Entradas

Directores: ¿cómo motivar a los profesores de inicio a fin para que logren llegar a la meta?

Un liderazgo colaborativo

Como líder de la comunidad escolar, es indispensable que el director ejerza un liderazgo justo, colaborativo e inclusivo que involucre a todos quienes hacen parte de la comunidad escolar. Además es importante que él/ella valore a cada una de esas personas y les de a entender que son piezas fundamentales para lograr las metas propuestas. En pocas palabras se trata de trabajar en equipo en función de un mismo objetivo.

Metas claras

Para avanzar hacia los objetivos de cada año, es importante que el director tenga las metas clara para comunicarlas al equipo docente. Es fundamental hablar de éstas, analizarlas y replantearlas en equipo cuando sea necesario.

Un líder

Un director es mucho más que un jefe, un director es un líder que motiva a sus docentes y les ayuda a recordar la razón por la cual están ahí. Dicho líder es el encargado de que cada uno de los profesores se sienta valorado y entienda la importancia de su misión.

La importancia de motivar al inicio del año

Iniciar el año es el punto de partida para hacer bien las cosas. Eso no significa que la idea de motivar a los profesores se deba abandonar a mitad del año, al contrario, el proceso debe continuar. La motivación y el liderazgo debe ser una parte constante en todas las etapas del año, pues justamente así se cumplen las metas. Según Carolina, muchos estudios evidencian la importancia de un buen clima laboral constante para la búsqueda de objetivos y ¿cuáles son esos objetivos?, l aprendizaje de los niños… Y para lograrlo, los docentes nunca deben quedar de lado.

Los beneficios

Si un docente recibe la motivación necesaria por parte de su director, los principales beneficiados son los niños. La felicidad y tranquilidad de un profesor se transmite en las salas de clase y por ende a los estudiantes. “Todo aprendizaje es favorable dentro de un clima positivo, por lo tanto el mayor beneficio es tener niños felices aprendiendo a diario; niños curiosos y con hambre de nuevos conocimientos y experiencias de aprendizaje”.

Fuente: eligeeducar.cl

Para ser un emprendedor exitoso, primero sé un maestro de esta habilidad básica

Hay una habilidad que es increíblemente básica, pero poco representada en la comunidad empresarial moderna: el arte de la conversación.

Cada emprendedor necesita tener incontables habilidades, desde un cerebro creativo hasta un análisis lógico y toma de decisión. Y estas habilidades oscilan entre específicas con básicas, como el manejo del tiempo y más complejas que son exclusivas de tu industria y son adquiridas sólo a través de la experiencia.

Pero hay una habilidad que es increíblemente básica, todavía no representativa en la comunidad moderna de emprendedores: el arte de la conversación.

Todo empieza con una conversación

Tus habilidades de conversación son un factor decisivo en cómo avanzan varias experiencias importantes durante el curso de tu liderazgo de negocio:

  • Presentar tu plan de negocios a inversionistas, convencerlos de invertir y escuchar sus ideas y retroalimentación.
  • Tener tus primeros clientes y convencerlos de quedarse contigo.
  • Escoger a los miembros de tu equipo a través de entrevistas, retenerlos y asegurarse de su alta moral.
  • Manejar, organizar y delegar tareas en los fundamentos diarios.
  • Reunir la retroalimentación del equipo y clientes y hacer mejoras.

La conversación, de hecho, es una habilidad fundamental que afectará literalmente cada área de su negocio. Todavía no existe una clase de “conversación” en las escuelas de negocio, y raramente tenemos la oportunidad de criticar nuestro propio desempeño.

Cómo ser un buen conversador: cinco tips

Afortunadamente, hay algunos cambios de hábitos, ejercicios y consideraciones generales que pueden ayudarte a convertirte en un mejor conversador, en general:

1. Presta atención. Toneladas de artículos recomiendan actuar como si estuvieras poniendo atención haciendo contacto visual, asistiendo con la cabeza y repitiendo lo que la otra persona te dijo. Pero como el conferencista de TED, Celeste Headlee, señala humorísticamente, ¿por qué necesitarías actuar como si estuvieras poniendo atención si tú estás, de hecho, poniendo atención? Cuando conversas, entonces, no sólo esperas por tu próxima oportunidad de hablar, realmente escucha lo que la otra persona está diciendo, absórbelo y reflexiona en eso. Entenderás lo que te quiere decir el hablante más claramente y responderás más apropiadamente.

2. Haz preguntas abiertas. El consejo común para tener una mejor conversación es preguntar más cosas, pero eso sólo te dice la mitad de la historia. No puedes sólo hacer una serie de preguntas rápidas y esperar tener buenas respuestas. En vez de eso, haz preguntas abiertas, que fuercen al que responde a dar información más significativa. No preguntes: “¿Te gusta nuestro nuevo sitio web? Eso fuerza a decir “si” o “no”, lo cual cierra la conversación y te da poca información para trabajar. En vez de eso, considera algo más abierto, como: “¿Qué piensas de nuestro nuevo sitio web?”.

3. Deja que la conversación tome su curso. Durante el curso de la conversación, muchos giros y vueltas surgirán. Deja que eso ocurra de la manera más natural posible. Muchos pensamientos y puntos de la conversación entrarán en tu mente, pero no interrumpas el flujo  para que aparezcan, está bien dejarlos ir. Tu meta aquí es mantener el diálogo activo, con un ritmo positivo, a menos que se desvíe lejos de tu dirección intencional, deja que estos cambios naturales se desarrollen.

4. Errar por el lado de la precaución. La gente confiará en tu palabra, así que ten cuidado con lo que te comprometes y lo que implica que sabes. Por ejemplo, si un cliente pregunta si puedes personalizar tu software con nuevas herramientas, no responsas “sí” sólo para mantener en movimiento la conversación (a menos que la respuesta sea “sí”, seguro). En vez de eso, “no sé” es una perfecta y aceptable respuesta, siempre y cuando sigas para obtener las respuestas con el tiempo. Hacer esto permitirá a tus conversaciones establecer expectativas más razonables y colocarte como una autoridad más poderosa.

5. Salta los detalles a menos que sean necesarios. La concisión es una poderosa herramienta que hace tus palabras más significativas y te ayuda a mantener la conversación en ritmo al mismo tiempo. Eso no significa que debes responder en fragmentos de solo unas pocas palabras, sino que debes evitar dragar cualquier detalle que sea innecesario para tus objetivos. Por ejemplo, si no vas a cumplir con un plazo, pero tienes un plan para completar el trabajo en uno o dos días más, no te molestes en explicarle a tu cliente todo el dominó que cayó en este punto. En cambio, manten las cosas en ese nivel, a menos que el cliente te pida más detalles.

En suma, toma tiempo convertirse en un mejor conversador, igual que toma tiempo hacerse mejor en lo que sea, pero mientras más energía y tiempo le inviertas a esta habilidad, más recompensas ganarás en tus futuros compromisos. Es más, ser un mejor conversador es más que sólo una línea en tu CV, es ayudarte a ser un mejor amigo, familiar y tal vez un mejor extraño.

Fuente: entrepreneur.com

Amigos del colegio: buenas y malas influencias

No todos los niños tienen dotes de liderazgo, aunque a algunos les gusta más manejar el cotarro, otros prefieren no tomar la iniciativa y sumarse y compartir las propuestas ajenas. Muchas veces, los niños son sometidos a presiones por parte de loscompañeros, que intentan influir, más o menos descaradamente, en su forma de actuar. Esto es algo con lo que nuestros hijos tienen que lidiar ya desde pequeños.

Algo enojado, mi hijo de nueve años me contó que un amigo suyo le acusó de ser un ‘friki’, ya que decidió junto a otros compañeros de curso hacer un club de ciencias. Supongo, que este amigo viendo en riesgo su relación con mi hijo y la afición que ambos comparten por el fútbol, procuró darle este malintencionado juicio de valor para que no se apartara de él y de sus gustos comunes. Y es que también entre los amigos del colegio se ejercen buenas y malas influencias.

Cuándo los amigos del colegio ejercen buenas y malas influencias

Naturalmente, yo le expliqué el porqué su amigo le hizo aquel comentario y, por supuesto, le animé a diversificar su campo de juego, a no ser sumiso o dependiente de un único amigo, sino que le invitara también a participar de su nuevo proyecto.

Los compañeros de clase y amigos tienen también una influencia positiva en el niño. Yo recuerdo tener una amiga a la que le encantaba dibujar y lo hacía realmente bien, ella me enseñó a hacer caras divertidas y aprendí muchísimo imitándola.

De la misma manera, creo posible que cuando en una clase hay bastantes niños que sonbuenos estudiantes y destacan por ello, el resto de los niños, que quizás en otro ambiente, no trabajarían, se esfuerzan por estar a la altura de los más admirados. Unos niños pueden servir de estímulo positivo para otros.

La motivación es mayor y más efectiva, cuando viene del ejemplo de un igual. Por desgracia, la influencia de los iguales también puede ser negativa, cuando el líder o líderes del grupo no dan buen ejemplo o no se comportan bien. En estos casos, debemos preparar a nuestros hijos para que no cedan a la solicitud de acciones contrarias a su sentido común y a sus convicciones.

Cómo ayudar a los niños a alejarse de las malas influencias

Es fácil que los niños cedan ante la presión de otros por la curiosidad que se despierta en ellos o, simplemente, por necesidad de sentirse aceptados como parte del grupo, para caer bien, para que no se burlen de ellos, para no meterse en problemas si van contracorriente. Podemos ayudarles, dándoles algunos consejos para que puedan alejarse de las malas influencias:

– Potenciar su autoestima y buen criterio.

– Conocer a los amigos de nuestros hijos.

Enseñarles a elegir los amigos, según aficiones y comportamiento.

– Invitarles a que hablen con nosotros o cualquier persona responsable ante cualquier presión o abuso.

Aliarse con algún otro compañero o amigos para decir con poder decir más fácilmente “no”.

No limitar la amistad a un solo grupo o persona. Enseñar a los niños a que se lleven bien con todos los compañeros.

– Avisarle de los riesgos de ceder a las malas influencias y hacerse respetar.

Fuente: Patro Gabaldón. Guiainfantil.com