Entradas

Trucos para enseñar a los niños a multiplicar

Muchos niños disfrutan del aprendizaje, de lo nuevo que les puede traer el colegio, y también de cada nuevo reto. Hay pequeños que están deseando saber más por ejemplo, de matemáticas. Sin embargo, para otros puede ser un auténtico suplicio tener que sentarse frente al papel y resolver los ejercicios de clase.

Si nuestros hijos tienen problemas a la hora de hacer multiplicaciones y queremos animarles y ayudarles a que lo entiendan, es necesario que conozcamos juegos y trucos que les enseñen de forma fácil.

Cómo enseñar a los niños a multiplicar

Para que los niños aprendan a multiplicar, o refuercen los conocimientos que ya les han dado sus profesores en las aulas, es necesario que cuenten con la capacidad de no desanimarse cuando no les salga a la primera. Explicarles una multiplicación como que fuera un juego es lo que suele ser más útil para que nunca lo olviden.

Podemos pensar en el juego de las frutas, sobre todo si son cerezas, o de los lacasitos si los tenemos a mano, o cualquier elemento que podamos comer o jugar con ello, y que sea divertido y colorido para que nunca lo olviden.

Experimentar con las multiplicaciones de forma divertida con juegos puede hacerse de la siguiente forma: estableciendo grupos de números a través de colores, si no queremos hacerlo con fruta o alimentos, podemos pensar en bolitas de plastilina. La fuerza visual de los niños hará que comprendan los ‘equipos’ de números a través de los colores para que sepan por qué las cantidades van multiplicándose.

Juegos para que los niños aprendan las tablas de multiplicar

Para que aprendan cómo multiplicar, existen diversos trucos que podemos tener a mano en un momento dado:

– El juego de las canciones: Si lo que queremos es que se aprendan las tablas de multiplicar de carrerilla, solamente tenemos que echar la vista atrás y recordar nuestra infancia, donde existían esos cánticos con los números que rimaban, al más puro estilo ‘6×4 = 24; 6 x 6 = 36…’ es más fácil que lo recuerden de esta manera.

El  juego de los pares con rimas: Si lo que queremos es que entiendan que cuando un número par se multiplica por otro par, da lugar a otro de la misma condición, y el resto de reglas de multiplicacion, podemos jugar con las rimas para que termine por entenderlo: ‘impar por par, par ; par por par; par’, al principio le puede costar un poco, pero después lo dirá de carrerilla. Y lo mejor de todo: le facilitará aprender luego el resultado de las tablas.

El juego de la tabla del 9: Cuando ya lleven avanzado su aprendizaje, existe el cuento de la tabla del 9 para cuando ya sean auténticos expertos en multiplicaciones, que hace alusión a Robin Hood, que robaba a los ricos (el dígito de la derecha), para dársela a los pobres (el dígito de la izquierda), conforme va avanzando la tabla. Nunca olvidarán el juego y les será mucho más sencillo aprender la tabla más complicada. Aquí tenemos el ejemplo:

9 X 1 = 9: Aquí tenemos el primer número. Para saber cuánto es 9 x 2, hay que restarle uno al dígito de la derecha ( 9 – 1 = 8), y aumenta uno delante, por lo que el resultado se transformará en 18. Cuando continúen, 9 x 3 será 27, y ocurrirá lo mismo, el dígito de la derecha baja uno (8 – 1 = 7) y se añadirá uno más delante (de uno, pasa a dos); y así sucesivamente. Seguimos con 9 x 4 = 36, un dígito más a la izquierda (donde estaba el 2 del 27, y uno menos en el de la derecha). Si la fábula de Robin Hood la cogen a la primera, podrán saber que fácilmente, los dígitos irán bajando en el número de la derecha y aumentando en el de la izquierda.

Fuente: guiainfantil.com

Con estos 5 trucos tus hijos aprenderán a multiplicar de forma sencilla y divertida

Las sumas y las restas no parecen ser un gran reto cuando de enseñar matemáticas a tus niños se trata. Pero una vez superadas, las tablas de multiplicar parecen convertirse en la más grande pesadilla de la mayoría de los niños en edad primaria.

Los adultos deben entender que la lógica de los niños funciona completamente diferente y se les hace muy difícil aprenderse de memoria las tablas de multiplicar, al menos al inicio. Para lograrlo, es importante que entiendan la lógica detrás y los beneficios.

Con estos 5 sencillos trucos podemos lograr el interés de los niños y además abrir sus mentes a algo nuevo:

  1. Es un error pensar que el niño ya está listo para este reto. Debemos esperar el momento exacto para no presionarlo o abrumarlo.
2. La multiplicación consiste en…

Intenta que el niño entienda con una explicación sencilla que la multiplicación es simplemente la suma del mismo número varias veces pero de manera rápida y directa.

 

3. Comienza por lo básico y sencillo

Mientras su cerebro se abre a nuevos conocimientos, debemos cuidar el nivel de dificultad en el cual se exponen los conceptos a los niños. Al comenzar con multiplicaciones sencillas y lograr usarlas en la vida cotidiana, el niño notará el progreso en su conocimiento.

  1. La práctica es muy importante

Mientras están de compras, es muy bueno que el niño sea capaz de descubrir que 2×2=4 o 3×3=9, así asociará que por dos juguetes de $2 cada uno, tendrá que pagar $4.

  1. Ve a la reglas

Una vez que el niño ha comprendido la naturaleza de la multiplicación, está listo para prender las reglas de multiplicación. Aquellas que dicen que todo número multiplicado por 0, da 0 y todas las demás.

¡No desperdicies al matemático que tienes en casa!

Fuente: Etapa Infantil

Por qué algunos niños tienen dificultad para aprender a multiplicar

Las dificultades para aprender a multiplicar de los niños es una de las preocupaciones más habituales para los docentes y las familias de estudiantes de Primaria.

A diferencia de otros conceptos matemáticos, nadie discute que aprender a multiplicar es necesario e imprescindible tanto para desenvolverse en la vida como para avanzar en el aprendizaje matemático.

Saber usar la operación de la multiplicación en la resolución de un problema y tener una cierta agilidad para ello nos facilita mucho la vida. Se trata de matemáticas que vamos a usar en nuestro día a día y que además necesitaremos para aprender a dividir, para resolver multitud de problemas y en definitiva para construir el andamiaje de las matemáticas.

Las dificultades para aprender a multiplicar

Antes de abordar los cinco motivos quiero matizar que hay casos, los menos, donde los niños y las niñas pueden presentar algún tipo de problema como discalculía y que deberían ser examinados y diagnosticados por un especialista pero la inmensa mayoría de los estudiantes responden a la combinación de dos o más de los motivos que voy a exponer.

 

dificultades multiplicacion

1. Los conocimientos matemáticos previos son débiles

Los contenidos matemáticos están estructurados de una forma jerárquica, es decir, para afrontar con éxito los nuevos conocimientos es necesario tener suficiente maestría con los anteriores.

A muchos niños se les comienza a enseñar la multiplicación cuando aún no han interiorizado conceptos anteriores como la noción de cantidad, la ordenación de los números o la suma. No estoy hablando de la suma por escrito que se puede realizar de forma mecánica y recurriendo al conteo con los dedos sino de un verdadero cálculo mental sobre el que puedan apoyar las primeras nociones de multiplicación.

Si a un niño que presenta dificultades en la comprensión de un concepto en lugar de trabajar más ese concepto, le explicamos otro aumentaremos su dificultad.

cita1 5 motivos

2. La multiplicación está descontextualizada

En muchas ocasiones “se enseña a multiplicar” comenzando por las tablas de multiplicar. ¡Como si no se pudieran resolver problemas de multiplicación sin conocerlas! A continuación se proponen problemas donde aplicar esas tablas. De esta manera, se presentan las matemáticas como un conjunto de reglas misteriosas (y difíciles) que hay que saber y que nada tienen que ver con la vida real.

También se favorece la idea de que o eres bueno o eres malo en matemáticas ya que si te aprendes las tablas y resuelves problemas en tres minutos es que eres de los elegidos para las matemáticas y en caso contrario, tienes dificultades y no hay nada que hacer salvo intentar llegar al mínimo exigido.

A aprender a multiplicar en Primaria se empieza resolviendo problemas de la vida cotidiana donde es necesario multiplicar.

cita2 5 motivos
3. Los recursos que se les presentan para aprender son siempre iguales

La díada problemas de multiplicar + tablas de multiplicar por escrito es poco atractiva para los niños que tienen dificultades y más aún, es poco productiva para todos los niños y las niñas independientemente de sus resultados. No se aprende a multiplicar resolviendo simplemente problemas-tipo de multiplicación. Aprender una operación es saber aplicarla en diferentes contextos o mejor aún aprender a multiplicar es resolver problemas de diferente índole.

Para mantener el interés y la motivación y llegar a más niños es necesario tener recursos de diferente índole: manipulativos, juegos de mesa, digitales, etc. y trabajar de forma grupal, en parejas, individualmente,…

cita3 5 motivos

4. El ritmo no es el adecuado para el estudiante

Todos admitimos que las personas tenemos diferentes capacidades, intereses o habilidades. Personas muy capaces incluso exitosas en unas áreas no lo son en absoluto en otras. Cada uno de nosotros nace con mayores capacidades para unas tareas y menores para otras sin que eso sea un impedimento de desarrollarse en varios ámbitos. No necesito ser una gran atleta para disfrutar haciendo deporte. Mi cuerpo me permite moverme y si encuentro el nivel adecuado para mis capacidades físicas, el deporte que me gusta y cuento con la suficiente motivación, puedo, dentro de mis características personales, desarrollar mis habilidades físicas y sentirme muy a gusto haciendo deporte. No se trata de llegar a ser campeona de nada, sino de disfrutar aprendiendo y mejorando.

Así debería ser también para los niños y las niñas y no solo con el deporte, la música o el arte sino con las llamadas asignaturas instrumentales como las matemáticas. Deberíamos conocer las capacidades de cada alumno, descubrir sus intereses y respetar su ritmo de aprendizaje para ayudarles a llegar a su máximo desarrollo.

¡No es posible ni deseable que todos aprendan de la misma manera ni al mismo tiempo!

cita4 5 motivos
5. El estudiante está presionado a aprender

La infancia es la época de nuestra vida donde más influencia tienen las opiniones y expectativas de los demás. En especial la opinión (expresada o no) que maestros y padres tenemos de nuestros niños y niñas puede ser un trampolín en su desarrollo o un freno insalvable.

Para aprender, no solo se deben explicar conceptos, poner al alcance de los niños diferentes recursos y situaciones sino que también es básico crear un clima de confianza y de calma. Las prisas para aprender nunca fueran buenas. “Tienes cinco minutos para hacer el problema 5.” “Para mañana hay que saberse las tablas del 6 y del 7.” “El jueves hay examen y saldrán multiplicaciones.”

(+) Cambiemos los contenidos:

“Tienes cinco minutos para resolver […]” (rellenar con un marrón del trabajo)”.

“Para mañana tienes que presentarme un informe del problema […]”

“El jueves hay reunión con los jefes y se hablará del […]” (si la solución propuesta no es buena, repercutirá en la nómina).

¿Cómo te sientes antes estas situaciones?

¿Realmente crees que los niños de 7 u 8 años tienen capacidad para gestionar la presión?

Sé que hay personas que dicen que los niños “tienen que acostumbrarse porque así es la vida”. Pero creo que si estás leyendo este blog es porque consideras que es justo al revés: “los niños tienen que vivir como niños y aprender herramientas que les sirvan para su vida actual. Es la única manera de que les acompañen en su vida adulta”.

cita5 5 motivos

¿Crees que existe algún motivo más? ¿Las dificultades de tu hijo/a (o alumno/a) es producto de alguno de los motivos que he nombrado?

Fuente: aprendiendomatematicas.com