Cristo interior en cada uno de nosotros para así permitir que el reino de los cielos se manifieste aquí en la tierra, como una vez lo predijo Jesús.

Estos días son ideales para recordar las enseñanzas de este sublime maestro del amor y la compasión comparándolas con nuestro estilo de vida para así poder establecer un patrón a seguir en nuestra vida diaria en armonía con las lecciones aprendidas de este estudio y de esta manera contribuir al enaltecimiento de los valores humanos en nuestra sociedad.

Fuente: educando.com

Clasificación Curricular: Todos Básica Formación Integral, Humana y Religiosa

12 frases de Schopenhauer que te harán aprovechar mejor la vida

El 21 de septiembre de 1860 moría en el reino de Prusia Arthur Schopenhauer, el filósofo y pensador más importante en lengua alemana del siglo XX. En 1819 se publicó su obra magna El mundo como voluntad y representación, en la que se explora la ética, la estética, la ontología y la teoría del conocimiento con un tema central: El mundo.

Estudiante excelente: cursó Filología Clásica, Historia y Ciencias Naturales, pues consideraba que le ayudarían a ampliar sus conocimientos de filosofía. Su filosofía tardía bebe del budismo, el taoísmo y el hinduismo, así como de Kant, Platón y Spinoza. Todo el hace de su filosofía una de las más elaboradas de su siglo, con una evolución hacia la metafísica que influenciará posteriormente a escritores como Borges, Beckett o Unamuno, así como a científicos del calibre de Einstein.

Aun siguiendo siempre un pensamientos pesimista respecto a los seres humanos —tanto a nivel individual como a nivel social (en este campo más pesimista)—, la literatura de Schopenhauer refleja constantemente un punto de reflexión que nos hace llegar a un final más optimista. Esto lo podemos ver en la magnífica frase: “Bajo el imperio de un interés amoroso, desaparece todo peligro y hasta el ser más pusilánime encuentra valor”.

12 frases que dejan una pequeña pincelada de Schopenhauer, una persona que ayuda a reflexionar sobre las cosas más trascendentales de la vida.

  1. “A la filosofía nada mejor podría ocurrirle que esto: que se suprimieran todas las cátedras universitarias de filosofía. Con ello se eliminarían el mayor de todos los inconvenientes, a saber: que quienes buscan la verdad colisionen con quienes solo buscan un pedazo de pan y cuyas disputas y políticas perturban de múltiples modos a aquellos, pero nunca los ayudan”.
  2. “La especie más barata de orgullo es el orgullo nacional. Pues denota en el que adolece de él la falta de cualidades individuales de las que pudiera estar orgulloso, ya que si no, no se aferraría a lo que comparte con tantos millones.”
  3. “Cuanto más vulgar e ignorante es el hombre, menos enigmático le parece el mundo; todo lo que existe y tal como existe le parece que se explica por sí solo, porque su inteligencia no ha rebasado aún la misión primitiva de servir a la voluntad en calidad de mediadora de motivos”.
  4. “El medio más seguro para no llegar a ser muy infeliz es no pretender ser muy feliz”.
  5. “Hay que pensar como la minoría y hablar como la mayoría”.
  6. “La conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter; de tal manera que se puede afirmar, de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”.
  7. “La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”.
  8. “Solo se puede ser totalmente uno mismo mientras se está solo: quien, por tanto, no ama la soledad, tampoco ama la libertad; pues únicamente si se está solo se es libre”.
  9. “Los hombres vulgares solo piensan en cómo pasar el tiempo. Un hombre inteligente procura aprovecharlo”.
  10. “No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”.
  11. “Pocas veces pensamos en lo que tenemos; pero siempre en lo que nos falta”.
  12. “Tanto prevalece la salud por sobre todos los bienes exteriores que probablemente un mendigo sano sea más feliz que un rey enfermo”.

Fuente: muhimu.es

La maravillosa carta abierta de un profesor a sus alumnos suspendidos

“La vida os va a poner en vuestro sitio a bofetadas, y eso es lo que realmente os quiero ahorrar”, explica Pablo Poó Gallardo.

Pablo Poó Gallardo. Así se llama el profesor sevillano que ha dado una lección de vida a sus alumnos suspendidos vía Youtube. En menos de cinco minutos de grabación, Poó explica a sus estudiantes más rezagados el porqué es tan importante estudiar.

“No sabéis nada de la vida. La vida es una difícil. La vida no te espera, no te comprende, no te hace recuperaciones. Vosotros ahora vivís muy bien. Vuestra única obligación es estudiar, y no la cumplís mucho”, explica el profesor.

Poó pone el acento en el hecho de que la vida que viven ahora mismo sus alumnos, en nada se parece a lo que se van a encontrar en un futuro. “Llegáis a casa y os pagan vuestra comida, vuestros padres os pagan la ropa y vuestros móviles, a los que rompéis la pantalla cada dos por tres. Os pagan hasta vuestros botellones. Pero es que la vida no es esta burbuja en la que vosotros vivís durante los cuatro años de la ESO”.

Y pone el acento en que no es una cuestión de capacidades. “No es que no podáis, es que no queréis. Tenéis capacidad de sobras, lo sabéis, os lo digo todos los días. Vuestro problema no es de capacidad, sino de esfuerzo. Sois unos vagos, lo decimos en clase y hasta os reís, porque lo reconocéis. Pero cuando salgáis de aquí, la vida os va a poner en vuestro sitio a bofetadas. Y eso es lo que realmente os quiero ahorrar”.

Con su discurso, este profesor sevillano intenta abrirles lo ojos a sus alumnos. “Imagina cuando salgas de aquí. ¿Tú crees que si no tienes la nota media suficiente vas a entrar en el ciclo ese que quieres entrar? No vas a entrar, no le vas a dar pena absolutamente a nadie. Entonces qué, otra vez a casa a lamentarte, a comerte con patatas el título de la ESO”.

Su obsesión es que estén preparados para los que se les avecina. ’’Pero maestro, yo para qué quiero saber el romanticismo, a mí eso me da igual’. No tenéis referentes culturales, no entendéis los textos que leemos (…). Cuando vayas a firmar un contrato, a lo mejor estás poniendo tu firma sobre un sueldo, o sobre una jornada laboral que es eterna, y ni te has dado cuenta, y se aprovecharán de vosotros”, advierte.

 Como tú no tienes idea de nada, no sabrás que otros han conseguido ya lo que tú pensabas que era imposible.

Pablo Poó Gallardo

Profesor

Y prosigue: “No tenéis herramientas, no tenéis sentido crítico… ¿Tú no sabes que hace 200 años unos románticos intentaron romper con todo y mandar el sistema a tomar por saco? ¿Qué pasa? ¿Te vas a creer que hay cosas imposibles? ¿Que nunca se podrá ir en contra de lo establecido? Como tú no tienes idea de nada, no sabrás que otros han conseguido ya lo que tú pensabas que era imposible. Parece mentira, pero en las mentes abiertas es más difícil entrar. Una mente cerrada se conquista con mucha facilidad, sólo tiene una puerta”.

“El conocimiento os hará libres. La libertad es fundamental en el día de hoy. Para que no escuchéis la tele y os creáis todos lo que os dicen desde un atril, desde un mitin, para que después vayas al bar y repitas lo que ellos quieren que repitas. Y bueno, con el paro y las chapucillas que vayas haciendo irás tirando. Pero es que hay una vida maravillosa mucho más allá de lo que vosotros os pensáis. Y sólo se va a ganar con esfuerzo. Y lo tenéis que empezar a demostrar desde ahora”, esgrime Poó.

 Una mente cerrada se conquista con mucha facilidad, sólo tiene una puerta .

Pablo Poó Gallardo

Profesor

Por todo ello, este maestro pide a sus alumnos que a partir de enero se dejen de “tonterías”. “Vamos a poner ganas porque algunos, los que quieren que seáis felices desde los doce hasta los 16 años les importáis sólo hasta que termináis la ESO. Y yo he firmado con vosotros un contrato de por vida”, concluye.

 Yo he firmado con vosotros un contrato de por vida.

Pablo Poó Gallardo

Profesor

Fuente: La Vanguardia

El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también.

Uno de los mayores problemas relacionados con el cambio climático es la seguridad alimentaria. Las personas más pobres del mundo, -muchas de las cuales son agricultores, pescadores y pastores-, están siendo los más afectados por las altas temperaturas y el aumento de la frecuencia de desastres relacionados con el clima.

Al mismo tiempo, la población mundial crece de manera constante y se espera que llegue a 9 600 millones de personas en 2050. Para cubrir una demanda tan grande, los sistemas agrícolas y alimentarios tendrán que adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y hacerse más resilientes, productivos y sostenibles. Es la única manera de que podamos garantizar el bienestar de los ecosistemas y de la población rural y reducir las emisiones.

Cultivar alimentos de manera sostenible significa adoptar prácticas que producen más con menos en la misma superficie de la tierra y usar los recursos naturales de forma juiciosa. Significa también reducir la pérdida de alimentos antes de la fase del producto final o venta al por menor a través de una serie de iniciativas, que incluyen una mejor recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructuras y mecanismos de mercado, así como marcos institucionales y legales. Por eso, nuestro mensaje global para el Día Mundial de la Alimentación 2016 es “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”.

El mensaje refleja el momento crucial en el que se produce la celebración, justo antes de la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU, COP 22, del 7 al 18 de noviembre de 2016 en Marrakech, Marruecos.

La FAO hace un llamamiento a los países para abordar la alimentación y la agricultura en sus planes de acción climática e invertir más en desarrollo rural.

Fortaleciendo la resiliencia de los pequeños agricultores, podemos garantizar la seguridad alimentaria de una población del planeta cada vez más hambrienta, a la vez que se reducen las emisiones.

¿Lo sabía?
  • La ganadería es responsable de casi dos tercios de los gases de efecto invernadero agrícolas (GEI), y del 78% de las emisiones de metano agrícolas. La FAO trabaja con los países para mejorar la gestión del ganado y mitigar los efectos del cambio climático. La diversificación en la producción ganadera puede ayudar a mitigar los efectos del cambio climático.
  • El impacto negativo del cambio climático en los recursos naturales -desde la disminución del suministro de agua de calidad a nivel mundial y la degradación del suelo-, subraya la creciente importancia de usar estos recursos de forma sostenible. Una adecuada gestión del suelo y los bosques, por ejemplo, puede llevar a la absorción natural de dióxido de carbono, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • La FAO estima que la producción agrícola debe aumentar en un 60% para 2050 con el fin de alimentar a una población mayor. El cambio climático está poniendo en peligro este objetivo, pero la FAO y sus países miembros están trabajando en diversas soluciones.
  • Más de un tercio de los alimentos producidos en el mundo se pierde o desperdicia. Esto supone alrededor de 1 300 millones de toneladas anuales. El metano emitido por los alimentos en descomposición es 25 veces más potente que el dióxido de carbono.
  • Para 2050, se espera que las capturas de las principales especies de peces disminuyan hasta en un 40% en los trópicos, donde los medios de vida y la seguridad alimentaria y nutricional dependen en gran medida del sector pesquero. El Código de Conducta de la FAO para la Pesca Responsable orienta a los gobiernos y los actores privados en la conservación y gestión de los océanos, ríos y lagos del mundo.
  • La deforestación y la degradación de los bosques se calcula supone entre el 10-11% de las emisiones globales de GEI. La FAO proporciona una serie de herramientas para los propietarios de bosques y otras partes implicadas para la gestión sostenible de los bosques.
  • El mundo pretende lograr el Hambre Cero en 2030: el cambio climático es un reto debe abordarse con el fin de continuar la lucha contra el hambre y alcanzar este objetivo. La FAO ayuda a los países a mejorar el sistema alimentario mundial y alcanzar esta meta.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

¿Qué tan bien estoy haciendo mi rol de padre, madre y/o tutor?

Para responder a cada cuestionante utilice los códigos sugeridos: Rara vez (1),  A veces (2) y/o  Seguido (3)
  1. Esperar a manejar los problemas hasta que me haya tranquilizado.
  2. Decir “Te Quiero”.
  3. Ayudar a mi adolescente a entender cuáles son las reglas.
  4. Pasar tiempo divertido junto con la familia.
  5. Hacerle saber a mi adolescente cuales son las consecuencias de romper una regla.
  6. Dar un cumplido y premios especiales cuando mi adolescente sigue las reglas.
  7. Cumplir con las consecuencias cada vez que ella o el rompa las reglas.
  8. Dar abrazos.
  9. Asistir a las conferencias en la escuela para padres de familia.
  10. Ir a ver a mi adolescente en deportes, música y otras actividades.
  11. Explicarle cuáles son sus quehaceres y cuando deben estar terminados.
  12. Pasar tiempo especial a solas con mi adolescente.
  13. Hacerle saber a mi adolescente las razones por las cuales tenemos las reglas.
  14. Apoyar y entender a mi adolescente cuando está desilusionado(a).
  15. Tener horarios regulares para las tareas.
  16. Hacerle saber a mi adolescente que estoy orgulloso (a) cuando logra un objetivo.
  17. Trabajar junto con mi adolescente para resolver problemas que hubiera en casa.
  18. Tratar de ver las cosas desde el punto de vista de mi adolescente.
  19. Hacerle saber a mi adolescente lo que espero acerca de la escuela, alcohol, fumar y uso de drogas.
  20. Ayudar a mi adolescente a pensar cómo manejar situaciones difíciles con amigos o en la escuela.
Lectura de resultados

Respuestas

Mayoría 1. Los resultados que te han traído hasta aquí  denotan que tu hijo o hija está demandando tu atención. Trata de recuperar esos detalles que le recuerdan a tu hijo que es un ser especial y amado. Expresando tus sentimientos, lograrás hacer un gran cambio en la relación de ustedes, limarás asperezas y descubrirás el amor y admiración que puede llegar a sentir tu hijo por ti.

Mayoría 2. Estas en el medio, es decir, no eres un padre totalmente detallista, pero tampoco eres un padre neutro. Estás a un paso de demostrarte a ti mismo que puedes ser mejor, que puedes optimizar esa relación de padre e hijo. Comienza por pensar en esos detalles que se te están escapando de las manos y luego, a ponlos en práctica.

Mayoría 3. ¡Enhorabuena!, eres un excelente padre, asumes tu  rol correctamente y  has logrado desarrollar en tu hijo esa confianza que necesita para aceptarse y aceptar su entorno. Sigue así, siendo un padre modelo y podrás predicar con tu ejemplo a otros.