Entradas

Un dictado al día en las escuelas para aprender las reglas ortográficas

En las últimas décadas la educación ha cambiado mucho. La introducción de nuevos métodos de enseñanza ha implicado dejar atrás antiguas estrategias. Y los resultados de todos estos cambios no siempre han sido positivos, o al menos no han brindado los frutos esperados. Tal es el caso del dictado, un método que en Francia incluso traspasó las fronteras escolásticas para irrumpir en algunos programas televisivos de gran audiencia en los que se evaluaba el conocimiento ortográfico de los participantes.

Sin embargo, poco a poco el dictado se fue dejando de lado, quedó relegado a un segundo plano, sobre todo debido a algunas teorías que afirmaban que era un freno a la creatividad y la libre expresión de los estudiantes. Así, en muchas escuelas el dictado y la lectura en voz alta se consideraron tareas tediosas que no estimulaban el aprendizaje de la lengua.

¿Qué ha pasado ahora?

Hace poco, a raíz de los resultados catastróficos que han obtenido muchos estudiantes franceses en las pruebas de idioma, las autoridades educativas del país han decidido dar un paso atrás, en el intento de asumir cierta distancia para comprender qué han hecho mal. Quieren ponerle coto a la pérdida de calidad de la educación y recuperar el “antiguo esplendor” de esta institución pública, que una vez se consideró entre las más eficientes del mundo.

Por eso, no sorprende el hecho de que hace poco la ministra socialista de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, se haya olvidado de los cambios de tintes modernistas que estaba proponiendo para recurrir a antiguas recetas, como incluir en las clases un dictado diario, una norma que deben seguir todos los colegios.

Y no es para menos porque las cifras indican que el conocimiento de las reglas gramaticales del francés se ha derrumbado en las últimas décadas. Se estima que en 2010, el 51% de los estudiantes franceses dominaban la ortografía y la gramática, cinco años después solo el 45% tenía este conocimiento.

Por supuesto, esta medida también cuenta con múltiples detractores, que afirman que un dictado no es más que una prueba de evaluación. Sin embargo, otros maestros están de acuerdo con la medida y piensan que se trata simplemente de volver a los orígenes, para fortalecer las bases de los estudiantes desde la escuela primaria.

¿Para qué sirve el dictado?

Cuando se realiza el dictado, primero se produce un proceso de comprensión y retención de la estructura semántica. Los estudiantes no solo deben identificar las palabras sino también entender el texto ya que solo así podrán escribirlo. Por tanto, el dictado no solo sirve para mejorar la ortografía y conocer las reglas gramaticales.

De hecho, también es útil para que los estudiantes aprendan nuevas palabras y sigan mejor el hilo de la lectura. Además, sirve como entrenamiento para que aprendan a escribir más rápido y en el futuro puedan tomar apuntes. De hecho, existen diferentes tipos de dictado, el dictado de secretaria, por ejemplo, implica que los estudiantes escriban lo que recuerdan y que después trabajen en grupo para construir el texto usando todos los apuntes.

Por otra parte, existen los dictados creativos, en los que el maestro solo brinda los adjetivos, sustantivos, verbos y adverbios del texto para que los estudiantes añadan artículos, preposiciones, pronombres y conjunciones. En otros casos el dictado parte de una idea, y cada estudiante crea una oración, que dictará al grupo, para componer una historia entre todos.

Por supuesto, el dictado también es muy útil como herramienta de evaluación y autoevaluación. Los estudiantes pueden ver sus errores y saber en qué aspectos deben esforzarse más, mientras que el profesor puede verificar los progresos de la clase e identificar los problemas en los que debe hacer más hincapié.

Fuente: www.etapainfantil.com

10 consejos para mejorar la ortografía

Practicando de forma constante estos trucos pueden ayudarte a escribir mejor
  • Tener una buena ortografía no solo es importante a nivel académico y profesional, sino también en la vida diaria.
  • Todo tipo de personas pueden beneficiarse con estos consejos, en especial los que busquen mejorar su forma de escribir.
  • Aunque existen correctores online, tener claras las reglas básicas siempre será el mejor camino para escribir bien.

Hoy en día la necesidad de redactar sin contar con un corrector ortográfico es escasa. Sin embargo, esto no es excusa para cometer errores de ortografía graves.

Saber escribir sin faltas y con la sintaxis correcta es fundamental para conseguir empleo, ya que es algo a lo que los reclutadores y empleadores prestan especial atención además de decir mucho sobre tu personalidad. Para ayudarte a mejorar tu ortografía sigue los 10 consejos de la experta en aprendizaje Grace Fleming:

1. Confecciona un listado de palabras que te generen dificultad

Si hay palabras que sabes que te presentan dificultades y que sueles cometer erroresal escribirlas, crea un listado. Escribe 10 veces cada una de las palabras de la lista, exactamente como hacías en la escuela. Practica todas las noches y elimina las palabras una vez que creas que las tienes dominadas.

2. Mantén un archivo con “palabras problema” en tu ordenador

Cada vez que utilices el corrector automático y encuentres una palabra mal escrita, cópiala y pégala en ese archivo para luego agregarla al listado de palabras anterior. De este modo, será más fácil reconocer tus puntos débiles.

3. Di las palabras en voz alta

Cada vez que practiques una palabra, dila en voz alta. Más tarde recordarás cómo sonaba la palabra cuando la has escrito correctamente. Te sorprenderás de lo útil que resulta esto y lo fácil que es asociar el sonido con la forma correcta de escribir.

4. Revisa las reglas para prefijos y sufijos

Los prefijos son los morfemas que se colocan antes de la raíz de la palabra, por ejemplo el prefijo re- antes de nacer, renacer. Entretanto, los sufijos son los morfemas que se colocan al final de una palabra, por ejemplo al verbo cantar le agregas el sufijo –ante y obtienes el sustantivo cantante. Una vez que comprendas la diferencia entre cada sufijo y prefijo y sus significados, entenderás más claramente cómo utilizarlos.

5. Estudia el origen de las palabras

La gran mayoría de las palabras del castellano provienen del latín, ya que es una lengua latina o romance. Aprender las raíces griegas y latinas de las que provienen las palabras es un truco que se utiliza en concursos de ortografía, y aunque puede parecer difícil de antemano, es verdaderamente útil.

6. Memoriza los conjuntos de palabras especiales

Existen grupos finitos de palabras que si conoces y memorizas, te serán más fáciles de recordar a la hora de escribir. Algunos ejemplos de esto son los pronombres, las preposiciones, los artículos, etc.

7. Lee mucho

Muchas palabras se vuelven familiares a medida que las ves con mayor frecuencia. Cuanto más leas, más palabras memorizarás y mejor comprenderás el idioma, incluso aunque no lo notes. Para este punto será útil leer contenidos académicos, libros de texto, revistas y todo tipo de contenido.

8. Lee y subraya con un lápiz

A medida que pasas las líneas de los libros puedes realizar tenues marcas para indicar las palabras que necesitas practicar. Simplemente recuerda volver atrás y borrar las marcas una vez que las registres en el listado y aprendas. Si utilizas un lector de ebooks, asegúrate de seleccionarlas y marcarlas para practicar.

9. Practica con test de ortografía

Existen muchos sitios en los que puedes realizar tests de ortografía de forma totalmente online y gratuita. Esta es una gran manera de encontrar palabras mal escritas o que suelen causarte confusión, además, despertará tu espíritu de competencia y autosuperación.

10. Imagínate escribiendo la palabra

Si bien esto puede resultarte algo tonto, imaginarte escribiendo la palabra es una actividad muy útil para recordar cómo se escribe.

¿Conocías estos consejos? Puede que algunos de ellos te resulten inusuales y de hecho inútiles, pero lo cierto es que han demostrado su efectividad en los ámbitos más exigentes.

No es necesario que los incorpores todos cuanto antes, sino que sepas reconocer aquellos que puedes aplicar con más facilidad y los conviertas en un hábito. De este modo, no pasará mucho tiempo hasta que reconozcas los cambios en tu forma de escribir, y veas cómo poco a poco te conviertes en un mejor redactor.

Fuente: universia.es

Secuelas de la deficiencia de lectoescritura, ortografía y gramática en las escuelas

Está fuera del alcance de muchos de los alumnos hacer un ensayo sencillo; escriben un par de líneas, no saben concatenar ideas; la ortografía es muy mala.

¿Por qué el rezago? La mayoría de los especialistas consultados apuntan a que estos vicios son arrastrados por los jóvenes desde la escuela y que empeoran por la falta de lectura.

Para Guillermo Malavassi, rector de la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA) y exministro de Educación (1966 a 1969), los fundamentos de redacción, ortografía y comprensión de lectura se aprenden en primaria y, difícilmente, hay tiempo para corregir deficiencias en secundaria, y mucho menos, en la universidad.

El fortalecimiento de la lectoescritura, a criterio de Malavassi, depende de los textos y del gusto por la lectura que los alumnos hayan desarrollado en primaria y secundaria. Además, se relaciona con el léxico que usen los padres en los hogares y la calidad de los maestros.

“Los estudios indican que los niños cuyos padres manejan un léxico adecuado y que tienen maestros que les fomentan la lectura, al tener entre 8 y 9 años, pueden dominar un vocabulario de unas 1.200 palabras. Si ocurre lo contrario, el léxico que manejan a esa edad puede llegar máximo a 200 palabras”, manifestó Malavassi.

El uso de aparatos electrónicos también podría estar contribuyendo al rezago.

Alban Bonilla, director de Unire, señaló que los jóvenes tienen ahora la costumbre de acortar las palabras cuando escriben en el teléfono celular y que muchos de estos aparatos corrigen en forma automática los errores ortográficos.

“La falta del hábito de la lectura se nota en la universidad. La mayoría de los alumnos se resisten a leer; les gustaría conformarse con lo que uno les da en clase; si leen, lo hacen a medias”, aseveró Bonilla

La última Encuesta Nacional de Cultura, publicada en el 2014, reveló que el 51,4% de la población no leyó libros en los 12 meses previos a la consulta. El 17,5% leyó libros al menos una vez por semana y solo el 12,7% lo hizo todos los días.

La falta de lectura también se reflejó en los resultados del diagnóstico del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), que se dieron a conocer en el 2016. Según este estudio, Costa Rica desmejoró en el área de comprensión lectora, pues obtuvo 427 puntos y hace tres años esta puntuación fue de 436.

Además, en los últimos cinco años, la nota promedio de la prueba nacional de bachillerato de Redacción y Ortografía no ha pasado de 77.

Cambios. El MEP es conocedor del problema. Así quedó reflejado en la justificación del cambio en los programas de estudio de Español que realizó en 2014 para el nivel escolar.

“Los estudiantes no saben leer y escribir bien”, admitió el Ministerio en el texto.

La culpa, según el MEP, es de los “métodos tradicionales” de lectoescritura que no potencian la comprensión de lectura, sino solo la decodificación, o sea, los alumnos leen, pero no entienden. También atribuye responsabilidad a la “limitada” formación de los docentes.

Los nuevos programas, según la viceministra académica, Alicia Vargas, “transforman, radicalmente, el aprendizaje de la lectoescritura”. Se fundamentan en el desarrollo de las cuatro áreas comunicativas: comprensión oral, expresión oral, lectura y escritura.

Los resultados de dicha transformación se verán en los próximos años.

“Se han incluido proyectos para desarrollar el gusto por la lectura tales como Érase una vez y concursos para incentivar la creatividad literaria tales como Mi Cuento Fantástico , manifestó Vargas.

El MEP también afirma haber intensificado las capacitaciones de docentes y el uso de nuevas metodologías para desarrollar la lectoescritura.

Para Isabel Román, coordinadora del proyecto Estado de la Educación, el nuevo programa de Español “es bueno”, pero dijo que también es importante ver lo que pasa en el aula y dar acompañamiento al docente.

Gilberto Alfaro, director del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes) y coordinador nacional de ProLeer, añade otra urgencia más: No se trata solo del cambio en una asignatura porque hay que entender, leer y escribir bien en prácticamente todas las áreas del conocimiento.

‘Los profesores se desesperan porque ven batalla perdida’

La pobre redacción, comprensión de lectura y ortografía que muestran los jóvenes en las aulas universitarias hace que los “profesores se desesperen, porque ven que es una batalla perdida”.

Así lo describe Guillermo Malavassi, quien es cofundador de la Universidad Autónoma de Centro América (UACA), y su rector desde 1976.

“Es muy extendida la problemática. Los estudiantes no saben redactar, analizar temas, no saben relacionar una cosa con otra, no saben de puntuación. La ortografía y la redacción se han de aprender en la escuela y para esto es importante que los maestros conozcan sobre esto”, dijo Malavassi, quien fue ministro de Educación de 1966 a 1969.

Malavassi cree que los cursos de nivelación de redacción y ortografía para universitarios lo que hacen es “remendar” los malos hábitos que no se corrigieron a tiempo.

“Lo que no se hizo en la educación primaria no se puede reparar en un curso de un año en una universidad. Si los maestros no corrigen los errores que se cometen en el aula, los arrastran a la secundaria, luego a la universidad y con los mismos errores se terminan graduando como pasa actualmente”, manifestó el rector.

A su criterio, sobresalen en la universidad los alumnos a quienes se les ha inculcado desde el hogar un buen léxico y maestros que les enseñaron textos bien redactados. A ellos se les facilita hacer los trabajos de la universidad y tienen mejor desempeño. Sobresalen quienes han tenido desde pequeños un gusto por la lectura.

Según el rector, a quienes llegan a la educación superior con problemas de lectoescritura, les cuesta expresarse, comprender una lectura y hasta entender las preguntas del examen.

Fuente: nacion.com

Cómo organizar un concurso de ortografía para tus alumnos

Existe la necesidad de intensificar el trabajo de los alumnos sobre la corrección ortográfica, por ello proponemos la organización de unas olimpíadas de ortografía. La idea surge de la consideración de la importancia de la ortografía en el desarrollo de las competencias de escritura como herramienta para la comunicación y la formación de nuestros alumnos.
La propuesta tiene como finalidad alentar a los estudiantes a tomar consciencia de la importancia de la ortografía, a través de una actividad diferente que los involucre, desde la sana competencia y el juego.

Objetivos

● Promover la correcta escritura de las palabras, respetando las reglas de ortografía y acentuación.
● Incentivar la práctica ortográfica, más allá de la revisión de las reglas, consulta del diccionario y demás ejercicios tradicionales.
● Superar las dificultades que devienen de la tradicional aplicación de las reglas ortográficas.
● Reflexionar sobre la importancia del correcto uso del idioma.
● Estimular la competencia sana en pos de la superación individual y de los grupos.

Establece rondas de participación/eliminación por niveles. Las pruebas se llevarán a cabo durante las horas de Español. Planifica para un periodo de seis meses.

Rondas
1ª ronda: “El listado”. Dictado de una lista de 30-40 palabras que respondan a diferentes reglas ortográficas.
2ª ronda: “Busca el error”. Se proporcionan algunos textos con errores de diferente naturaleza.
3ª ronda: “El dictado”. Se dictarán tres textos de distinta dificultad.
4ª ronda (semifinal): “Pasapalabra”. Se dictarán las definiciones de un conjunto de palabras (una para cada letra del alfabeto) y se deberán escribir las palabras correspondientes.
5ª ronda (final): “Deduce la regla” y “Escribe los números”. La final consta de dos pruebas complementarias. En la primera, “Deduce la regla”, a partir de una serie de ejemplos, se debe deducir la norma ortográfica. Puede ser un ejercicio en el que se completen huecos o espacios en blanco. En la segunda prueba, “Escribe los números”, se darán una serie de números que se deberán escribir en letras.
Cada ejercicio contará con una puntuación inicial de 100 puntos, a los que se restarán 5 puntos por cada palabra errónea u omisión de palabra.

En cada ronda se eliminarán a las 2 peores puntuaciones (aunque le correspondan a más de dos estudiantes). En caso de empate, se eliminarían todas las personas empatadas (en caso de que estuviesen en la última o penúltima posición). En la semifinal se seleccionarán los participantes con la tres primeras puntuaciones más altas. Estos serán los concursantes que se enfrentarán en la final.

Se facilitará material de consulta y ejercicios interactivos elaborados por su profesor, para que todo el alumnado se pueda entrenar y preparar de la mejor manera. Las actividades interactivas, seguirán el mismo método de evaluación seguido en el concurso; así pues, mirando el resultado obtenido, los estudiantes podrán tener una idea de su nivel de conocimientos y, eventualmente, podrán seguir entrenando para mejorarlo.

3. Inscripción
Todos los estudiantes participarán en las pruebas. Los resultados se tendrán en cuenta para la asignatura de Lengua Española y Literatura.

4. Premios*

Los tres primeros clasificados recibirán, además, 5 puntos adicionales en la nota final  de la asignatura de Lengua Españolay Literatura. La ceremonia de premiación será en un acto de entrada ante todos los alumnos del centro educativo y se entregarán certificados de reconocimiento.

* Premios por confirmar

Por qué el docente debe tener buena ortografía

Escribir de forma correcta no es sólo respetar las reglas ortográficas que nos indican el uso adecuado del lenguaje, va más allá, habla bien de la persona que redacta determinado texto para presentarlo, sin importar la profesión o ámbito en que se desarrolle.

La ortografía como parte de la gramática es la base del lenguaje y es el principio de una comunicación correcta; ésta acompaña a la redacción en la ardua tarea de escribir adecuadamente.

En la actualidad no tenemos el hábito de leer y desconocemos nuestro propio lenguaje, por tal motivo ignoramos como se escriben las palabras. Esto afecta en esos momentos en que por necesidad o por cumplimiento tenemos que escribir algún texto, como un informe, un memorándum, un ensayo o simplemente un correo electrónico.

Hoy en día la tecnología nos ha ayudado, y a la vez perjudicado, en hacernos más sencillas las tareas, el uso de la computadora ahora nos permite corregir de manera automática las faltas de ortografía, aunque en ocasiones incluso teniendo estas herramientas podemos equivocarnos, porque simplemente no conocemos nuestro idioma español.

Una excelente ortografía y una buena redacción son tan necesarias ya que nos comunicamos más de manera escrita que por otros medios.

En la tarea educativa es fundamental la escritura correcta de las palabras y el uso adecuado del español pues nos ayudará a una mejor comunicación.

El problema de los errores ortográficos y de redacción corresponde no sólo a un problema escolar, también a un problema personal, se necesita de mucho empeño y dedicación en las aulas, así como de toda la disposición de las personas que aspiren a tener una excelente ortografía.

Lo que va escrito tiene que estar impecable, por lo menos en lo que a ortografía se refiere, eso debería de suceder en todos los campos, educativos, laborales o profesionales donde el uso de escritos es fundamental.

Refiriéndonos al campo educativo no sólo es la enseñanza en las aulas sino también las actividades que se realizan fuera de los salones, pero aún dentro de las escuelas. Una persona que trabaja en una escuela necesariamente debe tener una buena forma de comunicación escrita y por tal motivo trabajar diario en tener una buena ortografía, incluso si no forma parte del cuerpo docente.

Administrativos, directores, prefectos, orientadores, coordinadores y todos los que trabajamos en un recinto educativo debemos crearnos el hábito de leer y, no sólo aprender ortografía en un curso sino, practicar la escritura correcta de las palabras día con día.

La excelente ortografía se obtiene con la lectura y con la práctica diaria de la escritura, tareas que deben de realizarse no sólo en un curso por obligación sino por convicción.

En el ámbito docente tendría que ser un requisito indispensable, aunque en muchas ocasiones nos hemos encontrado con pizarrones repletos de información y una que otra palabra mal escrita, ¿en realidad podemos predicar con el ejemplo sí el error es de nosotros?

El docente tiene por obligación conocer su idioma y conocer la forma correcta de escribir las palabras, sólo así podemos hablar de docentes bien preparados para enfrentar los problemas de lenguaje en los alumnos.

No seamos irresponsables culpando a otros, mejor ayudemos a los demás a que logren sus objetivos, incentivemos a los alumnos y compañeros a que lean para que enriquezcan su vocabulario y escriban correctamente. Contar en nuestros días con una excelente ortografía, más allá de ser un requisito académico, debe convertirse en un hábito.

Fuente: bbc.com

¿Por qué los niños y niñas deberían escribir (mayoritariamente) a mano?

Desde luego, la irrupción repentina de las TIC en Educación Primaria tiene múltiples factores muy positivos; pero, como siempre hablamos del lado bueno y de sus beneficios, creemos conveniente centrarnos en otro aspecto que puede que estemos dejando de lado: la necesidad evolutiva y de desarrollo de las niñas y los niños de desarrollar el uso de su cuerpo.

Los y las peques necesitan CORPORALIDAD. Es vital aprender a manejar su cuerpo y usarlo adecuadamente, y concretamente las manos. Las manos, la razón manual, la manipulación, juega un papel verdaderamente crucial en el desarrollo infantil, desde la época de bebés hasta la adolescencia: no se puede dejar de lado siquiera el más mínimo trabajo manual, pero cabe pensar que en cierto modo desplazamos la escritura en favor de la escritura digital.
Es un requerimiento obvio que la mecanografía esté presente en las primeras etapas de la Educación formal. Lo que queremos transmitir es, más bien, que el ejercicio de escritura fundamental debe centrarse en las escritura manual.
La corporalidad y la manipulación son dos factores que juegan un papel muy crucial en el desarrollo y establecimiento de la lateralidad: la lateralidad puede constituir un factor de riesgo o una ventaja comparativa ante el aprendizaje. Es fundamental establecer desde la docencia la dominancia manual, podal, ocular y auditiva de nuestro alumnado, siendo la lateralidad cruzada mano-ojo una de las más frecuentes entre problemas de aprendizaje de lecto-escritura. La dominancia manual es la que establece cuál de las dos manos se  usa para ejecutar acciones, tales como escribir, dibujar, coger objetos… Así mismo, la dominancia ocular se refiere a aquel de los ojos que es el preferido para mirar, por ejemplo, a través de un microoscopio. No hay problemas demostrados en personas zurdas: tampoco podemos afirmar que la lateralidad cruzada sea en si un problema, porque tal cosa sería falaz. Lo que decimos es que, en este caso, esa lateralidad cruzada está presente ante dificultades de aprendizaje concretas, con lo que puede observarse en el aulacomo signo de alerta, para determinar la posibilidad de riesgo.
Hasta la Educación Infantil, conforme al desarrollo más común y típico, no resulta necesario el conocimiento de espacio según las coordenadas que acostumbramos a usar (derecha, izquierda): el aprendizaje de la lectura y la escritura hace que el conocimiento del espacio codificado sí sea necesario. Los símbolos requieren de letras y números cuyas coordenadas en el espacio y tiempo marcan su sifnificado. 
Dejar de lado la práctica de la escritura manual, así como de las manualidades, el dibujo y cualquier práctica manual, durante las primeras etapas educativas tiene consecuencias desastrosas:
– Mala caligrafía, prácticamente irreparable
– Escasez de reflejos inmediatos, rapidez, agilidad y eficacia ante actividades manuales
– Mayor riesgo de disgrafía, de dislexia y de discalculia, así como de dislalias
Inversiones en el orden gráfico y lector
– Incapacidad para concentrarse en tareas de naturaleza manual
El desarrollo de la razón manual es lo más coherente desde el punto de vista evolutivo y desde el punto de vista individual, del desarrollo de cada niño y cada niña, a través del juego, de las manualidades, del dibujo y de la escritura.  Dedicar una importante proporción de nuestras tareas de escritura a la escritura manual (En un ratio 80% manual, 20% mecanografía, por ejemplo, para Primaria) garantiza que le damos a nuestro alumnado la atención más adecuada a sus verdaderas necesidades.
Fuente: escuela20.com

Importancia de la Ortografía

La ortografía es la base del buen entendimiento. Estas son las razones.- El lenguaje humano es un fenómeno altamente complejo que ha ido agregando elementos casi interminablemente hasta el punto de necesitar un conjunto de reglas y explicaciones que permitan, al escribirlo, entender la metodología, los símbolos y los sonidos más complicados. La ortografía nace entonces como el conjunto de reglas y normas escritas más completo para entender cómo realizar una redacción apropiada. Si bien estas reglas suelen parecer muchas veces arbitrarias, tienen una gran razón de ser que es diferenciar distintos sonidos que en el lenguaje oral se confunden y deben ser distinguidos porque se producen de un modo diverso. Por otro lado, la ortografía es lo que permite que uno pueda entender lo que otro escribe ya que si no existieran estas reglas sería realmente imposible en muchos casos la comprensión de algunas palabras. Se considera que gran parte de la ortografía se aprende básicamente por la lectura continuada de textos más que por la memorización de cada regla.

La ortografía como sistema de verificación del lenguaje. Sus partes y elementos

La correcta transmisión del Lenguaje tiene distintos niveles de verificación, teniendo por un lado un criterio Semántico otro que es conocido como Pragmático y por último un criterio Sintáctico, que nos permite analizar propiamente al mensaje emitido, a saberse:

Semántico: Relativo puramente al significado del mensaje, siendo generalmente relacionado a la correcta utilización del lenguaje.
Pragmático: La respuesta que tiene el receptor del mensaje al recibir el mismo, teniendo en cuenta la correcta utilización del Lenguaje, su interpretación y el contexto del mismo.
Sintáctico: La utilización ordenada de las palabras dentro de un mensaje, analizando la estructura del mismo y el modo en que se combinan no solo las palabras, sino también los Signos de Puntuación, para poder dar un sentido unívoco y no se libre a varias interpretaciones.

En este último criterio es que encontramos enmarcado el concepto de Ortografía, ya que es justamente las Convenciones y Reglamentos que se han fijado arbitrariamente para un sistema de escritura perteneciente a un lenguaje determinado, por lo que es comúnmente conocidas estas reglas como Normas Ortográficas. Es importante señalar que la ortografía no es siempre estática sino que todos los idiomas actualizan permanentemente sus reglas incluyendo palabras y modismos nuevos del lenguaje.

En este último criterio es que encontramos enmarcado el concepto de Ortografía, ya que es justamente las Convenciones y Reglamentos que se han fijado arbitrariamente para un sistema de escritura perteneciente a un lenguaje determinado, por lo que es comúnmente conocidas estas reglas como Normas Ortográficas. Es importante señalar que la ortografía no es siempre estática sino que todos los idiomas actualizan permanentemente sus reglas incluyendo palabras y modismos nuevos del lenguaje.

La historia de la ortografía y su relevancia en la construcción del lenguaje

Como todo, la ortografía también tiene su historia. Cada uno de los idiomas más importantes y hablados del mundo tiene una academia o institución aceptada para establecer las reglas de uso del idioma. En el caso del lenguaje español y las versiones castellanas, podemos decir que las primeras reglas y normas ortográficas fueron dadas a conocer en el año 1727, con la difusión de las mismas por parte de la Real Academia Española, a poco tiempo de haber sido fundada esta institución, dejando de lado las falencias que tenían adaptar estos signos a las Pronunciaciones Orales, o bien a lo relativo a la Etimología de la Palabra, lo que llevaba a una libre interpretación y a veces hasta distintos criterios para poder interpretar el mensaje, con un desfasaje entre emisor y receptor.

Su principal asentamiento se dio en el año 1854, con la publicación de La Ortografía de la Lengua Castellana, teniendo muy pocas modificaciones desde entonces, contando con adaptaciones etimológicas y fonológicas, ya que las letras pueden representar gráficamente fonemas idénticos en algunos ejemplos, diferenciándose de la fonética, pero no por ello dejando de lado la conservación de caracteres de una misma fonética, como en el caso de la B y V, por ejemplo. La Real Academia Española realiza un trabajo permanente de re-acomodación de las nuevas reglas o modismos que pueden surgir, muchas veces incluyendo nuevas formas que se empiezan a dar espontáneamente, se vuelven masivas y se deben tener en cuenta como formas del lenguaje. Estas nuevas formas al tiempo de ser aceptadas por la Real Academia Española se transforman en versiones oficiales del lenguaje.

Como ejemplos de reglas ortográficas podemos destacar la admisión de una tilde en las letras vocales (A, E, I, O, U) para poder indicar sílabas acentuadas, o la inclusión de una diéresis para indicar la sonoridad de la letra U en las sílabas Gui y Gue.

Fuente: importancia.org

 

 

La tabla periódica de la ortografía para que siempre escribas de forma correcta

Un lingüista ha creado este particular recurso en el que ha sustituido los elementos químicos por respuestas a las dudas ortográficas más comunes.

Si estoy pensado en “ti”, ¿le pongo tilde? y cuando usamos siglas en plural, ¿hay que ponerles una “s” al final? Son algunas de las dudas ortográficas más habituales  entre quienes en un momento dado tienen que enfrentarse al arte de la escritura.

Hasta ahora la sección de «Ortografía» de la RAE o incluso el buscador de dudas Fundéu eran recursos útiles para solventarlas, pero ahora un lingüista ha creado una herramienta alternativa que las sintetiza todas: se trata de una sencilla tabla periódica en la que los elementos químicos han sido sustituidos por las respuestas a algunas de las dudas ortográficas más comunes.

Las faltas de ortografía más repetidas en redes sociales

Aspectos como el uso correcto de los símbolos ortográficos, la colocación de la sílabas tónicas o normas de pronunciación son algunas de las nociones que recoge este ingenioso recurso cuyo creador, Juan Romeu Fernández, ha bautizado como la “Tabla periódica de la ortografía”.

Así, “Br”, “Pb” o “Fe” ya no son Bromo, Plomo o Hierro, sino la norma para emplear “B” antes de “R” o la de que la palabra “fe” no lleva tilde. Cuadrar cada símbolo con una regla ortográfica reconoce el autor que fue lo más complicado de este proyecto, que en cambio sólo le ha llevado una semana, tal y como cuenta a un medio informativo.

Romeu es miembro de la plataforma sinfaltas.com, donde junto a otros lingüistas, periodistas, traductores y otros profesionales no tan cercanos al ámbito de la escritura como los informáticos, comparten materiales y consejos para fomentar el buen uso de la lengua.

Así, a partir de ahora no olvidarás que cuando hablamos de minutos y segundos no es correcto utilizar las comillas “ o ”, sino “min” y “s” y que las cifras enteras como “2000” no llevan punto ni coma (a no ser que lleven decimales).

Fuente: ticbeat.com

Estudio afirma que las mujeres obsesionadas con la ortografía son odiosas

Si eres de las personas que no soporta ver un horror ortográfico, eres odiosa según la ciencia.

Si eres de las personas que está pendiente de la ortografía, es mejor que seas más flexible y es que la ciencia ha encontrado el adjetivo para definir a las mujeres así: odiosas.

Según un profesor experto en lenguaje, de la Universidad de Nueva York, afirmó que todo esto se relaciona con las personas que buscan la perfección en todo momento y la cantidad de seres que juzgan a alguien basado en su ortografía, aumenta considerablemente con el tiempo y en su mayoría son mujeres, del mismo modo, los conflictos sociales provocados por esto pueden seguir creciendo.

La investigación reunió los datos de personas que corrigieron textos y, con ello, se pudo demostrar que quienes eran más extrovertidos tendían a dejar de lado los errores y eran menos duros con las faltas ortográficas y las personas que las cometían. Los otros, en cambio, que solían ser más introvertidos, eran mucho más meticulosos y duros con quienes tenían mala ortografía.

PERFECCIÓN

Las personas que se paran fijando y corrigiendo a su paso la ortografía son perfeccionistas y se irritan con facilidad en cuanto ven una falta ortográfica y tienden a corregirla. Incluso las cartas de amor o cosas importantes. Nada se salva de su ojo agudo.

Así que quienes sean obsesivos con las fallas ortográficas, tengan cuidado: sus acciones podrían hablar más fuerte que sus palabras.

Fuente: diariocorreo.pe

Cómo evitar las faltas de ortografía en edades tempranas con el método VOVIP

A continuación, Víctor Cerrudo Higelmo, docente de Infantil, nos relata su experiencia en el C.E.I.P. Las Cigüeñas de Rivas-Vaciamadrid (Madrid) de la mano de VOVIP, método de enseñanza de la lectoescritura basado en la ortografía.

En los últimos años hemos observado una tendencia a acelerar el inicio del aprendizaje de la lectoescritura en la etapa de Educación Infantil, pero descuidando la vigilancia de aspectos más formales de la escritura como la ortografía.

Desde hace cinco años he tratado de desarrollar una metodología de enseñanza de la lectoescritura que aúne el desarrollo de la misma, de una manera lenta y paulatina, con el control de la ortografía antes de que los errores aparezcan. Así, entre los años 2010 y 2015, he aplicado la metodología VOVIP en dos ciclos de Educación Infantil en este centro escolar; metodología que tiene tres objetivos: desarrollar los prerrequisitos de la lectoescritura en la etapa de Infantil; evitar faltas de ortografía desde las primeras etapas; y lograr unificar ambos desarrollos de manera natural y motivadora para el alumnado.

Conciencia fonológica

En mi metodología utilizo actividades que desarrollan la conciencia fonológica desde los 3 hasta los 5 años. Estas propuestas se pueden realizar de manera diaria en la asamblea y con un escaso tiempo para su realización. Pero, ¿en qué consiste la conciencia fonológica? Según Carmen Allende (‘Dislexia y dificultades de aprendizaje‘): “Es una habilidad metalingüística que supone la conciencia de que en el lenguaje existen una serie de secuencias fonológicas que pueden ser descompuestas en secuencias más simples, así como la capacidad para manipular estas secuencias”. Por esta razón, todas las actividades que realizo en la asamblea tienen un componente de análisis y manipulación fonémica de aquellas unidades que el alumno puede manejar, operar y manipular en su dimensión sonora: a los 3 años las palabras, a los 4 años las sílabas y a los 5 años los fonemas. Las actividades más empleadas son el cambio de sílabas o de fonemas para obtener nuevas palabras y el cambio de orden de las mismas para lograr un cambio en la palabra.

Como norma general, en los primeros cursos de Infantil me centro en el desarrollo de estas actividades manipulativas de los sonidos que me permiten tener una continuidad de desarrollo de la conciencia fonológica. Es en 5 años cuando puedo comenzar a incorporar una serie de ejercicios sencillos y motivadores con las que desarrollar el inicio de la creación de textos. Esto no quiere decir que en 4 años las letras desaparezcan de la vida ordinaria del aula. Por supuesto que podemos realizar propuestas de escritura, pero siempre que el estudiante lo solicite y lo demande al tutor.

Evitar las faltas de ortografía

Durante los últimos años he visto necesario elaborar una metodología para logra el control de la ortografía desde Infantil, antes incluso de que las puedan cometer. La manera de lograrlo es sensibilizar al niño a ciertos pares de grafías con las que cometer errores al escribirlos (b/v, c/z, k/q/c y ll/y). El entrenamiento comienza en 4 años mediante la escritura de palabras en la asamblea, siempre relacionadas con el proyecto o tema que estamos trabajando en el aula, pero que incluyen en la palabra las letras ‘conflicto’. La razón de comenzar en 4 años es que cuando volvemos de periodo de vacaciones de Navidad, algunos niños comienzan a cumplir 5 años y su sistema auditivo comienza a ser capaz de detectar y segmentar los fonemas y, por tanto, a escribirlos.

Si el niño domina esta capacidad de segmentación y tiene que escribir una palabra con B o con V, existe un alto riesgo alto de que cometa una falta de ortografía en esas palabras. Para evitar este hecho, ayudamos al encargado a segmentar los fonemas de la palabra diaria y éste los va transcribiendo en sus grafías. Por otro lado, y para mejorar la grafía correcta, enseño gestos asociados a las palabras durante los 4 años y en 5 años aplico.

Logros

El método VOVIP permite conseguir el desarrollo de la lectoescritura y el control de la ortografía de manera paralela con una alta tasa de recuerdo tanto con el recurso de los gestos como el de las animaciones. Logra un control de la ortografía máximo debido a que puedo utilizar la animación o el gesto para recordarla; si estas herramientas fallan, el niño nunca escribirá mal la palabra debido a que, de manera automática, el alumno preguntará al adulto cual letra debe escoger.

Esta experiencia se presentó en el encuentro de Utopías Educativas.

Fuente: Educación 3.0