Entradas

Cómo hacer un cierre simple pero efectivo al final de tus clases

Para lograr aprendizajes realmente significativos, enseñar los contenidos propuestos y avanzar hacia una educación que reconoce el valor del monitoreo constante, los profesores le asignan gran importancia a un elemento fundamental en la estructura de la clase: el cierre. Por ejemplo, para Pilar Palacios, profesora de lenguaje y coordinadora del proyecto Ideas Docentes de Elige Educar, es muy importante utilizar alguna dinámica que enganche a los estudiantes al finalizar la clase. Esta es una manera de premiarlos por el trabajo realizado a lo largo de la jornada, monitorear lo que aprendieron y también, una forma muy útil de ver los avances y los puntos en los que hay que poner el foco en una siguiente sesión.

El cierre en una clase es además la última sensación con la que se quedan los alumnos y con esas sensaciones o emociones se enfrentarán a la siguiente clase. El objetivo, entonces, es poder concluir el proceso de aprendizaje de una forma adecuada y sencilla teniendo en cuenta los logros, las dificultades e incluso las emociones a las que se enfrentaron los alumnos. Para ellos es esencial, pues de esta forma pueden reflexionar y autoevaluar sus propios aprendizajes de una manera general. Y para los profesores es fundamental como herramienta para planificar e incluso mejorar el enfoque o los instrumentos de enseñanza teniendo en cuenta las necesidades de todos los estudiantes. El cierre no debe ser extenso, tampoco abrumador, simplemente debe ser una especie de síntesis y reflexión en torno a los aprendizajes. Pero, ¿cómo lograr un cierre adecuado en poco tiempo?

En sólo siete minutos, Sarrah Saasa, una profesora en una escuela en India, ha logrado darle un cierre a sus clases de una forma concisa y efectiva.

Con su estrategia ella monitorea, analiza cómo estuvo la lección y logra entender qué aprendieron sus alumnos. Para Sarrah, esta etapa final es esencial pues implica lograr terminar la clase de la mejor forma. “No queremos que los estudiantes vayan a la siguiente clase de una forma abrupta. Queremos saber si ellos entendieron los conceptos, así que cerramos el ciclo con reflexiones cortas”, explica una docente en un video de Edutopia. Su estrategia se divide en los siguientes tres pasos:

Paso 1: Sacar el tiempo

Lo primero que hace Sarrah Saasa, es destinar tiempo al final de la clase, antes de que suene la campana para la siguiente.

Paso 2: Resumir

Luego, la docente les pide a sus estudiantes que resuman las principales conclusiones de la temática vista. Esto favorece la metacognición en los estudiantes y permite que ellos realice una priorización de los contenidos abordados.

Paso 3: Preguntas

Finalmente vienen las preguntas reflexivas acerca del contenido y del aprendizaje como tal. En esta parte, Sarrah pide a sus alumnos que le cuenten qué fue lo más difícil y qué fue lo más fácil. Al plantear varias preguntas metacognitivas, los estudiantes se vuelven mucho más conscientes de sus aprendizajes y los docentes obtienen mayor información sobre cómo y cuánto están aprendiendo.

Este cierre, dice la profesora en el video, le permite conocer mucho más a sus estudiantes y por supuesto, le permite planear de mejor forma la siguiente clase. Además, para los alumnos también es clave, pues tienen el tiempo de “aterrizar” los contenidos aprendidos, pensar acerca de las dificultades que tuvieron y reflexionar acerca de los logros alcanzados para concluir la lección y pasar a la siguiente. La estrategia de Sarrah es rápida, es sencilla, pero sobre todo efectiva y aplicable en diversos contextos y niveles educativos.

Y tú, ¿qué estrategia utilizas para darle un cierre a tus clases?

Fuente: eligeeducar.cl

10 preguntas para saber si este ha sido un buen año escolar

Es el momento de poner punto y final a un año escolar más y de prepararse para el verano. Pero antes de despedirse de libros y cuadernos y de pensar en qué hacer en verano, es el momento de la evaluación final, y no estamos hablando de los exámenes, sino de la evaluación para determinar cómo ha ido el curso en general.

¿Ha sido un año para recordar? ¿Un buen curso? ¿Un año escolar sin más? ¿O uno que sería mejor olvidar? Hemos elaborado un cuestionario con diez preguntas que te ayudarán a saber si este ha sido un buen curso para ti. No te preocupes, que para este test no tienes que estudiar: ya sabes todas las respuestas, solo tendrás que decidir si responder con un Sí o con un No a cada una de las preguntas.

¿Te atreves a comprobar si este ha sido un buen curso?

Descubre en 10 preguntas si ha sido un buen curso

1. ¿Estás satisfecho con tu trabajo a lo largo del curso?
2. ¿Consideras que has aprendido cosas nuevas?
3. ¿Has utilizado alguna de las cosas que has aprendido en proyectos o trabajos escolares con éxito?
4. ¿Has ayudado a algún compañero de clase con alguna duda  sobre los exámenes?
5. ¿Tus profesores te han deseado que pases un buen verano porque “te lo mereces”?
6. ¿Tus padres y hermanos te han felicitado por el esfuerzo y por los resultados?
7. ¿Ya has empezado a buscar ideas para disfrutar del verano?
8. ¿Estás orgulloso de las notas que has obtenido?
9. ¿Tan orgulloso que estás deseando encontrarte con tus amigos o con tu familia para presumir de tus excelentes notas?
10. ¿No tienes ningún miedo al curso que viene porque estás seguro de que será tan bueno como este?

¿Ya las tienes? Pues es el momento de enfrentarte a la verdad…

De 0 a 4 respuestas positivas:

Está claro que este no ha sido tu año, como está claro que este verano no te vas a librar de buscar clases particulares para estudiar. No lo veas desde una perspectiva negativa, sino como una oportunidad para reforzar contenidos durante los próximos meses. Si estudias en verano no solo aprobarás, sino que próximo curso escolar empezarás con los contenidos muy frescos. ¡Tienes un comienzo muy prometedor!

5 respuestas positivas:

No ha sido tu mejor año escolar, y lo sabe. Como también sabes que la suerte ha estado contigo durante todo el año y que, gracias a ella, has pasado el curso sin “grandes daños” que lamentar, aunque quizás no te hayas librado de algún daño menor en forma de suspenso… Aunque hayas librado todas las asignaturas, quizás te convendría buscar clases de refuerzo para el verano. La suerte es traicionera, así que no vuelvas a dejar tus notas en manos del azar… No podrás presumir de excelentes notas, pero puedes presumir de que, para lo poco que te has esforzado, la suerte te ha acompañado.

De 6 a 9 respuestas positivas:

Ha sido un año escolar del que puedes sentirte muy orgulloso, la mejor prueba no está en el test, sino en las notas que has llevado a casa y en las que seguro que hay puntuaciones de las que puedes presumir. Cada curso escolar está lleno de sorpresas y, si no te relajas, puede que el próximo escolar se convierta en tu mejor año. ¡Sigue trabajando así de bien!
10 respuestas positivas:
¡Enhorabuena! Está claro que has tenido un curso de 10, así que ahora es el momento de disfrutar de un verano excelente porque está claro que te mereces unas vacaciones.
Sea cual sea el resultado que hayáis obtenido, por nuestra parte, os deseamos que disfrutéis de un buen verano.

Fuente: tusclasesparticulares.com