Entradas

Educar la espiritualidad para formar niños seguros

En la inocencia de los niños está la espiritualidad. Con sus simples, pero difíciles preguntas reflejan lo más intrínseco de las personas: ¿quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Qué es morir? Es esta curiosidad innata la que los docentes deben potenciar.

Se viene un fin de semana largo a nivel nacional y, aunque sólo los católicos celebran Semana Santa como un tiempo de recogimiento y oración, es una oportunidad para todos de vivir la espiritualidad. ¿Qué está pasando con la educación de nuestros niños en este sentido?

Religión y espiritualidad no son sinónimos. Mientras que el primero es un conjunto de creencias o dogmas acerca de una divinidad; la espiritualidad -como su nombre lo dice- es lo referente al espíritu, a lo más esencial del ser humano.

“Independiente del credo, al educar el “espíritu” estamos ayudando a los niños a que se conecten con ellos mismos y con su entorno. Con esto, estamos a la vez criando personas que respeten a todos y todo lo que los rodea”, explica Ignacia González, psicóloga.

Vivimos en un mundo que cambia constantemente, marcado por el materialismo, la tecnología, el consumismo y muchas veces también violencia. “Entonces es hoy cuando más que nunca necesitamos potenciar la espiritualidad de los niños y fomentar valores”.

Los docentes deben aprender a incentivar en los alumnos una inquietud espiritual, explica. “Al cuestionarse quiénes son, hacia dónde van, qué es lo que quieren de ellos mismos, estaremos educando personas más seguras, por lo mismo más comprensivas con su entorno y más optimistas y respetuosas”, dice. Y agrega que además se fortalecen los valores internos de cada niño y así descubren de qué son capaces.

“Como profesores es necesario promover instancias y experiencias de espiritualidad, que los ayuden a resolver problemas por sí mismos, superar crisis y sobrellevar la presión que implica la adolescencia”. Formar personas con valores e inteligencia emocional para que puedan conectarse de manera adecuada con el entorno, es una importante herramienta, asegura.

En un sentido más práctico, esto no sólo los ayudará a tener mejores relaciones sociales, sino también a evitar malas influencias como el alcohol y las drogas. “Sólo teniendo en cuenta esta dimensión espiritual estaremos efectivamente entregando una educación integral a los niños”.

Fuente: https://www.grupoeducar.cl/

Por qué fregar, tirar la basura o poner la mesa hará que tu hijo tenga más éxito en la vida

Justo en el momento en el que estamos a punto de despedir del año y aún con la pandemia del Covid-19 entre nosotros, no está de más recordar una de las conclusiones a las que llegó la gran investigación científica del Harvard Grant Study, uno de los estudios longitudinales más completos de la historia, y sobre el que se basa el libro «Cómo criar un adulto», de Julie Lythcott-Haims, de la Universidad de Stanford.

Una de las conclusiones a la que llegaron los investigadores, que se centraron en analizar desde 1938 las claves para llevar una vida saludable y feliz, tiene que ver con la infancia. Y en un momento de crisis económica y social como el actual, en el que los padres están muy preocupados por el futuro de sus hijos y que ni siquiera saben si podrán acceder a un puesto de trabajo, recordamos esta charla TED que la experta ofreció en 2016 y que vuelve a tomar impulso.

Lythcott-Haims, licenciada en Derecho por Harvard, en su charla «Cómo criar hijos exitosos» recuerda que es un error criar a los hijos pensando solo en sus notas y resultados que obtengan de aquello que tenga que ver con su vida académica. Así, aconseja a los padres inculcar un mayor interés en sus pequeños en otras cosas «como el amor y las tareas domésticas» para poder construir «una base para su éxito».

«En el estudio de Harvard, se encontró que el éxito profesional en la vida, que es lo que queremos para nuestros hijos, viene de hacer tareas domésticas en la niñez, y entre más temprano se inicie, mejor», recuerda la experta. Es decir, el «arremángate y ayuda» –recuerda Lythcott-Haims– es un pensamiento clave que adopta el ser humano y que se traduce en que los trabajos o tareas desagradables hay que hacerlas. Se trata de una mentalidad basada en la cultura del esfuerzo individual para la mejora común, «que es lo que te hace sobresalir en el lugar de trabajo», recuerda la experta.

«Sin embargo –continúa– absolvemos a nuestros hijos de hacer trabajo en casa y luego terminan como adultos en el lugar de trabajo a la espera de una lista que no existe. Y lo más importante: carecen del impulso, del instinto de arremangarse y ayudar. De mirar alrededor y preguntarse, ¿cómo puedo ser útil a mis colegas?». Los profesionales con éxito se preguntan: «¿Cómo puedo anticiparme a lo que podría necesitar mi jefe?», recuerda Lythcott-Haims.

El segundo hallazgo del estudio, y que también tiene mucho que ver con la crianza de los hijos, es que la felicidad en la vida viene del amor, no al trabajo, sino del amor de los seres humanos (pareja, familia, amigos…). «Así que en la infancia tenemos que enseñar a nuestros hijos a amar y no pueden amar a los demás si no se aman a sí mismos en primer lugar, y no van a amarse a sí mismos si no les podemos ofrecer amor incondicional», asegura.

Fuente: https://www.abc.es/

Cómo celebrar San Valentín con los niños

El próximo 14 de febrero se celebra San Valentín y aunque este es un día que normalmente está reservado a las parejas, podemos también pasar un gran día con los niños celebrando el amor de la familia por todo lo alto. Por ello, os queremos proponer diversas ideas y planes que os van a servir para celebrar San Valentín con los niños.

 

celebrar san valentín con los niños

Puede que si tienes hijos pequeños apenas sepan qué es San Valentín o porqué se celebra, pero podemos explicarles que este es un día que conmemora a un santo que representa a todos los enamorados y que nosotros por ser una familia que se quiere, queremos celebrar nuestro amor.

De este modo, podemos proponer a los niños celebrar San Valentín, a partir de distintas manualidades con las que seguro que se van a divertir, ya sea creando corazones de papel o por ejemplo haciendo una bonita tarjeta para el Día de los Enamorados en la que todos podemos escribir porqué nos gusta tanto nuestra familia. Además de esas manualidades, y otras muchas que se nos pueden ocurrir, hemos pensado que estos planes a continuación, pueden estar bien para celebrar este día en familia.

Qué hacer en San Valentín si los niños son pequeños

En el caso de tener niños que sean pequeños, en edad preescolar por ejemplo, las manualidades antes mencionadas pueden estar bien, pero además, una de las mejores ideas para celebrar San Valentín puede ser preparar algún juego divertido, como la búsqueda de un tesoro en la que la recompensa sea por ejemplo un montón de caramelos en forma de corazón.

Podemos también, aprovechar que el Día de San Valentín de este año, coincide además con la celebración del Carnaval para disfrazarnos y jugar con los niños a cualquier cosa que se les ocurra a ellos. Deja que sean ellos los que inventen el juego. Seguro que nos vamos a divertir con todo lo que proponen.

Si queremos un plan más tranquilo para celebrar con los niños pequeños este día de San Valentín, podemos salir a pasear y después de ese paseo, volver a casa pedir algo de cena (una que sea especial y guste a toda la familia) y ver alguna película romántica para todos, como por ejemplo La Dama y el Vagabundo de Disney.

Y si deseas un plan especial de San Valentín, nada como organizar un picnic. Podemos hacerlo fuera si las restricciones por la pandemia lo permiten o también y si lo preferimos, se puede hacer dentro de casa, o también como no, en la terraza. Podemos elaborar un menú especial, con una tarta en forma de corazón y hacer de este San Valentín, una celebración especial de lo más familiar.

Qué hacer en San Valentín si los niños son mayores

En el caso de tener niños más mayores, a partir de los 6 años pero también de más edad, e incluso pre-adolescentes, las ideas antes propuestas pueden ser divertidas para ellos, pero en el caso de que además desees sorprenderles, podríamos hacer cosas divertidas como algún que otro «experimento» de San Valentín.

Por ejemplo, podemos proponer que nos ayuden a hacer la cena de San Valentín, pero cocinando arroz y con la ayuda de colorante alimenticio hacer que sea de color rojo. Una vez hecho, los niños tendrán que servir el arroz, en forma de corazón, y para ello podemos hacer un molde con la simple ayuda de un plato de plástico, recortado en esa forma.

Otra idea puede ser convertir nuestra casa en un pequeño restaurante. Podemos dejar que los niños decoren con un gran cartel, o una guirnalda de luces LED, apagar el resto de luces y poner una romántica mesa para dos (papá y mamá) o para toda la familia. Luego podemos cocinar ese menú especial que hemos indicado y plantear un juego en el que o bien nosotros somos camareros y servimos la cena de San Valentín a los niños, o ellos son los camareros y sirven la cena a papá y mamá para que tengan su momento romántico.

Por último, y como colofón al día de San Valentín en familia, podemos acabar explicando historias de amor que hayan sido famosas y que seguro que los niños no conocen, como la de Cleopatra y Marco Antonio o la de Shah Jahan y Mumtaz Mahal que dio como resultado la creación del impresionante Taj Mahal en la India. A raíz de estas historias puede surgir alguna que otra conversación, como por ejemplo explicar a los niños como se conocieron y enamoraron papá y mamá o que ellos expliquen qué entienden por amor y como les gustaría poder vivir San Valentín cuando sean mayores.

Fuente: https://okdiario.com/

 

12 consejos para criar niños honestos

Los padres califican la honestidad como la cualidad que más desean enseñar a sus hijos. Le pedimos a los expertos su mejor consejo sobre cómo criar niños honestos.

Prepárate para la dura realidad: todos los niños mienten. Lo hacen por muchas de las mismas razones por las cuales lo hacen los adultos: para evitar meterse en problemas, para evitar herir los sentimientos de otra persona, para quedar mejor ellos mismos. La capacidad para decir mentiras se desarrolla temprano, incluso en niños de 2 años y medio, y es una etapa normal e importante del desarrollo cognitivo y social de los niños. Para la edad de 4 años, todos los niños mienten; para la edad de 6 años, algunos cálculos indican que los niños mienten hasta una vez por hora. (Y si estás pensando, “¡Mi hijo no!”, ten en cuenta que la investigación muestra que los padres no son muy hábiles determinando si su hijo está diciendo o no una mentira).

¿Cómo puedes hacerle ver a tu hijo de edad preescolar la diferencia entre la verdad y las mentiras que te dice acerca de su día? ¿O enseñarle a tu hijo de escuela primaria que es mejor sincerarse sobre un error cometido? ¿O hacer que tu adolescente sea honesto contigo acerca de dónde estuvo el viernes por la noche? Preguntamos a los expertos, investigadores, especialistas en desarrollo del niño y psicólogos, por sus consejos sobre cómo enseñarle a los niños el valor de la honestidad en cada etapa.

  1. Da el ejemplo

    Parece obvio, pero si no quieres que tu hijo te mienta, no le mientas a él y no dejes que te escuche diciendo mentiras. “Una cosa es decirle a los niños que la honestidad es importante, pero si te ven mintiendo, esto envía un mensaje contradictorio”, dice Victoria Talwar, profesora asociada del Departamento de Psicología Educativa y Orientación de la Universidad McGill en Montreal y líder de investigación sobre los niños y las mentiras.

    Claro que es más fácil decir: “no tenemos tiempo”, que explicarle a tu hijo que no puede comerse un helado porque ya se comió un dulce ese día o porque pronto será la hora de la cena. O decir: “está bien”, en lugar de explicar que lo que la persona dijo fue frustrante. Pero, con el tiempo, las llamadas “mentiras blancas” le enseñan a tu hijo que la deshonestidad está bien en algunas situaciones, y deja a su interpretación cuáles son esas situaciones. Si deseas que tu hijo crezca con la creencia de que la honestidad es el mejor principio, haz lo mejor que puedas para vivir también según ese credo.

  2. No lo engañes

    Particularmente para los niños en edad preescolar, una forma de desalentar las mentiras es simplemente no alentarlos a decirlas. Cuando ves a tu hijo con un labio manchado de jugo y una botella volcada sobre la mesa, no hay necesidad de preguntar: “¿Derramaste este jugo?”. Los niños de esta edad mentirán para evitar meterse en problemas, dice el Dr. Peter Stavinoha, neuropsicólogo clínico del Centro de Psiquiatría Pediátrica en el Centro Médico para Niños de Dallas. “Si sabes que lo hizo, no preguntes. Si preguntas, le estás dando la opción de mentir. Así que él miente, y luego te molestas por eso, y ahora tenemos dos problemas donde solo existía uno”, dice Stavinoha.

    En su lugar, di: “Parece que derramaste algo de jugo. Vamos a limpiarlo juntos”. Esto los mantiene a ambos centrados en el asunto práctico. Y si no estás segura de quién rompió el jarrón, o cuál hermano está mintiendo acerca de esto, Stavinoha dice que vayas directo a la consecuencia. “No te ocupes de la pregunta de si se rompió o quién lo rompió. Concéntrate en lo que deseas lograr. ‘Tenemos un desastre aquí. Les estoy pidiendo a los dos que lo limpien’. Así, les estás mostrando que no hay una consecuencia positiva por negar la responsabilidad”.

  3. El poder de las historias positivas

    En un estudio conducido por la Universidad de Toronto, el psicólogo Kang Lee y otros investigadores incluyendo a Talwar, encontraron que los niños entre 3 y 7 años que habían escuchado el cuento de George Washington y el Cerezo, que ilustra una consecuencia positiva de la honestidad (George es elogiado por decir la verdad), tenían mucha más posibilidad de decir la verdad que los niños que habían escuchado el cuento Pedro y el lobo, que ilustra una consecuencia negativa de mentir (el pastor repetidamente pide ayuda como una broma, pero cuando realmente necesita ayuda, nadie acude a su rescate).

    “Decimos que mentir es malo, pero no resaltamos el comportamiento alternativo. Los niños necesitan ejemplos sobre cómo comportarse en situaciones en las cuales mentir podría ser más fácil, también necesitan historias que muestran cómo ser honesto”, dice Talwar. Para los niños mayores, hablar acerca de la honestidad de los personajes en los libros que están leyendo puede provocar un debate inspirador e instructivo.

  4. Usa las promesas

    Si necesitas una respuesta directa acerca de algo que te preocupa, tal como un incidente en la escuela, pedirle a tu hijo que prometa decirte la verdad antes de hacerle una pregunta aumenta las posibilidades de que lo haga, sugiere el estudio. Pero, ten en cuenta que esta estrategia no es una garantía y se debe usar de manera limitada para que no la desgastes. “No debes usarla demasiado o puede perder su eficacia”, dice Angela Crossman, profesora y presidenta del Departamento de Psicología del John Jay College de Justicia Criminal en City University of New York. Y las promesas tienden a sentirse como algo obligatorio para los niños menores, menciona Talwar.

  5. Hazle saber que te hace feliz cuando dice la verdad

    Los niños pequeños, menores de 8 años, se sienten muy motivados por complacer a las figuras de autoridad, dice Talwar. Su investigación muestra que decirle a los niños que te sentirás feliz si ellos dicen la verdad incrementa la posibilidad de que sean honestos contigo. Ella observa que los niños mayores y los adolescentes tienden a preocuparse un poco menos sobre complacer a las figuras de autoridad y más acerca de su propio sentido interno de lo que es correcto. (Otro estudio encontró que decirle a niños de entre 9 y 11 años que se sentirían bien con ellos mismos si decían la verdad disminuyó las posibilidades de que mintieran). En todas las edades, busca oportunidades para hacer que tu hijo se sienta bien al ser confiable.

  6. Ser honesto y amable a la vez

    Los niños aprenden desde muy pequeños a mentir (de sus padres), ya sea por cortesía o para evitar herir los sentimientos de alguien. “Gracias, este libro se ve increíble” en lugar de “ya tengo este libro”, o “no puedo jugar porque estoy ocupado” en lugar de “no me gusta jugar contigo”. Los investigadores llaman a estas mentiras “prosociales” porque suavizan nuestras interacciones con otros. Pero ser honesto no tiene que ser igual a ser rudo o hiriente. La clave, dice Talwar, es equilibrar la honestidad con la consideración por los sentimientos de la otra persona. “Queremos enseñar a nuestros hijos a ser honestos, pero también queremos enseñarles a ser amables. Necesitamos enseñar la honestidad en una forma que potencialmente ayude a los demás, en lugar de, quizás, herir a otros”, dice Talwar. En el caso del libro, esto significaría decir que es un autor que le gusta, o expresar aprecio porque la persona se esforzó en complacerlo.

  7. No premies la mentira

    Cuando tu hijo miente, hay un motivo: está buscando algo. Y si lo consigue, eso puede reforzar la mentira como una estrategia efectiva. Así que, si observas que tu hijo pequeño siempre inventa una historia de que se lastimó en la escuela tan pronto como tu hijo mayor empieza a contarte acerca de su día, podría ser un comportamiento para llamar la atención. “Cuando un niño miente, averigua qué dinámica puede estar detrás de ello”, sugiere Crossman. ¿Existe alguna forma de ignorar la mentira para que no sea recompensado?

    ¿Puede conseguir lo que desea de alguna otra forma?

  8. Muéstrale que aprecias su honestidad

    Con frecuencia atrapamos a los niños diciendo mentiras, dice Talwar, pero si queremos enseñarles a valorar la honestidad, necesitamos buscar oportunidades para reconocer cuando dicen la verdad, especialmente en situaciones en las cuales podría ser más fácil para ellos mentir. Cuando tu hijo te dice la verdad sobre algo que ha hecho, tómate un momento para mostrar que aprecias su honestidad diciendo: “Me encanta que digas la verdad”.

  9. La mentira como medida de protección

    En entornos en los cuales los castigos son repartidos con dureza y arbitrariamente, la investigación muestra que los niños aprenden a mentir antes y con más habilidad que sus contrapartes en entornos menos represivos. Eso no significa que no debes imponer disciplina, pero en una atmósfera con un enfoque represivo y autoritario, desarrollar la capacidad para mentir puede verse como una medida de protección.

    “Una cosa que los padres pueden hacer es simplemente no tener una gran reacción emocional. Mientras más explosivo sea un progenitor, más atemorizado se vuelve el niño, y más posibilidad tiene de mentir. Simplemente permanecer calmado y apegarte a los hechos que has observado es una forma de hacer que los niños digan la verdad”, dice Stavinoha.

  10. Tengan más conversaciones

    Mientras más abierta y comunicativa sea la relación entre padres y adolescentes más efectiva es, dice el Dr. John Duffy, psicólogo clínico y autor del exitoso libro The Available Parent: Radical Optimism for Raising Teens and Tweens. “Eso significa conversar más y dar menos sermones”. Cuando los enfrentamientos ocurren, esperar a que la situación se calme y acercarte a tu hijo adolescente de forma tranquila siempre va a producir un resultado más positivo, dice él. Y cuando se trata de criar a adolescentes honestos, él recomienda hablar de los problemas de la honestidad y la mentira abiertamente con tu hijo. “En este sentido, puedes decir algo como ‘queremos que te sientas libre de ser honesto con nosotros, sin importar lo que tengas que decir’. Los adolescentes responden bien a este tipo de comunicación, ¡pero los padres tienen que estar preparados para la honestidad!”.

  11. Fija reglas claras

    Noventa y ocho por ciento de los adolescentes en el mundo le mienten a sus padres. Esta es la conclusión de la Dra. Nancy Darling, profesora y presidenta del Departamento de Psicología en Oberlin College, que ha investigado la honestidad en adolescentes durante dos décadas. Darling dice que fijar reglas claras es importante para cultivar una relación honesta con los adolescentes y que ser estricto está bien. Sin embargo, dice ella, es esencial que los padres emparejen esto con ser emocionalmente cálidos, abiertos y tengan la capacidad de aceptación, para que los adolescentes no piensen que serán castigados de forma dura e injusta.

    “Si equilibras estos dos aspectos de la crianza de forma clara, tu hijo adolescente tendrá más posibilidad de pedir tu permiso y más posibilidad de confesarse si ha roto alguna norma. Necesita respetarte y creer que serás afectuoso, lo aceptarás y no lo castigarás”, dice ella. “Si los niños creen que tú tienes el derecho a establecer las normas, pero te respetan, tienen más posibilidad de ser honestos; pero, aún así, querrán discutir contigo acerca de lo que es seguro y lo que deberían tener permitido hacer”.

  12. Respeta su espacio

    Respetar el deseo natural de privacidad de los adolescentes puede alentar a que sean honestos, dice Darling. “No debes involucrarte en sus asuntos más de lo necesario”, advierte ella. “Pregunta solo la información que necesitas. Si haces eso, posiblemente ellos te darán información adicional”. Por ejemplo, necesitas saber que tu hijo estaba seguro en la casa de un amigo la noche del viernes; no necesitas saber de qué hablaron entre ellos. Involucrarse demasiado es hacer que los adolescentes se rebelen poniendo barreras o mintiendo, dice Darling. Así que entérate de lo que necesites saber, y si todavía calla como una tumba, simplemente explica: “Tú no quieres que me meta en tus asuntos, y yo no me quiero meter en tus asuntos, pero tengo que saber por qué…” y dile por qué necesitas una respuesta honesta.

    Fuente: https://www.greatschools.org/

El impacto psicológico de la cuarentena en los niños

Limitar al máximo el movimiento de los ciudadanos es una de las medidas que las autoridades de todo el mundo han recomendado para detener la propagación del COVID-19 a nivel mundial. Todos nos debemos quedar en casa, sin embargo, el confinamiento y la cuarentena pueden tener un impacto psicológico negativo en los niños (y también en los padres), por lo que en esta ocasión nos ocupamos de buscar la forma de reducir sus consecuencias.

Cuando empieza la cuarentena, las personas ‘desaparecemos’ de la vida pública de un momento a otro. Los aspectos psicológicos y de motivación de los individuos resultan fundamentales para asegurar el éxito de esta medida de aislamiento. Pero a medida que van pasando los días pueden empezar a tambalearse.

Según se ha podido comprobar, entre los adultos que se encuentran en confinamiento, existe un mayor riesgo de sufrir algunos problemas psicológicos como la depresión, el desapego hacia los demás, estrés postraumático, ira o mayor irritabilidad, fatiga, insomnio o angustia. El efecto de estas complicaciones puede, además, detectarse meses, e incluso, años más tarde.

Los niños son mucho más resistentes que los adultos a los efectos psicológicos del aislamiento, pero no son inmunes en su totalidad. El cambio en sus rutinas, el continuo ‘bombardeo’ de noticias, o no poder satisfacer sus necesidades básicas como correr, saltar, jugar con sus amigos, etc. puede provocarles estrés y tener un gran impacto emocional en ellos.

Los distintos estudios que ya se están realizando a partir de las semanas en confinamiento, han constatado que tras quedarse tanto tiempo en casa los pequeños han perdido los hábitos y tienden a ser mucho más irritables, lo que hace más frecuentes las rabietas y los momentos de enfado. Son varios los expertos que también hablan sobre la tristeza de los niños en estos días, que puede acabar resultando en un estrés postraumático que afectaría a los pequeños a medio plazo.

Qué tipo de impacto psicológico puede aparecer en tu hijo

Según el tipo de personalidad y carácter del niño se pueden dar diferentes efectos psicológicos:

– Los niños que son más sensibles suelen sentirse muy abrumados por los estímulos, por los cambios repentinos y sobre todo, por la angustia emocional de los demás. Este tipo de niños pueden llorar más a menudo y llegar a experimentar alteraciones del sueño como terrores nocturnos o pesadillas.

 Los niños con un temperamento difícil suelen tener problemas para aceptar las instrucciones y las normas que se le dan y poseen una mayor tendencia a responder de malas formas. Este tipo de niños experimentarán una mayor rebeldía ante la cuarentena, además de cambios de humor y aburrimiento.

Combatir las consecuencias psicológicas negativos del confinamiento en casa

Dentro de la cuarentena por coronavirus los adultos tenemos que ser activos para combatir todos los efectos psicológicos negativos que produce el aislamiento tanto en nosotros mismos, como en los niños y el resto de la familia.

En referencia a los pequeños, será necesario que:

1. Se establezcan unas rutinas
La principal tarea de los padres será la de crear unas rutinas que proporcionen seguridad y estabilidad a los más pequeños dentro de esta situación de excepción. Los niños deben entender que no son vacaciones. Por eso, fijar un horario será muy importante para ayudarles a saber lo que va a ocurrir. Este ‘programa’ incluirá los diferentes momentos del día como las comidas, los momentos de estudio, tareas como recoger el cuarto, hacerse la cama, etc.

2. Ser más tolerantes
En estos días niños y adultos podemos mostrarnos más nerviosos. Es importante ser un poco más tolerantes con el comportamiento de los pequeños. Para ello será importante saber manejar las herramientas necesarias para la gestión de situaciones como peleas entre hermanos, rabietas, etc. Los adultos hemos de ser pacientes, firmes y utilizar el sentido común.

3. El buen uso de la tecnología
Las consolas, los ordenadores, la televisión, el teléfono móvil y la tableta pueden ser grandes aliados sobre todo en esos momentos del día donde la energía de los niños está más decaída para realizar otro tipo de actividades donde se requiere mucha más concentración. ¡Pero siempre controlando su uso!

4. Mantener contacto con otras personas
Somos ‘animales sociales’ y como tal necesitamos relacionarnos con otras personas. Será importante telefonear o hacer video llamadas a amigos o familia para mantener el contacto y combatir los miedos y la incertidumbre de esta situación tan nueva y estresante para los pequeños.

5. Relax
Es necesario combatir la irritabilidad. Hay que tranquilizarse y dejar de lado el malestar. Para ello los progenitores se pueden hacer turnos del cuidado de los hijos y tomarse un rato para sí mismos (o teletrabajar sin distracciones).

6. Hablar con los niños sobre el tema
Para hacerlo, los padres deben adaptar el mensaje que quieren dar a la edad y la madurez de los hijos. Todo lo que se diga debe ser verdad y utilizar la sinceridad.

También os podéis apoyar en los distintos cuentos infantiles para explicar a los niños qué es el confinamiento, la pandemia y ayudarles a enfrentarse a los miedos relacionados con esta situación.

7. Actividades en familia
No se puede salir pero se pueden seguir haciendo actividades en familia como ver películas juntos, jugar a juegos de mesa, etc. Eso ayudará a los pequeños a sobrellevar mejor el aislamiento.

8. Comprender la realidad que estamos viviendo
En el manual aportado por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (España), titulado ‘Orientaciones para la gestión psicológica de la cuarentena por coronavirus’, se recomienda además, que tomemos consciencia sobre la realidad que estamos viviendo. Lamentablemente, la situación es la que es, debemos quedarnos en casa para que el virus deje de propagarse, por lo tanto debemos aceptar la situación y reforzarnos a nosotros mismos sabiendo que, a pesar de que es un sacrificio, estamos haciendo lo correcto; estamos actuando con responsabilidad.

Fuente: guiainfantil.com

La fatiga visual en los niños: el dolor de cabeza de muchos padres

Redacción Plan LEA

Una mamá de Plan LEA nos platica lo que está viviendo con dos de sus tres niños, la más grande le dijo una noche, ¨mami tengo un dolor de cabeza que no lo puedo aguantar¨. Otra de sus niñas también había presentado lo mismo unos días antes. Teresa, la madre, las llevó a un centro médico y de inmediato le refirieron a consulta oftalmológica. Después de conversar y realizarles un chequeo, la doctora diagnosticó fatiga visual.

La fatiga visual es producida por un sobreesfuerzo puntual realizado durante muchos días y  horas continuos, este esfuerzo “fatiga” los músculos ciliares y dificulta, momentáneamente, los cambios de forma del cristalino que permiten el enfoque de cerca.

La pandemia del Covid 19 nos ha obligado a repensar muchas de las actividades que realizábamos, la forma de impartir y recibir la docencia no es la excepción.

Los aparatos electrónicos se constituyeron en el medio necesario para socializar, trabajar, recibir clases y hasta consultas médicas, todo con la finalidad de preservar la salud.

Si antes de la Covid 19 nos preocupaba el consumo excesivo, y muchas veces descontrolado de la tecnología, ahora que esta se constituye en el principal medio para realizar muchas de nuestras tareas, la preocupación aumenta proporcionalmente.

El número de horas que pasamos mirando una pantalla ha aumentado exponencialmente, cuando el tiempo máximo diario recomendado de permanencia frente a una pantalla es de 3 horas.

¿Cómo se previene la fatiga visual?

La doctora Peña recomienda tomar estas medidas preventivas para  evitar que la fatiga visual se manifieste:

Asegurar una buena iluminación en el espacio destinado para trabajar o estudiar, tener la pantalla del ordenador con el brillo y el contraste bien ajustados, llevar gafas de sol cuando se realiza un deporte al aire libre.  Comprobar que la pantalla del ordenador, de la Tablet o del móvil no tenga reflejos ya que las luces que se reflejan en las pantallas exigen un sobreesfuerzo a los ojos.

Cuando los ojos empiezan a manifestar cansancio, porque lagrimean o precisan una mayor frecuencia de parpadeo, conviene detener la actividad un tiempo y llevar a cabo otra más relajante que implique sólo la visión de lejos como por ejemplo mirar hacia el horizonte. Cerrar los ojos un par de minutos también ayuda a calmarlos.

¿Cómo se trata la fatiga visual?

Lo más eficaz para terminar con las molestias derivadas de este problema ocular es dar descanso a los ojos. Apartarlos por un tiempo de la tarea que ha provocado la fatiga visual es fundamental para conseguirlo. Para que la recuperación sea más rápida, también es recomendable:

Aplicarles frío, ayudará a bajar la hinchazón y proporcionará alivio inmediato. Puedes hacerlo colocando máscaras de frío y paños húmedos durante unos 10-20 minutos.

Masajearlos con una crema hidratante haciendo suaves círculos por el contorno de ojos con los párpados cerrados. Realizar suaves presiones en las cejas, las sienes y los pómulos también resulta muy relajante.

Apartarlos de la luz permaneciendo en una habitación oscura con los ojos cerrados u ocultándolos en el hueco de las manos. Es importante recordar que, después de este rato de oscuridad, los ojos deben entrar en contacto con la luz de manera paulatina, para no deslumbrarse.

La fatiga visual se puede solucionar

La fatiga visual es, por tanto, un cansancio puntual de los ojos, que provoca molestias visuales (picor, escozor de ojos, visión borrosa…) y que se soluciona dando descanso a los ojos, apartándolos de la actividad que los sobrecarga. En la actualidad, la fatiga visual más común es aquella que está relacionada con las pantallas, también conocida como Síndrome Visual Informático o SVI.

Juegos y actividades para estimular el desarrollo del lenguaje en niños

El lenguaje es la base de la comunicación en las personas, es fundamental por parte de padres y docentes estimular el desarrollo del lenguaje en niños y niñas que permitan establecer un ritmo en el desarrollo del lenguaje adecuado.

Numerosos pedagogos y psicólogos infantiles advierten de la necesidad de estimular las capacidades lingüísticas, de expresión y comunicación de nuestros niños y niñas.

En este artículo encontrarás diversas actividades y juegos para estimular el desarrollo del lenguaje para trabajar en el aula o en casa.

Por que es importante estimular el lenguaje

  • El lenguaje es una autentica herramienta que nos permite PENSAR.
  • El lenguaje permite el DESARROLLO de la INTELIGENCIA en los niños y niñas
  • Desarrolla nuestra capacidad de análisis
  • La estimulación del desarrollo del lenguaje facilita la comprensión y resolución de problemas.
  • El lenguaje facilita la expresión y desarrollo de las EMOCIONES en los niños
  • Es una herramienta fundamental para las relaciones sociales, y por tanto para el desarrollo social y afectivo.

Antes de empezar con las actividades y juegos, os vamos a dejar algunos consejos para fomentar el desarrollo del lenguaje en los niños.

 

Consejos para estimular el desarrollo del lenguaje oral

A continuación te dejamos algunos consejos por edades para estimular el proceso del lenguaje en niños y adolescentes.

Desarrollo del lenguaje de 4-6 años

  • Habla con el niño a menudo, cuanto más converses con el más fluidez en el lenguaje tendrá, ellos confían en nosotros y pierden la vergüenza a hablar.
  • Pregúntale, haz que te explique cosas, su problemas, sus opiniones. Un buen momento es cuando vuelve del cole, que nos explique como ha ido su dia, si ha tenido problemas, etc
  • Corrígelo cuando sea necesario, si se equivoca debemos enseñarle sus errores.
  • Trabaja el lenguaje mediante cuentos y canciones, cuenta cuentos en voz alta y canta canciones infantiles con ellos, es una buenísima manera de estimular el desarrollo del lenguaje en niños.
  • Teatros y representaciones es una buena manera de estimular el lenguaje en estas edades.
  • Diferenciar objetos y colores. Mostrarle al niño una variedad de objetos con colores diferentes y pedirle que explique de que color son, por ejemplo “la manzana roja” “El plátano amarillo” etc. Luego deben cambiar de rol.
  • Reproducir en algún dispositivo sonidos de diferentes objetos, animales o situaciones, por ejemplo, el sonido del tren, el canto de los pájaros, el ladrido de un perro, etc. El niño debe identificar los sonidos.
  • Los juegos de asociación auditiva son muy buenos para la estimulación del lenguaje. Por ejemplo pedirle que diga 5 palabras que comiencen por la letra “a” o que termine las frases, por ejemplo “un gigante es grande, y un enano es…”

Desarrollo del lenguaje de 6-12 años

  • Fundamental, fomenta la lectura y sobre todo ayúdale a que entienda lo que lee, es importante el desarrollo de la comprensión lectora.
  • El proceso del lenguaje tiene que ver fundamentalmente con los procesos de escritura y lectura, por lo tanto debemos fomentar el uso de la escritura y lectura en niños y niñas.
  • Como hemos hablado antes, conversa con ellos, pregúntale como han pasado el día, su relación con los amigos, interésate por ellos, por sus cosas, ganarán confianza y estimularan el desarrollo del lenguaje.

Desarrollo del lenguaje en adolescentes

  • Conversa con ellos, ya tienen edad para realizar debates de temas que afectan a la familia, deja que hable y se expresen.
  • Igual que en los casos anteriores, incentiva la lectura y la escritura, en estas edades se esta perdiendo por el uso de las nuevas tecnologías.
  • Cuida tu lenguaje, los niños y niñas aprenden por imitación.
  • Juega con ellos a adivinanzas, acertijos, juegos de palabras, hay miles de juegos en la red que nos pueden permitir jugar en familia en procesos de estimulación del lenguaje.
  • Desarrolla con ellos el lenguaje no verbal, tambien es muy importante para estimular el desarrollo del lenguaje en adolescentes

Ahora si, te enseñamos un juego que puede utilizarse en el proceso de estimulación del lenguaje tanto en el aula como en casa. El juego de las palabras escondida.

El juego de las palabras escondidas para enseñar procesamiento verbal

Con el juego de palabras escondidas los niños podrán desarrollar su creatividad y trabajar el lenguaje.

El juego de las palabras escondidas admite numerosas variantes en cuanto a estilo y dificultad, lo que le hace muy útil tanto en el aula como en casa.

El juego de las palabras escondidas

Para elaborar este juego inicialmente será necesario un marcador, lápiz y una hoja de papel. Seguidamente deberás trazar una línea vertical en el medio de la hoja y otra horizontal. De esta manera, podrás dividir la hoja en cuatro espacios.

En cada una de las cuadrículas deberás escribir una palabra y pedir al pequeño que haga uso de las letras que conforman dicha palabra para crear una nueva. Asimismo, deberá crear tantas nuevas palabras como sea posible.

abe mencionar que el niño no podrá incluir otras letras para crear la palabra. Sin embargo, sí podrá no utilizar a todas. Un ejemplo es la palabra “Naturaleza”, haciendo uso de sus letras pueden formarse otras palabras como: lunar, real, tela, natural, trenza, entra, tuna, entre otros.

Sugerencias

Recomendamos que se utilicen palabras largas que permitan más juego y posibilidades de ser combinada. Asimismo, sugerimos buscar palabras que estén formadas por letras comunes, evitando palabras complejas, ya que es fundamental que el niño conozca el significado de las palabras que creará y claramente las mismas no sean inventadas.

Si se desea aumentar la dificultad, se podrá buscar palabras un poco más cortas que de igual manera permitan combinaciones. Mediante esta modificación, el pequeño tendrá que esforzarse un poco más combinando las letras.

Este juego de las palabras escondidas es muy interesante para estimular el desarrollo del lenguaje en niños

Finalmente te dejamos una infografía con consejos para el desarrollo del lenguaje oral en los niños y niñas

Infografía: Actividades y consejos para el desarrollo del lenguaje en niños

imágenes educativas, infografías educativas, infografías, imágenes en educación, frases educativasimágenes educativas, infografías educativas, infografías, imágenes en educación, frases educativas

 

 

 

 

Fuente: educapeques.com

7 pasos para proteger a los niños del abuso sexual

La seguridad de los niños es tarea de adultos. Cómo podemos proteger a los niños del abuso sexual.

¿Qué es el abuso sexual infantil? Según la guía de 7 pasos realizada y publicada por la organización norteamericana Darkness to Light, dedicada a la prevención y a la formación en abuso sexual infantil, el abuso sexual es cualquier actividad sexual con o sin violencia entre un adulto y un menor de edad, o entre dos menores cuando uno ejerce poder sobre el otro.

También es forzar, coaccionar o persuadir a un niño a participar en cualquier tipo de actividad sexual. Estas definiciones que se aplican al abuso sexual infantil, también incluyen el contacto sexual aunque sin contacto directo como exhibicionismo, exposición de menores a material pornográfico, voyerismo o entablar comunicación de tipo sexual a través de teléfono o de Internet.

El abuso sexual infantil es una experiencia angustiosa y traumática para las víctimas, y un delito castigado por la ley.

La seguridad de los niños es tarea de adultos. Para proteger a los menores ante cualquier forma de abuso sexual, la organización pone al conocimiento de los padres, algunos cuidados y pasos:

1. Conoce los hechos y la realidad
Estar informado sobre el abuso sexual infantil, ayuda a proteger a los niños. Los expertos estiman que 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños puede convertirse en víctima de abuso sexual antes de los 18 años. Uno de cada 5 niños es solicitado sexualmente en Internet, y la edad media de las denuncias por abuso sexuales de de 9 años.

La mayoría de las víctimas menores de edad nunca informan del abuso. Es muy probable que conozcas a un abusador sexual infantil. El mayor riesgo para los niños no proviene de personas desconocidas, sino de sus propios familiares y amigos. Algunos datos lo demuestra:

– Uno de cada tres niños son abusados por miembros de su familia;

– Los abusadores o pedófilos tratan de establecer una relación de confianza con los padres de sus víctimas y suelen ser físicamente mayores y más grandes que sus víctimas.

– Los abusadores se encuentran frecuentemente en lugares que permiten un fácil acceso a niños tales como el propio domicilio de la víctima, clubes deportivos, escuelas o centros religiosos.

2. Debes saber con quién dejas el niño y qué hacen
Aprenda a proteger a los niños. La mayoría de los casos de abuso sexual infantil suceden cuando un menor está a solas con un adulto.

– El abusador a menudo entabla amistad con su víctima, ganándose su confianza, logrando así pasar tiempo a solas con él/ella.

– Cuando dejes a su hijo a solas con otra persona, sea adulta o adolescente, procure que puedan ser observados.

– Favorezca situaciones en las que su hijo se integre en grupos.

– Enseñe con el ejemplo. Evita, en lo posible, estar a solas con un menor que no sea tu hijo.

– Supervise el uso de Internet que hace tu hijo.

– Cuando apuntes a tu hijo a alguna actividad deportiva, a algún campamento o algo parecido, busque saber qué tipo de responsabilidad y preparación tienen los monitores en el cuidado de los niños. Si están preparados para prevenir, identificar y reaccionar frente a un posible abuso sexual de y a menores.

– Hable con tu hijo cuando regrese de alguna actividad en que tenga adultos. Preste atención a su estado de ánimo y valore si puede contarle con desenvoltura cómo pasaron el tiempo.

¿Qué es el abuso sexual? El abuso sexual es cualquier actividad sexual con o sin violencia entre un adulto y un menor de edad, o entre dos menores cuando uno ejerce poder sobre el otro. También es forzar, coaccionar o persuadir a un niño a participar en cualquier tipo de actividad sexual.

También incluye contacto sexual aunque sin contacto directo como exhibicionismo, exposición de menores a material pornográfico, voyerismo o entablar comunicación de tipo sexual a través de teléfono o de Internet.

Protege a los niños del abuso sexual

Niña se tapa ojos

3. Habla abiertamente del asunto con tu hijo. Entiende por qué a los niños les asusta ‘contar’.

– El abusador suele manipular, amenazar y avergonzar al niño, le acusa de haber permitido que ocurriera el abuso o diciéndole que sus padres se enfadarán al enterarse.

– Los niños no revelan el abuso por temer desilusionar a sus padres.

– El abusador convence al niño de que el abuso está ‘bien’ que es un ‘juego’.

– Habla con tus hijos. La comunicación construirá la confianza.

– Habla con tus hijos sobre su cuerpo, de cómo cuidarlo, defenderlo, etc. ‘Mi cuerpo es mi territorio y nadie lo toca sin mi permiso’, debe ser un lema para los niños y las niñas.

– Instruya a tus hijos que no den su dirección de email, ni su dirección o teléfono de casa, etc.

– Si el niño se siente incómodo o reacio a estar con un determinado adulto, pregúntele por qué.

– Comparta informaciones sobre el abuso sexual infantil. De este modo, los potenciales abusadores sabrán que estás alerta.

4. Aprende a detectar e identificar los indicadores del abuso sexual.

– Las señales físicas de abuso sexual son poco comunes, sin embargo la irritación, la inflamación o el sarpullido en el área genital, las infecciones de las vías urinarias u otros síntomas, deben ser investigados con detenimiento.

– Son más comunes las señales emocionales o de comportamiento, que pueden ser identificadas por una ansiedad, dolor abdominal crónico, constantes dolores de cabeza, comportamiento perfeccionista, retraimiento o depresión, hasta una rabia y rebeldía inexplicables.

– Cuando el niño habla abiertamente sobre sexo de una manera atípica para su edad, también puede ser una señal de alarma.

– En el caso de que haya alguna sospecha de abuso sexual, llevar el niño inmediatamente al médico.

5. No reacciones con exageración a un posible caso de abuso. ¡Denúncialo!.

– Infórmate, sepa reaccionar. Sepa adónde ir, a quién llamar y cómo reaccionar. El abuso sexual es un delito.

– Tu reacción tiene gran impacto sobre un niño vulnerable. Si respondes con rabia o incredulidad, el menor se encierra en sí mismo, y se sentirá aún más culpable.

– Ofrezca siempre tu apoyo al niño. Escúchale, no dudes de su palabra y cree en lo que te dice. Asegúrate de que él así lo entiende. Agradezca al niño el hecho de contártelo y reconozca su valentía.

– Anima al niño a que te cuente todo, pero que no se profundice demasiado en los detalles. Eso puede alterar sus recuerdos de los hechos.

– Busque ayuda y orientación de un profesional capacitado para hablar con el niño. Busque conocer los pasos legales para denunciar. Debes conocer los organismos y/o instituciones con competencias para denunciar un abuso sexual a un menor.

– No entre en pánico. Los niños, víctimas de abuso sexual que reciben apoyo y ayuda psicológica, pueden superarlo.

6. Actúa siempre, aunque solo tengas sospechas y no pruebas.

– El futuro bienestar de un niño está en riesgo. Las sospechas y la falta de pruebas pueden darte miedo, pero confía en tu intuición y tenga el valor de denunciar o poner en conocimiento a un servicio de protección al menor.

– Busque los servicios sociales de tu localidad, o alguna oficina de defensa de los derechos del menor. Lo importante es que actúes.

7.  Involúcrate. Se voluntario de apoyo a las organizaciones que luchan contra el maltrato y el abuso sexual a menores.

– Use tu voz y tu voto para convertir tu comunidad en un lugar más seguro para los niños.

– Apoya la legislación que ampara a los niños.

– Rompa el silencio. La prevención, así como la recuperación depende de eso.

 

Fuente: guiainfantil.com

 

Cómo organizarse con los niños en casa durante la cuarentena por el coronavirus

Manejar el aprendizaje y la recreación de los niños y adolescentes en casa es un desafío al que se enfrentan los padres, luego de que se suspendieran las clases y se cancelaran otras actividades, como medida para evitar la proliferación del coronavirus en el país.

En los casos en los que los niños y jóvenes dejan de asistir a clases, lo ideal es que los padres conversen con ellos y les expliquen que este tiempo libre no son vacaciones, sino que se trata de una situación delicada que requiere que permanezcan en casa, indica Max Núñez, director ejecutivo de la Fundación Edúcate, quien añade que lo ideal es que los estudiantes mantengan sus rutinas por dos motivos: para que continúen con sus procesos de aprendizaje y para que volver a la rutina sea menos complejo.

Lo ideal es la organización. Los padres deben decidir una hora para levantarse y para acostarse, horario para las comidas y de las actividades que se realizan durante el día (de tareas y recreación). Esto dependerá de la rutina que previamente mantenía la familia y de su situación actual (padres que siguen yendo al trabajo o que realizan teletrabajo).

“Hay que acordar horarios parecidos con el colegio e intentar mantener unas horas de estudio. Cuando los niños piensan en estudiar desde casa piensan en deberes y eso son dos horas como mucho y por eso, todo lo que supere ese tiempo les va a parecer tedioso y aburrido”, señala el psicólogo educativo Francisco de los Santos a el sitio web El Español.

Para evitar esto, lo recomendable es intercalar actividades complejas o menos entretenidas con otras más lúdicas como dibujo o manualidades.

Actividades en línea

A más de la plataforma que activará el Ministerio de Educación, existen otras con ejercicios y actividades que los niños y jóvenes pueden realizar en su tiempo libre. Entre las que Nuñez recomienda están:

Kahn Academy: Cuenta con más de 4300 videos con dirigidos a escolares de enseñanza primaria y secundaria sobre matemáticas, biología, química, física, computación también humanidades, economía, finanzas e historia.

APCI LAB: Los estudiantes pueden aprender a través de videos y juegos que propone la plataforma. Tiene como objetivo reforzar los conocimientos con matemáticas y ciencias, con material interactivo.

Duolingo: Sitio web gratuito para el aprendizaje de idiomas. Cuenta con más de 30 idiomas en línea con lecciones cortas.

Code.org: Plataforma que permite que los estudiantes comiencen su aprendizaje de ciencias de la computación. Cuenta con cursos por edades para que niños y adolescentes se sumerjan en el mundo de la programación.

Qué dispositivos tecnológicos utilizar

No es recomendable el uso de celulares por su tamaño. Cuando son niños menores de 5 años se debe evitar que estén frente a dispositivos electrónicos, “porque mirar mucho la pantalla tiende a dañar la calidad del sueño de los niños y no les da tiempo de realizar otro tipo de juegos, lo cual es fundamental en los primeros 5 años de vida”.

Pasados los 5 años los niños pueden utilizar celulares, pero con moderación. Puede usarse una tablet con una pantalla mayor a 7 pulgadas y, lo que recomienda Nuñez, es que las actividades que se hagan no sean al cien por ciento en un dispositivo electrónico, es decir, que en estos aparatos se adquieran conocimientos para que luego se realicen las tareas aparte en cuadernos, hojas de papel u otras herramientas.

Señala también que muchas de las aplicaciones o plataformas poseen versiones que pueden descargarse y ser usadas sin necesidad de internet. También los padres pueden bajar actividades, que no requieren conexión para que los chicos puedan elaborarlas.

Actividades lúdicas

“Otra opción que puede desarrollarse desde casa, y que las Naciones Unidas promueve, es que los niños y los jóvenes deben enfocarse en el desarrollo de habilidades blandas, pensamiento crítico, entre otras, que se incrementan con actividades muy sencillas como que los chicos ayuden con tareas de la casa y que realicen juegos lúdicos”, afirma Núnez, quien indica que el sitio web GuayaquilIn cuenta con temáticas de este tipo.

Las actividades lúdicas se realizan de acuerdo a la edad de los niños y jóvenes, aquí algunas opciones para los más pequeños de casa:

De 18 a 24 meses

Juego de cintas: En una botella, el niños introduce varias cintas de colores, una vez todas adentro, debe sacarlas utilizando sus dedos, formando una pinza (índice y pulgar).

Categorizar: Utilizar envases y diferentes objetos, para que los clasifique de acuerdo a sus colores o tamañao.

2 años

Pintar: Usando sus dedos, el niño puede realizar dibujos y formas en la hoja en blanco.

A pescar: En una bandeja con agua colocar pelotas de colores que el niño deberá pescar y colocar en envases.

3 , 4 y 5 años

Figuras y sellos: En una hoja en blanco, los niños pueden realizar diferentes dibujos sumergiendo en pintura corchos y otros objetos.

Clasificar: En un envase colocar diferentes granos para que el niño los separe según su tipo. (I)

Fuente: eluniverso.com

Los alumnos con más inteligencia emocional tienen menor riesgo de «bullying»

Un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha diseñado una prueba que emplea secuencias de películas de dibujos animados y unos tests posteriores para evaluar la inteligencia emocional. Gracias a ella, han demostrado que los jóvenes con respuestas «más sensibles», es decir, con mejores resultados, «tienen un mejor comportamiento en el aula y un menor riesgo de sufrir situaciones de acoso escolar».

Denominada «Emocine», la herramienta utiliza quince ‘clips’ de películas de dibujos animados inferiores a dos minutos de duración. A diferencia de otras pruebas en las que el sujeto informa directamente sobre su estado emocional, en «Emocine» este estado se revela a partir de preguntas sobre las escenas que han visto los alumnos, indican desde Servimedia.

Estas preguntas tienen tres posibles respuestas, que caracterizan el nivel evolutivo de la inteligencia emocional y pueden ser: sensibles, ingenuas y sobreinterpretadoras. Según los resultados, los sujetos con respuestas de la categoría sensible «perciben e interpretan correctamente las situaciones emocionales, presentan un mejor comportamiento en el aula y reciben mayor número de elecciones y menos rechazos por parte de sus iguales. Esto contribuye a reducir el riesgo de bullying», concluyen los investigadores.

La herramienta se probó en una muestra de 1.448 estudiantes de entre 8 y 13 años procedentes de diez centros escolares de ocho comunidades autónomas, y sus resultados se validaron y publicaron en «Frontiers in Psychology». Las chicas y los alumnos de cursos superiores son los grupos que presentaron mayores respuestas sensibles.

El objetivo de los investigadores es aplicar esta herramienta en Educación Infantil y Secundaria, incluso grabando sus propias secuencias. La ventaja de utilizar escenas de cine reside en que las lecturas e interpretaciones de los estudiantes son más realistas que las que se basan en descripciones textuales o en fotografías fijas, además de que la experiencia resulta «mucho más divertidas».

Fuente: abc.es