Entradas

Semana Santa: mitos y verdades

Anteriormente se decía, por ejemplo, que el Jueves,Viernes y Domingo Santo no se podía entrar en ríos ni bañarse, porque podría transformarse en pez

Algunas de las creencias populares indican que después de las tres de la tarde del Viernes Santo, no se debe salir de la casa.

Durante la fiesta principal del año litúrgico, los Católicos y Cristianos  reviven la crucifixión, muerte y posterior resurrección de Jesús, por lo que son días dedicados a  la oración, la  reconciliación y el perdón.

Sin embargo, muchos se salen de estos parámetros. Algunos, toman esta semana para salir de vacaciones, pasear, rumbear y descansar en familia. De ahí que, en los hogares con una alta creencia católica, se han generado a lo largo de los años, una serie de misterios y curiosidades, sorprendentes, sobre esta festividad.

Anteriormente se decía, por ejemplo, que el Jueves,Viernes y Domingo Santo no se podía entrar en ríos ni bañarse, porque podría transformarse en pez. No se debía usar prendas rojas, porque se podría atraer la presencia del demonio. Los niños no podían jugar ni subir árboles, de hacerlo, podrían convertirse en micos. Tampoco, se debía salir el viernes después de las 3 p. m, y, por supuesto, estaba prohibido tener relaciones sexuales.

Además, si un bebé nacía un Viernes Santo la tradición o religiosidad popular decía que podría ser el Anticristo. Se creía también que si un hijo les mostraba la lengua a sus padres, esta se podía convertir en la de una serpiente. De igual forma, si les levantaba la mano, se le podía caer el brazo. No se podía comer carnes rojas y menos tener peleas, porque eso indicaba que el diablo estaba suelto.

Con el paso del tiempo estas prohibiciones o creencias populares, que han pasado de generación en generación, se trasformaron en mitos usados para asustar algunos, hacer reír a otros o simplemente para exteriorizar esos sentimientos y valores espirituales que se profesan.

Moisés Rodríguez, sacerdote de la Arquidiócesis de Villavicencio, dice que “esas creencias de tiempos anteriores lo que buscaban era mantener el respeto por los días más trascendentales dentro de la fe cristiana. No obstante, indica que estos son simples mitos y que por eso han ido desapareciendo”.

También señala que ” lo realmente importante es entender el llamado de la iglesia a “vincularse a los actos litúrgicos que rememoran el sacrificio que realizó Dios al entregar a su hijo por la salvación de la humanidad. Por esto la actitud del católico debe corresponder con esa entrega de amor del Señor”.

¿Pero cuáles son las acciones que se deben seguir en la Semana Mayor? De acuerdo con el padre Moiso “no hay manual con restricciones ni prohibiciones, pero por tratarse de un periodo de recogimiento “los feligreses deben cuidar sus comportamientos” y entre eso está mantener abstinencia de la carne, es decir, la sed desmedida de placer carnal. Adicionalmente, hacer ayuno y orar durante los días santos.

Para Duban Porras, feligrés de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar, la polémica que despierta la veracidad de estos mitos, no debe ser el centro del debate. “El punto no es hallarle una explicación científica a cada creencia que reposa en el argot popular y que ha pasado de generación en generación, sobre todo en familias de tradición católica”.

De acuerdo con Porras, de lo que se trata, es de entender que a través de esas tradiciones o creencias que rodean la Semana Santa las comunidades expresan el respeto por la celebración más importante de la fe.

Por esto señala que, esas curiosidades propias de hace más de 50 años no hay que buscarles veracidad alguna, simplemente aceptarlas y convivir con ellas, pues son la esencia del catolicismo. Además, algunos no las olvidan y las mantienen vigentes.

Fuente: periodicodelmeta.com

Mitos y verdades de la educación a distancia

Kharla Polonio
Santo Domingo

Al hablar con las personas y externarles que haces algún tipo de curso en línea, es común escuchar varias negativas sobre educarse a distancia. Unos alegan que necesitan tener un profesor de frente, otros dicen que para motivarse deben tener la obligación de asistir a un aula; y lo más común es oir que no tienen la determinación de sentarse frente a un computador a tomar clases, cuando hay entretención de todo tipo a su alrededor.

Y si bien es cierto que para realizar este tipo de cursos hay que ser disciplinado y enfocado, no es menos cierto que en cualquier aspecto de la vida, no solo de estudios, para lograr un objetivo hay que tener determinación; y si algo necesitas para realizar una carrera, máster, curso o diplomado a través de la web, es esta cualidad.

Hoy en día, las mejores universidades alrededor del mundo ofrecen cursos a distancia en los que su titulación está validada como cualquier otra que se haya hecho de manera presencial.

A raíz de la importancia de educarse y la creciente demanda y competencia de tener titulaciones extranjeras, en el país, varias instituciones gubernamentales ofrecen becas para realizar este tipo de cursos en universidades de distintos países, tal es el caso del Ministerio de Educación Superior y Tecnología, el Ministerio de la Juventud, entre otros. Cabe destacar que en el país existen instituciones que ofrecen cursos en modalidad 100% online para dominicanos y extranjeros.

Mitos y verdades de la educación a distancia

1. Mito: En la educación virtual no se tienen límites de tiempo, el estudiante define su ritmo de aprendizaje.

Verdad: La educación virtual se sustenta en una programación de actividades que deben ser cumplidas por el estudiante en unos plazos estrictamente definidos. El estudiante cuenta con flexibilidad para decidir el momento en que desea adelantar su aprendizaje durante el día o la semana, pero siempre respetando los plazos y calendarios establecidos.

2. Mito: La educación es de baja calidad.

Verdad: La calidad no está asociada a la modalidad educativa (hay experiencias virtuales buenas y malas como experiencias presenciales buenas y malas) lo importante es la dedicación e interés que se ponga en aprender los contenidos para aplicarlos correctamente a las situaciones reales.

3. Mito: Se requiere mucho dominio de la tecnología.

Verdad: La tecnología cada vez es más intuitiva para el usuario, cada vez las plataformas son más amigables facilitando a cualquier persona alfabetizada tecnológicamente utilizar dichas herramientas de forma rápida y simple.

4. Mito: Los estudios a distancia no requieren mucho esfuerzo, son para haraganes.

Verdad: Requieren más esfuerzo que cualquier otro, todo depende de ti, hay que planificarse al máximo, automotivarse, los compañeros están distantes. Se debe tener la suficiente disciplina como para quedarte en casa haciendo un extenso trabajo un domingo, en vez de salir en familia o con amigos.

5. Mito: Puedes hacer fácilmente trampa en los exámenes.

Verdad: La mayoría de trabajos y evaluaciones no son exámenes, se basan en proyectos y análisis individual o en grupo, lo que significa un proceso de interiorización del contenido para aplicarlo en casos lo más cercano a la realidad posible.

6. Mito: Hay que leer demasiado.

Verdad: Si, por supuesto que hay que leer, pero como manera de acompañamiento a las videoconferencias con los profesores, infografías, videos explicativos, entre otras herramientas que se utilizan para facilitar el aprendizaje.

7. Mito: No hay que dedicarle tiempo.

Verdad: Hay que dedicarle mucho tiempo y esfuerzo para poder aprovechar los conocimientos de la mejor manera. Se recomienda disponer de al menos 2 horas al día para asuntos concernientes al curso.

8. Mito: Al momento de conseguir trabajo es más difícil si soy egresado de un curso virtual.

Verdad: El título expedido vale exactamente igual que uno presencial (hay que asegurarse que la universidad tenga las certificaciones necesarias), por lo que no debe incidir a la hora de ser contratado.

Egresados de cursos a distancia

A través de una consulta a recién egresados de un ‘Máster Online Internacional’, se pudo determinar que más del 70% está satisfecho con lo aprendido. Coinciden en que la disciplina, la dedicación y el saber trabajar en equipo, son cualidades indispensables para salir airosos de un curso de esta modalidad.

Mientras que un 98% de ellos afirmó que le recomendarían a cualquier amigo o familiar realizar un “máster online”, pero sin negar que al iniciar el curso pensaron que sería más fácil y menos demandante de tiempo.

Concluyen en que si eres una persona con algún tipo de impedimento, ya sea laboral, familiar o económico para salir del país por una temporada y quieres tener un título de una universidad extranjera y además tienes ganas de ampliar tus conocimientos y cultura, no dudes en aplicar y hacer un curso en línea, en el área que te interese.

 

10 mitos populares que la ciencia ha desmentido

Existen muchas creencias populares que son falsas. Están extendidas entre la sociedad como verdades que conocemos desde niños, pero la ciencia ha terminado por desmentirlas.

1. El jabón de manos no mata a los gérmenes

Lo que en realidad se consigue con el proceso de lavado de manos es crear una masa en la que se quedan atrapadas escamas de piel y grasa que contienen bacterias y que se adhieren a la pastilla de jabón. ¡Por eso es muy importante enjuagar el jabón después de haberse lavado las manos, para que quede limpio!

2. Tras afeitarse, el pelo no vuelve a crecer más grueso

Lo que ocurre en realidad es que el vello es más ancho en su base y crece estrechándose. Al cortar el pelo se elimina la parte más delgada, por lo que se queda sobre la piel la base del vello. Por eso parece que el “nuevo pelo” que ha salido es más grueso.

3. Las papilas gustativas no están distribuidas en distintas zonas de la lengua

Cada área de este órgano es capaz de distinguir todos los gustos y sabores. Este mito surgió de la traducción incorrecta de un artículo y está muy extendido en la cultura popular.

4. Las verrugas no se contagian

No te preocupes si tocas un sapo o un perro con verrugas, estas no son contagiosas para nosotros. Las verrugas que nos pueden aparecer a los seres humanos están causadas por el virus del papiloma humano.

5. Por mucho que se fuerce la mirada desviando los ojos, no se sufre estrabismo

Aunque de pequeños quizás nos dijeron que no jugáramos con la vista cruzando la mirada o moviendo los iris a la fuerza porque podíamos quedarnos estrábicos, es falso. El estrabismo es la mala alineación de los ojos y es congénito.

6. No se pierde visión por forzar la vista en ambientes oscuros

Los efectos de leer a oscuras no son persistentes y, aunque puede causar dolor de cabeza, cansancio visual o visión borrosa, en ningún caso son dolencias permanentes. Aun así, siempre es mejor leer con buena iluminación.

7. Los dientes blancos no son necesariamente más sanos

En realidad, el color natural de los dientes es azulado translúcido, lo que permite que el color amarillento de la dentina se refleje a través del esmalte.

8. Se puede hacer ejercicio después de comer

Tenemos sangre suficiente como para levantar peso con nuestros brazos o mover las piernas después de comer, aunque sí es cierto que parte de la sangre se concentra en el trabajo digestivo. ¡No te vas a ahogar por falta de fuerza en los brazos!

9. El microondas no provoca cáncer

¡Y tampoco hace radioactivos a los alimentos! La cantidad de radiación que puede filtrar un microondas está muy por debajo de la cantidad que puede afectar a los humanos. Los ordenadores, el wifi o tu propio móvil emiten más radiación que el microondas.

10. Orinar sobre la picadura de una medusa no ayuda para nada

Este mito del que todos han oído hablar es completamente falso. Para empezar, las medusas no “pican” ni “muerden”. Ese picor que sentimos se produce porque los tentáculos de la medusa han entrado en contacto con nuestra piel, dejándonos de regalo un poco de su veneno que, de hecho, puede empeorar si le vertemos ácido úrico. ¡Lo mejor es limpiar la herida y aplicarle frío con hielo!

Queda demostrado que no debemos tomar por bueno todo lo que creemos saber de toda la vida. Allí donde tradicionalmente los rumores se han convertido en verdades, la ciencia ha acudido para arrojar luz y desmentir los mitos.

Fuente: muhimu.es