Entradas

¿Por qué los niños y niñas deberían escribir a mano?

Desde luego, la irrupción repentina de las TIC en Educación Primaria tiene múltiples factores muy positivos; pero, como siempre hablamos del lado bueno y de sus beneficios, creemos conveniente centrarnos en otro aspecto que puede que estemos dejando de lado: la necesidad evolutiva y de desarrollo de las niñas y los niños de desarrollar el uso de su cuerpo.

Los y las peques necesitan CORPORALIDAD. Es vital aprender a manejar sucuerpo y usarlo adecuadamente, y concretamente las manos. Las manos, la razón manual, la manipulación, juegan un papel verdaderamente crucial en el desarrollo infantil, desde la época de bebés hasta la adolescencia: no se puede dejar de lado siquiera el más mínimo trabajo manual, pero cabe pensar que en cierto modo desplazamos la escritura en favor de la escritura digital.

Foto tomada de escuela20.com

 

Es un requerimiento obvio que la mecanografía esté presente en las primeras etapas de la Educación formal. Lo que queremos transmitir es, más bien, que el ejercicio de escritura fundamental debe centrarse en la escritura manual.

La corporalidad y la manipulación son dos factores que juegan un papel crucial en el desarrollo y establecimiento de la lateralidad: la lateralidad puede constituir un factor de riesgo o una ventaja comparativa ante el aprendizaje. Es fundamental establecer desde la docencia la dominancia manual, podal, ocular y auditiva de nuestro alumnado, siendo la lateralidad cruzada mano-ojo una de las más frecuentes entre problemas de aprendizaje de lecto-escritura. La dominancia manual es la que establece cuál de las dos manos se  usa para ejecutar acciones, tales como escribir, dibujar, coger objetos… Así mismo, la dominancia ocular se refiere a aquel de los ojos que es el preferido para mirar, por ejemplo, a través de un microscopio. No hay problemas demostrados en personas zurdas: tampoco podemos afirmar que la lateralidad cruzada sea en si un problema, porque tal cosa sería falaz. Lo que decimos es que, en este caso, esa lateralidad cruzada está presente ante dificultades de aprendizaje concretas, con lo que puede observarse en el aula como signo de alerta, para determinar la posibilidad de riesgo.

Hasta la Educación Infantil, conforme al desarrollo más común y típico, no resulta necesario el conocimiento de espacio según las coordenadas que acostumbramos a usar (derecha, izquierda): el aprendizaje de la lectura y la escritura hace que el conocimiento del espacio codificado sí sea necesario. Los símbolos requieren de letras y números cuyas coordenadas en el espacio y tiempo marcan su significado.

Dejar de lado la práctica de la escritura manual, así como de las manualidades, el dibujo y cualquier práctica manual, durante las primeras etapas educativas tiene consecuencias desastrosas:

– Mala caligrafía, prácticamente irreparable

– Escasez de reflejos inmediatos, rapidez, agilidad y eficacia ante actividades manuales

– Mayor riesgo de disgrafía, de dislexia y de discalculia, así como de dislalias

– Inversiones en el orden gráfico y lector

– Incapacidad para concentrarse en tareas de naturaleza manual

El desarrollo de la razón manual es lo más coherente desde el punto de vista evolutivo y desde el punto de vista individual, del desarrollo de cada niño y cada niña, a través del juego, de las manualidades, del dibujo y de la escritura.  Dedicar una importante proporción de nuestras tareas de escritura a la escritura manual (En un ratio 80% manual, 20% mecanografía, por ejemplo, para Primaria) garantiza que le damos a nuestro alumnado la atención más adecuada a sus verdaderas necesidades.

Fuente: escuela20.com

Baby Led Weaning, ¿por qué deben comer con las manos?

Conoce los beneficios de Baby Led Weaning, un método que permite a los pequeños explorar el mundo de la comida con sus propias manitas.

Tu bebé comienza a tomar la comida con las manos y cuántas veces no pones el grito en el cielo por cómo se ensucia o porque no es correcto… Típico ¿no? Sin embargo, como mamás pocas veces nos detenemos a pensar que en realidad es una forma en que los pequeños descubren el mundo y que tiene algunos otros beneficios.

Contrario a lo que pensamos, comer de esa manera les ayuda a descubrir nuevas texturas, aromas y sabores a través de la comida.

Se trata del método Baby Led Weaning, el cual permite introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé, pero sin cucharas y dejando de lado las papillas.

Al pequeño se le ofrece la comida en trozos para que sea él quien se los lleve a la boca y decida cuánto quiere comer. Que tu pequeño coma con las manos no es malo ni sucio, obvio deberá tenerlas limpias y al final lo que ensucie no pasa de acabar en la lavadora.

El Baby Led Weaning estimula los sentidos de tu bebé y le ayuda a descubrir un mundo de texturas, sabores y olores.

Una investigación de la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido, indica que esta forma de alimentarse ayuda a los pequeños a seleccionar qué comer, en vez de ingerir una mayor cantidad de comida sólo por apetito. Por ello, el Baby Led Weaning les proporciona los siguientes beneficios:

Les ayuda a adquirir mejor el lenguaje y afina su capacidad de hablar.

  • Impulsa su independencia y confianza, pues desarrollan un mejor el control con las manos y los dedos.
  • La coordinación mano-ojo aumenta considerablemente, pues es el bebe quien se lleva la comida a la boca.
  • Desarrollan más habilidades motoras finas.
  • Promueve la masticación, vital en la transición gradual a los alimentos sólidos para cuando tenga dientes.
  • El pequeño se integra a la familia compartiendo la mesa y los alimentos con los demás. A la vez, anima a los adultos a comer más sano.

¿Cómo saber si tu bebé está listo para el Baby Led Weaning?

De acuerdo con la nutrióloga infantil Carla Dorte, saber si tu bebé está listo para el Baby Led Weaning es muy sencillo, sólo debes observarlo y comprobar que cumple con lo siguiente:

  1. Tiene más de seis meses de edad
  2. Se mantiene sentado y erguido sin caerse
  3. Ha perdido el reflejo de extrusión (expulsar con la lengua lo que tiene en la boca)
  4. Presenta un marcado interés por la comida.

Ten en cuenta que aunque tu peque cumpla con lo anterior, no debes presionarlo ni tener prisa. Además, cuando comiences este método, considera que al principio lo ideal es que tu peque no esté cansado ni tenga hambre, ya que “si está contento y satisfecho se podrá concentrar mejor, pues la idea en este periodo es que la comida sea un juego y aprendizaje”, según la especialista.

Sin duda, comer con las manos es algo indispensable para el crecimiento de tu bebé, pero también es importante que al permitírselo tomes las debidas precauciones para evitar que se lleve grandes trozos de comida, que puedan provocarles asfixia o se ahoguen. Así que acompaña siempre a tu pequeño durante sus comidas y diviértete con él.

Fuente: padresehijos.com.mx

¿Sabías que contar con los dedos te hace más inteligente?

 

Un estudio de la Universidad de Gallaudet (Washington, EE.UU.) acaba de descubrir que los niños que calculan con sus manos son más inteligentes y obtienen mejores calificaciones. Los resultados mostraron que al usar los dedos, para contar o para cualquier otra cosa, se activan dos partes del cerebro.

La investigación apunta a que contar de forma manual, distinguir el nombre de cada dedo o reconocerlos está asociado al talento matemático. Así que, en vez de utilizar una calculadora para resolver tus ejercicios matemáticos, es mucho mejor utilizar nuestros dedos.

Para confirmarlo, la profesora Ilaria Berteletti escaneó los cerebros de niños de entre 8 y 14 años mientras se enfrentaban a operaciones simples como restas y multiplicaciones de un solo dígito. Los escáneres de cerebro de los niños revelaron que el cerebro asocia dos regiones diferentes con los dedos. Por un lado, el área somato sensorial, que responde a estímulos como la presión, el daño o el calor, y la motora, que controla el movimiento.

Ambas se activaron durante las restas, se usasen o no los dedos, pero no durante las multiplicaciones. Y es que sólo al restar se utilizan los dedos ya que es un cálculo más sencillo donde la comprensión tiene mucho que ver.

Sin embargo, los científicos todavía no tienen tan claro es si el hecho de reconocer los dedos hace que los niños sean mejores en matemáticas o si es la propia matemática la que mejora el reconocimiento de las manos. Lo es completamente verdad es que los niños con mejor percepción de sus dedos suele ser mejor en el cálculo.

Fuente: aprendemas.com/planeta curioso