Entradas

Alimentos que favorecen la memoria de los niños

Preocuparse de la memoria no es algo exclusivo de las personas mayores. Durante la infancia conviene mantener la memoria ejercitada para procurarnos una mejor capacidad intelectual a lo largo de toda la vida. Y para mantener en forma la memoria, además de ejercitarla, hay que alimentarla. ¿Estamos alimentando bien la memoria de nuestros hijos?

Cuando dicen que somos lo que comemos es porque la alimentación contribuye en gran medida al funcionamiento de nuestro cerebro. Que los niños tengan una alimentación equilibrada no es bueno únicamente para su salud física, sino también para su desarrollo educativo. A lo mejor no estamos dando a nuestros hijos todos los alimentos que necesitan para fortalecer la memoria.

Alimentos para la memoria de los niños

1. Si quieres mejorar el rendimiento intelectual de tus niños es mejor hacerlo de forma natural a través de la alimentación sana. Olvídate de suplementos vitamínicos porque si tu hijo come de forma equilibrada, obtendrá naturalmente todo lo que necesita para tener una memoria de elefante.

2. Plátano. Los plátanos son uno de los mejores alimentos para el cerebro. Con potasio, magnesio y vitamina C, los neurotransmisores relacionados con la concentración empiezan a ponerse en funcionamiento.

3. Huevos. El huevo tiene colina y lutenía, sobre todo la yema, cuyos beneficios se observan directamente en una memoria más potente y en una mayor habilidad de las funciones cognitivas.

4. Verduras de hoja verde. Puede que tu hijo no sea el mayor fan de las verduras y ponga problemas a la hora de la comida. Pero necesita las verduras de hoja verde como espinacas y acelgas para mejorar la atención y la concentración.

5. Salmón. El salmón es uno de los pescados que más ácidos Omega 3 contienen y tu hijo los necesita porque fortalecen las conexiones neuronales y mantienen el cerebro en funcionamiento.

6. Yogur. Además de que tu hijo necesita todo el calcio que sus huesos puedan procesar, la tirosona de los yogures favorece la producción de aquellos neurotransmisores que mantienen a tu niño alerta a nuevos conocimientos.

7. Frutos secos. Especialmente las nueces y las almendras son los frutos secos que tu niño estará encantado de comer para fortalecer la memoria y mejorar su rendimiento escolar.

8. Arándanos. A largo plazo, los antioxidantes de esta deliciosa fruta son una de las mejores garantías para que tu hijo vaya convirtiéndose en un adulto con la memoria fortalecida.

9. Además de estos alimentos que están especialmente indicados para la memoria recuerda que lo más importante es que tu hijo empiece el día con un desayuno completo para afrontar toda la jornada con energía.

Fuente: Guiainfantil.com

El desafío cognitivo al que podría ganarte un niño de 4 años

Jennifer Delgado

Un niño de 4 años de edad puede sorprendernos y no precisamente por lo simpático y adorable que pueda ser. Algunos estudios han revelado que a esta edad muchos niños podrían batir a los adultos en desafíos cognitivos aparentemente muy sencillos relacionados con la memoria.

Una increíble memoria para las rimas

Investigadores de la Universidad Centroeuropea, la Universidad de Massachusetts y la Universidad Eötvös Loránd realizaron un experimento para el cual reclutaron a 13 familias. Les pidieron a los padres que les leyeran todas las noches a sus hijos de 4 años de edad un libro que contenía versos rimados, a lo largo de una semana y media. Tanto los padres como un grupo de estudiantes universitarios sabían que evaluarían su conocimiento sobre el libro, aunque a los niños no les dijeron nada.

“Los recuerdos de la infancia son sueños que sobreviven después de que te despiertas”. —Julian Barnes

Al día siguiente de la última lectura del libro, los investigadores pidieron a padres, niños y jóvenes que recordaran tantas partes del poema como pudieran, literalmente. Como media, los niños recordaron casi el doble de palabras correctas que los adultos y cometieron menos errores.

Los niños también tienen mejor memoria para las imágenes

Durante décadas se ha pensado que la memoria de los niños no es muy buena, pero otro estudio realizado en la Universidad de Ohio indica que podría ser mucho mejor que la de los adultos, al menos para reconocer imágenes. Estos investigadores trabajaron con 77 niños de cinco años y 71 estudiantes universitarios, quienes vieron 30 imágenes de diferentes animales sin saber que debían memorizarlas. De hecho, los investigadores introdujeron un truco: les mostraron la imagen de un gato y les dijeron que ese animal tenía células beta dentro de su cuerpo, de manera que, después, los niños y los jóvenes debían reconocer si los otros animales de las imágenes también tenían este tipo de células.

“El auténtico arte de la memoria es el arte de la atención”. —Samuel Johnson

Luego, a cada participante les mostraban 28 imágenes de animales y debían indicar si ya las habían visto o eran nuevas. Al identificar los animales, los niños lograron un 31% de aciertos mientras que los jóvenes solo acertaron un 7%.

¿Por qué los niños pueden recordar mejor algunas cosas?

Los investigadores creen que los adultos no recuerdan menos porque tienen su mente ocupada con otros asuntos, sino porque saben más que los pequeños y siempre aplican ese conocimiento cuando se exponen a una información nueva. Básicamente, los conocimientos pasados disminuyen la precisión de nuestra memoria.

El problema es que los adultos ponemos en marcha el razonamiento inductivo,  es decir, partimos de hechos particulares para obtener conclusiones generales. Los niños también lo hacen, pero mientras que los adultos realizamos la inducción por categorías, los pequeños sacan sus conclusiones por similitud.

El problema es que cuando sacamos conclusiones por categorías, filtramos toda la información que consideramos irrelevante y así pasamos por alto muchísimos detalles. Al contrario, como los niños sacan conclusiones por similitudes deben fijarse más en los detalles. De hecho, cuando a los pequeños les enseñaron a sacar conclusiones por categorías, su memoria cayó al nivel de la de los adultos.

“Cada uno tiene el máximo de memoria para lo que le interesa y el mínimo para lo que no le interesa”. —Arthur Schopenhauer

Sin embargo, no podemos olvidar que la memoria también está condicionada por el significado que le atribuimos a los estímulos. Un estudio realizado en la Universidad de Otago demostró que los niños de tan solo 27 meses que habían visto una “máquina mágica” especialmente diseñada para captar su atención y asombrarlos recordaban la experiencia unos seis años después. Esto significa que el impacto emocional de las situaciones hace que estas se fijen mejor en nuestra memoria.

Por tanto, también es probable que esas pruebas hayan tenido un significado más especial para los niños, por lo que estimularon su capacidad para memorizar.

En cualquier caso, es importante recordar que el cerebro de los niños está en pleno proceso de maduración y que la misión de los adultos no es limitarlo sino encargarse de abatir todas las barreras.

Fuente:  muhimu.es

Es más probable recordar lo nuevo cuando conecta con las emociones

Consultor educativo internacional y autor de más de una docena de libros como ‘Neurociencia educativa’ o ‘Cómo aprende el cerebro’, David A. Sousa reflexiona en esta entrevista sobre el papel que juega el cerebro en la educación. Según su opinión, la neurociencia educativa ayuda a entender diversas maneras de abordar el aprendizaje de los estudiantes.

¿Por qué es tan importante conocer el funcionamiento y la estructura del cerebro?

Los maestros intentan cambiar el cerebro humano todos los días. No se trata de pedirles que se conviertan en neurocientíficos pero, cuanto más sepan sobre cómo aprende el cerebro, más éxito tendrán en la enseñanza.

¿Se tiene en cuenta hoy en día en los centros educativos?

Sí, pero muy poco. Los educadores están empezando ahora a conocer los estudios sobre cómo aprende el cerebro. Esta información debería formar parte de la base de conocimiento de todos los maestros. Por ello, estamos trabajando duro para actualizar las aulas, sobre todo, para conseguir que los profesores de las universidades educativas incluyan la neurociencia en sus cursos.

Cuanto más sepan los docentes sobre cómo aprende el cerebro, más éxito tendrán en la enseñanza.

¿Dónde y por qué se produce el aprendizaje en el cerebro?

Son muchas las partes del cerebro que se activan durante el proceso de aprendizaje. La parte frontal (lóbulo frontal) es la responsable de la atención, la memoria activa, la resolución de problemas y la toma de decisiones. El centro profundo del cerebro (sistema límbico) procesa las emociones y decide qué aprendizaje se codificará en la memoria a largo plazo. La información sensorial se procesa a través de otras áreas.

¿Qué aporta la neuroeducación al proceso de enseñanza-aprendizaje?

A medida que los investigadores hacen nuevos descubrimientos sobre cómo el cerebro aprende, los educadores pueden decidir si cualquiera de esos descubrimientos se traducen en estrategias de enseñanza más eficaces.

¿Propiciaría una educación individualizada que respetara los ritmos de cada alumno?

A medida que la población estudiantil se diversifica en cultura, idiomas y habilidades, los maestros necesitan diferenciar su instrucción para satisfacer las necesidades individuales de sus estudiantes. La neurociencia educativa les ayuda a entender diversas maneras de abordar el aprendizaje de los estudiantes.

La neurociencia educativa ayuda a los maestros a entender diversas maneras de abordar el aprendizaje de los estudiantes.

¿Qué cambios serían necesarios en el proceso de evaluación actual?

Deberíamos hacer evaluaciones formativas con frecuencia para comprobar la comprensión del estudiante y su progreso hacia el objetivo de aprendizaje. Así, los profesores podrían adaptar la enseñanza. Además, deberíamos centrarnos menos en una evaluación sumativa —esas pruebas ‘de alto riesgo’ al final de la unidad—, con la que poco se puede hacer para mejorar el aprendizaje de los alumnos una vez terminada la lección.

¿Y en otros aspectos (entorno físico, modo de trabajo…)?

En cuanto al ambiente físico, éste debería ser un lugar donde los estudiantes se sientan físicamente seguros y tengan suficiente espacio para poder moverse por el aula durante la lección. El movimiento es un factor importante para generar aprendizajes, así como para activar la memoria.

El movimiento es un factor importante para generar aprendizajes, así como para activar la memoria.

¿Qué papel desempeñan las emociones en el aprendizaje?

Las emociones juegan un papel muy importante en el aprendizaje. Las dos estructuras cerebrales responsables de crear recuerdos a largo plazo se encuentran en la parte emocional (límbica) del cerebro. Por eso recordamos las mejores y peores cosas que nos han pasado. Siempre que los maestros puedan conectar el objetivo de aprendizaje con las emociones, habrá una mayor probabilidad de que los estudiantes recuerden el nuevo aprendizaje.

¿Qué rol juega la tecnología en este contexto?

La influencia de la tecnología en el proceso de enseñanza-aprendizaje es complicada. La tecnología puede ser útil, por ejemplo, cuando permite a los estudiantes ver lo que están aprendiendo aplicado al mundo real, o ponerse en contacto con estudiantes de otras partes del mundo para obtener sus puntos de vista sobre los temas tratados en el aula. Sin embargo, la tecnología también puede alejarnos de un aprendizaje efectivo cuando se convierte en el foco de la lección, en lugar de asistir al logro del objetivo real de la lección.

Fuente:  Educación 3.0

 

14 beneficios del ballet que debes conocer

Además de ser una hermosa disciplina, tu peque puede tener muchas ventajas al practicar ballet.

El ballet requiere gran concentración a nivel mental, además de flexibilidad, coordinación y ritmo musical a nivel físico. Tiene tantos beneficios que se recomienda comenzar a practicarla desde los 3 o 4 años, que es cuando el aparato locomotor puede asimilar e interiorizar con más facilidad y soltura los movimientos y técnicas de la danza. Entre los múltiples beneficio se encuentran:

 Estimula la circulación sanguínea y el sistema respiratorio
  1. Favorece la eliminación de las grasas y el control de peso.
  2. Ayuda a corregir malas posturas.
  3. Se logra una mayor elasticidad.
  4. Ejercita la coordinación, la agilidad de movimientos y el equilibrio
  5. Colabora en el desarrollo muscular y la forma de la columna.
  6. Ayuda al desarrollo de la psicomotricidad.
  7. Permite mejorar el equilibrio y los reflejos.
  8. Puede corregir problemas como el ‘pie plano’ ya que gracias a las posiciones que adopta el pie durante una clase, la mayor parte del tiempo arqueado, pueden hacer que poco a poco se corrija el defecto.
  9. Desarrolla la expresión corporal, el oído y la memoria.
  10. Ayuda a la socialización y a superar la timidez.
  11. Relaja y libera adrenalina.
  12. Mejora la autoestima y aumenta la confianza del pequeño.
  13. Reduce síntomas de estrés o ansiedad.

Fuente: www.padresehijos.com.mx/

5 tips para ayudar a niños distraídos

Si alguna vez te han dicho que tu niño no presta atención en clase, aquí te damos algunos consejos para ayudar a niños distraídos.

Hay niños que les cuesta mucho trabajo concentrarse, pues se distraen por cualquier cosa, ya sea un ruido, una luz o con sus propios pensamientos. Simplemente, a cualquier despiste no prestan la suficiente atención.

Cuando un niño es distraído, su proceso de aprendizaje es menos provechoso.Adquiere conocimientos de forma más lenta y las tareas pueden ser insuperables. Sin embargo, no es  recomendable regañar al niño, pues podría sentirse fracasado y culpable. Por ello, es importante ayudarlo a que preste más atención dentro y fuera del salón de clases. Sigue estos consejos.

  1. Asegúrate de que tu niño duerma y descanse lo suficiente, de lo contrario, no podrá rendir bien en el colegio.
  2. Cuando hables con él o le pidas algo, míralo a los ojos. Así, te asegurarás de que te está entendiendo.
  3. Cuando realice la tarea en casa, aparta de su vista las cosas que le puedan distraer, como luces, juguetes, teléfono, etc. Y respeta siempre un mismo horario. Crea una rutina para realizar su tarea todos los días, así logrará concentrarse en lo que está haciendo. No dejes las tareas más difíciles para el final. Estará cansado y perderá el interés por esforzarse.
  1. Anímalo a que resuma con frases cortas lo que acaba de hacer. De esta forma, tratará de concentrarse y hacer memoria.
  1. Para ejercitar la memoria de tu niño, lo ideal es jugar con él juegos de memoria y concentración.

    Recuerda tenerle mucha paciencia, pues es la mejor forma de ayudarlo a que poco a poco logre concentrarse, pues los resultados no serán de inmediato, pero con mucho cariño y esfuerzo, tu peque dejará de ser un niño distraído.

Fuente: Padres e hijos