Entradas

¿Qué es la educación ambiental?

El proceso de sociabilización por el cual una persona asimila y aprende conocimientos recibe el nombre de educación. Los métodos educativos suponen una concienciación cultural y conductual que se materializa en una serie de habilidades y valores.

Se conoce como medio ambiente o ambiente natural al entorno que incluye al paisaje, la flora, la fauna, el aire y el resto de los factores bióticos y abióticos que caracterizan a un determinado lugar.

La educación ambiental, por lo tanto, es la formación orientada a la enseñanza del funcionamiento de los ambientes naturales para que los seres humanos puedan adaptarse a ellos sin dañar a la naturaleza. Las personas deben aprender a llevar una vida sostenible que reduzca el impacto humano sobre el medio ambiente y que permita la subsistencia del planeta.

Cuando se estudia y se trabaja dentro de este tipo de educación se gira en torno a cuestiones que se consideran que son fundamentales para conseguir proteger nuestro entorno natural y para lograr así también una mejor calidad de vida. En este sentido, uno de los ejes de la citada educación ambiental es el conjunto de las llamadas energías renovables, gracias a las que cuales se intenta reducir la contaminación, disponer en todo momento de fuentes de energía y hacer uso de los recursos naturales para contar con ella.

La solar, la térmica, la eólica o la fotovoltaica son algunos de esos tipos de energías renovables que cada vez se están haciendo más presentes en todo el mundo ya que las mismas no tienen problema de acabarse pues utilizan como fuente tanto el Sol como el viento, por ejemplo.

Es importante subrayar el hecho de que a la hora de poner en marcha la educación ambiental la misma se tiene que sostener o ir desarrollándose una vez que las personas a las que se dirige aquella van descubriendo y adquiriendo conocimientos sobre cuestiones tales como la ecología, la contaminación, la ocupación de enclaves naturales, las amenazas que se ciernen sobre el entorno natural…

Reducir la contaminación, minimizar la generación de residuos, impulsar el reciclaje, evitar la sobreexplotación de los recursos y garantizar la supervivencia del resto de las especies son algunos de los objetivos de la educación ambiental.

Este tipo de educación debe tener en cuenta las distintas dinámicas sociales, culturales y económicas que hacen a la vida de una comunidad. El modelo de consumo y los métodos de producción suelen tener un impacto directo sobre el ecosistema y son las principales cuestiones que deben modificarse para alcanzar el desarrollo sostenible.

Actualmente se considera que el citado tipo de educación se sustenta en cuatro pilares fundamentales o se divide en cuatro niveles como son los fundamentos ecológicos, la concienciación conceptual, la investigación y evaluación de problemas así como la capacidad de acción.

La educación ambiental forma parte de los programas educativos de las escuelas, pero también es fomentada de manera informal o no sistematizada por campañas gubernamentales, proyectos de organizaciones civiles e iniciativas de empresas.

Fuente: definicion.de

Décimo aniversario Fundación Propagas

Carolina Jiménez
Santo Domingo

La Fundación Propagas celebró su décimo aniversario en un ambiente rodeado de la naturaleza y el cantar de los pajaritos, donde los invitados fueron recibidos por personajes icónicos de Eco-teatro interactivo de la entidad sin fines de lucro. Se trata de la Catedral del Bambú en el Jardín Botánico, un lugar que sirvió como escenario para valorar el gran aporte que ha hecho la Fundación en el cuidado del medioambiente y su misión de concienciar a la población, especialmente a niños y jóvenes sobre la preservación de la naturaleza y nuestra identidad.

Dentro del marco de la celebración, se presentó un audiovisual que recorre los proyectos y actividades que ha realizado la entidad durante sus diez años. Entre ellos están Programa Aprendemos, Diplomado de Educación Ambiental, Premio Greta a la Innovación Ambiental en la Escuela, Programa Pequeños Científicos, Concurso Literario Letra Natural, Plan de Rescate del Parque Nacional Valle Nuevo y la reubicación de 51 campesinos al complejo habitacional Villa Poppy.

Rosa Margarita Bonetti de Santana, presidente de Fundación Propagas, resaltó que los primeros diez años significan un nuevo punto de partida y un impulso renovado para abordar los grandes retos que se tienen por delante.

“De cara al futuro, reiteramos nuestro compromiso de continuar aportando el talento de nuestro equipo humano y los recursos para apoyar la construcción de un espacio de aprendizaje permanente, transversal, que prepare a los estudiantes para afrontar los cambios que se producen en un mundo de rápida evolución”, manifestó.

Reconocimiento a Plan LEA

Luego de las palabras de Bonetti, se procedió a la entrega de reconocimientos a diversos colaboradores y aliados estratégicos, dentro de los que se premió al programa prensaescuela de LISTÍN DIARIO, Plan LEA, por el acompañamiento a la entidad sin fines de lucro en la implementación de los programas ambientales y educativos impactando de manera positiva en la educación ambiental del país.

(+)
LOGROS DE LA FUNDACIÓN PROPAGAS A LO LARGO DE 10 AÑOS

Según el Informe Anual 2018, la entidad ha cumplido el sueño de trabajar de la mano con el Ministerio de Educación (MINERD) a través del acuerdo de cogestión y colaboración interinstitucional firmado entre ambas instituciones el 3 de julio de 2018.

Con este acuerdo la Fundación se compromete a desarrollar de manera coordinada un conjunto de iniciativas dirigidas a fortalecer y hacer más eficientes y eficaces las políticas públicas del MINERD, brindando acompañamiento sistemático a las Direcciones Regionales, Distritales y a la comunidad educativa en 31 centros educativos públicos con el fin de crear centros de innovación y excelencia educativa.

Día Mundial del Medio Ambiente: 2018, el año en que el fin de los plásticos se hizo lema

Cada año se celebra el 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente. Refrendado por la ONU, la jornada en 2018 se dedica a la necesidad de poner fin al uso de plásticos

La guerra contra el plástico no ha hecho más que empezar. Después de que la Comisión Europea lanzara en 2015 su normativa para reducir el uso de las bolsas de plástico ligeras, el organismo anunció nuevas medidas para continuar menguando el uso de este material difícilmente degradable con la intención de frenar sus efectos en el medio ambiente.

Bolsas de plástico, pajitas y platos reutilizables, cubiertos para el picnic y bastoncillos para los oídos: todo este plástico tiene los días contados. El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, aseguró hace solo una semana que son necesarias medidas contundentes para frenar el consumo de plásticos, que no solo contaminan sino que también penetran en nuestros cuerpos en forma de microplásticos. Y precisamente esta necesidad es la que se presenta en 2018 como lema del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra cada año el 5 de junio.

¿Por qué en esta fecha? Porque era una fecha para celebrar: el 5 de junio de 1972 se celebró en la capital de Suecia la primera gran conferencia sobre cuestiones relativas al medio ambiente, auspiciada bajo el paraguas de las Naciones Unidas y conocida como la Conferencia sobre el Medio Humano, cuyo objetivo era forjar una visión común sobre los aspectos básicos de la protección y la mejora del medio humano.

La Asamblea General de la ONU aprobó ese mismo año, en el mes de diciembre, que se dedicara esa jornada a la promoción de actividades que reafirmen la preocupación global por la protección del medio ambiente. Este año el lema del día es ‘Sin contaminación por plástico’, muy apropiado si se tiene en cuenta que el 1 de julio será el último día que los comercios podrán dar bolsas de plástico gratis en España. También si se recuerdan las muchas fotos que se han publicado en los últimos años de multitud de animales enganchados a bolsas o jugando con artículos de plástico. Los datos recogidos por la ONU no son nada alentadores:

→ Cada año se vierten a los océanos 13 millones de toneladas de plásticos, lo que amenaza a la vida marina y humana y destruye los ecosistemas naturales.

→ En total, cada año se utilizan cinco billones de bolsas de plástico.

→ Cada minuto se compran en todo el mundo un millón de botellas de plástico.

Además, más de 100.000 animales marinos mueren al año a causa del plástico, que necesita hasta un siglo para degradarse en el medio ambiente. El objetivo del Día Mundial del Medio Ambiente de 2018 es el de inspirar soluciones que lleven a un cambio sostenible en las actividades iniciales de la cadena de suministro.

Bolsas de rafia y botellas de cristal

Entre muchas otras iniciativas que se pueden llevar a cabo para conseguir este objetivo, ONU Medio Ambiente propone un cambio de hábitos en el día a día que pueden ayudar a reducir “la pesada carga de la contaminación de los plásticos en la naturaleza, en la vida silvestre y sobre la propia salud”. Desde el organismo sostienen que el ser humano depende “demasiado” del plástico de un solo uso o desechable, y que esto tiene “graves consecuencias medioambientales”. ¿Cómo se puede hacer?

Rechazando todo lo que no se puede volver a utilizar: los vasos y botellas de plástico, que se pueden cambiar por botellas de cristal o tazas; los envases de un solo uso —como los yogures— o las bolsas no reutilizables. Ante la inminencia de la prohibición del uso de bolsas de plástico en los comercios, algunas superficies como Lidl han propuesto como alternativas las grandes bolsas de rafia —una fibra sintética de usos múltiples— o las bolsas de papel.

Fuente: elconfidencial.com

Feliz Día Mundial del Medio Ambiente

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio ambiente. La selección de este día para instaurar esta celebración no es casualidad, y está determinada por la Asamblea General de Naciones Unidas. La Asamblea General estableció en 1972 que, a partir de 1973, todos los 5 de junio fueran el Día Mundial del Medio Ambiente como recuerdo a la Conferencia de Estocolmo, celebrada en 1972, cuyo principal tema de debate fue el medio Ambiente, y fue una de las primeras veces en las que los Estados debatieron sobre los problemas que causa la degradación ambiental y el cambio climático.

Mucho ha llovido desde aquella primera celebración en 1973 y, hoy en día, la mayoría de los países del mundo e instituciones han desarrollado conciencia medioambiental y trabajan de forma activa en la lucha contra el cambio climático, la desertización, la deforestación, o la destrucción de los fondos marinos y los océanos.

Los objetivos principales de esta celebración son varios, aunque cabe destacar la concienciación como elemento fundamental. Naturalmente, el objetivo no es que en un único día se realicen actividades encaminadas al respecto del medio. Sin embargo, estas actividades sí que tienen el poder de crear conciencia ciudadana y hacer que diferentes personas a lo largo del planeta adopten hábitos de vida responsable y sostenible, por lo que su labor va más allá del propio 5 de junio.

El Día Mundial del Medio Ambiente tiene cada año un país anfitrión diferente y, en 2017, ese país es Canadá. Se trata de uno de los países del planeta con una mayor riqueza natural, especialmente forestal, donde destacan sus parques naturales. Con el objetivo de promover el conocimiento y disfrute de estos espacios naturales, el país está llevando a cabo actos encaminados a concienciar y fomentar el respeto de esos santuarios naturales.

No en vano, el eslogan de este año es “Conectar a las personas con la naturaleza”, ya que se entiende que es necesario recuperar la conexión del ser humano con la naturaleza del mismo modo que se tenía en generaciones pasadas. Se trata, sin duda, de una buena iniciativa que, como todos los años, servirá para recordarnos, aunque solo sea una vez cada 5 de junio, la importancia del medio ambiente y de la naturaleza en nuestras vidas; para recordarnos que, por mucho que avance la ciencia y por mucho que avance la tecnología, sin la naturaleza y el medio ambiente, no tenemos nada.

Fuente: es.blastingnews.com

Qué árboles puedes plantar según la zona y el espacio

Hoy es el Día Nacional del Árbol en la República Dominicana y es preciso concienciar sobre el árbol en una media isla cuyo principal tesoro es la naturaleza. El país depende de los árboles para obtener el agua, suelo protegido y prevenir el efecto invernadero, entre otros muchos beneficios. Por esto es mandatorio cuidar las áreas protegidas.

A los fines de  reforestar, los ecólogos y medioambientalistas recomiendan que sea con especies endémicas o nativas entre las que se cuentan: el guayacán, pino criollo, ébano verde, palma real, caya y la caoba, que es el árbol nacional.

Es importante considerar también los endemismos locales, es decir,  que si el cacheo es  endémico de Oviedo, pues se utilice esta palma para reforestar en Oviedo.

A continuación compartimos un artículo de Laura Vidal, sobre qué árboles puedes plantar según la zona en la que vives y el espacio del que dispones.

Los árboles son piezas fundamentales en el diseño urbano: los humanos nos hemos acostumbrado a construir ciudades y habitar entre el cemento, pero sin la naturaleza no podríamos vivir.

En los espacios urbanos, son indispensables los lugares verdes, porque los árboles son la única manera efectiva de reducir la contaminación del aire propia de la ciudad (o, al menos, la solución más natural y eficiente). Los parques, en lo posible, o los techos verdes y jardines verticales, en su defecto, deberían ser los espacios más cuidados de las ciudades, y los que más nos esforzáramos por tener.

Aunque en mayor parte la cantidad de espacios verdes de una ciudad está en manos de las autoridades, también hay casos en los que depende de una decisión personal, como plantar un árbol en la vereda (cuando está permitido) o tenerlo en el jardín, o incluso en una gran maceta.

Para poder plantar tus propios árboles y cuidar de ellos, necesitas alguna información sobre las especies existentes y las condiciones óptimas para el crecimiento de cada una. A continuación, podrán encontrar datos útiles si estás intentando averiguar qué árboles puedes plantar en el sitio en el que vives.

Cómo elegir qué árbol plantar

Los principales factores a tener en cuenta para decidir qué árbol plantar en un sitio son la amplitud del espacio en el que el árbol podrá crecer, y la disponibilidad de agua disponible.

No es lo mismo plantar en una vereda amplia, mayor a 5 metros y con un buen espacio libre de baldosas, que en una acera angosta de menos de 3 metros, en la que hay que tener mucho cuidado de no elegir una especie que vaya a levantar el suelo con sus raíces.

Tampoco es lo mismo, por supuesto, plantar en una región con lluvias constantes y temperaturas tropicales, que en un área de sequías, o en una latitud en la que nieva en invierno.

La siguiente imagen puede darte un panorama general de qué árboles elegir de acuerdo con estas dos características:

Al mismo tiempo, una vez que sepas cuáles son las posibilidades, hay algunas preguntas clave que deberías hacerte antes de plantar, para tomar una decisión más específica.

Sobre el terreno

  1. ¿Cuál es el tipo de suelo disponible? ¿Es fértil o más bien pobre?
  2. ¿Se cuenta con espacio para el desarrollo de raíces horizontales?
  3. ¿Cuáles son las condiciones climáticas de la zona en general? ¿Y de esa parcela en particular? (Puede haber, por ejemplo, una cuadra más sombría que otras en el mismo barrio, y por eso ser adecuada para especies diferentes)
  4. ¿Cuáles son las posibilidades de riego? (Riego automático/ alguien puede regar cuando las lluvias escaseen/ se depende de las lluvias exclusivamente).

 

Sobre el árbol:

¿Se desean hojas caducas (que se caen en otoño), perennes (siempre verdes), o da igual?

  1. ¿Se quiere un árbol alto, mediano o pequeño?
  2. ¿Cuál podría ser la forma del árbol? ¿Hay cableados, cercas, postes o alguna estructura cercana que haya que respetar?

Una vez que tengas toda esta información, puedes guiarte por las siguientes tablas para saber exactamente qué especies pueden ser adecuadas para tu entorno:

 

Esta tabla es muy útil, aunque fue pensada sobre todo para el hemisferio sur, especialmente para América Latina. Si vives en otra región, lo mejor es buscar información específica sobre los árboles nativos de tu zona, para seguir las mismas especificaciones, pero eligiendo aquellos que sean propios de la zona o los endemismos locales.

Fuentes: Unidiversidad, Treepeople, labioguia.com

Cómo enseñar a los niños a cuidar de nuestro planeta

Vilma Medina

Ayer me encontré a una amiga que estaba yendo con su hija a comprar una flor para que hoy la niña llevara al colegio. Con la flor iban a decorar un enorme cartel para celebrar el Día de la Tierra.

Hace años, yo me acuerdo que mi profesora nos pedía dibujos y poesías que reflejasen la necesidad de respetar y cuidar del medio ambiente. Me parece una forma efectiva para abrir los ojos de los niños a las riquezas, como también a las carencias del planeta.

Sin embargo, creo que una conciencia común sobre los problemas de la contaminación, de la conservación de la biodiversidad, y otras preocupaciones ambientales, no se despierta solo en un día, es necesario enseñar e inculcar en nuestros hijos la necesidad de cuidar y respetar el planeta desde que son muy pequeños, y día tras día, tanto en casa como en el colegio.

El 22 de abril, en muchos países se celebra el Día de la Tierra. Aprovechemos la festividad para enseñar a los niños que la buena salud de la Tierra depende mucho de nuestras actitudes frente al medio ambiente.

Cómo enseñar a los niños a respetar el Medio Ambiente

Es necesario que los niños adquieran hábitos positivos en lo que se refiere a la naturaleza, como por ejemplo:

– No ensuciar ni contaminar los ríos, lagos, embalses, campos, montañas,… No echar basura al suelo.

– Utilizar el agua con moderación, tanto en la hora del baño, o de lavar las manos, etc.

– No hacer daño a los árboles, ni a los animales. Es necesario respetar el bien común.

– Reciclar y reutilizar lo que ya no nos sirve, en lugar de desechar. Los niños pueden transformar un simple tarro o envase de algún producto, en un juguete, etc. Debemos enseñar a los niños la importancia de reciclar.

– Tener respeto y contacto con la naturaleza, para conocer sus cualidades.

– Plantar, sembrar, irrigar y cuidar de la tierra, ni que sea en un huerto casero.

– Visitar bosques, granjas, jardines botánicos…

– Ver, siempre que sea posible, vídeos sobre la vida en los mares, montañas, etc. Es imprescindible que los niños aprendan, de una forma natural y divertida, el valor que tiene el agua, la tierra, el aire…

Como profesores y padres, ejercemos un importante papel en este sentido. Debemos, sobretodo, dar ejemplos. Los niños nos imitan en lo bueno y en lo malo. Jamás hay que ‘bajar la guardia’ en este sentido.

Fuente: GuiaInfantil.com

 

Las áreas protegidas están abiertas esperando que las visites

Santo Domingo.- Un total de unas 50 áreas protegidas representadas por parques nacionales, monumentos naturales, reservas científicas (y divertidas), refugios de vida silvestre, áreas de recreo y parques ecológicos, te esperan durante este asueto de Semana Santa, para que las disfrutes en armonía contigo, los tuyos y Dios, expresado en la belleza de su creación.
Estas zonas están habilitadas para el disfrute en familia con facilidades que acomodan tu visita o estadía. Cuentan con hermosos senderos que te llevarán a saltos o cascadas de agua dulce, miradores, áreas de acampar, de picnic y balnearios.
Debidamente señalizados, estos ecosistemas cuentan con paneles informativos e interpretativos para que puedas adentrarte en la riqueza de su naturaleza majestuosa sin temor a perderte.
Antes de desplazarte a la zona, repasa un poco el material informativo y de promoción que proporciona el Ministerio de Medioambiente y Recursos Naturales para su disfrute al máximo.
Durante la exploración del área protegida, mientras ubicas el lugar donde permanecerás, presta mucha atención a las vallas y letreros para que no te extravíes.

Normas para la visita a las áreas protegidas

Las normas de visitación a las zonas de uso público de las áreas protegidas fueron establecidas en el interés de conservar los generosos recursos que ofrecen. La abundancia y exuberancia de algunas de ellas no las exime de su condición de no renovables, al menos para el tiempo en que serían necesarias, por lo que es mandatorio implementar buenas prácticas humanas.

Cuídalas

• No extraigas o lesiones ningún elemento geológico. No talles o pintes grafitis en cuevas, árboles o rocas.
• Captura la naturaleza mediante tus sentidos o en fotos. No te lleves ni dañes plantas y animales terrestres o marinos.
• Si te vas a llevar algo que sea la basura generada en tu visita. Evita contaminar visualmente el ambiente o afectar los organismos que habitan en la zona.
• No alimentes a los animales.
• Los ruidos intensos afectan a personas y animales.
• No fumes: el medioambiente te devolverá el favor con creces, tu salud y acompañantes te lo agradecerán.
• No enciendas fogatas en lugares no autorizados por la administración del área ¡Apágalas muy bien cuando termines!

Cuídate

• Permanece con tu grupo. Si tienes algún percance notifícalo al guía o acompañantes.
• Transita con cuidado y sigue las instrucciones del guía.
• No te aventures a recorrer ni bañarte en lugares desconocidos.
• Evita la ingesta de alcohol.
• Permanece sentado en los botes y usa los chalecos salvavidas.
• No se permite el uso de armas de ningún tipo. No hay nada que matar, excepto malas prácticas de comportamiento ambiental y social.

Disfruta

• Despéjate y despójate de los hábitos que te alejan de la naturaleza. Busca relajarte en la riqueza de los sonidos, colores y olores naturales.
• Expresa consideración y respeto por tus acompañantes de viajes y comunidades anfitrionas.
• Lleva gorras o sombreros y filtro solar para protegerse del sol.
• Usa ropa y zapatos adecuados.
• Es conveniente llevar repelente hecho a base de productos naturales y no en aerosol.
• Si padeces de alguna dolencia lleva a mano tu medicamento.
• Aprovecha y comparte el conocimiento transmitido por los guías.

Explora las áreas protegidas de República Dominicana y descubre toda la riqueza biológica, cultural y de esparcimiento que ellas guardan para tu disfrute y el de las próximas generaciones.
Colaboración del Departamento de Gestión de Áreas Protegidas del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para el Fascículo 1 de la XXIV Semana de la Geografía, ¡Aprende! Nuestras Áreas Protegidas son Fuente de Vida Sostenible.

Beneficios del contacto con la naturaleza en niños

Descubre los beneficios de que tu pequeño disfrute de todo tipo de ambientes naturales.

Muchos recordaremos cuando éramos niños y como nos encantaba ir a jugar debajo de la lluvia, saltar charcos, jugar con tierra y trepar árboles. La naturaleza nos brindaba mucha diversión a pesar de que, llegando a casa, nuestros padres seguramente nos llamarían la atención.

De niños tal vez no lo hubiéramos creído, pero también nuestros papás, y los papás de nuestros papás, se empapaban en las calles, hacían pasteles de lodo e iban jugando a tener aventuras en los parques llenos de mugre y humedad.

El contacto de los niños con el ambiente es algo más natural de lo que podemos imaginar, incluso tiene su lado antropológico: dentro de nosotros hay rasgos que nos llaman a convivir con la naturaleza plenamente. De ahí que a muchos nos agrade andar descalza en el pasto, sumergirnos en un lago o tomar agua de lluvia.

Esta relación con la naturaleza tiene muchos beneficios para nuestro organismo, especialmente cuando somos niños: nos hace sentir conectados con nuestro entorno, nos genera tranquilidad y armonía.

Además, es una forma de generar defensas en el cuerpo: jugar con tierra y agua nos hace más resistentes a los virus y bacterias. Es como si nuestro cuerpo, de manera inconsciente, buscara aquello que necesitamos para terminarnos de desarrollar y fortalecer.

Por si fuera poco, los niños que están en contacto con la naturaleza son más responsables y respetuosos con su entorno: generan conciencia sobre el cuidado del ambiente, valoran más los pequeños detalles y son menos propensos a desarrollar adicciones como el tabaquismo.

Y sin duda, los pequeños amantes de la naturaleza serán más propensos y hábiles para desarrollar algún deporte, lo que les ayudará en su desarrollo físico, mental y emocional.

Permite que tu pequeño disfrute plenamente de su entorno, siempre y cuando no sea enfermizo o tenga alguna alergia. Si no lo sabes, su cuerpo lo irá desvelando poco a poco mientras esté en contacto con la naturaleza. Él aprenderá mucho de sí mismo

www.padresehijos.com

El agua, un recurso natural que se agota

Hainan Reynoso Uribe

Un recurso natural es un bien material y servicio que regala la tierra sin la intervención humana. Se trata de los minerales, alimentos y materia prima que brotan de la naturaleza para sostener el bienestar y desarrollo de la sociedad.

Mientras algunos recursos se recuperan a una velocidad mayor a la del consumo humano, otros  tienen ciclos de regeneración muy por debajo de su extracción o explotación.

Es por esto que existen recursos naturales renovables, como la madera; y no renovables, como los derivados del petróleo (gasolina, carbón, entre otros.)

El agua puede ser considerada como un recurso renovable si se le consume de manera controlada y eficiente. De lo contrario no sería renovable, al menos no en el tiempo para el que la humanidad la necesitaría.

¿Cómo preservar el agua?
  • Proteger las montañas de donde emanan los ríos.
  • Reforestar las cuencas hidrográficas.
  • Construir presas.
  • Manejar los acuíferos con criterios técnicos.
  • Aplicar tratamiento a las aguas residuales para nuevos usos.
¿Por qué preservar el agua?
  1. 1,800 millones de personas en todo el mundo utilizan una fuente de agua que está contaminada con heces fecales.
  2. Más de 800 niños mueren cada día por enfermedades diarreicas asociadas a la falta de higiene.
  3. Unos 2,400 millones de personas carecen de retretes y letrinas.
  4. La escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y este porcentaje podría aumentar.
  5. Más del 80% de las aguas residuales resultantes de la actividad humana se vierte en los ríos o en el mar, sin ningún tratamiento, lo que provoca su contaminación.
  6. Las enfermedades relacionadas con el agua contaminada y la falta de saneamiento siguen estando entre las principales causas de muerte en menores de 5 años.

Los ecosistemas protegidos son fuente de riqueza y de servicios a la sociedad. El daño a las áreas que garantizan la vida de los animales y plantas -y los procesos ecológicos necesarios para su conservación- amenazan la economía y sociedad.

Apremia la implementación de políticas responsables para preservar el capital natural dominicano y el bienestar de las generaciones futuras.

La República Dominicana es signataria del acuerdo arribado por decenas de líderes mundiales en septiembre de 2015 para “proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible”.

Dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el número 6 propugna por “el Agua y Saneamiento”. El acceso al agua, saneamiento e higiene están consagrados como derechos humanos, sin embargo las estadísticas de consumo son abrumadoras.

Valle Nuevo:  madre de las aguas

Del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier o Valle Nuevo brotan los ríos Blanco, Masipedro, Tireo, Grande del Medio, Las Cuevas, Banilejo, Ocoa, Nizao, Jimenoa y Constanza.

Estos acuíferos suplen las presas e hidroeléctricas de los ríos Blanco, Hatillo, Sabana Yegua y Pantuflas; así como los contraembalses Ysura, Jigüey, Aguacate, Valdesia, Las Barías y Jimenoa.

Esas aguas abastecen los acueductos de Bonao, Constanza, Padre las Casas, Santo Domingo, y los sistemas de regadío Marcos A. Cabral, Nizao-Najayo, Ysura, Caballero, entre otros.

La existencia de Valle Nuevo es incompatible con la presencia humana. La tala de árboles para el cultivo de productos de ciclo corto, la producción de basura y la construcción de infraestructura limita el libre curso de esos acuíferos. El resultado es la degradación, cuyos niveles podrían llegar a un punto irreversible.

¡Aprende!  Recursos No Renovables: Educación para su preservación, de la autoría del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, es el tema que aborda el fascículo número 4 de la XXIV edición de  Semana de la Geografía, bajo el tema ¡Aprende! Nuestras Áreas Protegidas son Fuente de Vida Sostenible.

Las áreas protegidas son fuente de vida sostenible

Hainan Reynoso Uribe

El Plan LEA de LISTÍN DIARIO, junto a la comunidad educativa dominicana, se avoca a la celebración de la XXIV edición de Semana de la Geografía del 13 al 17 de marzo, bajo el tema ¡Aprende! nuestras áreas protegidas son fuente de vida sostenible.

Este tradicional proyecto educativo busca desarrollar conductas sustentables que propugnen por la preservación de las áreas protegidas, mediante la divulgación de conocimientos sobre geografía.

Es por esto que las escuelas y colegios se apresuran a adquirir los fascículos sobre los cinco ejes temáticos que se abordarán este año, y de los cuales tenemos a bien compartir el primero sobre las áreas protegidas. El folleto es de la autoría de la Dirección de Información Ambiental y Recursos Naturales del Ministerio de Medio Ambiente.

Un área protegida es “una porción de terreno y/o mar especialmente dedicada a la protección y mantenimiento de elementos significativos de la biodiversidad y de recursos naturales y culturales asociados, manejados por mandato legal y otros medios efectivos”, según la Ley 64-00.

Según el ministerio, dentro de los aspectos determinantes para declarar una zona como protegida se cuentan: el grado de intervención humana, representatividad de unidades biológicas, salvaguardar cuencas hidrográficas, conservar formaciones geológicas únicas, biodiversidad, valor genético, especies endémicas, especies en peligro de extinción, especies de flora y fauna característica, sitio de rutas migratorias, valores histórico-culturales, entre otras.

Patrimonio natural  y cultural del pueblo

El objetivo de estos espacios es la preservación de especies locales, migratorias y los recursos genéticos que mantienen la estabilidad de los ambientes y procesos ecológicos que se verifican en ellos, según establece un documento del departamento de Gestión de Áreas Protegidas.

Son remansos de agua dulce, salada y su biodiversidad asociada. De ellos fluye el aire puro que regula el clima, reciclan los nutrientes del bosque, y conservan los suelos que sirven de hábitat a una gran diversidad de especies.

En las áreas protegidas se puede encontrar evidencia de la historia y cultura de los pueblos, a través de vestigios. Asimismo, permiten a los estudiosos conocer el lugar en que ocurrieron hechos importantes.

La primera área protegida fue el Parque Nacional Yellowstone, en Estados Unidos de América. Declarado así a finales del siglo XIX.

El país se suma a la iniciativa en 1928, cuando se legisla a favor de que la porción de la Cordillera Central llamada el Vedado Yaque del Norte, se constituyera como la primera área protegida del país. En 1933, se delimita el primer parque nacional en Las Matas y en el 1938, el Vedado de Constanza.

La gestión de dichas áreas inicia en 1962 con la creación de la Dirección General Forestal. En 1974 surge la Dirección Nacional de Parques, con la misión de “ordenar, administrar y regir los espacios protegidos”. En 2000 se crea el hoy Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales mediante la la Ley 64-00.

Los datos indican que la superficie de las áreas protegidas es de aproximadamente 58,441.45 km², de los cuales alrededor de 12,890,81 km² corresponden al área terrestre, mientras que unos 45,550,64 km² comprenden el área protegida marina.

Protegidas por ley

El manejo de un total de 128 áreas dentro de 12 categorías, según los objetivos de conservación, se realiza de forma armónica a través del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap).  Con el fin de tener un lenguaje común respecto a las categorías de manejo adoptadas en el Sinap, el país adoptó las directrices patrocinadas por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). Dichos renglones facilitan la planificación, y mejoran la gestión de la información sobre las áreas protegidas, ayudando a regular las actividades dentro de ellas.

En su artículo 13, la Ley Sectorial de Áreas Protegidas de República Dominicana contempla las siguientes categorías de manejo:

Categoría I. Áreas de Protección Estricta: Reserva Científica. Santuario de Mamíferos Marinos.

Categoría II. Parques Nacionales: Parque Nacional y Parque Nacional Submarino.

Categoría III. Monumentos Naturales. Monumento Natural y Monumento Cultural.

Categoría IV. Áreas de Manejo de Hábitat/Especies. Refugio de Vida Silvestre.

Categoría V. Reservas Naturales. Reservas Forestales, Bosque Modelo y Reserva Privada

Categoría VI. Paisajes Protegidos Vías Panorámicas, Corredor Ecológico y Áreas Nacionales de Recreo

Para cada una de esas categorías de manejo, dicha ley define los objetivos por lo cual fueron creadas, a la vez que indica los usos permitidos en cada uno de ellas.

Áreas protegidas con reconocimiento internacional

La zona de Jaragua–Bahoruco –Enriquillo fue declarada como Reserva Científica por la UNESCO en 2002. Este paraíso ubicado en la región suroeste del país, alberga tres zonas núcleo, que son los parques nacionales: Jaragua, Sierra de Bahoruco y Lago Enriquillo e isla Cabritos.  La zona es de gran importancia ecológica y de alta diversidad biológica, sumado a su alto porcentaje de especies endémicas