Entradas

Cómo reducir la carga mental de las mujeres? Seis tips para apoyarlas en sus carreras

Las empresas deben emprender una serie de medidas para mejorar al conciliación laboral y reducir la carga mental que soportan sus empleadas, según un estudio publicado por Boston Consulting Group titulado «Lightening the mental load that holds women back». Tras entrevistar a más de 6.500 empleados en 14 países en todas las industrias, sacaron información sobre la responsabilidad de las tareas domésticas comunes, incluidas la compra de alimentos, las tareas de la cocina, de limpieza del hogar, pago de facturas y labores de jardinería en parejas heterosexuales con una relación larga. Estos son los seis puntos que deberían tener en cuenta esas empresas para ayudar a sus empleadas a avanzar con su carrera profesional:

Teletrabajo y turnos flexibles

La flexibilidad, tanto para hombres como para mujeres, puede ayudar a las parejas en las que ambos miembros trabajan a equilibrar la carga, especialmente dado que los hombres más jóvenes están cada vez más dispuestos a asumir tareas domésticas. Las compañías deben permitir que los empleados trabajen bajo términos flexibles siempre y cuando el trabajo se haga, recompensando los resultados. Esto incluye medidas estandarizadas, como el teletrabajo o el cambio en los horarios de trabajo, así como prácticas informales, como la capacidad de tener en cuenta las situaciones ocasionales que inevitablemente surgen, como salir antes de la oficina para asistir a una representación teatral o a la cita con el médico.

Tecnología

Las herramientas como la videoconferencia, los programas online colaborativos, los servicios de teleasistencia sanitaria (para padres con hijos enfermos) y las redes en línea para que los empleados compartan consejos sobre problemas comunes pueden reforzar el trabajo flexible y proporcionar un sistema de apoyo para estos hogares.

Roles de liderazgo diversos

Los líderes, en particular los líderes masculinos, deben actuar como modelos a seguir, aprovechando activamente los programas de trabajo flexibles y compartiendo experiencias sobre cómo equilibran la carga mental en el hogar. Para los hombres, esto puede ayudar a eliminar el estigma de una mayor participación en las tareas domésticas y del cuidado de niños.

Baja de paternidad

Muchas compañías tienen bajas por paternidad equiparadas a las de maternidad, pero las que la aprovechan a menudo son estigmatizadas. Éste no debería ser el caso. Además de proporcionar un valioso tiempo de unión con un nuevo bebé, la baja de paternidad también permite a los hombres experimentar lo que hacen sus mujeres en el hogar y ver de primera mano cuánto trabajo se necesita para gestionar una casa y una familia. La firma de análisis Humanyze ha ido aún más lejos: exige la baja de paternidad para los nuevos padres como algo obligatorio con el fin de desestigmatizarla y garantizar que los hombres aprovechen el tiempo libre.

Apoyar a todos los miembros de la familia que trabajan

Una forma de ofrecer más apoyo a los empleados es crear una red para padres y madres. En EEUU, Boston Consulting Group coordinó recientemente BCG Families Network, que se expandió a partir de la red Working Mothers’ Network anterior y ahora incluye a todos los cuidadores (como las personas que ayudan con padres ancianos). El programa se ha puesto a disposición en las oficinas de la empresa para permitir un apoyo más específico y relevante. Ofrece asistencia para el cuidado de niños y cuidadores a través de paneles de información y otros recursos.

Las empresas también pueden ofrecer soporte estructural, como guardería en el lugar de trabajo, servicios de referencia de cuidado de niños con descuento, apoyo para personas mayores, planificadores financieros y acuerdos con servicios médicos o del cuidado de la salud. Algunos departamentos de recursos humanos ahora brindan recursos en línea que examinan y enumeran opciones populares de subcontratación (limpieza del hogar, servicios de lavandería, reparto de la compra y asistentes personales) e incluso negocian tarifas corporativas con descuento.

Cambiar el pensamiento de los consumidores

Muchos anuncios publicitarios siguen perpetuando roles de género obsoletos, pero algunas compañías están trabajando para cambiar eso, y algunas iniciativas globales apuntan a eliminar por completo losestereotipos de los anuncios de publicidad. Por ejemplo, las Naciones Unidas lanzaron la Unstereotype Alliance para erradicar en la publicidad todos los estereotipos perjudiciales basados en el género, incluidos por supuesto aquellos en los que las mujeres hacen todo el trabajo doméstico. El proyecto incluye Adobe, AT&T, BCG, GlaxoSmithKline, Google, IPG y Unilever.

Además, el problema no es solo moral, sino también económico: un estudio de Ipsos de 2018 elaborado para Unstereotype Alliance determinó que el 72% de los consumidores sienten que la mayoría de la publicidad no refleja el mundo que los rodea, y más del 50% tiene en cuenta las marcas que emplea publicidad que representa a hombres o mujeres en roles tradicionales o pasados de moda. Una investigación realizada por Unilever demostró que los anuncios sin estereotipos son un 25% más efectivos y brindan un mejor impacto para las marcas representadas que los anuncios convencionales.

En la India, por ejemplo, Procter & Gamble lanzó una campaña publicitaria llamada «Compartir la carga» para su marca de detergente Ariel Matic, alentando a los padres a ayudar con las tareas del hogar. Los anuncios se volvieron virales y generaron un aumento del 42% en el conocimiento de la marca, junto con 12.3 millones de dólares en cobertura de medios y menciones en las redes sociales. De manera similar, Indesit, un fabricante italiano de electrodomésticos, lanzó una campaña «Hacedlo juntos» en 2017, alentando a los hombres a ayudar con las tareas domésticas. Obtuvo más de 30 millones de visitas en sus primeras tres semanas.

 

Historia del Día de la mujer

El Día Internacional de la Mujer es una fecha que se celebra en muchos países del mundo. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. En la antigua Grecia, Lisístrata empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra; en la Revolución Francesa, las parisienses que pedían “libertad, igualdad y fraternidad” marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino.

La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, que fue, en el mundo industrializado, un período de expansión y turbulencia, crecimiento fulgurante de la población e ideologías radicales.

Cronología
  • 1909: De conformidad con una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América el día 28 de febrero se celebró en todos los Estados Unidos el primer Día Nacional de la Mujer, que éstas siguieron celebrando el último domingo de febrero hasta 1913.
  • 1910    La Internacional Socialista, reunida en Copenhague,poder proclamó el Día de la Mujer, de carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. No se estableció una fecha fija para la celebración..
  • 1911   Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez (el 19 de marzo) en Alemania,Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral
  • 1913-1914   En el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con las demás mujeres.
  • 1917   Como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de “pan y paz”. Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos. El resto es historia: cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia,o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.
  • 1975 Coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, las Naciones Unidas celebraron el Día Internacional de la Mujer por primera vez, el 8 de marzo.
  • 1995 La Declaración y la Plataforma de Beijing, una hoja de ruta histórica firmada por 189 gobiernos hace 20 años, estableció la agenda para la materialización de los derechos de las mujeres.
  • 2014 La 58 Sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW58), la reunión anual de Estados para abordar cuestiones relativas a igualdad de género, se centró en los “Desafíos y logros en la aplicación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para las mujeres y las niñas”. Las entidades de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales (ONG) acreditadas por ECOSOC debatieron sobre los avances realizados y los retos pendientes para cumplir los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio.
La ONU y la Igualdad de Género

La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU ha ayudado a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo.

Con los años, la ONU y sus organismos técnicos han promovido la participación de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos. El empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central de los esfuerzos de la Organización para hacer frente a los desafíos sociales, económicos y políticos en todo el mundo.

Fuente: un.org

Salomé Ureña, la gran heroína de la mujer dominicana en materia de educación

Salomé Ureña es una de las mujeres más importante de la República Dominicana. Tan cierta es esta afirmación que el premio más importante de poesía del país lleva su nombre y es entregado cada año por el Ministerio de Cultura -este año fue entregado a José Alberto Acosta por su obra “Viaje al Día Venidero”-, al menos ocho calles y un sector llevan su nombre en la ciudad de Santo Domingo y en su honor será celebrada la XVIII Feria Internacional del Libro 2016.

El 21 de octubre fue declarado «Día del Poeta» en su honor

Herminia, nombre con el que Salomé publicara sus primeras obras en los días de su juventud, abrió las puertas a la igualdad de género en la educación dominicana al crear el primer centro de estudios superior para mujeres nombrado para aquel entonces “Instituto de Señoritas” un gran logro partiendo del hecho de que para 1881 la educación era exclusiva para hombres.

Es gracias a ese sueño y la ardua labor que realizó durante su corta vida conjugando pedagogía y literatura que hoy niños y niñas juegan y aprenden juntos en igualdad como apunta la actriz Aidita Selman en esta interpretación realizada en 2016 para la Feria Internacional del Libro y la Lectura.

Del centro de estudio que fundara Salomé Ureña seis mujeres se graduaron de magisterio en los cinco años siguientes. En 1893 se cerró el centro por problemas de salud y fue abierto nuevamente en junio de 1896 y se estableció en Puerto Plata por un tiempo, regresó a Santo Domingo y nuevamente a Puerto Plata, el 2 de enero de 1897. Años después de su muerte, el instituto fue bautizado con su nombre y aún existe.

De hecho, según la cuenta del colegio “Salomé Ureña de Puerto Plata” en Youtube en 2013 elaboraron este himno en honor a la educadora en 2013.

Narra el periodista José Henry Castillo, en una nota realizada para el aniversario de su nacimiento en 2009 para el Listín Diario, el ex secretario de Educación, José Nicolás Almánzar, en su obra Trayectoria de la Formación del Docente Dominicano, dice que ella es reconocida como la educadora más destacada desde 1880 a la fecha.

La mujer, madre, esposa y hermana es también reconocida como Poeta Nacional de la República Dominicana y máxima representante de la poesía lírica del siglo XIX.

Jacobo Moquete De la Rosa, historiador dominicano que plasmó en su obra Salomé Ureña de Henríquez en el Sector Educación la vida y obra de la educadora, comentó en el mismo que Salomé “Es la mujer dominicana cuya obra ha sido objeto de mayor reconocimiento, tanto en el campo de la educación como en la poética”.

Fuente: ciguapa.net

El rol de la mujer en la sociedad

La conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, para recordar la lucha de mujeres trabajadoras en defensa de sus derechos sociales, se ha ido transformando durante siglos, dando pasos firmes en la superación de la discriminación histórica en contra de estas.

En la actualidad, la mujer en la República Dominicana y a nivel mundial, no sólo es madre y esposa, sino que también ocupa un rol laboral. Estas variaciones han producido que las mujeres se sientan más positivas y fuertes, logrando una modificación en los ámbitos tanto laboral como político.

Tanto el hombre como la mujer han tenido que adaptarse a estos cambios, modificando conductas y hábitos que creían tener arraigadas, como los quehaceres del hogar que eran exclusivo de las mujeres y los hombres solo eran proveedores.

Compartir los roles es parte del proceso, de hecho hoy encontramos que los padres comparten más con sus hijos /as, teniendo una relación más estrecha, ayudando a la madre a compartir los compromisos de la casa en todo el sentido de la palabra.

El ámbito educativo ha sido un campo en el que las mujeres hemos logrados adelantos importantes en términos de acceso y de rendimiento, llegado incluso a superar la situación de los hombres en nuestro país, y en varios países del mundo.

No obstante, en el ámbito político y laboral hemos avanzado, aunque persiste la desigualdad frente a los hombres, donde pueden ser contadas las mujeres dominicanas que han ocupado posiciones relevantes dentro del tren gubernamental, a lo largo de nuestra historia.

Historia del 8 de marzo

La celebración del 8 de marzo Día Internacional de la mujer, constituye una fecha importante en la vida de las mujeres en todo el mundo. Ese día se conmemoran las luchas, que en diferentes países, libraron las mujeres por su derecho a mejores condiciones de vida.

Sobre el porque se celebra el Día Internacional de la Mujer existen varias versiones. La más conocida es la de un incendio ocurrido en una fábrica textil de Nueva York en 1857, donde habrían muerto quemadas las obreras que hacían una huelga.

Sin embargo, se afirma que los orígenes del Día Internacional de la Mujer están ligados a los partidos socialistas de Estados Unidos y Europa, en particular al protagonismo de las mujeres del Partido Socialista Norteamericano que, desde 1908, instauraron unas jornadas de reflexión y acción denominadas Woman’s Day.

La historia del 8 de marzo está cruzada por situaciones y hechos que muestran un escenario más complejo y rico en acontecimientos marcados por la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa, la lucha por el sufragio femenino, las pugnas entre socialistas y sufragistas, y el creciente auge del sindicalismo femenino durante las primeras décadas del siglo XX en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

Fuente: educando.edu.do

Un llamado a la acción: los derechos de la mujer

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

Dentro del marco de actividades de Semana de la Geografía 2018, se han realizado conferencias con temas correspondientes a los fascículos elaborados para esta vigésima quinta edición.

Uno de los temas desarrollados es “La geografía de los movimientos por los derechos de la mujer: un llamado a la acción”, bajo la autoría de Ylonka Nacidit, representante de la Cancillería General de la República.

Nacidit explica que los antecedentes en las luchas por los derechos de la mujer en República Dominicana se pueden conocer desde dos perspectivas: desde la historia oficial, y desde la contrahistoria, es decir, desde la resistencia del sujeto femenino a continuar y consentir al Estado patriarcal moderno, seguir siendo un signo subvalorado sin intervención en las convecciones sociales.

“La geografía de los derechos humanos de las mujeres se traza en la República Dominicana desde 1844, y aun antes, desde 1838 cuando estas se aglutinaron alrededor de los movimientos separatistas para construir el proyecto de nación”, agrega.

La exclusión total de los derechos humanos y de la vida pública del sujeto femenino, era una violencia disimulada, porque no se le permitía la opción de elegir ni de decidir su destino. Su identidad era inmóvil y su vacío existencial llevaba largos siglos, sin herramientas para derrotar ese dominio sobre su subjetividad.

Rol de las mujeres decimonónicas en las luchas por los derechos de la mujer

En este entonces, las mujeres estaban expuestas a abusos y aislamientos. Sin embargo, se hicieron a la mar desde distintos puntos de la geografía nacional llegando a otras costas de territorios. “Compreder a estas mujeres decimonónicas que eran prisioneras de sus iguales por no poseer saberes intelectuales hizo que se fueran movilizando, que colocaran en crisis a la naturaleza del orden político-Estado en el cual coexistían”.

Nacidit cuenta que al estar en contacto con otras mujeres (latinoamericanas, norteamericanas, españolas y francesas) llegó la esperanza de despertar del rol tradicional asignado. “Fue desde ese punto de inflexión que se dio inicio a la recuperación de nuestra memoria en sentido sociológico e histórico. La prisión del desconocer no era un invento, era un cautiverio, un rapto para colocarlos en la perennidad de la ignorancia”.

Las dominicanas del siglo XIX y principio del XX -para surgir como sujeto de derecho- tuvieron que derrumbar grandes obstáculos encontrados en ese modelo de sumisión denominado patriarcado. “Hubo que romper los sesgos de diferenciación biológica por asunto de sexo, enfrentarse a la ideología conservadora, a los estamentos militares, a las antirrespuestas desde el Estado”, agrega.

Primera ola del feminismo. El sufragismo de vanguardia

Ante la interrogante del por qué las mujeres demoraron tanto en darse a sí mismas una respuesta intelectual, desde el saber, sobre su condición infrahumana de existencia. Nacidit expone lo siguiente:

• Porque sobre ellas gobernaba el pater familias y el “acomodamiento” de sentirse afortunadas de la protección brindada, aun fueran esclavizadas emocionalmente.

Sin embargo, cuando hubo la alerta de que las pensantes atraían a las demás a sus luchas, las primeras se constituyeron en un peligro para el sistema, e incomodaban al Estado estamental de entonces, opresor y machista.

“En el siglo XIX era impensable que las mujeres asumieran desde los derechos humanos la República como parte de su hacer. No había conciencia histórica aún en las activistas decimonónicas. A excepción de algunas intelectuales, entre ellas: Salomé Ureña, Virginia Elena Ortea, y Amelia Francasci. Las mujeres necesitaron pensar, escribir, reflexionar y viajar al extranjero para comprender su identidad, no solo desde el razonamiento, sino desde la filosofía del lenguaje”.

Relación de pertenencia

Igualdad: “Deriva en un derecho positivo, para no contravenir a la naturaleza, y al postulado inalterable de que todos nacemos libres e iguales”.

“No es la ‘guerra entre los sexos’ un término para encabezar una lista o un inventario de relaciones de acontecimientos. Es irracional que se pretenda mantener a la mujer en una relación de pertenencia absoluta del otro, en especial de su cuerpo y su sexualidad. Por eso, identificar las distintas formas de discriminación que persisten en las relaciones de poder y clase, en el binomio hombre-mujer podría ayudar a desestructurar las vertientes de la violencia por razones de género. Las violaciones a los derechos humanos de las mujeres, en especial, a tener una vida libre de violencia, cubren a todas nuestras provincias. Ya no se puede continuar cubriéndola por el velo del silencio, es urgente reconocer las fallas de las políticas públicas. Las cifras oficiales de feminicidios, violaciones, incestos, etc., son espeluznantes”, puntualiza Nacidit.

Aceptar al otro

Amar es, entre otras cosas, comprender a la persona que se ama. Para un mayor amor, se debe buscar comprender mejor al otro, aun cuando esto sea difícil.

En efecto, muchos son los esposos que dicen que lo más difícil en el matrimonio es adaptarse a la personalidad del cónyuge, avenirse a él.

Las causas de esta dificultad son ciertamente diversas. Hablando directamente del principal problema, es que los esposos no se acuerdan de que sus esposas son mujeres, y se comportan como mujeres, mientras que las esposas, con frecuencia cometen el error de querer que sus maridos actúen no como hombres, sino como mujeres.
Ya lo saben: los hombres son hombres y las mujeres son mujeres. A no olvidarlo.

Se puede evitar este problema, o encontrar más fácilmente la solución, si uno toma conciencia de lo que es propio del hombre y de lo que es propio de la mujer.

Este aprendizaje debería ya hacerse en la etapa del noviazgo. Que cada novio comprenda a su novia en sus reacciones de mujer y que cada novia acepte que su novio se comporta como hombre.
Así de sencillo. Así de sencillo de entender, no tan sencillo de practicar.

Hacer nacer una pareja unida es para todos un deseo legítimo. Todos quieren ser uno, todos quieren caminar tomados de la mano. Esta ambición todos la tienen y no basta con esforzarse en conocer al otro, también es necesario conocerse bien uno mismo. Debo conocerme mi propia personalidad y la de mi cónyuge, y saberlas armonizar, saberlas ensamblar.

En ese camino de conocerme y conocer al otro debo reflexionar sobre varios puntos que son esenciales para la unidad. Debo partir de que el hombre es hombre y la mujer es mujer con todas las características que los diferencian. Nunca debo olvidarme de esta circunstancia.

La constitución física de los dos es diferente. Sus reacciones son diferentes incluso frente a una misma circunstancia.

El modo de conocer las cosas varía en el hombre y ello es producto de su forma de ser varonil. La mujer percibe las cosas de distinta forma y las llega a conocer con matices distintos.

Cada uno ama, pero cada uno ama a su manera. El hombre no ama igual que la mujer. El amor del hombre casi siempre nace en el cerebro, en su faz pensante, después quizás baja al nivel corazón, pero siempre arranca de su parte pensante. No ocurre así en la mujer. Ella siempre pone el corazón por delante.

Y por último está su vida religiosa. Es frecuente que la mujer sea más religiosa, más creyente que el hombre. Ello le viene por lo que hemos citado antes: lo religioso va más unido al corazón que al cerebro. El creer conmueve mas, emociona más.
Las cosas pueden ser razonadas, pero el misterio de la fe no puede ser razonado, de ahí que la mujer le es más fácil creer, porque ella es más proclive a primero usar el corazón y después si es necesario, pensará.

La fe, el creer, necesita entender, sin entender y esto solamente se logra desde un corazón generoso.

¿Qué quiere decir esto? Que a veces vislumbramos que entendemos esto, que no entendemos, y esto solamente se logra desde un corazón generoso; desde un corazón abierto.

Allí es donde realmente crece y se arraiga la profundidad de la fe, la profundidad de lo que creemos.

Fuente: es.catholic.net

Estudio afirma que las mujeres obsesionadas con la ortografía son odiosas

Si eres de las personas que no soporta ver un horror ortográfico, eres odiosa según la ciencia.

Si eres de las personas que está pendiente de la ortografía, es mejor que seas más flexible y es que la ciencia ha encontrado el adjetivo para definir a las mujeres así: odiosas.

Según un profesor experto en lenguaje, de la Universidad de Nueva York, afirmó que todo esto se relaciona con las personas que buscan la perfección en todo momento y la cantidad de seres que juzgan a alguien basado en su ortografía, aumenta considerablemente con el tiempo y en su mayoría son mujeres, del mismo modo, los conflictos sociales provocados por esto pueden seguir creciendo.

La investigación reunió los datos de personas que corrigieron textos y, con ello, se pudo demostrar que quienes eran más extrovertidos tendían a dejar de lado los errores y eran menos duros con las faltas ortográficas y las personas que las cometían. Los otros, en cambio, que solían ser más introvertidos, eran mucho más meticulosos y duros con quienes tenían mala ortografía.

PERFECCIÓN

Las personas que se paran fijando y corrigiendo a su paso la ortografía son perfeccionistas y se irritan con facilidad en cuanto ven una falta ortográfica y tienden a corregirla. Incluso las cartas de amor o cosas importantes. Nada se salva de su ojo agudo.

Así que quienes sean obsesivos con las fallas ortográficas, tengan cuidado: sus acciones podrían hablar más fuerte que sus palabras.

Fuente: diariocorreo.pe

 “En esa estrella está mamá”

Pilar Álvarez

Al anochecer, tía y sobrina salen al patio a mirar las estrellas. Una sola, en realidad. “En esa estrella está mamá”, le dice Pilar a la niña.

-¿Le habrán dado bien de comer allí?- pregunta la pequeña.

-Claro, cariño.

Los psicólogos le recomendaron que le dijera la verdad adaptada a sus cuatro años de edad: mamá se ha ido para siempre.

Cristina Martín-Tesorero Contento, de 38 años, fue asesinada por su marido el 5 de febrero en la casa familiar de Mora (Toledo), un pueblo con 10.315 habitantes que vive del olivo y que se ha volcado con los homenajes a su vecina. Llevaba más de 20 años luchando contra la consecuencia de la primera operación a la que se sometió después de que le detectaran el síndrome de Meniere, una enfermedad rara que empezó a sufrir de adolescente. Por las complicaciones de aquella primera visita al quirófano acabó en una silla de ruedas. Y además tenía hipersensibilidad en el lado izquierdo del cuerpo.

Conforme avanzó la enfermedad le dijeron que no volvería a andar, pero no se resignó y consiguió levantarse de nuevo. La habían operado decenas de veces para colocarle distintos implantes. Algunas de esas intervenciones duraron más de 10 horas. Su familia perdió la cuenta de las veces que entró en quirófano. “Cuando llevábamos 33 operaciones, dejamos de contar”, dice Pilar, su hermana mayor, una ingeniera de 45 años que dejó su trabajo en Madrid cuando su madre enfermó de cáncer y volvió a casa a cuidar de los suyos. Está sentada en el salón de la casa, al lado del sillón en el que dormía su hermana, junto a un aparador marrón plagado de fotos de Cristina: sonriente, con el traje de novia, con su niña, con los ojos azules mirando a cámara. Pilar y Vicenta visten de negro. Tobías, como ellas, tiene la mirada encogida de llorar.

Ha pasado muy poco tiempo. Aún hablan de ella en presente. Aún se sobresaltan cuando llega una de sus horas de medicación. Comía como un pajarillo, apenas algo de pollo cocido sin nada de sabor. La sal la tenía prohibida. Las visitas al hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde están los especialistas que la trataban, eran continuas. “Soy vuestro conejillo de indias”, les decía con una carcajada cada vez que probaban un tratamiento nuevo. Tenía mucho sentido del humor. Se reía porque “pitaría en el aeropuerto” después de que le colocaran uno de los implantes. Y tenía también mucho carácter. “Con la mala leche que tienes volverás a andar”, le decían de broma sus médicos.

La familia pasa del llanto a la risa gracias al hijo de Pilar, un bebé de 17 meses que corretea por el salón ajeno a lo que ha pasado. “Menos mal que los tenemos a ellos”, dice Tobías. El bebé y la niña. “Hemos querido hablar de Cristina por su hija, para que tenga un bonito recuerdo de su madre. No olvides poner que era una luchadora”, pide Pilar.

De él, de su presunto asesino, prefieren contar poco. A la niña le han dicho que se ha ido “muy, muy lejos” por no explicarle aún que está en la cárcel de Ocaña. Pilar fue al colegio a pedir que la cuidaran de comentarios. Pero la niña volvió un día a casa contando que su padre le había clavado un cuchillo a su mamá.

Aquel domingo, después de comer todos juntos, estaban en casa la abuela, Cristina, su marido y el hijo de Pilar. Tobías, Pilar y la niña se habían ido a Madrid a comprar una sillita para el coche. Rafa, el marido, llevaba a sus 43 años más de dos años sin trabajar, con “depresión”. Se habían conocido por internet. Cristina, que casi no salía de casa, comenzó a hacer amigos en la red y se enamoraron. Rafa venía de Canarias. Se mudó al pueblo hace 12 años. Lo aceptaron como a un hijo y empezó a trabajar en la empresa familiar, una distribuidora de cerveza que Tobías tuvo que retomar tras jubilarse después de que su yerno dejara el negocio de lado y se encerrara día tras día en su habitación. No habían puesto ninguna denuncia, aunque Cristina llamó una vez al 016 para pedir ayuda después de que la insultara y la amenazara. Y la familia había consultado para intentar ingresarlo. “Temíamos por él. Nunca pensamos que pudiera pasar nada así”, dice su padre.

A Cristina Martín-Tesorero le encantaba tener la casa llena de gente. Sus primos la visitaban para las fiestas de cumpleaños, que se celebraban allí. “A pesar de las dificultades nunca perdió su gran sonrisa”, escribe uno de ellos. “Recuerdo el verano que, de niños, nos dedicamos a componer canciones”, relata otro en los mensajes que ha recogido Pilar. “Recuerdo la alegría que me produjo verla avanzar vacilante por el salón”, añade un tercero. En la casa de planta baja y sin barreras, que los padres construyeron para ella y su marido, acabaron viviendo todos para cuidar de Cristina, para atender a Vicenta.

Cristina adoraba a su hija. La tuvieron por vientre de alquiler en Estados Unidos. Nunca se perdía sus funciones en el colegio y cada noche era ella la que se acercaba a su cama a leerle un cuento. Siempre le encantó leer.

La niña también cuidaba mucho de su madre. Por eso ahora le preocupa si comerá bien en el cielo. Al anochecer salen a hablar con su estrella. “Pero no hay que llorar, tía. Yo no lloro, yo soy muy machota”.

Fuente: politica.elpais.com/

 

Investigación revela desigualdades en el sistema de protección social

Una investigación realizada por el del Centro de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (CEG-INTEC) reveló las desigualdades en el sistema de protección social dominicano.

El estudio “La salud y la seguridad social, otras fuentes de desigualdades de género en la República Dominicana. Estado de situación al 2017” de la autoría de Desireé del Rosario, Elsa Alcántara y Lourdes Contreras, establece que el fuerte crecimiento macroeconómico que exhibe el país no se refleja en el bienestar de la población.

Consigna que la tasa de pobreza general es de un 32%, por lo que una de cada tres personas está en situación de pobreza. Aproximadamente el 6% de los hogares más pobres y vulnerables son dirigidos por mujeres, lo que las autoras definen como un, “reflejo de la feminización de la pobreza”.

Asimismo, indican que  tres de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible corresponden a los problemas tradicionales que representan deudas sociales acumuladas relacionadas con la deficiente atención a la salud de las mujeres.  Aseguran que estos aspectos no han visto mejoría en tres décadas, como es el caso de la mortalidad materna.  En la actualidad ocurren 107.3 muertes  por cada 100,000 nacidos vivos.  En ese sentido, la República Dominicana cuenta con el más alto índice de la región.

A pesar de que el acceso de ambos géneros al Seguro Familiar de Salud (SFS) es similar, las investigadoras establecen que  todavía hay muchos obstáculos por sortear.

Una de las principales causas está asociada a la división sexual del trabajo, la segmentación laboral y la discriminación salarial a que son sometidas las mujeres. Mientras, el Estado carece de los mecanismos necesarios para el cumplimiento de las políticas, programas acordados y derechos protegidos.

Es así como el  Seguro de Riesgos Laborales (SRL),  está constituido en un 56% por hombres y 44% por mujeres, lo cual encuentra explicación en el acceso limitado de las mujeres a puestos laborales.

En cuanto al acceso de la mujer al sistema de pensiones y aseguramiento por riesgos laborales, también está relacionado con el menor acceso de las mujeres al trabajo formal, cuya  proporción es de un 45%.

Precisa que ese factor negativo es mayor en el total de la afiliación, 43% de las mujeres contra 57% de los hombres y está relacionado con el espaciamiento laboral de las mujeres por su papel en la maternidad.

La investigación recomienda al Gobierno Dominicano implementar el enfoque de género en sus políticas públicas y proyectos, con el objetivo de “identificar situaciones de discriminación entre hombres y mujeres y adoptar acciones para garantizar la igualdad y la equidad de género”.

Destacan la falta de  decisión política para ejecutar acciones efectivas que permitan superar la desigualdad e inequidad de género, aspecto que señalan como, “la principal debilidad” que da lugar al rezago en el acceso universal a la seguridad social, tras 15 años de vigencia.

¿Por qué el 8 de marzo?

Hoy más que celebrar, conmemoramos la sangre, sudor y lágrimas derramadas en la lucha por la igualdad de derechos. Las estadísticas de hoy revelan que las luchas siguen siendo las mismas que dieron origen al establecimiento del 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

El 8 de marzo de 1857 la huelga de las  trabajadoras textiles de la compañía Lower East Side fue por las largas  jornadas laborales, de más de 12 horas diarias,  y con un salario miserable, de un 60 o 70% menos de lo que ganaban los hombres.

El 8 de marzo de 1908 las costureras de la Cotton Textil Factory, en Washington Square, Nueva York se fueron a huelga. Se unieron a  otras 40,000 mujeres de otras fábricas de Estados Unidos. La demanda era por la igualdad de derechos, reducción de la jornada, derecho para unirse a los sindicatos y el cese de la explotación infantil.

Los dueños de la fábrica cerraron las puertas y ventanas de la textilera con las mujeres en huelga dentro. Hubo un incendio en el edificio, y al estar cerrado, 120 mujeres murieron encerradas ahí dentro.

Más de un siglo después la paridad de género sigue siendo un tema de agenda. Los puestos oficiales ocupados por mujeres son fruto de una cuota de discriminación afirmativa, que aunque positiva, no deja de ser discriminatoria. El acceso al empleo y el sueldo siguen siendo inferiores al de los hombres.

La igualdad es determinante para el desarrollo de familias, hijos y naciones fuertes y sanas.

Por qué el día contra la violencia de género es el 25 de noviembre

María Sahuquillo

Desde 1981, Latinoamérica conmemora cada 25 de noviembre el día contra la violencia de género. Los movimientos feministas de la región, con una de las tasas más altas de violencia contra la mujer, acuñaron esa fecha en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras. Años más tarde, en 1999, la ONU se sumó a la jornada reivindicativa y declaró cada 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en honor a las hermanas Mirabal.

“Cuando asesinaron a mi madre yo tenía cuatro años. Y también me asesinaron la posibilidad de conocerla”, cuenta Minou Tavárez Mirabal, la hija de Minerva, la más activa de las tres hermanas contra el dictador Trujillo. “Me he tenido que conformar con los recuerdos de otros y tal vez alguna pequeña cosa que yo creo que recuerdo, pero que no estoy segura de que sea del todo real: mi madre poniéndose una especie de traje miliar, con una boina; ella mirándose en un espejo, caminando por un pasillo; el día que a ella se la llevaron presa, que yo me aferré a su pierna y ella se molestó conmigo porque me eché a llorar… Yo creo que no quería verse débil frente a quienes se la llevaron”, rememora por teléfono desde República Dominicana Tavárez Mirabal.

Este sábado se cumplen 57 años de la muerte de Minerva, Patria y María Teresa. El 25 de noviembre de 1960, los cuerpos de las hermanas Mirabal eran hallados, destrozados, en el interior de un jeep hundido en un barranco, en Salcedo, al noreste de República Dominicana. Horas antes, las tres mujeres, activas militantes contra el régimen de Trujillo, habían sido asesinadas por un escuadrón enviado por el dictador. Los hombres del autócrata las mataron a golpes y las metieron dentro del vehículo para simular un accidente. Pero nunca hubo duda de que se trataba de un crimen. Y el asesinato de las hermanas Mirabal, conocidas como “las mariposas”, fue uno de los detonantes de la caída de Trujillo.

“Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”, dijo en más de una ocasión, cuando ya se sabía amenazada, Minerva Mirabal, la más activa de las tres mariposas. Años más tarde, las hermanas Mirabal, nacidas en una familia acomodada de comerciantes, con carreras universitarias, casadas y con hijos, se convirtieron en un símbolo de la lucha contra la violencia de género. Una lacra global y multiforme de consecuencias devastadoras para el planeta. La trata, la violencia sexual, económica, psicológica, el acoso, la mutilación genital… son graves violaciones de los derechos humanos que afectan al 70% de las mujeres de todo el mundo.

“Una sociedad no puede llamarse democrática si tolera que a las mujeres se las está maltratando y asesinando. Y eso se produce, además, con mayor frecuencia, en los espacios donde deben estar más protegidas, sus hogares, su entorno, con las personas con las que se relacionan”, lamenta Minou Tavárez Mirabal, profesora universitaria y fundadora del partido Opción Democrática y que pese a que se siente orgullosa de que el legado de su madre y sus tías den nombre al día contra la violencia de género, lamenta que esta lacra aún sigue siendo un gravísimo problema en República Dominicana —donde se producen unos 200 asesinatos de mujeres por razón de género al año— y en toda la región, donde se registran una media de 12 al día.

Su madre, Minerva, que junto a su esposo, Manuel Tavárez —que más tarde también fue asesinado—, lideraba el Movimiento Patriótico 14 de Junio, ya había pasado por la cárcel por su oposición a Trujillo. También sus hermanas Patria y María Teresa. La más conocida era Minerva, pero las tres se habían destacado por su actividades revolucionarias. “Fue un crimen de carácter político. Las mataron porque llevaron adelante un movimiento de resistencia político, el más importante contra la dictadura de Trujillo. Y él se sentía impotente, pensaba que no lo podía doblegar, así que las mató. El dictador ya había dicho que sus principales problemas eran la iglesia católica y la familia Mirabal”, apunta la hija de Minerva. “Trujillo trataba de no nombrar a las hermanas Mirabal; y menos a Minerva, a quien tenía un odio especial, como si no mencionarlas les fuese a quitar fuerza”, añade.

Muchos cuentan que, además, Trujillo tenía marcada a Minerva Mirabal, a quien había intentado seducir sin ningún éxito una década antes. Se habla incluso de que la mujer le rechazó con un bofetón en un baile, organizado solamente para que Trujillo pudiese bailar con ella, que le dejó en mitad de la pista del evento al que fue, directamente conminada a asistir con amenazas a la familia. “Trujillo había intentado poseerla, como todo lo que había en este país, en esta isla que creía que era de su propiedad. Y ella se permitió el ‘atrevimiento de rechazarlo y de rechazar su acercamiento para conquistarla. Y le rechazó también de manera política. Y Trujillo lo sintió. Se cuenta que tras el bofetón, ella le dijo que no le gustaba su Gobierno”, dice Minou Tavárez, que ha crecido junto a sus primos, al cuidado de su abuela y de Dedé Mirabal, la única hermana que quedó con vida y que falleció hace tres años.

“Me siento orgullosa como hija, como mujer, como dominicana, de que la fecha del 25 de noviembre sirva para llevar adelante una campaña que es indispensable”, apunta Minou Tavárez. Sin embargo, advierte, no es suficiente con declarar el día contra la no violencia hacia la mujer. “El tema se ha introducido en los discursos como lo políticamente correcto, pero al mismo tiempo puedes apreciar la indiferencia con la que los mismos actores que pronuncian discursos contra la violencia de género, por la igualdad y no discriminación, cada 25 de noviembre u 8 de marzo no creen en lo que están diciendo; no tienen ningún compromiso. Sólo un día no sirve. Tienen que ser todos”.

Fuente:  El País