Entradas

¿Afecta realmente el espacio físico del aula al proceso de enseñanza-aprendizaje?

Tanto si uno vive un piso con vistas a las calles concurridas de una ciudad, en una casa espaciosa a las afueras o en una pequeña casa rural, ese espacio al que llamamos hogar es un lugar protegido que nos aporta seguridad y comodidad.

¿Afecta realmente el espacio físico del aula al proceso de enseñanza-aprendizaje?

La respuesta es sí. Un aula no debería producir una sensación muy diferente a la de sentirse en un lugar seguro, al igual que sucede en una casa. Los estudiantes deberían entrar al aula y sentirse cómodos para aprender. El ambiente físico del aula es un aspecto a menudo olvidado, que influye tanto en el rendimiento académico como en el bienestar psicológico del alumnado.

Bridget Bennet es una maestra de 4º de educación primaria de Michigan, que nos relata la experiencia para reformar el espacio físico de su aula durante el curso pasado. Este proceso conlleva una serie de pasos y dificultades que nos detalla a continuación. “En mi colegio, los estudiantes de cuarto de primaria tienen mesas individuales (de esas que tienen una tabla que se levanta y permiten guardar las pertenencias dentro de una cajonera). Como defensora del aprendizaje cooperativo y de la colaboración entre estudiantes, creo que este tipo de mobiliario, impide moverse y maniobrar con facilidad en el aula debido a que no permite que haya mucho espacio.”

¿Cómo puede el espacio físico favorecer el trabajo en equipo?

“Debemos dar a los niños espacios y clases que fomenten la creatividad, que les enseñe a tomar riesgos calculados, innovar y experimentar” (Mau, B., O’Donnell, Wicklund, Pigozzi y Peterson, 2010). Es importante favorecer el nivel de creatividad de mis alumnos rediseñando el espacio de aprendizaje.

Este otoño, quitaremos los pupitres y utilizaremos mesas grandes para compartir. Espero que esto haga el espacio más cómodo y favorezca el debate entre los alumnos durante las clases. Además, tengo la intención de tener los materiales (papeles, lápices, etc.) organizados y accesibles para todos. En lugar de escritorios individuales rebosantes de papeles, carpetas, etc., los materiales serán accesibles para que todos los estudiantes los compartan. Creo que esto hará hincapié en la importancia de ser un equipo, porque todo el mundo tendrá que cuidar y responsabilizarse de ellos.

Nunca he tenido una mesa de profesor como tal, tenía una en mi aula este año, pero nunca la utilicé. Creo que es importante que experimente el mismo tipo de espacio físico que mis estudiantes. Con un flujo abierto hacia el aula, seré capaz de facilitar y escuchar mejor la conversación y el pensamiento del alumnado.

Diseño de la  clase

La universidad de Salford (Manchester, Inglaterra) realizó un estudio sobre el diseño del aula. Evaluaron el diseño de la clase atendiendo a seis parámetros: color, elección, complejidad, flexibilidad, conexión y luz. Todos ellos mostraron un efecto significativo sobre el aprendizaje (Venhemert, 2013). He decidido diseñar el aula considerando cada uno de estos parámetros (también utilizando la aplicación de diseño del espacio Sketch up). Estas son algunas de las ideas clave que me gustaría destacar del resultado que obtuve:

Color

Me gustaría poder pintar las paredes del aula, aunque actualmente son de un color beige claro. Este año estoy trabajando en que predominen los colores azul y verde, para crear un ambiente tranquilo. También tenemos tres tablones de anuncios, dos en el frente y uno en la parte posterior del aula. Pongo este tipo de tablones de anuncios para que sean interactivos con el fin de mantener a los estudiantes comprometidos.

Elección

Los estudiantes pueden elegir en donde se sientan. Hay varias opciones disponibles cuando se trata de asientos. Con la ayuda del personal de limpieza de la escuela, pude sacar los pupitres antiguos y traer las nuevas mesas a mi clase. Logré crear un espacio móvil en donde los estudiantes pueden ponerse de pie o sentarse en taburetes. Tengo varios puffs y almohadas que se pueden utilizar  en el suelo. He creado bancos en el rincón del lectura, algo que va a ser mi próximo proyecto de bricolaje.

Flexibilidad / Conexión

Gracias a este tipo de diseño, los estudiantes serán capaces de trabajar de un modo cooperativo más a menudo. En lugar de mover los pupitres de  trabajo en grupos pequeños, los estudiantes tendrán un mayor espacio para trabajar colaborativamente.

Luz

Además de los cuatro ventanales de la pared de mi aula, también tenemos lámparas alrededor de las luces principales de aula. Por lo general, mantengo alguna de las luces apagadas durante la clase. El estado de ánimo es mucho más tranquilo cuando los estudiantes entran en una habitación iluminada con luz natural (o lo más naturalmente posible) en lugar de utilizar luces fluorescentes.

Pensar sobre el ambiente del aula, y su impacto en el rendimiento de los alumnos me ha ilusionado mucho para continuar durante el curso que viene. Ahora que soy consciente de lo mucho que significa el entorno físico, voy a ser más consciente de lo que funciona y no con mis alumnos.

Fuente: eduforics.com

Ambientes contaminados matan a 1,7 millones de niños cada año

Meera Senthilingam

Los ambientes contaminados causan la muerte de casi 1,7 millones de niños menores de 5 años, cada año,  según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado el pasado lunes.

Las causas incluyen agua contaminada, falta de saneamiento, malas prácticas higiénicas y contaminación interior y al aire libre, así como lesiones. Según el reporte, estos contaminantes son la causa de una de cada cuatro muertes en niños de entre 1 mes y 5 años.

El estudio destaca que las causas más frecuentes de muerte infantil son evitables a través de intervenciones que ya están disponibles en las comunidades más afectadas. Esas causas son diarrea, malaria y neumonía, que pueden ser prevenidas mejorando el acceso al agua potable y usando mosquiteros tratados con insecticidas y combustibles limpios para cocinar.

“Un ambiente contaminado es un ambiente letal, particularmente para niños pequeños”, dijo Margaret Chan, directora general de la OMS, en una declaración tras la publicación del informe.

“Sus órganos y sistemas inmunes en desarrollo y sus cuerpos y vías respiratorias pequeñas, los hacen especialmente vulnerables al aire sucio y al agua contaminada”, añade Chan.

Los niños expuestos a la contaminación del aire en espacios interiores y exteriores, incluyendo el humo indirecto o tabaquismo pasivo, tienen más riesgo de sufrir neumonía durante su infancia, así como de sufrir enfermedades respiratorias crónicas durante el resto de sus vidas, dice el estudio.

La OMS también señaló el aumento del riesgo de enfermedades cardiacas, derrames y cáncer por la exposición al aire contaminado.

Más del 90% de la población mundial respira un aire que viola los parámetros de calidad establecidos por la OMS.

El informe también enumera las medidas que hay que tomar para eliminar esos factores de riesgo y así prevenir enfermedades y muertes.

“Invertir en eliminar esos riesgos ambientales para la salud, así como invertir en mejorar la calidad del aire o usar combustibles limpios, resultará en beneficios masivos de salud”, dice María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud de la OMS. “Un ambiente contaminado castiga, sobre todo, la salud de nuestros niños”.

Según la OMS, más del 90% de la población mundial respira un aire de mala de calidad.

El aumento de la basura electrónica y eléctrica también es una preocupación, según el informe. Si no se desecha correctamente, esa basura puede exponer a los niños a toxinas que pueden perjudicar su inteligencia y causar déficit de atención, daño en los pulmones y cáncer.

También se teme que un mayor riesgo de cambio climático, debido al aumento de las temperaturas y de los niveles de dióxido de carbono, impulse un aumento del polen y, posiblemente, de casos de asma. Se calcula que el 44% de los casos de asma infantil en el mundo están relacionados con exposiciones medioambientales, dice el informe.

Además de advertir la carga que deben soportar los niños más pequeños, el nuevo estudio sugiere cómo reducir los factores de riesgo y, por ende, las tasas de mortalidad.

Entre las sugerencias está reducir la contaminación del aire, mejorar el acceso al agua limpia y el saneamiento, proteger a las mujeres embarazadas del humo indirecto y construir ambientes seguros para reducir accidentes y lesiones.

“La contaminación del aire en espacios interiores y exteriores tiene un importante efecto en la salud y en el desarrollo de los niños, y no sólo en el contexto de las ‘ciudades contaminadas’ estereotipadas, sino también en las familias rurales muy pobres que cocinan al interior de su casa”, dice Joy Lawn, profesor de salud materna y reproductiva y de epidemiología de la salud del niño en el London School of Hygiene and Tropical Medicine.

“Se da por hecho que las familias de países con ingresos altos tienen agua limpia, pero los niños en los climas más calientes, que enfrentan los riesgos más grandes de contraer enfermedades infecciosas, son los que realmente tienen menos acceso al agua limpia”.

Pero según Lawn, la contaminación no es el único factor de riesgo cuando se habla de mortalidad infantil.

“Tenemos que tener mucho cuidado en atribuir esas muertes solo al agua sucia y la contaminación”, explica. “Para prevenir muertes por neumonía también necesitamos vacunas y antibióticos; por malaria, necesitamos mosquiteros y tratamientos antimalaria. No es solo un problema de la polución”.

La contaminación del aire y del agua no solo tiene consecuencias graves en los niños de los países en vías de desarrollo, dice el informe de la OMS.

Otras soluciones posibles mencionadas en el informe son remover hongos y plagas de las casas, remover la pintura con plomo, asegurar el saneamiento y la buena nutrición en las escuelas y usar un mejor planeamiento urbano para crear más espacios verdes en las ciudades. También se destaca un manejo seguro de la basura industrial y frenar el uso de pesticidas tóxicos en la agricultura, así como detener al trabajo infantil en los campos.

El informe “destaca cómo el problema de la contaminación del medio ambiente afecta la salud de los niños en todo el mundo”, dice John Holloway, profesor de genética respiratoria y alergias de la Universidad de Southampton. Holloway publicó hace poco un informe sobre el impacto permanente de la contaminación del aire.

“No solo debemos preocuparnos por los graves efectos de la contaminación en la salud de los niños mencionados en el reporte, sino por los potenciales efectos permanentes de estar expuesto a contaminantes desde temprana edad, que puede tener consecuencias para toda la vida en la salud y en el bienestar”, explica.

Y agrega que la preocupación no debería ser solo de los países en vías de desarrollo. “La exposición al aire contaminado y al humo indirecto afecta la salud de los niños de países en vías de desarrollo, pero también del Reino Unido”, dice.

CNN