Entradas

Jóvenes exponen sus talentos en congreso internacional ‘Distrito Creativo’

Inafocam, la Regional Educativa 04 (San Cristóbal) y la Fundación Fil-Armonía culminan con éxito Congreso Internacional “Distrito Creativo”, diseñado con la finalidad de innovar e impulsar la creatividad artística y el debate entre los estudiantes en las escuelas.

La actividad, fue desarrollada los días 8, 9 y 10 del mes de junio en el Centro Cultural (Liceo Musical) Pablo Claudio, del municipio de San Cristóbal, donde decenas de artistas, emprendedores y estudiantes de los centros educativos pertenecientes a los Distritos Escolares de la Regional 04, tuvieron la oportunidad de exponer su talento y presentar proyectos creativos.

El evento tuvo como invitada de honor a una delegación de la ciudad colombiana Ibagué, quienes forman parte de la red de ciudades creativas de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

“Distrito Creativo” busca incentivar y promover la creatividad entre los jóvenes a través de la “Economía Naranja”, desarrollando las competencias en proyectos de la industria creativa más importante de la República Dominicana.

En el acto inaugural, el director Ejecutivo del Inafocam, Saturnino Silva Jorge, destacó que los trabajos realizados durante el evento contribuyen a enriquecer la educación y se mostró interesado en llevar ese tipo de actividades a otros puntos del país, ya que entiende que proyectos como esos “son los que van a mejorar la calidad de la educación dominicana, como es el deseo del presidente Luis Abinader y las instrucciones del ministro de educación Roberto Fulcar”.

De su lado, la directora ejecutiva de la Fundación Fil-Armonía, Luisa Jorge, indicó que el principal objetivo del evento es visibilizar el talento existente en las escuelas para desde la misma, impulsar la creatividad como motor de desarrollo del país.

“Quiero invitarles a ser parte del desafío naranja a través de la observación de 18 proyectos que han sido seleccionados, de más de 300 proyectos realizados por los participantes, que, junto a los técnicos y las escuelas, hemos estado trabajando durante los últimos meses, enfatizó.

(+) Plan LEA realiza taller ‘Desarrollo del pensamiento crítico desde la motivación a la lectura’

Plan LEA participó el día 09 de junio en el congreso Distrito Creativo con el taller para docentes “Desarrollo del pensamiento crítico desde la motivación a la lectura.

Dirigido a docentes de todas las áreas con el objetivo de que puedan adquirir las destrezas que necesitan para encaminar a sus estudiantes por el maravilloso mundo de la literatura al tiempo que desarrollan en ellos el pensamiento crítico.

Los  participantes valoraron positivamente esta iniciativa y agradecieron al Plan LEA por compartirles herramientas útiles para mejorar su práctica educativa.

Cómo se adoctrina a los jóvenes para obedecer | Por Noam Chomsky

Por: Noam Chomsky 
¿Queremos tener una sociedad de personas libres, creativas e independientes que son capaces de apreciar y aprovechar los logros culturales del pasado y añadir a ellos? ¿Queremos eso o queremos gente que puede aumentar el producto interno bruto?” Noam Chomsky
 
Transcripción de una entrevista realizada a Noam Chomsky, donde expone sus ideas sobre el propósito de la educación y su papel en el adoctrinamiento de los jóvenes.
Nos podemos preguntar cuál es el propósito de un sistema educativo, y, desde luego, hay agudas diferencias al respecto. Existe la interpretación tradicional que viene de la Ilustración y que sostiene que la mayor meta en la vida es investigar y crear, buscar las riquezas del pasado, tratar de interiorizar aquellas partes de ellas que son significativas para ti y proseguir la búsqueda por entender a tu propia manera. El propósito de la educación desde este punto de vista es simplemente ayudar a las personas a encontrar las formas de aprender por ellas mismas. Eres tú, el aprendiz, el que va a tener logros a lo largo de su educación, y depende en realidad de ti lo que llegarás a dominar, hacia dónde irás, cómo lo usarás, cómo le harás para producir algo nuevo y emocionante para ti y quizá para los demás.
Ése es un concepto de educación. El otro concepto es esencialmente adoctrinamiento. La gente piensa que, desde la infancia, hay que poner a los jóvenes en un molde en el que seguirán órdenes, aceptarán los marcos existentes sin cuestionar, etcétera, y esto es a menudo bastante explícito. Así, por ejemplo, después del activismo de los años 1960’s había una gran preocupación de parte de un amplio sector educado de que los jóvenes se estaban volviendo demasiado libres e independientes, que el país (Estados Unidos) se estaba volviendo demasiado democrático y demás; y de hecho hay un estudio importante sobre lo que llamaron “la crisis de la democracia”—demasiada democracia—que argumentaba que existen ciertas instituciones que son responsables por el adoctrinamiento de los jóvenes, y que no están haciendo bien su trabajo. Eran las escuelas, las universidades, las iglesias, y las tenemos que cambiar para que realicen su trabajo de control adoctrinario más eficazmente. Eso provenía del sector liberal internacionalista, el sector de la opinión educada. Y, de hecho, desde entonces se han tomado muchas medidas para tratar de cambiar el sistema educativo hacia un mayor control, mayor adoctrinamiento, más formación vocacional, se impone una carga que condena a los estudiantes y los jóvenes a una vida de obediencia y demás.
Eso es el opuesto de lo que mencioné antes como la tradición que proviene de la Ilustración, y hay una lucha constante entre ambos. En las universidades y las escuelas, ¿enseñas para pasar exámenes o formas en investigación creativa, en seguir los intereses que te generó el material presentado y que quieres investigar ya sea por ti mismo o en cooperación con otros?  Esto ocurre hasta el nivel de posgrado y la investigación, son dos modos diferentes de ver el mundo. Cuando llegas, digamos, a una institución de investigación como en la que estamos actualmente (el Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT), en el nivel de posgrado, se sigue esencialmente la tradición de la Ilustración. En realidad, la ciencia no podría progresar si no estuviera basada en inculcar la necesidad de retar, de cuestionar la doctrina, cuestionar la autoridad, buscar alternativas, usar tu imaginación, actuar libremente siguiendo tus propios impulsos. El trabajo cooperativo con los demás es constante aquí como puedes ver simplemente caminando por los pasillos. Ésa es mi visión de lo que debería ser un sistema educativo desde el jardín de niños, pero ciertamente hay estructuras poderosas en la sociedad que preferirían que la gente fuera adoctrinada, se amoldara, no hiciera demasiadas preguntas, fuera obediente, realizara los roles asignados y no tratara de sacudir los sistemas de poder y de autoridad. Ésas son las decisiones que tenemos que tomar como personas del sistema educativo, donde sea que nos encontremos—como estudiantes, maestros, como gente tratando de moldearla desde afuera en la dirección que pensamos que debería ir.
El papel de la tecnología
Bueno, ciertamente ha habido un crecimiento sustancial en tecnología—tecnología de comunicación e información, acceso, intercambio—sin duda se trata de un cambio importante en la cultura y la sociedad. Pero debemos tener en mente que los cambios tecnológicos que están ocurriendo ahora, si bien son significativos, probablemente son mucho menos radicales que los que ocurrieron, digamos, hace alrededor de un siglo. Tomemos sólo la comunicación. El cambio de la máquina de escribir a la computadora o el teléfono o el email es significativo pero no se compara con el cambio de un barco al telégrafo. Es decir, el tiempo que eso acortó en comunicación, digamos, entre Inglaterra y los Estados Unidos, fue extraordinario en comparación con los cambios que están ocurriendo actualmente, y lo mismo ocurre en otros tipos de tecnología. Como la introducción de la plomería, por ejemplo, la plomería generalizada en las ciudades, tuvo un enorme efecto en la salud, mucho más que el descubrimiento de los antibióticos.
Así que los cambios son reales y significativos pero debemos reconocer que han ocurrido otros cambios que de ciertas formas fueron más dramáticos. Con respecto a la tecnología en el campo educativo, la tecnología es básicamente neutral. Es como un martillo, es decir, al martillo no le importa si lo usas para construir una casa o si un torturador lo usa para romperle el cráneo a otra persona. El martillo puede hacer las dos cosas—y lo mismo ocurre con la tecnología moderna, el internet y todo eso. El Internet es extremadamente valioso si sabes lo que estás buscando, yo lo uso todo el tiempo para investigar y estoy seguro que todos lo hacen. Si sabes lo que estás buscando y tienes algún marco de comprensión que te dirige hacia ciertas cosas y te permite dejar otras de lado, entonces el Internet puede ser una herramienta muy valiosa. Desde luego, siempre tienes que estar dispuesto a preguntar “¿es adecuado mi marco?” Quizás debo modificarlo, quizás algo que observo me lleva a cuestionarlo y debo repensar mi manera de ver las cosas. Pero no puedes realizar ningún tipo de investigación sin un marco relativamente claro que guía tu investigación y te ayuda a seleccionar lo que es significativo y lo que no lo es, lo que puede dejarse de lado y lo que debe ser explorado, lo que debe ser cuestionado, lo que debe ser desarrollado, etcétera. No puedes esperar que alguien se vuelva un biólogo, digamos, simplemente dándole acceso a la biblioteca de biología de la Universidad de Harvard y diciéndole: “explora”—no sacaría nada de eso.
Y el Internet es igual excepto que ampliado enormemente. Si no entiendes y sabes lo que estás buscando, si no tienes una idea clara de lo que importa—siempre con la disposición de cuestionar si parece que la dirección que estás tomando no es la correcta—si no tienes eso, explorar el Internet se vuelve buscar ‘datoides’ aleatorios que no significan nada. Así que cuando usamos la tecnología contemporánea—el Internet, los sistemas de comunicación, las gráficas, lo que sea—a menos que detrás de este uso se encuentre un aparato directivo bien construido, es poco probable que nos sea útil, y de hecho puede ser dañino. Por ejemplo, la exploración azarosa por el Internet es una forma de generar cultos: toma un ‘datoide’ de aquí, otro de allá, alguien más lo refuerza y de pronto tienes una idea con alguna base factual pero sin ninguna relación con el mundo. Tienes que saber cómo evaluar, interpretar y entender. En biología, por retomar el ejemplo, la persona que gana el Premio Nobel no es la persona que leyó más artículos o tomó más notas, es la persona que supo qué buscar. Y cultivar la capacidad de buscar lo que es significativo—siempre dispuesto a preguntarte si estás en la pista correcta—eso debería ser la esencia de la educación ya sea que se usen computadoras y el Internet o libros, lápiz y papel.
La educación como costo o como inversión 
Se discute la educación en términos de si se trata de una inversión valiosa, si genera capital humano que se puede usar para el crecimiento económico y demás. Me parece que ésa es una forma muy extraña, muy distorsionada de plantear la pregunta. ¿Queremos tener una sociedad de personas libres, creativas e independientes que son capaces de apreciar y aprovechar los logros culturales del pasado y añadir a ellos? ¿Queremos eso o queremos gente que puede aumentar el producto interno bruto? No son necesariamente la misma cosa. Y una educación del tipo que, por ejemplo, Bertrand Russell, John Dewey y otros tenían en mente y que es valiosa en sí misma, cualquiera que sea su impacto en la sociedad es una educación valiosa porque ayuda a crear mejores seres humanos. Y después de todo, ése debería ser el propósito de un sistema educativo. Por otro lado, si quieres verlo en términos de costos y beneficios, en particular las nuevas tecnologías de las que recién hablábamos, ¿de dónde salieron? Pues, en realidad, gran parte de ellas se desarrollaron justo donde estamos sentados ahora. Debajo del lugar donde estamos ahora había un gran laboratorio en los 1950’s—donde yo estaba empleado—que tenía muchos científicos, ingenieros, gente con todo tipo de intereses, filósofos, otros, que estaban trabajando en desarrollar las herramientas tecnológicas básicas que hoy comparten las computadoras y el internet, por ejemplo, y gran parte de ellas estuvieron en el sector público por décadas, financiadas en lugares como éste donde la gente estaba explorando nuevas posibilidades que eran insólitas en su tiempo. Y algunas funcionaron y otras no, y las que funcionaron finalmente se convirtieron en herramientas que la gente puede utilizar.
Y así es como ocurre el progreso científico, así es como ocurre el progreso cultural en general. Los artistas clásicos, por ejemplo, provinieron de una tradición de artesanos que se desarrolló durante largos periodos a través de maestros artesanos, y a veces podías pararte en sus hombros para crear cosas nuevas y sorprendentes. Pero no viene de la nada, si no existe un animado sistema cultural y educativo orientado hacia animar la exploración creativa, el pensamiento independiente, la disposición a cambiar, a cruzar fronteras, a cuestionar las creencias aceptadas y demás, si no tienes eso no vas a tener la tecnología que puede llevar a ganancias económicas—aunque no creo que ése sea el principal objetivo de la cultura y la educación.

La problemática juvenil en la República Dominicana

 Por Carlos Candelario Veras

Este articulo lo publiqué en el año 2006 y vuelvo y lo comparto por el auge que está teniendo en la actualidad el problema de la delincuencia en nuestros jóvenes.

En nuestro país lo que realmente existe es una problemática juvenil, entendemos que las principales víctimas de la delincuencia son jóvenes. ¿Quién quiere ser un fracasado, un desgraciado, un rechazado por la sociedad? Todos queremos ser personas de éxito en la vida, llegar lejos y tocar nuestros sueños con los dedos, lo que pasa es que muchos jóvenes no encuentran qué hacer con sus vidas, no tienen oportunidades de trabajo ni a nadie quien lo escuche. Cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades, se vuelve agresiva y violenta, ahí comienzan los conflictos.

No se ha definido una política clara y coherente que realmente beneficie a nuestros jóvenes. Se invierte pocos en fomentar más fuentes de empleos, en programas de educación en valores desde las familias y que involucren a nuestros jóvenes, en los lugares de recreación sana y deportes. Aquí se ha invertido demasiados recursos en las campañas políticas y no lo digo por este gobierno sino por lo que han pasados. sabemos que el gobierno de nuestro presidente Luis Abinader tiene buenas intenciones y que el actual ministro de Educación Roberto Fulcar está desarrollando programas interesantes como el de las cátedras ciudadanas.  Un problema tan profundo, estructural e histórico no se resuelve de la noche a la mañana pero la ciudadanía también tiene que poner de su parte, las familias, los comunicadores etc. No podemos dejarle todo al gobierno.

Para realmente enfrentar la problemática juvenil en la República Dominicana se debe elaborar un plan en conjunto con los diversos sectores organizados de la sociedad, para concienciar a la población sobre lo que está pasando con nuestros jóvenes, efectuar jornadas de charlas que fomente los valores familiares, espirituales, morales y culturales. Cuando un joven está cimentado en estos valores difícilmente se deja arrastrar por las redes de la delincuencia.

Los jóvenes, los comunicadores y los diversos sectores de la sociedad, debemos organizarnos para, denunciar el mal y presionar al gobierno sin importar el partido que esté en el poder para que invierta más en la juventud, así ocuparlos en asuntos buenos, como el trabajo, los deportes, los clubes y la recreación sana, esto nos va a garantizar una juventud libre de drogas porque su mente esta en cosas positivas.

¿Qué vamos hacer con los delincuentes, lo vamos a matar o a quitarle las dos piernas como hemos escuchado a personas? No, en lo absoluto, estos son seres humanos fracasados en la vida que muchas veces no tienen la culpa de lo que le está pasando ¿Quién no quiere ser una persona exitosa en la vida? Lo que pasa es que a estos individuos se les brinda poca atención y apoyo. Las cárceles de mi país son cementerios de seres vivos. Los individuos salen peor de ahí.

Hay que reivindicar el sistema carcelario, que existe lugares de rehabilitación donde se les dé realmente atención a los jóvenes con problemas de la conducta, a los que no puede vivir en sociedad.

Hay que identificar a los delincuentes, incluyendo los de cuellos blancos, para aislarlo de la sociedad, así no pueden cometer sus fechorías.

Refiriendo en el ámbito local, en mí ciudad natal La fortaleza de mí pueblo Nagua debe trasladarse a la zona rural y ampliarla, que en la parte interna de la misma, exista, una cancha y centro de estudio.

 Estamos totalmente convencido de que debemos unir criterios en común y esfuerzos físicos y mentales para establecer los valores, concomitantemente con los diversos sectores de la sociedad.

Agarrémonos de las manos y cabalguemos juntos hacia la construcción de un sendero más próspero y sostenible… para todos.

Fuente: https://www.lavozdeljoven.net/

Por qué razón se desvían los jóvenes

«La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo» —Nelson Mandela

Recientemente nuestro país ha sido testigo del asesinato de tres jóvenes los cuales formaban parte de una banda que tenía a los moradores de zonas aledañas a su sector en constante zozobra.

¿Quienes eran estos jóvenes? ¿Cómo llegaron hasta ahí? ¿Dónde estaban sus padres? ¿Cómo fue su niñez?

Si respondemos a estas interrogantes podríamos identificar el momento exacto o el evento que impactó sus vidas y les hizo elegir ese camino.

Estos jóvenes eran muchachos con carencias de toda índole, faltos de amor y cuidado. ¿Es eso una justificación? De ningún modo.

Desde el momento de concebir los padres tiene la obligación de velar por sus hijos, criarlos en un ambiente sano, proporcionarles alimento y gestionar su educación. Esto no es cosa de los primeros años de vida, es nuestra misión hasta colocar a nuestros hijos en la puerta de la universidad, con valores en su interior y la aspiración de llegar a ser alguien importante en el mañana. Aunque parezca una utopía, es algo totalmente alcanzable. A capa y espada debemos luchar porque así sea.

Si te interesa puedes leer: https://planlea.listindiario.com/2018/02/los-hijos-no-se-pierden-la-calle-sino-dentro-casa/

Es por ellos que acompañar a los niños en el proceso de educarse, observar los amigos que eligen, las conversaciones que tienen con su círculo, la ropa que eligen para vestir, los videojuegos que juegan es premisa para saber si las cosas marchan bien. Y en caso de haber alguna señal o indicio de que algo anda mal, saber abordar oportunamente y sentarse a la mesa con el niño y conversar.

Conversar con nuestros hijos es de suma importancia. Cuando le preguntamos sobre sus emociones y les hacemos ver cuando algo está mal ellos entienden que lo hacemos porque queremos lo mejor. Y aunque frunzan el ceño, luego recapacitan y nos agradecen por estar ahí para ellos incondicionalmente.

En el caso que citamos al inicio de este escrito no podemos atribuir a ningún hecho el comportamiento de esos individuos quienes decidieron dirigir el rumbo de sus vidas hacia el fracaso, hacia una linea de tiempo muy corta, hacia el desastre.

Muchos jóvenes han logrado cambiar el rumbo de su historia poniendo sobre su hoja de vida un pase hacia el éxito ¿cómo lo han hecho? eligiendo que sí y que no,  rechazando los vicios y las malas influencias, siendo luchadores, trabajando dignamente para llegar a donde quieren estar.

Tal es el caso del joven Saúl Montero, quien precisamente se crió en el sector Los Guandules y recientemente se graduó magna cum laude en matemáticas y aspira a realizar una maestría y luego un doctorado.

Saúl se crió en Los Guandules, la misma barriada  donde creció Bombo, la  barriada caracterizada por la alta tasa de delincuencia, pobreza y la falta de oportunidades para los jóvenes desarrollarse.

Talvez te puede interesar: https://planlea.listindiario.com/2022/05/7-senales-de-que-estas-criando-bien-a-tus-hijos/

Entonces, ¿podemos afirmar que la pobreza es la causa de la delincuencia en los jóvenes? ¿que los jóvenes que escogen ese camino lo hacen porque no tienen más opciones? No, mil veces no.

Si hoy muchos jóvenes se pierden es porque así lo han decidido, porque toman muchas veces el ejemplo de sus padres o amigos, porque no reciben en su hogar ese consejo, ese aliento, ese impulso que solo papi y mami saben dar; porque no creen en ellos mismos, en sus capacidades y deciden convertirse en delincuentes.

En conclusión, podemos decir que los jóvenes se pierden porque deciden perderse, pero los padres tienen una cuota de responsabilidad cuando no han hecho una buena labor en la crianza.

¿Los jóvenes están bien?

Pandemia íntima: la crisis de salud mental en los adolescentes estadounidenses.

Embarazo adolescente, tabaquismo, accidentes por manejar bajo la influencia del alcohol.

Hace algunas décadas, esos eran los mayores riesgos que enfrentaban los chicos y chicas de Estados Unidos y, en cierta medida, de todas partes.

Pero el mundo de hoy es distinto y la vida social y emocional de los chicos ha cambiado drásticamente. Los adolescentes de ahora han nacido enchufados a internet y viven con un teléfono en la mano. Llegan a la pubertad a una edad más temprana que generaciones anteriores. Encandilados por las pantallas, duermen poco y mal. Y, tras dos años de pandemia, millones de ellos atraviesan una soledad profunda.

Image
Credit…Por The New York Times | Fuente: Encuesta de Comportamiento de Riesgo de los Jóvenes en la Escuela Secundaria de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“Los chicos experimentan estos estresores antes de que sus mecanismos de afrontamiento sean suficientemente maduros para manejarlos”, explica Laurence Steinberg, profesor de psicología. Y añade que es como “tener el acelerador a fondo antes de contar con un buen sistema de frenos”.

Pandemia íntima es una nueva serie del Times que explora la gran crisis que aflige a los adolescentes de Estados Unidos, una situación que un joven describe así: “Describiría mi salud mental en la secundaria como caminar en una cuerda floja: inestable, desequilibrada, nunca me sentí bien realmente”.

Muchos jóvenes reciben información sobre los peligros de manejar en estado de ebriedad y de los métodos para prevenir el embarazo no deseado, pero no cuentan con guías claras para identificar un ataque de ansiedad o para lidiar con la depresión, los comportamientos compulsivos y la ideación suicida. Entre 2001 y 2019, la tasa de suicidio de los estadounidenses de 10 a 19 años se disparó un 40 por ciento, y las visitas a urgencias por autolesiones se incrementaron un 88 por ciento.

“Este pico de tensión ha suscitado preguntas controvertidas”, escribe Matt Richtel, reportero del Times. “¿Esos problemas son inherentes a la adolescencia y simplemente pasaban desapercibidos antes, o sucede que ahora se están sobrediagnosticando?”.

El padre de una de las jóvenes consultadas para el reportaje es psicólogo clínico. En un momento dado, su hija adolescente intentó suicidarse cuatro veces en el transcurso de un mes. Allen relata que, como profesional, está acostumbrado a tratar casos de depresión. “Pero el terror absoluto de sentir que tu hijo puede no estar bien es una forma de comprensión que solo puede adquirirse a través de la experiencia personal”.

Fuente: thenewyorktime

Crianza de los jóvenes de hoy, ¿en qué hemos fallado?

Quizá la principal queja de los padres en la actualidad es que “la tarea más difícil de la vida de un adulto es ser padre o madre y que nadie les enseña como hacerla”. Esta frase repetida muchas veces por los padres refleja, por un lado, la complejidad de la tarea, la angustia que sienten los padres al enfrentarse a una realidad para la cual no están preparados y por el otro, la necesidad de ayuda que tienen, para cumplir adecuadamente, una misión que las sociedades les pide.

Durante la infancia de sus hijos(as) ambos padres se mantienen relativamente tranquilos, pues a pesar de que están aprendiendo a ser padres, las demandas de estos no los agobian. Sienten que pueden controlar tanto sus hijos(as) como a las influencias externas. Esto puede deber sea a que los padres, en la infancia los niños(as) no tienen la categoría de persona y el ser padre se convierte en una forma de ejercer control y autoridad, y en brindar amor de a través de los que se les compra. Para los padres, esto funciona durante esos años sin darse cuenta de que es, en estas primeras etapas, donde deben establecer una adecuada relación con sus hijos(as), la cual será fundamental para los años siguientes.

Cuando sus hijos(as) llegan a la adolescencia, ya a los padres no pueden ejercer el mismo control que tenían antes sobre ellos y sobre el afuera. Es entonces cuando sienten que están fallando como padres, que están haciendo las cosas mal y empiezan a angustiarse dando origen a conflictos familiares no solo, entre padre e hijos(as), sino también entre los padres.

Estos conflictos al interior de las familias no se debe solo a problemas internos sino también externos, como son:

  • El manejo de los límites. En ocasiones, los padres no saben o no pueden poner límites a sus hijos(as), esta situación se complica cuando ambos están ausentes por cuestiones de trabajo, lo que hacen que se sientan culpables a la hora de poner reglas o límites, pues sienten que ya de por sí sus hijos están carentes de atención y cariño por parte de ellos.
  • La comunicación tanto de padres con hijos(as), como entre padre y madre. La televisión y las múltiples ocupaciones que tiene los adultos contribuyen a que cada vez haya menos períodos de comunicación e intercambio entre ellos. En la comunicación y en el manejo de los límites juega un papel importante la forma en que fueron criados los padres, pues, en general, éstos crecieron en familias donde no había comunicación entre la pareja ni con los hijos y en donde la palabra de los padres o de los hijos mayores, era la que se imponía, por lo que, aunque ahora como padres, quiere tener una comunicación y una relación diferente y más adecuada en sus familias de procreación no saben cómo.
  • La relación de pareja. Esta, sea que esté bien o mal, tienen sus efectos directos o indirectos en las relaciones familiares y en su estabilidad. Cada pareja pasa por sus propias crisis las cuales debe enfrentar, que se unen con sus funciones y crisis paternales.
  • La situación económica. En la actualidad la mayoría de las familias costarricenses enfrentan problemas económicos a causa de la crisis que atraviesa el país. Esto hace que las familias tengan que restringir y ajustar sus gastos que haya más necesidad de que otros miembros salgan a trabajar, cortando así las posibilidades de estudio que tenían. Esta situación provoca angustia, frustración y preocupación al interior de las familias.
  • La presencia – ausencia de los padres. No solo porque ambos padres tengan que salir del hogar a trabajar, lo que reduce el tiempo que éstos pueden pasar con sus hijos(as), sino también porque cada vez son más las familias en las que está ausente la figura paterna y es la madre sola la que lleva la crianza y manutención de los hijos, sin que haya nivel social, recursos que faciliten esa tarea, pues nuestra sociedad tiene sus estructuras establecidas para que la madre se quede en el hogar y el padre salga a trabajar. Está también el caso de las familias conformadas por padre y madre, pero en las que el padre está ausente en la crianza y educación de los hijos(as), cumpliendo la función de proveedor.
  • Violencia familiar. Si bien no está presente en todos los hogares, el silencio que la caracteriza ha hecho que pase inadvertida, y no es si no hasta ahora que hay mayor apertura social para la denuncia de estos hechos que se sabe que están presentes en muchas de las familias costarricenses. Esta violencia es sufría principalmente por las mujeres, los niños, las niñas, los (las) adolescentes y los (las) ancianos(as), a nivel físico, sexual, emocional y patrimonial. Provocando la denigración de la persona en su condición de ser humano, lesiones físicas y emocionales, disminución de su autoestima, pérdida de la confianza en sí misma y en la familia y daña, no solo a la persona que lo sufre sino también a los que están a su alrededor y a la sociedad en general.
  • Lo medios de comunicación. Estos influyen en las familias vendiéndoles la “necesidad” de consumir y creando esa “necesidad” en los niños(as) y adolescentes. Vendiendo nuevas formas de violencia que son difíciles de asimilar en esta población, más aún, cuando no se pueden ser supervisados por los adultos. Creando nuevas formas de vidas y fantasías que no se ajustan a nuestra realidad y que no van a poder ser alcanzadas.
  • Desconocimiento, por parte de los padres y de los adultos en general, del desarrollo físico, emocional por el que atraviesan sus hijos en las diferentes etapas evolutivas, lo cual provoca que los padres no puedan comprender y responder adecuadamente a las necesidades de éstos lo cual se agrava en la adolescencia.
  • Una sociedad que tiene cambios acelerados, con una alta tecnología que no existía en los tiempos de los padres. Cambios a los que niños, jóvenes y adultos tienen que acomodarse sin tener el tiempo necesario para hacerlo.
  • Cambio y/o desaparición de los valores o ambos con los que crecieron quienes ahora forman la población adulta.

No hay duda de que todas estas situaciones afectan las familias costarricenses y por lo tanto, las relaciones que se establecen al interior de éstas. Pero también hay que considerar que las familias han entrado en un conflicto generado por los cambios sociales, por un lado se resisten a cambiar y adaptarse a la nueva sociedad y a las nuevas exigencias de éstas y por otro, sienten la “necesidad” de cambiar para no desaparecer. Pero de que forma cambiar, qué hacer, cómo hacerlo, cómo relacionarse de una forma diferente, si los patrones y los valores con los que crecimos no calzan ahora, cómo ser padres en una sociedad tan diferente a la nuestra que cambia tanto, cómo comunicarnos con nuestro hijos, sí nuestros padres no nos lo enseñaron a hacerlo, qué es un ser un buen padre o madre, qué hacer con tanta información contradictoria o negativa. Estas y otras preguntas son difíciles de responder solos, quizá entre todos y creando espacios de reflexión podamos construir un nuevo camino para la familia y para la sociedad costarricense.

Fuente: https://www.scielo.sa.cr/

Debemos prestar atención y cuidado a los jóvenes de hoy

Cada vez más los jóvenes están sucumbiendo a la depresión y a una falta de cuidado y preocupación por ellos y otros, lo que se ha manifestado a su vez en conductas temerarias como el uso de droga, promiscuidad sexual, y actos horrendos de violencia hacia ellos u otros. ¿Qué ha provocado la desesperación que nuestra generación joven está experimentando hoy? Ellos no están satisfechos con los placeres que las generaciones anteriores disfrutaron.

Cuando me senté para leer el periódico, los titulares me golpearon una vez más. Un adolescente caminó hacia una multitud en un centro comercial en un día de fiesta y disparó, matando a ocho personas. ¿Qué podría llevar a una persona joven con un futuro brillante delante para cometer tal acto desesperado? Entretanto, la sobrina de un estimado amigo se aferra a la vida en un hospital después de tragar una botella de píldoras en una tentativa de suicidio. La depresión entre los adolescentes ha alcanzado proporciones epidémicas.

¿Qué está pasando a nuestra juventud? ¿Los adolescentes no son demasiado jóvenes para ser agobiados por sentimientos de desesperación y desesperanza?

Al otro extremo del espectro, nosotros vemos un número creciente de personas que están estancados en la niñez—incluso en las generaciones de los veinte, treinta años y más allá. Ellos podrían comerciar sus autos de juguete Ruedas Calientes por la cosa real y participar en juegos más caros, pero ellos todavía son niños, que se rebelan contra cualquier tipo de responsabilidad en el mundo adulto. Nosotros vemos el impacto en áreas tan diversas como el quiebre de las familias Americanas, el número de registro de declaraciones de quiebra, y los negocios con problema están teniendo repercusión en la contratación de obreros responsables, maduros.

Aunque es duro admitir, personas jóvenes y adultos están enfrentando una crisis social, y nadie parece realmente saber por qué. Los invitados en programas de entrevistas se han vuelto millonarios exponiendo estos problemas y entrevistando “expertos.” Políticos empujan sus propuestas sociales y programa de reformas, y las comunidades pasan más y más leyes en un esfuerzo por controlar la conducta, pero éstas son todas reacciones automáticas al problema. Para afectar el cambio real, nosotros debemos encontrar la fuente del problema.

Identificando la fuente

Para identificar la razón detrás de la conducta de nuestra juventud, primero, tenemos que examinar nuestra misma naturaleza y ver cómo evoluciona. La sabiduría antigua mundana, así como la psicología moderna, sostiene que la fuerza motivante detrás de todas nuestras acciones es nuestra necesidad por placer. En otros términos, cada acción que una persona toma, no importa cuán pequeña sea, se incita por un poco de deseo para ser satisfecho.

Pero hay más: este deseo por el placer evoluciona continuamente dentro de la humanidad, propulsándonos constantemente a buscar nuevos tipos de este. Esta evolución empezó con nuestros deseos más básicos: aquéllos que nosotros debemos lograr para sobrevivir, tales como la necesidad por la comida, sexo y resguardo. En otros términos, años atrás, teniendo comida buena, un compañero(a), y un tejado encima de la cabeza de uno, era la última felicidad.

Un tiempo más tarde en la evolución de la humanidad, nuevos tipos de deseos emergieron—los deseos sociales. Estos deseos surgieron cuando las personas empezaron a actuar recíprocamente o interactuar dentro de la sociedad, lo que incluye el deseo por la riqueza, fama y poder. Nosotros hemos evolucionado a través de estas necesidades por miles de años, actualizando cada posible combinación y aspecto de ellos. Desde esta perspectiva, las estrellas cinematográficas, ídolos deportivos o políticos son todos “manifestaciones” del deseo social que evoluciona dentro de la humanidad.

Pero hoy, un nuevo deseo está apareciendo en la humanidad–que nosotros no podemos lograr a través de la satisfacción física, ni a través de la interacción entre sí. Esta necesidad todavía es muy difícil para nosotros definirla, y no estamos seguros de cómo encontrarla—ella es la necesidad de comprender el propósito de nuestra existencia. Aunque ha habido siempre individuos en cada generación que se preguntaron “Por qué yo estoy aquí?”, ahora es la primera vez en la historia cuándo esta pregunta se levanta en las masas de personas y exige ser contestada.

El precio del descontento

¿Así cómo esto se relaciona a la crisis que nuestra generación más joven está enfrentando? Porque ellos están en el punto más alto de la evolución de los deseos, ellos inherentemente se dan cuenta que el dinero, fama y poder no les traerá verdadera felicidad. Esto no significa que los niños de hoy no tienen deseo por alguna cosa; al contrario, ellos tienen montones: ellos solo no saben cómo satisfacerlos.

Es bastante simple: Si yo realmente quiero un cachorro para mi cumpleaños, yo no voy a estar contento si tú me das un closet completo con ropa nueva. Aun si la ropa luce muy linda en mí, ellos simplemente no satisfarán lo que yo quiero internamente. Porque nuestra juventud, es así con cualquier tipo de placer. Ellos van de un deseo al próximo a velocidad de un rayo, y continúan encontrándose insatisfechos.

Cuando ellos son adolescentes, muchos niños se desilusionan por la cínica habilidad de sus padres de mostrarles cómo estar felices. Ellos no ven por qué deben trabajar duro para lograr las metas que los adultos les pusieron para ellos. Por otro lado, ellos no saben para que esforzarse más.

Para nosotros, puede parecer que los niños de hoy son perezosos, pero su falta de motivación realmente es una expresión de desesperación. En casos extremos, su desesperación es tan dolorosa que la vida en sí misma parece vana y el suicidio parece ser la única respuesta.

Para hacer frente a esto, muchos adolescentes adoptan la actitud “la vida es corta; coma el postre primero”, gastando su tiempo persiguiendo después cualquier placer, con tal de que sea fácil de obtener. El resultado es este “niño perpetuo,” incapaz para mantener una familia o trabajo, ya que requiere un esfuerzo real. Estos niños también son vulnerables a recurrir de drogas, alcohol, y los esquemas de conseguir-ser-rico-rápido, ya que todo éstos prometen intenso placer por virtualmente ningún esfuerzo. Otros adolescentes reaccionan a su sentido de vacío con el enojo, arremetiendo contra los padres y la sociedad, que han sido incapaz de proporcionarles un propósito significativo para sus vidas. Y a veces, este enojo explota en violencia horrible, como los tiroteos del centro comercial.

Respondiendo a sus necesidades

La incapacidad de la generación más joven para entender y satisfacer sus deseos es la misma fuente de sus problemas. Sin la guía de las generaciones anteriores, los adolescentes andan a tientas en la oscuridad así ellos intentan encontrar maneras de satisfacer estos deseos anónimos que viven en la juventud de hoy. La popularidad de películas como Matrix, El Señor de los Anillos, y Harry Potter reflejan el deseo por algo más allá de lo que nosotros podemos encontrar en este mundo. Su interés en las prácticas en Nueva Era (New Age), misticismo y filosofías Orientales también apunta a la necesidad creciente de las personas jóvenes por encontrar el significado en la vida.

Para ayudar a nuestros niños, nosotros debemos permitirles saber que hay una razón para el vacío y confusión que ellos sienten. Nosotros necesitamos mostrarles donde ellos encajan en el curso general de desarrollo de la humanidad—y que se les permita ver que ellos representan la fase final en la evolución de deseos. Y nosotros tenemos que proporcionarles una manera para desarrollar y lograr sus deseos.

Es nuestro deber para darles una comprensión tangible del propósito de su existencia, el que descansa en la opción consciente de una nueva, superior, realidad que nosotros, juntos, podemos construir–la realidad de una sociedad armoniosa, altruista–y, por eso, subir al próximo nivel de la evolución humana. Y una vez que nuestros niños sepan cual es su propósito, ellos se motivarán para perseguirlo. La apatía, enojo, depresión y desesperación encauzarán la misma energía apasionada con que sus padres y abuelos siguieron “el sueño americano” —la búsqueda por dinero, honor y fama.

Nuestros niños podrán ir a lugares y lograr estados de felicidad ilimitada, pero nosotros debemos proporcionarles las herramientas y guía para su viaje. Haciéndolo así, nosotros los salvaremos de mucha miseria, les permitiremos encontrar su verdadera felicidad, y los aceleraremos a todos en el camino hacia el verdadero propósito de la existencia.

Fuente: http://www.mutualresponsibility.org/

Los jóvenes, preocupados por el futuro que les viene y la falta de confianza en ellos

Los jóvenes españoles están, en líneas generales y a pesar de la pandemia, satisfechos en lo personal pero no en lo económico, y la incertidumbre derivada de la Covid-19 no ha hecho sino aumentar su preocupación por el futuro, sobre el que se muestran pesimistas.

Según una investigación sobre cómo ha afectado la pandemia y el confinamiento a los españoles de 15 a 29 años presentada hoy por Fundación Pfizer y Fad, un 62,1% de jóvenes opina que es altamente probable que empeore la situación económica en los próximos años y prácticamente un 60% destacan que empeorarán las oportunidades laborales y de futuro especialmente para ellos.

“Lo que se extrae de este estudio es que tenemos unos jóvenes muy realistas sobre la situación actual, conscientes de que son una generación entre dos crisis y eso va a marcar su futuro y el de la sociedad, y que ponen el énfasis –más allá de querer disfrutar más de la vida en lo personal–, en la relevancia que la política, los servicios públicos y la ecología van a tener a partir de esta pandemia”, ha asegurado Eulalia Alemany, directora técnica de Fad, al presentar las conclusiones de la investigación.

De hecho, a la hora de valorar cómo les afectará a ellos y a la sociedad todo lo que está suponiendo esta pandemia, solo un 17% declara que todo seguirá igual y un tercio piensa que la pandemia será un revulsivo para que mejore la sociedad.

Hoy se celebra el Día Nacional de la Juventud

República Dominicana celebra este 31 de enero el Día Nacional de la Juventud, en honor a San Juan Bosco (1815-1888), el llamado Padre y Maestro de la Juventud.

San Juan Bosco fue  sacerdote católico italiano, educador y escritor quien dedicó su vida al mejoramiento y la educación de los jóvenes de las calles, delincuentes juveniles y otros niños desfavorecidos de la Italia del Siglo XIX.

A los dos años, Bosco quedó huérfano de padre y tuvo que vivir en una situación de pobreza. En 1835, ingresó al seminario en Chieri, y después de seis años de estudio, fue ordenado a sacerdote por el arzobispo Franzoni de Turín.

“Los jóvenes no sólo deben ser amados, sino que deben notar que se les ama”,  es uno de los tantos pensamientos de San Juan Bosco, quien es considerado como “Padre y Maestro de los Jóvenes” y por eso el  31 de enero de cada año es conmemorada esta fecha en memoria de su muerte.

Don Bosco consagró su vida a trabajar en  ayuda de la juventud, fundamentalmente en la formación en diferentes áreas, en ámbitos laborales y  religioso,  ya que él  consideraba que en la juventud  estaba el  futuro de la  nación.

En virtud de  la Ley No.20-93 es declarado  el día 31 de enero de cada año, fiesta de San Juan Bosco, como Día Nacional de la Juventud en la República Dominicana, de 5 de Diciembre de 1993.

Fuente: cdn.com

El 97% de los millenials ha sufrido insomnio por culpa del móvil

La luz azul que desprenden las pantallas de los dispositivos electrónicos podría ser una de las principales causas que empeoran la calidad del sueño de los usuarios, según un estudio.

El 97% de los millenials ha sufrido insomnio en alguna ocasión por haberse quedado despierto hasta muy tarde consultando el teléfono móvil. De hecho, el dormitorio sería la estancia de la casa donde más uso se hace del smartphone de manera diaria. Así lo desvela una investigación llevada a cabo por la firma de telefonía móvil OnePlus en Europa.

La razón: la luz azul

La luz azul emitida por las pantallas de los dispositivos electrónicos sería la principal causante de estos desórdenes del sueño, según este estudio. Y es que, al  imitar la luz del día, evita que el cuerpo produzca melatonina, la hormona responsable del sueño de manera natural.

El teléfono inteligente es uno de los dispositivos tecnológicos más presentes en la vida de los jóvenes: de acuerdo al estudio ‘El impacto de las pantallas en la vida familiar’ de empantallados.com, el 61% de los jóvenes lo reciben entre los 11 y los 12 años. Un dato que también se confirma en el ‘Dossier de indicadores sobre uso de TIC por menores en España’, del ONTSI, en el que se recoge que casi el 68,9% de los menores de entre 10 y 15 años tiene un teléfono móvil.

El 97% de los millenials ha sufrido insomnio por culpa del móvil

La solución: controlar el uso

Para evitar los riesgos de esta tecnología, es necesario que las familias y docentes promuevan un uso adecuado a través de sencillas pautas. Entre ellas estaría, por ejemplo, establecer espacios y horarios de uso diario, una rutina de sueño saludable e, incluso, practicar técnicas de relajación.

Además, y a nivel tecnológico, se pueden aprovechar tecnologías que ya integran smartphones, ordenadores o lectores de libros electrónicos y que regulan la cantidad de luz azul que emite la pantalla, reduciendo su influencia. Lo cierto es que no son muchos los que las conocen ni las utilizan. En la actualidad, el 31% de los encuestados por OnePlus ha afirmado que nunca ha activado este modo de pantalla, mientras que solo el 15% lo hace regularmente.

Fuente: educaciontrespuntocero.com