Entradas

El manejo emocional en el regreso a clases

Los Directores deben crear un espacio virtual para que su comunidad escolar exprese sus emociones

El inicio del nuevo ciclo escolar a distancia y en confinamiento ha generado incertidumbre en docentes, estudiantes y padres de familia, por lo que una de las tareas vitales de los directivos y líderes educativos es lograr un adecuado manejo emocional para el regreso a clases, mediante procedimientos de contención que tranquilicen a la comunidad y estimulen su confianza.

La crisis

La maestra Vicencio partió definiendo en general una crisis, como la reacción conductual, emocional, biológica y cognitiva de una persona, ante un evento desencadenante que genera un estado temporal de desorganización y de trastorno, con manifestaciones de malestar y tensión.

Ante una crisis, nuestros objetivos se ven amenazados, lo que pensamos que íbamos a hacer, o que ya habíamos logrado, se altera, y ya no es posible que sigamos con nuestros planes. Tenemos incertidumbre, angustia, nos sentimos desorganizados e inseguros.

Enfrentar una crisis de salud como la actual no ha sido cosa fácil, nos hemos sentido mal, angustiados y preocupados, pero podríamos enfrentar esta situación de dos maneras: por un lado, quedándonos parados y quizá hasta retrocediendo: “Me siento tan mal, tan impotente, tan frustrado que ya no sé para dónde ir”.

Pero, por otro lado, la situación también nos planteó la posibilidad de ir hacia adelante y salir mucho más fortalecido. Lo que yo quiero que entendamos en esta charla, insistió la Maestra Vicencio, es por qué a veces somos capaces de salir adelante, empoderarnos y avanzar, y en otras ocasiones nos quedamos estáticos o quizá también retrocedemos.

El manejo emocional en el regreso a clases

La crisis fue repentina: aunque nos dijeron que íbamos a tener que cerrar las escuelas y nos preparamos como pudimos, la verdad es que nadie se imaginó que íbamos a permanecer tantas semanas confinados en nuestras casas, con las escuelas cerradas y los docentes a distancia.

En el ámbito de la educación, hemos vivido situaciones muy inesperadas que hemos tenido que resolver de manera urgente. Muchos logramos terminar bien el año escolar, pero cuando nos dimos cuenta que iniciaríamos las clases otra vez en línea, muchos docentes, estudiantes y padres de familia se sintieron frustrados y hasta desesperados.

Algunas de las emociones que sentimos en este proceso son angustia, ansiedad, irritabilidad, enojo e incomodidad sin saber bien por qué. Hay gente que reacciona de manera agresiva y otra que puede quedarse muy pasiva, sin participar, sin querer comunicarse porque está saturada de cosas. Al final, todos, de una u otra manera, sentimos miedo, y esto tiene que ver con nuestra salud mental y emocional.

¿Qué puedo hacer yo como Director, como guía de mi comunidad educativa para ayudar a manejar esas emociones? ¿Cómo podemos ser líderes efectivos y cercanos en una situación así? ¿Cómo podemos contener la emocionalidad de nuestros colaboradores, de los padres de familia y muchas veces también de los alumnos?, se preguntó la maestra Ma. Cecilia Vicencio.

 La contención emocional

Contención emocional es todo lo que hagamos, los procedimientos y acercamientos, para que la persona que se siente preocupada o inquieta se tranquilice. Para que vuelva a adquirir la confianza en sí misma y que pueda ir retomando su capacidad de resolver la situación que enfrenta.

La maestra Vicencio habló de algunos procedimientos para tranquilizar y estimular la confianza de la persona afectada por una crisis emocional, el apoyo primario para reestablecer su estabilidad, así como las alternativas para la expresión de sus sentimientos y las rutas para solucionar problemas.

Pero algo muy importante es que como directores, continuó, no vamos a resolver los problemas que las personas de nuestra comunidad educativa tienen que resolver, sino que vamos a ayudar a que tomen su centro para que sean capaces de resolver lo que necesitan enfrentar. Vamos a sostener a las personas a través del acompañamiento para que sean capaces de enfrentar esta crisis.

 ¿Cómo ser una autoridad cercana?

Como directores tenemos ahora el doble reto de que no podemos estar físicamente cerca de nuestra comunidad escolar, ¿cómo haremos entonces para mantenernos cercanos de los otros a través de una pantalla?

Una herramienta comunicativa para acercarnos virtualmente es la escucha activa, donde yo tengo que ser un muy buen oyente, pero también debo saber hacer las preguntas adecuadas para tener una relación cercana con mis colaboradores.

Por otro lado, está la empatía, esta gran capacidad de ponerse en los zapatos del otro, de poder sentir lo que el otro está sintiendo, sin juzgarlo, sin criticarlo, poder entender desde dónde está y ayudarlo a salir adelante. La pedagoga del IIDEAC propuso algunas otras estrategias para los directores escolares.

1. Promover la expresión de emociones

Recordemos que es responsabilidad del director trabajar con todo el personal escolar: intendentes, administrativos, docentes, estudiantes y, además, con los padres de familia.

El reto es ser una autoridad cercana, aunque a distancia. Si no podemos ir a nuestra escuela, si no podemos tener una junta presencial con los maestros ni los papás, ¿qué podemos hacer para que nos perciban de una manera cercana?

Como directores, podemos crear un espacio seguro para la expresión de emociones. Ante la imposibilidad del acercamiento físico, lo primero es crear un espacio virtual y de tiempo, donde quede claro a la comunidad docente que se puede hablar de sentimientos, que tanto colaboradores como papás sepan que se pueden acercar al director y podemos hablar en ese nivel de comunicación:

“Oye ¿cómo te sientes?, ¿cómo estás?, ¿cómo están tus hijos?, ¿cómo sigue tu cuñada?”. Ese tipo de cosas que nos hacen ser cercanos y que deja claro que podemos hablar en una cercanía más estrecha.

2. Sé una presencia efectiva

La distancia social profundiza el sentimiento de soledad. Hablamos con pocas personas, estamos lejos y eso profundiza ese sentimiento. Como director puedes promover el sentido de pertenencia en la escuela: a pesar de estar a distancia, todos somos de este colegio y, por lo tanto, todos queremos esto, tenemos este lema, metas comunes.

Amalgamar a la comunidad con elementos de unión que los hagan sentir orgullo de pertenecer a esa escuela, es una acción práctica de gran utilidad para el acompañamiento.

3. Haz preguntas significativas

Conecta con empatía y comprensión, sabiendo que estamos en un momento difícil para todos por el trabajo y con los hijos en casa. Si hacemos preguntas significativas que nos acerquen a la gente con la que trabajamos, se establecerá un vínculo real más profundo.

¿Cómo está tu familia? De lo que has logrado, ¿qué te hace sentir orgulloso? ¿Qué has aprendido en esta pandemia? (Tejer, hornear, usar Zoom, etcétera).

4. Escucha activamente

Estamos viendo una pantalla, pero detrás hay personas que debemos escuchar y con las que debemos tratar de tener un contacto visual, si bien indirecto, siempre emocional. Debemos también estar atentos al lenguaje corporal de los demás (está nervioso, distraído, concentrado), e identificar ese lenguaje en canales a distancia y videollamadas.

Hazte presente para escuchar, conversar y parafrasear los comentarios de los demás, utiliza un lenguaje no verbal que demuestre tu genuino interés y evita juicios y consejos (no criticar, dar oportunidad a la gente de expresarse sin juicios e incluso cambiando prejuicios, ideas y conceptos propios).

 Con los estudiantes

Es de fundamental importancia implementar programas de aprendizaje socioemocional. Crear espacios para manifestar emociones, donde los chicos puedan hablar del manejo de éstas y de cómo las están gestionando. Pero debe ser un espacio pensado, bien planeado, con un programa, horario definido, un objetivo concreto, metas y contenidos claros.

Debemos tener en cuenta que ya habrá la nueva materia de bienestar y salud, y que esto es muy importante, pues será un espacio en la currícula oficial donde se podrá trabajar en cuestiones emocionales y de salud importantes para los niños, niñas y jóvenes estudiantes.

Hay que caminar en el autoconocimiento, reconocer sus propias emociones, identificar los valores personales e institucionales, practicar actitudes positivas como la empatía, la compasión y la inclusión. Esto es un reto, sobre todo en las clases virtuales, donde tenemos que generar un espacio de ayuda mutua, empatía, comprensión y compasión.

También es importante nombrar las emociones: “esto que hacemos es ser compasivos con el otro. Veo que tiene una necesidad y se preocupa, y yo voy a ayudarlo”. Nombrar las emociones para que los niños sepan que lo que están haciendo es valioso e importante y queremos que lo sigan haciendo.

Que los chicos amplíen su vocabulario y enriquezcan su lenguaje emocional, que reconozcan sus emociones y puedan nombrarlas: “me siento triste, frustrado, apartado de mis amigos, preocupado, impotente, cansado”, será ya un gran paso en la tarea de contención emocional para los meses de clases a distancia que vienen.

Fuente: pinion.education

Tips para manejar el estrés de las interacciones virtuales

Lic.Arianna Valenzuela 

¿Qué es el estrés ?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como «el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción». 

Es la manera como el cerebro y el cuerpo reaccionan ante cualquier reto o desafío que se le presente a una persona.

Factores que influyen o pueden causar estrés 

Cualquier cambio en la vida  en el aspecto económico, familiar, social, escolar o de salud puede generar estrés en los estudiantes.  Actualmente la situación mundial ha hecho que el ser humano tenga que adaptarse y hacer cambios repentinos. En los escolares de una educación presencial pasaron a una educación a distancia. Este  cambio para muchos les ha generado estrés. En la actualidad, la conectividad, poca comunicación con los amigos, familiares y  vecinos de los estudiantes les ha afectado a muchos .El estrés puede afectar la salud por eso es importante estar atentos a los siguientes indicadores en los educandos.

Algunos Síntomas y/o reacciones comunes

Dolor de cabeza, de estómago, dolores de cuerpo, baja concentración, tensión muscular, respiración acelerada, erosiones en la piel, sudoración excesiva, cambios de humor, dificultad para dormir o dormir demasiado. Excesiva preocupación, miedo recurrente, comportamiento agresivo,incapacidad de relajarse.

Algunos tips para manejarlo:

  • Pide ayuda si lo necesitas, no somos perfectos, no tenemos que saberlo todo, hay que evitar autopresionarse. Si no entiendes un tema no dudes en preguntar a tus docentes o algún compañero que  le tengas confianza, pero no te quedes callado.
  • Socializar con tus compañeros sobre el uso de las plataformas digitales, sus funciones, para que no tengas dudas de como hacer cualquier proceso o actividad.
  • Evita las multitareas, cuando hacemos muchas cosas al mismo tiempo siempre hay una o más cosas que no salen bien… por eso es necesario establecer prioridades…. Decidiendo qué hacer primero, qué hacer después. Realiza un horario donde distribuyas tus actividades diarias.
  • Piensa de manera positiva en las cosas que vas logrando cada día, ¡ Dile no al autosabotaje!
  • Haz ejercicio, esto ayuda a relajar los músculos, contribuye al desarrollo corporal, ayuda con la ansiedad y el estrés.
  • Come saludable, cuando nos sentimos estresados solemos comer cualquier comida y eso no nos hace bien. Cuando comemos bien, nuestro cuerpo funciona bien.
  • Realiza ejercicios de respiración controlada, te ayuda a controlar esas emociones que sientes cuando estás estresado.

Pasos

-Inhalar con lentitud.

-mantener el aire por 10 segundos.

-exhalar.

  • La  meditación también ayuda, puedes realizarla, respirando de una forma controlada y luego de eso pensar en un lugar tranquilizador,  poner una música suave.
  • Dormir bien es importantìsimo,  algunas de las técnicas son:  la  higiene del sueño y la relajación muscular…..  Actualmente los estudiantes se están acostando muy tarde jugando o interactuando por las redes sociales por lo que se levantan muy cansados para iniciar sus clases o realizar sus tareas durante el día.
  • Toma tiempo para realizar actividades que te gusten: pintar, ver una película, jugar, pasar tiempo en familia, escribir, colorear, etc.
  • Sé optimista,  debes buscar el lado positivo de las cosas, tus actitudes frente a una tarea condicionan el resultado.
  • Comunícate con las personas a tu alrededor, no te aísles, tus amigos, docentes, orientadora  y familiares te pueden escuchar y ayudarte.
  • Comienza a dar pasos para ir enfrentando  tus problemas, tus temores mientras más lo evites, aumenta tu fuente de estrés. por ej: si tienes muchas tareas que realizar y no empiezas a dar pasos para ir realizándolas o comunicándote con los docentes, tus padres para realizar acuerdos, es posible que sigas estresado.

Orientaciones para la familia

  • Mantener la calma ante situaciones difíciles.
  • Incentivar una buena comunicación en la familia con los hijos  para evitar que la poca expresión, genere ansiedad.
  • Ponerle nombre a las emociones eso ayuda a entender lo que sucede haciendo conciencia de las mismas.
  • Motivar siempre a afrontar los desafíos con responsabilidad, apoyo y amor de la familia.
  • Escuchar con atención.
  • Buscar ayuda profesional en caso de que la situación no mejore.

Rebelión Adolescente. 10 Consejos para manejar la rebeldía.

 La adolescencia es una etapa de grandes cambios, supone el paso de la niñez a la vida adulta. Es una etapa complicada y muy especial, llena de cambios físicos, hormonales, cognitivos y madurativos que requiere un proceso de  ajuste psicosocial por parte de los adolescentes. Tienen que adaptarse a los cambios y lo que éstos suponen.

Los cambios y el proceso de ajuste, van a provocar reacciones importantes, la más común y extendida es la rebeldía característica los adolescentes.

¿Por qué se rebelan los adolescentes?

  • Esta etapa supone el paso de la niñez a la vida adulta. Durante la adolescencia, estamos en medio de este proceso, ya no son niños pero tampoco son adultos. Esto hace que se sientan fuera de lugar, y no saben cómo responder ante situaciones que son nuevas para ellos. Esto hace que en determinados momentos reaccionen rebelándose.
  • Es un periodo de búsqueda de identidad personal, esto les lleva a rebelarse porque quieren ser ellos mismos. Al mismo tiempo aparece la necesidad de pertenencia. Pertenecer a un grupo les aporta una seña de identidad con la que pueden identificarse y les aporta seguridad.
  • Los padres y madres hacen referencia a la rebeldía de los adolescentes. Y éstos cuando se les preguntan mencionan incomprensión por parte de los adultos. Se sienten incomprendidos y esto hace que reacciones con una actitud rebelde.

rebeldía adolescentes

¿Cómo podemos manejar la rebeldía adolescente?

Educar a un adolescente no siempre es fácil, manejar los estallidos de rebeldía puede parecer un desafío. No vamos a poder evitar estas actuaciones rebeldes, es importante entender que es natural y es sano para su desarrollo. Si actuamos con paciencia, comprensión y cariño, involucrándonos, siendo firmes con los límites haremos este proceso menos conflictivo.

  1. Escucha al adolescente. Trata de entenderle y saber que es importante para él. Es importante que perciba que le escuchas, que valoras su opinión y punto de vista, y no sólo le impones el tuyo.
  2. Establece unas normas claras que puedes y es conveniente consensuar con ellos. Si decidís entre todos, lo tomaran como un acuerdo y no una norma impuesta desde fuera. Hazle elegir entre varias opciones, para que sientan que están decidiendo.
  3. Hazle cumplir las reglas. Es importante que sepan que es lo que se espera de ellos y que tengan una disciplina.
  4. Dialoga con ellos sobre moral y valores. De esta forma les ayudas a distinguir entre los comportamientos correctos y los inadecuados. Aprenderán a manejar su conducta y ajustar su forma de actuar en determinadas situaciones.
  5. Fomenta el desarrollo del respeto. Para ello sirve de ejemplo, no puedes pedirles respeto y no respetar sus cosas y no tolerar ninguna falta de respeto, ni hacía ti, ni hacía nadie.
  6. Déjale su espacio y sus tiempos para sí mismo. No intentes invadir todo su terreno o tenerle controlado en todo momento. Están haciéndose adultos y necesitan espacio y tiempo.
  7. Fomenta su autonomía y responsabilidad. Para ello déjale hacer las cosas por sí solo. Puedes vigilar pero déjale que asuma sus responsabilidades.
  8. Ante un estallido de rebeldía, mantén la calma y no entres en una lucha directa. Espera a que se relaje y trata de razonar con él en ese momento.
  9. Evita la crítica constante, lo tomara como un ataque. Intenta decirle las cosas buenas.
  10. Establece una comunicación fluida y un clima de confianza. Que se sienta seguro para expresarse y para ser él mismo.

Fuente: educayaprende.com