Entradas

Manualidades y adornos navideños para hacer con los niños

La Navidad es un momento ideal para compartir, trabajar en equipo y crear ilusiones en torno a las fiestas. Además, en tiempos de crisis toca agudizar el ingenio y dar rienda suelta a la imaginación para crear y confeccionar todo tipo de objetos hechos a mano para decorar y regalar.

Las manualidades encajan perfectamente en este marco: son sencillas, económicas, alimentan la imaginación y la creatividad, son ideales para trabajar en casa con los niños y ¡a todos nos encantan!

Crea calor de hogar con adornos navideños hechos por tus hijos

Sin duda, la elaboración, la creación y el desarrollo de alguna destreza dentro del campo de las manualidades aumenta la autoestima de los niños y de los no tan niños, ayuda a su crecimiento personal y a encauzar su energía. A los niños les sirve para reforzar la concentración y crear habilidades de cooperación y socialización elevando su autoestima.

Estrellas, abetos navideños, figuras de Papá Noel, copos de nieve, acebo, girnaldas… son una pequeña muestra de la gran variedad temática que ofrece la Navidad para decorar todo tu hogar. Nuestras propuestas son variadas en cuanto a materiales y a técnicas. Podrás elegir entre palos de helado, fieltro, papel y cartón como materiales de base y usar pintura, purpurina, lentejuelas o botones para decorarlas a tu gusto y darles colorido.

Crear, imaginar, producir y divertirse en familia es el objetivo de estas ideas, que podrás llevar a cabo utilizando materiales que hallarás en tu propia casa, de bajo costo y de fácil manejo. A la hora de crear manualidades y hacerlas con los niños, te recomendamos que utilices ropa vieja, o que os pongáis un delantal o un babi para poder trabajar con comodidad, sin importar si se mancha o se ensucia la ropa.

Elige para trabajar una mesa amplia, que deberás cubrir con papel desechable o un mantel plastificado para que no se estropee. Y además, antes de empezar, es recomendable que tengas a mano todos los elementos que utilizarás como pegamento, pinceles, brochas o tijeras. Y recuerda que todos los materiales relacionados con la pintura debes lavarlos bien al terminar de usarlos para poder utilizarlos de nuevo. No olvides tapar las pinturas que utilices para evitar que se sequen.

Las manualidades son un excelente ejercicio para desarrollar la psicomotricidad fina de los niños y no sólo consiguen un resultado decorativo precioso, sino que alcanzan una meta mucho más importante: desarrollar un vínculo afectivo. En nuestra galería de manualidades para niños encontrarás una amplia propuesta creadora para que puedas elegir la que más te guste para desarrollar con tu hijo. Personaliza tu Navidad con adornos creados por vosotros mismos. Crea un ambiente distinto y más cálido en tu hogar.

Fuente: guiainfantil.com

Las manualidades ayudan a mejorar el cerebro

La naturaleza rítmica y repetitiva de tejer es calmante, reconfortante y contemplativa. No es difícil imaginar que tejer es como una práctica de atención plena, o tal vez una forma de meditación. Por ello las manualidades tienen un efecto positivo para mejorar la salud del cerebro.

Investigaciones en la neurociencia, muestran que las manualidades como tejer y otras formas de artesanía textil como la costura, el tejido y crochet, tienen mucho en común con la atención plena y la meditación – se reporta que todas tienen un impacto positivo en la salud mental y el bienestar.

Las manualidad y el estado de ánimo repercuten sobre el cerebro

En una encuesta en línea de más de 3.545 tejedores, por Betsan Corkhill, un terapeuta del tejido con sede en Reino Unido que ha realizado una investigación sobre los efectos terapéuticos del tejido, más de la mitad de los encuestados informó que tejer les hacía sentir “muy feliz”. Y muchos dijeron que tejían por los efectos de relajación, y alivio del estrés y la creatividad.

El estudio encontró una relación significativa entre la frecuencia del tejido y el estado de ánimo y los sentimientos percibidos de los encuestados. Tejedores frecuentes (los que tejen más de 3 veces a la semana) eran más tranquilos, más felices, menos tristes, menos ansiosos, y con más confianza.

El estudio de Corkhill concluyó, “Tejer tiene beneficios psicológicos y sociales, que pueden contribuir al bienestar y calidad de vida”.

Curiosamente, el estudio también encontró que las personas tejiendo en grupo, eran incluso más felices que los tejedores en solitario.

Cómo las manualidades ayudan a mejorar el cerebro

  1. Desafío mental y resolución de problemas
  2. Conexión Social
  3. Plenitud
  4. Desarrollo de la coordinación mano-ojo, percepción espacial y destreza motora fina
  5. Aprender y enseñar
  6. Centrar la atención y los pensamientos en una tarea
  7. Fomento de la creatividad activa
  8. Da un sentido de orgullo y logro
  9. Enseña paciencia y perseverancia
  10. Facilita la formación de la memoria y la recuperación

De acuerdo con su artículo, “Las habilidades y sentimientos experimentados mientras se realizan manualidades como tejer y bordar, también se pueden utilizar para facilitar el aprendizaje de las técnicas, como la meditación, la relajación y el ritmo que se enseña comúnmente en los cursos de manejo del dolor, o en el tratamiento de la depresión.”

Las manualidades como el tejido calman la mente

“El tejido como herramienta para alcanzar un estado meditativo de la mente podría permitir a una población mucho más amplia  experimentar los beneficios de la meditación, ya que no implica tener que entender, aceptar o participar en un período de aprendizaje prolongado de la práctica. Sucede como un efecto secundario natural de tejido”.

El bruxismo beneficia al cerebro

Otros han comparado las manualidades (el “crafiting”) con entrar en un estado presente, de “flujo”, lo que el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi describe como “un estado de concentración o absorción completa con la actividad en cuestión y la situación. Es un estado en el que la gente está tan involucrada en una actividad que nada más parece importar “.

Y, según Corkhill, incluso Albert Einstein tenía fama de haber tejido entre sus múltiples proyectos para “calmar su mente y aclarar su pensamiento.”

Los neurocientíficos están empezando a comprender la forma en la atención, la meditación y de experimentar el impacto de “flujo” del cerebro. Las investigaciones demuestran, que estas prácticas mejoran la depresión, la ansiedad, el estilo de enfrentar la adversidad, mejorar la calidad de vida, y de manera significativa a reducir el estrés. Todos vitales para mantener la salud del cerebro y el bienestar.

Investigación y redacción: Vida Lúcida