Entradas

¿Qué mató a los dinosaurios?

Brian Switek

A principios de este mes, un equipo internacional comenzó a perforar una extensa cicatriz en la superficie de la Tierra. La enorme marca, en la costa del Golfo de México, mide 177 kilómetros de ancho, y la hizo un pedazo de roca espacial que chocó contra el planeta hace unos 66 millones de años.

Aquella colisión cósmica ni siquiera es uno de los cinco impactos más grandes en la historia terrestre, pero tiene un lugar muy especial en nuestra imaginación. Y es porque el sitio, llamado cráter Chicxulub, fue el punto cero para la extinción masiva que puso fin a la era de los dinosaurios.

Si bien ese impacto gigante fue el “arma” más probable en este antiguo caso de asesinato, la verdad es que sabemos sorprendentemente poco de la manera como aquel golpe condujo a semejante muerte y destrucción diseminada. Los paleontólogos han debatido las repercusiones ecológicas del impacto, desde los incendios forestales descontrolados hasta una nube impenetrable de escombros en la atmósfera.

Pero lo que no se ha esclarecido es qué ocurrió exactamente, y cómo fue que esos impactos ambientales mataron a ciertas especies dejando que otras sobrevivieran.

Eso es parte de lo que pretende averiguar el equipo que perfora el cráter: apenas el esfuerzo más reciente en una larga historia de investigaciones que intentan descubrir qué ocurrió con los “lagartos terribles” de nuestro mundo.

Desde cataratas hasta orugas

Cuando se describieron los primeros fósiles de dinosaurios, en el siglo XIX, los paleontólogos los consideraron solo otro grupo de animales que se perdieron lentamente en el tiempo. Especies que evolucionaron y se extinguieron conforme la vida discurría a través de las eras.

No obstante, para la década de 1920, habían encontrado tantos fósiles que los científicos comenzaron a cuestionar cómo era posible que tantos animales desaparecieran tan completamente. En una crónica, el paleontólogo Michael Benton, de la Universidad de Bristol, señaló que la literatura científica de la época registró un incremento drástico en la cantidad de artículos publicados que proponían teorías sobre la muerte de los dinosaurios.

Pero no todo el interés estaba sustentado académicamente. Fue una época de bonanza para las conjeturas descabelladas sobre la catástrofe, y al parecer, todos los que concebían alguna idea deschavetada sobre la muerte de los dinosaurios se hacían oír.

Una de las primeras teorías fue el concepto de que los dinosaurios gastaban demasiada energía corporal volviéndose grandes y espinosos, lo que les impedía adaptarse a los cambios del clima o hacer otros ajustes al ambiente global. Algunos más pensaban que los dinosaurios y otras especies fósiles tenían un periodo de vida fijo, un tipo de “senescencia racial” que los sacaba del escenario evolutivo en el tiempo señalado.

Pero las ideas inverosímiles no pararon allí. Hernias de discos intervertebrales, hormonas fuera de control, bajo impulso sexual, enfermedades, cataratas, y hasta simple estupidez; todo eso fue sugerido.

En 1962, un entomólogo llegó a proponer que la Tierra antigua fue invadida por orugas, y que los insectos devoraron tanta vida vegetal que nada dejaron para los dinosaurios. El colapso ecológico resultante dejó mariposas revoloteando sobre cadáveres de Triceratops. Por supuesto, eso no explicaba cómo fue que las orugas llevaron a la extinción a las especies del cielo o el mar.

Metal espacial

Pero el acertijo no era solo el de los dinosaurios. Para la década de 1970, los paleontólogos se dieron cuenta de que un acontecimiento real y misterioso había afectado a gran parte de la vida en la Tierra. Un cálculo sitúa el saldo de víctimas en 75 por ciento de las especies fósiles conocidas, desde la pérdida total de los pterosaurios que volaban en el cielo hasta la extinción de las amonitas con caparazones helicoidales que vivían en el mar. Ese periodo también está marcado por graves reducciones en la cifra de aves, lagartos y mamíferos antiguos.

Pero incluso con la creciente evidencia, nadie tenía una idea sólida y seria de lo que causó semejante caos.

Luego, en 1980, el geólogo Walter Álvarez y sus colegas hicieron una propuesta drásticamente distinta. La capa de roca que marca el fin del periodo Cretáceo es rica en iridio, un metal muy raro en la corteza terrestre, pero más común en meteoritos y asteroides. ¿Acaso los dinosaurios y otras formas de vida fueron exterminados por un impacto espacial?

Aunque el concepto desató años de debate, con el tiempo se ha convertido en la teoría favorecida para explicar la desaparición de los dinosaurios. La prueba concluyente surgió en 1991, con el descubrimiento del cráter Chicxulub frente a la costa de la península mexicana de Yucatán. Y desde entonces, investigaciones ulteriores han implicado aún más al antiguo asteroide. En 2010, un grupo de 41 investigadores publicó un artículo de posición en la revista Science, afirmando que el impacto fue el factor más importante para conducir al mundo a su quinta extinción masiva.

A la caza de disparadores

Mas el debate no ha terminado. Incluso ahora, un puñado de expertos prefiere la idea de que erupciones volcánicas masivas en India, niveles marinos cambiantes, y otras causas fueron más importantes para el evento de extinción.

Y eso, sin mencionar las persistentes argumentaciones sobre los propios dinosaurios. Apenas esta semana, Benton y sus colegas publicaron su apoyo para la propuesta de que los dinosaurios ya estaban en decadencia durante los 24 millones de años previos al impacto, de modo que se habían vuelto especialmente vulnerables e incapaces de recuperarse. Esto contradice una investigación anterior, la cual halló que los dinosaurios se encontraban en perfectas condiciones hasta el día del impacto; e indica también que aún se desconocen muchas cosas sobre lo que ocasionó que desaparecieran todos los dinosaurios, excepto las aves.

Para ayudarnos a entender mejor el momento apocalíptico de los dinosaurios, el nuevo proyecto de perforación pretende extraer núcleos de distintos niveles del cráter, a partir de ahora y hasta junio. Además de proporcionar nuevos detalles geológicos sobre cómo se forman los cráteres de impacto, los investigadores esperan reunir información nueva sobre los disparadores de los cambios ambientales generalizados, y también de cómo fue que se recuperó la vida después que pasó lo peor.

No hay duda de que el cráter Chicxulub guarda los secretos de la muerte, pero también podría enseñarnos a apreciar la resiliencia de la vida.

Fuente: National Geographic en Español

 

Crear las Competencias Socio-Afectivas desde el Aula

Olga Sosa Ramos M.A.

Desde el aula se pueden desarrollar clases atractivas y establecer buenas relaciones que armonicen con los propósitos de la asignatura. Este espacio de socialización favorece que se construyan verdaderos proyectos de vida, siempre que los docentes se sientan comprometidos a colaborar con los estudiantes.

Según plantea Piaget la dimensión afectiva se desarrolla tanto en el  interior como exterior de las personas, favoreciendo así el  desarrollo moral, que es otra forma de tratar el desarrollo socio-emocional, visto desde lo social. El desarrollo moral posibilita la formación de los valores por lo que  Piaget asegura que  las grandes etapas del  desarrollo,  son indisociables del desarrollo de la inteligencia misma; es decir, que no se da el uno sin el otro.

La dimensión social se refiere a las relaciones interpersonales que se dan dentro de un contexto determinado. Esta constituye el conjunto de valores y actitudes que ponen de manifiesto el sujeto en la realización de la acción. Se evidencia en la ética profesional en el apego a la verdad, en el trato con las personas involucradas en la consideración de los derechos ajemos en el uso racional de los recursos, en la protección del medio ambiente.

Según Mejía (2003) Las competencias deben estar presentes en el docente para favorecer procesos interactivos en el aula. La afectividad de un maestro marca la diferencia en la forma que se imparte la materia. Para este estudio las competencias Socio- afectivo se asumen como un conjunto de habilidades y valores tales como: la acogida, la perseverancia, honestidad, beneficencia,  respeto y responsabilidad.

El aula como espacio de acogida

La acogida.  El primer día de clases una excelente oportunidad para establecer lazos afectivos y posibles compromisos, asumimos la acogida como una competencia Socio-afectiva que debe desarrollar cada maestro en su espacio de trabajo.  Esta capacidad para acoger durante el primer encuentro, según los alumnos,  no se evidencia, ya que no crearon las bases para motivar. No se   toman en cuenta los aprendizajes previos, ni se establece comunicación afectiva entre docente y alumnos. Las clases son mecánicas, denotando una práctica tradicional. La rápida desmotivación no se hace esperar en los alumnos y los maestros siguen el curso de sus programas, sin advertir que este modelo limita y en la mayoría de los casos,  anula la oportunidad de establecer lazos fraternales y amigables  entre los grupos; situación que  llega a ser la causa del retiro de asignaturas, cambio de secciones, y hasta abandono definitivo de la carrera.

Practicar la Perseverancia

La perseverancia es la capacidad que tiene la persona para poder salir adelante en las diversas situaciones que se le presenten sin importar lo difíciles, aburridas o largas que sean. Una persona perseverante por lo tanto persigue sus objetivos con dedicación, además se mantiene centrada en sus objetivos y siempre termina lo que ha comenzado, por lo general son personas con una autoestima alta y que siempre están dispuestas a ayudar. Es importante que el aspirante a profesor vea en su mentor a una persona capaz de salir adelante, tenaz en sus decisiones,  fuertes para las adversidades. Sin embargo nuestro alumnos pueden encontrarse con maestros que les hacen sentí que no valen nada y que sus esfuerzos serán en vano. Ser perseverante es tener un estilo de vida positivo, esperar siempre que las cosas van  a salir bien y trabajar y esforzarse para ello. Dada la sociedad que tenemos hoy, necesitamos ayudar a sentir a nuestros alumnos (futuros docentes) que vale la pena el esfuerzo  y que en sus manos esta producir los cambios que necesita la sociedad del siglo XXI

Modelar la honestidad

Este concepto definido por Vargas, Henry (2011) como valor que está inherente a cada ser humano, parece desaparecer en la medida que el hombre y la mujer se insertan en la sociedad como parte de ella, que se curte en ella.   La honestidad en los docentes debe reflejarse en su forma de tratar  a los alumnos y alumnas,  como por  ejemplo siendo justos, sinceros y en la valoración  realizada identificando las  fallas y fortalezas, para así poder contribuir en la formación de verdaderos profesionales. La honestidad en una sociedad que modela antivalores, se vuelve una utopía a los ojos de muchos, sin embargo soy de las que creo con fe, que si empezamos temprano, legaremos a tiempo. Desde el aula se puede desarrollar el valor de la honestidad desde que entramos a clases y llegamos tarde y les decimos a nuestros alumnos la verdadera razón de nuestra tardanza.

Favorecer al otro en la beneficencia

Decía Platón que ningún “arte” se ejerce para el bien del que lo ejerce. Buscar el bien del otro sería un fin del educador. Un aspecto valorativo de todo profesional que tenga estas competencias,  es su preocupación por ejercer  bien su trabajo. El valor dado a la tarea de enseñar por parte del docente, debe ser un fin en sí mismo. El docente cuya tarea es enseñar, debe entender este proceso como ayudar a aprender. Enseñar supone a alguien que sabe lo que el otro no sabe, por lo tanto le toca al docente saber  lo que enseña y estar al día en los contenidos curriculares que aborda su materia. Favorecer al que quiere aprender y al que quiere y no puede, son retos de la escuela con un enfoque de competencia. Ayudar a los que no pueden y favorecer la socialización basada en el buen trato, es la concreción real del currículo, que plantea la movilización de conceptos, procedimientos y actitudes. Así pues, ser bueno y querer ayudar a los que no pueden, es una tarea que implica vocación por el servicio docente.

Practicar  el respeto

El respeto desde la mirada del docente  hacia el alumno implica una serie de valoraciones por las condiciones y características de los mismos. Respetares entender la diversidad y permitirla  en el aula.  Permite reconocer el derecho,  los intereses y los sentimientos de los demás. El respeto, visto desde el maestro hacia el alumnado, debe propiciar un ambiente cálido donde cada quien se desarrolle a su ritmo,  sin la presión del grupo y del maestro, hacia el logro de las metas. Respetar al estudiante con sus fortalezas, con sus debilidades y  comprender  su entorno y su historia. El respeto se manifiesta en las actitudes de muchos docentes que ayudan a sus alumnos a construir nuevos conceptos, a descubrir nuevas formas para solucionar problemas y les enseñan a convivir juntos en verdaderos procesos de enseñanza y de aprendizaje. Respetar al alumno es identificar sus debilidades para ayudarlos a convertirlas en fortalezas, sin que esto vaya en desmedro del propio alumno o del docente que le antecedió.

Vivir y trabajar la responsabilidad

La responsabilidad es asumida desde esta visión,  como hacer lo que hay que hacer cuando haya que hacerlo. Ser responsable es cumplir con los  compromisos asumidos en un momento o entorno social, histórico y cultural. La docencia universitaria nos abre puertas, nos da libertad y nos brinda la oportunidad de cátedras abiertas, sin embargo la responsabilidad del docente con su profesión, con su grupo, con la sociedad, y con el país, no se debe negociar. Ser docente es ser responsable de la formación de futuros profesionales, quienes emularan luego las conductas aprendidas de sus mentores. Ser responsable es modelar en la práctica, el tipo de formadores que queremos. Ser responsable es estar ahí, cuando nuestros alumnos tengan dudas y cuando entran en conflicto con las teorías. Vivir la responsabilidad es un compromiso de todos los que pretendemos enseñar.

CONCLUSIÓN

Siendo el tema de las competencias un eje que permea todas las instituciones y muy especialmente, las educativas, se justifica el valor del trabajo realizado. Identificar las capacidades que cualifican a un profesional, además del formación en su área, es abordar otro aspecto que hasta ahora no se había tomado en cuenta.

 En la formación de los nuevos docentes debe responder a los requerimientos de la sociedad y al desarrollo de competencias consideradas como un conjunto de actitudes, valores, conocimiento y habilidades (personales, interpersonales, profesionales y organizaciones) que facultan a las personas para desempeñarse apropiadamente en la vida y el trabajo.

 Las competencias Cognitivas facultan al profesional en el conocimiento de las áreas. Es la Capacidad para producir, construir y difundir conocimientos, competencia comunicativa, capacidad para plantear y resolver problemas, capacidad de análisis y síntesis, pensamiento crítico y reflexivo, desarrollo de la creatividad y la innovación, capacidad para adaptarse a los  cambios y capacidad para aprender de manera permanente.

Sin embargo, poco podemos lograr en el entorno si estas capacidades no se hacen acompañar de las competencias Socio-afectivas, las cuales están relacionadas con la formación de  hombres y mujeres que asumen la práctica sociocultural de manera armónica, abiertos a las diversas manifestaciones culturales y en capacidad de promover los valores sociales que garanticen la solidaridad, convivencia, justicia, igualdad, equidad, tolerancia, respeto y responsabilidad.

Las competencias socio-afectivas además permiten el desarrollo de una escala de valores que fomenten la buena convivencia, y el desempeño de roles conforme a las expectativas profesionales en el marco de las prácticas ético-morales socialmente aceptadas, con responsabilidad e idoneidad y consciente de la importancia de la protección de los recursos renovables, no renovables y del medio ambiente en general.

Los  valores que utilizamos en este estudio para identificar  la competencia socio-afectiva fueron los siguientes: acogida, perseverancia, honestidad, beneficencia, respeto y responsabilidad.

El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también.

Uno de los mayores problemas relacionados con el cambio climático es la seguridad alimentaria. Las personas más pobres del mundo, -muchas de las cuales son agricultores, pescadores y pastores-, están siendo los más afectados por las altas temperaturas y el aumento de la frecuencia de desastres relacionados con el clima.

Al mismo tiempo, la población mundial crece de manera constante y se espera que llegue a 9 600 millones de personas en 2050. Para cubrir una demanda tan grande, los sistemas agrícolas y alimentarios tendrán que adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y hacerse más resilientes, productivos y sostenibles. Es la única manera de que podamos garantizar el bienestar de los ecosistemas y de la población rural y reducir las emisiones.

Cultivar alimentos de manera sostenible significa adoptar prácticas que producen más con menos en la misma superficie de la tierra y usar los recursos naturales de forma juiciosa. Significa también reducir la pérdida de alimentos antes de la fase del producto final o venta al por menor a través de una serie de iniciativas, que incluyen una mejor recolección, almacenamiento, embalaje, transporte, infraestructuras y mecanismos de mercado, así como marcos institucionales y legales. Por eso, nuestro mensaje global para el Día Mundial de la Alimentación 2016 es “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”.

El mensaje refleja el momento crucial en el que se produce la celebración, justo antes de la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU, COP 22, del 7 al 18 de noviembre de 2016 en Marrakech, Marruecos.

La FAO hace un llamamiento a los países para abordar la alimentación y la agricultura en sus planes de acción climática e invertir más en desarrollo rural.

Fortaleciendo la resiliencia de los pequeños agricultores, podemos garantizar la seguridad alimentaria de una población del planeta cada vez más hambrienta, a la vez que se reducen las emisiones.

¿Lo sabía?
  • La ganadería es responsable de casi dos tercios de los gases de efecto invernadero agrícolas (GEI), y del 78% de las emisiones de metano agrícolas. La FAO trabaja con los países para mejorar la gestión del ganado y mitigar los efectos del cambio climático. La diversificación en la producción ganadera puede ayudar a mitigar los efectos del cambio climático.
  • El impacto negativo del cambio climático en los recursos naturales -desde la disminución del suministro de agua de calidad a nivel mundial y la degradación del suelo-, subraya la creciente importancia de usar estos recursos de forma sostenible. Una adecuada gestión del suelo y los bosques, por ejemplo, puede llevar a la absorción natural de dióxido de carbono, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • La FAO estima que la producción agrícola debe aumentar en un 60% para 2050 con el fin de alimentar a una población mayor. El cambio climático está poniendo en peligro este objetivo, pero la FAO y sus países miembros están trabajando en diversas soluciones.
  • Más de un tercio de los alimentos producidos en el mundo se pierde o desperdicia. Esto supone alrededor de 1 300 millones de toneladas anuales. El metano emitido por los alimentos en descomposición es 25 veces más potente que el dióxido de carbono.
  • Para 2050, se espera que las capturas de las principales especies de peces disminuyan hasta en un 40% en los trópicos, donde los medios de vida y la seguridad alimentaria y nutricional dependen en gran medida del sector pesquero. El Código de Conducta de la FAO para la Pesca Responsable orienta a los gobiernos y los actores privados en la conservación y gestión de los océanos, ríos y lagos del mundo.
  • La deforestación y la degradación de los bosques se calcula supone entre el 10-11% de las emisiones globales de GEI. La FAO proporciona una serie de herramientas para los propietarios de bosques y otras partes implicadas para la gestión sostenible de los bosques.
  • El mundo pretende lograr el Hambre Cero en 2030: el cambio climático es un reto debe abordarse con el fin de continuar la lucha contra el hambre y alcanzar este objetivo. La FAO ayuda a los países a mejorar el sistema alimentario mundial y alcanzar esta meta.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

Con música se estudia mejor

En las bibliotecas el silencio es el don más preciado. Dentro de nuestras casas son los padres los que intentan que sigamos esta ‘norma social’ establecida: si vas a estudiar, apaga la música.

Desde un desconocimiento podría parecer evidente que escuchar música somete a nuestro cerebro a la multitarea y que hacer dos cosas a la vez dificulta que podamos concentrarnos bien en una de ellas. Pero en esta ocasión los jóvenes tienen razón: la música les ayuda a concentrarse.

Otro de los estudios que subrayan esta teoría es el de la investigadora Teresa Lesiuk, de la Universidad de Windsor en Canadá, tras estudiar el efecto de la música en los trabajadores de una pequeña empresa. Estos terminaban sus tareas más rápido y, además, generaban ideas más originales que los que trabajaban en silencio.

La ciencia está de su lado pero con salvedades: no vale cualquier tipo de música. Según los estudios, los ritmos muy repetitivos no ayudan porque nos adormecen. Tampoco funcionan los ritmos que son muy complejos o sin un ritmo definido. La clave, como en todo es encontrar el punto medio.

El estudio del profesor Morten Kringelbach de la Universidad de Oxford, por ejemplo, no sugiere los ritmos del funk como los de James Brown. Nuestro cerebro se inclina por este estilo musical ya que el ritmo tiene la cadencia perfecta para nuestra concentración: no es muy predecible ni muy caótico.

Ya sabemos qué estilo es el más adecuado pero… ¿por qué nos ayuda a concentrarnos mientras estudiamos?

Al aumentar nuestra felicidad, mejora nuestra concentración y, por tanto, nuestro rendimiento mental. Para poder estudiar hay que estar motivados en la acción que se está realizando. Motivado y feliz. Y ahí está la clave pues al escuchar música nuestro cerebro segrega dopamina y mejora de forma automática e inconsciente nuestra motivación hacia el estudio.

Fuente: Muhimu

Estoy D-e-l-e-t-r-e-a-n-d-o

Santo Domingo

“El deletreo desarrolla las habilidades de lectura y de escritura, y fomenta la observación en niños y jóvenes.  También les ayuda a aprender palabras nuevas, mejorar su vocabulario y hacer un uso adecuado del idioma. Los participantes aprenden mientras se divierten, y trabajan en equipo”, así nos lo cuenta Dulce Elvira de los Santos, directora de la Biblioteca Juvenil Infantil RD con motivo de la promoción de la V edición del Concurso d-e-l-e-t-r-e-a-n-d-o.

¿A quién va dirigido el concurso?

El concurso va dirigido a niños, adolescentes y jóvenes de 10 a 18 años de edad de centros educativos tanto públicos como privados.

¿Qué se ha logrado durante el tiempo que se ha realizado este concurso?

Hemos logrado una mayor integración de las instituciones educativas con la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana, BIJRD. También que los participantes se diviertan mientras aprenden las reglas ortográficas y participan en el deletreo de las palabras. Que se fortalezca nuestro idioma para poder escribir, leer y entender correctamente los textos.

Igualmente que los jóvenes amplíen su vocabulario, a la vez que rescatamos la sana competencia y la motivación al logro.

¿Cómo se proyecta dicho concurso? ¿Cuál crees que es el futuro de este proyecto?

Mira, este concurso es parte de las iniciativas que impulsa la Dra. Margarita Cedeño, Vicepresidenta de la República, a través de la Biblioteca Infantil y Juvenil, para fomentar la lectura y la correcta escritura. A esta edición ya se han integrado más de dos mil estudiantes a través de 70 centros educativos. De manera, que lo que te puedo decir es que Deletreando lo proyectamos realizándose en cientos y cientos de escuelas y colegios de todo el país. Y por la excelencia ortográfica, creo que esto vale la pena.

¿Qué oportunidades de aprendizaje genera este proyecto?

El deletreo desarrolla las habilidades de lectura y de escritura, y fomenta la observación en niños y jóvenes. Los participantes aprenden mientras se divierten, y trabajan en equipo.

¿Qué deben hacer las escuelas o los estudiantes interesados en participar?

Deben llamar a la Bioblioteca Infantil Juvenil RD,  donde recibirán toda la información necesaria.

Biografía de Francisco del Rosario Sánchez

Francisco del Rosario Sánchez

Francisco del Rosario Sánchez nace en Santo Domingo el 9 de marzo de 1817, tuvo su gloria en la puerta del Conde el 27 de Febrero de 1844 día de la proclamación de la independencia dominicana.

Luego de haber enarbolado la Bandera Nacional es expulsado del país hacia Inglaterra, de ahí pasó a Nueva York, Curazao, Antillas Holandesas, donde se entera del fusilamiento de su tía, la también patriota María trinidad Sánchez. Regresa al país en la goleta “27 de Febrero” y ejerce varias funciones en el país como comandante de armas, fiscal, defensor público. Es expulsado nuevamente en 1855 hacia Curazao pero regresa en el 1856.

En 1859 fue desterrado hacia Saint Thomas, donde sufrió múltiples vicisitudes, un año después se entera de los planes de anexión a España preparados por Pedro Santana. El 20 de Enero de 1861 Sánchez como jefe del movimiento nacional de la parte sur contra la Anexión a España llega a Haití junto a otros dominicanos desde Saint Thomas y lanza una patriótica proclama.

Su Captura

El que Sánchez entrara por Haití fue explotado por el gobierno de Santana para presentar a Sánchez ante el pueblo dominicano como un traidor. Penetra a territorio dominicano por las montañas Hondo Valle, Vallejuelo y El Cercado, donde fue herido en una ingle, capturado y trasladado junto a sus compañeros a San Juan de la Maguana donde fueron juzgados por una corte militar y condenados a muerte.

Sánchez hace una brillante defensa exonerando de toda culpa a sus compañeros y dijo: “para enarbolar el pabellón dominicano fue necesario derramar la sangre de los Sánchez, para arriarlo se necesita también la de los Sánchez”.

Su Fusilamiento

El 4 de Julio de 1861, donde hoy se encuentra el cementerio de San Juan de la Maguana se cumplió la sentencia de muerte. Momentos antes había hecho un último encargo: “Decid a los dominicanos que muero con la patria, por la patria y a mi familia, que no recuerde mi muerte para vengarla”. El fusilamiento de Sánchez ayudó al pueblo dominicano a recuperar la soberanía poco después gracias a La Restauración.

El Arte de la conversación

La conversación bien llevada es uno de los mayores deleites del espíritu.

Cuando Ud. ve a las personas en los lugares públicos, conectadas a tantos aparatos diferentes y tan desconectadas unos de los otros, le puede surgir una pregunta: ¿tal exceso de conectividad virtual, se debe a la falta de la conversación; o, al revés, la hiper conexión es la que no permite conversar?

En realidad, es difícil responder a esta pregunta. Pero una cosa seguramente le es fácil de observar: la conversación está muy venida a menos entre nosotros.

Y, sin embargo, ella es el principal medio que tenemos no sólo para comunicarnos en el sentido práctico y utilitario de la palabra, sino, y muy principalmente, en el sentido más alto de lo que significa comunicarse.

En realidad la conversación es un verdadero arte, que otrora fue muy apreciado y practicado por todas las clases sociales y todas las generaciones chilenas. No era fuera de lo común que al “sonar el cañonazo de las 12” en el cerro Santa Lucía, los santiaguinos que habían parado a conversar con un amigo, se despidieran sorprendidos de cómo el tiempo les había pasado sin notarlo, entretenidos como estaban en la conversación.

Ella aún resiste en pequeños ambientes los últimos ataques del individualismo. Y, naturalmente el ambiente donde la conversación aún debe ser más cultivada es precisamente en la familia, pues es allí donde todos comenzamos a comunicarnos, a oír, a hablar y a ser escuchados.

No es exagerado decir que una de las razones por las cuales los matrimonios muchas veces duran muy poco tiempo es por la falta de cultivar la conversación entre los esposos. Similar situación se da entre padres e hijos; la conversación muchas veces es breve, esporádica y trata casi exclusivamente sobre temas estrictamente prácticos e inmediatos.

La conversación alcanzó el nivel de una verdadero arte en el Antiguo Régimen, especialmente en Francia

Siendo tan importante cultivar este arte de la conversación para la elevación de la vida de la familia y de la sociedad en su conjunto, queremos señalar algunas reglas que lo podrán ayudar a Ud., estimado radioyente, a tener elementos para poder practicarla junto a los suyos.

Para ello nos serviremos de un interesante manual sobre el arte de la conversación escrito por un sacerdote marista de Francia, el Padre José María Huguet, el año de… (no se asuste) 1895.

Lo antiguo de la publicación no le quita actualidad al tema, ni a los principios que ahí se dan. Las cosas no son oportunas porque sean viejas o nuevas, sino por ser verdaderas y necesarias. Pasamos por lo tanto a dar algunos de los principios que nos da el religioso marista en su libro.

El primer principio es muy básico, pero bastante olvidado en nuestro medio. Se trata de la importancia de una buena pronunciación. “La pronunciación, dice el autor del libro, es una cosa muy importante para hacerse entender y en consecuencia para escuchar. El tono de la voz, los gestos, la mirada, las palabras son los intérpretes de nuestras emociones y de nuestros pensamientos; a menudo ellas tienen más fuerza que las propias palabras”.

En palabras más simples, una buena pronunciación le da a nuestras ideas la buena apariencia de una persona que se presenta bien vestida. Debemos cuidar de ella como cuidamos de nuestra propia apariencia.

Otro principio de oro que nos entrega la obra que comentamos es la siguiente: “Es necesario hablar consideradamente, es decir con reflexión. La primera regla para hablar bien, es pensar bien. Cuando sus ideas estén ordenadas y precisas, sus palabras serán claras. ‘El hombre justo, dice el Profeta David, ordena todas sus palabras por la prudencia”. Y agrega el Eclesiastés, ‘El corazón de los insensatos está en su boca, y la boca de los sabios está en su corazón’”.

¡Cuán oportuno sería que los comentadores de TV, los periodistas y los opinólogos de todo tipo y forma tomaran esto en cuenta, antes de dirigirse al público! La pobreza del vocabulario es muchas veces consecuencia de la pobreza de la reflexión.

San Francisco de Sales, un gran predicador y escritor del siglo XVII decía que le gustaría tener sus labios abotonados, para tener la necesidad de desabotonarlos cada vez que hablase y de ese modo tener más tiempo para meditar lo que debía decir.

Otra de las enseñanzas que este manual de la conversación nos proporciona trata de la importancia de saber escuchar: “El talento de escuchar parece fácil de adquirir, y sin embargo, es bien escaso. Pocas personas lo poseen, porque pide una forma de abnegación de sí mismo; y sin embargo, cuánto tenemos a ganar con él. No solamente nos hace ser más amables, sino que nos hace aprovechar para nuestro goce, el espíritu de los otros”.

Seguramente Ud. muchas veces oyó que a algunos matrimonios les faltó comunicación y que por esta causa la unión de los esposos entró en crisis. Por eso, ¡cuán bueno sería que, antes de casarse, los novios ya tomaran el propósito de saber escuchar uno al otro!