Entradas

Enseñando ciencia a la velocidad de la luz

Compartimos con los maestros una efeméride muy importante en ciencia y también un divertido experimento con el cual los alumnos serán capaces de descomponer la luz blanca en una agradable sorpresa. Hoy se conmemora el 340º aniversario de la determinación de la velocidad de la luz, la cual es lo más rápido que conocemos.  Galileo Galilei, (1564-1642), fue el primero en interesarse en saber a qué  velocidad  viaja la luz.

Mientras que sus contemporáneos pensaban que era instantánea, el padre de la astronomía y física moderna quería demostrar que no era así.  Hizo varios experimentos con focos ubicados en diferentes colinas, pero la velocidad era tan rápida que no podía medirla con los relojes de su tiempo.

Otros científicos intentaron resolver esta situación,  pero fue el astrónomo danés Ole Christensen Romer (1644-1710) el primero en lograr una determinación válida  de la velocidad de la luz en el año 1676.

La luz  viaja a una velocidad de 186,000 millas o 300,000 kilómetros por segundo en el espacio vacío. Esto representa una velocidad tan alta que, ¡la luz puede viajar siete veces alrededor del globo terráqueo  en tan solo un segundo!

 Los astrónomos utilizan  la velocidad de la luz para determinar  qué tan lejos están los objetos en el espacio, y para ello utilizan una unidad de medida denominada año-luz; y se le llama así porque corresponde a la distancia que la luz puede desplazarse en un año.

En 365 días  la luz viaja casi  9’460,000’000,000 o kilómetros  5’880,000’000,000 millas, distancia correspondiente a  un año-luz.

Nuestro planeta Tierra se encuentra en la galaxia llamada la Vía Láctea, que consta de  aproximadamente 150,000 años luz de diámetro. La galaxia grande más próxima es Andrómeda, ubicada a 2.3 millones de años luz de distancia.

Descomposición de la luz

La luz blanca puede descomponerse en luces monocromáticas (de un solo color), siempre que  atraviesa algún obstáculo que obligue a las diferentes ondas que constituyen la luz blanca a desplazarse a velocidades diferentes.

Compartimos con ustedes un experimento sencillo con el cual los alumnos serán capaces de descomponer la luz blanca ¡en un arcoíris artificial!

Utensilios
  • Un envase grande
  • Agua
  • Un espejo plano
  • Masilla
  • Luz solar o un foco con buena iluminación
Procedimiento

Los alumnos deben llenar el envase con agua e introducir el espejo dentro. Deben sujetarlo con las manos en una posición donde le dé el sol (o la luz de la linterna) y luego fijarlo al envase con masilla.

El espejo debe formar una inclinación cercana a los 45º y reflejar la luz contra una pared u otra superficie blanca.

Et Voilá!

Lo que veremos reflejado en la pared es un arcoíris. La luz blanca del sol se transforma en una variedad de colores.

 Esto se debe a que cuando la luz penetra en el agua su velocidad cambia, y pasa lo mismo cuando emerge del agua después de haberse reflejado en el espejo. Esos cambios de velocidad provocan que las distintas longitudes de onda se separen, es decir, que la luz blanca se descomponga en las longitudes de onda que la forman, cada una de un color diferente, los mismos colores que los del arcoíris.

Fomentando la inclusividad de niños con Capacidad Intelectual Límite

La Fundación Ángeles que Irradian Luz atiende niños con Capacidad Intelectual Limite (CIL), una afección en el desarrollo social y cognitivo que se manifiesta desde comienzos de la infancia.

Estos problemas  se hacen evidentes principalmente al inicio de la escuela, y se caracterizan por un déficit global de las habilidades sociales y de la inteligencia.

Quien evalúa y diagnostica esta condición del neurodesarrollo es un profesional de la salud mental, tomando en cuenta el desarrollo de las habilidades cognitivas y personales para enfrentarse a las exigencias del entorno de acuerdo con la edad del niño.

Las áreas del desarrollo del niño que deben tomarse en cuenta para el seguimiento escolar son las siguientes:

Motricidad: se refiere a las reacciones posturales, prensión, locomoción, coordinación general del cuerpo y algunas habilidades motrices específicas.

Lenguaje: se refiere a todas las habilidades relacionadas con la comunicación (verbal, gestual, corporal, escrita) y la comprensión.

Cognición: se refiere a las conductas observables que reflejan la actividad intelectual y el proceso de construcción que siguen.

Socialización: está relacionada con las reacciones del niño o niña frente a otras personas y a grupos culturales, adaptación a la vida doméstica, a la propiedad, a los grupos sociales y a los requerimientos culturales de la comunidad.

Autoayuda: también llamada conducta adaptativa, se refiere a todas las habilidades que reflejan la capacidad del niño o niña para acomodarse a nuevas experiencias y para servirse de las pasadas y que reflejan la capacidad del niño o niña para construirse como ser independiente.

Una escuela inclusiva

La Fundación Ángeles que Irradian Luz junto con la escuela María de la Paz, de San Pedro de Macorís, promueven la inclusividad de los niños con CIL, por sus valores humanos.

Algunos de los valores que el personal humano fomenta como sustento de la escuela inclusiva son: equidad, ya que proveen igualdad de oportunidades; derechos, porque incluyen a todos, y se refieren a la relación de unos con otros; participación, se refieren a la acción y la actitud hacia los otros, y comunidad, porque construyen una comunidad incluyente.

También promueven el respeto a la diversidad, pues las personas son diferentes pero comparten el sentido humano (humanidad común); empatía o ponerse en el lugar del otro; honestidad, cuando participo y formo parte junto contigo, sí  soy honesto; y por último, valor o fortaleza para el cambio, el cual genera un espíritu de cooperación entre los miembros de la comunidad educativa y promueve entre a los alumnos un sentido de propiedad de la escuela. No considera al conocimiento separado de la vida y de los medios sociales.

Las evaluaciones realizadas por el equipo de psicología que trabaja con la Fundación Ángeles que Irradian Luz toman en cuenta las fortalezas y necesidades de los niños que son diagnosticados mediante la aplicación de pruebas psicológicas. Los ajustes y estrategias recomendadas a la escuela, deberán ser un reflejo de la evaluación anterior y serán los apoyos que los niños y requieran para que su aprendizaje sea significativo y pueda potenciar sus habilidades.

Estas recomendaciones individuales suministradas en los informes de las pruebas psicológicas, facilitan la planificación por parte de los docentes, de la intervención educativa. También ayuda con la comunicación entre profesionales, padres, madres y/o familiares del niño y demás profesionales involucrados en su atención integral.

La educadora del niño o niña con Capacidad Intelectual Límite, en colaboración con el resto del personal escolar, discuten un plan de seguimiento con la Fundación Ángeles que Irradian Luz, que comprende:

  1. Determinar las competencias que se trabajarán durante el año escolar. La educadora seleccionará las competencias que considera prioritarias en cada campo formativo.
  2. Las competencias y aprendizajes esperados están establecidos como parte del Programa de Educación Inicial y Primaria del Ministerio de Educación de la República Dominicana (Minerd).
  3. Después se seleccionarán de manera específica los aprendizajes esperados que se perseguirán para una determinada competencia.
  4. Describir las actividades y/o estrategias que se realizarán para favorecer el logro de los objetivos planteados.
  5. Evaluar a fin de año escolar los avances del niño o niña en cada uno de los aprendizajes esperados.

De esta manera, la Fundación Ángeles que Irradian Luz realiza un trabajo en pos de la inclusividad de niños con Capacidad Intelectual Límite. Esperamos contar con el apoyo de la comunidad para seguir atendiendo a mayor cantidad de niños y niñas  con esta condición.

Lic. Martha Rodríguez – Pérez, MSW

Psicóloga Clínica –

www.saludmentalfamiliar.com