Entradas

Aracelis Lora: Nunca entro al aula sin planificar

Redacción Plan LEA

Aracelis Lora es docente del área de Lengua Española, en el nivel secundario. Es una maestra intensa porque sabe aprovechar cada minuto en las aulas con sus estudiantes. Es de la ‘vieja escuela’ porque se ocupa de la ortografía, la caligrafía y la lectura de sus alumnos  como se ocuparon sus maestros con ella.

Para ella la lectura de obras literarias y los encuentros con autores son actividades que tienen gran impacto en sus alumnos. Planifica guías de lectura porque considera que acompañar a sus alumnos a través de ejercicios propuestos les ayuda a comprender lo que leen.

Afirma que ha vivido experiencias significativas en su aula de clases cuando se permite poner al margen los paradigmas y poner la utopía a volar. “Mis clases siempre son divertidas e interactivas”.

Esta dedicada maestra, de vestir impecable, de los pies a la cabeza,  inspira respeto. Se dirige a sus alumnos con altura lo que hace de su clase un espacio para la convivencia respetuosa.

Nos cuenta que descubrió su vocación siendo una adolescente y aunque estudió Derecho tuvo que hacer una segunda carrera en Educación porque estaba segura de que eso era lo que realmente quería, ser una maestra.

Para marcar la diferencia desde su aula de clase trata de innovar y mantenerse a la vanguardia. Se capacita constantemente, sabe ajustar sus clases a metodologías y contextos diversos, propicios para cada grupo.

Aracelis es una maestra que pone el corazón en sus alumnos, se permite acercarse a ellos, los conoce y les hace saber pueden contar con ella siempre que necesiten alguna orientación.

Para concluir Lora, aconseja a los docentes sobre la importancia de la planificación. “La planificación es su carta de presentación y debe iniciar desde el umbral de la puerta del aula. Es un acto sagrado. Nunca debes entrar al aula sin planificar, esa es la herramienta más importante para descubrir cómo va el proceso enseñanza aprendizaje en el alumnado”.

Para la maestra Aracelis, el  maestro que entra a un aula de clases a improvisar pone en juego muchos elementos, entre ellos su reputación. “Cuando un maestro no planifica sus clases los primeros que se dan cuentan son sus estudiantes, de igual modo si las planifica. El alumno valora ver cuando su maestro ha diseñado actividades pensadas en él, en sus necesidades o preferencias. Cuando un maestro planifica sus horas en el aula no da cabida a las improvisaciones tediosas, al aburrimiento o a la indisciplina”.