Entradas

Las constructoras de la ciudadanía

Ylonka Nacidit-Perdomo

El presente, y el futuro de la mujer,  desde el Siglo de las luces y la proclama de la Declaración Universal de los Derechos Humanos,  opera desde un paradigma  único: el tiempo histórico como reconstrucción abstracta de la experiencia de las generaciones, donde leemos fragmentos de vidas, testimonios y una cronología de hechos que configuran paradójicas efemérides políticas, proclamas de derechos, gestas y un credo de emancipación e igualdad, así como de pensamiento propio.

Tejer y destejer los cánones y prolijidad del espacio  público en el cual han actuado las mujeres dejando sus huellas en asuntos de política y gobiernos, requiere de una densa síntesis o de un ideario que legitime con evidencias significativas nuestras heredades y postulados, independientemente del entorno heterogéneo, fragmentado, o bien, dividido por estereotipos o posiciones mitificantes de una cultura de opresión.

Puesto que, las memorias colectivas se mezclan con las ideas  para pulsarlas, en las hendiduras casi imperceptibles de la Historia se puede leer el pasado, no sólo con un sentido de orden, sino también con un sentido de los hechos, de lo heroico y de la hazaña, que convierte a los hechos en el arma privilegiada de un proyecto de deber y gloria.

La mujer dominicana posee una peculiar manera de percibir las circunstancias históricas, una gran capacidad batalladora como coordenadas de su imaginario y de su orden simbólico femenino, exhibiendo y explicando su  plena conciencia de sentirse  existencialmente vinculadas las unas a las otras, en especial, porque es ésta una época en la cual hay una urgente necesidad de escuchar a los demás, de captar las realidades, y los matices que expresa la nación.

Derrumbando las concepciones falocéntricas de Occidente,  Abigail Mejía (1895-1941), una de las pioneras de la construcción de nuestra ciudadanía,  inicia   a fines de la década del 20 del siglo pasado sus intensas campañas de alfabetización para las obreras nocturnas, proporcionándole orientación para su avance político, social, cultural, económico y laboral.

Posteriormente, en el contenido de su Ideario Feminista (1933) plantea las herramientas para hacer frente al pensamiento coercitivo y misógino, dando cuentas  del status de la mujer como un subgrupo social marginado, cuestionando los principios constitucionalistas del naciente Estado liberal burgués del siglo XVIII, traspasando al terreno social el concepto de la diferencia de los roles masculino y femenino.

Cuando se inicia el movimiento del sufragismo de vanguardia en la década del 30 del siglo XX en la República Dominicana,  las mujeres éramos una mayoría sin oportunidades sociales, sin derecho a hacer críticas públicas, sin incidencia en el gobierno, sin referentes políticos, invisibles, sólo con la responsabilidad de la maternidad.

La Acción Feminista Dominicana (AFD), fundada en 1931, lideró el movimiento feminista durante dos décadas junto a Las Sufragistas. Fue al decir de Abigail Mejía  la «primera colectividad femenina que se lanza a la política entre nosotras», ya que  entendía que «La mujer, sin derechos no podrá cumplir todos sus deberes. Si hay buenos gobernantes no podrá prestarle su cooperación;   si lo hubiere malos no podría evitar que surgieran ni tratar de que enmendasen desmanes con suaves meditaciones, benéficas sin duda. Por ello, respecto a la política nacional, nuestro propósito, ya inmediato, debe ser la conquista de nuestros derechos. Es algo que reclama la febril hora presente.»

Desde el 15 de marzo al 5 de mayo, se muestra en la Sala María Ugarte del Centro Cultural de España en Santo Domingo (CCE), en ocasión del centenario de  su  diario «Hojas de un Diario Viajero» (1919), la historia de vida de Abigail Mejía (1895-1941), una dominicana educada en Barcelona, artística e intelectualmente, pionera del movimiento sufragista en la República Dominicana, escritora  y fotógrafa, humanista, feminista, políglota, Maestra Normal y biógrafa. La exposición cronológica sobre una de las constructora de nuestra ciudadanía se denomina: Abigail Mejía: «No le pongamos alas a la imaginación», y cuenta con la curaduría de Ylonka Nacidit-Perdomo,  auspiciada por el Centro Cultural  de España (CCE), y  dividida en cuatro ámbitos:

  1. «¿Quién sabe el destino, por qué sufrir hace? ». 1882 a 1908

Abigaíl Mejía Solière nació en Santo Domingo en 1895, en la calle Consistorial No. 68  (hoy Arzobispo Meriño). Sus padres Juan Tomás Mejía y Cotes y Carlota  Solière de Wint  casaron en 1882, divorciándose en 1904. Sus primeros estudios los realizó en el Liceo Dominicano, y en el Instituto de Señoritas «Salomé Ureña».  Es en agosto de 1908 que, junto a su madre  y a sus hermanos, viaja a Vinaroz, y de allí a Barcelona donde se establecen.

  1. «No hay como viajar para ver las cosas en sus verdades magnitudes. » 1908 a 1919

Abigail realiza su  Primera Comunión en la iglesia  del Colegio de las Religiosas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús (1909). Se gradúa en la Escuela Normal de Maestras de Barcelona (1912), ciudad donde empieza a publicar en «El Hogar y la Moda» en 1914. Cuando estalla la Primera Guerra Mundial, reside en París;  aprovechando la neutralidad de España se traslada a San Felipe de Llobregat, donde inicia su labor  docente en el Colegio Ibérico.

III.   «Anda, anda, y mira con toda la fuerza de tus ojos. » 1919  a 1930

Abigail regresa a la República Dominicana, luego de once años de ausencia.  A bordo del vapor Clyde escribe «Hojas de un Diario Viajero» (1919). Publica su primer libro Por Entre Frivolidades  en Barcelona (1922). Viaja a Roma, Lourdes y Madrid en 1925. Es nombrada profesora de la Escuela Normal de Santo Domingo (1926). Funda el «Club Nosotras» (1927). En 1929 viaja para la Exposición Internacional de Barcelona, sigue  a Granada, Sevilla  y luego  a París, de visita a los museos.

  1. «No deberíamos dormir, sino soñar despiertas. » 1930 a 1941

Abigail contrae matrimonio con el asturiano Senén Fernández Valle (1930). Nace su único hijo, Abel, en 1931 y, funda la «Acción Feminista Dominicana»; participa en manifestaciones patrióticas, escribe para el Listín Diario sus artículos sobre el Código Penal (1932); es nombrada Directora del Museo Nacional y da a conocer su tratado ideológico denominado Ideario Feminista (1933);  organiza el Voto de Ensayo de la Mujer (1934). Se divorcia en 1938 y, fallece en 1941 a causa de una pulmonía renal.

Las dominicanas que se convirtieron en símbolo global contra la violencia de género

“Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”.

Con esta frase, la activista dominicana Minerva Mirabal respondía a principios de la década de los 60 a quienes le advertían de lo que entonces parecía un secreto a voces: el régimen del presidente Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961) iba a matarla.

El 25 de noviembre de 1960, su cuerpo apareció destrozado en el fondo de un barranco, en el interior de un jeep junto con dos de sus hermanas, Patria y María Teresa, y el conductor del vehículo, Rufino de la Cruz.

Más de medio siglo después, la promesa de Minerva parece haberse cumplido: su muerte y la de sus hermanas en manos de la policía secreta dominicana, es considerada por muchos uno de los principales factores que llevó al fin del régimen trujillista.

Y el nombre de las Mirabal se ha convertido en el símbolo mundial de la lucha de la mujer.

La “gota que colmó la copa”

Conocidas como “Las Mariposas”, estas mujeres nacidas en una familia acomodada en la provincia dominicana de Salcedo (hoy Hermanas Mirabal), con carreras universitarias, casadas y con hijos, contaban en el momento de su muerte con cerca de una década de activismo político.

Rafael Trujillo

La policía secreta asesinó a las hermanas Mirabal por orden de Rafael Leónidas Trujillo.

Dos de ellas, Minerva y María Teresa, ya habían pasado por la cárcel en varias ocasiones. Una cuarta hermana, Bélgica Adela “Dedé” Mirabal, tenía un papel menos activo en la disidencia y logró salvarse.

“Tenían una trayectoria larga de conspiración y resistencia, y mucha gente las conocía”.

Ese fatídico 25 de noviembre funcionarios de la policía secreta interceptaron el automóvil en el que se trasladaban las hermanas en una carretera en la provincia de Salcedo, en el centro norte del país.

Las mujeres fueron ahorcadas y luego apaleadas para que, al ser lanzadas dentro del vehículo por un precipicio, se interpretara que había fallecido en un accidente automovilístico.

Al momento de morir tenían entre 26 y 36 años, y cinco hijos en total.

“Fue un día terrible, porque aunque lo sabíamos, no pensábamos que se iba a actualizar el crimen”, dice Ángela Bélgica “Dedé” Mirabal en el documental “Las Mariposas: Las Hermanas Mirabal”.

“Había unos policías y yo les agarraba y les decía:  no fue un accidente, las asesinaron”, contó Dedé.

La popularidad de las tres mujeres, unido al aumento de los crímenes, las torturas y las desapariciones de quienes se atrevían a oponerse al régimen de Trujillo, hizo que este asesinato marcase la historia dominicana.

“Fue tan horroroso el crimen que la gente empezó a sentirse total y completamente insegura, aun los allegados al régimen; porque secuestrar a tres mujeres, matarlas a palos y tirarlas por un barranco para hacerlo parecer un accidente es horroroso”, explica De Peña Díaz.

En palabras de Julia Álvarez, escritora estadounidense de origen dominicano, la clave para explicar por qué la historia de las Mirabal es tan emblemática radica en que le pusieron un rostro humano a la tragedia generada por un régimen violento que no aceptaba disidencia, y que llevaba tres décadas de asesinatos en el país.

“Esta historia cansó a los dominicanos, que dijeron: cuando nuestras hermanas, nuestras hijas, nuestras esposas, nuestras novias no están seguras, ¿de qué sirve todo esto?”, afirma Álvarez, autora de la novela El tiempo de las mariposas, basado en la historia de las hermanas Mirabal que inspiró una película del mismo nombre.

En ese sentido, la directora del MMRD señala que todos los implicados en el “ajusticiamiento”, como se conoce en República Dominicana a la muerte de Trujillo a tiros en una carretera el 30 de mayo de 1961 cuando iba con su chófer a visitar a una joven amante, “citan sin excepción el crimen de las Mirabal como la gota que colmó la copa”.

El poder de las mariposas

“Las Mirabal sacaron sus brazos de la tumba de forma fuerte”, indica Peña Díaz.

Y pese a que los homenajes a estas hermanas tardaron en llegar por miedo, hoy Minerva, Patria y María Teresa son un símbolo de la República Dominicana.

En el país caribeño además de una provincia con su nombre, les han dedicado, por ejemplo, un monumento en una céntrica vía de Santo Domingo y un museo en su honor que cada 25 de noviembre se convierte en lugar de peregrinaje de muchas personas.

Además, desde 1981 la fecha de su muerte se convirtió en un día señalado en Latinoamérica para marcar la lucha de las mujeres contra la violencia, realiazándose el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe, en Bogotá (Colombia).

En dicho encuentro las mujeres denunciaron los abusos de género que sufren en el nivel doméstico, así como la violación y el acoso sexual por parte de los Estados, incluyendo la tortura y la prisión por razones políticas.

En 1999 la ONU lo convirtió en un día internacional.

Cifras dolorosas

Para la escritora Julia Álvarez, si las hermanas Mirabal siguieran vivas hoy en día tendrían mucho por lo que seguir luchando.

Mujeres protestan contra la violencia

“En el mundo, los derechos de muchas mujeres aún no se respetan y muchas no tienen acceso a la educación”, señala.

De hecho, la violencia de género ha llegado a ser calificada de “pandemia” en América Latina donde, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de 2013, “entre la cuarta parte y la mitad de las mujeres declaraban haber sufrido alguna vez violencia de parte de un compañero íntimo”.

Con motivo de la conmemoración de este día, el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación de la ONU para la Promoción de la Mujer (INSTRAW, por sus siglas en inglés), cuya sede está en República Dominicana, aseguró en un informe que más del 50% de las mujeres y niñas en América Latina y el Caribe ha sufrido agresiones de alguna índole.

Según la ONU, la violencia en sus propios hogares es la principal causa de las lesiones que sufren las mujeres de entre 15 y 44 años en el mundo.

En el caso de América Latina, la investigación de Naciones Unidas determinó que entre el 30% y el 40% de las mujeres del continente ha sido víctima de algún tipo de violencia intrafamiliar. Una de cada cinco falta al trabajo por haber sufrido una agresión física en su casa.

En Chile, el 60% de las mujeres que viven en pareja ha sufrido algún tipo de violencia, en Colombia más del 20%, en Ecuador el 60% de las que residen en barrios pobres, en Argentina el 37% y en Nicaragua el 32% de aquellas que tienen entre 16 y 49 años.

En Estados Unidos, donde una mujer es agredida cada 15 segundos, la tercera parte de las que son internadas de emergencia en los hospitales ha padecido la violencia en su propio hogar.

Por eso, indica Álvarez, pese a que ya ha pasado más de medio siglo desde la muerte de las hermanas Mirabal, “aún es tiempo de las mariposas”.

Fuente: bbc.com

Mujeres destacadas en la lucha por la Independencia Nacional

En las acciones revolucionarias del 27 de febrero de 1844, las mujeres también tuvieron un rol importante, es por esto, que Plan LEA desea compartir el trabajo de “Mujeres de la Independencia” de Virgilio Alfau Durán.

Mujeres_dela_Independencia

Sufragistas: Cien años de la victoria de las guerreras por el voto de la mujer

Fue la victoria de un grupo de revolucionarias que cambió la condición femenina para siempre. La batalla por el derecho al voto de las mujeres en el Reino Unido, de unas militantes dispuestas a pagar el precio más alto por acabar con aquel ultraje. Centenares de pioneras por la igualdad ante la ley fueron perseguidas, insultadas, encarceladas, estigmatizadas. En prisión protagonizaron largas huelgas de hambre. Una de ellas, Emily Wilding Davison, lo pagó con su vida, cuando se arrojó al paso del caballo del rey Jorge V en el Derby de Epsom. El martes se cumplieron 100 años del triunfo de las sufragistas y los ojos del mundo se vuelven hacía aquellas británicas valientes y decididas, precursoras de las feministas del siglo XX.

Actos, no palabras

La de las sufragistas fue una larga lucha.  La primera petición ante el Parlamento británico reclamando el voto femenino se había presentado en 1832, pero no se logró hasta casi un siglo más tarde. El movimiento nació en Manchester, a partir de la organización Unión Social y Política de Mujeres, creada en 1903 por Emmeline Pankhurst.  Militante por el voto desde los 14 años, viuda de un abogado que apoyaba la causa, madre de cinco hijos, la activista acabó 11 veces en la cárcel y otras tantas fue liberada. Aunque, como ella, las impulsoras del movimiento sufragista pertenecían mayoritariamente a la burguesía, Pankhurst logró movilizar a las trabajadoras de las fábricas textiles en el norte del país y del foco de miseria que era el este de Londres.

La reclamación del voto femenino había sido ignorada y ridiculizada por los políticos y era motivo de mofa y sarcasmos en la opinión pública. El grupo creyó que hacían falta medios contundentes y el uso de la violencia para lograr el objetivo. Su eslogan fue: ‘Actos y no palabras’. A diferencia de otras organizaciones pacifistas, optaron por campañas de choque que dejaron estupefacta a una sociedad dominada por los valores tradicionales victorianos, donde las mujeres solo podían ser esposas y madres.

Manifestaciones y bombas

En sus manifestaciones las sufragistas se encadenaban a las verjas de edificios públicos como el palacio de Buckingham, provocaban incendios, rompían escaparates y peleaban con la policía, que a rastras las llevaban al calabozo. Aquellas mujeres  no dudaron en colocar bombas o sabotear las redes de tendido eléctrico. En 1913 llegaron a atacar con un explosivo el domicilio del primer ministro de la época, David Lloyd George. En la cárcel, las militantes en huelga de hambre fueron alimentadas a la fuerza. Al comienzo de la primera guerra mundial, Pankhurst pidió a las simpatizantes que suspendieran sus ataques para colaborar en los esfuerzos en la lucha nacional contra el enemigo. El papel fundamental jugado por las mujeres durante el conflicto contribuyó decisivamente a que finalmente obtuvieran el voto el 6 de febrero de 1918. 

Punto de no retorno

Con la llamada ley de representación popular, 8 millones de mujeres con más de 30 años engrosaron los registros electorales. Pasarían aún 10 años hasta que todas las británicas lograran exactamente los mismos derechos de voto que los hombres. Pankhurst ya había muerto para entonces y poco a poco la sociedad ha ido concediéndole el reconocimiento que merece. En 1999 la revista ‘Time’ la situó entre las personalidades más influyentes del siglo XX. “Ella modeló una cierta idea de la mujer contemporánea: cambió el orden social hasta el punto de no retorno”, señalaba la revista.

La casa de Pankhust en Manchester es hoy un museo y la ciudad le erigirá una estatua a finales de este año. Hay también una campaña reclamando que se anulen los antecedentes penales de las sufragistas. “El problema no eran ellas saltándose las leyes, era las leyes las que restringían nuestra democracia”, ha declarado a la BBC Helen Pankhurst, recordando a su ilustre bisabuela.

Fuente: elperiodico.com

Historia del Día Internacional de la Mujer

Introducción

El Día Internacional de la Mujer es una fecha que se celebra en muchos países del mundo. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. En la antigua Grecia, Lisístrata empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra; en la Revolución Francesa, las parisienses que pedían «libertad, igualdad y fraternidad» marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino.

La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, que fue, en el mundo industrializado, un período de expansión y turbulencia, crecimiento fulgurante de la población e ideologías radicales.

Cronología
  • 1909: De conformidad con una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América el día 28 de febrero se celebró en todos los Estados Unidos el primer Día Nacional de la Mujer, que éstas siguieron celebrando el último domingo de febrero hasta 1913.
  • 1910    La Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer, de carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. No se estableció una fecha fija para la celebración..
  • 1911   Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez (el 19 de marzo) en Alemania,Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral
  • 1913-1914   En el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con las demás mujeres.
  • 1917   Como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de “pan y paz”. Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos. El resto es historia: cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia,o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.
  • 1975 Coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, las Naciones Unidas celebraron el Día Internacional de la Mujer por primera vez, el 8 de marzo.
  • 1995 La Declaración y la Plataforma de Beijing, una hoja de ruta histórica firmada por 189 gobiernos hace 20 años, estableció la agenda para la materialización de los derechos de las mujeres.
  • 2014 La 58 Sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW58), la reunión anual de Estados para abordar cuestiones relativas a igualdad de género, se centró en los «Desafíos y logros en la aplicación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para las mujeres y las niñas». Las entidades de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales (ONG) acreditadas por ECOSOC debatieron sobre los avances realizados y los retos pendientes para cumplir los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio.
La ONU y la Igualdad de Género

La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU ha ayudado a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo.

Con los años, la ONU y sus organismos técnicos han promovido la participación de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos. El empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central de los esfuerzos de la Organización para hacer frente a los desafíos sociales, económicos y políticos en todo el mundo.

Fuente un.org

Las Hermanas Mirabal

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal Reyes, son Las Hermanas Mirabal.
Fueron las Heroínas de la lucha antitrujillista, hijas de Mercedes Reyes Camilo y Enrique Mirabal Fernández, comerciante y hacendado, nacieron en Ojo de Agua, en Salcedo, en esa época perteneciente a la Provincia Espaillat.
La familia Mirabal-Reyes era una familia próspera de Ojo de Agua, un pueblo de Salcedo. En el año 1923, Enrique Mirabal Fernández se casó con Mercedes Reyes Camilo, Chea. Un año después nació Patria.
Don Enrique, un hacendado y comerciante, nació en un pueblo de Santiago llamado Tamboril. Era dueño de varias propiedades, incluso una finca, una tienda, y una factoría. Doña Chea era de una familia de clase mediana de Salcedo. De acuerdo con la costumbre dominicana, las cuatro hermanas Mirabal, Patria Mercedes, Bélgica Adela, Dedé, Minerva Argentina, y Maria Teresa, fueron criadas no solamente por la familia central, sino también por sus demás parientes.
En 1938, las más viejas de las tres hermanas, Patria, Dedé y Minerva, fueron mandadas a Inmaculada Concepción, una escuela secundaria católica en La Vega. Minerva Mirabal era la primera de las hermanas a envolverse en los movimientos secretos para derrocar al gobierno.
Conoció a unas niñas en Inmaculada cuyos parientes habían sidos arrestados, torturados, y matados por los hombres de Trujillo. Aún cuando era niña, Minerva era rebelde y hacía sus decisiones de acuerdo con sus juicios de lo bueno y lo malo. Minerva, una liberal patriótica, entendía la política y ambicionaba estudiar la ley. En los 1940’s, conoció a Pericles Franco Ornes, el fundador del Partido Socialista Popular.
Ornes era conocido como anti-trujillista y lo habían detenido varias veces por sus actividades políticas. Otras influenzas sobre los sentimientos anti-Trujillo de Minerva eran la literatura izquierdista y las emisoras interceptadas ilegalmente de Cuba y Venezuela que hablaban objetivamente de la situación en la República Dominicana.

En 1960, la Organización de Estados Americanos condenó a las accionas del gobierno dominicano y mandó unos representantes a observar la situación en la República Dominicana. Por esta razón, Trujillo ordenó que las mujeres detenidas en las cárceles fueran liberadas, incluso Minerva y Maria Teresa. Sin embargo, sus esposos quedaron presos. Fueron detenidos en La Victoria en Salcedo; luego Manolo y Pedro fueron transferidos a la cárcel San Felipe en Puerto Plata mientras Leandro permanecía en La Victoria.
El mayor vínculo que afectó la ira del tirano fue la relación directa de Minerva Mirabal con Manolo Tavárez Justo, quien había fundado el Movimiento 14 de Junio, inspirado en la invasión que se había gestado en esa fecha del 1959, cuando un grupo de 214 expedicionarios, conformado por 157 dominicanos, 19 cubanos, 1 colombiano, 1 español, 2 norteamericanos y 6 puertorriqueños, partieron desde Cuba con la intención de tumbar a Trujillo.

En ese contexto el movimiento fue descubierto en 1960. El régimen lanzó entonces una oleada de arrestos y persecuciones que llenaron de sangre a República Dominicana. En ese escenario se produjo el asesinato de las hermanas Mirabal. El hecho removió las fibras más sensibles de los grupos sociales y de la comunidad internacional que pidió sanciones para el gobierno dominicano.Grupos como la Iglesia, que había permanecido pasiva y colaboradora con la tiranía emitió una carta pastoral con fuertes críticas, que según pudo observarse, marcó un distanciamiento con Trujillo

Fuente: biografiasdominicanos.blogspot.com

¿Cómo se percibía a la mujer a principios del siglo XX?

¡Cuán peligrosas son las mujeres libres y con los mismos derechos que los hombres! Ese es el pensamiento que, lamentablemente, reinaba a principios del siglo pasado.

La brutal propaganda que se realizaba contra los derechos de las mujeres se ve reflejada en estas postales que Catherine H. Palczewski, una profesora de estudios de género de la Universidad del Norte de Iowa, ha recopilado durante 15 años. Estas postales retratan a las sufragistas como mujeres feas, malvadas, autoritarias y que terminan solas porque nadie las quiere.

Echemos un vistazo a algunas de ellas:

Origen y desarrollo de una sufragista: a los 15 un encanto, a los 20 una coqueta, a los 40 sin casar, a los 50 una sufragista.

¡Quién ha dicho divorcio!

Paz al fin.

Día de elecciones.

La mujer masculina: es masculina de los zapatos al gorro, abrigo, cuello, camisa y corbata. Llevaría pantalones en la calle para completarlo, pero sabe que la ley no lo toleraría.

No te preocupes, lo peor está por llegar.

Mi mujer se ha unido al Movimiento Sufragista (¡y desde entonces sufro!).

La vida es una cosa tras otra.

El lugar de una mujer está en su casa.

Este no es trabajo para un hombre.

Lo que haría con las sufragistas.

Quiero votar, pero mi mujer no me deja.

Madre lleva ahora los pantalones.

No he hecho nada, pero no lo haré de nuevo.

Sufragistas atacando a un policía.

 

 Es increíble lo mucho que hemos avanzado en poco tiempo en materia de derechos de las mujeres. Pero lo importante no es solo lo que queda detrás, sino lo que todavía tenemos que avanzar.

Fuente: bored panda