Entradas

Reflejos de una depresión temprana

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Una señal de que algo no anda bien es el inusual comportamiento aislado o agresivo que pueda estar reflejando tu hijo.

Para muchos padres es difícil descifrar si su hijo está atravesando una depresión, en ocasiones, esta es la excusa más frecuente: “Nunca me di cuenta que mi hijo estaba depresivo”. El error podría ser que no ha existido una comunicación de padre a hijo.

Pero como dice el refrán: «Nunca es tarde». Comenzar a hablar con tu hijo y descubrir qué está pasando en su diario vivir, sería el paso más importante para evitar ese estado de tristeza, desolación y oscuridad, denominado depresión.

Una señal de que algo no anda bien es el comportamiento aislado o agresivo que reflejen. Si como padre te has acercado a tu hijo y recibes respuestas como un “no” o un “déjame solo”, lo recomendable no es abandonar la situación, sino ayudarlo. En caso de que no te sientas con la orientación adecuada, puedes buscar ayuda profesional.

¿Cómo detectar tipos de comportamientos extraños?

Según el artículo: “Creo que mi hijo está deprimido” del portal understood.org, los signos y los síntomas de depresión en los niños incluyen:

•Irritabilidad o ira
•Sentimientos de tristeza y desesperanza que no mejoran con el paso del tiempo
•Retirada social
•Sentimiento de sentirse rechazado con facilidad
•Cambios en el apetito, ya sea un aumento o una disminución del apetito
•Dormir mucho más o mucho menos
•Episodios frecuentes de gritos o llantos
•Baja energía por varias semanas
•Quejas de molestias físicas (tales como dolores de estómago o de cabeza) que no se mejoran con tratamientos
•Dificultades para funcionar de manera normal en que lo hacía antes en su hogar, con amigos, en la escuela, durante las actividades fuera de la escuela, en relación con sus intereses y sus costumbres
•Sentimientos de desvalorización o culpa
•Dificultades para concentrarse
•Hablar o pensar en la muerte o en el suicidio

El artículo informa que también los adolescentes (incluso más que los jóvenes), pueden vivir estados de depresión. Siendo la irritabilidad y el mal humor los comportamientos más acentuados.

Dentro de los síntomas de depresión en la adolescencia, están los siguientes:

•Pérdida de interés en pasatiempos y actividades con las que acostumbraba a entretenerse
•Aislamiento de los amigos y de la familia
•Cambios de apetito
•Cambios en el dormir
•Irritabilidad o tristeza
•Cambios en el rendimiento académico

Buscar ayuda para tu hijo

La principal ayuda es hablar con tu hijo, hacerle preguntas que te lleven a saber qué le está ocurriendo, cuál es la causa de sus comportamientos. La periodista y escritora, Carla Martínez, dice que: “Lo importante es establecer un vínculo de comunicación, un entorno de confianza que permita acercarte a tu hijo para poder ayudarle”.

En dado caso que la situación no mejore, lo recomendable es que busques ayuda profesional para tu hijo.

(+) Terapias

El portal medlineplus.gov, presenta tipos diferentes de psicoterapia, tales como:

1. La terapia cognitiva conductual le enseña a su hijo a razonar cuando enfrenta pensamientos negativos. Su hijo será más consciente de sus síntomas y conocerá lo que hace que su depresión empeore y las destrezas para resolver el problema.

2. La terapia de familia es útil cuando los conflictos familiares están contribuyendo a la depresión. El apoyo de la familia o los maestros puede ayudar con los problemas escolares.

3. La terapia de grupo puede ayudar a los adolescentes a aprender de las experiencias de otros que están luchando con el mismo tipo de problemas.

(+) ¿Qué más puedes hacer?

La depresión es una condición seria que no debe ser ignorada.

Es importante recordar que también es una condición que puede mejorar con tratamiento. Si su hijo está mostrando síntomas, hable con su doctor acerca de esto. Juntos pueden decidir cuál es el mejor camino a seguir, consejería, medicación o una combinación de ambos.

Los padres pueden asociarse con el personal de la escuela para monitorear los signos de depresión de sus hijos.

14 beneficios del ballet que debes conocer

Además de ser una hermosa disciplina, tu peque puede tener muchas ventajas al practicar ballet.

El ballet requiere gran concentración a nivel mental, además de flexibilidad, coordinación y ritmo musical a nivel físico. Tiene tantos beneficios que se recomienda comenzar a practicarla desde los 3 o 4 años, que es cuando el aparato locomotor puede asimilar e interiorizar con más facilidad y soltura los movimientos y técnicas de la danza. Entre los múltiples beneficio se encuentran:

 Estimula la circulación sanguínea y el sistema respiratorio
  1. Favorece la eliminación de las grasas y el control de peso.
  2. Ayuda a corregir malas posturas.
  3. Se logra una mayor elasticidad.
  4. Ejercita la coordinación, la agilidad de movimientos y el equilibrio
  5. Colabora en el desarrollo muscular y la forma de la columna.
  6. Ayuda al desarrollo de la psicomotricidad.
  7. Permite mejorar el equilibrio y los reflejos.
  8. Puede corregir problemas como el ‘pie plano’ ya que gracias a las posiciones que adopta el pie durante una clase, la mayor parte del tiempo arqueado, pueden hacer que poco a poco se corrija el defecto.
  9. Desarrolla la expresión corporal, el oído y la memoria.
  10. Ayuda a la socialización y a superar la timidez.
  11. Relaja y libera adrenalina.
  12. Mejora la autoestima y aumenta la confianza del pequeño.
  13. Reduce síntomas de estrés o ansiedad.

Fuente: www.padresehijos.com.mx/