Entradas

Los mejores recursos para profesores disponibles en Internet

Internet es esa fuente de conocimiento donde se puede encontrar prácticamente todo. En lo relativo a educación, los recursos para educación en Internet se están volviendo imprescindibles al permitirnos el acceso a un mundo de posibilidades en unos pocos segundos, y de forma muy sencilla.

Editorial DM

Esta editorial online mexicana ofrece recursos educativos (tanto gratuitos como de pago) a docentes que imparten clase desde Preescolar a Bachillerato. Su catálogo incluye materiales didácticos para imprimir y herramientas de Evaluación Diagnóstica, Intermedia y Final. Asimismo, disponen de planeaciones didácticas para que el profesorado organice y planifique de manera más eficaz el desarrollo del currículo en el aula. Editorial DM ha desarrollado también la app gratuita Edukamigos para dispositivos móviles Android e iOS; con ella, los estudiantes aprenden y repasan de manera entretenida Matemáticas, Geografía, Historia, Ciencias Naturales, Arte…

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 12

Coursera

Una plataforma educativa asociada a las universidades y organizaciones con más de 700 cursos. Permite el acceso a cursos de calidad realizados por profesores de las universidades más prestigiosas. Los cursos están en inglés y las clases se imparten mediante vídeos que incluyen subtítulos para facilitar el seguimiento del curso en cualquier idioma.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 13

Miríada X

Esta web de Cursos Online Masivos en Abierto (MOOC) cuenta con recursos de las 1232 universidades iberoamericanas que forman la Red Universia. Procedentes de más de 23 países de Iberoamérica, ofrece cursos de la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad Politécnica de Valencia o la Universidad Politécnica de Cartagena.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 14

SkilledUp

Un buscador con cerca de 100.000 cursos gratuitos y de pago de más de 300 proveedores. Aunque su web esté en inglés, en su catálogo cuenta con cursos en varios idiomas, incluido el español, cuyos precios oscilan entre los 0 y los 50 dólares.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 15

Teachers.io

Este servicio online gratuito para profesores permite organizar el calendario escolar y compartirlo con sus alumnos a través de la herramienta myHomework Student Planner. Sus avanzadas herramientas hacen que sea más fácil supervisar y enseñar habilidades de organización en un mundo digital.

Las mejores plataformas educativas para aprender jugando. ¿Cuál eliges? 9

Socrative

Una de las plataformas online educativas más reconocidas se llama Socrative: juegos y aplicaciones para que estudiantes de todo el mundo puedan “aprender jugando”, un modelo que cada vez tiene más adeptos. Además, cuenta con cuentas para profesores específicas para que puedan monitorizar el avance de sus alumnos.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 8

LearningApps

Aunque con una interfaz que podríamos considerar obsoleta, la magia de LearningApps está en su interior. Una plataforma muy atractiva en cuanto a las posibilidades para crear aplicaciones didácticas, con fines educativos, y publicarlas en su web. Otra opción es utilizar las aplicaciones que otros han creado, con el ánimo de aprender de los contenidos que tratan.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 9

Better Lesson

Better Lesson no es una plataforma orientada al alumnado, sino al profesorado: recursos y aprendizaje para profesores, para todo tipo de materias: matemáticas, ciencias, lengua y literatura o mucho más. La plataforma te conectará con un experto en cada materia, el cual te echará una mano a medida que aprendes cada lección. La filosofía de la plataforma: si muchos sectores profesionales tienen entrenadores, ¿por qué los profesores iban a ser menos?

Las mejores alternativas a Youtube para subir tus vídeos educativos 3
TeacherTube

Estamos acostumbrados a utilizar Youtube como herramienta de educación, gracias a sus innumerables contenidos. ¿Y si existiese un Youtube específico para profesores? TeacherTube cumple precisamente con este objetivo: vídeos educativos pensados para que los profesores puedan utilizarlos en sus aulas. Dispone de múltiples categorías de vídeos sobre todo tipo de temas, así como también otros muchos recursos para usar en clase.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 10

PlanBoardApp

La planificación y programación de una clase es, en ocasiones, tremendamente compleja. PlanBoard quiere ponerlo mucho más fácil, ayudándote a la organización de cada clase y permitiendo también la colaboración de todo el equipo docente de, por ejemplo, un centro al completo.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 4

Wikispaces

Los wikis son herramientas excelentes para usar en clase y buscar la colaboración entre los alumnos: permiten no sólo acceder a una página web para comprobar su contenido, sino también modificarlo y editarlo como se considere necesario, en cada momento. Wikispaceses una plataforma para crear este tipo de wikis, que tiene un especial foco en el mundo de la educación a través de su iniciativa Wikispaces Classroom.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 3

Google Earth

Hace unos años comenzó a estar disponible como una iniciativa que parecía ciencia-ficción, y que ha terminado formando parte de nuestro día a día. Google Earth es excelente para todo lo relacionado con el posicionamiento de cualquier lugar en la tierra: permite hacer visitas virtuales por todo el mundo, ver imágenes, fotografías e información representativa de cada lugar, y todo sin movernos de la silla. Genial para la asignatura de geografía y con posibilidades que pueden extrapolarse a muchas otras materias.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 2

GoodReads

Siempre procuramos fomentar la lectura entre los jóvenes, y ¿por qué no hacerlo a través de una red social? GoodReads tiene este objetivo, y si bien es una red social universal (es decir, no está especializada en el sector educativo) sirve tanto para que los profesores recomienden libros, como para comprobar el avance de los alumnos y sus novelas favoritas. Pocas comunidades de lectura hay que sean tan grandes como GoodReads, que sin duda puede convertirse en un gran aliado para el profesor.

10 herramientas educativas para que los docentes ahorren tiempo 1

Cerebriti

El caso de Cerebriti ya lo hemos contemplado aquí y en algunas de nuestras recopilaciones, y es que de forma muy sencilla y visualmente atractiva para los alumnos —de múltiples niveles y edades— puede convertirse en una excelente plataforma de aprendizaje basado en juegos. Con decenas de temas y miles de juegos ya creados, la parte educativa —llamada Cerebriti EDU— pone el foco en su uso dentro del aula.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 1

TED-Ed Lessons

Miles y miles de vídeos creados específicamente para compartir conocimiento con el mundo, y que han sido guionizados específicamente para explicar determinados conceptos a los chavales (y a los que no son tan chavales). Aunque ya hablamos de las TED-Ed Lessons por aquí, reiteramos que son pequeñas píldoras de conocimiento en vídeos de corta duración, y que pueden encajar perfectamente en lecciones de múltiples asignaturas y materias.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 6

Diccionario de la Real Academia Española

Antes era imprescindible tener un buen diccionario en clase, ahora todas esas definiciones las tenemos en Internet. El Diccionario de la Real Academia Española es accesible desde cualquier dispositivo a través de esta dirección, rápido y directo. Conviene tenerlo a mano para explicar alguna definición específica, aunque esto no hace que no sea interesante tener un buen diccionario en papel en clase. ¿Por qué? Porque no todo va a ser Internet, ¿no?

20 herramientas de gamificación para clase que engancharán a tus alumnos 4

Edmodo

Es la red social por excelencia del mundo educativo, se llama Edmodo y en este artículo hablamos sobre las razones para aplicarla en clase. No sólo permite conectar con tus estudiantes, mandarles mensajes, tareas o información adicional; también permite la comunicación con las familias de una forma directa.

Geogebra, una práctica herramienta para aprender matemáticas 1

Geogebra

Si lo tuyo es el campo de las matemáticas o alguna de las materias que heredan de ella, Geogebra es una visita obligada de tanto en cuanto. Un sencillo programa online con el que explicar muchos conceptos de una forma visual muy atractiva y fácil de llevar a cabo. Por aquí explicamos los fundamentos de ésta herramienta, perfecta para aprender matemáticas, álgebra, geometría, cálculo o estadística, y con mucho material ya creado que podemos aprovechar.

Tu blog

Crear un blog para clase es algo extraordinario. Permite no sólo llevar un registro de las actividades que vamos realizando, también incluir a los alumnos para que ellos tomen el protagonismo en su formación, expliquen conceptos o amplíen sus conocimientos con pequeños trabajos. Además, les estaremos incluyendo en la creación de contenidos en Internet, dándoles un espacio y un nombre; añadir el editor de tu blog (sea cual sea, aquí te dimos las mejores plataformas para crear gratis un blog para educación) a tu barra de marcadores es siempre una buena idea.

15 herramientas para evaluar a los estudiantes 2

Kahoot!

Un poco de diversión de vez en cuando nunca está de más, y Kahoot!la ofrece. Última hora, lección ya terminada… ¿por qué no dar un repaso con un concurso con puntuaciones? Harás que tus chavales se esfuercen al máximo por conseguir una buena puntuación, mientras repasan conceptos sin ni siquiera darse cuenta. Existen miles de packs de preguntas ya creados, aunque es ideal que te crees tu propio concurso con las preguntas personalizadas al máximo, y adaptadas a lo que hayáis explicado y estudiado a lo largo de las clases. También te proponemos algunas otras plataformas más que te ayudarán a evaluar a tus estudiantes.

20 recursos de Internet imprescindibles para cualquier profesor 7

Wikipedia

Y dejamos en el último lugar a la enciclopedia que relevado a un segundo lugar a aquellos innumerables tomos en papel. Wikipedia, la enciclopedia libre, nos permitirá obtener rápidamente información sobre todo tipo de materias. Es cierto que hay que tener cuidado en algunos casos, pero para eso también podemos tener en mente otras opciones como las enciclopedias más tradicionales en formato tradicional, por ejemplo la Britannica. Y en cualquier caso recuerda las opciones multi-idioma disponibles en estas plataformas, y que nos permitirán aprender y ensayar en otros idiomas. Si quieres algo más viable, échale un vistazo al proyecto Scholarpedia.

Ciberacoso (Cyberbullying): Lo que necesita saber

Antes de que existiera Internet, el bullying o acoso ocurría mayormente en persona. Los chicos eran acosados en la parada de autobús, en el recreo o en la fila del almuerzo. Pero una vez que el niño regresaba a casa, el acoso desaparecía. Ahora, con la tecnología, el acoso en línea o ciberacoso puede ocurrir en cualquier lugar y a cualquier hora.

Da miedo pensar que su hijo puede ser atemorizado, victimizado e intimidado continuamente. Con las redes sociales, los acosadores pueden perjudicar a otros chicos en la escuela o a toda hora durante la noche.

Esto es lo que necesita saber acerca del ciberacoso o cyberbullying y cómo proteger a su hijo.

¿Qué es el ciberacoso?

El ciberacoso sucede cuando los chicos usan tecnología en línea para perjudicar a otros chicos. En otras palabras, utilizan Internet para acosar y avergonzar a personas. Es a propósito y por lo general es constante.

Hoy en día los chicos usan las redes sociales, los mensajes de texto y el correo electrónico para charlar con sus amigos. Esto significa que el ciberacoso puede ocurrir muy fácilmente. Los mensajes crueles o las fotografías poco favorecedoras pueden ser enviadas a todos en la escuela con tan solo apretar un botón. Y los chicos pueden seguir enviando mensajes humillantes desde casa, durante los fines de semana o incluso durante las vacaciones.

A veces el acoso cibernético sucede con solo un niño que envía un texto cruel. Pero también puede ser un grupo de chicos que publican cosas humillantes acerca de alguien. Y después esos chicos envían el mensaje a más personas.

Estos son otros comportamientos que pueden ser considerados ciberacoso:

  • Enviar correos electrónicos, textos o mensajes instantáneos desagradables
  • Enviar mensajes neutrales a alguien hasta el punto del hostigamiento
  • Publicar cosas humillantes acerca de alguien en las redes sociales
  • Divulgar rumores o chismes en línea acerca de alguien
  • Burlarse de alguien en un chat en línea en el que participan varias personas
  • Atacar o matar a un avatar o personaje de un juego en línea, constantemente y a propósito
  • Hacerse pasar por otra persona al crear un perfil en línea falso
  • Amenazar o intimidar a alguien en línea o en un mensaje de texto
  • Tomar una foto o video humillante y compartirlo sin permiso

Es importante saber que no todos los conflictos en línea entre los chicos son considerados ciberacoso. A veces los chicos discuten en las redes sociales. También pueden burlarse entre ellos o usar chistes privados en sus mensajes de texto (lea acerca de la diferencia entre bromear y acosar).

Pero existe una manera de determinar si una conducta es ciberacoso. Si un chico está enviando mensajes crueles a propósito y frecuentemente, entonces es ciberacoso.

El ciberacoso y los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención

Todos los chicos pueden ser acosados cibernéticamente. Sin embargo, los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención enfrentan riesgos especiales debido a sus dificultades. Esto significa que tienen más probabilidad que sus compañeros de ser acosados cibernéticamente.

Por ejemplo, los chicos que reciben servicios especiales o adaptaciones puede que sean el blanco del ataque porque parecen diferentes. También pueden ser señalados debido a sus dificultades académicas o sociales.

Además, los mensajes en línea pueden ser complicados para los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención. La mayor parte de la comunicación en línea se basa en textos, por lo que los chicos con dificultades para escribir pueden tener problemas con esto.

Los niños que tienen dificultades con las habilidades sociales pueden malinterpretar los correos electrónicos o los mensajes de texto. Puede que no entiendan el contexto de una publicación en las redes sociales. Y los chicos con problemas de impulsividad o TDAH puede que respondan negativamente a un mensaje sin analizarlo.

Pero es importante saber que los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención no solo corren el riesgo de ser víctimas. También están en riesgo de acosar cibernéticamente a otros chicos.

Cómo prevenir el ciberacoso

La mejor manera de prevenir el ciberacoso es preparar a su hijo para interactuar en un mundo en línea.

Estas son algunas cosas que usted puede hacer:

  • Hable con su hijo acerca de lo que es el ciberacoso.
  • Discuta con él qué hacer si lo acosan en línea.
  • Practique con su hijo habilidades sociales del mundo real que puedan ayudarlo en línea.
  • Mantenga las líneas de comunicación abiertas con su hijo.
  • Enseñe a su hijo respeto y empatía con otros en línea.
  • Entienda qué dispositivos, apps y tecnología está usando su hijo.
  • Mantenga la tecnología fuera de la habitación de su hijo ya que ahí puede ser usada sin supervisión.
  • Utilice un contrato de teléfono celular para ayudar a controlar el uso de la tecnología por parte de su hijo.

Fuente: understood.org

Internet y los niños: aprende a navegar seguro

Aprender a navegar con seguridad en Internet es imprescindible para los niños y digo imprescindible porque la red ofrece ya tantas ventanas abiertas, emergentes, públicas, privadas, informativas, sociales y educativas, que es un peligro dejar que los niños se pongan delante de un ordenador y empiecen a navegar sin criterio, sin orden, sin un interés específico o sin saber utilizar las redes sociales con cabeza.

Cómo aprender a navegar seguro por Internet

Actualmente, tanto los padres como los educadores somos conscientes de este reto. Así, en los colegios e institutos se imparten regularmente charlas para los alumnos de los últimos cursos de Primaria y de la ESO, donde se exponen y explican todas las herramientas con las que se puede navegar en Internet y se advierte a los chavales del peligro de la negligente utilización de las redes sociales y de lo que puede ocurrir cuando invitan como amigo a su cuenta a alguien que no lo es o que no conocen, lo que podría ocurrir cuando publican sus datos personales (nombre, dirección, colegio, equipo deportivo) o dan pistas para que los demás lo averigüen.

Hay que tener en cuenta que en Internet, todos podemos encontrar de todo y los niños también. Por este motivo, ningún niño deberíanavegar en Internet sin haber consultado algunas páginas webdonde se explica a los niños qué es la navegación segura. Del mismo modo que ponerse al volante de un vehículo sin haber estudiado el código de circulación o haber dado unas clases prácticas de conducir es un peligro para uno mismo y para los demás, navegar en Internet sin saber cómo también es un peligro, sobre todo, porque el acceso al ordenador cada vez se produce a edades más tempranas y el nivel de maduración entre los niños, los adolescentes y los jóvenes es muy diferente.

No obstante, una cosa es navegar en Internet y otra ser un verdadero cibernauta. Los niños, gracias a su innata curiosidad y gracias a su facilidad de adaptación a los nuevos medios, se han convertido en usuarios de Internet, y, en muchos casos, en usuarios avanzados. Desde la perspectiva adulta, mientras que Internet ofrece claras ventajas en el campo de la educación, ya que reduce los obstáculos para la creación y distribución de contenidos y ofrece un amplio acceso a fuentes de información digital cada vez más ricas, por otro lado, los menores representan el grupo más vulnerable dentro de los usuarios de la red: son víctimas potenciales de actividades ilícitas (tráfico de niños, pornografía y prostitución infantil) y tienen fácil acceso a contenidos desaconsejables (pornografía, violencia, racismo, xenofobia, discriminación por razón de género) que puedan afectar negativamente a su desarrollo físico, mental, espiritual y social.

Por este motivo, una adecuada protección, implica necesariamente un buen conocimiento del funcionamiento de la red y sus posibilidades, la formación necesaria para detectar contenidos potencialmente perjudiciales y la información sobre los mecanismos de protección existentes, tanto técnicos como legales. En definitiva, el mejor método de prevención contra el manejo pernicioso de Internet, pasa por la Educación. Conocer exactamente las posibilidades del uso de Internet y sus peligros no debe ceñirse solamente al marco técnico, si no que los niños deben aplicar en su uso otros conceptos propios de la Educación tales como los valores de interdependencia, justicia social, tolerancia y respeto, entre otros.

Ilustraciones sobre cómo internet ha cambiado nuestra vida

Es increíble lo mucho que la tecnología, en especial internet, ha cambiado nuestra vida. No simplemente nuestra forma de relacionarnos, sino también nuestros deseos, miedos, tabúes, etc. En definitiva, ha impregnado toda nuestra cultura de tal forma que, en muy pocos años, nuestra manera de ver el mundo es completamente diferente. Eso sí, muchos dirán que para bien y otros tantos dirán que para mal.

“Internet es mucho más que una tecnología. Es un medio de comunicación, de interacción y de organización social” —Manuel Castells, sociólogo español.

¿En qué ámbitos destacan esos cambios?

Celos

Antes: ¡La estabas mirando! Después: ¡Le diste me gusta a su foto

 

Anuncios

Antes: Anuncios escuetos en el periódico con el número de teléfono. Después: Anuncios en redes sociales.

Buscando cosas

Antes: ¡Si tan solo tuviera acceso al conocimiento del mundo! Después: ¿Con qué sueñan los apios?

Ser un pirata

Antes: Un verdadero disfraz de pirata. Después: Esas personas que hackean o acceden a contenidos en línea de forma que roza la ilegalidad.

Viendo series

Antes: ¡Vaya! El próximo capítulo no es hasta la semana que viene. Después: ¡Vaya! La próxima temporada no es hasta el año que viene.

Buscando recetas

Antes: Llamabas a tu madre por teléfono para pedirle la receta. Después: Consultas la receta en internet.

Fotos: muhimu.es

 

¿Conoces la “navegación” de tus hijos en internet?

En este artículo nos dice Manuel Moreno, experto en nuevas tecnologías, que es muy recomendable a los padres “instalar programas de control parental, fomentar un uso educativo y moderado de la Red y establecer una relación de confianza con los adolescentes para conocer sus hábitos” online, de una manera no intrusiva.

Como profesores, debemos propiciar el diálogo sobre este tema con nuestros padres y estudiantes, nos es importante conocer el uso y los medios de control de los servicios digitales por parte de nuestros estudiantes. ¿Cómo enfrentamos este desafío?

Veamos algunas estadísticas: los usuarios, muchos de ellos niños y adolescentes, descuidan su seguridad a la hora de tener presencia en los servicios digitales, ya que sólo el 13% (de los encuestados) hace uso de passwords considerados seguros, es decir, aquellas que se componen de letras, números, mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales; el 32% de los jóvenes pasa más de tres horas diarias en esos mundos virtuales; el 80% de los niños de 12 años ya tiene un terminal propio; el 63% ha contactado alguna vez por internet con alguien que no conoce, y el 71% de los usuarios asegura saber qué son las «cookies» y cuál es su función, entre otros porcentajes que escribe el Licenciado J.M. Sánchez, en su artículo en ABC (España) y que compartimos con fines educativos – pastorales. Declara que su objetivo “es concienciar a los padres y profesores en la necesidad de formarse y comprender el entorno digital en el que se mueven los adolescentes”– Concluye con un “decálogo con recomendaciones esenciales que nos ayudarán a protegernos mejor en el uso de las nuevas tecnologías”.

¿Les parece necesario conocer sobre este tema? ¿Cuántos padres de familia conocen la “navegación” de sus hijos en internet? ¿Qué diferencia hay en el uso del internet en cabinas, en el propio hogar, en la casa de los amigos y en la escuela? ¿Existe en su escuela una política de orientación sobre esto?

Internet, niños y el nuevo mundo: cuando existe una falta de madurez digital

Pese a la pedagogía y el aumento de la concienciación ciudadana, el 77% de las personas sigue utilizando contraseñas inseguras, mientras se estima que más de un millón de adolescentes españoles están en riesgo de sufrir adicción.

Hace menos de treinta años la World Wide Web era una completa desconocida. Tardó un tiempo en alcanzar el punto de madurez para que este sistema de distribución cambiara las reglas del juego de industrias y se convirtiera en una revolución social. Con internet en todas las esquinas, hoy en día muchos de los usuarios siguen descuidando su seguridad a la hora de tener presencia en los servicios digitales, y muchos de ellos niños y adolescentes que contemplan a los teléfonos móviles inteligentes como su principal forma de entretenimiento actual.

Aunque nacieron con la explosión de internet, gran parte de la población menor de edad desconocen algunos riesgos de determinados servicios de internet y descuidan, sobre todo, sus contraseñas. Puede que más de uno piense, querido lector, que se trate de un debate algo ya superado. Pero no. Diversos estudios consultados confirman que gran parte de los internautas siguen utilizando métodos inseguros. Según datos de la firma de seguridad S2 Grupo, el 77% de los usuarios reconocen utilizar contraseñas «débiles» conformadas por letras, números o la combinación de ambas y sólo el 13% de los encuestados hace uso de passwords considerados seguros, es decir, aquellas que se componen de letras, números, mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales.

Una contraseña robusta sigue siendo un misterio

Los datos son preocupantes. El 42,7% de los usuarios utiliza la misma contraseña para todo y sólo el 31% dispone de una diferente para cada entorno, un comportamiento que puede poner en riesgo su seguridad. Pero hay más. Pese a las reclamaciones de los expertos, el 56% de las personas asegura no cambiar nunca sus contraseñas y utilizar las mismas desde hace años. Sólo cerca del 18% las cambia mensualmente y en torno al 13% las renuevan anualmente. Un escenario que, ante un conflicto, puede dejar abierta las puertas de par en par ante posibles ataques de ciberdelincuentes.

«Todavía hay una tendencia muy amplia a utilizar contraseñas poco seguras, por lo que es necesario impulsar un uso responsable y protegido en entornos online. Usar este tipo de contraseñas significa quedar realmente expuestos a la posible acción de un hacker que podría acceder a nuestros dispositivos o cuentas inutilizándolos o robándonos información, por ejemplo, lo que puede ser especialmente grave en el caso de los menores de edad», señala en un comunicado José Rosell, socio-director de S2 Grupo.

Internet como forma de vida

Además de los conflictos relacionados con la seguridad informática, en un momento en el que la llamada ciberguerra mundial ya ha dado comienzo enfrentando a diferentes potencias entre sí, existe una relación en el uso y control de los servicios digitales por parte de los consumidores. En otro informe, elaborado por el comparador Kelisto, se estima que en España hay casi un millón de adolescentes (967.454 españoles entre 12 y 18 años) que están en riesgo de sufrir adicción a internet. En la actualidad, se cree que unos 50.000 de ellos no pueden abandonar ni un día el hecho de tener presencia en alguna de sus redes sociales favoritas. Es más, se calcula que los jóvenes (el 32% de ellos) pasa más de tres horas diarias en esos mundos virtuales.

Los expertos creen que hábitos como no planificar el tiempo frente al ordenador o pasar demasiadas horas jugando o consultando sus perfiles son signos de adicción. El escenario en el que nos movemos implica, sin embargo, poner la lupa sobre la madurez digital de muchos de ellos, máxime a que muchos de ellos (la mitad, según algunos estudios) recibe su primer modelo de «smartphones cuando todavía tienen 10 años. Se estima que el 80% de los jóvenes (con edades comprendidas en torno a los 12 años) ya tiene un terminal propio.

¿Quiere decir eso que están demasiado expuestos? Bien, habrá que extremar las precauciones, pero en muchos casos sus hábitos ponen en alerta comportamientos inseguros. Se calcula que el 63% -según el mismo informe- de los adolescentes ha contactado alguna vez por internet con alguien que no conoce, mientras que el 45% de ellos ha llegado incluso a quedar cara a cara con esa persona.

«Para evitar este tipo de situaciones, es muy importante que los padres adopten una actitud proactiva en cuanto a la educación online de sus hijos y que tomen medidas para supervisar, de una manera no intrusiva, el uso que hacen de internet. En este sentido, instalar programas de control parental, fomentar un uso educativo y moderado de la Red y establecer una relación de confianza con los adolescentes para conocer sus hábitos de conducta online son algunas medidas fundamentales para garantizar su experiencia en Internet», manifiesta en un comunicado Manuel Moreno, experto en nuevas tecnologías y redactor jefe de Kelisto.

La necesidad de comprensión de padres

Por el contrario, en el libro «Los Nativos Digitales no Existen» (Deusto) se aborda la problema desde otra perspectiva. Según se describe en sus páginas, aunque gran parte de la población adolescente tiene presencia en redes sociales y utiliza las nuevas tecnologías continuamente, la gran mayoría son incapaces de utilizar este tipo de plataformas desde una perspectiva de seguridad. «A los nacidos en la era de los noventa se les ha puesto una etiqueta de nativo digital y que está asociada a una competencia que no tienen», reconoce a este diario Susana Lluna, coautora del libro junto a Javier Pedreira «Wicho».

«Queremos concienciar a los padres que en casa no tienen superhéroes [por sus hijos] que saben controlar todos los dispositivos», recalca, porque -según indica esta experta- los menores no cuentan con grandes habilidades para hacer frente a algunas tareas como saber adjuntar un archivo o el funcionamiento de algunos servicios digitales. «Los sacas del uso corriente y superficial de un smartphone o de Instagram o YouTube y no saben; no tienen conciencia de acerca de cómo va a repercutir en su identidad digital, del nivel de seguridad, tampoco de las ventajas que le pueden sacar», manifiesta Lluna.

El objetivo de este compendio de artículos elaborados por diversos expertos en la materia es concienciar a los padres y profesores en la necesidad de formarse y comprender el entorno digital en el que se mueven los adolescentes. Y es que, según se recoge en sus páginas, los llamados «nativos digitales» no se trata de una generación especialmente dotada de conocimientos, habilidades o intereses en lo que al uso de las llamadas nuevas tecnologías se refiere. Tal vez, más bien deberíamos hablar de huérfanos digitales con una preocupante falta de formación.

Decálogo para mejorar la gestión de las contraseñas

Para realizar un mejor uso de nuestras claves, el equipo de expertos de S2 Grupo ha elaborado un decálogo con recomendaciones esenciales que nos ayudarán a protegernos mejor en el uso de las nuevas tecnologías:

1. No utilizar datos familiares:

Los expertos creen que esto nos dejaría más expuesto a personas que nos conozcan o contactos de nuestras redes sociales. «Es importante que nuestras contraseñas no respondan al lugar donde vivimos, el nombre de nuestra mascota o el de nuestro lugar de vacaciones», sostienen.

2. Evitar palabras o series de números:

Los ciberdelincuentes utilizan sistemas automáticos para descifrar contraseñas que hacen uso de diccionarios de palabras y generan combinaciones de números. Según estudios realizados recientemente, las peores contraseñas son ‘123456’, ‘password’, ‘abc123’, ‘qwerty’,

3. Escoger contraseñas robustas.

Es aconsejable -sostienen los expertos- que nuestras claves tengan ocho caracteres mínimo, mayúsculas, minúsculas, números y símbolos del teclado, así dificultaremos que puedan ser acertadas por herramientas destinadas a este fin.

4. Nunca «guardar la contraseña»:

Aunque es una medida muy cómoda que nuestro navegador recuerde nuestra contraseña, «podemos comprometer seriamente nuestra privacidad», añaden.

5. Escoger claves memorizables pero que no sean adivinables:

Un tema habitual es utilizar claves que no representen nada personal. «Para que recordarlas no sea un problema, podemos utilizar alguna palabra o combinación de números que nos sea familiar y acompañarlo del resto de elemento de una contraseña robusta», rezan los expertos.

6. Utilizar claves diferentes para cada servicio:

«Si utilizamos un mismo código para todo y éste es descifrado por un ciberatacante, comprometeremos la seguridad de todos los servicios y dispositivos que utilizamos», sugieren. Por este motivo es esencial que sean diferentes.

7. Cambiar las contraseñas periódicamente:

Otro detalle si queremos incrementar nuestra seguridad, es muy importante renovar los passwords periódicamente, de esta forma evitaremos que si en algún momento otra persona pudo tener acceso a ellos, pueda utilizarlos.

8. Mantenerlas en secreto:

La mejor forma de que otras personas no puedan acceder a nuestras cuentas es no compartir nuestras contraseñas con nadie.

9. Anotarlas en un lugar seguro:

Si queremos registrarlas en algún lugar por si se nos olvidan «es aconsejable hacerlo en algún lugar que consideremos seguro en nuestro hogar y nunca hacerlo en el ordenador, la tableta o el smartphone».

10. Uso de aplicaciones:

Cada vez hay mayor número de apps que pueden ayudarnos a cifrar nuestras claves para «salvaguardarlas de una forma adecuada y poder recordarlas en caso de que sea necesario».

Este contenido ha sido publicado originalmente por ABC Tecnología en la siguiente dirección: abc.es