Entradas

¿Por qué los niños y niñas deberían escribir a mano?

Desde luego, la irrupción repentina de las TIC en Educación Primaria tiene múltiples factores muy positivos; pero, como siempre hablamos del lado bueno y de sus beneficios, creemos conveniente centrarnos en otro aspecto que puede que estemos dejando de lado: la necesidad evolutiva y de desarrollo de las niñas y los niños de desarrollar el uso de su cuerpo.

Los y las peques necesitan CORPORALIDAD. Es vital aprender a manejar sucuerpo y usarlo adecuadamente, y concretamente las manos. Las manos, la razón manual, la manipulación, juegan un papel verdaderamente crucial en el desarrollo infantil, desde la época de bebés hasta la adolescencia: no se puede dejar de lado siquiera el más mínimo trabajo manual, pero cabe pensar que en cierto modo desplazamos la escritura en favor de la escritura digital.

Foto tomada de escuela20.com

 

Es un requerimiento obvio que la mecanografía esté presente en las primeras etapas de la Educación formal. Lo que queremos transmitir es, más bien, que el ejercicio de escritura fundamental debe centrarse en la escritura manual.

La corporalidad y la manipulación son dos factores que juegan un papel crucial en el desarrollo y establecimiento de la lateralidad: la lateralidad puede constituir un factor de riesgo o una ventaja comparativa ante el aprendizaje. Es fundamental establecer desde la docencia la dominancia manual, podal, ocular y auditiva de nuestro alumnado, siendo la lateralidad cruzada mano-ojo una de las más frecuentes entre problemas de aprendizaje de lecto-escritura. La dominancia manual es la que establece cuál de las dos manos se  usa para ejecutar acciones, tales como escribir, dibujar, coger objetos… Así mismo, la dominancia ocular se refiere a aquel de los ojos que es el preferido para mirar, por ejemplo, a través de un microscopio. No hay problemas demostrados en personas zurdas: tampoco podemos afirmar que la lateralidad cruzada sea en si un problema, porque tal cosa sería falaz. Lo que decimos es que, en este caso, esa lateralidad cruzada está presente ante dificultades de aprendizaje concretas, con lo que puede observarse en el aula como signo de alerta, para determinar la posibilidad de riesgo.

Hasta la Educación Infantil, conforme al desarrollo más común y típico, no resulta necesario el conocimiento de espacio según las coordenadas que acostumbramos a usar (derecha, izquierda): el aprendizaje de la lectura y la escritura hace que el conocimiento del espacio codificado sí sea necesario. Los símbolos requieren de letras y números cuyas coordenadas en el espacio y tiempo marcan su significado.

Dejar de lado la práctica de la escritura manual, así como de las manualidades, el dibujo y cualquier práctica manual, durante las primeras etapas educativas tiene consecuencias desastrosas:

– Mala caligrafía, prácticamente irreparable

– Escasez de reflejos inmediatos, rapidez, agilidad y eficacia ante actividades manuales

– Mayor riesgo de disgrafía, de dislexia y de discalculia, así como de dislalias

– Inversiones en el orden gráfico y lector

– Incapacidad para concentrarse en tareas de naturaleza manual

El desarrollo de la razón manual es lo más coherente desde el punto de vista evolutivo y desde el punto de vista individual, del desarrollo de cada niño y cada niña, a través del juego, de las manualidades, del dibujo y de la escritura.  Dedicar una importante proporción de nuestras tareas de escritura a la escritura manual (En un ratio 80% manual, 20% mecanografía, por ejemplo, para Primaria) garantiza que le damos a nuestro alumnado la atención más adecuada a sus verdaderas necesidades.

Fuente: escuela20.com