Entradas

16 de septiembre: Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

Hoy, 16 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono 2020. Una fecha proclamada por la ONU para reconocer las buenas prácticas emprendidas para luchar contra la destrucción de la capa de ozono. ¿Pero cómo se encuentra?

Como cada 16 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, una celebración establecida por la ONU. Para poder vivir, todos necesitamos de la luz solar, pero si esta energía del Sol no llega a la Tierra ‘filtrada’ sería demasiado potente como para que la vida fuese posible, y es aquí donde entra en juego la capa de ozono.

La capa de ozono es una delgada capa estratosférica de gas, de color azul pálido, que se encuentra en lo más alto de la atmósfera, entre los 10 y 40 km sobre la superficie de la tierra. Desde allí protege a la Tierra de la mayor parte de la radiación ultravioleta proveniente del Sol.

No fue hasta finales de la década de los años 70 cuando saltaron las alarmas sobre la condición en la que se encontraba este escudo protector, y los científicos advirtieron que en la capa de ozono se estaba haciendo un agujero causado por los clorofluorocarbonos (CFC); unos gases comúnmente presentes en aerosoles, aparatos de refrigeración, pesticidas y disolventes.

Primeras medidas

La reacción de la comunidad internacional fue inmediata y 28 países se comprometieron a tomar medidas para proteger la capa de ozono, a través del Convenio de Viena, que fue aprobado y firmado el 22 de marzo de 1985.

Fue este documento el que propició que el 16 de septiembre de 1987, la UE y 196 países firmaran el Protocolo de Montreal, bajo el cual gobiernos, científicos e industria se comprometían a trabajar juntos para reducir gradualmente la emisión de gases CFC y eliminar el 99 por ciento de todas las sustancias que reducen la capa de ozono.

Para conmemorar la firma de este protocolo, uno de los acuerdos internacionales en materia ambiental más importante, la ONU estableció el 16 de septiembre como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono.

Las cifras de la recuperación

Este año se llega a la celebración número 35 de la Convención de Viena y de la protección de la capa de ozono a nivel mundial, bajo el lema ‘Ozono para la Vida’. Un tema que recalca cómo la cooperación internacional ha protegido la salud humana y los ecosistemas, reduciendo la radiación ultravioleta del sol que llega a la Tierra.

Fue en 2018 cuando se realizó la última evaluación científica sobre la reducción de la capa de ozono, auspiciada por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), y se demostró que, desde el año 2020, se habían recuperado partes de la capa de ozono, a un ritmo de entre un 1 a 3% cada década.

En relación a estas cifras, se calcula que para 2030, el ozono se recupere totalmente en el hemisferio norte y en las zonas de latitud media. Para el hemisferio sur, la recuperación llegará a lo largo del año 2050, y para alcanzar los niveles de la década de los 70, en la región Antártica, habrá que esperar hasta el 2060.

Cómo está la capa de ozono

En 2019, para respaldar el Protocolo de Montreal, entró en vigor la Enmienda de Kigali que trabaja para reducir los hidrofluorocarbonos (HFC); gases de efecto invernadero que aumentan el calentamiento climático y generan daños para el medio ambiente.

Este año 2020, a finales de marzo, durante la primavera del hemisferio norte, se detectó un agujero de grandes dimensiones en la capa de ozono, en el Polo Norte. Un fenómeno que según la OMM se produjo por unas temperaturas inusualmente gélidas en la estratosfera, que desde el año 2011 no habían sido de tanta magnitud.

Sin embargo, en abril, el agujero se cerró con el aumento de las temperaturas estratosféricas y la afluencia de aire rico en ozono proveniente desde la atmósfera inferior.

Está claro que aún queda camino por recorrer, pero los importantes esfuerzos internacionales, a lo largo de más de tres décadas, han dado sus frutos y esto se refleja en los cambios en la temperatura atmosférica, así como en la temperatura del océano y en la concentración de sal.

Fuente: antena3.com

La receta de vivir con menos para curar el planeta

Aprender a vivir con menos y no tirar tantas cosas. Es la receta que el prestigioso biólogo Miguel Delibes de Castro da para contribuir a crear una sociedad más respetuosa con nuestro único hogar: el planeta Tierra

La pandemia nos ha hecho mirar hacia la economía verde como una posible salida de esta crisis. No obstante, nos exige un esfuerzo en reeducación para evitar cometer los mismos errores de siempre. 

¿Qué te preocupa más, el coronavirus o el cambio climático?

El cambio climático, sin ninguna duda. Es un gran problema que se manifiesta de muchas formas (calentamiento global, aumento del nivel del mar, plásticos…) y todas son preocupantes. Lo que estamos pagando y vamos a pagar por destruir la naturaleza es mucho más de lo que el coronavirus pueda suponer.

¿Cuándo dejamos de tener conciencia de que compartimos el planeta con otros seres vivos?

El éxito de la humanidad se ha basado en explotar la naturaleza por todos los medios posibles. Lo que nos ha servido para el progreso durante 10.000 años, desde hace 100 o 50, ha empezado a mostrar signos de retroceso. Vamos a peor.

¿Se puede decir que la pandemia es la manera que tiene el planeta de intentar recuperar el equilibrio?

Hay quien dice que el coronavirus es un castigo por no cuidar del planeta. Pero yo creo que todas las especies intentan tener el mismo éxito que nosotros. El imperativo biológico es reproducirse cuanto más mejor y morirse lo menos posible. Si en un futuro vamos a habitar una tierra más inhóspita, a lo mejor la población humana empezará a reducirse más deprisa de lo que nos gustaría.

Pero no afecta a todos por igual…

Te voy a poner un ejemplo: nuestros barcos pueden ir a pescar a Camerún y a Senegal y acabar con sus recursos, pero los cameruneses y los senegaleses no pueden venir a trabajar cuando quieran. Si todas esas personas deciden saltarse las normas, puede generarse un estado de desorden que tendrá su origen en la crisis alimentaria, derivada del hecho que hayamos cambiado el clima y, además, acabado con la pesca en Camerún o Senegal. Es una crisis global.

¿Qué hemos aprendido de esta crisis sanitaria?

La mayoría nos hemos dado cuenta de que somos frágiles. Pero no creo que vayamos mucho más allá de esta enseñanza. Ya vimos lo que pasó con la crisis del 2008: se supone que aprendimos que no podíamos confiar en el ladrillo como vía de desarrollo, pero la mejora de la economía continuaba midiéndose por las grúas que había en el horizonte. Se habla ahora de salir de esta crisis apostando por la economía verde, pero me da la impresión de que la inercia nos va a llevar a seguir haciendo lo que siempre hemos hecho.

Durante el confinamiento hubo muchas imágenes de animales tomando las calles de las ciudades. ¿Echamos de menos el contacto más estrecho con ellos?

Pero se han visto muchos vídeos falsos, que tenían años, y eso me ha disgustado. Sí que se ha notado, por ejemplo, en la reducción de la contaminación del aire; hemos visto crecer la vegetación en parques y cunetas, hay más insectos y, probablemente, los pájaros se han reproducido mejor esta primavera. El efecto sería el mismo si viviéramos menos personas. De todas formas, es ventajista decir que si conserváramos bien la naturaleza no habría epidemias como esta, porque siempre ha habido transmisión de enfermedades entre animales y humanos.

¿Qué podemos hacer para que nuestra huella no sea tan severa?

Podemos intentar reducir el consumo y los residuos, que es al fin y al cabo lo que hemos hecho esos tres meses. Pero lo que a la naturaleza le viene bien a la economía le viene mal. ¿Cómo resolvemos ese dilema? Hay que potenciar estudios de decrecimiento: vivir mejor, o por lo menos igual, sin necesitar estar creciendo todo el rato.

¿Cómo se crea la conciencia ecológica?

En mi caso la tengo desde siempre, aunque es difícil vivir de acuerdo con ella en una sociedad que se desarrolla deteriorando la naturaleza. Dicho eso, por supuesto, creo que la conciencia ecológica se puede crear, y para ello trabajamos.

¿Crees que son importantes iniciativas divulgadoras como la de CosmoCaixa para potenciar la conciencia medioambiental?

En mi opinión, realiza una labor muy positiva a la hora de transmitir conocimientos y saber cómo afecta a la naturaleza nuestra manera de vivir. Es importante que se muestre la conexión entre nuestro estilo de vida y el deterioro del medioambiente, sobre todo entre los más jóvenes.

¿Nos faltan más referentes como Félix Rodríguez de la Fuente o Jacques Cousteau?

Hay tal cantidad de oferta de información, que la aparición de un referente como Félix Rodríguez de la Fuente, aparte de su excepcionalidad como comunicador, es muy complicada. En ciencia cuando uno tiene mucho éxito no solo es porque su trabajo esté muy bien, sino también porque lo vende muy bien. Y no creo que no haya referentes, sino más bien que es más difícil verlos porque hay muchos, y se diluyen.

¿La juventud es nuestra esperanza?

Los movimientos de los jóvenes me parecen el cambio más notable que ha ocurrido en relación con el medioambiente en los últimos 15 años, pero también pueden aprender cosas de las personas mayores: volver al envase retornable, a la talega de tela o a consumir menos. ¡Los residuos de antaño no tienen nada que ver con los nuestros! Tiraban la cuerda de un chorizo, por ejemplo, o no tiraban nada. Sí, tengo confianza en los jóvenes, que nos están llamando la atención sobre un estilo de vida que, al final, les va a acabar perjudicando a ellos. Y curiosamente es un movimiento de jóvenes y de personas mayores. He ido a algunas manifestaciones y me encuentro a gente de mi edad y a muchachos de instituto. Y eso es esperanzador.

Alma es una nueva manera de hablar de lo social. Con actitud y optimismo. Desde la diversidad. Y a partir de las historias de la Fundación ”la Caixa”. Queremos ser también un punto de encuentro de las infinitas realidades sociales de nuestro mundo. Por eso Alma es la red social social.

Filipinas aprueba una ley que exige que los estudiantes planten diez árboles si quieren graduarse

Una nueva ley filipina exige que todos los estudiantes planten al menos diez árboles para que se les permita graduarse de la escuela primaria, secundaria y de la universidad. A punto de concretarse, la norma obligaría a los alumnos a sembrar solamente lo que les corresponda según la etapa escolar en la que se encuentren.

El proyecto de ley, que presentó Magdalo Gary Alejano y que formaliza una tradición, fue aprobado el pasado 15 de mayo después de tres sesiones en la cámara de Filipinas. «Con más de 12 millones de estudiantes que se gradúan de la escuela primaria, casi cinco millones de la secundaria y alrededor de 500.000 de la universidad cada año, esta iniciativa, si se implementa correctamente, se asegurará de que al menos 175 millones de árboles nuevos se planten cada año», aseguró el representante filipino.

Incluso con una tasa de supervivencia de solo el 10%, esta medida permitiría que alrededor de 525 millones de árboles más formaran parte del futuro de los jóvenes filipinos.

La batalla contra la deforestación

Filipinas es uno de los países más deforestados de todo el mundo. La tala ilegal sigue siendo un grave problema que afecta a la región y que deja a ciertas áreas sin ninguna protección frente a inundaciones y deslizamientos de tierra.

Combatir el cambio climático global es el principal objetivo de esta ley que, en el caso de ser aprobada por el Senado, también ayudará a llevar la comprensión ambiental a las generaciones futuras y a promover nuevas iniciativas ecológicas.

Fuente:abc.es

La Amazonia brasileña: 30% de la biodiversidad del mundo

La línea del ecuador cruza el estado de Amazonas, lo que hace que predomine el clima ecuatorial, caracterizado por temperaturas medias entre 24° y 26° C y lluvias abundantes durante todo el año.

La región concentra gran diversidad de plantas medicinales, comestibles, oleaginosas y colorantes, muchas de las cuales todavía no han sido explotadas científicamente. En tierra firme se encuentran grandes árboles de madera de ley de la Amazonia. En algunos lugares las copas de los árboles son tan grandes que impiden el paso de hasta el 95% de la luz del sol.

La fauna de la región incluye felinos, roedores, aves, quelonios y primates. Algunas especies se encuentran en peligro de extinción y están siendo protegidas.

En la cuenca amazónica se concentra la mitad de los veinte mayores ríos del mundo que representa una quinta parte de toda la reserva de agua dulce del planeta. Sus ríos, condicionados al régimen de lluvias, constituyen prácticamente las únicas vías de transporte de la zona. Hay más de 20.000 kms de vías fluviales navegables.

El río Amazonas es el más extenso del planeta y el primero en volumen de agua (100.000 m3). Nace en Perú, con el nombre de Vilcanota, Solimões cuando entra en Brasil y, al confluir con el río Negro, en las proximidades de Manaus, recibe el nombre de Amazonas. En algunos tramos tiene una anchura de 10 kms. y una profundidad de 100 m.

Entre las múltiples áreas protegidas del estado de Amazonas, están el Parque Nacional do Pico da Neblina y el Parque Ecológico de Janauary. Éste posee vegetación de tierra firme, de igapós y la vegetación típica. En Amazonas se encuentra también el Parque Nacional de Jaú, la mayor reserva forestal del continente y área próxima a Anavilhanas, el mayor archipiélago fluvial del mundo.

El turismo ecológico y de naturaleza (ecoturismo) es el gran atractivo de las rutas de viajes por la Amazonia. Hay muchos programas acompañados de guías especializados. El estado de Amazonas ha sido pionero en la instalación de hoteles en la selva, llamados lodges, construidos a orillas de los ríos o flotando sobre las aguas de un lago en medio de la selva.

Manaus, en los primeros años del siglo XX, la ciudad de Manaus, capital del Amazonas gozó de una gran opulencia y fue el más importante centro cultural del Norte de Brasil. Los antiguos señores del caucho soñaban en transformarla en una ciudad de estilo europeo y la denominaron “Paris de los Trópicos”. La arquitectura de sus mansiones confirma el lujo y la ostentación en que vivían sus habitantes.

Fuente: brasilalacarta.com

10 pasos para empezar una vida sustentable

Muchas veces sentimos la necesidad de ayudar a nuestro medio ambiente y no sabemos cómo. Creemos que las posibles alternativas que tenemos son difíciles de mantener, costosas económicamente, tediosas, que nos consumirán mucho tiempo etc. Es por eso que te quiero compartir 10 sencillos pasos que te ayudarán a llevar una vida mucho más sustentable y poco a poco sentirás la necesidad de hacer muchas cosas más.

  1. Lo más importante para arrancar es evaluar qué puedo hacer yo mismo… qué pequeños pasos puedo dar para arrancar este camino. No debes esperar que en la primera semana logres cambiar todos tus hábitos y los de los que te rodean, pero una vez que definas qué cosas puedes hacer (por más pequeñas que sean, todo suma) será mucho más fácil comenzar.
  1. Desconecta los aparatos electrónicos cuando no estén en uso. Varios de estos aparatos tienen foquitos indicadores que se mantienen prendidos todo el tiempo. Estos pequeños focos consume energía aunque no lo creas.
  1. Aprovecha la luz natural. Muchas veces al entrar a una habitación, por costumbre prendemos la luz aun cuando ya no la necesitemos. Intenta hacerlo hasta que sea realmente necesario…. Y recuerda: Apaga la luz al salir del cuarto 😉
  1. Evita comprar múltiples botellas de agua (que generalmente son de plástico). Lo más fácil es tener un recipiente rellenable, el cual puedes usar todos los días y lavar súper fácil.
  1. Si te es imposible hacer de una vez la transición de bolsas de plásticos a bolsas de papel o reciclables, la solución es REUSAR las bolsas de plástico tanto como te sea posible. Aprovecha que ya tienes esas bolsitas de súper o diferentes compras para guardar cosas, transportar nuevas compras, etc.
  1. Cierra la llave cuando no la estés usando. En varios casos dejamos el agua correr mientras nos lavamos los dientes, nos enjabonamos las manos, lavamos platos, etc. Debemos empezar a hacer conciencia y cerrar el agua mientras que nos encargamos de otros asuntos y evitar así desperdiciarla.
  1. Imprime en letra más pequeña, en blanco y negro y en hojas de reúso. Si bien no siempre podemos evitar imprimir algunos archivos por el trabajo o algún trámite, sí podemos contaminar menos.
  1. Si usas aire acondicionado recuerda cerrar puertas y ventanas antes de prenderlo para evitar la fuga de aire y lograr estabilizar la temperatura mucho más rápido.
  1. Compra únicamente lo que vas a consumir. Es muy fácil comprar de más, sobre todo cuando vamos a hacer las compras con hambre… es un gran peligro porque se nos antoja todo. Procura comprar únicamente aquello que vas a usar.
  1. Referente al punto anterior, intenta hacer las compras de comida mínimo dos veces por semana, esto evitará que compres de más y tengas sobrantes que debas tirar a la basura.

Fuente: planbeemx.com

Reciclaje en el aula: 7 consejos

Hacerles entender cómo reciclar los residuos o mostrarles qué se puede hacer para preservar el entorno en el día a día, son algunas de las grandes enseñanzas que, gracias a la creación de un programa de reciclaje en el aula, podemos transmitir a los niños.

¿Cómo aplicar estas ideas en tu centro educativo? Te damos algunas propuestas, ¡toma nota!

1.Tratar la importancia de las tres R con los alumnos.

Enseñar a los niños que aplicando la regla de las tres R (Reducir, Reutilizar y Reciclar) ayudamos a desarrollar hábitos de consumo responsable y a concienciar sobre un mejor aprovechamiento de los residuos, beneficiando al medioambiente y a nosotros mismos.

2.Comenzar un sistema de reciclaje en el aula.

Los niños pueden decorar cajas de cartón para utilizarlas como contenedores de reciclaje. Cada caja debe identificar correctamente qué se debe introducir en cada una de ellas, para hacer un uso correcto y reciclar adecuadamente. Y, como todos sabemos, es fácil con nuestro código de color habitual:

  • Amarillo: para envases de plástico, latas y briks
  • Azul: para envases de cartón y papel
  • Verde: envases de vidrio

Con esta medida, aprenderán cómo deben reciclar ellos mismos los residuos que generan tanto dentro como fuera del aula.

3.Designar contenedores para guardar materiales de manualidades. 

Es interesante que los alumnos guarden los restos de papel, cartón, plástico, etc., para reutilizarlos en otras actividades y talleres de manualidades. Cuando los niños han utilizado sólo una cara de la hoja del papel, y no quieren guardar su trabajo, debemos motivarlos para que lo dejen en la caja identificada y así pueda ser utilizado en el futuro.

4.Reutilizar artículos que se puedan obtener de la cocina o de la cafetería del colegio. 

Con artículos que regularmente se desechan por completo, por ejemplo de la cafetería del colegio, puede mostrarse a los más pequeños cómo darles una segunda vida. Pueden ser cajas, bandejas de espuma y más envases que pueden reutilizarse de forma práctica y original. ¡Anímate a decorar tu clase con materiales reciclados!

5.Fomentar que los niños traigan artículos reciclables de su casa. 

Es aconsejable pedir a los padres que envíen envases específicos que se podrán reutilizar en los próximos talleres y actividades programadas, como cajas de zapatos, botellas de plástico vacías, etc.

6.Explicar la importancia de lavarse las manos después de reciclar los materiales. 

Es importante asegurarse de que los niños se laven las manos a fondo después de cada actividad.  ¿Por qué no vincular el aprendizaje de rutinas con el cuidado del entorno?

7.Organizar visitas a las plantas de reciclaje locales. 

Esta iniciativa ayudará a que los niños conozcan y comprendan, de forma completa, el sistema de separación de residuos de envase. Les concienciará sobre las repercusiones de nuestras acciones sobre el medioambiente y aprenderán a consumir de manera eficiente y sostenible.

Una sencilla excursión de gran valor ambiental, en la que sentirán su involucración con el cuidado del entorno al ver dónde terminan los materiales que han separado por cubos en su casa o en el colegio.

Echa un vistazo a nuestro programa EducaEnEco. Allí encontrarás diferentes recursos educativos para trabajar con tus alumnos valores medioambientales.

Fuente: amarilloverdeyazul.com

¿Qué es la educación ambiental?

El proceso de sociabilización por el cual una persona asimila y aprende conocimientos recibe el nombre de educación. Los métodos educativos suponen una concienciación cultural y conductual que se materializa en una serie de habilidades y valores.

Se conoce como medio ambiente o ambiente natural al entorno que incluye al paisaje, la flora, la fauna, el aire y el resto de los factores bióticos y abióticos que caracterizan a un determinado lugar.

La educación ambiental, por lo tanto, es la formación orientada a la enseñanza del funcionamiento de los ambientes naturales para que los seres humanos puedan adaptarse a ellos sin dañar a la naturaleza. Las personas deben aprender a llevar una vida sostenible que reduzca el impacto humano sobre el medio ambiente y que permita la subsistencia del planeta.

Cuando se estudia y se trabaja dentro de este tipo de educación se gira en torno a cuestiones que se consideran que son fundamentales para conseguir proteger nuestro entorno natural y para lograr así también una mejor calidad de vida. En este sentido, uno de los ejes de la citada educación ambiental es el conjunto de las llamadas energías renovables, gracias a las que cuales se intenta reducir la contaminación, disponer en todo momento de fuentes de energía y hacer uso de los recursos naturales para contar con ella.

La solar, la térmica, la eólica o la fotovoltaica son algunos de esos tipos de energías renovables que cada vez se están haciendo más presentes en todo el mundo ya que las mismas no tienen problema de acabarse pues utilizan como fuente tanto el Sol como el viento, por ejemplo.

Es importante subrayar el hecho de que a la hora de poner en marcha la educación ambiental la misma se tiene que sostener o ir desarrollándose una vez que las personas a las que se dirige aquella van descubriendo y adquiriendo conocimientos sobre cuestiones tales como la ecología, la contaminación, la ocupación de enclaves naturales, las amenazas que se ciernen sobre el entorno natural…

Reducir la contaminación, minimizar la generación de residuos, impulsar el reciclaje, evitar la sobreexplotación de los recursos y garantizar la supervivencia del resto de las especies son algunos de los objetivos de la educación ambiental.

Este tipo de educación debe tener en cuenta las distintas dinámicas sociales, culturales y económicas que hacen a la vida de una comunidad. El modelo de consumo y los métodos de producción suelen tener un impacto directo sobre el ecosistema y son las principales cuestiones que deben modificarse para alcanzar el desarrollo sostenible.

Actualmente se considera que el citado tipo de educación se sustenta en cuatro pilares fundamentales o se divide en cuatro niveles como son los fundamentos ecológicos, la concienciación conceptual, la investigación y evaluación de problemas así como la capacidad de acción.

La educación ambiental forma parte de los programas educativos de las escuelas, pero también es fomentada de manera informal o no sistematizada por campañas gubernamentales, proyectos de organizaciones civiles e iniciativas de empresas.

Fuente: definicion.de

Décimo aniversario Fundación Propagas

Carolina Jiménez
Santo Domingo

La Fundación Propagas celebró su décimo aniversario en un ambiente rodeado de la naturaleza y el cantar de los pajaritos, donde los invitados fueron recibidos por personajes icónicos de Eco-teatro interactivo de la entidad sin fines de lucro. Se trata de la Catedral del Bambú en el Jardín Botánico, un lugar que sirvió como escenario para valorar el gran aporte que ha hecho la Fundación en el cuidado del medioambiente y su misión de concienciar a la población, especialmente a niños y jóvenes sobre la preservación de la naturaleza y nuestra identidad.

Dentro del marco de la celebración, se presentó un audiovisual que recorre los proyectos y actividades que ha realizado la entidad durante sus diez años. Entre ellos están Programa Aprendemos, Diplomado de Educación Ambiental, Premio Greta a la Innovación Ambiental en la Escuela, Programa Pequeños Científicos, Concurso Literario Letra Natural, Plan de Rescate del Parque Nacional Valle Nuevo y la reubicación de 51 campesinos al complejo habitacional Villa Poppy.

Rosa Margarita Bonetti de Santana, presidente de Fundación Propagas, resaltó que los primeros diez años significan un nuevo punto de partida y un impulso renovado para abordar los grandes retos que se tienen por delante.

“De cara al futuro, reiteramos nuestro compromiso de continuar aportando el talento de nuestro equipo humano y los recursos para apoyar la construcción de un espacio de aprendizaje permanente, transversal, que prepare a los estudiantes para afrontar los cambios que se producen en un mundo de rápida evolución”, manifestó.

Reconocimiento a Plan LEA

Luego de las palabras de Bonetti, se procedió a la entrega de reconocimientos a diversos colaboradores y aliados estratégicos, dentro de los que se premió al programa prensaescuela de LISTÍN DIARIO, Plan LEA, por el acompañamiento a la entidad sin fines de lucro en la implementación de los programas ambientales y educativos impactando de manera positiva en la educación ambiental del país.

(+)
LOGROS DE LA FUNDACIÓN PROPAGAS A LO LARGO DE 10 AÑOS

Según el Informe Anual 2018, la entidad ha cumplido el sueño de trabajar de la mano con el Ministerio de Educación (MINERD) a través del acuerdo de cogestión y colaboración interinstitucional firmado entre ambas instituciones el 3 de julio de 2018.

Con este acuerdo la Fundación se compromete a desarrollar de manera coordinada un conjunto de iniciativas dirigidas a fortalecer y hacer más eficientes y eficaces las políticas públicas del MINERD, brindando acompañamiento sistemático a las Direcciones Regionales, Distritales y a la comunidad educativa en 31 centros educativos públicos con el fin de crear centros de innovación y excelencia educativa.

Día Mundial del Medio Ambiente: 2018, el año en que el fin de los plásticos se hizo lema

Cada año se celebra el 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente. Refrendado por la ONU, la jornada en 2018 se dedica a la necesidad de poner fin al uso de plásticos

La guerra contra el plástico no ha hecho más que empezar. Después de que la Comisión Europea lanzara en 2015 su normativa para reducir el uso de las bolsas de plástico ligeras, el organismo anunció nuevas medidas para continuar menguando el uso de este material difícilmente degradable con la intención de frenar sus efectos en el medio ambiente.

Bolsas de plástico, pajitas y platos reutilizables, cubiertos para el picnic y bastoncillos para los oídos: todo este plástico tiene los días contados. El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, aseguró hace solo una semana que son necesarias medidas contundentes para frenar el consumo de plásticos, que no solo contaminan sino que también penetran en nuestros cuerpos en forma de microplásticos. Y precisamente esta necesidad es la que se presenta en 2018 como lema del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra cada año el 5 de junio.

¿Por qué en esta fecha? Porque era una fecha para celebrar: el 5 de junio de 1972 se celebró en la capital de Suecia la primera gran conferencia sobre cuestiones relativas al medio ambiente, auspiciada bajo el paraguas de las Naciones Unidas y conocida como la Conferencia sobre el Medio Humano, cuyo objetivo era forjar una visión común sobre los aspectos básicos de la protección y la mejora del medio humano.

La Asamblea General de la ONU aprobó ese mismo año, en el mes de diciembre, que se dedicara esa jornada a la promoción de actividades que reafirmen la preocupación global por la protección del medio ambiente. Este año el lema del día es ‘Sin contaminación por plástico’, muy apropiado si se tiene en cuenta que el 1 de julio será el último día que los comercios podrán dar bolsas de plástico gratis en España. También si se recuerdan las muchas fotos que se han publicado en los últimos años de multitud de animales enganchados a bolsas o jugando con artículos de plástico. Los datos recogidos por la ONU no son nada alentadores:

→ Cada año se vierten a los océanos 13 millones de toneladas de plásticos, lo que amenaza a la vida marina y humana y destruye los ecosistemas naturales.

→ En total, cada año se utilizan cinco billones de bolsas de plástico.

→ Cada minuto se compran en todo el mundo un millón de botellas de plástico.

Además, más de 100.000 animales marinos mueren al año a causa del plástico, que necesita hasta un siglo para degradarse en el medio ambiente. El objetivo del Día Mundial del Medio Ambiente de 2018 es el de inspirar soluciones que lleven a un cambio sostenible en las actividades iniciales de la cadena de suministro.

Bolsas de rafia y botellas de cristal

Entre muchas otras iniciativas que se pueden llevar a cabo para conseguir este objetivo, ONU Medio Ambiente propone un cambio de hábitos en el día a día que pueden ayudar a reducir “la pesada carga de la contaminación de los plásticos en la naturaleza, en la vida silvestre y sobre la propia salud”. Desde el organismo sostienen que el ser humano depende “demasiado” del plástico de un solo uso o desechable, y que esto tiene “graves consecuencias medioambientales”. ¿Cómo se puede hacer?

Rechazando todo lo que no se puede volver a utilizar: los vasos y botellas de plástico, que se pueden cambiar por botellas de cristal o tazas; los envases de un solo uso —como los yogures— o las bolsas no reutilizables. Ante la inminencia de la prohibición del uso de bolsas de plástico en los comercios, algunas superficies como Lidl han propuesto como alternativas las grandes bolsas de rafia —una fibra sintética de usos múltiples— o las bolsas de papel.

Combatir el cambio climático global es el principal objetivo de esta ley que, en el caso de ser aprobada por el Senado, también ayudará a llevar la comprensión ambiental a las generaciones futuras y a promover nuevas iniciativas ecológicas.

Fuente:abc.es

La Amazonia brasileña: 30% de la biodiversidad del mundo

La línea del ecuador cruza el estado de Amazonas, lo que hace que predomine el clima ecuatorial, caracterizado por temperaturas medias entre 24° y 26° C y lluvias abundantes durante todo el año.

La región concentra gran diversidad de plantas medicinales, comestibles, oleaginosas y colorantes, muchas de las cuales todavía no han sido explotadas científicamente. En tierra firme se encuentran grandes árboles de madera de ley de la Amazonia. En algunos lugares las copas de los árboles son tan grandes que impiden el paso de hasta el 95% de la luz del sol.

La fauna de la región incluye felinos, roedores, aves, quelonios y primates. Algunas especies se encuentran en peligro de extinción y están siendo protegidas.

En la cuenca amazónica se concentra la mitad de los veinte mayores ríos del mundo que representa una quinta parte de toda la reserva de agua dulce del planeta. Sus ríos, condicionados al régimen de lluvias, constituyen prácticamente las únicas vías de transporte de la zona. Hay más de 20.000 kms de vías fluviales navegables.

El río Amazonas es el más extenso del planeta y el primero en volumen de agua (100.000 m3). Nace en Perú, con el nombre de Vilcanota, Solimões cuando entra en Brasil y, al confluir con el río Negro, en las proximidades de Manaus, recibe el nombre de Amazonas. En algunos tramos tiene una anchura de 10 kms. y una profundidad de 100 m.

Entre las múltiples áreas protegidas del estado de Amazonas, están el Parque Nacional do Pico da Neblina y el Parque Ecológico de Janauary. Éste posee vegetación de tierra firme, de igapós y la vegetación típica. En Amazonas se encuentra también el Parque Nacional de Jaú, la mayor reserva forestal del continente y área próxima a Anavilhanas, el mayor archipiélago fluvial del mundo.

El turismo ecológico y de naturaleza (ecoturismo) es el gran atractivo de las rutas de viajes por la Amazonia. Hay muchos programas acompañados de guías especializados. El estado de Amazonas ha sido pionero en la instalación de hoteles en la selva, llamados lodges, construidos a orillas de los ríos o flotando sobre las aguas de un lago en medio de la selva.

Manaus, en los primeros años del siglo XX, la ciudad de Manaus, capital del Amazonas gozó de una gran opulencia y fue el más importante centro cultural del Norte de Brasil. Los antiguos señores del caucho soñaban en transformarla en una ciudad de estilo europeo y la denominaron “Paris de los Trópicos”. La arquitectura de sus mansiones confirma el lujo y la ostentación en que vivían sus habitantes.

Fuente: brasilalacarta.com

10 pasos para empezar una vida sustentable

Muchas veces sentimos la necesidad de ayudar a nuestro medio ambiente y no sabemos cómo. Creemos que las posibles alternativas que tenemos son difíciles de mantener, costosas económicamente, tediosas, que nos consumirán mucho tiempo etc. Es por eso que te quiero compartir 10 sencillos pasos que te ayudarán a llevar una vida mucho más sustentable y poco a poco sentirás la necesidad de hacer muchas cosas más.

  1. Lo más importante para arrancar es evaluar qué puedo hacer yo mismo… qué pequeños pasos puedo dar para arrancar este camino. No debes esperar que en la primera semana logres cambiar todos tus hábitos y los de los que te rodean, pero una vez que definas qué cosas puedes hacer (por más pequeñas que sean, todo suma) será mucho más fácil comenzar.
  1. Desconecta los aparatos electrónicos cuando no estén en uso. Varios de estos aparatos tienen foquitos indicadores que se mantienen prendidos todo el tiempo. Estos pequeños focos consume energía aunque no lo creas.
  1. Aprovecha la luz natural. Muchas veces al entrar a una habitación, por costumbre prendemos la luz aun cuando ya no la necesitemos. Intenta hacerlo hasta que sea realmente necesario…. Y recuerda: Apaga la luz al salir del cuarto 😉
  1. Evita comprar múltiples botellas de agua (que generalmente son de plástico). Lo más fácil es tener un recipiente rellenable, el cual puedes usar todos los días y lavar súper fácil.
  1. Si te es imposible hacer de una vez la transición de bolsas de plásticos a bolsas de papel o reciclables, la solución es REUSAR las bolsas de plástico tanto como te sea posible. Aprovecha que ya tienes esas bolsitas de súper o diferentes compras para guardar cosas, transportar nuevas compras, etc.
  1. Cierra la llave cuando no la estés usando. En varios casos dejamos el agua correr mientras nos lavamos los dientes, nos enjabonamos las manos, lavamos platos, etc. Debemos empezar a hacer conciencia y cerrar el agua mientras que nos encargamos de otros asuntos y evitar así desperdiciarla.
  1. Imprime en letra más pequeña, en blanco y negro y en hojas de reúso. Si bien no siempre podemos evitar imprimir algunos archivos por el trabajo o algún trámite, sí podemos contaminar menos.
  1. Si usas aire acondicionado recuerda cerrar puertas y ventanas antes de prenderlo para evitar la fuga de aire y lograr estabilizar la temperatura mucho más rápido.
  1. Compra únicamente lo que vas a consumir. Es muy fácil comprar de más, sobre todo cuando vamos a hacer las compras con hambre… es un gran peligro porque se nos antoja todo. Procura comprar únicamente aquello que vas a usar.
  1. Referente al punto anterior, intenta hacer las compras de comida mínimo dos veces por semana, esto evitará que compres de más y tengas sobrantes que debas tirar a la basura.

Fuente: planbeemx.com

Reciclaje en el aula: 7 consejos

Hacerles entender cómo reciclar los residuos o mostrarles qué se puede hacer para preservar el entorno en el día a día, son algunas de las grandes enseñanzas que, gracias a la creación de un programa de reciclaje en el aula, podemos transmitir a los niños.

¿Cómo aplicar estas ideas en tu centro educativo? Te damos algunas propuestas, ¡toma nota!

1.Tratar la importancia de las tres R con los alumnos.

Enseñar a los niños que aplicando la regla de las tres R (Reducir, Reutilizar y Reciclar) ayudamos a desarrollar hábitos de consumo responsable y a concienciar sobre un mejor aprovechamiento de los residuos, beneficiando al medioambiente y a nosotros mismos.

2.Comenzar un sistema de reciclaje en el aula.

Los niños pueden decorar cajas de cartón para utilizarlas como contenedores de reciclaje. Cada caja debe identificar correctamente qué se debe introducir en cada una de ellas, para hacer un uso correcto y reciclar adecuadamente. Y, como todos sabemos, es fácil con nuestro código de color habitual:

  • Amarillo: para envases de plástico, latas y briks
  • Azul: para envases de cartón y papel
  • Verde: envases de vidrio

Con esta medida, aprenderán cómo deben reciclar ellos mismos los residuos que generan tanto dentro como fuera del aula.

3.Designar contenedores para guardar materiales de manualidades. 

Es interesante que los alumnos guarden los restos de papel, cartón, plástico, etc., para reutilizarlos en otras actividades y talleres de manualidades. Cuando los niños han utilizado sólo una cara de la hoja del papel, y no quieren guardar su trabajo, debemos motivarlos para que lo dejen en la caja identificada y así pueda ser utilizado en el futuro.

4.Reutilizar artículos que se puedan obtener de la cocina o de la cafetería del colegio. 

Con artículos que regularmente se desechan por completo, por ejemplo de la cafetería del colegio, puede mostrarse a los más pequeños cómo darles una segunda vida. Pueden ser cajas, bandejas de espuma y más envases que pueden reutilizarse de forma práctica y original. ¡Anímate a decorar tu clase con materiales reciclados!

5.Fomentar que los niños traigan artículos reciclables de su casa. 

Es aconsejable pedir a los padres que envíen envases específicos que se podrán reutilizar en los próximos talleres y actividades programadas, como cajas de zapatos, botellas de plástico vacías, etc.

6.Explicar la importancia de lavarse las manos después de reciclar los materiales. 

Es importante asegurarse de que los niños se laven las manos a fondo después de cada actividad.  ¿Por qué no vincular el aprendizaje de rutinas con el cuidado del entorno?

7.Organizar visitas a las plantas de reciclaje locales. 

Esta iniciativa ayudará a que los niños conozcan y comprendan, de forma completa, el sistema de separación de residuos de envase. Les concienciará sobre las repercusiones de nuestras acciones sobre el medioambiente y aprenderán a consumir de manera eficiente y sostenible.

Una sencilla excursión de gran valor ambiental, en la que sentirán su involucración con el cuidado del entorno al ver dónde terminan los materiales que han separado por cubos en su casa o en el colegio.

Echa un vistazo a nuestro programa EducaEnEco. Allí encontrarás diferentes recursos educativos para trabajar con tus alumnos valores medioambientales.

Fuente: amarilloverdeyazul.com

¿Qué es la educación ambiental?

El proceso de sociabilización por el cual una persona asimila y aprende conocimientos recibe el nombre de educación. Los métodos educativos suponen una concienciación cultural y conductual que se materializa en una serie de habilidades y valores.

Se conoce como medio ambiente o ambiente natural al entorno que incluye al paisaje, la flora, la fauna, el aire y el resto de los factores bióticos y abióticos que caracterizan a un determinado lugar.

La educación ambiental, por lo tanto, es la formación orientada a la enseñanza del funcionamiento de los ambientes naturales para que los seres humanos puedan adaptarse a ellos sin dañar a la naturaleza. Las personas deben aprender a llevar una vida sostenible que reduzca el impacto humano sobre el medio ambiente y que permita la subsistencia del planeta.

Cuando se estudia y se trabaja dentro de este tipo de educación se gira en torno a cuestiones que se consideran que son fundamentales para conseguir proteger nuestro entorno natural y para lograr así también una mejor calidad de vida. En este sentido, uno de los ejes de la citada educación ambiental es el conjunto de las llamadas energías renovables, gracias a las que cuales se intenta reducir la contaminación, disponer en todo momento de fuentes de energía y hacer uso de los recursos naturales para contar con ella.

La solar, la térmica, la eólica o la fotovoltaica son algunos de esos tipos de energías renovables que cada vez se están haciendo más presentes en todo el mundo ya que las mismas no tienen problema de acabarse pues utilizan como fuente tanto el Sol como el viento, por ejemplo.

Es importante subrayar el hecho de que a la hora de poner en marcha la educación ambiental la misma se tiene que sostener o ir desarrollándose una vez que las personas a las que se dirige aquella van descubriendo y adquiriendo conocimientos sobre cuestiones tales como la ecología, la contaminación, la ocupación de enclaves naturales, las amenazas que se ciernen sobre el entorno natural…

Reducir la contaminación, minimizar la generación de residuos, impulsar el reciclaje, evitar la sobreexplotación de los recursos y garantizar la supervivencia del resto de las especies son algunos de los objetivos de la educación ambiental.

Este tipo de educación debe tener en cuenta las distintas dinámicas sociales, culturales y económicas que hacen a la vida de una comunidad. El modelo de consumo y los métodos de producción suelen tener un impacto directo sobre el ecosistema y son las principales cuestiones que deben modificarse para alcanzar el desarrollo sostenible.

Actualmente se considera que el citado tipo de educación se sustenta en cuatro pilares fundamentales o se divide en cuatro niveles como son los fundamentos ecológicos, la concienciación conceptual, la investigación y evaluación de problemas así como la capacidad de acción.

La educación ambiental forma parte de los programas educativos de las escuelas, pero también es fomentada de manera informal o no sistematizada por campañas gubernamentales, proyectos de organizaciones civiles e iniciativas de empresas.

Fuente: definicion.de

Décimo aniversario Fundación Propagas

Carolina Jiménez
Santo Domingo

La Fundación Propagas celebró su décimo aniversario en un ambiente rodeado de la naturaleza y el cantar de los pajaritos, donde los invitados fueron recibidos por personajes icónicos de Eco-teatro interactivo de la entidad sin fines de lucro. Se trata de la Catedral del Bambú en el Jardín Botánico, un lugar que sirvió como escenario para valorar el gran aporte que ha hecho la Fundación en el cuidado del medioambiente y su misión de concienciar a la población, especialmente a niños y jóvenes sobre la preservación de la naturaleza y nuestra identidad.

Dentro del marco de la celebración, se presentó un audiovisual que recorre los proyectos y actividades que ha realizado la entidad durante sus diez años. Entre ellos están Programa Aprendemos, Diplomado de Educación Ambiental, Premio Greta a la Innovación Ambiental en la Escuela, Programa Pequeños Científicos, Concurso Literario Letra Natural, Plan de Rescate del Parque Nacional Valle Nuevo y la reubicación de 51 campesinos al complejo habitacional Villa Poppy.

Rosa Margarita Bonetti de Santana, presidente de Fundación Propagas, resaltó que los primeros diez años significan un nuevo punto de partida y un impulso renovado para abordar los grandes retos que se tienen por delante.

“De cara al futuro, reiteramos nuestro compromiso de continuar aportando el talento de nuestro equipo humano y los recursos para apoyar la construcción de un espacio de aprendizaje permanente, transversal, que prepare a los estudiantes para afrontar los cambios que se producen en un mundo de rápida evolución”, manifestó.

Reconocimiento a Plan LEA

Luego de las palabras de Bonetti, se procedió a la entrega de reconocimientos a diversos colaboradores y aliados estratégicos, dentro de los que se premió al programa prensaescuela de LISTÍN DIARIO, Plan LEA, por el acompañamiento a la entidad sin fines de lucro en la implementación de los programas ambientales y educativos impactando de manera positiva en la educación ambiental del país.

(+)
LOGROS DE LA FUNDACIÓN PROPAGAS A LO LARGO DE 10 AÑOS

Según el Informe Anual 2018, la entidad ha cumplido el sueño de trabajar de la mano con el Ministerio de Educación (MINERD) a través del acuerdo de cogestión y colaboración interinstitucional firmado entre ambas instituciones el 3 de julio de 2018.

Con este acuerdo la Fundación se compromete a desarrollar de manera coordinada un conjunto de iniciativas dirigidas a fortalecer y hacer más eficientes y eficaces las políticas públicas del MINERD, brindando acompañamiento sistemático a las Direcciones Regionales, Distritales y a la comunidad educativa en 31 centros educativos públicos con el fin de crear centros de innovación y excelencia educativa.

Día Mundial del Medio Ambiente: 2018, el año en que el fin de los plásticos se hizo lema

Cada año se celebra el 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente. Refrendado por la ONU, la jornada en 2018 se dedica a la necesidad de poner fin al uso de plásticos

La guerra contra el plástico no ha hecho más que empezar. Después de que la Comisión Europea lanzara en 2015 su normativa para reducir el uso de las bolsas de plástico ligeras, el organismo anunció nuevas medidas para continuar menguando el uso de este material difícilmente degradable con la intención de frenar sus efectos en el medio ambiente.

Bolsas de plástico, pajitas y platos reutilizables, cubiertos para el picnic y bastoncillos para los oídos: todo este plástico tiene los días contados. El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, aseguró hace solo una semana que son necesarias medidas contundentes para frenar el consumo de plásticos, que no solo contaminan sino que también penetran en nuestros cuerpos en forma de microplásticos. Y precisamente esta necesidad es la que se presenta en 2018 como lema del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra cada año el 5 de junio.

¿Por qué en esta fecha? Porque era una fecha para celebrar: el 5 de junio de 1972 se celebró en la capital de Suecia la primera gran conferencia sobre cuestiones relativas al medio ambiente, auspiciada bajo el paraguas de las Naciones Unidas y conocida como la Conferencia sobre el Medio Humano, cuyo objetivo era forjar una visión común sobre los aspectos básicos de la protección y la mejora del medio humano.

La Asamblea General de la ONU aprobó ese mismo año, en el mes de diciembre, que se dedicara esa jornada a la promoción de actividades que reafirmen la preocupación global por la protección del medio ambiente. Este año el lema del día es ‘Sin contaminación por plástico’, muy apropiado si se tiene en cuenta que el 1 de julio será el último día que los comercios podrán dar bolsas de plástico gratis en España. También si se recuerdan las muchas fotos que se han publicado en los últimos años de multitud de animales enganchados a bolsas o jugando con artículos de plástico. Los datos recogidos por la ONU no son nada alentadores:

→ Cada año se vierten a los océanos 13 millones de toneladas de plásticos, lo que amenaza a la vida marina y humana y destruye los ecosistemas naturales.

→ En total, cada año se utilizan cinco billones de bolsas de plástico.

→ Cada minuto se compran en todo el mundo un millón de botellas de plástico.

Además, más de 100.000 animales marinos mueren al año a causa del plástico, que necesita hasta un siglo para degradarse en el medio ambiente. El objetivo del Día Mundial del Medio Ambiente de 2018 es el de inspirar soluciones que lleven a un cambio sostenible en las actividades iniciales de la cadena de suministro.

Bolsas de rafia y botellas de cristal

Entre muchas otras iniciativas que se pueden llevar a cabo para conseguir este objetivo, ONU Medio Ambiente propone un cambio de hábitos en el día a día que pueden ayudar a reducir “la pesada carga de la contaminación de los plásticos en la naturaleza, en la vida silvestre y sobre la propia salud”. Desde el organismo sostienen que el ser humano depende “demasiado” del plástico de un solo uso o desechable, y que esto tiene “graves consecuencias medioambientales”. ¿Cómo se puede hacer?

Rechazando todo lo que no se puede volver a utilizar: los vasos y botellas de plástico, que se pueden cambiar por botellas de cristal o tazas; los envases de un solo uso —como los yogures— o las bolsas no reutilizables. Ante la inminencia de la prohibición del uso de bolsas de plástico en los comercios, algunas superficies como Lidl han propuesto como alternativas las grandes bolsas de rafia —una fibra sintética de usos múltiples— o las bolsas de papel.

Fuente: elconfidencial.com

Feliz Día Mundial del Medio Ambiente

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio ambiente. La selección de este día para instaurar esta celebración no es casualidad, y está determinada por la Asamblea General de Naciones Unidas. La Asamblea General estableció en 1972 que, a partir de 1973, todos los 5 de junio fueran el Día Mundial del Medio Ambiente como recuerdo a la Conferencia de Estocolmo, celebrada en 1972, cuyo principal tema de debate fue el medio Ambiente, y fue una de las primeras veces en las que los Estados debatieron sobre los problemas que causa la degradación ambiental y el cambio climático.

Mucho ha llovido desde aquella primera celebración en 1973 y, hoy en día, la mayoría de los países del mundo e instituciones han desarrollado conciencia medioambiental y trabajan de forma activa en la lucha contra el cambio climático, la desertización, la deforestación, o la destrucción de los fondos marinos y los océanos.

Los objetivos principales de esta celebración son varios, aunque cabe destacar la concienciación como elemento fundamental. Naturalmente, el objetivo no es que en un único día se realicen actividades encaminadas al respecto del medio. Sin embargo, estas actividades sí que tienen el poder de crear conciencia ciudadana y hacer que diferentes personas a lo largo del planeta adopten hábitos de vida responsable y sostenible, por lo que su labor va más allá del propio 5 de junio.

El Día Mundial del Medio Ambiente tiene cada año un país anfitrión diferente y, en 2017, ese país es Canadá. Se trata de uno de los países del planeta con una mayor riqueza natural, especialmente forestal, donde destacan sus parques naturales. Con el objetivo de promover el conocimiento y disfrute de estos espacios naturales, el país está llevando a cabo actos encaminados a concienciar y fomentar el respeto de esos santuarios naturales.

No en vano, el eslogan de este año es “Conectar a las personas con la naturaleza”, ya que se entiende que es necesario recuperar la conexión del ser humano con la naturaleza del mismo modo que se tenía en generaciones pasadas. Se trata, sin duda, de una buena iniciativa que, como todos los años, servirá para recordarnos, aunque solo sea una vez cada 5 de junio, la importancia del medio ambiente y de la naturaleza en nuestras vidas; para recordarnos que, por mucho que avance la ciencia y por mucho que avance la tecnología, sin la naturaleza y el medio ambiente, no tenemos nada.

Fuente: es.blastingnews.com