Entradas

10 claves para divertirse en verano sin dejar de aprender

¿Se pueden aprovechar los meses de verano para que los niños puedan seguir practicando sus conocimientos? ¿Los juegos son una metodología de enseñanza adecuada? ¿Se puede realmente combinar el aprendizaje con el entretenimiento? Estos consejos de Emma Pérez Madorrán, directora del Colegio Europeo de Madrid, demuestran que sí.

Durante las semanas de verano, los estudiantes tienen tiempo para divertirse pero también para aprender cosas nuevas y repasar todos los conceptos que han visto durante el curso escolar. De hecho, esta época es idónea para aprender jugando, ya que de esta forma desarrollan sus habilidades cognitivas, emocionales, sociales y físicas. Así lo piensa Emma Pérez Madorrán, directora del Colegio Europeo de Madrid, que comparte 10 claves e ideas para conseguirlo.

Lectura compartida

Leer es fundamental para el desarrollo del lenguaje oral y escrito de los menores, por eso es tan importante hacerlo también durante el verano. En este caso propone dos ejercicios muy amenos: el primero consiste en que lo que lean los más pequeños lo compartan con los adultos, con el objetivo de desarrollar su memoria; y el segundo se basa en reconocer con ellos letras, palabras o frases (dependiendo de la edad) en carteles o folletos publicitarios, para que aprendan a diferenciar las mismas.

Representaciones ficticias

Los juegos simbólicos estimulan la comunicación interpersonal y mejoran la expresión corporal. Jugar a representar actores, animales o personajes de dibujos animados o simplemente contar lo que han hecho en el día, conlleva a un mayor desarrollo de sus habilidades sociales, sin contar con lo bien que se lo pasan realizando este tipo de actividades.

Juegos cooperativos

Es imprescindible que jueguen con otros niños para fomentar las habilidades sociales. De esta manera aprenden a respetar, a compartir y a cooperar. También esto supone la aceptación de sí mismos y de los demás, lo que favorece la empatía. Llevarles al parque a jugar, a la playa, a la piscina o invitar a amigos o primos a casa, para que puedan compartir tiempo juntos, es una muy buena idea.

Estimulación de la creatividad

Aunque no hay acuerdo en si la creatividad es innata o adquirida, lo cierto es que las familias deben estimular esta capacidad en los niños. Existen diversas estrategias para ello que se pueden introducir en la rutina veraniega: llevarles a museos, exposiciones o sugerirles juegos que ejerciten sus destrezas manuales y su imaginación como dibujos, figuras con plastilina o cuadros con legumbres.

Resolución de problemas

Que los pequeños aprendan a examinar y obtener el control sobre una actividad es muy relevante a la hora de que lleguen a saber que son ellos los que dominan el proceso y los responsables del resultado final. Hacer castillos de arena, jugar a encajar piezas o hacer puzles son actividades muy divertidas que también ayudan a mejorar su coordinación visual y manual.

Cocinar juntos

Implicar a los pequeños en tareas diarias como elaborar cualquier receta culinaria estimula todos sus sentidos al mismo tiempo que supone un aprendizaje matemático para ellos. Por ejemplo se les puede preguntar cuánta cantidad es necesaria de un determinado ingrediente.

Escuchar música

Desde las canciones infantiles a las clásicas, tanto en español como en inglés, a través de la música se estimula su sentido del oído, y con ayuda, aprenderán a diferenciar instrumentos y al mismo tiempo repasar palabras en inglés. Una práctica con la que disfrutan mucho y que pueden acompañarla con el baile también.

Realizar escapadas a la playa o montaña

Hacer excursiones cuando el tiempo lo permita también es una muy buena opción para que empiecen a explorar todo lo que hay en el exterior y aprendan cuáles son las dimensiones del entorno. Se puede ir en bicicleta o jugar a las palas o a la pelota, ya que son ejercicios que les ayudan a mejorar la coordinación de sus movimientos.

Juegos de mesa

Cabe destacar que este tipo de actividades son adecuadas para los estudiantes a partir de 6 u 8 años. Con ellas aprenderán a interiorizar las reglas del juego, a razonar y también a perder.

Escribir un diario de verano

Les ayuda a desarrollar su lenguaje escrito, escribiendo cada día lo que han hecho y cómo lo han pasado. Cuando acabe el verano se puede leer con ellos, de manera que también se potencie su memoria.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

El armazón emocional en los niños

La relación de apego que establezcamos con nuestros hijos les ayudará a forjar su armazón emocional de una u otra manera. ¿Cómo puede ser este vínculo?

Hay un regalo que los padres siempre podemos hacer. El amor incondicional y el apego seguro ayudan a nuestros hijos a tener una autoestima positiva, relacionarse asertivamente con los demás, tener motivaciones para lograr sueños y saber reconocer y gestionar sus emociones.

Nuestros hijos son más valiosos de lo que pensamos. Ahora bien, ¿cómo podemos los padres ayudar a nuestros hijos en este sentido?

En primer lugar… ¿Qué es el armazón emocional?

El armazón o estructura emocional del niño está compuesto por las capacidades y aptitudes personales que le permiten desenvolverse con éxito en su día a día. Los elementos que lo componen son los siguientes:

  • Personalidad estable y suficientemente sólida. Lo que implica seguridad en sí mismo, fortaleza, sentido de la realidad o una buena tolerancia a la frustración.
  • Habilidades sociales. Capacidad de sentir empatía e interés por el otro.
  • Interés por el entorno. Aptitudes para explorar y de aprendizaje del mundo que le rodea a través del juego y de la interacción con personas y objetos de su alrededor.

Estamos acostumbrados a escuchar que influimos mucho en la personalidad y en el desarrollo emocional de nuestros hijos. ¿Pero está todo en nuestra mano? ¿Quiere esto decir que podemos crear al hijo que deseemos?

Aprendiendo a ser buenos padres.

Por mucho que nos guste hacerles la vida más fácil, los niños no son como un folio en blanco en el que poder dibujar todo aquello que nos gustaría que fuesen y les deparase el futuro, pero sí que es cierto que nuestra relación y el modo en que interactuamos con ellos puede afectar el desarrollo de su estructura emocional.

A esta relación o vínculo se la denomina apego, y en función del tipo de apego que establezcamos con nuestros hijos, estaremos marcando unas bases más o menos positivas para el desarrollo de su personalidad.

Relación entre el tipo de apego y el desarrollo emocional del niño

La relación de apego es el vínculo afectivo que se establece entre el recién nacido y la persona más cercana a él, la que le proporciona cuidados, afecto y seguridad. Es la primera relación que se tiene en la vida y a partir de la cual formamos nuestros esquemas a la hora de expresar nuestras emociones y de desarrollar nuestra personalidad.

  • Apego seguro. Se desarrolla cuando los padres responden a las necesidades y demandas emocionales de los hijos, mostrándose disponibles emocionalmente y transmitiéndoles confianza y seguridad.
  • Apego inseguro. Este tipo de apego aparece cuando el cuidador no cubre todas las necesidades del niño en cuanto a su cuidado, tanto físico como emocional. Suele tratarse de padres ausentes emocionalmente, poco afectivos y disponibles.
  • Apego ambivalente y apego desorganizado. Suelen aparecer en estilos de crianza negligentes, con violencia y con patrones inestables de afecto. Por ejemplo, si el niño acude al cuidador en busca de consuelo, este le responde con amabilidad unas veces y en otras se muestra impasible o le grita para que se calle.
Padre sobreprotegiendo a su hijo.

Fomentar que nuestros hijos tengan una estructura emocional saludable no es fácil, y no depende solo de nosotros. Influye su estilo de personalidad, el ambiente en que se cría, las circunstancias… Pero tomando conciencia de que lo que más necesita un niño es amor incondicional, seguridad y confianza, y tratando de proporcionárselo, estaremos haciendo mucho.

En ocasiones, nos preocupamos mucho por su educación, que vayan a buenos colegios, que aprendan idiomas o que destaquen en deporte, y olvidamos que si no forjamos su armazón emocional, todo lo demás es superfluo.

 

Los niños no se definen por sus notas escolares

Como consecuencia, al no cejar en nuestro empeño de priorizar los resultados académicos, estamos descuidando las habilidades para la vida. Nuestros hijos son pequeñas personas que no se definen por sus logros o sus fracasos, sino por ser ellos mismos, únicos por naturaleza.

Como adultos somos responsables de ofrecer a los niños recursos emocionales y sociales que les permitan vivir en un entorno mucho más saludable tanto interno como externo.

Es más fácil criar niños fuertes que reparar adultos rotos

En este sentido para garantizar el bienestar infanti y adolescente, es necesario fortalecer psicológicamente a los niños y prepararles para hacer frente a las dificultades emocionales e interpersonales que acompañan de manera intrínseca a la vida cotidiana.

Porque al fin y al cabo la vida no es sólo lo que transmiten los cuentos de hadas y esto es algo que debemos tener muy presente en la crianza de nuestros pequeños. Solo así les daremos habilidades para minimizar el malestar y prevenir los problemas psicológicos que se derivan de las propias dificultades vitales.

Esto les ayudará a crecer sanos y a desarrollar una personalidad saludable que se enfoque en el bienestar y en la calidad de vida. Así, las bases de este mismo fortalecimiento se asientan en 3 pilares:

  • El equilibrio emocional.
  • Las relaciones interpersonales satisfactorias.
  • El desarrollo personal-profesional.

La niñez es una etapa crucial para adquirir y desarrollar las competencias psicológicas que permiten una evolución favorable de estos tres pilares de nuestro bienestar. Sin embargo, como venimos comentando, como sociedad primamos en nuestros niños el desarrollo de competencias académicas, olvidándonos de ayudarles a pensar, sentir y actuar de forma más beneficiosa.

«A lo largo de la vida resultan esenciales una mayor autoconciencia, una mejor capacidad para dominar las emociones perturbadoras, una mayor sensibilidad frente a las emociones de los demás y una mejor habilidad interpersonal, pero los cimientos de estas aptitudes se construyen en la infancia».

-Daniel Goleman-

La asignatura de su vida más importante no son las matemáticas

La asignatura más importante en la vida de nuestros niños no son las matemáticas ni las ciencias o la lengua sino su capacidad para adaptarse al entorno, manejar sus relaciones, sus emociones y sus pensamientos. Para esto es principal que la educación empiece por nosotros.

O sea que si queremos ayudar a nuestros pequeños a gestionar su enfado, no podremos hacerlo si explotamos cada vez que algo no nos gusta. Del mismo modo, si no estamos bien, no educaremos de la forma correcta. Por ejemplo, no conseguiremos calma y motivación en nuestros niños si tenemos altos niveles de estrés y de frustración.

No medir el afecto es esencial para transmitir amor a nuestros niños; el exceso de afecto no los consiente, lo hace el hecho de darlo tras episodios negativos de mala conducta. No es adecuado reforzar la desmotivación ante las tareas escolares pero sí que lo es no apoyar al niño cuando comprende la enseñanza del error de no hacer los deberes o no estudiar. Además es importante que destaquemos que:

  • Es adecuado dar afecto físico; es decir, abrazos, besos, caricias, miradas…
  • Debemos elogiar los logros de los niños de manera correcta.
  • Debemos estar dispuestos a ver y responder a las necesidades emocionales de los niños.
  • Debemos proporcionar un refugio seguro en el que el niño sienta nuestro apoyo.

Es clave que nos interesemos por sus motivaciones, intereses y preferencias. Asimismo, es importante que nos impliquemos en la escuela y que evitemos entrometernos en la vida de los niños de manera crítica y desafiante.

Pero, sobre todas las cosas, no podemos definirnos en base a las notas escolares. Ellos no son listos o tontos ni buenos ni malos, son ELLOS en esencia y con libertad.

Fuente: lamentesmaravillosa.com

Cómo fomentar la autoestima en tus hijos

Enseñar a los niños a valorarse, respetarse y tratarse con cariño es clave para su desarrollo. Descubre qué puedes hacer para que los niños crezcan confiando en sí mismos y en su potencial.

Los padres son las personas más importantes para sus hijos. Son quienes ejercen la mayor influencia en la compleja pero bonita tarea de conocerse a sí mismos, el sostén desde el que descubrir el mundo y al que recurrir cuando se sienten perdidos. Quienes les proporcionan el espejo para comenzar a reconocerse. Por ello, es tan importante que comiencen a cultivar en ellos la aceptación. 

Los padres suelen ser la fuente de confort y seguridad para los niños.

La necesidad de sentirse seguros

A menudo, los niños buscan la aprobación de sus padres para sentirse queridos y aceptados. Necesitan saber que están de acuerdo con ellos, que les dan permiso para sentirse seguros de sí mismos. La cuestión es enseñarles a regular esa necesidad para que poco a poco vayan siendo más autónomos e independientes. El problema es cuando esta se vuelve demasiado intensa y perdura con el paso de los años, ya que se puede crear una especie de dependencia hacia la aprobación de los demás para actuar.

Así, cuando los padres aceptan a sus hijos tal y como son, los valoran y aprecian, les proporcionan un escudo psicológico que les protegerá de por vida. Pero lamentablemente, no siempre es así. No todos los padres son capaces de cubrir las necesidades emocionales de su hijos. No obstante, siempre puede aprenderse el maravilloso arte de la aceptación, aun en la adultez.

 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los niños aprenden de sus padres, de los comportamientos que manifiestan, las palabras que dicen y los gestos que representan. Así, si todo este conjunto de respuestas tienen como hilo conducto al amor, el cariño y la seguridad, los niños interiorizarán que son valorados, queridos y respetados, es decir, que son tenidos en cuenta. Estas serán sus primeras lecciones de valía y buena autoestima.

Un aspecto a tener claro es que la aceptación no conlleva resignación, es decir, a veces es necesario establecer límites en la educación de los más pequeños. Eso sí, lo importante es que no dejemos de transmitir el mensaje de que son aceptados tal y como son, reconociendo tanto sus valores como dificultades.

Ahora bien, si los niños son tratados desde el desprecio, la agresividad o la indiferencia alimentarán en su interior la desesperanza, el rechazo o el sentimiento de abandono. De esta forma, aprenderán que no son queridos, sino invisibles y su autoestima se verá perjudicada. Por tanto, es importante:

  • Reconocer su potencial en lugar de señalarles constantemente sus errores. Esto no quiere decir que no lo hagamos, pero siempre desde una perspectiva de oportunidad para crecer.
  • Evitar crear expectativas sobre su futuro, forma de ser y comportamientos.
  • Escucharles e interesarse por aquello que quieran compartir con nosotros, al igual que preguntarles y hacerles partícipes.
  • Reconocer y validar sus emociones. Si calificamos como “malos” sus sentimientos o hacemos que los repriman o nieguen, el resultado puede ser una baja autoestima, una conducta insincera y una pérdida de conexión con sus sentimientos. Por lo tanto, hay que valorar todo el abanico de emociones que experimenten, en lugar de valorar solo las positivas.

No obstante, también es importante evitar decirles cómo deben sentirse, así como compararles con sus compañeros, utilizar el sarcasmo, las amenazas y los castigos en repercusión a sus sentimientos, ya que lo único que estaríamos fomentando sería la negación u ocultación de cómo se sienten.

Cómo ayudar a los niños a que expresen su malestar

Fomentar una autoestima sana en los niños significa también enseñarles a expresar su malestar, sus emociones negativas, de manera adecuada, así como las diversas formas en las que pueden afrontarlas.

La autoestima implica conocerse y valorarse y esto no podemos hacerlo si olvidamos cuándo nos encontramos mal o estamos enfadados. Todo cuenta en el universo emocional. Por esta razón, a continuación indicamos una serie de claves que favorecerán la expresión de las emociones en los más pequeños:

  • Proporcionar un clima seguro y de aceptación que invite a los niños a expresar cómo se sienten.
  • Ayudarles en la expresión de su malestar. Por ejemplo, a través de actividades como escribir, dibujar, contar un cuento, interpretar, etc.
  • Contarles una situación similar en la que nos sintamos igual que ellos, para así fomentar la idea de que lo comprendemos.
  • Ser un buen modelo en el afrontamiento de sentimientos intensos.
  • Ayudarles a sentirse bien en situaciones de decepción o derrota.

 

La importancia del lenguaje positivo

No debemos olvidar uno de los elementos más potentes que tienen los padres para fortalecer la autoestima de sus hijos: el lenguaje. La forma que tenemos de dirigirnos a ellos determina parte del vínculo que construimos. 

En cada una de las interacciones que tenemos con los niños, de algún modo estamos reflejando nuestra identidad. Por ello, resulta tan importante prestar atención a las palabras y el tono de voz que utilizamos cuando nos dirigimos a ellos. Lo fundamental es que utilicemos un lenguaje positivo y sincero que fomente su autoestima.  

Este tipo de lenguaje se compone de una descripción del comportamiento del niño pero libre de juicios, distinguiendo así su valía de su conducta. Además, hay que acompañarlo de cuál es nuestra reacción a lo que el niño ha realizado, es decir, cómo nos sentimos y qué pensamos sobre lo ocurrido. Y por último, señalar de algún modo que reconocemos y validamos cómo se siente.

Como vemos, ser padre implica ser instructor y formador de habilidades para vivir en el mundo. De esta forma, el uso de la disciplina resulta necesario. Ahora bien, esta no puede ser una agresión a la autoestima, sino un medio para crear un entorno seguro que facilite el aprendizaje y la autonomía.

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

Ocho lecturas recomendadas para incentivar el hábito lector en tu alumnado

Desde el año 1996, y tras ser promovida por la UNESCO, la festividad del Día Internacional del Libro se extendió por todo el planeta con la intención de promover la lectura y la industria editorial que la sustenta. Celebración que suele venir precedida por incontables listas, publicadas en medios de todo tipo, con los mejores libros editados desde el 23 de abril del año anterior… como la que os presentamos a continuación. Un listado que, sin embargo, presenta la particularidad de estar planteada a modo de repositorio de libros que por un motivo u otro sean capaces de fomentar, a su vez, el placer de la lectura de otros libros entre alumnos o familiares. Son los siguientes:

Fuente: aulaplaneta.com

El azúcar: daña el hígado y el cerebro a los niños

¿Usted daría un vaso de bebida alcohólica para su pequeño hijo? La respuesta, ciertamente, será no. Ningún padre o madre daría alcohol a un niño. Principalmente porque se sabe que es tóxico, causa daños graves al organismo y adicción. Sin embargo, si usted tiene el hábito de dar dulces, y llenar las comidas de su hijo de azúcar, puede ser que usted esté haciendo un gran mal al niño, sin darse cuenta.

Un estudio en el Reino Unido, la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición, demostró que el azúcar consumido por los pequeños puede hacer tan mal al hígado y al cerebro como el alcohol.

En este caso, el hígado metaboliza la fructosa, una de las moléculas del azúcar, al igual que el alcohol, sobrecargando el órgano que tiene, entre otras funciones, el trabajo de eliminar las toxinas del organismo.

Es cada vez más común que los niños sufran problemas de adultos, como la diabetes y las enfermedades del hígado. Un estudio realizado en Italia evaluó 271 participantes, con una edad media de 12,5 años, y que tenían dietas azucaradas. La investigación descubrió que el 37,6% de ellos tenía estaatohepatitis no alcohólica (NASH), enfermedad que puede causar daños irreversibles, llevando a la fibrosis y la cirrosis.

Entre los principales villanos del exceso de azúcar están los alimentos industrializados. Es común que la industria llene los productos con azúcar, principalmente en los ítems destinados al público infantil. Además, es fácil enmascarar el azúcar en las etiquetas, ya que existen al menos 56 nombres diferentes para esa sustancia.

Los productos como el yogurt, cereales y galletas pueden contener una cantidad tan grande de azúcar que extrapolan las necesidades diarias del niño sólo en una comida. La fructosa, mencionada en los estudios, también existe en las frutas, pero no es nociva, pues viene acompañada de vitaminas y minerales esenciales al organismo y se metabolizan de modo diferente.

Por eso, mucho cuidado con lo que coloca en el plato de su hijo.

Fuente: ecoportal.net

Desengáñate: Un niño acosador no se siente culpable

Un acosador no se siente mal después de un acto de acoso

Hace referencia a campañas sociales donde por ejemplo, una chica insulta a otros niños en la escuela para después, pasar a un plano donde la vemos menospreciándose a sí misma mientras se mira a un espejo.

Esta psicóloga nos advierte que se trata de una visión reduccionista del grave problema del acoso y el bullying en todas sus formas. No se ajusta a la realidad porque en la gran mayoría de casos estos acosadores no se comportan así.

“El peligro de creer que ellos también se sienten mal es que esta percepción nos impida enfrentar correctamente el problema”

Mary C. Lamia 

El agresor no percibe un dolor empático del daño

Los actos de ataque, insultos y acoso se producen, precisamente, porque el agresor no percibe el dolor empático del daño que está provocando. Por tanto, al llegar a casa no sienten el dolor del recuerdo por lo sucedido.

Este tipo de acosadores, curiosamente, pueden ser muy efectivos generando vergüenza y humillación porque son capaces de identificar intuitivamente las inseguridades de una persona y saben cómo atacarlas.

De lo que se trata realmente, es de un dolor previo, no posterior al ataque. Esa forma de actuar es una proyección de su propia vergüenza y los sentimientos de inferioridad que se despiertan en su interior y son usados como ataque a la vulnerabilidad de la víctima.

No son conscientes del odio o la baja estima que sienten por ellos mismos

Esto permite el alivio de la evasión emocional ya que atacar a otra persona permite girar el foco hacia uno mismo y proyectarlo en el otro. Otra de las recompensas es la generación de estímulos positivos ante la exposición a una situación violenta donde se ejerce la superioridad física. Para saber más sobre este tema consultar el libro: Nathanson, D. (1992). La vergüenza y el orgullo: el afecto, el sexo y el nacimiento del yo. Nueva York: Norton.

El mecanismo es perversamente sencillo: infravalorar a otros para aumentar la autoestima propia. Sin embargo, no es un acto consciente. En ningún momento son capaces de identificarlo como un acto de defensa.

Una visión más ajustada a la realidad debe asumir que el agresor no es consciente de su autopercepción negativa. Según esta psicóloga, creer que puedes partir de la base de la tristeza o culpa del acosador no te permitirá afrontar el problema eficazmente. Para poder entender al acosador no podemos pensar que se siente como una persona “normal” tras un acto así.

Para ello, podríamos incluso llegar a ver, guardando las distancias, al acosador como un animal asustado cuya malaga adaptación a experimentar miedo o vergüenza lo lleva automáticamente a atacar agresivamente a víctimas que considera que no pueden reacción a ese ataque.

Cómo reaccionamos ante la vergüenza o el miedo

A medida que los humanos crecemos, nos vamos adaptando a estas situaciones de miedo o vergüenza. La psicóloga nos explica que estas respuestas de vergüenza distintivas son las que dan forma a las relaciones que tenemos con los demás y con nosotros mismos. Estas respuestas aprendidas al sentimiento de vergüenza y miedo son muy variadas incluyen retirarse, evitar, atacarse a uno mismo y atacar a otros.

En respuesta a la vergüenza, nos alejamos para poder ocultar nuestros sentimientos de los demás por el temor a que nos hagan daño con su desprecio. Esto nos puede llevar a una depresión aislada por lo que el efecto más común en la soledad.

Sin embargo, una respuesta de evasión implica una reacción muy distinta. La persona actuaría generando una protección egocéntrica que puede implicar el abuso de alcohol, otras sustancias tóxicas o comportamiento adictivo.

Otra de las respuestas respuestas más comunes a la vergüenza es atacarse a sí mismo de manera psicológica o físicamente auto agresiva. Esta es una respuesta de consentimiento.

Sin embargo, aquellos que intimidan usan la respuesta de vergüenza más primitiva y destructiva: atacan a otros. El ataque, no es más que otra respuesta a la vergüenza propia.

Ocurre cuando un individuo se siente psicológicamente en peligro y no sabe gestionar emocionalmente lo que le está sucediendo. Normalmente esto sucede porque el ambiente en el que ha sido educado ha permitido el uso del ataque o la violencia como respuesta resolutiva ante un conflicto.

Según esto, las personas acosan a otros porque tienen una baja autoestima implica que son conscientes de sentirse mal con ellos mismos.

Pero esta visión desarrollada tanto por la psicóloga Mary C. Lamia como por el doctor Donald L. Nathans defiende que los agresores en realidad no experimentan una baja autoestima. Consultar también:
Thomaes, S., Bushman, B. J., Stegge, H., y Olthof, T. (2008). Superar la vergüenza por explosiones de ruido: narcisismo, autoestima, vergüenza y agresión en adolescentes jóvenes. Desarrollo del niño, 79, 1792-1801.

Para estos investigadores, su orgullo central los protege completamente de la auto-denigración. La arrogancia está relacionada con el egoísmo y, en algunos casos, con el narcisismo inadaptado y mal adaptado.

Los matones no atacan a personas seguras. Atacan lo que les parece debilidad. Los niños y los adultos somos vulnerables y estamos teniendo una visión distorsionada del problema si empatizamos con los agresores pensando que realmente sufren los efectos de la baja autoestima.

De hecho, las víctimas de la intimidación tienden a ser personas tan sensibles que pueden atacarse a sí mismas en respuesta a un ataque externo.

Por contra, los niños que se unen en indignación contra el acoso escolar tendrán un contenedor para sus sentimientos, ya que a menudo las víctimas de los matones están aisladas o en silencio como resultado de ser avergonzados. Por tanto, es esencial cómo los compañeros, aquellos que miran en silencio lo que está sucediendo, se posicionan ante la víctima y el agresor.

Fuente: muhimu.com

Enfermedades que los celulares provocan a tus niños y no lo sabías

Todos hemos sabido las consecuencias negativas de los celulares, sin embargo, se quedan a la deriva por tantas novedades tecnológicas existentes.

Sí, los celulares nos han proporcionado horas de diversión, información, y más que nada, comunicación con cualquier parte del mundo.

Pero aunque son pocos sus daños, no se les presta atención porque, admitámoslo, la vida no sería la misma sin ellos.

Así que abre los ojos e investiga sobre cada mal que puede estar pasando a tus seres queridos, sobre todo los niños, ellos son los que más rápido se adaptan a la tecnología y los que pueden salir más perjudicados en el asunto.

Enfermedades frecuentes en niños por usar el celular

Hay una alerta a nivel mundial por las inesperadas enfermedades que están causando el uso de los celulares a los niños.

Seguramente no estás al tanto de ellos y por eso te traemos este escrito para que conozcas las últimas novedades.

Ya que estamos rodeados de aparatos electrónicos – celulares, tabletas, televisores, computadores, etc. – no es dificultoso saber que los niños preferirían esas cosas a jugar en el parque con sus amigos.

Al ser padres hay que prestar atención a cuánto tiempo pasan nuestros hijos en el Internet, ya que estar al frente de la pantalla por muchas horas puede afectar gravemente la salud de uno.

Un ejemplo de ello es el uso de lentes, desde pequeños pueden padecer de alguna enfermedad de la vista, la cual se debe al uso incontrolable de aparatos electrónicos.

Por ese motivo, como padres se debe tener un horario restringido en sus usos, así evitarás daños a la salud a futuro. ¡Muy práctico! ¿No?

Estas son las cinco enfermedades que un niño puede tener con el uso prolongado del celular:

Trastornos visuales

celulares

Pasar mucho tiempo frente a la pantalla cansa la vista y si se ve forzado a repetirlo diariamente, esta puede dañarse más rápido de lo que debería.

Puede causar a su vez:

Disminución de la vista

Dolores de cabeza

Cansancio visual

Sobre todo con el brillo de la pantalla, este es el factor más importante de la enfermedad, preferiblemente debe quitarse el brillo o usar un protector.

Ansiedad

Cuando constantemente estás en Internet o en las redes sociales, puedes fácilmente volverte adicto a ellas.

Y cuando los padres establecen un horario en su uso, los hijos pueden verse forzados a una gran ansiedad cuando no tienen el aparato en sus manos. Son los mismos síntomas que un adulto pasa en abstinencia.

Insomnio

tarde

Va conjunto a la ansiedad. Como el niño desea tanto usar su celular no va a poder dormir hasta que esté cumpliendo su meta, sin importarle su salud.

Las consecuencias son terribles en un niño, pues este estará cansado el día anterior y no podrá rendir en sus actividades rutinarias.

Provocándole:

Mal humor

Dolor de cabeza

Sueño

Irritación

Cáncer

The small boy sits with the computer on a white background TFGP.

Sí, esta es la peor consecuencia que pueda haber. Trae a su vida l posibilidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Eso se debe a las ondas radiofrecuenciales que poseen los aparatos, el cual está constantemente con la víctima. Y como su cuerpo aún está en crecimiento, los mismos pueden hacer que sus órganos internos no crezcan como debiesen.

Quemaduras

quemar

Cuando un aparato está dañado, mal conectado o cerca de algo inflamable; cualquier chispa que pueda ocasionar un fuego, se hará realidad. Incluso cuando un niño cargue su celular u otro aparato. Hay que evitar el uso de los mismos si están en mal estado.

Y ahí lo tienen, las cinco enfermedades causantes de que muchos niños dejen ahora mismo de usar celulares.

Y cuidado, los adultos se pueden ver sometidos a los mismos planes. Así que da el ejemplo a tu hijo y permítele vivir una vida sin ser esclavo de la tecnología.

Fuente: familiasalud.com

Cómo evitar el abuso de menores, el secuestro y el maltrato

DEJA de dejar a tus hijos con los novios que apenas conoces.
DEJA de dejar que cada miembro de la familia los cuide porque es gratis.
El abuso de menores, la violación, el secuestro, el maltrato, etcétera, es real y es una herida que nunca sanará.

•Los niños NO deben ir a la tienda solos.
•Los niños NO se quedan en el auto en lo que bajas rápido a comprar algo (aunque este cerquita)
•Los niños NO se deben acostumbrar a andar con cualquier persona.
•Los niños NO deben salir a jugar sin supervisión.
•El hermano mayor NO debe cuidar a sus hermanitos. No es su responsabilidad.
•Los niños NO deben estar en un ambiente dónde se consuma alcohol (aunque esté tranquilo) NUNCA.
•Los niños NO deben estar cerca de personas inestables o con malas costumbres.
•Los niños NO deben dormir en una y otra y otra casa.
•Los niños NO deben convivir con todos los amigos de papá o mamá, no es necesario; no todos son buenas personas.
•Ellos NO tienen la decisión en sus manos.
•Ellos NO saben de peligro.
•Ellos NO saben de maldad.
•Ellos NO saben de odio.
•Ellos NO saben que existen personas con malas intenciones.
~Los niños SON inocentes, son ingenuos~ ¡Son Niños!~

Nuestra responsabilidad es protegerlos de TODO y de TODOS, aunque no sean nuestros propios hijos.

Los tiempos que ahora viven los niños, nunca serán los mismos de cuando nosotros fuimos pequeños.
“Cuidemos de nuestros niños”

Fuente: @mariaampudiagonzalez

24 dictados cortos para niños de cuarto de primaria

En el segundo ciclo de primaria se deben profundizar en los conocimientos adquiridos en los años anteriores sobre normas gramaticales como los signos de puntuación, el pasado simple o el correcto uso de gue, gui.

También es el momento de conocer otras reglas ortográficas como el uso de los guiones, las partículas interrogativas que llevan acento sin ir al lado de los signos interrogativos y exclamativos y el pasado formado con la letra h, entre otras. Para que los más pequeños aprendan y refuercen estos conceptos de una manera sencilla y, hasta divertida, te proponemos 24 dictados cortos para niños de cuarto de primaria.

Conoce los beneficios de los dictados en niños de cuarto de primaria

A través de la lectura, los niños aprenden a escribir mejor y, lo más importante, a hacerlo sin faltas de ortografía. Esto es algo que los padres deben de fomentar, pero otra cosa que podemos hacer en casa es trabajar con ellos los dictados. 

Esta actividad no solo mejoraría la ortografía del niño sino que, además:

Ayuda su comprensión auditiva, ya que entienden y comprenden lo que están escuchando.

Fomenta un mayor uso del lenguaje. Su capacidad de comunicación se ve reforzada con los dictados.

Aumenta la concentración, y es que con los dictados el niño no solo estará pendiente a lo que dice el padre (o en profesor si se realiza en el colegio) sino que además, querrá hacerlo bien y pondrá mucha atención a lo que escribe sobre el papel.

Recuerda que con que hagan un dictado o dos al día es suficiente, que deben hacerlos despacio para entenderlo bien y que, como actividad complementaria, pueden dibujar lo que han escrito por la parte de atrás de su hoja. Aprender a escribir correctamente será más fácil que nunca.

Dictados para distinguir cuando una palabra lleva acento o no

Para segundo ciclo de primaria los alumnos ya van teniendo claro que las partículas interrogativas tales como qué, cuándo, dónde o por qué llevan acento cuando van acompañadas de signos de interrogación y exclamación.

Es el momento de dar un paso más y de explicarles que dichas partículas, en ocasiones, también llevan acento, aunque no vayan en medio de los signos de puntuación.

Con ejercicios de dictados cortos como estos que te proponemos para niños de cuarto de primaria lo entenderán perfectamente. Recuerda hacer énfasis donde deben colocar el acento y de aclarar todas sus dudas.

1 No sé si lo sabes, pero conocer cómo escribir bien todas las palabras que hay es un poco complicado. Hay que esforzarse mucho.

2 No te he entendido bien lo qué has dicho. ¿Me lo puedes repetir, por favor?

3 Hoy estoy estudiando cómo se formaron los planetas y cómo es nuestro sistema solar.

Ejercicios cortos para aprender el uso de los acentos

Los niños de segundo ciclo de primaria están conociendo qué es una palabra llana, aguda o esdrújula y cómo y por qué se acentúan cada una de ellas. Para que esta tarea les resulte un poquito más sencilla, ponemos a su alcance ejercicios de dictados como estos:

4 En mi habitación tengo un camión, un jersey, un tractor, un avión y un búfalo. ¿Tienes un avión y un búfalo? Si, pero son de juguete.

5 Ahí hay un niño que no hace más que llorar. ¿Qué le habrá pasado?

6 Fósforo, brújula, cáscara y un poco de música, no necesitamos nada más para hacer la tarea de hoy. ¡Qué divertido!

7 El ángel está encima del árbol, el jardinero corta el césped, mamá prepara un rico cóctel y yo leo mi cómic favorito.

8 El bebé no puede beber café, es muy pequeño. El gato se sube en el sofá de un salto y yo preparo el menú para la cena. Sopa y croquetas.

Ejercicios de dictado para tus alumnos con la ll y la y

Saber si una palabra se escribe con doble “ll” o con “y” es cuestión de práctica. Lee estos dictados a tus alumnos/hijos y lo aprenderán poco a poco. Nuevamente, resuelve todas sus dudas para que no cometan ninguna falta de ortografía.

9 El membrillo está dulce, así que la yegua se lo come. Yo mientras juego con mi yo-yo que es muy divertido. Mi tío lee el folleto y aviva la llama de fuego con el fuelle. El yelmo es pesado así que le pongo unas semillas encima. ¡Cuántos disparates!

10 No te voy a fallar, no te preocupes, el pestillo, la semilla, la pastilla y la puntilla están preparadas. Lo estoy oyendo todo, ¿entiendes?

Dictados para que niños de cuarto de primaria conozcan el uso de guiones

Los niños de primaria están acostumbrados a escribir por líneas por lo que, para que poco a poco, vayan aprendiendo el uso de guiones y cómo escribirlos, tenemos estos prácticos y divertidos ejercicios cortos. Además, con ellos verán el uso de los acentos en palabras monosilábicas y, nuevamente, los signos de puntuación.

11 -Quiero ir al parque con mi amigo esta tarde después del cole. ¿Puedo?

-Sí, por supuesto. Pero recuerda que debes estar en casa antes de la 7. ¿Con qué amigo vas al parque?

-Con Lucas. Él también tiene que volver a esa hora.

-Genial, pasarlo bien.

12 -Creo que es hora de emprender el viaje.

-Pero yo aún estoy cansado, ¿y si comemos antes?

-Yo también tengo tengo hambre, pero seguro que él ya hace rato que nos espera…

Y así siguieron un rato más hablando el león y la pantera sobre si era hora de comer o de seguir el camino. ¡A nadie le gusta hacer esperar al astuto ratón!

Dictados para segundo ciclo de primaria sobre palabras terminadas en -aba

Ejercicios de dictado como los que vamos a mostrarte a continuación son ideales para que niños y niñas de segundo ciclo de primaria conozcan las palabras terminadas en -aba y el pasado simple.

13 Todo estaba preparado, el festival de Navidad iba a comenzar, la música sonaba, los niños cantaban y todos juntos festejábamos.

14 El pato cocinaba, el ganso bailaba, el ratón cantaba, el perro gritaba y el león se tapada los oídos.

15 Yo siempre leía cuando era pequeña, también pintaba, jugaba a las cartas y doblaba mi ropa. Ahora que soy mayor, ¡también lo hago!

Actividades para conocer las formas pasadas con h

El cuarto curso de primaria es un buen momento para saber cómo se forma el pasado con la letra h. Aquí tienes unos dictados para trabajar esta norma gramatical.

16 Mi hermana ha estudiado turismo y ha viajado mucho por todo el mundo, a veces puedo ir con ella.

17 Por si no lo sabes ya te digo yo todo lo que ha ocurrido, el perro ha mordido al león y este se ha enfadado mucho. ¡No me extraña!

18 Para investigar qué había pasado he tenido que trabajar mucho pero al fin lo he averiguado.

19 He escrito un cuento muy bonito que habla de un león que se ha escapado a la ciudad, ¿quieres que te lo lea? ¿Claro que sí?

Propuestas para mejorar el uso de la x

Escribir bien las palabras que contienen la letra “x” suele ser complicado para los alumnos de cuarto de primaria. Con dictados como estos serán capaces de redactar textos sin cometer faltas de ortografía.

20 Los experimentos que hacen los científicos son extraordinarios, además, que nos han dejado vivir muchas experiencias.

21 Los exploradores están listos para la expedición, ¿encontrarán a los dinosaurios que buscan?

Poemas famosos para dictar y memorizar

Estos poemas son idóneos para dictar, mejorar la escritura, la concentración, la memoria y también para ilustrar:

22 Una tarde parda y fría

de invierno. Los colegiales

estudian. Monotonía

de lluvia tras los cristales.

 

Es la clase. En un cartel

se representa a Caín

fugitivo, y muerto Abel,

junto a una mancha carmín.

 

Con timbre sonoro y hueco

truena el maestro, un anciano

mal vestido, enjuto y seco,

que lleva un libro en la mano.

Fragmento de “Recuerdo infantil”. Antonio Machado

 

23 Nadie sabe Geografía

mejor que la hermana mía.

-La anguila azul del canal

enlaza las dos bahías.

 

-Dime: ¿dónde está el volcán

de la frente pensativa?

 

-Al pie de la mar morena,

solo, en un banco de arena.

Fragmento de “Geografía física”. Rafael Alberti

 

24 La tarde equivocada

se vistió de frío.

 

Detrás de los cristales,

turbios, todos los niños,

ven convertirse en pájaros

un árbol amarillo.

 

La tarde está tendida

a lo largo del río.

y un rubor de manzana

tiembla en los tejadillos.

Fragmento de “Paisaje”. Federico García Lorca