Entradas

La escuela y la mala alimentación de los niños

Una de las paradojas de la actualidad es que, mientras en algunos lugares se lucha contra la desnutrición infantil, en muchos alarman otros flagelos: el sobrepeso y la obesidad. Parecen antagónicos pero, en realidad, tienen muchos puntos en común. En Argentina, cuatro de cada diez chicos de entre 6 meses y 3 años tienen un estilo de alimentación poco saludable, según el Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI). Este dato, sumado a muchos otros, mantiene encendidas las alarmas y ha hecho que los especialistas trabajen para revertir la situación.

Al analizar las edades en las que comienza a manifestarse la mala alimentación queda expuesto el déficit en educación nutricional de los hogares, lo que se ve acentuado posteriormente por la realidad de las escuelas en dicha materia. En la época de la comida rápida y donde escasea el tiempo para elaborar comidas completas y saludables, resulta complejo que niños y adultos se alimenten como corresponde, aunque los profesionales destacan que la tarea no es tan difícil y que es urgente abocarse a ella.

La Facultad de Ciencias de la Nutrición de la Universidad Juan Agustín Maza (Argentina) desarrolla dos investigaciones vinculadas al tema: “¿Qué comen nuestros niños fuera de casa?” y “La evaluación de niños escolares de entre 5 y 12 años”. Algunos de los resultados obtenidos hasta ahora son preocupantes: por ejemplo, hay niños en edad escolar que no tienen como opción tomar agua al momento de hidratarse.

La decana de la Facultad de Ciencias de la Nutrición de la Universidad Maza, Esp. Cecilia Llaver, expresó que “es importante que en las escuelas se tenga acceso a agua potable y que se priorice la leche por encima del té o del yerbeado”. A su vez, la profesional indicó que son muy negativos los valores respecto al azúcar y el sodio pero que eso podría revertirse incluyendo ensaladas, frutos secos y tutucas, entre otros alimentos.

“Se pueden hacer comidas simples y sencillas optimizando los recursos para que no sean costosas. En los comedores se debe tratar de dar a los niños siempre una base de proteínas de buena calidad, por ejemplo a través de la carne molida, la polenta, etc.”, detalló Llaver.

Desde la unidad académica de la Universidad Maza trabajan en conjunto con el Ministerio de Salud de Mendoza y el Consejo Asesor de la Red Provincial de Obesidad, en Argentina, para capacitar a enfermeros y agentes sanitarios de centros de salud y hospitales con el objetivo de que aprendan a detectar a los niños que tienen sobrepeso u obesidad.

Por otra parte, se publicó en el Boletín Oficial la Resolución Nº 452, firmada en conjunto por la Dirección General de Escuelas y el Ministerio de Salud, que busca desalentar la venta de gaseosas y jugos artificiales en las escuelas.

No es la primera vez que se intenta trabajar desde lo legal para modificar la realidad: en mayo de 2007 comenzó a implementarse el programa Merienda Saludable, que se publicó en el Boletín Oficial en enero de 2011 (Resolución Nº8.247) y hace 2 años la diputada Beatriz Varela presentó un proyecto para que los negocios dentro de establecimientos educativos tengan una oferta saludable.

A pesar de las buenas intenciones, estos esfuerzos no fueron suficientes, ya que lo concreto es que los niños siguen alimentándose mal: en parte, porque algunos lugares no ofrecen productos más sanos y también porque, cuando los hay, los niños no los consumen. Ahí está la tarea familiar, que debe darse previa y permanentemente.

Se trata de un tema complejo que involucra muchos aspectos. Lo cierto es que requiere una actuación inmediata de todos los actores involucrados. Lo más importante es que la salud de nuestros niños está en juego.

 

Fuente:: Universidad Maza / Argentina Investiga

Sé vigilante con el contenido que consumen tus niños

Varias personas han expresado su critica por el beso entre los personajes Sammy Gutiérrez y Yaz Fadoula

Mucha indignación ha causado la escena lésbica en la quinta temporada de la serie animada “Jurassic World: Campamento Cretácico”.

Y aunque la serie ha sido esperada por los fanáticos de “Jurassic World” lo cierto es que varias personas han expresado su critica por el beso entre los personajes Sammy Gutiérrez y Yaz Fadoula.

“Es increíble que quieran enseñar o normalizar esto. Caramba esto es una serie para niños porque desean por todos los medios adoctrinar a nuestros hijos. Tratando de normalizar conductas que a nuestros hijos lo que pueden es traer confusión a sus vidas. Adulto haga con su vida lo que desee. Pero deje a los niños”, dijo una madre en Instagram.

De igual forma, en las páginas de criticas de cine los comentarios son parecidos: “Qué tiene que ver una pareja de lesbianas con lo dinosaurios? ¿Por qué una minoría quiere apoderarse de la mayoría? ¿Por qué arruinaron una serie para niño con su afán de normalizar el lesbianismo?, “Una excusa para enseñar una vez más a los niños relaciones lésbicas. ¡Por Dios dejen a los niños ser niños!”, “La serie venía super bien hasta que pusieron escenas donde aparece el LGBT en temporada 5 CAP 7, ¿es en serio esto? ¿Van a meter estos contenidos que no son para niños en todo?”, se leen.

La trama de esta serie se desarrolla a lo largo de cinco temporadas en las que un grupo de seis adolescentes tienen sus aventuras en la isla jurásica, pues si bien pensaban que iban a acampar de manera tranquila, muy pronto se van dando cuenta que tienen que iniciar una lucha para sobrevivir en el hogar de los dinosaurios.

La quinta temporada estrenó el pasado 21 de julio en Netflix.

Fuente: listindiario.com

Habilidades de liderazgo en los niños: ¿qué debes saber?

Las habilidades de liderazgo pueden ayudar a los niños a confiar más en sí mismos, tomar mejores decisiones y relacionarse adecuadamente con los demás. Te contamos cómo potenciarlas.

El liderazgo es un término que escuchamos con frecuencia relacionado al ámbito laboral y de las organizaciones. Por lo mismo, hablar de habilidades de liderazgo en los niños puede sonar contradictorio y puede hacer que muchos padres piensen que no es necesario potenciarlas.

Al fin y al cabo, cada persona es un mundo y cuenta con virtudes, fortalezas e intereses diferentes y no todos tenemos que terminar siendo directivos de grandes empresas. Sin embargo, el concepto va mucho más allá de esto.

Liderar no implica, estricta y únicamente, guiar, dirigir e influir en los demás. También significa ser capaces de planificar nuestras propias estrategias, tomar decisiones, hacernos cargo de nuestras metas y relacionarnos de manera adecuada en diversos entornos sociales. Y estas sí son cualidades que pueden beneficiar a los niños durante toda su trayectoria escolar y mucho más adelante. Por ello, queremos ofrecerte más información al respecto.

 

¿El líder nace o se hace?

Teniendo en cuenta la variedad de habilidades que implica el liderazgo, cabe preguntarnos si estas son innatas o adquiridas. Y la respuesta no es tajante ni dicotómica. Es cierto que algunos niños nacen con un temperamento más abierto y explorador y otros se muestran, desde el nacimiento, más cautos e inhibidos.

Sin embargo, las habilidades, por definición, son entidades que pueden adquirirse, desarrollarse y potenciarse; por lo que los estilos de crianza y las experiencias tempranas en la infancia tienen una gran influencia.

Principales habilidades de liderazgo en los niños y cómo potenciarlas

Si deseas ayudar a tu hijo a fomentar su capacidad de liderazgo, te mostramos algunas de las habilidades que esto conlleva. Es en estas áreas en las que ha de ponerse el enfoque para obtener los beneficios deseados.

Toma de decisiones

En la vida cotidiana se presentan numerosas situaciones en las que se nos exige tomar una decisión. Algunas personas tienen especiales dificultades para decidir y escoger, hasta el punto de necesitar apoyarse excesivamente en otros o delegar esa responsabilidad.

Esto puede generar malestar y serias limitaciones en el día a día, por lo que unas buenas habilidades de liderazgo en los niños pueden protegerles de estas vivencias.

Así, es importante permitir que los infantes vayan siendo responsables de ciertas elecciones desde sus primeros años.

Qué camiseta escoger para ponerse, ir al parque o jugar en casa, ver una película u otra… todas estas disyuntivas no tienen gran importancia, pero proporcionan un entorno seguro en el que el niño puede ir desarrollando la confianza en sí mismo y experimentando la responsabilidad en un grado adecuado a su edad.

Búsqueda de soluciones

La flexibilidad cognitiva es esencial para alcanzar el éxito en muchos ámbitos de la vida. La capacidad para hallar alternativas ante un dilema, valorarlas y ponerlas en práctica es fundamental.

No obstante, muchas veces cuando un niño no es capaz de lograr una meta a la primera, los adultos nos apresuramos a darle la solución o hacer el trabajo por él. Si deseamos que desarrolle sus habilidades de liderazgo, hemos de permitirle intentarlo, fallar, cambiar de rumbo y perseverar hasta lograrlo.

Negociar y llegar a acuerdos

Las habilidades sociales y comunicativas se encuentran también muy relacionadas con el liderazgo. Tener una buena capacidad para escuchar otros puntos de vista, exponer el propio y llegar a acuerdos con otras personas es muy útil durante toda la vida.

Para favorecer esta esta habilidad en los niños es importante que en el propio hogar sean escuchados y su opinión sea tenida en cuenta. Por esto, el estilo de crianza democrático es mucho más positivo que el autoritario, en el que los adultos ordenan y el menor obedece.

 

Habilidades de liderazgo en los niños: una labor de la familia y la escuela

Para que las anteriores habilidades de planificación, decisión y comunicación se fortalezcan es necesaria la labor de los dos principales agentes de socialización de los niños: la familia y la escuela. Desde el hogar, el ejemplo de los padres así como las oportunidades que se ofrecen a los menores en el día a día para practicar estas capacidades son fundamentales.

Desde la escuela, los docentes pueden servirse del juego y el trabajo en equipo para fomentar el liderazgo en los niños y ofrecerles una educación integral. De esta forma se avanza hacia una formación que promueva la autoconfianza y la capacidad de los menores para explorar y aventurarse a nuevos retos.

 

 

Fuente:  https://lamenteesmaravillosa.com

¿Cuáles son las condiciones que deben darse para que un niño repita el año escolar?

Que un niño repita el año escolar no es común. Pero si la escuela está considerando que su hijo repita un año (o si usted lo está considerando), hay algunos puntos importantes que debería conocer.

Si los niños no han desarrollado las habilidades académicas que necesitarán el siguiente grado escolar, la escuela puede aconsejar que repitan el grado. La idea es que un año adicional los ayude a ponerse al día.

Pero a veces las dificultades académicas de un estudiante no son el único factor que la escuela está considerando. Otras razones que la escuela puede mencionar incluyen:

El niño es muy joven para su grado o es socialmente inmaduro.
Ha perdido muchos días de escuela debido a una enfermedad grave.
No alcanza el nivel de rendimiento necesario para pasar al siguiente grado.
Algunos estados también cuentan con leyes de retención de tercer grado que establecen que los estudiantes no pueden avanzar de grado si no leen a cierto nivel. Sin embargo, algunos de esos estados pueden hacer excepciones. La escuela puede informarle cómo se aplican las leyes de su estado para la retención de tercer grado cuando el estudiante tiene una diferencia de aprendizaje.

Enfoque actual sobre repetir el año
Las investigaciones recientes muestran que hacer que un niño repita un año no suele ser la mejor práctica. La National Association of School Psychologists (NASP, por sus siglas en ingles) reporta que algunos niños mejoran en la escuela el primer o segundo año después de haber repetido un grado. Pero también afirma que ese efecto no es duradero.

NASP también destaca que los estudiantes que piensan y aprenden de manera diferente puede que no mejoren en ningún aspecto, a menos que se implementen intervenciones nuevas y específicas. Cuando un niño repite el grado porque tiene dificultades para aprender, seguir utilizando el mismo tipo de enseñanza no lo ayudará. Una mejor solución sería avanzar de grado implementando nuevos apoyos de aprendizaje.

Qué puede hacer
Los padres juegan un papel importante en la educación de sus hijos. Tienen el derecho de participar en la toma de decisiones.

Si la escuela de su hijo sugiere que repita el grado, es importante que hable con el maestro para averiguar la razón. También puede preguntar qué cambios se harán en la forma en que se le enseña a su hijo si repitiera el grado. Es importante que haya un plan que usted considere ayudará a su hijo a progresar.

Cuando se reúna con el maestro de su hijo, también puede discutir qué alternativas hay en lugar de repetir el año. Algunas preguntas que puede hacer son:

¿Hay nuevas que pueden mejorar su rendimiento en el aula el próximo año?
¿Necesitan revisarse las metas y servicios incluidos en su ?
¿Los programas de estudio de verano son una opción disponible?
¿Ayudaría la tutoría individual para a que su hijo puede avanzar al siguiente grado?
Es importante asistir a esa reunión conociendo las ventajas y desventajas de repetir un grado. Y aunque no esté de acuerdo con el maestro de su hijo, es importante desarrollar una buena relación.

Puntos clave
Algunos estados tienen leyes que establecen que un niño no puede avanzar al siguiente grado, a menos que pueda leer a cierto nivel. Pero pueden haber excepciones.

Si su hijo va a repetir el año, también debería haber un plan para enseñarle de otra manera que pueda funcionar mejor.

Podría haber otras opciones a considerar antes de repetir el año.

Fuente: https://www.understood.org/

10 juegos para mejorar la memoria

Los juegos de memoria no son solo juegos para pasar el rato con tus amigos, sino que están diseñados para aportar beneficios a la salud cerebral, como, por ejemplo, incrementar tu capacidad de concentración, mejorar tu memoria visual e incentivar el pensamiento rápido frente a decisiones del día a día que requieren una capacidad de respuesta inmediata.

En este sentido, si deseas entrenar tu cerebro y poner a prueba tu memoria de una manera entretenida y sin preocupaciones, en un COMO, te presentamos 10 juegos para mejorar la memoria. Estas herramientas de entretenimiento contribuirán a un desarrollo ideal de tus procesos de memorización, atención e inteligencia, y son perfectas para adultos y niños.

 

Memorizar fichas

Aunque parezca evidente, memorizar es uno de los ejercicios para activar la mente más importante que puedes realizar. Este acto consiste en recordar lo visto en fotografías o ilustraciones, ya sean ciudades, personas, paisajes o nombres, con el objetivo de mejorar la memoria a corto plazo. Almacenar información aleatoria te ayudará a prestar atención a los detalles y a estar más atento en la cotidianidad. Por ello, este es uno de los juegos para la memoria para adultos más recomendados.

Si, por otra parte, quieres mantener tu memoria a largo plazo

 

Encuentra las diferencias

Este entretenido juego es uno de los más conocidos entre los ejercicios para activar la mente. Consiste en comparar dos imágenes (sean de paisajes, animales, personas, escenarios…) aparentemente idénticas, pero que ocultan detalles que las diferencian.

Aquí te dejamos un juego para que halles las diferencias entre dos imágenes, ¡cuéntanos en los comentarios cuántas ves! Realizar este tipo de actividades incrementará tu atención a los detalles y, por ser una de las actividades para mejorar la memoria más fáciles de hacer, es perfecta para niños y adultos.

 

Solitario

Es el juego de naipes individual por excelencia, su objetivo consiste en construir los cuatro mazos del naipe de manera organizada y sin errores. Para ello, tienes que prestar atención a las cartas aleatorias que salen y sus posibles combinaciones con cada mano. Esta actividad te ayudará a mejorar la concentración a través de la paciencia y la atención.

Además, la experiencia en este juego permite que mejores con cada nueva partida, por lo cual es uno de los juegos de memoria para mayores de 65 años más jugados en línea.

Inevitablemente, el cerebro va perdiendo sus capacidades con el pasar de los años y nuestra capacidad de retener información se reduce. Por eso, es muy importante saber Cómo ejercitar la memoria para que mantengamos la mente joven y lúcida por el mayor tiempo posible.

 

Sudoku

El sudoku es una de las actividades de memoria más populares, pues nos reta a resolver una cuadrícula numérica a través del pensamiento lógico matemático. El beneficio de este juego es mejorar la concentración y la inteligencia, así como estimular la memoria y la actividad mental.

Gracias a que existen diferentes niveles de dificultad, los sudoku se adaptan perfectamente a la edad y las habilidades de cada persona. Por todo ello, es uno de los juegos de memoria para adultos más buscados en las secciones de pasatiempos de los diarios o en Internet.

 

 

Crucigramas

Otro de los pasatiempos y ejercicios para activar la mente, además de las habilidades comunicativas, lingüísticas, de concentración y memorización, es llenar crucigramas. Con este juego, no solo recordarás nombres propios o aspectos de la cultura popular, sino que también obtendrás muchos beneficios para la salud y prevendrás el desgaste cognitivo y neurológico. Es, sin duda alguna, una de las actividades de memoria que debes convertir en un hábito.

Hay muchos crucigramas disponibles de forma gratuita en Internet.

 

Sopa de letras

La búsqueda de palabras específicas y su señalamiento incrementa la capacidad de enfoque y precisión. Las sopas de letras, como otras de las actividades de memoria, incrementan la capacidad de reacción, la memoria visual y la agilidad ante respuestas cotidianas.

Además, son muy entretenidos y siempre nos traen alegría luego de haber logrado la meta. Las sopas de letras son uno de los tantos juegos de memoria para mayores de 65 años, o para personas adultas quienes padecen problemas degenerativos neurológicos.

 

Trabalenguas

Repetir en voz alta un trabalenguas o crearlo de manera que se puedan ordenar sílabas repetidas en frases y en oraciones hasta alcanzar una musicalidad y coherencia, es una de las actividades de memoria de mayor reto para una persona.

Los trabalenguas tienen un propósito pedagógico y cognitivo, al permitir estimular la memoria y la organización lingüística, por los que son ideales ejercicios para activar la mente. Por esa razón, es un excelente juego para mejorar la memoria en niños.

Listas de palabras

Este juego grupal consiste en la creación de una lista de palabras según categorías, como nombres, apellidos, cosas, objetos, colores, entre otras. Para jugar, se debe seleccionar una letra del abecedario para que cada jugador recuerde una palabra de la categoría que inicie con ella. Por lo general, las listas de palabras deben realizarse con el tiempo contado para mejorar la capacidad de reacción de los jugadores.

Por ejemplo, puedes seleccionar una o varias categorías y elegir la letra “C”. De este modo, tendrás que listar todas las cosas que comiencen por la letra “C”: Carlos, Carroza, Carmesí, Ciruela, Camello, etc. Las palabras pueden listarse en voz alta por turnos o escribirlas en un papel hasta que se acabe el tiempo.

Rompecabezas

Los rompecabezas son excelentes juegos de memoria tanto para niños como para adultos y adultos mayores. Trae muchos beneficios para la actividad cerebral y, gracias a ello, ayuda a prevenir enfermedades neuronales como el Alzheimer u otras patologías degenerativas. Además de ello, este juego permite incrementar la concentración, estimular la creatividad, mejorar la paciencia y las habilidades motoras. Sin duda, es uno de los ejercicios para activar la mente que no puedes dejar de pasar por alto.

 

Ajedrez

Si estás buscando ejercicios para activar la mente, el ajedrez es una apuesta segura. Con este juego de mesa, aprenderás a desarrollar una estrategia de juego mediante la concentración y la memoria. Para ganar, tendrás que analizar los movimientos de tu adversario y encontrar soluciones efectivas a través de las jugadas. Con este proceso, las habilidades mentales se desarrollarán.

Como se hizo mención, cada uno de estos juegos son actividades de memoria que debes tener en cuenta a la hora de encontrar herramientas para desarrollar y mejorar tu mente, con diversión y entretenimiento.

 

 

Fuente:

www.mundodeportivo.com

¿Cómo decir no a los niños de manera positiva?

¿Te cuesta marcar límites a tus hijos? ¿No sabes cómo decir que no de una forma positiva? Encuentra las claves para aprender a decir no a los niños de una manera efectiva.

ASERTIVIDAD

Decir no a los niños puede llegar a ser una tarea muy complicada. A veces nos pasamos por defecto y otras por exceso. Hay padres que están acotando el margen de actuación de sus hijos de manera constante (no hagas eso, no toques aquello, deja eso), privándolos de su propia autonomía con ese exceso de normas sin explicación y otros que no ponen ningún tipo de freno a sus hijos, dejando que hagan y deshagan a su antojo y desatando la aparición de los niños tiranos.

Por poner un ejemplo de esto último, ¿cuántas veces hemos ido a cenar a un restaurante y hemos visto cómo los hijos de alguien corren y juegan por allí como si de un parque se tratara? Los padres no están vigilando a sus hijos, los cuales pueden llegar a incomodar a otros clientes e incluso a los trabajadores que tienen que ir esquivando niños para lograr hacer su trabajo.

 ¿Cuándo hay que decir no a los niños?

Evidentemente ni un caso ni el otro son lo más propicio para una buena educación de nuestros menores. En el primer caso los niños crecen sin autoestima y acaban siendo personas con poca creatividad, puesto que se les limita mucho desde pequeños, se les impone todo y dejan poca rienda suelta a crear su propia manera de actuar. De adultos serán personas rígidas, muy normativas y excesivamente autoexigentes.

Por el contrario, las personas que a las que no se les ha negado nada en la infancia, tienen poca tolerancia a la frustración y por tanto, imponen su criterio, carecen de empatía, les cuesta aceptar otras opiniones y son personas anárquicas que toleran mal las normas sea donde sea. Por tanto, serán personas con tendencia a la espontaneidad pero quizás con dificultades para autorregularse (saber cuándo hay que ser espontáneo y cuándo hay que controlarse), mantener amistades, relaciones de pareja o incluso un trabajo.

Por tanto, podemos deducir que hoy es necesario decir no a los niños de una manera equilibrada para lograr que crezcan con autoestima, con auto exigencia pero sin desbordarse, creativos, que puedan ser espontáneos y que acepten las normas y maneras de funcionar tanto en las relaciones personales como en las laborales.

Así, se puede decir que hay que aprender a decir que no a los niños. Pero para que éstos sean efectivos, utilizar la palabra ‘no’ puede ser contraproducente. Cuando alguien nos prohíbe algo sentimos un deseo irrefrenable de llevarle la contraria o de desobedecer. No nos gusta la negativa aunque es una de las primeras palabras que aprendemos ya desde bebés y la aplicamos constantemente.

 ¿Cómo se puede decir no a los niños de una manera positiva?

Esto os lo explico de cara a los hijos, pero en realidad se puede aplicar a cualquier persona en cualquier ámbito. Introducir la palabra ‘no’ en una frase puede hacer que la persona lejos de escuchar se ponga a la defensiva y trate de desobedecer o que acabe haciendo una pataleta. Hay que dejar esta palabra que es muy cortante y directa para actuaciones realmente importantes, como cuando el niño está en peligro o cuando lo que ha hecho es grave. Para todo lo demás, aprender a marcar límites sin decir la palabra ‘no’ es la mejor manera de conseguir que crezcan sanos:

  1. Convierte la frase en positivo

Esta tarea es muy complicada para quien no lo suele hacer habitualmente, pero hay que intentar construir las frases en positivo en lugar de en negativo. Por ejemplo: “no toques esa planta” se puede traducir por “vamos a jugar aquí, mejor”. Parece muy difícil pero si se practica cada día, se puede lograr marcar límites sin hacer uso de la negativa.

  1. Explica las consecuencias

Muchas veces los padres empiezan a decir no a los niños sin explicar el por qué o bien dan una explicación tan larga que los niños no escuchan. Saber por qué no pueden hacer algo es importante, ya que aprenderán que la negativa no es porque sí, sino que tiene una explicación.

  1. Utiliza un tono de voz adecuado en cada caso

A veces hay una tendencia a decir no a los niños de una manera demasiado agresiva, gritando o usando un tono cortante ya desde el primer aviso. Eso nos puede funcionar en un primer momento, cuando el niño se asusta, pero la tendencia es a que los hijos se acostumbren a esa manera de funcionar y cuando realmente necesitamos alzar la voz, no obedezcan, quedándonos así sin recursos. Por tanto, hay que decir no a los niños con una voz suave, pero eso no quiere decir que permitamos que el niño haga lo que quiere o seamos más laxos sino que marcamos sin ser agresivos.

  1. Haz uso de las consecuencias, evita ser perro ladrador

Evita la palabrería sin consecuencias. Si ves que tu hijo no obedece, puede que pierdas los estribos. En lugar de eso recurre a las consecuencias. Avisa con anterioridad de lo que va a suceder si se obedece, dale varias oportunidades remarcando cuántas le vas a dar y evidentemente, cumple la consecuencia prometida. De nada sirve que digas lo que va a pasar si realmente no acaba sucediendo. El niño sabe que todo quedará en palabras y la rectificación será nula. Por ejemplo: “es hora de cenar, deja ya el juego y ven a la mesa”, si ves que no obedece “voy a decírtelo como mucho dos veces más, si vienes antes de las tres veces luego jugaremos juntos un rato”; y si cuentas hasta tres y no ha venido “te has quedado sin jugar juntos” (y se cumple). Como ves, se dice que no pero en lugar de con un castigo, con un premio si se realiza el cambio de conducta. Así, si no hay un cambio, se quedará sin premio pero es mejor evitar el castigo en cualquier ocasión.

  1. Usa la ilusión de alternativas

En psicología a veces utilizamos esta técnica para conseguir que la persona haga algo de lo que queremos y sienta que está escogiendo, es decir, que no se le está obligando a nada. Así, por ejemplo, si quieres que tu hijo coma algo de verdura le puedes decir: “¿qué te apetece más comer, judías verdes, tortilla de espinacas o calabacín relleno?”. Así, sentirá que decide pero estará comiendo algo de verdura, que es tu objetivo.

Ahora ya puedes empezar a practicar estas maneras de decir no a los niños de forma positiva, tanto con tus hijos como con adultos. Lo más difícil es mantenerlo a lo largo del tiempo. Es un aprendizaje, así que intenta ser constante y ponerlo en práctica cada día y verás los resultados muy pronto.

La importancia de decir no a los niños

Educar a un niño no es una tarea fácil, sobre todo cuando se intentan establecer límites sobre lo que debe hacer y lo que no. Los enfados y las rabietas suelen ser una respuesta relativamente frecuente, pero es fundamental aprender a decirles “no” de forma calmada y razonando dicha actitud para que el pequeño sea también consciente de su propio proceso de crecimiento y se sienta seguro al ir ganando más autonomía. Cuando no se pueden establecer estas restricciones o no se puede decir no a los niños, es importante combatir de raíz el problema y acudir cuánto antes a un psicólogo infantil. La educación de los niños es una tarea muy difícil ya que es la etapa dónde se forja los rasgos más decisivos de su personalidad.

Fuente:  www.mundopsicologos.com

La regla de las cuatro erres para criar a los niños sin castigos

Mejor que reprender a los pequeños, es recomendable aplicar la educación respetuosa basada en las consecuencias: un método que responde a su conducta, tiene en cuenta sus necesidades y es más constructivo.

En los últimos años, los estudios neurocientíficos han demostrado las repercusiones que tienen los castigos sobre el cerebro y la salud mental de niños y adolescentes. No solamente lo demuestra la neurociencia, sino que el sentido común y las prácticas educativas, democráticas y respetuosas también lo apoyan, además de suponer una alternativa muy eficaz.

La educación tradicional, la que ha recibido la mayoría, se basa en la rigidez, el respeto impuesto, el chantaje, las relaciones de poder, la amenaza y el castigo. Sin embargo, la educación respetuosa se caracteriza por la comunicación, el amor incondicional, la empatía, la flexibilidad y el respeto mutuo. Se acepta al niño tal y como es, además de entender que los niños no se portan mal, sino que solamente expresan sus necesidades. Es cierto que lo más efectivo a corto plazo para modificar la conducta de los más pequeños es el grito, la amenaza y el castigo. Pero, ¿es también lo más respetuoso? Desde luego que no.

Lo más recomendable es la educación respetuosa que sustituye los castigos por las consecuencias. No se consiguen resultados de manera inmediata, pero sí a medio-largo plazo de una manera más consistente y teniendo en cuenta el desarrollo y las necesidades del menor. Dado que el castigo se ha ido ejerciendo y transmitiendo de generación en generación, aunque ahora seamos conscientes de sus repercusiones, resulta difícil desinstalarlo de nuestro cerebro. Para reconocer cuándo lo aplicamos, veamos algunas de sus características básicas:

  1. Revancha: cuando un niño es castigado, aparece de manera innata las ganas de devolver lo que le han hecho. Si me pegaste por hacer algo mal, tendré ganas de devolverte el golpe que me diste. Ojo, porque esto mismo también les pasa a los adultos cuando son castigados o sienten que otras personas les castigan.
  2. Retraimiento: si un niño está correteando por el pasillo de su casa y no cesa su juego a pesar de que su padre le está diciendo que deje de correr, en el momento en que el padre dé un grito, el niño sentirá miedo y dejará de correr de inmediato. Recordemos que el miedo intenso paraliza y afecta a la autoestima del niño.
  3. Resentimiento: aunque el menor no sea consciente, en lo más profundo de su ser siente que el adulto que castiga le está tratando de manera irrespetuosa y que no es merecedor de ser tratado así. Está resentido porque se siente injustamente tratado.
  4. Rebeldía: ante el castigo, a veces, el menor se rebela contra la autoridad pegando, insultando o agrediendo. La rabia que siente por ser tratado de esa manera le invita a desobedecer. Basta que el padre diga “A” para que el niño diga “B”.

En el castigo, el adulto interviene aplicando al menor una consecuencia artificial e irrespetuosa. El objetivo es instaurar el miedo en el cuerpo del menor para que deje de portarse mal y haga, de una vez por todas, aquello que desea y ordena el adulto. El castigo impuesto no está relacionado con la conducta que pretendemos corregir. Por ejemplo, si mi alumno de cinco años empuja a un compañero de clase y le castigo sin recreo, estaré poniendo en marcha una consecuencia artificial que nada tiene que ver con la conducta desadaptativa que quiero verificar (empujón).

Una vez que hemos visto cuáles son los pilares que caracterizan el castigo, veamos cuáles son los dos tipos de consecuencias de las que solemos hablar los profesionales para poder sustituir las reprimendas por estas:

  • Consecuencias naturales: este tipo se dan sin que los padres o maestros intervengan de alguna manera. Por ejemplo, la consecuencia natural de comerte una caja entera de bombones es que te puede sentar mal (dolor de estómago, náuseas, vómitos, malestar general, etcétera).
  • Consecuencias lógicas: a diferencia de las anteriores, en estas sí que interviene el adulto. Por ejemplo, si mi hijo de ocho años le rompe a propósito un coche a su hermana pequeña podemos aplicar una consecuencia lógica que consista en que compre un coche para su hermana con su dinero. En este caso intervenimos los adultos, pero se pone en marcha una consecuencia sensata y respetuosa con los hijos.

Ahora bien, para que la consecuencia sea efectiva, se deben cumplir los cuatro requisitos siguientes:

  1. Respetuosa: la consecuencia debe respetar al menor y tenerle presente en todo momento. El objetivo es que aprenda, no inculcarle miedo para que deje de hacerlo.
  2. Razonable: toda consecuencia debe ser sensata y razonable. Aplicada en su justa medida. Debemos evitar tanto poner una consecuencia exagerada como pasar por alto lo sucedido.
  3. Revelada con anterioridad: la anticipación es uno de los mejores recursos que los padres pueden utilizar con sus hijos. Contarles lo que viene a continuación o lo que ocurrirá si no se lleva a cabo una determinada acción es fundamental. Les ayuda a planificarse y a anticiparse a las posibles consecuencias.
  4. Relacionada: la consecuencia debe tener una relación con el acto que se ha llevado a cabo. Si no existe una continuidad entre la acción y la consecuencia, es posible que estemos en presencia de un castigo.

Si lo analizamos desde una perspectiva neurobiológica, los castigos activan la parte inferior del cerebro del niño, mientras que las consecuencias aplicadas de manera respetuosa lo activan entero, algo que permite un verdadero aprendizaje. Ya hemos visto que tanto las características de la reprimenda como los requisitos de las consecuencias se basan en la regla de las cuatro erres. En el castigo, el menor no aprende que lo que ha hecho es peligroso o es una falta de respeto hacia los demás, sino que aprende a obedecer y a sentir miedo hacia quien le castigó. Los niños castigados pueden sentir emociones de defensa tan dispares como la rabia, el miedo o la tristeza, lo que les dificulta tomar decisiones por ellos mismos, respetarse y exigir ser respetados por los demás.

*Rafa Guerrero es psicólogo y doctor en Educación. Director de Darwin Psicólogos. Autor de los libros ‘Educación emocional y apego’ (2018) y ‘El cerebro infantil y adolescente’ 

Fuente: elpais.com

¿Qué habilidades desarrollan los niños a través de las adivinanzas?

Saber qué habilidades desarrollan los niños a través de las adivinanzas es de gran importancia para poder implementar estas actividades en su día a día. Además de estimular su desarrollo, son juegos ideales que permiten pasar el tiempo libre al mismo tiempo que aprenden cosas nuevas. Por tan solo esto, se considera una tarea imprescindible en el crecimiento de los más pequeños del hogar.

Las adivinanzas para niños no son algo nuevo, y además es una actividad divertida que involucra nuestra capacidad para escuchar e interpretar un enunciado. Por este motivo, se debe implementar en los niños para poder potenciar sus habilidades analíticas mientras que se divierte simultáneamente.

¿Por qué los niños deben resolver adivinanzas?

En su etapa de desarrollo, los niños tienen una capacidad para retener información mucho mayor que una persona adulta. Es por esto que la mayoría de las actividades tales como el baile, música, aprender un nuevo idioma, entre otros, se recomiendan hacerlas durante la niñez.

En este caso, las adivinanzas son una herramienta más para promover el desarrollo del lenguaje en los niños a una temprana edad. La mayor ventaja es que se hace desde el entretenimiento y la diversión, mientras que el niño aprende y enriquece su intelecto.

Además, entender qué habilidades desarrollan los niños a través de las adivinanzas e implementarlas en su tiempo libre es otra manera de aprendizaje. En este sentido, no solo se debe ver como una actividad para pasar el rato, sino también como un tiempo para aprender mientras se fomenta la diversión.

¿Qué habilidades desarrollan los niños a través de las adivinanzas y por qué son importantes?

Los niños son receptores natos de información, lo que se busca con las adivinanzas es que sean capaces de retenerla y analizarla. Asimismo, se debe partir desde una actividad totalmente divertida para poder obtener toda su atención y que sea capaz de formular una respuesta.

Se puede decir que es un trabajo en conjunto, donde los padres funcionan como emisores al transmitir el enunciado, y si es necesario proporcionar pistas. Para ser más específicos, estas son algunas de las habilidades que se promueven en los niños al implementar las adivinanzas:

Promueven su lenguaje oral

La capacidad de poder y saber expresarse es una de las habilidades más importantes en el día a día de cualquier persona. En este sentido, es importante fomentar este recurso a temprana edad en los niños para que puedan transmitir mejor sus ideas bajo un correcto lenguaje oral.

Aumenta la capacidad de su vocabulario

Conocer y manejar una amplia gama de significados de palabras no solo los hace más inteligente, sino que también aumenta su capacidad de análisis. Al transmitir un enunciado a los niños existirán términos que desconozcan lo que despertará su interés y curiosidad en seguir aprendiendo.

Estimula su capacidad de respuesta

Dentro de qué habilidades desarrollan los niños a través de las adivinanzas está la capacidad de poder dar una respuesta rápida y acertada. En este caso se aplican conceptos de lógica y es una muestra de un entendimiento más que desarrollado.

Habilidad para escuchar y comprender

La resolución de las adivinanzas se basa en saber escuchar atentamente cada uno de los detalles del enunciado presentado. De esta manera, esta información pasa por una etapa de análisis que, comparándolo con la lógica le permitirá al niño desarrollar una respuesta.

En este sentido, dentro de qué habilidades desarrollan los niños a través de las adivinanzas, esta es una de las más importantes por mucho. Esto se debe a que fomentan su paciencia, capacidad de análisis al mismo tiempo que aprenden a escuchar y a elaborar una respuesta acertada.

Fuente: https://lapiedradesisifo.com/

¿Cuántos niños desaparecen en el mundo cada año?

Se le conoce como el enésimo cáncer de la sociedad moderna y en muchas ocasiones los medios de comunicación no le dan la importancia necesaria a algo tan sensible como esto. Por esa razón –y muchas otras– se necesita hablar sobre lo que está sucediendo con los niños de todo el mundo.

Las estadísticas apuntan que 8 millones de niños desaparecen cada año en todo el planeta, si se hacen los cálculos son 22 mil pequeños todos los días. Tan sólo en Europa son 270 mil niños a los que se les pierde el rumbo por completo, uno cada 2 minutos.

Son cifras realmente preocupantes, pero el problema no termina ahí.

En países como Italia se tienen registros de 18 mil niños que desaparecieron desde 1974, por lo tanto son 46 años que han pasado desde entonces y las cantidades se siguen elevando. Se sabe, incluso, que muchos de ellos son víctimas de la prostitución, el tráfico de drogas o el denominado trabajo negro (empleos no registrados).

También es importante identificar otros 2 tipos de desaparición que suelen ser muy comunes:

  1. Niños fugitivos

Menores que dejan sus hogares intencionadamente.

  • Secuestros parentales

Niños secuestrados por alguno de sus padres sin el consentimiento del otro.

De un 53% de todos los casos registrados de secuestros, se sabe que tienen un final trágico, y en muchos de ellos –el 44% para ser exactos– la tragedia sucede durante la primera hora.

En Estados Unidos un niño se pierde cada 40 segundos y se sabe que más de 58 mil de ellos fueron secuestrados por un desconocido.

Actualmente existen organizaciones como “Missing Children Europe” que tratan casos de niños desaparecidos, al mismo tiempo que brindan apoyo a las familias y averiguan más sobre la situación.

Como se mencionó anteriormente, la desaparición de menores de edad es una situación difícil de asimilar, pero mientras más nos informemos al respecto más rápido podremos encontrar una solución que nos permita arrancar el problema desde la raíz.

Fuente: www.elsoldemexico.com.mx

Formas divertidas de enseñar ortografía en los niños

Enseñar ortografía a los niños a incorporar puede ser una tarea dificil tanto para padres como maestros, suele ser aburrida e incómoda, pero existen gran cantidad de juegos ortográficos, que ayudarán a enseñar ortografía a los niños de una manera divertida y entretenida. Estos juegos (que pueden ser específicos de ortografía o bien los podemos adaptar para este fin) estimulan la correcta ortografía en nuestros hijos.

Actividades y Juegos para enseñar ortografía

1.- El juego de la memoria ortográfica

Este juego basado en el tradicional juego de memoria (donde se colocan varias fichas o cartas del dorso y luego, mediante turnos, los niños deben dar vuelta dos cartas de forma que consigan encontrar la carta compañera) puede ser adaptado para la práctica de la escritura y como taller de ortografía.

En este caso debemos contar con varias cartas, cada una debe poseer una carta compañera pero, a diferencia del juego de la memoria tradicional, en este juego, una carta contendrá una imagen y la otra la letra con la que comienza esa palabra. Por ejemplo, si una de las cartas tiene la imagen de un helicóptero, la otra debe contener la letra “H”. Debemos asegurarnos que ninguna otra imagen comience con esta letra. Así vamos armando las diferentes cartas con sus correspondientes imágenes.

2.-El Scrabbel

El Scrabbel es un juego considerado para “adultos” , pero podemos poco a poco, incentivar a los niños para la formación de palabras. El juego, por sí mismo, es una práctica que no solo ayuda aprender ortografía sino que, además, fomenta el momento de ocio que se genera por la misma dinámica de la recreación. Un juego facil de conseguir y jugar para niños y padres.

3.- La búsqueda del tesoro

A la hora de practicar lectura y ortografía debemos ser bastante creativos. Por ejemplo, podremos inventar una búsqueda del tesoro con frases donde algunas tengas faltas de ortografía que lleven al niño a falsos destinos y otras con frases sin faltas de ortografía que lleven al encuentro del tesoro.

Para poder llevar a cabo este juego (tanto en el hogar como en la escuela) debemos contar con algunas frases (pistas) falsas y otras verdaderas.

Ejemplos de pistas falsas

“El tesoro se esconde en la abitación, pero antes debes buscar la pista en la cosina”

“El tesoro que vuscas está debajo de la cama del cuarto más grande”

“El tesoro Está en el patio trassero”

“No hay tesoro aquí. Sigue vuscando”

Ejemplos de pistas verdaderas

“El tesoro está en un lugar donde no hay mucha luz solar y siempre hace frío (nevera)”

“Busca el tesoro, pero antes no olvides vaciar el bote de basura con papeles que se encuentra en tu escritorio” (el tesoro se encuentra dentro del bote de basura con papeles)

“El tesoro se encuentra cerca del conocimiento (podemos esconder el tesoro dentro de un libro, por ejemplo)”

Recuerda que para este juego, además de las frases en papel escondidas por toda la casa, debemos contar con un tesoro que sea de valor para los niños.

Otras formas de estimular la ortografía en los niños son:

  • Adecuar el aula

Podemos colocar frases para estimular la escritura en pizarras alternativas u otro soporte para que los niños se sientan estimulados y refuercen la ortografía correcta. Además, podemos utilizar otros modos creativos. Por ejemplo, podemos utilizar los escalones de la escalera donde se coloquen diferentes reglas ortográficas que sean difíciles para los niños. También podemos usar, puertas, ventanas, etc.

  • Las correcciones en todo momento

Por último, pero no menos importante, es fundamental las correcciones de las faltas ortográficas en todo momento. Aunque esto sugerimos siempre realizarlo de modo amoroso y no a modo de castigo o frente a otras personas, sino sólo para que sea el niño quien escuche y comprenda que es el adulto quien ha detectado una falta de ortografía y que éste tiene la función de corregir esta falta cada vez que la note en el niño hasta tanto la misma regla ortográfica se haya incorporado en su modo de redacción.

Fuente: https://www.educapeques.com/