Entradas

Claves para interpretar los dibujos de tus hijos

Uno de los medios que más usan los niños para expresarse son los dibujos. Desde que aprenden a coger cosas con las manos pueden empezar a hacer trazos y líneas que, con el paso del tiempo se convertirán en garabatos y dibujos. A continuación te damos unas pautas para analizar las creaciones de tus pequeños.

Una de las cosas que más se tiene en cuenta a la hora de analizar el dibujo de un niño es la situación de los elementos:

– Si está situado en la parte superior, estará relacionado con el ámbito del intelecto y la creatividad.
– Si está situado en la parte inferior, expresará necesidades físicas y materiales.
– Si está situado en la parte izquierda de la hoja, estará relacionado con el pasado.
– Si está situado en la parte derecha, estará vinculada con el futuro.

Si tu hijo dibuja formas grandes está indicando seguridad, mientras que si las hace más pequeñas  y elaboradas expresa reflexión y falta de confianza.

Los trazos también dicen mucho. Por ejemplo, si un trazo es continuo indica docilidad, en cambio si son interrumpidos o cortados expresan inseguridad e impulsividad. Del mismo modo, si un trazo hecho con bastante presión indica voluntad y entusiasmo. Cuanto más fuerza aplique, más agresividad. En el otro extremo, es decir si tiene poca presión, indicará una falta de voluntad o desgana.

Por último no hay que olvidar la manera de coger los lápices o las pinturas. Si lo sujeta de una manera firme y apretada, indicará presión, mientras que si lo hace de una manera suelta, indica relajación y tranquilidad.

Esto son solo unas pautas superficiales. El mundo del análisis es muy complejo. ¿Conoces alguna curiosidad o aspecto más?

 

Fuente: Marimari1101/Pixabay.com padres.facilisimo.com

14 beneficios del ballet que debes conocer

Además de ser una hermosa disciplina, tu peque puede tener muchas ventajas al practicar ballet.

El ballet requiere gran concentración a nivel mental, además de flexibilidad, coordinación y ritmo musical a nivel físico. Tiene tantos beneficios que se recomienda comenzar a practicarla desde los 3 o 4 años, que es cuando el aparato locomotor puede asimilar e interiorizar con más facilidad y soltura los movimientos y técnicas de la danza. Entre los múltiples beneficio se encuentran:

 Estimula la circulación sanguínea y el sistema respiratorio
  1. Favorece la eliminación de las grasas y el control de peso.
  2. Ayuda a corregir malas posturas.
  3. Se logra una mayor elasticidad.
  4. Ejercita la coordinación, la agilidad de movimientos y el equilibrio
  5. Colabora en el desarrollo muscular y la forma de la columna.
  6. Ayuda al desarrollo de la psicomotricidad.
  7. Permite mejorar el equilibrio y los reflejos.
  8. Puede corregir problemas como el ‘pie plano’ ya que gracias a las posiciones que adopta el pie durante una clase, la mayor parte del tiempo arqueado, pueden hacer que poco a poco se corrija el defecto.
  9. Desarrolla la expresión corporal, el oído y la memoria.
  10. Ayuda a la socialización y a superar la timidez.
  11. Relaja y libera adrenalina.
  12. Mejora la autoestima y aumenta la confianza del pequeño.
  13. Reduce síntomas de estrés o ansiedad.

Fuente: www.padresehijos.com.mx/

Las palabras tienen gran poder ¡Cuídalas!

De las palabras depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.

Una palabra es capaz de arruinar algo por lo que hemos luchado o que hemos tardado mucho tiempo en construir y una palabra es capaz de regenerar y de curar.

No se las lleva el viento, dejan huella y jamás se pueden recuperar una vez que han salido de nuestra boca.

Los griegos decían que la palabra era divina y elogiaban el silencio.

Con palabras insultantes, despectivas o agresivas hacemos daño a las personas provocando heridas, creando resentimientos y dolor que, tarde o temprano, se volverán en contra nuestra.

Una palabra irresponsable puede encender discordias. Una palabra cruel puede arruinar una vida. Una palabra con resentimiento puede causar odio. Una palabra brutal puede herir o matar.

Una palabra amable puede suavizar las cosas y hacer que una verdad sea aceptada. Una palabra alegre puede iluminar el día. Una palabra oportuna puede aliviar la carga. Una palabra de amor puede curar y dar felicidad.

Son la manifestación de nuestro mundo interior, por ello hemos de cuidar nuestro lenguaje. Si nuestras palabras son amables, los ecos que escucharemos también lo serán.

Los pensamientos se convierten en palabras y muchas enfermedades son producto de nuestros pensamientos. Cuida tus palabras.

De ti depende si las usas para bien o para mal, tanto para ti como para los demás.

Cuando estés airado/a o resentido/a, no hables.

Cuídalas. Las palabras tienen poder.

Existen palabras que todos conocemos, que todos sabemos que tienen mucho poder, como por ejemplo: Perdón, gracias, paz, guerra, amor, conciencia, felicidad… Coméntanos tu palabra poderosa favorita!!!

Fuente: ojodeltiempo.co