Entradas

Lecturas patrióticas para niños

Santo Domingo, RD

“Amigos míos, unidos aquí con el propósito de ratificar lo que habíamos concebido, de conspirar y hacer que el pueblo se subleve contra el gobierno haitiano, a fin de constituirnos en Estado libre e independiente, con el nombre de República Dominicana.

Vamos a dejar empeñado nuestro honor y vamos a dejar comprometida nuestra vida. La situación en que nos coloquemos será muy grave, y tanto más cuanto que, entrando ya en este camino, retroceder será imposible. Pero ahora, en este momento, hay tiempo todavía de rehuir toda clase de compromiso. Por lo tanto, si alguno quisiera separarse y abandonar la causa noble de la libertad de nuestra querida patria”, con ese discurso, un joven llamado Juan Pablo Duarte dio inicio, un 16 de julio del 1938 a la formación secreta de “La Trinitaria”. Una asociación conformada por jóvenes llenos de ideales y deseos de libertad. Aquella reunión fue la antesala de un proyecto que se forjó con el sacrificio de sus miembros y que gracias a él, podemos decir que, tenemos una patria llamada República Dominicana.

Libros sobre los Padres de la Patria
Hace ya 181 años de ese día tan significativo para nuestra Nación. Por esta razón es tan importante que, los padres y maestros encaminen a los hijos y estudiantes no solo a saberse la fecha de una gesta patriótica o la biografía de un patricio, sino a analizar las enseñanzas que se pueden sacar de esos eventos que marcaron el país. Valores como la confraternidad, solidaridad, organización, trabajo, generosidad y sacrificio pueden ser aprendidos mediante el recurso de la lectura.

En el mercado se pueden encontrar variedad de libros sobre la Patria Dominicana y sus gestores. Un ejemplo de esto es el ‘Ideario de Juan Pablo Duarte’, una recopilación de apuntes sueltos sobre diferentes temas, que revelan la vasta formación política y sensibilidad social del patricio, lo que hace afirmar que fue uno de los dominicanos más preclaros de su época. Asimismo, se pueden encontrar las biografías de Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, escritas por el reconocido historiador dominicano, Roberto Cassá; ‘Érase una vez’, de César Sánchez; ‘Duarte entre los niños’, de Frankin Domínguez; ‘Valores en Juan Pablo Duarte’, de Avelino Stanley; y ‘Cómo lograr el éxito’, de J.L. Liriano.

25 de febrero: Día del Natalicio de Ramón Matías Mella

Ramón Matías Mella es uno de nuestros padres de la patria. Nacido en Santo Domingo el 25 de febrero de 1816, este hombre de fuertes sentimientos patrióticos fue una pieza clave en la independencia nacional. Hoy se conmemora un año más de su nacimiento y lo recordamos con este resumen de su vida.

Su rol en la Independencia 

Su participación en la independencia dominicana fue muy importante ya que de los tres padres de la patria él era el militar, conocedor de estrategias de batalla, Duarte era el ideologo, y Sánchez era el político que con su carisma lograba convencer a las multitudes de la necesidad de separación.

Convocó e hizo posible una alianza entre los trinitarios y los reformistas haitianos que combatían contra Boyer. Esto trae como consecuencia de que el 16 de enero de 1844 firme el Acta de Separación, en la cual se proclama la necesidad de separarse de la opresión haitiana y se hace oficial la unión de liberales y conservadores.

Durante la guerra de independencia ocupó la Región Norte para impedir la penetración haitiana. En la proclamación de independencia el 27 de febrero de 1844, Mella dispara el famoso trabucazo que consagró el nacimiento de la República Dominicana. Mella es quien proclama a Duarte como presidente de la Junta Central Gubernativa para evitar que alguno de los afrancesados, que eran partidarios del colonialismo en lugar de la república, ocupara el poder. Por esta actitud Pedro Santana lo expulsa del país.

Mella regresa al país en 1848 amparado en la amnistía del presidente Manuel Jiménez. Al regresar se une a los conservadores junto a Pedro Santana, hasta que en 1861, ante la eminente anexión a España, se une a los restauradores. Ramón Matías Mella es uno de los aguerridos luchadores, participó en dos grandes guerras: La Independencia y La Restauración. Murió el 4 de junio de 1864 en Santiago. Sus restos descansan en el Altar de la Patria junto a los de Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez.

De las tres grandes figuras próceres del siglo 19, fundadores de la República, Matías Ramón Mella representa la expresión militante y decidida y el más adaptado a las actividades políticas de una sociedad precapitalista.

Fuente: virtual.uasd.edu.do

Actividades Patrias en la Escuela

La escuela tiene la gran labor de difundir e incentivar los valores patrios en toda la comunidad educativa. La Sociedad de padres, madres y amigos de la Escuela, los y las docentes, los y las estudiantes tienen el deber de participar en las actividades patrias.

Los directivos de la escuela son los llamados a organizar y liderar estas importantes actividades.

Plan LEA invita a las y los directores de escuelas públicas y colegios privados a utilizar esta guía como recurso u orientación para llevar a cabo este gran proyecto.

A continuación te presentamos una serie de actividades que podrías realizar en tu centro educativo con la finalidad de incentivar los valores patrios.
  1.  Realizar diariamente el Acto a la Bandera.
  2. Recopilar varios pensamientos de Juan pablo Duarte y después del acto de la bandera, un niño los leerá, pasando luego a publicarlos en el mural del centro.
  3.  Buscar imágenes de Juan Pablo Duarte y relacionarlas con diferentes etapas de su vida, escribiendo acciones del Padre de la patria que se adapten a estas.
  4.  Escribir sobre una cartulina y colocar en el Mural la rendición de cuentas de Duarte, en la campaña militar al sur.
  5.  Colocar en diferentes lugares de la escuela pensamientos de Duarte.
  6.  Las y los jóvenes, niños/as dramatizan el Juramento Trinitario en sus aulas.
  7. Campaña Duartiana en la comunidad con la ayuda de la Sociedad de Padres y Amigos de la Escuela.
  8.  Niños vestidos como Trinitarios reparten pequeños volantes con pensamientos de Duarte a las personas.

Fuente: educando.edu.do

 

Datos interesantes del Día de la Bandera

La bandera dominicana se inspiró, en cuanto a los colores, en la francesa, sin embargo, el diseño fue concebido por Juan Pablo Duarte. Mientras que María Concepción Bona y María Trinidad Sánchez, materializaron la idea del patricio, confeccionando la primera bandera dominicana.

La bandera de la República Dominicana es el mayor símbolo que representa al país, y que junto con el Escudo y el himno nacional, tiene la categoría de símbolo patrio. Según la Constitución, artículo 31 y 32, tiene una cruz en el centro que extiende hacia las extremidades y divide la bandera en cuatro rectángulos: los de arriba son azul (en el lado del asta) y rojo, y los de abajo son rojo (en el lado del esta) y azul. En el centro de la cruz va colocado el escudo de armas de la República Dominicana.

Los orígenes de nuestra bandera se encuentran en la bandera francesa y no precisamente por la efímera época en que fuimos colonia francesa, sino por la influencia de la Revolución Francesa en las independencias de América Latina. Su concepción se la debemos Juan Pablo Duarte, mientras que la Confección es de María Concepción Bona y María Trinidad Sánchez. La misma a diferencia Escudo Dominicano, no ha sufrido tantas modificaciones.

La primera distribución de esos colores fue hecha por Juan Pablo Duarte, quien concibió el diseño original, y el día 16 de julio de 1838 obtuvo la aprobación de los trinitarios para la confección de la misma. Duarte colocó una franja azul en la margen superior de la bandera y una franja roja en la inferior, colocando la cruz blanca al centro de la misma. Posteriormente, esa distribución de los colores fue cambiada para que los colores (rojo y azul) alternaran tal como en la actualidad (azúl-rojo, rojo-azúl), esta es la Segunda Bandera Nacional
El Simbolismo de los colores se lo debemos también a Duarte, quien lo describió de la siguiente forma:

  • Azul Ultramar: Representa el cielo que cubre la Patria, que Dios protege la nación dominicana y los ideales de progreso de los dominicanos.
  • Rojo Bermellón: Representa la sangre derramada por los patriotas en las batallas para conseguir la independencia.
  • Blanco: Representa la paz y unión entre todos los dominicanos.

La bandera dominicana se enarboló por primera vez el 27 de febrero del 1844 en la Puerta del Conde. Las primeras banderas fueron confeccionadas por varias damas, entre las que se pueden citar a Concepción Bona, María Trinidad Sánchez, María de Jesús Piña, Isabel Sosa.

Las señoritas Villa confeccionaron la primera bandera dominicana que se enarboló en tierras del Cibao, hecho acaecido el día 4 de marzo de 1844 en la ciudad de La Vega.

La bandera dominicana es el máximo símbolo de patriotismo, libertad y soberanía de los dominicanos. La misma tiene un día propio de celebración, aunque se le debe  honrar cada día con gestos y hechos, el Día de la Bandera a nivel nacional es el  25 de febrero.
A lo largo de nuestra historia la celebración del día de la bandera  ha variado de fecha tal como  consta en la Gaceta Oficial No.5231 del mes de mayo de 1938. En ella Se declaraba como día de la bandera el 24 de octubre, por que ese día nació el Generalísimo Trujillo. Sin embargo una vez finalizada la Era de Trujillo, La ley 6085 del 22 de octubre de 1962 (Gaceta Oficial 8707 del 3 de noviembre de 1962) instituyo como día de la bandera nacional el 27 de febrero, el día de la Independencia Dominicana.

El uso,  izada, dimensiones y honores de la Bandera Dominicana esta regulado por la Ley #360, la cual fue modificada el 2 de septiembre de 2008.

Algunos datos interesantes

La bandera nacional se enhestará diariamente desde la salida hasta la puesta del sol, en los días laborables en todas las instituciones del Gobierno Central, organismos descentralizados estatales, así como en las oficinas municipales, judiciales y demás dependencias del Estado.” (Artículo 3, Ley 360)

En las fortalezas, destacamentos, cuarteles y locales de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, se enhestará la bandera nacional de acuerdo con los reglamentos militares y policiales dictados al efecto por el Poder Ejecutivo.” ( Párrafo 1, Artículo 3, Ley 360)

Dimensiones de la Bandera. La bandera  nacional de uso oficial  será  de tres tipos, en lo referente a sus dimensiones: Las más pequeñas, de seis pies de largo por cuatro de ancho; las medianas, de diez pies de largo por seis de ancho, y las mayores, entre los dos metros  y medio y los ocho metros y medio de largo, por entre metro cuarto y cuatro metros y cuarto de ancho.”(Artículo 6, Ley 360)

Cualquier institución privada, puede tener su bandera distintiva, que podrá enhestar libremente en su establecimiento, pero si al mismo tiempo enhiesta la bandera nacional, no puede ser de tamaño superior ni colocada a mayor altura que ésta. (Artículo 9, Ley 360)
Toda bandera nacional deteriorada, rota, descolorida o en mal estado debe ser incinerada, observando para ello solemnidad y respeto.(Artículo 11, Ley 360)

Queda prohibido cortar en pedazos, destruir, echar en la basura o en cualquier otro  modo disponer de la bandera nacional.(Artículo 12, Ley 360).

Efemérides Patrias aclara confusión por Día de la Bandera

El presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, Juan Daniel Balcácer, remitió una comunicación en la que aclara la confusión en torno a la fecha en que se celebra el Día de la Bandera Nacional en el país.

Explicó que el Día de la Bandera Nacional realmente es el 27 de febrero, porque en esa fecha, en 1844, fue cuando la enseña tricolor ondeó por primera vez sobre el Baluarte de El Conde. Ahora bien, como el 27 de febrero es un día festivo, no laborable y no hay docencia, es costumbre rendir tributo a la bandera nacional días antes del 27 de febrero.

Agregó que como el 27 de febrero también es el Día de la Independencia y, por mandato constitucional, el Presidente de la República debe comparecer ante las cámaras legislativas reunidas en Asamblea Nacional, tampoco hay tiempo para destinarle atención especial a la bandera, toda vez que el país político y los medios de comunicación están atentos al contenido del mensaje presidencial.

Diversas instituciones públicas y privadas rinden tributo a la bandera el 22 de febrero de cada año.

El 22 de octubre de 1962, el Consejo de Estado, presidido por Rafael F. Bonnelly, promulgó la Ley No. 6085, cuyo texto es el siguiente:

CONSIDERANDO que por ser la bandera un símbolo de la Patria ninguna fecha más acertada para honrarla y enaltecerla que el 27 de Febrero en que se celebra la Independencia Nacional, con lo cual se conmemorará, junto con el nacimiento de la República el día en que flotó por vez primera nuestro pabellón, libre y orgulloso, en el legendario Baluarte del Conde;
HA DADO LA SIGUIENTE LEY:

ARTICULO ÚNICO. Se instituye como Día de la Bandera el 27 de Febrero de cada año, aniversario de la Independencia Nacional.

DADA por el Consejo de Estado en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional. Capital de la República Dominicana, a los veintidós días del mes de octubre del mil novecientos sesenta y dos, años 119º de la Independencia y 100º de la Restauración”.

El 22 de marzo de 1967 el Congreso Nacional promulgó la Ley No. 108, estableciendo los días festivos y por tanto no laborables para las oficinas públicas y particulares. En su artículo primero, al referirse al día en que se festeja la proclamación de la República, se lee: “el 27 de Febrero, Aniversario de la Independencia y Día de la Bandera”.

Antigua y nueva bandera

El 6 de noviembre de 1844, el Congreso Constituyente, instalado en San Cristóbal, promulga la Primera Constitución de la República, en la que quedó adoptada la Bandera Nacional como símbolo de la Patria, alternando un cuartel azul por rojo, para hacerla más armoniosa y una de las más bellas banderas del mundo.

Primera Bandera Dominicana
27 de febrero de 1844 – 6 de noviembre de 1844
Bandera Dominicana actual
6 de noviembre de 1844 – 18 de marzo de 1861 Adoptando
de nuevo el 14 de septiembre de 1863

Fuente: educando.edu.do

Febrero: Mes de la Patria

El Mes de la Patria que celebramos del 26 de enero al 27 de febrero es un tiempo propicio para elevar nuestra dominicanidad a lo más alto.

Desde el natalicio del Patricio Juan Pablo Duarte, el 26 de enero, hasta la celebración del Día de la Independencia Nacional, entre otras fechas, son recordadas durante el Mes de la Patria.

Además de estas conmemoraciones en este período se incluyen el 25 de febrero, día en que nació el Patricio Matías Ramón Mella, en el año 1816; además de la Independencia Nacional el 27 de febrero se conmemora el Día de la Bandera.

En este tiempo, precisamente el 27 de febrero recordamos que fueron traídos los restos de Juan Pablo Duarte desde Venezuela, hecho acaecido en el año 1884.

Aunque el natalicio del Patricio Francisco del Rosario Sánchez, que se produjo el 9 de marzo de 1817, se celebra en ese mes es una fecha que se enmarca dentro de los actos del Mes de la Patria por su cercanía a este período.

El Mes de la Patria podría definirse como el período comprendido entre el 26 de enero de cada año, día en que nació Duarte, hasta el 27 de febrero.

Con la celebración de nuestras fechas y honrando nuestros símbolos patrios como son la bandera, el escudo y el Himno Nacional, tendremos una República Dominicana más promisoria como la desearon Duarte, Sánchez, Mella y otros patritas que ofrendaron sus vidas por la libertad e independencia de nuestro país.

Fuente: educando.edu.do

Natalicio de Francisco del Rosario Sánchez

(Santo Domingo, 1817 – San Juan de la Maguana, 1861) Político y líder independista dominicano, considerado uno de los Padres de la Patria. Miembro de «La Trinitaria», sociedad secreta separatista, en 1844 lideró un alzamiento contra Haití y el 27 de febrero de ese año proclamó la independencia de la República Dominicana. Al igual que otros trinitarios, Francisco del Rosario Sánchez fue apartado del poder y desterrado una vez alcanzada la independencia. Con la amnistía de 1848 pudo regresar al país, y a lo largo de la siguiente década desempeñó diversos cargos públicos. En 1861 entregó su vida en la lucha para evitar la anexión de la República a España.

Biografía

Hijo de Narciso Sánchez y Olaya del Rosario, recibió de su madre la enseñanza elemental y aprendió el oficio de “peinetero”. Luego estudió latín y filosofía con don Nicolás Lugo, estudios que continuaría con el padre Gaspar Hernández, sacerdote peruano emigrado a Santo Domingo y reconocido antihaitiano. En este período conoció a Juan Pablo Duarte, quien, junto a otros jóvenes, asistía a las clases del sacerdote. En 1838 se integró en La Trinitaria y pronto empezó a distinguirse por su laboriosidad y decisión.

Diversos antecedentes históricos hicieron de la independencia de la República Dominicana un proceso sumamente complejo. La isla de Santo Domingo (llamada antiguamente la Española) estuvo bajo dominio español desde los tiempos de Cristóbal Colón. A finales del siglo XVII, sin embargo, la corona española cedió a Francia la mitad occidental de la isla, es decir, el actual Haití. Dos siglos después, en virtud del Tratado de Basilea (1795), toda la isla pasó a manos de los franceses, aunque por poco tiempo. A principios del siglo XIX, dos décadas de luchas y convulsiones conducirían a la consolidación de la independencia y a la unificación de la isla: desde 1822, el presidente Jean-Pierre Boyer gobernaba toda la isla de Santo Domingo, que pasó a llamarse Haití.

El objetivo de la sociedad secreta La Trinitaria, fundada en 1838, era la independencia de la antigua parte española; a diferencia, pues, de otras colonias, no había que enfrentarse a una metrópoli europea para conseguirla, sino a la dominación de una ex colonia que había alcanzado su independencia: Haití. Bajo la inspiración de su líder intelectual, Juan Pablo Duarte, los miembros de La Trinitaria difundieron sus ideas, que calaron lentamente en la sociedad dominicana.

Entretanto, los elevados impuestos dictados por el gobierno habían mermado drásticamente la popularidad del presidente Boyer, que fue derrocado en 1843 por Charles Rivière-Hérard. Los trinitarios vieron en esa transición una oportunidad, pero sus tentativas fueron de inmediato reprimidas por Hérard. El celo y determinación que Francisco del Rosario Sánchez había mostrado en sus labores en La Trinitaria le permitieron dirigir el movimiento cuando Duarte hubo de exiliarse debido a las persecuciones desatadas contra él por los haitianos.

Las razones principales por las que se reconoce a Francisco del Rosario Sánchez como Padre de la Patria radican, principalmente, en sus méritos como trinitario y en haber leído la proclama que declaraba el nacimiento de la República Dominicana. El 27 de febrero de 1844, Sánchez fue el encargado de leer la declaración en el baluarte de San Genaro (hoy puerta del Conde). Presidió luego el gobierno provisional (la Junta Central Gubernativa), hasta ser desplazado por Tomás Bobadilla.

Con la llegada a la presidencia de la flamante República del terrateniente conservador Pedro Santana (1844-1848), cuyas tropas habían logrado en marzo rechazar un ataque haitiano, los trinitarios quedaron apartados del poder, y Francisco del Rosario Sánchez, al igual que Juan Pablo Duarte y Ramón Matías Mella, hubo de partir al exilio. Con todo, la independencia quedó consolidada, y bajo la presidencia de Manuel Jimenes (1848-1849) se decretó una amplia amnistía que permitió a Sánchez regresar al país y desempeñar importantes cargos públicos.

La anexión a España

Durante la corta vida de esta Primera República Dominicana (1844-1861), Pedro Santana accedería a la presidencia en otras dos ocasiones. Al final de su último mandato (1858-1861), Santana resolvió anexionar la República a España. Era un modo de detener la permanente amenaza de Haití, que había intentado repetidamente invadir el país, pero también de mantenerse en el poder, pues aceptó a cambio el cargo de gobernador de la Provincia española de Santo Domingo. Esta decisión desataría la Guerra de Restauración (1863-1865), que enfrentó a los defensores de la anexión con los independentistas o restauradores (pues su objetivo era restaurar la Primera República).

Además de Padre de la Patria por su papel en la proclamación de la independencia en 1844, Francisco del Rosario Sánchez fue un precursor del movimiento restaurador. En 1859, sus divergencias con Santana le habían costado la prisión y un nuevo exilio, desde el que Sánchez comenzó a preparar la lucha contra la más que previsible anexión a España, que fue solemnemente proclamada en la capital dominicana el 18 de marzo de 1861. Con las manifestaciones de apoyo impulsadas por el gobierno de Santana se intentó ocultar un descontento que se hizo visible poco después, cuando, el 2 de mayo, estalló en Moca un levantamiento en armas encabezado por José Contreras.

Firmemente determinado a restaurar la República, el 1 de junio de 1861, tres meses y medio después de consumada la anexión a España, Francisco del Rosario Sánchez entró a territorio dominicano en compañía de José María Cabral y otros. Su intentona duró poco más de un mes: víctima de una traición, fue capturado en una emboscada y fusilado en San Juan de la Maguana el 4 de julio siguiente, junto a una veintena de compañeros de armas.

Fallecía así a manos de sus conciudadanos un luchador insobornable, cuyos elevados ideales patrióticos perduran en su producción escrita. El 20 de enero de 1861, cuando era evidente que Pedro Santana y los suyos entregarían la soberanía del país, Sánchez lanzó una proclama en la que afirmaba: “Pero si la maledicencia buscare pretextos para mancillar mi conducta, responderéis a cualquier cargo diciendo en alta voz, aunque sin jactancia, que yo soy la bandera dominicana”. Antes, el 16 del mismo mes, había justificado lapidariamente su lucha en una carta a Damián Báez: “Mi patria está vendida. Esto basta”.

Fuente: biografiasyvidas.com

El legado de Duarte generación tras generación

Duarte dejó a la nación un gran legado por sus acciones de valentía y lucha, para que hoy seamos un pueblo libre e independiente.

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Un día como hoy, 27 de febrero, recordamos a esos hombres valientes que proclamaron nuestra Independencia Dominicana; Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella.

Duarte fundó la sociedad secreta La Trinitaria, inspiró y ayudó a dirigir la Guerra de la Independencia de 1844. Año donde al grito de “¡Dios, Patria y Libertad!”, Sánchez izó la nueva bandera dominicana, mientras que Mella disparó el legendario Trabucazo en la Puerta de la Misericordia.

Fue así como nació la nueva república bajo la forma de un gobierno republicano y democrático, en un pueblo libre que rechazaba cualquier imposición extranjera.

Legado de Duarte a la nación

Sin duda alguna, Duarte dejó a la nación un gran legado por sus acciones de valentía y lucha, para que hoy seamos un pueblo libre e independiente. Mensajes de perseverancia en sus frases célebres para recordar: “Trabajemos por y para la Patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos”, “Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin honor”.

El historiador Juan Daniel Balcácer, presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, expone que: “En cada una de las gestas históricas en las que se ha ido moldeando y solidificando el ethos nacional, puede constatarse cómo hombres y mujeres extraordinarios han sabido sacrificar y ofrendar hasta sus propias vidas con tal de defender el honor nacional y nuestros símbolos patrios”.

A pesar de que este año se conmemora el 142 aniversario de la muerte de Juan Pablo Duarte, sigue en sus descendientes la herencia que les dejó el patricio: el amor por la Patria. “Siento mucho orgullo de llevar la sangre de un hombre que lo dio todo por esta nación, más que entregar su amor a una familia, lo entregó a la libertad del pueblo”, expresó Augusto Duarte Camilo, descendiente.

Historia de la familia Duarte, cuarta generación

Augusto Duarte Camilo (1940), nació en San Francisco de Macorís. Pertenece a la cuarta generación de Juan Pablo Duarte. Su abuelo, Eugenio Duarte, era primo segundo del patricio.

Duarte cuenta que  vivió una niñez rodeada de fincas de cacao y café, propiedades de su padre, quien además tenía franquicias de farmacias y fundó la primera emisora de San Francisco de Macorís llamada “La voz del progreso”.

Retrato de Eugenio Duarte; primo segundo de Juan Pablo Duarte. Abuelo de Augusto Duarte Camilo.

Recuerda que su abuelo fue quien les inculcó a la familia el amor por la Patria: “Él siempre le decía a mis padres que éramos familiares de Juan Pablo Duarte, en ese entonces estaba pequeño, pero fui creciendo consciente de la relación que nos une”.

A sus dieciséis años inició su lucha para lograr la democracia de los dominicanos junto a militares que formaban parte de la conspiración hacia Rafael Leónidas Trujillo. En contra de la dictadura del tirano, estuvo preso por ser dirigente del Movimiento Revolucionario 14 de Junio. Tras una condena de treinta años, perduró cinco  en prisión.

Desde ese entonces, sus esfuerzos para mantener en alto el legado del patricio, han sido significativos. Es creador de la Fundación Juan Pablo Duarte, allí conserva documentos y memorias de sus antepasados.

Retrato de Augusto Duarte Camilo en 1983.

Duarte Camilo es un amante del arte. Conserva cuadros pintados por él, así como instrumentos musicales: “El arte es una herencia que nos dejó Juan Pablo, ya que también era pintor y tocaba guitarra”, expresa.

¿La historia está bien contada?

“Es una pregunta difícil de contestar, porque la historia siempre se escribe con intereses”.

Sobre la Patria opina que: “No es la que Duarte soñó y nos dio, porque lo que enseñó no lo estamos viviendo. Tampoco ese sacrificio de Mella cuando despertó con su Trabucazo la conciencia nacional, ni cuando Sánchez tuvo que valerse de nuestros enemigos para combatir problemas nacionales”.

Estudiantes participan en el acto a la bandera de Listín Diario

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Como cada año, el Grupo de Comunicaciones Listín Diario, celebró un acto destinado a exaltar la Bandera, el Escudo y el Himno Nacional dominicano.

“Estos tres símbolos están presentes en estos momentos aquí y ahora. Los podemos percibir con todos nuestros sentidos, podemos ver la Bandera, el Escudo; podemos escuchar el Himno y podemos sentir también el amor, el respeto y la admiración por ellos”, expresó en el discurso central del acto, Miguel Franjul, director de Listín Diario, en el discurso central del acto.

El acto contó con la presencia del director de la Policía Nacional, mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte; el presidente del Tribunal Constitucional, Milton Ray Guevara; el presidente de la Junta Central Electoral, Julio César Castaños Guzmán; el ministro de Educación, Andrés Navarro; el presidente de la Comisión Nacional de Efemérides Patria, Juan Daniel Balcácer, y Wilson Gómez, representante del Instituto Duartiano.

Asimismo hubo una representación de estudiantes invitados por parte de Plan LEA, con la intención de que estos tomen conciencia de la importancia y el respeto que merecen nuestros símbolos patrios. Los centros educativos que asistieron fueron: San Judas Tadeo, Saint Lawrence School, Colegio Episcopal San Andrés, Católico Santiago Apóstol y Colegio Claret.

Estudiantes del Colegio Claret

El historiador Juan Daniel Balcácer, presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, durante el homenaje a la Bandera Nacional, manifestó que Duarte se inspiró en ciertos principios para diseñar la bandera: “Fundamentalmente, en el principio de la unión de todos los dominicanos, sin importar su origen étnico, credo religioso o diferencias ideológicas. Se inspiró, también, en su bien definida fe patriótica y en su arraigado fervor cristiano”.

Estudiantes del Colegio San Judas Tadeo

 

 

Historia y celebración de la Bandera Dominicana

La bandera dominicana tiene sus orígenes en la francesa, ya que República Dominicana fue colonia francesa entre 1804 y 1809

Desde la antigüedad, los pueblos han considerado la bandera como un objeto de profundo sentido simbólico y espiritual. De ahí que “conquistar” una bandera fuera más de una vez el objeto final de una batalla.

Es probable que las primeras banderas tuvieran sus orígenes en China o India. Algunos historiadores atribuyen el primer icono semejante a una bandera al fundador de la dinastía Zhou (1122 antes de Cristo).

Las banderas chinas tenían elementos gráficos, como un pájaro rojo, un tigre blanco o un dragón azul. Asimismo, las banderas tuvieron también gran importancia en la antigua India.

A Europa habrían sido llevadas por los sarracenos, pero dado que el Islam prohibía imágenes “de influencia idólatra”, el diseño de las banderas sufrió fuertes transformaciones de simplificación de su contenido.

En Europa las banderas fueron subdivididas de acuerdo a su forma y propósito. Había banderas personales, familiares o de significado local. Esto explica que con el nacimiento de las primeras naciones-estado, nacieran también sus consiguientes banderas.

En países como Chile, las primeras banderas conocidas fueron las que portaban los conquistadores españoles del siglo XVI. La independencia de España posibilitaría la primera representación del naciente país en una bandera.

¿Cómo nació la bandera dominicana?

A diferencia de la historia del Escudo Dominicano, la Bandera Nacional no ha sufrido tantas modificaciones.

Nuestra bandera tiene sus orígenes en la francesa, ya que República Dominicana fue colonia francesa entre 1804 y 1809, y dirigido por el gobierno haitiano durante 22 años.

De la bandera haitiana, la nuestra, asume los colores rojo y azul, mientras que de la francesa obtenemos el blanco. Sin embargo el color blanco lo expresamos en una cruz al centro de la bandera.

La primera distribución de esos colores fue hecha por Juan Pablo Duarte, quien concibió el diseño original, y el día 16 de julio de 1838 obtuvo la aprobación de los trinitarios para la confección de la misma.

Duarte colocó una franja azul en la margen superior de la bandera y una franja roja en la inferior, colocando la cruz blanca al centro de la misma.

Posteriormente, esa distribución de los colores fue cambiada para que los colores (rojo y azul) alternaran tal como en la actualidad (azúl-rojo, rojo-azúl), esta es la Segunda Bandera Nacional.

La bandera dominicana se enarboló por primera vez el 27 de febrero del 1844 en la Puerta del Conde.

Las primeras banderas fueron confeccionadas por varias damas, entre las que se pueden citar a Concepción Bona, María Trinidad Sánchez, María de Jesús Piña, Isabel Sosa.

Las señoritas Villa confeccionaron la primera bandera dominicana que se enarboló en tierras del Cibao, hecho acaecido el día 4 de marzo de 1844 en la ciudad de La Vega.

La bandera dominicana es el máximo símbolo de patriotismo, libertad y soberanía de los dominicanos.

Fuente: educando.edu.do

Biografía de Matías Ramón Mella

Matías Ramón Mella Castillo nació el 25 de febrero de 1816 en Santo Domingo. Fue un militar, político y activista dominicano. Es considerado uno de los Padres de la Patria de la República Dominicana junto a Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez.

Como miembro del movimiento independentista, Mella encarnó la expresión militante y decidida siendo conocido por haber disparado su trabuco la noche del 27 de febrero del 1844 en la Puerta de la Misericordia dando comienzo de esta forma a la revuelta por la independencia del país.

De los fundadores de la República, Mella fue el más apto para las actividades militares. Su habilidad como estratega contribuyó significativamente a lograr la independencia dominicana, hecho que puso fin a la ocupación haitiana.

Más tarde se incorporó al movimiento restaurador contra la Anexión a España, realizada por el terrateniente Pedro Santana en 1861. Fue vicepresidente del país entre 1863-1864.

Familia y primeros años

Hijo de Antonio Mella Álvarez y Francisca Castillo.

En 1835, en plena dominación haitiana, fue nombrado “Preposé”, o encargado de la común de San Cristóbal. Allí se dedicó al negocio del corte de madera, actividad de la que también se ocupaba Antonio Duvergé, lo que hace suponer que ambos líderes se conocieron desde entonces. Mella era hábil con el sable y la espada.

Hacia 1836, contando con veinte años de edad, Mella contrajo matrimonio con Josefa Brea, quien pertenecía a una familia importante del país, y con quien procreó 4 hijos: Ramón María, Dominga América María, Antonio Nicanor e Ildefonso. Según un testamento del 5 de mayo de 1859, ninguno de los dos aportó grandes bienes al matrimonio. Al parecer adquirió sus bienes y propiedades estando casado, parte de ellos por vía hereditaria tras el fallecimiento de su padre en febrero de 1837.

Vida política y militar

El 1 de marzo de 1844 se integró como miembro de la recién creada Junta Gubernativa Provisional durante la Primera República y pocos días después partió para el Cibao donde asumió el cargo de gobernador de Santiago y delegado de la Junta Central Gubernativa, convirtiéndose en el jefe político y militar de la región más importante del país. Ostentó el rango de General del Ejército Nacional e hizo venir a José María Imbert desde Moca, quien lo auxilió como “mano derecha” en el mando militar.

Al dar comienzo la Batalla de Santiago, Mella, que no se encontraba en el campo de batalla, impartió las primeras instrucciones y escogió a Imbert como lugarteniente.

Cuando Faustin Soulouque invadió el país, Mella se incorporó al ejército, destacándose en la Batalla de Las Carreras y pasó a ser secretario de Pedro Santana. Luego de la renuncia del presidente Jimenes y la elección de Buenaventura Báez como presidente, en septiembre de 1849, Mella es nombrado Secretario de Estado de Hacienda y Comercio.

Al surgir la enemistad entre Santana y Báez, Mella decidió seguir al lado del primero. No obstante, la obstinación de Santana por querer anexar el país a España los enemistó para siempre. Entre 1849 y 1861, Mella rechazó a Santana y su proyecto de anexión.

Mella desempeñó los cargos de Comandante de Armas, Ministro de la Guerra, Gobernador de Santiago, Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario en Misión Especial frente al Gobierno español. En julio de 1856 se le encomendó preparar un proyecto de ley para organizar el ejército.

Miembro de La Trinitaria

Aunque no se sabe cuándo conoció a Duarte, una vez fundada La Trinitaria, se adhirió a ella en calidad de miembro mediante un comunicado, junto a Sánchez y Félix María del Monte. Duarte vio en Mella un discípulo de condiciones excepcionales y lo designó como sustituto de Juan Nepomuceno Ravelo cuando éste fracasó en las gestiones de llegar a un acuerdo con los dirigentes haitianos con la finalidad de organizar el movimiento de “La Reforma”.

Guerra de Independencia

En enero de 1843 fue comisionado por Duarte para trasladarse a la villa haitiana de Los Cayos de San Luis, al sur de la isla, para hacer contactos con los revolucionarios reformistas adversos al presidente Boyer.

Convocó e hizo posible una alianza entre los trinitarios y los reformistas haitianos que combatían a Boyer. Esto trajo como consecuencia, el 16 de enero de 1844, la firma del acta de separación, que proclamó la necesidad de separarse de la opresión haitiana y oficializó la unión de liberales y conservadores. Durante la guerra de independencia ocupó la región norte para impedir la penetración haitiana. Misericordia Puerta donde Mella disparó el trabucazo la noche del 27 de febrero de 1844, siendo este el principio del fin de la invasión haitiana en la República Dominicana.

Guerra por la Restauración

Luego de declarada la independencia, Mella proclamó a Duarte presidente de la Junta Central Gubernativa con la finalidad de evitar que algún partidario del colonialismo ocupara el poder. Esta actitud provocó que Pedro Santana lo expulsara del país.

Mella regresó al país en 1848 amparado en la amnistía del presidente Manuel Jimenes. Al regresar se unió a los conservadores liderados por Pedro Santana, hasta que en 1861, ya ante la eminente Anexión a España, se unió a los restauradores.

En agosto de 1863 viajó al sur, atravesando la Cordillera Central por Constanza, con el encargo de organizar las tropas restauradoras dirigidas por Pedro Florentino. Durante la restauración fue designado Ministro de la Guerra y elaboró un manual de guerra de guerrillas en enero de 1864.

Muerte

Restos de los padres de la patria. Altar de la Patria, donde reposan los restos de Matías Ramón Mella junto a Duarte y Sánchez. Mella se desempeñaba como vicepresidente de la República Dominicana cuando, en pleno Grito de Capotillo, enfermó de disentería. En las cercanías de su muerte pidió que sus restos fueran envueltos en la Bandera Nacional y pronunció estas palabras: “Aún hay patria, viva la República Dominicana”.

Murió el 4 de junio de 1864, en extrema pobreza, en una pequeña casa cercana a la Fortaleza San Luis, en Santiago; siendo enterrado cubierto por la bandera dominicana como fuera su deseo. Sus restos se encuentran, junto a los de Duarte y Sánchez, en el Altar de la Patria.

Fuente: nuestroshijos.do