Entradas

Historia de la Independencia Nacional Dominicana

La República Dominicana declara su Independencia de la dominación haitiana el 27 de Febrero de 1844 y se constituye como un estado independiente.

Dominación Haitiana

La parte española de la isla fue invadida por la naciente República de Haití por razones de tipo económicas, sociales y políticas siendo la de mayor importancia la preservación de su propia independencia frente a un vecino que mantenía el sistema esclavista y que por sus propios intereses era un potencial enemigo de la recién creada república negra, en la que había sido abolida la esclavitud.

La invasión se produce casi sin ninguna oposición militar dada la diferencia numérica de ambos lados. La parte este o española tenía una población inferior al pueblo haitiano de esa época, además de la desorganización y miseria producto de la Guerra de la Reconquista en la parte española. Por otra parte, España estaba en franca decadencia y enfrentando los movimientos independentistas en el territorio continental y había perdido el interés por esta posesión cuyas minas de oro ya estaban agotadas.

La ocupación haitiana de la parte oriental de la isla duró 22 años. Esta ocupación, que pretendía anexar el territorio oriental a Haití, produjo inmediatamente un gran malestar y repulsa en los habitantes españoles dado sus irreconciliables diferencias de idioma, cultura, religión y su organización política, pero sobre todo por su concepción diferente del derecho de propiedad de la tierra.

Movimientos separatistas

La ocupación generó resistencia, desobediencia civil e incluso algunas conspiraciones que fueron develadas y hechos prisioneros o condenados a muerte sus miembros en un régimen que representaba cada día más el oprobio natural de una dominación extranjera.

La Trinitaria

En 1838 y después de regresar de estudiar en Europa y convencido por los vientos del Liberalismo que azotaban el viejo continente, Juan Pablo Duarte funda la organización secreta La Trinitaria cuya meta fue la creación de una Patria independiente de toda dominación extranjera.

La Trinitaria creció rápidamente dentro de la juventud y se extendió a las principales ciudades del país producto del trabajo tesonero y también como resultado de una sociedad artística llamada La Filantrópica que por medio de obras de teatro iba llevando el mensaje independentista.

Cuando el Presidente Boyer es derrocado por un movimiento revolucionario haitiano, se presentan coyunturas que precipitan los acontecimientos en la parte oriental de la isla firmemente decidida a terminar con el yugo opresor.

En ese momento existían cuatro movimientos separatistas como nos menciona Frank Moya Pons en su Manual de Historia:

1.El movimiento independentista encabezado por Juan Pablo Duarte

2.Movimiento pro-español, del cual eran exponentes en Santo Domingo los sacerdotes Gaspar Hernández y Pedro Pamiés, y en Puerto Plata el veterano General Andrés López Villanueva.

3.Movimiento pro-ingles, se inclinaba a buscar la protección de Inglaterra a cambio de ventajas comerciales y lo encabezaba un propietario de Las Matas de Farfán de apellido Pimentel.

4.Los Afrancesados: compuesto por hombres maduros, la mayor parte de los cuales habían ocupado puestos administrativos dentro del gobierno haitiano anterior y que creían poder alcanzar la eliminación del dominio haitiano con ayuda de Francia, (los afrancesados) a cambio de otorgarle a esta potencia privilegios políticos, arancelarios y territoriales. Sus cabecillas visibles eran un rico propietario de Azua llamado Buenaventura Báez (que luego se convirtió en dictador) y el importante abogado y comerciante Manuel Joaquín Delmonte.

El Gobierno provisional haitiano ordenó que se realizaran elecciones municipales el día 15 de Junio de 1843, elecciones que fueron ganadas en su mayoría por los miembros de la Trinitaria en el sector oriental, victoria que agudizaría la lucha contra la dominación haitiana e hizo que el General Gérard o Herard con sus tropas iniciara la persecución de los trinitarios en todo el país, obligando a Duarte a embarcarse subrepticiamente hacia Saint Thomas para evadir dicha persecución.

El movimiento quedó bajo la dirección de Francisco del Rosario Sánchez y buscando lograr nuevos adeptos lograron “conquistar” para la causa a Tomás Bobadilla, antiguo funcionario del régimen de Boyer que el nuevo gobierno haitiano había dejado fuera. También conquistaron los hateros del este del país, un grupo de personas privilegiadas por la colonia mediante la entrega de grandes cantidades de tierra y sus líderes eran los hermanos Pedro y Ramón Santana.

Declaración de Independencia

Aunque Juan Pablo Duarte, el Padre de la Patria, se hallaba ausente, la noche del martes 27 de febrero de 1844, en la Puerta del Conde de la ciudad de Santo Domingo, la República Dominicana era proclamada por Francisco del Rosario Sánchez, jefe del movimiento tras la ausencia de Duarte, Tomás Bobadilla y Briones, representante de los conservadores, Ramón Matías Mella, Manuel Jiménez, Vicente Celestino Duarte, José Joaquín Puello, Gabino Puello, Eusebio Puello, Eduardo Abreu, Juan Alejandro Acosta, Remigio del Castillo, Jacinto de la Concha, Tomás de la Concha, Cayetano Rodríguez, Félix María del Monte y otros patriotas, quienes expresarían a a las autoridades haitianas su indestructible resolución de ser libres e independientes, a costa de nuestras vidas y nuestros intereses, sin que ninguna amenaza sea capaz de retractar nuestra voluntad.

Ese 27 de febrero se izó la Bandera Dominicana en la Puerta del Conde. Ondeó en la ciudad de Santo Domingo la bandera bordada por Concepción Bona y María Trinidad Sánchez, junto con otras damas. La Bandera había surgido de un proyecto presentado por Juan Pablo Duarte, aprobado el 16 de julio de 1838 en La Trinitaria, donde se presentaron los colores y la forma de la enseña que representaría al nuevo estado, que se denominaría “República Dominicana”.

La naciente república quedó dirigida por una Junta Central Gubernativa bajo el poder de los conservadores hasta el 14 de noviembre de 1844 en que Pedro Santana es electo como el Primer Presidente Constitucional de la República Dominicana.

Fuente: nuestroshijos.do

El gran significado de la palabra “Patria”

La patria es normalmente el lugar de nacimiento de alguien. El concepto de patria es semejante al de nación, pero patria tiene un componente emocional y nación es un término más oficial y administrativo.

El concepto de patria está presente en la cultura y en la mentalidad de los individuos. Por este motivo, tiene sentido hacer un breve análisis sobre algunos matices que incorpora este término.

Habitualmente las personas tienen un sentimiento de pertenencia en relación con el país en el que han nacido. Este sentimiento es el patriotismo. Si alguien tiene un vínculo emocional hacia la historia, los símbolos y las tradiciones de su país, este concepto se encuentra dentro de una tendencia general. Si ese mismo sentimiento es muy intenso y exagerado, puede desembocar en cierto fanatismo (esto es lo que sucede con algunas posturas ultranacionalistas).

Hay instituciones que tienen como objetivo preservar los intereses nacionales y defender a la patria. El ejército es el estamento encargado de mantener la seguridad de la nación ante una amenaza interna o externa. La función del ejército se fundamenta esencialmente en el concepto de patria. Hay que tener presente que en las guerras a lo largo de la historia se han utilizando los valores de exaltación nacional. Existen otros contextos en los que el significado de patria también está muy presente: los enfrentamientos deportivos entre naciones, en actos institucionales o en algunas conmemoraciones.

La idea de patria tiene un valor simbólico significativo. Representa el conjunto de vínculos afectivos y culturales de sus habitantes, así como un elemento de unión entre ellos.

Hay algunas particularidades en relación a la noción de patria. Se habla de la patria chica para hacer mención no al país de origen sino al lugar exacto de nacimiento. La patria de adopción se refiere al lugar donde alguien vive o ha vivido durante un tiempo aunque no haya nacido en él. Si una persona no tiene desde el punto de vista legal una nación es un apátrida.

Algunos pensadores creen que la noción de patria como ideal es una fuente de conflictos y que se trata de un concepto inadecuado en un mundo globalizado. Hay planteamientos que se aferran a los elementos patrióticos para definir la identidad de un colectivo. Incluso hay opciones que consideran que la única patria es la libertad.

Fuente: definicion.mx

Actividades patrióticas para la escuela

A continuación te presentamos una serie de actividades que podrías realizar en tu centro educativo con la finalidad de incentivar los valores patrios.

a) Realizar diariamente el Acto a la Bandera.

b) Recopilar varios pensamientos de Juan pablo Duarte y después del acto de la bandera, un niño los leerá, pasando luego a publicarlos en el mural del centro. 

c) Buscar imágenes de Juan Pablo Duarte y relacionarlas con diferentes etapas de su vida, escribiendo acciones del Padre de la patria que se adapten a estas.

d) Escribir sobre una cartulina y colocar en el Mural la rendición de cuentas de Duarte, en la campaña militar al sur.

e) Colocar en diferentes lugares de la escuela pensamientos de Duarte.

f) Las y los jóvenes, niños/as dramatizan el Juramento Trinitario en sus aulas.

g) Campaña Duartiana en la comunidad con la ayuda de la Sociedad de Padres y Amigos de la Escuela.

h) Niños vestidos como Trinitarios reparten pequeños volantes con pensamientos de Duarte a las personas.

Fuente: educando.edu.do

 

Febrero: Mes de la Patria

El Mes de la Patria que celebramos del 26 de enero al 27 de febrero es un tiempo propicio para elevar nuestra dominicanidad a lo más alto.

Desde el natalicio del Patricio Juan Pablo Duarte, el 26 de enero, hasta la celebración del Día de la Independencia Nacional, entre otras fechas, son recordadas durante el Mes de la Patria.

Además de estas conmemoraciones en este período se incluyen el 25 de febrero, día en que nació el Patricio Matías Ramón Mella, en el año 1816; además de la Independencia Nacional el 27 de febrero se conmemora el Día de la Bandera.

En este tiempo, precisamente el 27 de febrero recordamos que fueron traídos los restos de Juan Pablo Duarte desde Venezuela, hecho acaecido en el año 1884.

Aunque el natalicio del Patricio Francisco del Rosario Sánchez, que se produjo el 9 de marzo de 1817, se celebra en ese mes es una fecha que se enmarca dentro de los actos del Mes de la Patria por su cercanía a este período.

El Mes de la Patria podría definirse como el período comprendido entre el 26 de enero de cada año, día en que nació Duarte, hasta el 27 de febrero.

Con la celebración de nuestras fechas y honrando nuestros símbolos patrios como son la bandera, el escudo y el Himno Nacional, tendremos una República Dominicana más promisoria como la desearon Duarte, Sánchez, Mella y otros patritas que ofrendaron sus vidas por la libertad e independencia de nuestro país.

Fuente: educando.edu.do

Poemas de Juan Pablo Duarte

La Cartera Proscrito

Cuán triste, largo y cansado;cuán angustioso camino, señala el ente divino al infeliz desterrado. Ir por el mundo perdido a merecer, su piedad, en profunda oscuridad el horizonte sumido.

Que triste el verlo pasar tan apacible y sereno, y saber que allí en su seno es la mansión del pesar.

El suelo dejar querido de nuestra infancia testigo, sin columbrar a un amigo de quien decir me despido.

Pues cuando en la tempestadse ve guerrear la esperanza,estrellase en la mudanza la nave de la amistad.

Y andar, andar errabundo, sin encontrar del camino el triste fin que el destino le depare aquí en el mundo.

Y recordar y gemir por no mirar a su lado, algún objeto adorado a quien; te acuerdas? decir.

Llegar a tierra extranjera sin idea alguna ilusoria, sin porvenir y sin gloria,sin penares ni bandera.

Himno

Por la cruz, por la patria y su gloría denodados al marchemos: si nos niega el laurel la victoria,del martirio la palma alcancemos.

Del inicuo en el alma no cabe por la patria el aliento rendir, pero el hombre virtuoso bien sabe que por ella es honroso morir.

El esclavo soporta su suerte aunque oprobia su triste vivir; pero el libre prefiere la muerte al oprobio de tal existir.

Pueda, pueda ese mísero esclavo sin honra y sin patria alentar, que el libre, el honrado y el bravo a la patria sabrán libertar.

Los que queden, patricios hermanos nuestros restos sabrán inhumar, y los restos de tantos hermanos como buenos harán respetar.

Los que queden dirán a sus hijos: aquí, hijos, supieron morir por nosotros, y en cantos prolijos nuestros nombres se oirán repetir.

Los que queden sabrán diligentes nuestros hechos gloriosos narrar, y las glorias de tantos valientes nuevos hechos impulsar.

Los que queden, del patrio cruzado, los ejemplos sabrán imitar, y la sangre del patrio soldado sus hermanos sabránla vengar.

A la Patria vendiendo al León fiero iscariote pensó encadenar: pero el Dios que profana el ibero las cadenas le impulsa a quebrar.

Adelante, patricio constante, por la patria a vencer o morir: es infame quien dude un instante que sin patria es mejor no vivir.  Nacionalismo “Nuestra    Patria    ha    de    ser   libre   e
independiente de toda potencia  extranjera
o se hunde la isla”.

Unidad de las razas 

“Los blancos, morenos,
cobrizos, cruzados,
marchando serenos,
unidos y osados,
la patria salvemos
de viles tiranos,
y al mundo mostremos
que somos hermanos”.

Poder

“Todo poder dominicano está y deberá estar
siempre, limitado por la ley y ésta  por la
justicia, la cual consiste en dar a cada uno
lo que en derecho le pertenezca”.

Romance

Era la noche sombría,
de silencio y de calma;
era una noche de oprobio
para la    gente   de   Ozama.

Noche de mengua y  quebranto
para la Patria adorada.
El recordarla tan sólo
el   corazón   apesara.

Ocho los míseros eran
que mano aviesa lanzaba,
en pos  de sus compañeros
hacia la extranjera playa.

Ellos que al nombre de Dios,
Patria y Libertad se alzaran;
ellos que al pueblo le dieron
la Independencia anhelada.
Lanzados fueron del suelo
por cuya dicha lucharan;
proscritos, sí, por traidores
los que de lealtad sobraban.

Se les miró descender
a la ribera callada,
se les oyó despedirse,
y de su voz apagada
yo recogí los acentos
que por el aire vagaban.

Fuente: educando.edu.do

Duarte: un hombre sencillo y revolucionario

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Cada 26 de enero conmemoramos el natalicio de uno de los tres padres de la patria; Juan Pablo Duarte y Diez. Un hombre sencillo, revolucionario y activista.

Duarte (1813-1876),  nació en la ciudad de Santo Domingo, durante el período conocido como el de la “España Boba”. Fueron sus padres Juan José Duarte, oriundo de Vejer de la Frontera en la provincia española de Cádiz, y Manuela Diez Jiménez, oriunda de El Seibo, hija a su vez de padre español y madre dominicana.

Durante su niñez, se destacó por su gran deseo de superación y amor por los estudios. En esta etapa recibió clases sobre teneduría de libros, filosofía y Derecho Romano.

A la edad de quince años, Duarte fue enviado a estudiar a Nueva York, desde allí pasó a Francia y posteriormente a Barcelona, España.

Después de haber viajado gran parte de Europa por cuestiones académicas entre 1828 y 1831, y de haber entrado en contacto con la Revolución de julio, Duarte regresó a Santo Domingo decidido a iniciar un movimiento revolucionario.

En 1838 fundó y lideró el movimiento secreto llamado “La Trinitaria”, donde exponía sus ideales y pensamientos en pro de la libertad dominicana. Dentro de sus primeros miembros se encontraban: Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandro Pina, Jacinto de la Concha, Félix María Ruiz, José María Serra de Castro, Benito González, Felipe Alfau y Juan Nepomuceno Ravelo (más adelante se unirían Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez, adquiriendo un rol protagónico junto a Duarte).

Los trinitarios realizaban su trabajo político a partir de una estructura celular clandestina. Los iniciados hacían el juramento de luchar por la independencia de la República Dominicana bajo el lema “Dios, Patria y Libertad”.

En 1843 al inicio de la revolución contra Boyer que repercutió en la parte oriental de la isla, Duarte encabezó el movimiento reformista en la ciudad de Santo Domingo.  Un papel decisivo que lo llevó al liderato de los republicanos que luchaban por la independencia.

La situación lo obligó, más tarde, junto a otros compañeros a abandonar el país. “Pero al ausentarse del territorio nacional sus compañeros, encabezados por Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, llevaron a cabo las gestiones finales del movimiento. Redactaron el Manifiesto del 16 de enero de 1844 en el cuál quedaron plasmados los principios republicanos y liberales que Duarte predicó durante años y ratificaron, en el cuerpo de ese documento, la firme voluntad de crear un Estado soberano”.

Después del 27 de febrero regresó a su patria, y se incorporó a la Junta Central Gubernativa dominada por los sectores más conservadores, que no tenían fe en la viabilidad de la República. Se inició un proceso de luchas internas que culminó con la expulsión del territorio nacional de los patriotas fundadores del Estado dominicano. Ese Estado que nace a la vida pública, llevando en su seno oportunistas, conservadores y anexionistas en las más altas posiciones, usurpadas a los iniciadores del movimiento separatista, que encarnaron siempre la vocación de sacrificio y el amor a la libertad de la mayoría del pueblo.

A sus 63 años de edad, falleció en Caracas, Venezuela, el 15 de julio de 1876.

Una de sus frases más emblemáticas fue: “¡Vivir sin patria, es lo mismo que vivir sin honor!”.

En la República Dominicana, dentro de los lugares que llevan en honor su nombre, está el Pico Duarte, siendo la montaña más alta del Caribe. Su casa natal, donde vivió junto a su familia desde su llegada a Santo Domingo,  se convirtió en un museo.

Último exilio: Muerte

“El 7 de junio de 1864, Duarte fue enviado como cónsul al exterior con el objetivo de recolectar fondos para la causa restauradora. Esta misión terminó por convertirse en otra especie de exilio, aunque no se puede afirmar que esa fuera la intención del gobierno restaurador. A Duarte le fue ofrecida una pensión honorífica que fue incumplida y se quedó en Venezuela con su familia, subsistiendo de ingresos provenientes de una fábrica de velas. A pesar de que el presidente Ignacio María González le pidió que regresara, Duarte permaneció en Venezuela hasta su fallecimiento, el 15 de julio de 1876, en Caracas.

Sus restos fueron trasladados a suelo dominicano en 1884, irónicamente, por el gobierno de Ulises Heureaux, dictador de ascendencia haitiana, quien lo declaró Padre de la Patria junto a Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella. En 1944, los restos de los tres Héroes Nacionales fueron sepultados en el Altar de la Patria, donde se encuentran. Duarte sentó las bases para el advenimiento de una República que como estado democrático garantizara la igualdad de oportunidades y la libertad de sus ciudadanos”.

 

 

Colegio realiza acto conmemorativo a la Independencia Nacional

Santo Domingo.- El Colegio Parroquial Nuestra Señora de Lourdes celebró el 17 de febrero la XVII edición del desfile con motivo a la conmemoración del 173 Aniversario de la Independencia Nacional.

 La actividad contó con la presencia de autoridades educativas e invitados especiales. El acto inició a las 9:30 am  con el desfile de los 620 alumnos del colegio, acompañados de sus  profesores y  la banda de música de la Armada Dominicana al mando del teniente de navío Figenio Ramírez Moreno.

 Inmediatamente entraron los guardabanderas de 4to. año de bachillerato, portando banderas dominicanas e interpretando el Himno a la Bandera. Posteriormente se escucharon las gloriosas notas de nuestro Himno Nacional Dominicano. A continuación se realizó el despliegue de los abanderados.

 Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del reverendo cura Gustavo Carles, director del colegio, quien dedicó dicho acto al viceministro de Educación Luis de León. Las palabras de motivación fueron expresadas por Odalis Araújo Delgado, quien exhortó a que los demás centros educativos realicen actos similares para fortalecer el amor a la patria.

 La alumna Irisneida Yudelka Marte Cruz, de 3ro. de bachillerato, realizó el Juramento con todos los alumnos delante de la bandera y de los presentes al igual que lo hicieron Los Trinitarios.

 Las estudiantes de 1ro. y 2do de bachillerato presentaron una exhibición del Batón Ballet del colegio, mostrando un gran talento de sincronización para honrar la patria dominicana.

 Como es tradición en el centro educativo, 20 fusileros especiales hicieron la exhibición de sus armas, dando una muestra de disciplina y orden. El público expresó su emoción al ver al director pasearse entre el arco de fusiles que formaron durante la demostración.

 Los estudiantes de inicial, 1ro. y 2do. de primaria,  ubicados en el fondo en una gradería móvil, vistiendo camisetas y pañuelos rojos, azules y blancos formaron la bandera dominicana. De la misma forma los alumnos de 2do. y 3ro. de primaria colorearon los cielos haciendo flotar globos con los colores patrios.

 Los guardabanderas de la 15ta. Promoción del colegio, Zenith, entregaron el mando a los estudiantes de 3er. año. La ceremonia estuvo dirigida por Danilo Suero Ramírez.

 La preparación de los alumnos y dirección de la actividad estuvo a cargo del 2do.Tte. Hamself Manuel Rodríguez Encarnación y el cabo García Otaño Esterlin E.N.

 Para terminar, los guardabanderas de 3ro. de bachillerato desfilaron por todo el escenario portando la bandera dominicana  y del colegio, para que estudiantes, profesores e invitados le hicieran el saludo de honor correspondiente.