Entradas

La familia no es una democracia

 Rosario Vásquez

Enhorabuena docentes y familias el Periódico Listín Diario pone a la disposición de ustedes la gran variedad de informaciones con contenido curricular para ser usadas en las aulas y el hogar.  Al usar el periódico Listín Diario impreso,  listindiario.com y la web planlea.listindiario.com  como una estrategia de enseñanza aprendizaje fomentarás en tus alumnos o en tus hijos el aprendizaje significativo, el trabajo en equipo  y el trabajo colaborativo. También al trabajar con el periódico podrán ayudar a desarrollar el pensamiento crítico, a aprender con entusiasmo sobre el mundo y por qué no,  sobre cuestiones que afectan su mundo personal y familiar.

Sugerencias para para los docentes y los padres:

Lea el artículo antes de presentarlo a los estudiantes.
Las actividades pueden realizarse de manera individual o en grupo.  Escoger un espacio físico en donde se sientan en libertad.

Crear en el aula o en el hogar un ambiente que permita estimular la creatividad.

Elija la forma cómo va a dar a conocer el contenido de la noticia seleccionada.  Puede ser lectura en voz alta, narración de las partes más significativas o lectura silenciosa por parte de los niños o jóvenes.
Presente la página completa del impreso o el sitio web donde está ubicado el artículo. Sugerimos no recortar la noticia, pues el espacio que ocupa y la ubicación en la página, también ofrecen elementos de análisis.
Aproveche todas las partes del artículo: textos, gráficos, ilustraciones, fotografías y videos, en el caso de Internet.
Permita que niños y jóvenes exploren el periódico o el sitio web para conocer su estructura: los tipos de historias y la manera como las presentan.

A continuación, le presentamos un ejercicio de lectura de un artículo que consideramos muy importante sobre todo para la familia, a la hora de la toma de decisiones; y que si no están claras las reglas pueden desencadenar serias discusiones y hasta desarmonía en la familia.

Las puede adaptar de acuerdo a los grados o niveles en los que está impartiendo sus clases.  Es ideal también para trabajarlo en familia.

Artículo que se propone: No, no es una democracia

 Género: Artículo

Tema: La familia no es una democracia

Escrito por: Alicia Estévez.  [email protected]

Fecha de publicación: miércoles 13 de junio 2018

Enlacehttps://listindiario.com/la-vida/2018/06/13/519337/no-no-es-una-democracia, Listín impreso Fecha: 13/06/2018

Actividades sugeridas:

-Pídales que expresen sus opiniones con respecto al tema.

-¿Qué parecido tiene con alguna situación vivida en sus hogares?

-Realice una lluvia de ideas para que ellos expresen cuáles son los deberes que tienen sus padres y cuáles son los deberes de ellos como hijos.

-Pídales que recorten y peguen en un lugar visible el párrafo número cuatro de este artículo que habla sobre uno de los mandamientos de la Ley de Dios.

-Pregúnteles si con sus comportamientos ellos expresan respeto, admiración, consideración y estima hacia sus padres.

Y… ¿cómo está tu familia?

Instrucciones

Elija una opción por cada una de las siguientes preguntas y al terminar el cuestionario verifique el apartado final para saber qué tan unida y cercana a Dios está su familia.

1.- ¿Con qué frecuencia conversan como familia?

a) Todos los días

b) Una o dos veces por semana

c) Rara vez

d) Nunca

2.-¿Las manifestaciones de cariño forman parte de su vida cotidiana?

a) Siempre

b) A veces

c) Pocas veces

d) Nunca

3.-¿Pueden conversar y sostener una plática sin discutir?

a) Sin ningún problema

b) Con cierta facilidad

c) Difícilmente

d) Imposible

4.- ¿Aceptan los defectos de cada uno y saben sobrellevarlos?

a) Sin ningún problema

b) Con cierta facilidad

c) Difícilmente

d) Imposible

5.- ¿Con qué frecuencia comparten sus preocupaciones en familia?

a) Todos los días

b) Una vez al mes

c) Rara vez

d) Nunca

6.- ¿Con qué frecuencia se reúnen para celebrar algún acontecimiento familiar?

a) Por lo menos una vez cada dos meses

b) Una vez cada seis meses

c) Una vez al año

d) Nunca

7.- ¿Las decisiones que afectan a la familia se toman en conjunto?

a) Siempre

b) A veces

c) Pocas veces

d) Nunca

8.- Ante una adversidad o un problema familiar ¿cómo reaccionan?

a) Se solidarizan y apoyan todos

b) Se interesan, pero no apoyan

c) Sólo se informan

d) Son indiferentes

9.- ¿Cada miembro de la familia realiza alguno de los quehaceres del hogar?

a) Siempre

b) A veces

c) Pocas veces

d) Nunca

10.- ¿Cada miembro de la familia cumple sus propias responsabilidades?

a) Siempre

b) A veces

c) Pocas veces

d) Nunca

11.- ¿Con qué frecuencia eligen pasar tiempo juntos para divertirse en familia?

a) Todos los días

b) Una o dos veces por semana

c) Rara vez

d) Nunca

12.- Cuando salen de paseo o de vacaciones ¿cómo lo hacen?

a) Toda la familia junta

b) Los papás y algunos hijos

c) Sólo los papás

d) Todos por separado

13.- Las personas ancianas en su familia son consideradas:

a) Una bendición

b) Fáciles de sobrellevar

c) Difíciles de sobrellevar

d) Una carga para la familia

14.- ¿Con qué frecuencia invitan a otras personas a compartir su mesa familiar?

a) Siempre

b) Casi siempre

c) Rara vez

d) Nunca

15.- ¿ Con qué frecuencia ayudan, como familia, a personas necesitadas?

a)      Una vez por semana

b)      Una vez al mes

c)       Rara vez

d)      Nunca

16.- En las pláticas en familia ¿qué lugar ocupa la promoción de los valores católicos?

a)      Importante

b)      Más o menos importante

c)       Secundario

d)      Intrascendente

17.- ¿Cuáles son los temas que acostumbran platicar en familia?

a)      Cuestiones edificantes

b)      Problemas sociales o familiares

c)       Nos quejamos de todo

d)      Criticamos a otras personas

18.- ¿Hacen oración juntos?

a)      Todos los días

b)      Una vez a la semana

c)       Algunas veces

d)      Nunca

19.- ¿Con qué frecuencia asisten a Misa en familia?

a)      Cada ocho días

b)      Una vez al mes

c)      Rara vez

d)       Nunca

20.- ¿Con qué frecuencia comparten su fe como familia, por ejemplo leyendo juntos la Palabra, compartiendo su experiencia de Dios o hablando de temas espirituales?

a)      Siempre

b)      Frecuentemente

c)       Rara vez

d)      Nunca

Resultados

Si los incisos “a” fueron mayoría. ¡Felicidades! Tu resultado es muy bueno. Se nota que Dios es el centro de tu familia y que en Él encuentran la fuente de su amor y de su unión. Procuren seguir por ese buen camino y buscar nuevas maneras de continuar creciendo juntos como católicos y como miembros de una familia llamados no sólo a amarse mutuamente sino llamados también a compartir ese amor con otros.

Si los incisos “b” fueron mayoría. Tu resultado es bueno, aunque no tan favorable como hubieras querido porque hay por allí algunos puntos que necesitan atender o reforzar para darle a su vida familiar ese empujoncito que le falta para crecer en unidad y en fe. Te sugerimos organizar actividades en familia que involucren ayudar a otros, y también dedicar más tiempo a fortalecer como familia su relación con Dios.

Si los incisos “c” fueron mayoría. Tu resultado necesita mejorar. Se nota que las preocupaciones de la vida cotidiana están afectando la unidad de tu familia y su relación con Dios. No permitan que eso suceda. Conversa con tus familiares al respecto y acuerden acciones que puedan realizar para reparar esto, en especial pasar más tiempo juntos, esforzarse por dar a cada uno de sus miembros la atención personal y el cariño que necesitan, y sobre todo, dejar que Dios ocupe el centro para que todo lo demás adquiera su justa proporción.

Si los incisos “d” fueron mayoría. Hay muchos problemas en tu familia, pero nada que no se pueda corregir con la ayuda de Dios. Lo más importante es no desesperarse, ir atacando un problema cada vez. Y por encima de todo urge mejorar su relación con Dios. Si no puedes hablarle a tu familia de Dios, háblale a Dios de tu familia. Únete a otros miembros que deseen hacerlo y encomiéndala todos los días a la Sagrada Familia.

Fuente: aciprensa.com

Este cuestionario ha sido elaborado por el Semanario “Desde la Fe” de la Arquidiócesis de México

Medidas de prevención en Semana Santa

Aunque la Semana Santa tiene un significado cristiano, este período es tomado por muchas familias para vacacionar, si este es tu caso, tomar algunas medidas de seguridad sería muy útil para ti, tu familia y los demás.

Medidas de prevención a tomar en cuenta antes de salir de casa
  • Cierra el suministro de gas y las llaves de agua principales de la casa.
  • Desconecta los aparatos eléctricos.
  • Baja los “breaker” de suministro de electricidad.
  • Si es posible coloca alarmas contra robos e incendios.
  • Avísale a un vecino que se quede en el sector para que vigile la casa.
  • Cierra bien todas las puertas de entrada y salida.
  • Recuerda no dejar a tus animalitos solos en casa, déjalos en casa de un familiar o amigo que pueda cuidarlos.
Medidas de prevención a tomar en cuenta mientras te transportas
  • Revisa el vehículo antes de partir y asegúrate de tener todas las herramientas de seguridad necesarias (triángulo, goma de repuesto, linterna y botiquín de primeros auxilios).
  • Mientras viajas en vehículo usa el cinturón de seguridad.
  • No consumas bebidas alcohólicas mientras estas manejando. (Es además de un peligro, un mal ejemplo para tus hijos).
  • Cede el paso a los vehículos de emergencias (Ambulancias, bomberos, etc).
Medidas de prevención a tomar en cuenta cuando estés en tu destino de vacaciones
  • La protección se aplica por lo menos media hora antes de exponerse al sol.
  • Cuando estés en la playa o río no entres al agua hasta media hora después de ingerir alimentos.
  • Aplica gotas de AquaSec a los oídos de tus hijos y los tuyos antes de ir al agua, previenes la otitis del nadador.
  • Nada siempre de forma horizontal con relación a la orilla, nunca verticalmente.
  • Los niños deben bañarse en la playa o en el río bajo la supervisión de un adulto.
  • Acepta siempre las recomendaciones de las autoridades.
¿Qué debe tener un botiquín de emergencias?

El botiquín de primeros auxilios es un recurso básico cuando realizas un viaje, ya que en él se encuentran los elementos indispensables para dar atención a víctimas de un accidente o enfermedad repentina y en muchos casos puede ser decisivos para salvar vidas. Anímate con tiempo a armar un botiquín de primeros auxilios antes de salir de viaje.

Los elementos esenciales de un botiquín de primeros auxilios se pueden clasificar así:
  • Antisépticos (Yodo, alcohol, suero fisiológico, jabón etc).
  • Material de curación (Gasas, vendas, curitas, baja lengua y algodón).
  • Instrumental y elementos adicionales (Tapabocas y guantes desechables, pinzas, tijeras, cuchillas, navajas, termómetro oral, linterna, etc).
  • Medicamentos (Para el dolor de cabeza, estomago, fiebre y nauseas, entre otros).
  • Recuerda: Si tienes un hijo con alguna condición especial, es imperativo llevar sus medicamentos

Es importante tomar en cuenta las recomendaciones del Centro de Operaciones de Emergencias y todas las instituciones que lo conforman.

Fuente: nuestroshijos.do

Claves para evitar conflictos familiares en estas fechas

No se trata de evitar la presencia de incómodos familiares, sino de afrontar con determinación esos tensos momentos y sentar las bases de una relación cordial para el resto del año.

En unos días las celebraciones navideñas nos invitarán a sentarnos alrededor de una mesa familiar en la que compartiremos, además de un delicioso menú, momentos de alegría y unión. Sin embargo, a veces esta idílica situación se tiñe de un tono menos festivo y los eventos familiares destapan discusiones, viejas rencillas y opiniones que nos dejan con muy mal sabor de boca tras el postre. Para evitar en la mayor medida de lo posible estas disputas y que se resuelvan de la forma más acertada, el psicólogo Xavier Savin, nos propone diez consejos para que estos «dramas navideños» no se conviertan en un miembro más de la familia en estas fiestas.

A estas alturas del año en las que ya están organizadas las cenas y las comidas familiares a nadie le gustaría sentar a su mesa a ese incómodo invitado que rompe la armonía y en un momento dado destapa la caja de los truenos: un comentario inapropiado, una opinión política, la rivalidad entre equipos de fútbol o la propia jerarquía familiar.

No se trata de evitar la presencia de ese familiar, sino de afrontar con determinación esos tensos momentos y sentar las bases de una relación cordial que nos servirá para convivir en paz el resto del año.

Seguramente no te resultarán extrañas algunas de las situaciones que a continuación te vamos a relatar y que te ayudarán a entender qué conflictos habría que evitar y cómo funcionan las relaciones familiares para que con una sola palabra se rompa la concordia durante una celebración.

Las ideas políticas

No hace falta decir que vivimos un momento especialmente trascendente a nivel político lo que puede hacer de las comidas navideñas un momento delicado. No todos los miembros piensan igual, ni todos estarán de acuerdo… pero no pasa nada. No hay que tomárselo como una ofensa personal, es solo una opinión.

Este aspecto se puede ampliar a los enfrentamientos deportivos, los gustos musicales, estéticos o incluso a algo tan intrascendente como elegir el canal de televisión donde veremos la retrasmisión de las campanadas de fin de año.

Los roles familiares

En las familias existen unos roles muy marcados, lo que suele hacer que las relaciones sean más jerárquicas de lo que cabría esperar fuera del ámbito profesional.

«En algunas familias existe una figura autoritaria, que impone unos límites estrictos sobre qué se puede decir y qué no. En estos casos no suele existir un conflicto visible, pero naturalmente esto genera rencor y a veces desemboca en la necesidad de mentir para poder conseguir los objetivos que nos marquemos sin tener la sensación de que nos están juzgando» apunta el psicólogo Xavier Savin.

Por el contrario, hay otras familias más democráticas, en las que hay una o varias personas que tienen más influencia que pueden en determinados momentos recriminar alguna conducta si no les parece adecuada, pero en este caso los demás miembros de la familia se sienten con la libertad de opinar en base a sus experiencias y opiniones.

También hay familias en las que los miembros «dejan hacer», confiando completamente en la autogestión de sus miembros. Para Savin esta «sería una situación perfecta si todos los miembros de la familia estuvieran comprometidos en colaborar y respetar a los demás, de lo contrario habrá quien no ayude y ofenda al resto».

Decálogo del buen entendimiento

Independientemente de cómo sea tu familia, existen 10 principios que puedes tener en cuenta para pasar unas navidades sin conflictos.

El experto y psicólogo, Xavier Savin, nos propone este decálogo para que las próximas celebraciones familiares terminen con un brindis y no con la amarga despedida de un portazo.

1. Pensar que quienes nos rodean saben lo que necesitamos sin necesidad de pedirlo es una equivocación, cada persona tiene necesidades distintas. Si crees que alguien puede y quiere ayudarte pídelo, de lo contrario que no te sorprenda si no te ayudan.

2. Sé empático. Eso no es creer que los demás deben pensar tal y como tú lo haces, se trata de entender que seguramente han llegado a diferentes conclusiones por que han vivido circunstancias distintas a las tuyas.

3. Piensa qué es para ti inaceptable, por ejemplo: insultos, agresiones, amenazas… Si lo sucedido no es una de estas situaciones recuerda que entonces no importa tanto.

4. Algunas opiniones se basan únicamente en emociones. Date cuenta de si eses es el caso porque entonces de nada sirve discutir.

5. Aunque una opinión puede evidenciar maldad, recuerda que las personas no son buenas o malas sólo por compartirla.

6. Si te sientes ofendido por un comentario, no alimentes la discusión, repite el comentario y añade cómo te ha hecho sentir.

7. Para no sentirte mal recuerda que eres responsable de lo que dices, no de lo que otros entienden, si te han interpretado mal intenta aclararlo y si no lo logras, acéptalo.

8. Cuando te sientas nervioso o enfadado pasa un tiempo alejado de la situación antes de continuar conversando, de lo contrario te expresarás de manera incorrecta y perderás la razón.

9. Practica la escucha activa, no te limites a oír, presta atención al mensaje completo.

10. No juzgues. Se puede estar o no de acuerdo, pero hay que respetar que siempre existirán otras opiniones.

En resumen, la clave está en afrontar con determinación esos tensos momentos y sentar las bases de una relación cordial, empática y dialogante que nos servirá para convivir en paz también el resto del año.

Fuente: abc.es

La familia disfuncional

Ligia Valenzuela
Terapeuta familiar y de pareja
Santo Domingo

Una de las preocupaciones más frecuentes de las parejas jóvenes que inician su relación matrimonial cuando van a nuestra consulta es que “no desean tener una familia disfuncional”. Al indagar un poco acerca del origen de esta angustia, suelen comentarnos que él o ella, vienen de un hogar disfuncional. Al igual que pasa con las entidades psiquiátricas como la depresión y los estados bipolares, la disfuncionalidad en la relación familiar, es una posibilidad real, pues ella puede quedar atrapada en algunas de sus etapas de desarrollo o sucumbir ante las muchas demandas y necesidades a las que tiene que encontrarle salida.

Los conflictos y los problemas en la pareja y dentro de la familia son inevitables. Unos, tienen solución y otros pueden hacerlo colapsar o desarrollar una relación disfuncional, porque no encuentran el modo de afrontarlos, quedándose atrapados repitiendo las mismas respuestas ineficaces una y otra vez con el mismo resultado negativo. No hay un cambio de perspectiva, por tanto, no modifican la forma de relacionarse y como pareja no son capaces de enfocar ni de enfrentar sus conflictos maritales, pasándolos a la familia.

El sistema familiar, como la unidad social más pequeña, asume una forma de relacionarse muy particular que llega a gobernar la vida de sus integrantes, aportando un recurso de apoyo emocional muy importante para satisfacer las necesidades de pertenencia y afecto tan necesarios para una vida sana. Cada uno de sus miembros, evoluciona y se desarrolla a través de diferentes etapas o ciclo vital, produciéndose cambios, crisis y reorganizaciones en el tipo de tareas a los que el grupo familiar tendrá que adaptarse y donde serán imprescindibles el cumplimiento y el respeto de normas, reglas, límites y jerarquía para que la relación sea funcional o disfuncional.

El Dr. Minuchín (1984), creador de los principios de la Terapia Familiar Estructural, afirma que “la funcionalidad o disfuncionalidad de la familia no depende de la ausencia de problemas dentro de esta, sino por el contrario, de la respuesta que se muestra frente a los problemas; de la manera como se adapta a las circunstancias cambiantes, de modo que se mantenga una continuidad y se fomente el crecimiento de cada miembro”.

En este sentido, la funcionalidad familiar está directamente relacionada con la capacidad del sistema para enfrentar y superar cada una de las circunstancias que tengan que enfrentar sin que los hijos presenten trastornos graves de conducta y que la pareja logre mantenerse unida sin luchas constantes. En estas familias, los roles de cada miembro están establecidos y son cumplidos con el propósito de alcanzar un mayor bienestar.

La disfuncionalidad por su parte, hace referencia que dentro del sistema familiar existe una incapacidad para reconocer y satisfacer las necesidades emocionales básicas de cada uno de sus miembros. La familia se hace disfuncional cuando no se respeta la distancia generacional, además, se invierte la jerarquía, es decir, los padres le temen a los hijos o estos simplemente no los respetan. Se altera la estructura familiar y la interacción entre los miembros es deficiente, así como su capacidad para resolver los conflictos.

En una familia disfuncional no se respeta la individualidad de sus integrantes, los hijos no se sienten respetados, los padres se creen perfectos y piensan que sus hijos son culpables de todo lo malo que sucede en el hogar. No existe comunicación dentro del sistema, no son honestos con ellos mismos ni con el resto, de tal manera, que cada miembro vela por sus propios intereses. Los límites y las reglas en estas familias son rígidos y la lucha de poder es muy marcada entre todos los miembros del sistema familiar.

 

Cómo tener una familia saludable

Fanny Maldonado
Santo Domingo

La formación en valores debe iniciar desde el hogar y ser reforzado en las escuelas por los maestros.

La reorganización de la familia del siglo XXI es una prioridad, por tanto, el orden de Dios debe estar establecido en primer lugar. La familia es la base de la sociedad, orientarla y cuidarla sería el resultado de tener familias saludables y, por ende, libre de violencia intrafamiliar. Todos tenemos la responsabilidad de construir una sociedad sana para salvarla.

Son muchos los casos alarmantes en relación de cómo está la situación en el ámbito social y moral de la familia dominicana. La falta de comunicación dificulta el desarrollo de los valores éticos y morales llevando nuestra sociedad al derrotero, a un camino sin salida. Esto a pesar de los esfuerzos del Estado dominicano y sus colaboradores de las instituciones públicas y privadas.

Hay que asumir retos y desafíos para mantener en control la dignidad y pulcritud de la generación de una familia que espera que sus hijos e hijas pongan su apellido en alto. Para lograr mantener los principios morales de la familia debemos ser padres íntegros, pues los hijos siguen nuestros pasos.

Los hijos son flechas valiosas que debemos saber cómo y dónde lanzamos, pues hay un mundo fuera esperándolos. Estas saetas son nuestras aljabas, las cuales estamos en deber de orientar, educar y conducir por el buen camino para que mañana sean hombres y mujeres con la sabiduría e inteligencia que amerita la sociedad dominicana.

La responsabilidad de educar a los hijos en valores la tienen los padres y madres desde el hogar, y estos valores, a su vez, reflejarlos en la escuela y ser reforzados por los maestros, quienes son figuras imborrables en la conducta del estudiante.

Hoy en día, se vive un rechazo de los hijos hacia los padres y madres de manera casi holística, una resistencia por parte de los menores a la obediencia. Hijos e hijas que se enfrentan a sus padres sin ninguna consideración, incluyendo maltrato físico y verbal. Son varios los factores que convergen en este punto, pero el primordial es la falta de estudio en general, hombres y mujeres con hijos con el mismo diagnóstico, lo que conlleva a una sociedad a delinquir, a malos vicios que los conducen a la violencia.

Podemos mantener el control de nuestra generación y patrimonio familiar si equilibramos estos tres aspectos colocándolos en una canasta: el espiritual, emocional y lo secular en el seno de la familia dominicana, sin hacer excepción a nivel mundial. Hay que remarcar, formar vínculos de confianza, empatía y aceptación entre padres e hijos para salvar la familia, instruir al niño en sus primeros años de vida sobre el amor, específicamente, hablándole del amor de Jesús.

(+)  La familia es una comunidad natural, porque responde a una serie de instintos y sentimientos de la naturaleza humana tales como la tendencia gregaria, la satisfacción del instinto sexual, etc. La familia es fundamental para la procreación, conservando así la especie.

La familia es un grupo social cuyo fundamento está constituido por un conjunto de los más profundos y ocultos sentimientos humanos como el amor, comprensión, cariño, ternura y dedicación. Como influencia formativa, en ella se aprenden los primeros principios, los valores morales y las nociones de la vida.

 

¿Por qué ocurre la desintegración familiar?

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

La causa más común de la desintegración familiar son los conflictos de la pareja, que por lo general, afectan a los hijos.

De todas las palabras existentes “familia” suele tener el significado más valioso e importante para el ser humano. Es el vínculo fraternal más puro donde se cuece el amor y se cosechan los valores y virtudes humanas. Es desde el seno familiar que se introduce en la sociedad civil a las personas.

Los padres como figuras principales deben trabajar en la importancia que tiene la familia en la formación de futuros ciudadanos que dirijan los destinos del país; fomentar en la crianza valores, principios y educación.

A pesar de la unión que debe conservar la familia, existen diversos factores que atentan contra la armonía en el hogar. A veces, detalles imperceptibles, se convierten en temas de disyuntiva en la pareja. Lo que ayer se consideraba peccata minuta, hoy resulta ser molestoso para uno de ellos.

Ligia Valenzuela, terapeuta familiar

Ligia Valenzuela, terapeuta familiar, explica que la familia es un ente que, al igual que un niño, se va desarrollando. Comienza desde el momento en que la pareja decide unirse en el vínculo sagrado del amor, donde se ponen en juego las diferencias, el deseo de un espacio, los hábitos y la creación de un nuevo sistema familiar. “Por lo general, la familia nace con la llegada de un hijo, antes solo era una relación de dos”.

En algunos casos, la familia puede atravesar situaciones difíciles que en exceso puede conllevar a una desintegración familiar, uno de los mayores problemas que existen en la actualidad en muchos países. Se define como la separación de uno o de varios miembros del núcleo familiar que crea una desestabilización en su funcionamiento y una educación disfuncional en los hijos.

¿Cuál sería la manera correcta de prevenir la desintegración familiar?

En la familia nada es correcto o incorrecto, sino lo que deje satisfecho a mamá y a papá. El acuerdo de paz es el mejor, lo que nos resulte y nos haga sentir bien en nuestro núcleo. Todos tenemos herramientas para resolver conflictos. Ahora bien, si las soluciones que buscamos nos lastiman, entonces tenemos que darles un giro.

En una relación de pareja lo que entra en juego son las actitudes y aptitudes. Cada uno debe tener la capacidad de escucharse y respetarse mutuamente. Aceptarse es parte de la relación.

Lo idóneo para que un sistema familiar se mantenga rebosado en el amor es que exista una comunicación positiva, donde reine el respeto y las palabras no hieran.

¿Cuál es la manera correcta de pedir perdón a un familiar?

Luego de experimentarse situaciones desgarradoras en el núcleo familiar, suele ser difícil la reconciliación o más allá, el perdón.

Según Tony Campbell: “El perdón no es un beneficio que le confiero a otra persona, es una libertad que me doy a mí mismo”.

Por su parte, Valenzuela afirma que cuando perdonamos debemos hacerlo por nuestro bien y sanación emocional. “Sabes que has perdonado cuando el recuerdo no te causa dolor”.

¿Por qué la familia debe permanecer unida?

La importancia de la unión familiar radica en los múltiples beneficios que esta tiene para cada miembro de la misma: desde los padres hasta los más pequeños. Una familia unida aprovecha los momentos en que están juntos, disfruta de estos y además puede superar mejor los momentos de crisis.

(+) Soluciones a la desintegración

Así como tiene causas y efectos, también tiene soluciones que cada uno puede buscar. Entre estas:

  • Establecer una buena comunicación en la pareja
  • Desarrollar valores familiares y morales
  • Inculcar respeto a los hijos y entre la pareja
  • Buscar herramientas para solucionar los problemas

Valores Familiares

Los valores familiares son todos aquellos valores que son inculcados a través de las generaciones, nuestros padres, abuelos, tios, primos, etc. Esos valores como tener buenos pensamientos, obras bondadosas, amor, cuidar de aquellas personas que estamos cerca y hacen parte de nuestro grupo social, nuestra casa, hijos, padres, hermanos, familiares y amigos. Es importante en los valores familiares tratar a los demás, como nos gustaría ser tratados a nosotros.

Por lo general quienes cuentan con valores familiares son considerados ante la sociedad buenas personas, su conducta no genera malestar ni egoísmo. Además que no permiten que otros irespeten el bienestar y los valores de la sociedad.

Los valores familiares son las creencias que son trasmitidas a través del ambiente familiar a las nuevas generaciones. Dentro del circulo familiar, las relaciones se fundamente en los valores y practicar estos valores se hacen también en la comunidad, sociedad, ciudad, etc.

Se debe aclarar que los valores familiares en la mayoría de los casos son buenos y aceptables ante la sociedad, pero en algunos casos pueden ser negativos, ya que ante la familia son buenos, pero en la sociedad no siempre es así. Por ejemplo, si estos valores familiares, priman el egocentrismo, desprecio y egoísmo, en la sociedad esos valores no son aceptados.

Fuente: valoresmorales.net

Noviembre mes de la familia

Según los patrones que observen los niños y niñas en sus familias, la escuela y el entorno que les rodea, dependerá su formación, carácter y lo que será en su vida adulta.

El mes de noviembre es de gran trascendencia para los dominicanos debido a que las escuelas realizan actividades dedicadas a consolidar las familias, definida esta como la unidad básica de la sociedad.

El hecho de que nuestra educación dedique este período a tan importante componente de la sociedad, evidencia que los centros educativos deben ir de la mano con esta para poder lograr los avances esperados en la República Dominicana.

Esta fecha es propicia para reflexionar sobre como mejorar la relación entre cada uno de los miembros de la familia y se den demostraciones de solidaridad.

Así como la escuela tiene (entre otras) las funciones de transmitir a los niños el conocimiento que las sociedades han acumulado, enseñarles los valores y las normas grupales y ofrecerles un espacio para la convivencia de par a par (de niño a niño); así como las Cámaras de Diputados y Senadores tienen, entre otras, las funciones de hacer y revisar las leyes del país; la familia, como institución, tiene sus propias funciones sociales, entre las que están:

  • El hogar es el espacio en el que las personas desarrollamos relaciones personales íntimas, pues nos enriquecen y nos dan satisfacción.
  • La familia es el espacio para la procreación de la especie. En este espacio nacen los niños y las niñas.
  • La familia es la célula en la que las personas de todas las edades resolvemos nuestras necesidades de protección, compañía, alimento y cuidado de la salud.
  • A través de la familia, las sociedades transmiten sus valores y costumbres a los hijos. La lengua, el modo de vestir, la manera de celebrar los nacimientos o de enterrar a los muertos, las estrategias para el trabajo y la producción, la manera de pensar y de analizar la historia, los modos comunitarios de aprender o de relacionarse con otras personas o grupos sociales, son todas herencias culturales que se transmiten en familia.
  • Una función de vital importancia es la socialización.
  • La familia es la encargada de propiciar el que niñas y niños se desarrollen como miembros de una nación y de un grupo social, con un sentido de pertenencia, con capacidad de entender y respetar la cultura de su grupo y de su país.
  • En familia, niñas y niños construyen su identidad personal.

La imagen que todas y todos tenemos de nosotros mismos como personas distintas, con habilidades, conocimientos, preferencias y carácter propio, es lo que llamamos identidad.

En la familia se construye la identidad durante la infancia y la niñez, lo que determina en gran medida la manera en la que el niño/a se relacionará, producirá o participará como adulto/a en la vida familiar y social de su grupo de pertenencia.

Los niños/as construyen su identidad a partir de modelos humanos, mirando a su papá actuar como trabajador, como esposo, como vecino, como amigo, o como hermano. Construyen su identidad personal cuando observan cómo su mamá se relaciona con ellos mismos, con su esposo, con sus compañeros de trabajo, con el doctor, o el maestro de la escuela; cuando la ven reunirse con sus amigas y amigos, o dirigirse a la asamblea comunitaria para dar su opinión.

Pero la socialización y la construcción de la identidad personal no se dan sólo a partir de la familia. La escuela es un importante espacio en el que ocurren procesos de transmisión de cultura y valores, y de observación de modelos.

Por esa razón es importante que las familias participen en los procesos escolares de sus hijos/as y que estén en permanente contacto con los maestros/as, de esta manera ejercer el derecho a participar de manera directa en la educación escolarizada y en la socialización de sus hijos/as.

Fuente: educando.edu.do