Entradas

‘Pop it’, el juguete de moda que calma y educa a tu hijo

Estos juguetes coloridos y blanditos están hechos de silicona y es muy sencillo encontrarse con uno: bastará con mirar las manos de cualquier niño que pase por la calle. Aparte de desestresar, ¿sabes que puedes utilizarlos como material educativo?

Nos recuerdan a los muelles de colores tan típicos en los noventa y los 2000, o a los famosos fidget spinners que se pusieron tan de moda hace tan solo tres años. La nueva moda de niños y adolescentes se llama ‘pop it’ y no son más que unos cuadrados (también los hay circulares, con formas de animales, de objetos, de corazón,…) blanditos y coloridos de silicona que se asemejan a una cubitera. Tiene dos caras y relieves pequeños como si fuera una huevera. Apretándose, el relieve se aplana y se hunde hacia el otro lado. La sensación, tal y como explican todos los niños, es tan placentera como explotar un plástico de burbujas y, sí, esa sensación también la pueden experimentar todos los adultos, porque es igual de efectivo.

Aunque se pueden encontrar en cualquier bazar o página web por menos de 10 euros, lo cierto es que por la red también circulan multitud de tutoriales para fabricar uno con materiales que todos tenemos en casa. Como podrás comprobar, es bastante sencillo hacerse con uno.

Se hicieron famosos a través de la red social TikTok, donde varios usuarios los aprovechaban para deleitar a sus seguidores con el famoso ‘AMSR’ (o sonido relajante).

Nacieron con el propósito de ayudar a los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) a liberar energía y relajar los niveles de estrés y ansiedad, aunque en la actualidad, como decimos, no existe niño que no tenga uno.

Aparte de ser maravillosamente entretenidos e inofensivos, por internet circulan un montón de vídeos en los que se aprovechan como material educativo. De hecho, son muchos los profesores que no han dudado en incluirlos en su aula, como parte del Aprendizaje Basado en Juegos. Así que, al a ventaja relajante, también hay que sumar la educativa.

Fuente: https://www.serpadres.es/