Entradas

Esto es lo que puede pasar si un niño se queda encerrado dentro del coche

Los niños no deben quedarse solos dentro de un coche, y mucho menos cuando no tienen ninguna posibilidad de salir por sus propios medios, y menos aún cuando estamos en verano y el vehículo se encuentra aparcado al aire libre mientras se está calentando por el sol.

En ninguna circunstancia, sin embargo, por mucho que se explique lo que ocurre cuando la temperatura en el interior del coche se eleva (puede subir de 10 a 15 grados en 15 minutos), puede que nos cueste imaginar lo que ocurriría, por eso creo que todos deberíamos ver este vídeo que hemos encontrado en Bebés y Más.

Sólo dura siete minutos, a lo largo de los cuales seguimos los hechos que suceden al ‘abandono’ de un bebé dentro del coche, mientras la madre entra a comprar con las consiguientes distracciones (pedir consejo a los empleados, encontrarse a una conocida, atender los mensajes del teléfono, esperar la cola en la caja,..).

Porque (no nos engañemos) es casi imposible controlar al cien por cien el tiempo que pensamos dedicar a comprar, y esto es razón suficiente para no dejar a nuestro hijo encerrado en el coche

Y si – además – somos conscientes de que la temperatura corporal de los pequeños, sube de tres a cinco veces más rápido que en un adulto, y que la hipertermia puede ocurrir en sólo 20 minutos (a todas luces, esto es menos de lo que tardaríamos, aunque el volumen de la compra sea pequeño), no necesitamos ninguna explicación más. A los niños, no se les deja solos en el coche, porque el tiempo que pretendemos ahorrar se puede volver en nuestra contra.

‘One desition’ está producido por Red Castle, y en él (además de seguir los movimientos de la madre mientras compra), observamos cómo el niño empieza a sudar, a inquietarse, después a llorar pidiendo ayuda, y finalmente queda inconsciente.

Un niño muerto cada diez días en estas circunstancias en Estados Unidos, es una cifra que alarma. Y si debemos ser responsables como padres, en caso de convertirnos en espectadores por presenciar a un pequeño dentro del coche sólo, no debemos demorar nuestra actuación (llamar a la policía y si es necesario forzar la puerta – o romper el cristal como hace uno de los protagonistas -), porque lo que está en juego es una vida.

La mayoría de las víctimas por hipertermia tienen entre 0 y cuatro años, aunque dentro del coche, un niño puede sufrir otros accidentes como quedar atrapados por una ventana, o poner en marcha accidentalmente el vehículo.

Espero que la difusión de este vídeo ayude a mejorar la consciencia social hacia este tema tan delicado.

Fuente: bebesymas.com

¿Qué tan preparado estás ante un posible sismo?

Es la una de la mañana cuando te despierta un ruido estremecedor: “Alerta sísmica” dice una voz en medio de sirenas y zumbidos de alarma. ¿Qué haces?

Los expertos indican que es muy importante ya tener preparadas ciertas medidas: saber por dónde es mejor salir, por ejemplo, o disponer siempre al lado de la puerta un par de zapatos, un suéter, una mochila o llaves para poder agarrarlos en el camino sin añadir tiempo a la evacuación.

A continuación, algunas recomendaciones para tener en cuenta en caso de sismo o algún otro fenómeno, como incendios.

Accesos y salidas

Lo más importante es planear cómo salir de donde te encuentras si suena la alerta sísmica. ¿Qué escalera es la más cercana? Si los accesos están bloqueados, ¿ya sabes por dónde podrías acceder a la calle o en qué zona es mejor resguardarte si no? En caso de encontrarte en un espacio público, como un centro comercial, ¿recuerdas cuál es la salida más cercana?

Además, tener planeada una ruta no sirve solamente para la evacuación en sí, sino para poder atender mejor las emociones propias y de familiares o vecinos conmocionados por la alerta o el movimiento telúrico..

Si es una casa de dos pisos, es probable que quienes estén dentro puedan salir dentro de los cincuenta o setenta segundos en los que suena la alerta antes de un sismo relativamente lejano e incluso en casos en los que no suene debido a que el epicentro del sismo es más cercano.

Si se trata de un inmueble de cuatro pisos en el que solo hay cuatro o cinco personas por piso —por ejemplo, en un edificio de departamentos—, también es poco probable que se complique mucho llegar a la planta baja incluso si el único acceso son unas escaleras, pues no estarían saliendo tantas personas al mismo tiempo. Pero si hay más de veinte personas en cada piso quizá lo mejor es evaluar si solo deben bajar los de los primeros pisos.

Y es que en casos como esos quienes están más arriba podrían quedarse atorados en las escaleras o sufrir tropiezos. Los expertos en gestión de riesgos recalcan que ya que empieza el sismo no conviene estar en escaleras, debido a que la estructura que las rodea podría debilitarse a causa del movimiento, por lo que es importante que no haya tantas personas saliendo casi en estampida al mismo tiempo.

  • Si es posible salir: Si te encuentras dentro de tu casa, oficina o un lugar que ya conoces, lo mejor es identificar desde antes dónde están los posibles riesgos al salir, como llaves de gas donde podría haber fugas, cables sueltos, bardas, lámparas o postes.

Ya fuera, lo idóneo es dirigirte al punto de encuentro: el círculo pintado de verde donde uno queda relativamente despejado de estructuras que podrían caer.

Es importante que, pese al pánico, no salgas directo a una avenida sin fijarte, pues podrías sufrir un atropellamiento.

  • Si no es posible salir: Busca una zona donde, en caso de colapso, se pueda formar un “espacio vital aislado”. Por ejemplo, un mueble robusto de cierta altura que, si caen los muros, prevenga que se desplomen encima de ti (pero que no sea de tal peso o tamaño que el mueble mismo sea el que pueda caerte encima, como un librero suelto).

Este lugar seguro ha sido llamado en ocasiones un “triángulo de la vida”.

Las autoridades también recalcan que depende de la construcción. Algunas viviendas no pueden pensarse como espacios para “triángulo” pues tienden a tener muchas losas, que caen con demasiado peso como para ser sostenidas por algún mueble. Y si los muros son divisorios, su material usualmente es más endeble, por lo que tampoco es idóneo pegarse a estos. Se recomienda averiguar dónde están las vigas, las trabes y los muros de contención y, ya que empiece a temblar, acostarse o sentarse en posición fetal para que sea menos probable sufrir golpes de objetos que caigan.

Una  posible manera de revisar dónde están los lugares más seguros, si no están disponibles los planos del sitio, es tocar las paredes —”si suena hueco, no sirven”— o hacer pequeños agujeros con un clavo para ver la consistencia y grosor. También se sugiere revisar desde antes si vives en una zona y saber cuándo fue construida tu vivienda u oficina. “Si fue hace más de treinta años, no cumple con las nuevas normas de construcción y hay que fortalecer”, dijo.

Lo que hay que tener a la mano

Una de las recomendaciones clave hechas por las autoridades es tener una mochila de emergencia y resguardarla cerca de las salidas o en un lugar fácilmente alcanzable. Esta debe contener cosas básicas, como agua embotellada, comida enlatada —suficiente para cuatro días—, un silbato —para hacer un ruido distinguible si llegas a quedar atrapado—, un kit de primeros auxilios y lámparas de pila.

También se recomienda guardar copias de documentos, como actas de nacimiento o títulos de propiedad de un inmueble o automóvil; para facilitar su portabilidad, lo mejor es que sean escaneados y guardados en una memoria USB. Puede ser de utilidad guardar en la mochila una copia de las llaves de tu hogar para que puedas reingresar si no las agarraste al salir.

Sin embargo, “cada mochila de vida es un traje a la medida”. ¿Tienes hijos pequeños? Entonces es importante pensar en incluir necesidades como pañales. Si tienes una mascota, conviene meter a la mochila algo de alimento.

Para agilizar la salida no solo sirve tener las cosas ya guardadas y pensar bien en dónde son más accesibles camino a la evacuación o a una zona segura designada, sino delimitar responsabilidades. Cada integrante de la familia o el inmueble deberá tener una función durante el sismo, como ir por la mascota, ayudar a los mayores o ir por la mochila.

También es valioso hablar desde antes con tus seres queridos y conocidos sobre dónde podrían reencontrarse si no están juntos; por ejemplo, establecer que se verán en la escuela o la oficina de algún familiar. Esto sobre todo porque es probable que se caigan las comunicaciones.

Lo más importante es que hagas un análisis de riesgo a partir de estas recomendaciones para que, en caso de que llegue un sismo, sepas qué hacer de una manera casi mecánica y así no solo quedes protegido, sino lo más tranquilo posible incluso en medio de las circunstancias.

 Fuente: nytimes.com

¿Qué tan importante es la fecha de vencimiento en los alimentos?

Los alimentos tienen siempre una fecha de vencimiento. Cuando compramos un alimento perecedero siempre estamos pendientes de que la fecha sea lo más distanciada posible al momento de la compra.

Pero también hay quienes discuten la veracidad de esta fecha y continúan consumiendo los productos mientras estén aptos según el olfato, el gusto y la visión.

A continuación analizaremos la importancia de esta fecha de vencimiento.

La fecha de vencimiento y su regulación

Foto tomada de vix.com

En general, hay alimentos que, según la ley, deben cumplir de modo más estricto con la fecha de vencimiento hasta el punto de tener que retirarlos de la venta cuando la fecha ya se cumplió. Tal es el caso de la fórmula para bebé y de algunos productos lácteos.

Más allá de esto, el concepto de «fecha de vencimiento» refiere a la última fecha en que el alimento debería ser consumido o utilizado. Es decir que la fecha advierte al consumidor de que si consume el alimento luego de la fecha, entonces debe saber que hay riesgos de salud. La fecha de vencimiento no siempre está regulada, es el fabricante el que decide la fecha en base a los ingredientes y análisis realizados.

En muchos locales los alimentos que están cerca de su fecha de vencimiento son posicionados en primera fila para que quienes compren accedan a ellos. Es importante saber esto, ya que los alimentos más alejados en la góndola serán los que tendrán una fecha de vencimiento más lejana y tendrán una más vida útil.

Cabe destacar que en el envoltorio de los alimentos comerciales hay dos informaciones importantes en referencia al consumo. Por un lado está la fecha de vencimiento y por otro el consumo preferente.

Fecha de vencimiento y consumo preferente

Foto tomada de vix.com

La fecha de vencimiento, como hemos mencionado anteriormente, significa que luego de esta fecha el alimento no debería consumirse por una cuestión sanitaria. Esta fecha suele estar impresa en el envoltorio de los alimentos más perecederos.

La razón por la que estos alimentos no son sanitarios luego de dicha fecha es porque están propensos a desarrollar un crecimiento de bacterias y otros tipos de microorganismos que pueden generar una intoxicación en el organismo humano. Por lo tanto, para determinar esta fecha cada fabricante realiza distintas pruebas químicas y biológicas para registrar el tiempo que el alimento demora en comenzar a desarrollar contaminación.

En alimentos crudos como carnes, huevos, productos lácteos, ensaladas y otros, esta fecha es más importante y se recomienda respetar ya que estos alimentos son más propensos a contaminación de bacterias.

Por otro lado, la fecha de consumo preferente aparece junto a los datos nutricionales y esta fecha refiere a las condiciones organolépticas y de frescura del producto. Por lo tanto, si el alimento se consume unos días más tarde de lo indicado no se expone necesariamente un riesgo sanitario. El producto no tendrá el mismo sabor, consistencia, olor que el inicial y ya no tendrá la calidad con la cual se adquirió pero no tendrá una contaminación bacteriana.

En el laboratorio, se establece esta fecha al analizar el tiempo en que el producto pierde sus propiedades organolépticas, controlando los cambios en el olor, sabor, color y textura del producto.

La seguridad alimentaria es importante

Foto tomada de vix.com

 Lo más importante al momento de tomar una decisión es pensar en la seguridad alimentaria. En muchos casos, elegimos consumir un alimento más allá de su fecha de caducidad y nos arriesgamos a intoxicarnos. Puede que nuestros sentidos no nos alerten y el alimento esté de todos modos contaminado.

El almacenamiento juega un rol importante en preservar las propiedades organolépticas y evitar cualquier crecimiento de bacterias. Por esta razón, es importante mantener los alimentos a temperaturas bajas y siempre cerrados y en un ambiente limpio. Muchas veces, cuando el producto se está acercando a la fecha de caducidad una opción es congelarlo para utilizarlo más adelante. Al congelar el producto, se detiene el deterioro de las propiedades organolépticas y se impide todo tipo de contaminación.

Los expertos recomiendan utilizar los sentidos para determinar si el alimento realmente caducó. Pero, si bien los sentidos muchas veces pueden guiarnos puede suceder que no sea suficiente. Para evitar cualquier malestar luego de consumir un alimento, debemos siempre mantener una correcta refrigeración de los alimentos.

¿Sueles respetar la fecha de vencimiento?

Fuente: vix.com

Los 10 alimentos que provocan más atragantamientos en niños

¡Cuidado con este top 10! Estos son los alimentos con los que los niños se atragantan más fácilmente.

Perritos calientes

Perritos calientes son unos de los alimentos más comúnmente asociados a la  asfixia entre los niños. Los perritos calientes comparten las características físicas descritas anteriormente para los juguetes de alto riesgo. Son cilíndricos, del tamaño de las vías respiratorias y compresibles, lo que permite que se atasquen firmemente en la hipofaringe de un niño y ocluyan completamente las vías respiratorias.

Caramelos y dulces duros

Caramelos y dulces duros, como los chupa chups o piruletas, son otros de los alimentos con más alto riesgo de atragantamiento ya que comparten las mismas características físicas de alto riesgo que crean tapones eficaces para la vía aérea infantil.

Los caramelos-dulces (duros y blandos) acaparan la cuarta parte de los casos de atragantamiento entre los menores de 4 años, seguidos por las frutas/vegetales, la leche, la carne y las semillas/frutos secos.

Cacahuetes y frutos secos

Cacahuetes y frutos secos representaron el 26% de todos atragantamientos sucedidos entre 1989 y 1998 en hospitales pediátricos de Estados Unidos y Canadá.

Semillas

Semillas, como las pipas son uno de los alimentos con los que más se atragantan los niños. Además los pacientes que se atragantan con semillas o frutos secos tienen más probabilidades de requerir hospitalización que los que se atragantaron con otro tipo de alimentos.

Uvas

Las uvas, por su forma, son una de las frutas con las que más se atragantan los niños pequeños. No se trata de evitar estos alimentos. Los alimentos deben servirse en tamaños, formas y texturas adecuados. Evita porciones que sean del ancho de una moneda de un peso, lo cual es aproximadamente el tamaño de la garganta de un niño pequeño.

Zanahorias crudas

Las zanahorias crudas son unos de los alimentos que los menores de 1 año se suelen atragantar. Entre los 10 alimentos que causaron más lesiones a niños menores de 3 años los, cacahuetes, palomitas de maíz, manzanas, semillas de girasol, y las zanahorias estuvieron por encima de dulces, perritos calientes, la carne (no especificada), espinas y pollo (sin hueso).

Manzanas

Las manzanas son unas de las frutas con las que más se atragantan los niños.

Palomitas de maíz

Otro de los alimentos por los que los niños se suelen atragantar son las palomitas de maíz.

Chicles

Los chicles son peligrosos porque puede ajustarse a las vías respiratorias y formar un sello tenaz que es difícil de desplazar o extraer.

Nubes

Las nubes aunque parezcan suaves son causa de atragantamiento en niños porque se pegan a las vías respiratorias y son difícil de despegar.

Fuente: serpadres.es