Entradas

No es el Internet ni tu celular, WhatsApp, Instagram y Facebook están fallando

No, no es tu celular, tampoco es tu conexión a Internet o que tus datos se te han terminado, estas tres aplicaciones están fallando a nivel mundial.

Uno de los temores más grandes que surgieron cuando Facebook comenzó a adquirir otras plataformas de mensajería y redes sociales como lo son WhatsApp e Instagram fue que en caso de que los servidores de Facebook fueran vulnerados el resto de las aplicaciones que tiene bajo su poder también sufrieran.

Hoy es tal caso. Si bien aún se desconoce el motivo detrás de la falla de las tres aplicaciones, los usuarios han estado batallando en las primeras horas del día con el envío de imágenes principalmente.

 

No es el Internet ni tu celular, WhatsApp, Instagram y Facebook están fallando 1

 

En el caso de WhatsApp, las imágenes no se pueden descargar apropiadamente, además de que otras funciones como el envío de stickers tampoco funciona adecuadamente.

 

No es el Internet ni tu celular, WhatsApp, Instagram y Facebook están fallando 2

 

En Facebook e Instagram se enfrentan a un caso similar: los problemas se presentan al iniciar sesión, o bien si el usuario ya está loggeado, las imágenes y las historias tampoco son visibles. Del mismo modo, no es posible subir cualquier tipo de contenido a estas redes sean historias o imágenes del feed o muro.

 

No es el Internet ni tu celular, WhatsApp, Instagram y Facebook están fallando 3

 

Estos problemas han llevado a los usuarios a redes como Twitter para denunciar las fallas e incluso para jactarse de la estabilidad que aparenta tener Twitter, red social que no ha presentado ningún problema de este tipo en meses y menos a escala mundial.

Fuente: culturacolectiva.com

Mi hijo pudiera tener dificultades de aprendizaje y de atención

 Amanda Morin

¿Se pregunta si las dificultades de aprendizaje o de atención están causando los problemas que tiene su hija en la escuela o en la casa? Si es así, usted no es el único. Uno de cada cinco niños tiene dificultades de aprendizaje y de atención, pero con la ayuda adecuada pueden progresar en la escuela y en la vida.

Estos son pasos que puede seguir para determinar si su hija tiene dificultades de aprendizaje y de atención, y qué hacer a partir de ahí.

Conozca qué destrezas pueden verse afectadas por las dificultades de aprendizaje y de atención

El término “dificultades de aprendizaje y de atención” incluye una amplia variedad de problemas que los niños pueden enfrentar en la escuela, en el hogar y en al comunidad. Estas dificultades que afectan el cerebro de manera permanente puede causar problemas para leer, escribir, con las matemáticas, la organización, la concentración, las habilidades sociales o las habilidades motoras.

No se trata de que los “niños sean perezosos”. Y tener esas dificultades no significa que el niño no sea inteligente. Lea más acerca de lo que son las dificultades de aprendizaje y de atención y lo que no son.

Conozca los pilares del desarrollo

Puede ser difícil saber si está observando señales de dificultades de aprendizaje y de atención en su hija si no está seguro cuáles son las habilidades típicas a su edad. Conozca qué esperar en lo referente al desarrollo en los estudiantes de preescolar, primaria, escuela media y bachillerato. Esto puede ayudarlo a tener una idea más clara sobre si su hija está desarrollando acorde con su edad. Puede que también quiera revisar cuáles son las habilidades académicas que los niños usualmente aprenden en los diferentes grados escolares.

Anote las cosas que le preocupan

Observe a su hija y anote las cosas que le preocupan. Esto lo ayudará a encontrar patrones que pueden conducir a soluciones. Por ejemplo, si nota que su hija tiende a frustrarse con la lectura, puede informarse acerca de qué causa los problemas para leer y cómo ayudarla. Puede hacer lo mismo si observa que su hija tiene problemas con la concentración, la escritura, las matemáticas, la organización, la comprensión auditiva, las habilidades sociales o las habilidades motoras.

Mientras observa lo que es difícil para su hija, también anote sus destrezas. Conocer las destrezas de su hija puede hacer más fácil que la ayude a manejar sus las áreas problemáticas.

Averigüe lo que está pasando en la escuela

Hable con la maestra de su hija para enterarse de lo que ella ha observado. ¿Su hija está teniendo problemas para reconocer las letras o hacer rimas? ¿La lectura, la escritura o las matemáticas son difíciles para ella? ¿Su hija se distrae más o pone menos atención que otros niños de su edad? ¿Tiene dificultad para hacer amigos?

Si su hija es mayor, pregúntele cómo le va en la escuela. También es recomendable que se informe si el hecho de tener varios maestros, diferentes asignaturas y expectativas le causa problemas.

Hable con el médico de su hija

Pida una cita para discutir las cosas que le preocupan. Es preferible que su hija no esté presente durante esa conversación. Antes de la cita, aprenda diferentes términos que podría escuchar de los médicos. Lleve sus anotaciones a la cita y no deje de mencionar las cosas que le preocupan a la maestra.

Comente sobre solicitar una evaluación gratuita en la escuela o la intervención temprana

Hay diferentes tipos de ayuda disponibles dependiendo de la edad de su hija. Usted puede solicitar una evaluación de intervención temprana para los niños más pequeños. Y su distrito escolar puede realizar una evaluación educativa gratuita en niños a partir de los 3 años de edad hasta el bachillerato. Esa evaluación proporciona información que puede identificar cualquier dificultad que su hija presente y proveer orientación sobre el tipo de soporte que necesita en la casa y en la escuela.

Tenga en cuenta que la escuela puede que hable sobre las dificultades de aprendizaje y de atención de manera diferente a como lo hace el médico de su hija. Vea algunos ejemplos de las diferentes formas en que los profesionales pueden referirse a las problemas de su hija.

Considere consultar con un especialista

Pida a su pediatra que le recomiende especialistas que puedan evaluar las dificultades de aprendizaje y de atención o descartarlas. Puede que tenga que pagar la evaluación, a menos que tenga un seguro médico que la cubra. Es recomendable averiguar dónde puede obtener una evaluación gratuita o a bajo costo fuera de la escuela.

Reúnase con la escuela o la agencia de intervención temprana

Reúnase con la escuela o con el equipo de intervención temprana para discutir los resultados de la evaluación. Puede ser de ayuda presentar los resultados de cualquier evaluación externa que se haya hecho. Conjuntamente podrán determinar si su hija es elegible para un Programa de Educación Individualizado (IEP, por sus siglas en inglés), un Plan de Servicio Familiar Individualizado (IFPS, por sus siglas en inglés) o un plan 504.

Dé los siguientes pasos basándose en las dificultades específicas de aprendizaje y de atención de su hija

Después de seguir estos pasos tendrá una idea más clara de lo que está causando el problema de su hija, pero puede que aún así no esté seguro. Averigüe qué hacer si le preocupa que su hija pudiera tener una dificultad específica, como la dislexia o el TDAH. O puede averiguar qué hacer si su hija fue recientemente diagnosticada con una dificultad de aprendizaje o de atención.

Escuche y relaciónese con otras familias

Lea historias personales de padres de chicos que tienen dificultades de aprendizaje y de atención. Averigüe qué hubiesen querido saber antes. Y considere relacionarse con otras familias en nuestra comunidad. Conocer sus experiencias y escuchar sus sugerencias pueden ayudar a aclarar la confusión y hacer el camino más fácil.

Fuente: Understood.org

Excelentes láminas matemáticas: pasos para resolver un problema

Sin duda resolver problemas de matemáticas es uno de los mayores desafíos que tienen los niños en el colegio. ¿Por qué? pues como hemos dicho en otras ocasiones la comprensión de lo que leen los niños es uno de los puntos débiles en la educación. Puedes ayudar a tu hijo a resolver estos problemas enseñándole  algunas técnicas.

Veamos algunas claves:

1- Para resolver un problema matemático lo primero que debemos identificar es qué es lo que nos están pidiendo, saber dónde queremos llegar o que debemos conseguir, es decir, identificar la incógnita, si no comprendemos este punto es muy difícil llegar a una solución para el problema. Una técnica es resumir el problema con nuestras propias palabras.

2- Otro punto muy importante es saber aplicar las operaciones matemáticas como sumas, restas multiplicaciones, divisiones y otras operaciones.

– La suma se relaciona con añadir, agregar, juntar o reunir, elementos de una misma clase.

– Restar es separar o quitar una cantidad de otra.

– Multiplicar es equivalente a sumar un número tantas veces como dice otro número, por ejemplo: Nicolás lleva 2 galletas diarias de colación al colegio ¿cuántas galletas consume a la semana? Tenemos el primer dato que son las 2 galletas y el segundo dato son los días de colegio en una semana, que son 5. Entonces la operación es 2 x 5.

– Dividir es repartir un número en varias partes iguales.

Teniendo claro a que equivale cada operación es más fácil saber cuál aplicar en cada caso.

3- Luego de  entender el problema debemos identificar los datos que se nos entregan y plantearlas de acuerdo a la operación que más nos sirva.

4- Por último debemos repasar los pasos que dimos comparándolo con el problema dado para ver y comprobar si nos hemos equivocado en algo. Luego de esto podremos decir que tenemos la solución al problema.

 Fuente:  Didácticos Amaris Ballesteros en  orientacionandujar

Cómo identificar los problemas de aprendizaje en los niños

Los problemas de aprendizaje afectan a 1 de cada 10 niños en edad escolar. Estos problemas pueden ser detectados en los niños a partir de los 5 años de edad y constituyen una gran preocupación para muchos padres, ya que afectan al rendimiento escolar y a las relaciones interpersonales de sus hijos. Un niño con problemas de aprendizaje suele tener un nivel normal de inteligencia, de agudeza visual y auditiva.

Es un niño que se esfuerza en seguir las instrucciones, en concentrarse y portarse bien en su casa y en la escuela. Su dificultad está en captar, procesar y dominar las tareas e informaciones, y luego en desarrollarlas posteriormente. El niño con ese problema simplemente no puede hacer lo mismo que los demás, aunque su nivel de inteligencia sea el mismo.

8 pistas para detectar problemas de aprendizaje en los niños

El niño con problemas de aprendizaje específicos presenta patrones poco usuales, a la hora de percibir las cosas en el ambiente externo. Sus patrones neurológicos son distintos a los de otros niños de su misma edad. Sin embargo, tienen en común algún tipo de fracaso en la escuela o en su comunidad.

Cuando un niño tiene problemas para procesar la información que recibe, le delata su comportamiento. Los padres deben estar atentos y observar las señales más frecuentes que indican la presencia de un problema de aprendizaje:

– Dificultad para entender y seguir tareas e instrucciones.

– Problemas para recordar lo que alguien le acaba de decir.

– Dificultad para dominar las destrezas básicas de lectura, deletreo, escritura y/o matemática, por lo que fracasa en el trabajo escolar.

– Dificultad para distinguir entre la derecha y la izquierda, para identificar las palabras, etc. Puede presentar tendencia a escribir las letras, las palabras o los números al revés.

– Falta de coordinación al caminar, hacer deporte o llevar a cabo actividades sencillas como sujetar un lápiz o atarse el cordón del zapato.

– Facilidad para perder o extraviar su material escolar, libros y otros artículos.

– Dificultad para entender el concepto de tiempo, confundiéndo el ‘ayer’, con el ‘hoy’ y/o ‘mañana’.

– Tendencia a la irritación o a manifestar excitación con facilidad.

Características de los problemas de aprendizaje

Los niños que tienen problemas del aprendizaje con frecuencia presentan, según la lista obtenida de When Learning is a Problem/LDA(Learning Disabilities Association of America), características y/o deficiencias en:

Lectura (visión) El niño se acerca mucho al libro; dice palabras en voz alta; señala, sustituye, omite e invierte las palabras; ve doble, salta y lee la misma línea dos veces; no lee con fluidez; tiene poca comprensión en la lectura oral; omite consonantes finales en lectura oral; pestañea en exceso; se pone bizco al leer; tiende a frotarse los ojos y quejarse de que le pican; presenta problemas de limitación visual, deletreo pobre, entre otras.

Escritura Invierte y varía el alto de las letras; no deja espacio entre palabras y no escribe encima de las líneas; coge el lápiz con torpeza y no tiene definido si es diestro o zurdo; mueve y coloca el papel de manera incorrecta; trata de escribir con el dedo; tiene un pensamiento poco organizado y una postura pobre.

Auditivo y verbal El niño presenta apatía, resfriado, alergia y/o asma con frecuencia; pronuncia mal las palabras; respira por la boca; se queja de problemas del oído; se siente mareado; se queda en blanco cuando se le habla; habla alto; depende de otros visualmente y observa al maestro de cerca; no puede seguir más de una instrucción a la vez; pone la tele y la radio con volumen muy alto.

Matemáticas El alumno invierte los números; tiene dificultad para saber la hora; pobre comprensión y memoria de los números; no responde a datos matemáticos.

Fuente: guiainfantil.com

Una innovadora plataforma digital impulsará el financiamiento ecológico

La “Green Digital Finance Alliance”, una innovadora iniciativa para aprovechar las tecnologías digitales para catalizar la financiación que aborda los problemas ambientales a nivel global, fue puesta en marcha durante la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de 2017 que se llevó a cabo en Davos, Suiza, por sus dos fundadores, Ant Financial Services Group (Ant Financial), el principal proveedor de servicios financieros en línea y móviles de China, y el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

La financiación del desarrollo sostenible es uno de los mayores desafíos de nuestra era. Hacerle frente a este desafío requerirá ambición, innovación y compromiso, respaldados por una colaboración eficaz. Las finanzas digitales pueden generar riesgos, oportunidades, incentivos y opciones para la toma de decisiones a lo largo de toda la cadena de valor financiera. La Green Digital Finance Alliance se ha comprometido a impulsar esos cambios a través de la innovación del mercado, de actividades de colaboración y de una mayor sensibilización del público sobre el desarrollo sostenible y las opciones del estilo de vida ecológico.

“La Green Digital Finance Alliance es una alianza original que garantiza que podemos alinear el futuro sistema financiero global, impulsado con tecnología fintech, con el desarrollo sustentable. El Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas se siente honrado de colaborar con Ant Financial para hacer que las finanzas ecológicas sean una parte integral de la vida cotidiana de cada persona y empresa”, dijo Erik Solheim, director ejecutivo del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

Una de esas innovaciones es la aplicación de Ant Financials que proporciona a sus usuarios una cuenta de carbono junto con sus cuentas de crédito y ahorro. Actualmente, los 450 millones de usuarios de Ant en China pueden analizar su huella de carbono, la cual es generada a través de algoritmos a partir de su historial de transacciones financieras, y obtener créditos de “energía verde” al reducir su huella. Ant Financial ha integrado esto en una experiencia que utiliza los medios de comunicación social, además de haberse comprometido con un programa adicional de compensación de carbono a través de la plantación de árboles. Hasta la fecha, 72 millones de usuarios están participando en la aplicación.

El número de personas que se inscribió el día de la puesta en marcha de la aplicación fue casi el equivalente de la población de Suiza. Cada día decenas de millones de usuarios visitan su Ant Forest para cultivar sus árboles virtuales al tiempo que reducen sus emisiones de carbono.

“Ant Financial cree firmemente en las finanzas ecológicas. Varios de nuestros productos y servicios han venido contribuyendo al desarrollo sostenible. Al aprovechar el Internet móvil, la computación en nube y los grandes volúmenes de datos, podemos instar a nuestros cientos de millones de usuarios a que participen en un estilo de vida ecológico”, dijo Eric Jing, director ejecutivo de Ant Financial.

La Alianza, por ser una alianza global, incluirá empresas innovadores de finanzas digitales y partes interesadas que participen activamente en acelerar tales innovaciones y en ampliar su covertura internacional.

“Obtener financiamiento a un precio adecuado para las personas adecuadas en el momento adecuado será fundamental para garantizar el acceso a la energía limpia para todos y para enfrentar el desafío del cambio climático. Las finanzas digitales pueden ser una poderosa herramienta para desbloquear las barreras a la inversión y empoderar a las personas para enfrentar el desafío y aprovechar la oportunidad de un futuro limpio y asequible”. Rachel Kyte, directora ejecutiva, Energía Sostenible para Todos.

Fuente: blogdreff

 

¿Por qué algunos niños se lastiman a sí mismos?

Mónica Toro

Jalarse el pelo, arañarse, rasguñarse, morderse y golpearse la cabeza contra el piso son algunas conductas autoagresivas -lastiman- que pueden tener los niños. Las razones de estas actuaciones, según el siquiatra infantil Germán Casas, pueden ser de tres tipos: sicológico, neurológico o manipulación.

El primero se refiere al pequeño que se lastima después de un enojo o inconformismo, con el fin de llamar la atención. “Es el que después de que el adulto le niega un helado, el infante se agrede, creyendo que con esto llamará la atención y conseguirá lo que desea”.

Este tipo de niño, según Casas, es consciente de su agresión y evita, en la mayoría de los casos, lastimarse fuerte. Es decir, controla la fuerza con la que se pega, ya que solo busca ser complacido. Otro caso es el de aquel menor que se lesiona debido a la ansiedad, soledad, depresión y poca tolerancia a la frustración. Además, encuentran en la autoagresión la estimulación que les hace falta. “Estos son pequeños que carecen de amor y compañía, pero sobre todo del cuidado de los adultos, por lo que incluyen la autolaceración en un intento desesperado de tener un apego propio”, indica Casas.

También puede ser el resultado, afirma la sicóloga Sandra Jaramillo, de una respuesta a la separación de sus padres, de problemas escolares, económicos y familiares en los que el niño se ve involucrado. Sin embargo, la causa que requiere más cuidado es neurológica. Según el neurólogo pediatra Álvaro Izquierdo, el déficit de atención con impulsividad, el cuadro sicótico, el autismo, el retardo mental y las anormalidades metabólicas podrían ser algunas causas por las cuales los niños se agreden a sí mismos, ya que los aleja del mundo real y no les permite diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal, sufriendo así una alteración de la sensibilidad.Investigadores han encontrado que desequilibrios en los neurotransmisores podrían causar conductas autoagresivas, ya que algunas sustancias podrían incrementar su producción o liberación, lo que aumentaría el grado de irritabilidad; además, el pequeño no experimenta ningún dolor mientras se hace daño.

¿Qué hacer?

Antes de diagnosticar al pequeño, la sicóloga Sandra Trujillo señala que lo más importante es revisar si ese comportamiento del menor ha sucedido una o varias veces y si los episodios los hace con varias o solo con una persona determinada. Eso, en realidad, dará un primer paso para que los expertos especifiquen las causas y los tratamientos que se seguirán. Por lo tanto, Trujillo sugiere que en la primera autoagresión que vean de los hijos, los padres ignoren, calmen y, luego, les expliquen las razones por las cuales no se debe actuar con maltrato. “Es fundamental tener claro que si la autoagresión se repite, los adultos deben buscar asesoría de un experto, para descartar cualquier lesión sicológica o neurálgica”, indica Trujillo.

Los tratamientos para la autoagresión dependen de la causa que la ocasionen; pero pueden ser sicológicos o conmedicamentos.

Tenga en cuenta

• Trate de resolver la autoagresión en casa, si esta fue ocasionada por una pataleta.
•  Hable con su pequeño e indague por las razones de la autoagresión.
• Bríndele abrazos, caricias y compañía, quizás se siente solo.
• No lo ofenda ni regañe cuando él se autolastime, puede ser contraproducente.
• No espere a que las autoagresiones se den más de dos veces. Visite al especialista cuando estas continúen.
• No considere que el maltrato es una manera de ellos conocer su cuerpo y el mundo.
• Nunca automedique.

Atender a tiempo

Toda autoagresión debe tener tratamiento, afirma el siquiatra infantil Germán Casas. Si los padres evaden la experiencia de un especialista para tratar a su hijo cuando se lastima a sí mismo para llamar la atención, podría volverse una costumbre hasta llegar, incluso, a afectarse a sí mismo con objetos que estén a su alcance. “La agresión podría llegar hasta la adolescencia”,  indica Casas.

Entre tanto, los menores con diagnóstico de agresión patológica y que no son evaluados ni medicados, explica Casas, podrían mutilarse y hasta tener un aumento en el umbral del dolor, lo que podría llevarlos a sentir que el dolor es un placer.

Fuente: abc del bebé

Alumnos con dislexia: estrategias para educadores

Prof. María Trinidad Iglesias Musach

La dislexia es una deficiencia de la lectura, la escritura y el aprendizaje. Su causa es una alteración de las zonas cerebrales del lenguaje. Afecta a un 5% de los niños de 7 a 9 años, sobre todo varones. Se le atribuye una base genética y no está relacionada con la inteligencia. Sus manifestaciones son muy variadas, dependiendo de la edad del niño y de la intensidad del trastorno. Se pueden observar déficits en las funciones relacionadas con la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla. En la etapa preescolar ya se pueden detectar alteraciones significativas en el lenguaje, la motricidad, la percepción y la falta de madurez en general, por lo que, sabiendo que no se cura sólo con el paso del tiempo, se requiere de un diagnóstico temprano para poder ayudar el niño oportunamente. Por ello, los educadores no deben dudar en consultar ante las primeras sospechas de dislexia.

¿Por qué se produce?

 Para entender que ocurre en el cerebro de un niño con dislexia, conviene explicar de manera sencilla cómo funciona éste y cómo se lleva a cabo el proceso de la lectura: El cerebro humano está formado por dos hemisferios derecho e izquierdo, que se comunican entre sí. Cada hemisferio está especializado en ciertas funciones. El hemisferio izquierdo se especializa en los procesos de lenguaje, mientras que el derecho se especializa en la información visual y espacial. Además, no trabajan exactamente del mismo modo, sino que el hemisferio izquierdo procesa la información secuencialmente, o sea, unos datos tras otros, mientras que el derecho lo hace simultáneamente, o sea, muchos datos a la vez. Al leer, se combinan los dos tipos de estrategias en el manejo de la información por ambos hemisferios. Pero en los niños disléxicos, la disfunción o fallo en el hemisferio izquierdo afecta la velocidad de procesamiento de la información, lo que incapacita al niño para procesar cambios rápidos de estímulos o sucesiones, tanto en el área visual como auditiva. Conocer cuál es la alteración concreta que causa la dislexia es más difícil. Los enfoques cambiaron en los últimos treinta años y actualmente, los estudios se centran en la relación existente entre el lenguaje hablado y el escrito, intentando comprender la naturaleza y la calidad del análisis fonema grafema, es decir la relación pronunciación – escritura y la automatización durante la lectura. Si bien, hay distintos tipos de dislexia de acuerdo a las alteraciones presentadas, se atribuye al fallo fonológico la base patogenética de las dislexias.

¿Cuáles son los síntomas que deben alertar al educador?

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje, por lo tanto evolutivo y los síntomas cambian a medida que el niño crece. Así ya es posible apreciar en la etapa preescolar pequeños detalles o signos que pueden hacernos sospechar que un niño es disléxico. Entre los 6 a 12 años los síntomas son más evidentes, o al menos, más conocidos. A partir de los 12 años se hacen muy claras las alteraciones del aprendizaje. Para que un niño sea disléxico, no es necesario que presente todos los síntomas que a continuación se detallan, aunque tampoco lo es por observarse sólo alguno de ellos.

Preescolares (niños de 3 a 5 años)
  • Desarrollo lento del vocabulario y retraso en el desarrollo del habla con dificultades para articular o pronunciar palabras.
  • Torpeza al correr, saltar y brincar.
  • Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas
  • Falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad. · Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cierre o cremallera.
  • Retraso para memorizar los números, el abecedario, los días de la semana, los colores y las formas.
  • Falta de control y manejo el lápiz y de las tijeras.
  • Aparición de conductas problemáticas en sus habilidades sociales.
  • Escolares (niños de 6 a 11 años)
  • Invierte letras, números y palabras.
  • Confunde el orden de las letras dentro de las palabras.
  • Dificultad para conectar letras y sonidos y en descifrar las palabras aprendidas.
  • Confunde derecha e izquierda y escribe en espejo.
  • No completa una serie de instrucciones verbales.
  • Presenta dificultad en la pronunciación de palabras, invirtiendo, sustituyendo o invirtiendo sílabas.
  • Traspone las letras, cambia el orden e invierte números.
  • Su comprensión lectora es pobre.
  • No toma o agarra bien el lápiz.
  • Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
  • Es lento para recordar información.
  • Su trastorno en la coordinación motora fina le da mala letra y pobre caligrafía.
  • Tiene problemas acerca del tiempo y no logra saber la hora, día, mes y año.
  • No logra escribir pensamientos, ni organizarlos; su gramática y ortografía son deficitarias.
  • Muestra dificultad en el aprendizaje de conceptos numéricos básicos y no puede aplicarlos en cálculos o en la resolución de problemas.
De 12 años en adelante
  • Tiene problemas de concentración cuando lee o escribe.
  • Falla en la memoria inmediata, no recordando lo leído por su dificultad con la comprensión de la lectura, el lenguaje escrito o las destrezas matemáticas.
  • Interpreta mal la información, por su falta de comprensión de conceptos abstractos y porque lee mal.
  • Muestra dificultades en organizar el espacio, sus materiales de trabajo y sus pensamientos al escribir o al hablar.
  • No logra planificar su tiempo ni tiene estrategias para terminar a tiempo sus tareas.
  • Trabaja con lentitud y no se adapta a ambientes nuevos.
  • No funcionan sus habilidades sociales y no logra hacer amigos ni entender las discusiones.
  • Finalmente evita leer, escribir y las matemáticas, tendiendo a bloquearse emocionalmente.
¿Cómo puede ayudarlo el educador?

Ante todo, debe recordar que su actitud debe ser positiva y constructiva, ya que para tener éxito en los estudios el alumno disléxico sólo requiere una enseñanza diferente. Si bien sus necesidades particulares deberán ser atendida por un profesional especializado en dislexia, le será muy útil la aplicación de las siguientes estrategias para aprender:

  • Tener bien claro lo que usted espera del niño, aceptando que haga preguntas durante las lecciones y asegurándose si ha entendido las instrucciones.
  • Comprobar que el entorno sea estructurado, previsible y ordenado, ya que los niños con dificultades disléxicos responden mejor cuando se dan ciertas premisas.
  • Aceptar y admitir que su alumno tardará más tiempo en aprender y que se cansará más rápidamente que los demás niños.
  • Asegurarse que las instrucciones y explicaciones que le ha transmitido sean claras, de acuerdo al ritmo del niño y volviendo a repetirlas las veces que sean necesarias.
  • No utilizar jamás amenazas, ni súplicas o castigos para que mejore su rendimiento escolar, pues el niño no responderá y tendrá efectos negativos sobre su autoestima, su rendimiento y su confianza en usted.
  • Es altamente positivo, por el contrario, elogiar las capacidades del niño, sus fortalezas y sobre todo su esfuerzo y su coraje para enfrentar su dislexia, sin olvidar el dolor psíquico que ésta le produce.
 ¿Cuándo un alumno tendrá dislexia?

Todo educador perspicaz sabiendo que se trata de un síndrome muy complejo, deberá estar atento a la aparición de algunas y no todas, de las dificultades que enumero a continuación:

  1. Dificultades para discriminar visual o auditivamente.
  2. Dificultades para discriminar sonidos y o símbolos.
  3. Dificultades en la lectura, la ortografía y la escritura.
  4. Dificultades en la discriminación e identificación de fonemas o sílabas.
  5. Dificultad en la comprensión del texto que ha decodificado.
  6. Dificulta para escribir, aún contando con un buen nivel de lectura.
  7. Déficit de memoria a corto plazo (de trabajo), frente a materiales visuales y auditivos.
  8. Problemas en al secuenciación auditiva y sensorial.
  9. Problemas de organización y autoadministración, es especial lo relacionado con el lenguaje escrito, los párrafos y redacciones.
  10. Problemas con los símbolos y las operaciones matemáticas.
¿Afecta la dislexia las demás áreas del aprendizaje escolar?

 Sin duda que sí, de ahí la necesidad de actuar tempranamente para evitar que la dislexia invada y se extienda a todas las áreas de estudio del niño.

Sugerencias didácticas para el alumno disléxico

Enseñanza basada en métodos multisensoriales, es decir aquellos que utilizan el tacto, el movimiento y el color como canal de aprendizaje, además de la vista y el oído.

  • Adaptar el programa de estudio a las necesidades del niño.
  • Establecer un equipo con el niño y sus padres, para ayudarlo y acompañarlo en su dislexia.
  • No permitir que los compañeros se burlen del niño y explicarles lo que es la dislexia.
  • Animarlo siempre y elogiarlo por sus talentos y aptitudes, evitando ponerlo en situaciones en las que fracasará.
  • Favorecer el aprendizaje utilizando métodos basados en las facultades auditivas, visuales, táctiles y del movimiento, cuando su nivel académico corresponda al inicio escolar.
  • A medida que el niño aprenda palabras, se hace necesario el conocimiento de un código que relacione las combinaciones de las letras con los sonidos de las mismas. De esta forma el alumno logrará establecer una correspondencia entre grafemas y fonemas (pequeñas unidades sonoras en que descomponemos las palabras).
  • Por la vía ortográfica y la identificación de las palabras, recurrirá el niño a las secuencias con significado (morfemas) que tiene almacenadas en su cerebro.
  • Reforzar la memoria a corto plazo y a largo plazo, favoreciendo así el almacenamiento de la información y el acceso a la misma.
  • Utilizar la técnica de “sobre-aprendizaje” o la repetición intensiva para reforzar la nueva información que recibe el niño.
  • No olvidar darle copia de apuntes de lecciones y lista de lecturas obligatorias.
  • Recordar minimizar los deberes sobre todo de lectura y escritura por el sobreesfuerzo que le representa al niño.
  • Evitarle leer delante del grupo y valorarlo por sus esfuerzos, puesto que no es posible la comparación con los demás niños.
  • Favorecer la utilización de ordenadores para escribir los textos y utilizar procesadores, correctores ortográficos y otras tecnologías disponibles.
  • Durante los exámenes brindarle al alumno disléxico tiempo suplementario y períodos de descanso, permitiendo el uso de ordenadores portátiles o pizarras digitales si los hubiere.

En síntesis:

  • Las últimas investigaciones sobre la dislexia señalan que hay procesos cognitivos y psicolingüísticos que se desarrollan en la etapa preescolar y que son decisivos para el aprendizaje de la lectura en el niño.
  • Algunas pruebas detectoras aplicadas en el Jardín de Infantes permiten predecir la dislexia y comenzar una adecuada atención temprana.
  • Existen investigaciones que han demostrado la relación de la Dislexia con alteraciones del cerebro del niño, en áreas imprescindibles para el aprendizaje de la lectura y el lenguaje. Que por lo demás, han demostrado que, la calidad funcional del cerebro puede ser mejorada por el entorno familiar y escolar del niño y por las terapias especializadas que se le apliquen.
  • Los especialistas en Dislexia podrá intervenir terapéuticamente mediante técnicas neurocognitivas y neuroemocionales, desde una comprensión neuropsicogenética, que permitirá la comprensión de la disfunción cognitiva del niño y de sus conductas de defensa y de frustración.

Fuente: http://dim.pangea.org/revistaDIM/dislexia2.pdf

Crea Problemas

crea-problemas